Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga




descargar 1.36 Mb.
títuloTraducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga
página1/63
fecha de publicación01.08.2016
tamaño1.36 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   63


Daniel Goleman
LA PRÁCTICA DE
LA INTELIGENCIA
EMOCIONAL
Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga

Título original: WORKING WITH EMOTIONAL INTELL.IGENCE
1998 by Daniel Goleman
de la versión castellana:
1998 by Editorial Kairós. S.A.
Numancia 117—121. 08029 Barcelona España
Primera edición: Enero 1W
I.S.B.N.:84—7245—407—X Depósito legal: B—1.843/1999
Eotocomposicion: Beluga y Mleka. s.c.p., Córcega 267.ISOuS Barcelona.
Impresión y encuademación: RomanváAVills. S.A., Verdaguer

A todos aquellos que me han enseñado lo que significa la inteligencia emocional en el trabajo:
mis padres, Fay e Irving Goleman mi tío, Alvin M. Weinberg mi profesor, David C. McClelland


La tan esperada continuación del
best-seller "Inteligencia emocional"
Por fin la tan esperada continuación del best-seller mundial Inteligencia emocional. Hoy, en un libro que habrá de revolucionar el mundo empresarial y profesional, Daniel Goleman redefine el criterio del éxito en el trabajo, así como las prioridades esenciales de las empresas.

Habiendo tenido acceso a directores empresariales de todo el mundo, y tras haber estudiado el funcionamiento de más de quinientas organizaciones, Goleman revela las aptitudes que definen a los profesionales más competentes. Su conclusión es que, desde los puestos de trabajo más modestos hasta los altos cargos directivos, el factor determinante no es ni el cociente intelectual, ni los diplomas universitarios, ni la pericia técnica: es la inteligencia emocional.

Autoconciencia, autoestima, autocontrol, empatía, dedicación, integridad, habilidad para comunicar, pericia para iniciar y aceptar cambios: Goleman demuestra que éstas son las competencias más relevantes en el ámbito laboral. Los profesionales más brillantes destacan no sólo por sus logros personales, sino por su capacidad para trabajar en equipo, para maximizar la producción del grupo. Por contra, los profesionales incapaces de afrontar los cambios o conflictos resultan tóxicos para la organización entera.

Afortunadamente, y como lo prueban los últimos estudios en conducta humana y neurociencia, todos tenemos el potencial de mejorar nuestra inteligencia emocional en cualquier momento de nuestra carrera. Precisamente, Goleman aporta las pautas específicas y científicamente probadas para conseguirlo.

Con toda seguridad, La práctica de la inteligencia emocional es un libro que habrá de cambiar la estructura de las organizaciones empresariales, así como la actitud de sus dirigentes durante las próximas décadas. Un libro de lectura imprescindible.

Daniel Goleman, psicólogo y redactor científico del New York Times, ha sido profesor en Harvard y editor del Psych¿logy Today. Su investigación revolucionaria sobre la inteligencia emocional le ha dado fama universal.


