Investigaciones recientes en México y España




descargar 116.93 Kb.
títuloInvestigaciones recientes en México y España
página1/4
fecha de publicación11.03.2016
tamaño116.93 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4
Panificación Territorial y Urbana

Investigaciones recientes en México y España
Coordinadores

María Castrillo Romón

Jorge González-Aragón Catellanos

ESTRATEGIAS TERRITORIALES Y POLÍTICAS APLICADAS AL CENTRO HISTÓRICO EN LA ROMA DEL NOVECIENTOS. LOS ANTECEDENTES.
ALFONSO ALVAREZ MORA
1. PRESENTACIÓN
Es nuestra intención analizar los tipos de políticas urbanas que se han aplicado al Centro Histórico de Roma a partir, sobre todo, de la década de los cincuenta, coincidiendo con la toma de posición asumida, por entonces y casi por unanimidad, por parte de las diferentes tendencias político-administrativas-disciplinares, interesadas en la resolución de los problemas de la ciudad desde el marco legal que proporcionaba la Planificación Urbanística. Todas estas tendencias, aunque contradictorias y enfrentadas en muchos aspectos, mostraron, en principio, su voluntad por hacer del Centro Histórico, dicho esto en términos generales, un lugar donde primase la conservación de sus valores patrimoniales. Hasta entonces, el Centro Histórico había sido objeto de transformaciones físico-funcionales, mediante radicales "aperturas viarias", que no tenían otro objetivo que hacer de la Ciudad Histórica el único "centro urbano" posible puesto al servicio de toda la ciudad. Esta identificación entre "centro urbano" y "centro histórico" se planteaba en la medida en que la ciudad se programaba, se "planificaba", para extenderse en todas direcciones, para servir, casi en exclusividad, de campo de operaciones inmobiliarias a las que se las dotaba de altas cotas de edificabilidad. La condición para que se diese una extensión indiscriminada, en todas direcciones, era, precisamente, hacer recaer sobre el Centro Histórico todas las funciones de "centralidad" que requería la ciudad de Roma, dejando libre de esta designación al resto del territorio urbano. Pero una política semejante, como fácilmente puede entenderse, implicaba hacer del Centro Histórico el campo abonado de toda una serie de transformaciones que, necesariamente, incidían en sus valores patrimoniales existentes hasta hacerlos desaparecer.
En el marco de estos argumentos, vamos a analizar los riquísimos encuentros y discusiones disciplinares, también políticos, ideológicos y administrativos, que se produjeron en la Roma de los años cincuenta durante la elaboración del Plan Regulador General que acabó aprobándose finalmente en 1962.
2. LA CULTURA DE LA DESCENTRALIZACIÓN
Años antes de que se comenzase a pensar, allá por el año 1953, en la elaboración de un nuevo plan alternativo para Roma al, por entonces, vigente e identificado, como se sabe, con la ideología del Fascismo de los años 30, la crisis de los "modelos urbanos" compactos y radioconcéntricos se perfilaba como uno de los debates que más preocupaban a la cultura urbanística de la época. Esta crisis, en efecto, se produce en plena época fascista, coincidiendo, por tanto, con la elaboración del plano de los años 30, plano que se presenta como el exponente más depurado de esos "modelos urbanos" compactos y radioconcéntricos que impulsaban a la ciudad a desarrollarse en todas direcciones, acumulando edificabilidad, de forma indiscriminada, a lo largo y ancho de su territorio, consagrando, en última instancia, el "modelo de la renta" como el único posible para hacer frente al proceso de transformación de la ciudad.



