Resumen ejecutivo 7




descargar 0.96 Mb.
títuloResumen ejecutivo 7
página14/33
fecha de publicación01.08.2016
tamaño0.96 Mb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Economía > Resumen
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   33

4INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO DE NUEVAS TECNOLOGÍAS EN MAÍZ


El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es un importante donante de ciencia y tecnología en la Argentina. Sin embargo, la cantidad exacta de fondos del BID para la investigación agrícola es difícil de determinar, ya que estos se transfieren a través de un sistema complejo que implica (la recientemente fundada) Ministerio de Ciencia y Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCYT). INTA se encuentra actualmente en negociaciones independientemente con el BID para un préstamo para financiar gastos de capital necesarios. Otros donantes a la investigación agrícola en Argentina son la Unión Europea y el Banco Mundial, estos los fondos también son administrados por ANPCYT (ASTI, 2013).

La asignación de recursos a través de diversas líneas de investigación es una decisión política importante, más del 66% de la investigación agrícola en el país se lleva a cabo por el INTA, la cual tiene una participación promedio del gasto total en I&D del 50%, seguida por el Gobierno (28%) y el sector de educación superior (22%). Durante el periodo 1990-2006 estos tres sectores crecieron a una tasa promedio anual del 6%. Aproximadamente el 8% de todas las investigaciones realizadas en la Argentina se realizan en trigo, otros cultivos importantes son la soja (7%), maíz (7%), girasol (6%), hortalizas (6%), frutas cítricas (5%), y las uvas (5%). La mayoría de los investigadores de ganado del país se centran en la carne de vacuno (31%), lácteos (1%), pastos y forrajes (16%), ovejas y cabras (13%), cerdos (8%), y las aves de corral (5%). La investigación ganadería desempeña un papel relativamente más importante en las agencias de educación superior que en la investigación de cultivos.

Figura 19. Argentina: Total gastos en Investigación y Desarrollo, según sectores. 1999-2006




Fuente: ASTI, 2013
Las innovaciones en maíz en Argentina provienen de instituciones públicas y privadas. La extensión agropecuaria del sector público está liderada por el INTA y en el sector privado la cadena del maíz está concentrada en MAIZAR. También existen instituciones que reúnen a los productores agropecuarios y a las empresas de insumos y servicios para la producción de maíz. Las instituciones relacionadas con la generación y transferencia de innovaciones tecnológicas destinan múltiples recursos al desarrollo del cultivo de maíz, en dos ramas: tecnología de procesos y tecnología de productos.

4.1Instituciones públicas

Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)


El INTA, componente central del sistema de investigación e innovación agroalimentario, viene trabajando desde hace más de 50 años en la investigación, innovación y difusión de tecnológica en las cadenas de valor, regiones y territorios para mejorar la competitividad y el desarrollo rural sustentable del país. Al comienzo de la segunda década del siglo, se definieron nuevas estrategias públicas para el sector, privilegiando la incorporación de valor agregado a las materias primas, y su retención en las zonas productoras. Esto se instrumenta a través de la creación del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, con incorporación de nuevas áreas, como la Subsecretaría de Valor Agregado y Nuevas Tecnologías y la Secretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar. Entre muchos de sus aportes cabe destacar los relacionados con genética, agricultura conservacionista y agricultura de precisión. Durante la última década la actividad de investigación, desarrollo e innovación ha tenido un gran impulso desde el sector público, con la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, el sustancial aumento del presupuesto del INTA, el estímulo a la investigación en universidades y otras medidas.

El sistema de extensión del INTA apoya procesos de intercambio de información y conocimientos para el desarrollo de las capacidades de innovación de los miembros de las comunidades rurales, urbanas y periurbanas. Acompaña a los productores agropecuarios para que sean competitivos, crezcan en un marco de equidad social y produzcan preservando el medio ambiente. Para una mejor inserción en los territorios, el sistema cuenta con más de 330 unidades de extensión localizadas en todo el país. La Coordinación Nacional de Transferencia y Extensión es la responsable de orientar las estrategias y acciones implementadas por los Centros Regionales del INTA, entre ellas el Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sustentable (ProFeder). Asimismo el INTA integra capacidades para fomentar la cooperación interinstitucional, generar conocimientos y tecnologías; y ponerlos al servicio del sector a través de sus sistemas de extensión, información y comunicación.