PARTE I:
MÁS ALLÁ DE LA EXPERIENCIA
7


1. EL NUEVO CRITERIO 7

2. LAS COMPETENCIAS DE LOS
TRABAJADORES "ESTRELLA" 15


3. EL NÚCLEO "DURO" DE LAS HABILIDADES "BLANDAS" 25

PARTE II:
EL DOMINIO DE UNO MISMO
35


4. LA BRÚJULA INTERNA 35

5. AUTOCONTROL 50

6. LO QUE NOS MOVILIZA 70

PARTE III:
LAS HABILIDADES PERSONALES
86


7. EL RADAR SOCIAL 86

8. LAS ARTES DE LA INFLUENCIA 104

9. COLABORACIÓN, EQUIPOS Y CI DE GRUPO 125

PARTE IV:
UN NUEVO MODELO DE APRENDIZAJE
146


10. EL ERROR DE LOS MIL MILLONES DE DÓLARES 146

TABLA 2 156

11. LAS MEJORES PRÁCTICAS 162

PARTE V:
LA ORGANIZACIÓN EMOCIONALMENTE INTELIGENTE
176


12. EL PULSO DE LA ORGANIZACIÓN 176

13. EL NÚCLEO DEL RENDIMIENTO 186

UNA BREVE NOTA FINAL
194


APÉNDICE 1
197


APÉNDICE 2
198


APÉNDICE 3
200


APÉNDICE 4
202


APÉNDICE 5
204


CONTACTAR CON
DANIEL GOLEMAN
207




AGRADECIMIENTOS

Las ideas que han dado origen a este libro tienen orígenes muy diversos. Una de sus principales raíces se asienta en las conversaciones que he sostenido con mi esposa. Tara Bennett—Goleman, tras muchas reuniones frustrantes con el equipo directivo del que formamos parte. Muchas veces yo me daba cuenta de que, por una y otra razón, las cosas no funcionaban, mientras que Tara, por su parte, era capaz de captar las corrientes emocionales subterráneas que movían estos encuentros e identificar aquéllas que dividían la atención y la energía del grupo y nos impedían llevar adelante nuestro trabajo.

Fue así como Tara y yo comenzamos a trabajar juntos en lo que terminó convirtiéndose en el libro Inteligencia emocional. Ella me ha acompañado en cada uno de los pasos de este viaje intelectual y ahora está escribiendo un libro en el que refleja su pensamiento y su trabajo al respecto.

Otra de las raíces fundamentales de este libro se asienta en la obra de mi difunto amigo y antiguo profesor en la Universidad de Harvard, David C. McClelland. Su visionario abordaje de la naturaleza de la competencia y su búsqueda de la verdad han representado para mí una auténtica inspiración, hasta tal punto que gran parte de la evidencia presentada en este libro se remonta a su investigación. Me entristece mucho saber que David ha muerto antes de que este libro viera la luz.

Son muchos los apoyos que he recibido de los amigos de la delegación de Hay/McBer (la empresa que David fundó con David Berlew, hoy en día mi asesor) sita en Boston, entre los que cabe destacar a su presidente James Burrus, su vicepresidenta y directora general Mary Fontaine, su asesora principal Ruth Jacobs y los investigadores Jason Goldner y Wei Chen.

La ayuda de Richard Boyatzis, director asociado en el programa de formación para ejecutivos de la Weatherhead School of Management de la Case Western Reserve University, expresidente de Hay/McBer, colega de David McClelland y buen amigo desde nuestros días de Harvard, ha sido ciertamente extraordinaria. Sus libros The Competent Manager e Innovation in Education son ya clásicos en el tema de las competencias emocionales y el mejor modo de cultivarlas. Richard ha compartido generosamente conmigo los datos e intuiciones que ha ido recogiendo tras muchos años de investigación acerca de la competencia y estoy sumamente agradecido por poder compartir con él esta nueva aventura en torno a la naturaleza de los «servicios de inteligencia emocional».

Lyle Spencer, director de investigación y tecnología de Hay/McBer, ha sido una fuente de datos y conocimiento sobre las competencias de los trabajadores "estrella" y su importancia en la eficacia de toda organización. Su libro Competence at Work sigue siendo una referencia obligada para los profesionales de este campo.

Marilyn Gowing, directora del Personnel Resources and Development Center de la U.S. Office of Personnel Management, ha sido especialmente útil al compartir conmigo su revolucionaria investigación sobre el papel que desempeña la inteligencia emocional en el rendimiento de los individuos y de las organizaciones.

Estoy especialmente en deuda con mis colegas del Consortium for Research on Emotional Intelligence in the Workplace, Cary Cherniss, de la Gradúate School for Applied Psychology, de la Rutgers University, que comparte conmigo la presidencia del Consortium; Robert Caplan, profesor de psicología de las organizaciones en la Universidad George Washington; Kathy Kram, directora del programa ejecutivo de MBA [master en gestión empresarial] de la Boston University School of Management; Rick Pnce, del Institute for Social Research de la Universidad de Michigan y Mary Ann Re, del Human Resources Governance de AT&T. Rob Emmerling y Cornelia Roche, investigadores del Consortium, me brindaron una valiosísima ayuda para analizar la literatura referente a la investigación sobre formación y desarrollo, cuyos primeros pasos fueron dados por los alumnos de Maurice Elias, de la Rutgers University.

Agradezco también al Fetzer Institute su apoyo a la obra de Consortium y su creciente interés por las iniciativas en el campo de la inteligencia emociona!.

Mis colegas Rita y Bill Cleary, Judith Rogers y Thérese Ja—cobs—Stewart, del Emotional Intelligence Services, cuyos trabajos han sido claves para desarrollar las aplicaciones prácticas de mi análisis de la inteligencia emocional en el mundo del trabajo.