Fig. 1. Piccinato. Critical analysis of 1930 Rome Plan.
En el año 1928, en efecto, antes de que se adoptase este primer Gran Plan del Fascismo, lo que supuso adelantarse a la esperada crisis que se derivaría, necesariamente, de los presupuestos urbanísticos esbozados en este plan, Luigi Piccinato participa en el I Congreso Nacional de Estudios Romanos, en cuyas actas aparece el escrito correspondiente a la ponencia presentada bajo el título: "Idee e linee fondamentali per un Piano Regolatore di Roma".1
En dicha ponencia, Piccinato plantea el hecho de que, en la mayoría de las ciudades italianas, el "centro" ha permanecido inmóvil desde que se emprendieron las grandes reformas urbanas que demandó el fenómeno de la Unidad Política a partir de 1870. Este "centro" funcional, además, coincide, dicho también en términos generales, con el "centro geométrico". Esta inmovilidad del "centro" obligaba a consolidar un "modelo urbano radioconcéntrico". Es el caso de ciudades como Milán, Bolonia, Florencia, etc. La ciudad de Roma, sin embargo, y según el parecer de Piccinato, escapa a este tipo de consideraciones.
En Roma, en efecto, no sucede este fenómeno, caracterizándose esta ciudad, por el contrario, por proceder, en su crecimiento urbano, a lo que podemos llamar un "desarrollo lateral", es decir, en una determinada dirección. Razones históricas, topográficas, de intereses entre los distintos propietarios de suelo interesados en la construcción de la ciudad... etc., han contribuido a que la ciudad de Roma no se desarrollase, hasta una época determinada y durante un largo periodo de tiempo, una vez consumada su capitalidad política, siguiendo una forma anular.
Roma se ha ido desarrollando, en este sentido, siguiendo una única, al menos prioritaria, dirección espacial hacia el Este y Sudeste. En función de este crecimiento unidireccional no se tenía la necesidad de proceder a "aperturas viarias" en sus tejidos históricos, ya que con dicho crecimiento lo que realmente se estaba haciendo era plantear una alternativa urbana a la ciudad existente, cargando lo específico de la "nueva ciudad" en suelos no identificados con los lugares históricos. Esto, aunque en teoría debería haber sido así no se consolidó como tal, ya que, como todos sabemos, la Roma del ochocientos fue objeto de múltiples "aperturas viarias" a pesar de que, en su "modelo de crecimiento" primó el unidireccionismo al que Piccinato hace alusión.2
Esto quiere decir que debernos encontrar otras razones para entender la "destrucción" de la Ciudad Histórica, en la medida en que es asumido como único "centro urbano", que van más allá de la adopción o no de un modelo urbano "radioconcéntrico" o "unidireccional". Lo que no quiere decir que si, de entrada, se apuesta por el "modelo radioconcéntrico" la necesidad de "abrir" el centro es más real que si la ciudad se encauza "lateralmente", siguiendo las palabras de Piccinato.
Piccinato parte de la hipótesis, con la intención, quizás, de justificar la idea de la "descentralización" que planteara años más tarde, en el seno del CET3, de que la ciudad de Roma nunca, hasta entonces, había crecido sobre si misma, sino extendiéndose siguiendo una dirección. Es así como formula la cuestión de que la "ciudad moderna", referido al caso de Roma, no ha dependido, en ningún momento, de los "recuerdos históricos". Ahora bien, a esta "ciudad moderna", aunque materializándose más allá de su "heredad histórica", le ha faltado siempre una estructura, es decir, aquello que debería identificarla como ciudad.
"De lo que tiene necesidad Roma hoy día, nos dice, es de un Plano de Ordenación de la nueva ciudad que sea, también, un Plano Regulador para su desarrollo futuro".
Dos cuestiones están presentes en este primer acercamiento que esboza Piccinato, con respecto a la realidad de la ciudad de Roma. La primera de ellas, la que se limita a la observación de lo existente, preocupa a Piccinato en la medida en que muestra su desacuerdo con la manera de entenderse el "centro" de la ciudad.
"Hacer permanecer, nos dice, como pregonan algunos, el centro de la ciudad moderna, de un millón de habitantes, en el corazón de los viejos barrios del Renacimiento, quiere decir destruir completamente un patrimonio histórico. Es ir contra la dirección secular del desarrollo edificatorio".
Insiste en la idea de que Roma es una ciudad de "desarrollo lateral" y no "monocéntrica". Sus "centros", en este sentido, y siguiendo este pensamiento, han tendido a moverse hacia el Este siguiendo el movimiento edificatorio.
Es importante resaltar esta idea, que tiene preso el pensamiento de Piccinato, ya que de ella se va a deducir, años más tarde, aquella otra que va a desembocar en la propuesta de un nuevo "centro urbano" estrechamente vinculado con ese "movimiento edificatorio" anotado, "centro" que, al final, se expresará, en el marco del Plan 1959-62, mediante el llamado asse atrezzato. Pero, como puede observarse, se trata de una idea que proviene del hecho de pensar que ese crecimiento hacia el Este obedece a categorías seculares, casi vocacionales, no planteándose aquella otra posibilidad que nos permita reflexionar acerca de los intereses inmobiliarios que, desde los años finales del XIX, se mueven en tomo a ese sector. Si esto es así, dicha 14secularización vocacional" no tendría ninguna base científica.
La otra cuestión que está presente en este escrito de Piccinato, se refiere a la funcionalidad que debería asumir la Ciudad Histórica desde el momento en que, al menos de entrada, se le niega su condición de "centro urbano" por las razones antes esbozadas. La desviación del nuevo centro de la ciudad hacia territorios donde se acumulan las mayores cotas de habitabilidad, también de edificabilidad, territorios que se localizan al Este de la ciudad construida, con la intención, todo ello, de descentralizar las actividades que más pesan sobre el centro tradicional, que más contribuyen, en una palabra, a la desaparición de su patrimonio histórico, por razones derivadas de las ineludibles transformaciones morfológicas a emprender para continuar fortaleciendo su condición de "centro funcional", todo esto, decimos, pone sobre la mesa la cuestión de "qué hacer con la Ciudad Histórica". Según Piccinato, una de las cuestiones ineludibles a plantear, en un futuro Plan Regulador de la ciudad de Roma es:
"...conservar la parte antigua de la ciudad, en su carácter y en su ambiente, teniendo presente que la estructura morfológica y el espíritu edilicio de Roma son prevalenemente de carácter pintoresco romántico, si exceptuarnos la obra de Sixto V, en contraste con el carácter clásico monumental de tipo parisino [ ... 1 Se trata de sanear esta parte de la ciudad, con pocas demoliciones y con 'diradamento' 4 [ ... ] Las 'aperturas viarias' necesarias en la parte antigua de la ciudad se harán sólo subordinándolas al nuevo centro de la ciudad, siguiendo la fibra edilicia existente".
Se inauguran, con este tipo de planteamientos urbanísticos, por lo que a la Ciudad Histórica se refiere, aquellas posiciones, técnicas e intelectuales, que aseguran la marginalidad de dichos espacios históricos, estableciendo las bases para convertirlos en lugares donde sólo sea posible, entre otras cosas, la representación política y administrativa, el turismo, el comercio, la vivienda, en su caso, de lujo, etc., es decir, para todo tipo de actividades que sólo pueden se consumidas por sectores sociales de "rentas altas" que, yuxtapuestas a la "pobreza originaria" acumulada, ejercen, al mismo tiempo, de fuerzas capaces de eliminarla forzando su expulsión, es decir, colonizando, mediante "reconquista" programada, estos espacios históricos heredados.
Lo que deseamos resaltar es el hecho de que los presupuestos espaciales generales, que atienden, sobre todo, a la futura estructura urbanística de la ciudad, la que se va a proponer en el marco del Plan 1959-62, comienzan a ser esbozados, aunque aún muy tímidamente, antes, incluso, de que se adoptase el Plan de los años 30. Dichos presupuestos, delineados, de alguna manera, en este escrito que Piccinato presenta en 1928, apuestan, sobre todo, por la “descentralización” de la Ciudad Histórica, por crear "centralidades" alternativas, planteándose una "segunda ciudad" en la que se combinan desarrollos residenciales yuxtapuestos y en paralelo a nuevas “áreas de centralidad” enmarcadas, espacialmente hablando, en lo que, años mas tarde, comenzará a caracterizarse bajo la denominación de "centros direccionales". A la Ciudad Histórica, en contrapartida, se la dota de otro tipo “centralidad”. El nuevo proyecto urbanístico, en una palabra, consiste en "doblar", no tanto diversificar, alternativas ciudadanas en el ámbito, todo ello, de un único artefacto urbano.
3. REFLEXIÓN A PROPÓSITO DE LA "DESTRUCCIÓN SECULAR" DE QUE HABÍA SIDO OBJETO LA CIUDAD HISTÓRICA: EL PLANTEAMIENTO DE SU "DESCENTRALIZACIÓN" COMO ALTERNATIVA
La preocupación por los efectos que, sobre las zonas centrales de la ciudad de Roma, ha provocado el desarrollo urbano más reciente protagonizado por esta ciudad, sobre todo desde el último tercio del siglo XIX hasta los años en los que se está redactando el Plan del 59-62, constituye uno de los grandes presupuestos sobre las que van a descansar el sentido de las alternativas planteadas.
De ahí, la idea de la "descentralización" concebida como alternativa maestra de la propuesta planteada, ya que mediante y a través de la misma era posible, al menos así se pensaba, eliminar de la Ciudad Histórica todas aquellas actividades, funciones y usos, que contribuían a su deterioro y destrucción. Salvar al Centro Histórico implicaba, necesariamente, su "descentralización", su "descongestión funcional". Y, para ello, nada más conveniente que desplazar la "direccionalidad" propia e identificada, hasta entonces, con la Ciudad Histórica a otros lugares de la ciudad. Y si esta "alternativa descentralizadora", manifestada a través del llamado "asse atrezzato", fue la expresión más depurada de las propuestas que configuraban el Plan del 59-62, esto quiere decir que fueron las contradicciones vividas por la Ciudad Histórica lo que más directamente contribuyó al establecimiento de los presupuestos metodológicos y de proyecto que caracterizaron la elaboración del nuevo plan.