También estoy en deuda intelectual con Claudio Fernández—Aráoz, de la delegación en Buenos Aires de Zehnder Internationa!, cuya generosidad de espíritu, agudeza intelectual y prodigiosa energía han enriquecido este libro y con el personal de Egon Zehnder Internationa! —entre los que cabe destacar al CEO [chief operative executive], Daniel Meiland, el director administrativo Víctor Loewenstein y hasta el mismo Egon Zehnder, un pionero en la creación de una organización emocionalmente inteligente—, cuyas conversaciones me han sido de gran ayuda en la consolidación de mi tesis.

Debo citar también a las personas que han compartido generosamente conmigo sus ideas. Warren Bennis, profesor emérito de gestión empresarial de la USC; John Seely Brown, director científico de Xerox Corporation; Ric Canadá, director de desarrollo del liderazgo empresarial de Motorola's Cellular Sector; Kate Cannon. directora de desarrollo del liderazgo de American Express Financial Advisors; Richard Davidson, director del Laboratory for Affective Neuroscience de la Universidad de Wisconsin; Margaret Echols y Meg O'Leary, de Coopers and Lybrand; Susan Ennis, directora de desarrollo ejecutivo del BankBoston; Joanna Foster, de British Telecom; Howard Gardner, profesor de la Universidad de Harvard; Robert E. Kelley, de la Carnegie—Mellon University; Phil Harkin, presidente de Linkage; Judith Hall, psicóloga de la Northeastern University; Jed Hughes, de Walter V. Clarke Associates; Linda Keegan, vicepresidenta de desarrollo ejecutivo del Citibank; Fred Kiehl, presidente de KRW Associates, de Minneapolis; Doug Lennick, vicepresidente ejecutivo de American Express Financial Advisors; Mark Loehr director administrativo de Salomón Smith Barney; George Lucas, director general de LucasFilm; Paul Robinson, director de Sandia National Laboratories: Deepak Sethi, de la Thomson Corporation; Erik Hein Schmidt, director general of Rangjyung Yeshe Publications; Birgitta Wirstrund, del parlamento sueco; Nick Zeniuk, de Interactive Learning Labs; el doctor Vega Zagier, del Tavistock Institute, Londres; Shoshana Zuboff, de la Harvard Business School y Jim Zueco, de Lucent Technologies.

Doy también las gracias a Rachel Brod. mi principal investigadora, que me mantuvo constantemente informado sobre los nuevos descubrimientos para que este libro estuviera debidamente actualizado: Miranda Pierce, mi analista de datos, que analizó cientos de modelos de competencia para evaluar la potencia de la inteligencia emocional en el desempeño laboral óptimo y Robert Buchele, profesor de economía del Smith College, que realizó un análisis paralelo sobre los funcionarios del gobierno y llevó también a cabo una investigación complementaria acerca de los aspectos económicos de la inteligencia emocional aplicada al mundo laboral.

Agradezco también a David Berman, asesor informático par excellence, su excepcional apoyo técnico, y no debo olvidar, finalmente, a Rowan Foster, mi secretario, que contribuyó en gran medida a que mi vida profesional no consumiera todo mi tiempo.

Pero debo expresar mi mayor gratitud a los cientos de hombres y mujeres de grandes y pequeñas empresas de todo el mundo que han compartido conmigo sus experiencias, sus historias y sus ideas, muchos de los cuales —aunque no todos— son citados en estas páginas por su nombre y apellido. Este libro debe mucho a su comprensión de lo que significa la inteligencia emocional en el mundo del trabajo.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   63

similar:

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconExperiencia del dr. Castello de mora con las tecnicas biologicas y la hipertermia indiba

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconDiscurso del Embajador de Irlanda, David Cooney, a la presentación del libro

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconPresentacion del periodico san fernando cofrade

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconSur del territorio venezolano en la mira del imperio ingléS

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconSalud ambiental luzmila patarroyo mora 2136562

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconResumen de Inteligencias Múltiples herramientas para la enseñanza...

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconTraducido del original en ingles por Mercedes Polledo

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconTranscripción y traducción del adn

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconTraducción Gentileza del Dr. Javier Sáez, Argentina

Traducción del inglés de Fernando Mora y David González Raga iconTraducción del articulo de glp1 (segunda parte)




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com