De hecho, en la memoria del Plan Regulador "adoptado" por el Comune en junio del año 1959, aunque nunca aprobado por las autoridades competentes, se establecen, como principio básico conductor de sus determinaciones urbanísticas, la "salvaguardia del Centro Storico". Pensamiento este que se repite con mayor énfasis, si cabe, en la memoria del Plan definitivamente aprobado en el año 1962. En el apartado referido a los "Criteri Generali D’Impostazione del Piano", en efecto, se dice lo siguiente:
"La difesa del centro storico é il fulcro del nuevo Piano Regolatore, il criterio fondamentale da cui prendono avvio le prescrizioni e gli indirizzi per la riforina e lo sviluppo dell'organismo urbano. Trattasi di una difesa attiva, intesa a preservare da dernolizíoni e rifacimenti gli edifici tradizionali della città per conservare non solo i monumenti storici isolati, ma l’atmosfera stessa degli antiqui quartieri, attraverso una prudente opera di bonifica e di restauro [ ... ] Il centro storico potrá cosi essere restituito alle funzioni per le quali appare idoneo, che sono essenzialmente culturali, residenziali e di rappresentanza. Le attività direzionali dovranno perciò essere descentrate attraverso una política urbanística tendente a svilupparse le nuove zone a ció destinate con assoluta priorità rispetto al ogni altra operazione."5
4. UNA PROPUESTA CONTRADICTORIA: HACIA UN "MODELO POLICENTRICO" EN EL MARCO DE UNA ESTRUCTURA TERRITORIAL CENTRO-PERIFERIA
Las primeras cuestiones planteadas por el equipo técnico que elabora el Nuevo Plan Regulador, el Comitato di Elaborazione Tecniche (C.E.T)6, hacían referencia, por tanto, a dos aspectos básicos:
- En primer lugar, la necesidad de dotar, a toda la ciudad, de una "estructura orgánica", dada la ausencia histórica de planeamiento que venía caracterizando a Roma desde tiempos inmemoriales. Y aunque este "planeamiento" hubiese estado presente, al menos en teoría, no se reflejaba en una gestión urbanística que se derivase de sus hipotéticas determinaciones. Con esta "estructura orgánica" se trataba, entre otras cosas, de orientar los futuros desarrollos urbanos en direcciones adecuadas y concretas, evitando, como hasta entonces había sucedido, las "expansiones isótropas", es decir, colmatándose todo el territorio contiguo a la ciudad existente mediante una envolvente que respondía a la lógica de un "modelo urbano radioconcéntrico". Se trataba, en contrapartida, de sustituir ese "modelo radioconcéntrico", que comenzó a comportarse corno tal desde el rompimiento histórico del monopolio que ejercía Monseñor de Merode7 sobre el suelo localizado al Este de la ciudad, consolidándose, vía proyecto, con el Plan del Sant-Just (1909) y sancionándose, definitivamente, con las prácticas inmobiliarias derivadas del Plan del 31, por aquel otro que implicase el crecimiento de la ciudad en una dirección determinada, evitando, en contrapartida, la "isotropía" histórica que la había caracterizado hasta entonces.
La otra cuestión importante, que se perfilaba como uno de los componentes propositivos para el nuevo Plan Regulador, hacía referencia a la resolución, así se decía, de
“la struttura del centro commerciale datta l'arnpiezza della città, per quanto possibile in un sistema policentrico, favorendo il processo di spostamento in atto, provocando lo slittamento di alcune di quella funzioni verso aree che, pur essendo collegate in un único organismo col centro storico, lascino a questo solo quelle attività per le quali é insostituibile (turismo, cultura, particolari attività comerciali) alleggerendolo di quelle non rispondenti alla sua fisonornia e al suo sistema viario.”
Se plantea, por tanto, un distanciamiento funcional entre el "viejo centro", concebido, a partir de esta propuesta, como asiento de actividades relacionadas con la representación política y administrativa, culturales al servicio del turismo y, desde el punto de vista económico, como espacio donde se producen todo tipo de intercambios comerciales dotados de una significativa carga elitista, distanciamiento, decimos, entre este "nuevo centro" superpuesto al viejo "centro histórico" y la, a su vez, "nueva periferia" sobre la que van a pesar "áreas de centralidad" concebidas a manera de "centros direccionales".
  1   2   3   4

similar:

Investigaciones recientes en México y España iconEuropa (Italia, España), América (Colombia, Nicaragua, Guatemala,...

Investigaciones recientes en México y España iconPrograma conjunto con la Universidad Autónoma de México y el Instituto...

Investigaciones recientes en México y España iconLa epistemología y sus desarrollos recientes

Investigaciones recientes en México y España iconDirección de investigaciones

Investigaciones recientes en México y España iconLas Primeras Investigaciones

Investigaciones recientes en México y España iconInstituto de investigaciones y aplicaciones

Investigaciones recientes en México y España iconInvestigaciones químicas sobre la vegetación

Investigaciones recientes en México y España iconLa industria española en la actualidad: Cambios recientes, sectores...

Investigaciones recientes en México y España icon13. los dominios y paisajes agrarios. Los condicionantes del paisaje...

Investigaciones recientes en México y España iconPerspectivas de las investigaciones educativas en el nivel superior




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com