En cuanto a la investigación y desarrollo tecnológico (I&D), el objetivo del INTA es generar conocimientos en los principales ejes de innovación del sector agropecuario, en respuesta a las demandas de los niveles nacional, regional y local. Sus actividades se canalizan a través de proyectos nacionales y regionales, que constituyen las unidades programáticas de Planes, Programas y Áreas Estratégicas, que se articulan con otras redes de actores públicos y privados del ámbito regional y nacional. Los resultados de los proyectos son numerosos y le han permitido al INTA brindar información y aportes tecnológicos a todo el sector agropecuario, agroalimentario y agroindustrial. Todos los proyectos son conducidos por profesionales altamente calificados, apoyados por un cuerpo de auxiliares técnicos y operarios. Para una mejor gestión de los proyectos institucionales de I&D, el INTA se organiza a través de Programas Nacionales, Áreas Estratégicas y Planes Tecnológicos Regionales.

El INTA cuenta con un Programa Nacional Cereales que se organiza internamente mediante un Comité de Coordinación conformado por un referente institucional de las cadenas trigo, maíz, arroz, sorgo y cereales menores; coordinadores de los proyectos; y tres referentes por las Áreas Estratégicas de RRGG, Mejoramiento y Biotecnología; Ecofisiología Vegetal, y Protección Vegetal. Este Comité está asistido por un Comité Asesor de carácter externo, integrado por representantes de las asociaciones por cadena o de productores de cada una (Maizar, AaproTrIgo, Fundación Proarroz, ProSorgo), además de representantes designados a propuesta de AACREA, AAPRESID, CRA10 y AUDEAS11. Independientemente de esta mínima estructura interna y apoyo externo, la Matriz Institucional permite la articulación con la Dirección Nacional, los Centros Regionales, los Centros de Investigación, y los demás Programas Nacionales y Áreas Estratégicas.

Mejoramiento genético de la eficiencia en el uso de nutrientes en maíz


La fertilización nitrogenada es una práctica generalizada, sustentable y rentable en la generalidad de los casos, pero constituye uno de los costos de producción más importantes. La creación de híbridos con características genéticas tales que los hagan más eficientes en el uso de nitrógeno permitiría obtener mayor rendimiento de grano, que los híbridos actuales, como respuesta a una dosis dada de fertilizante o bien similares rendimientos con menores requerimientos de fertilización. La disponibilidad de híbridos con estas características ayudaría a reducir tanto los costos productivos como los riesgos de contaminación. Hasta el momento el INTA ha evaluado líneas de maíz bajo condiciones contrastantes de disponibilidad de nitrógeno, identificando las características que actúan como componentes de la eficiencia en el uso de nitrógeno (EUN) así como comprobando su control genético. Asimismo, mediante el análisis del comportamiento de híbridos y sus líneas progenitoras se logró conocer el modo de herencia y obtener pautas de selección para mejorar la EUN. Con la finalidad de detectar marcadores moleculares micro satélites ligados a regiones del genoma (QTLs) que controlan la EUN y facilitar la evaluación y selección para este carácter, desarrollaron tres colecciones de líneas recombinantes endocriadas (RILs) con propósitos de mapeo. También se ha realizado la fenotipificación de una de estas colecciones y se comenzará con el genotipado y análisis de asociación. Estas investigaciones han sido financiadas por el INTA y el Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCyT).

Aportes del INTA al desarrollo de la genética en maíz


Desde 1992 el INTA, asociado con un consorcio abierto de empresas criadoras de semillas, se ha comprometido con la incorporación y desarrollo de una nueva variabilidad genética que contribuya a sostener en el tiempo las mejoras en la productividad del cultivo experimentadas en los últimos 15 años. La estrategia elegida es generar líneas de buen comportamiento agronómico en cuanto a sanidad, producción y calidad de grano; propiedad de la Institución para posteriormente licenciarlas al consorcio para su utilización en planes de mejoramiento genético. El empleo de las líneas del INTA dentro de éstos puede tener diferentes modalidades, que van desde su uso como línea progenitora de híbridos comerciales hasta como donante de características deseables que mejoren eventuales debilidades de otros materiales genéticos. Ello permitiría lograr nuevas líneas con mejor comportamiento y que podrían utilizarse como padres de mejores híbridos comerciales.

Por otra parte, se desarrollan poblaciones de amplia base genética que sirvan como punto de partida para el desarrollo de nuevas líneas parentales o directamente como variedades de polinización abierta. Transcurridos ya 17 años desde el inicio de este emprendimiento conjunto, el INTA ha generado 65 líneas, de las cuales 22 se obtuvieron en los últimos siete años. El consorcio ha evaluado o incorporado todas estas líneas de acuerdo a las conveniencias y necesidades de sus programas de mejoramiento. Adicionalmente, hay en la actualidad dos variedades de polinización abierta y dos cultivares híbridos en producción comercial. Las líneas desarrolladas por el INTA están siendo utilizadas, además, por la propia Institución conjuntamente con universidades nacionales para generar conocimientos necesarios para el futuro mejoramiento genético con características más complejas que serán necesarias para mitigar los efectos del cambio ambiental y mejorar la competitividad a largo plazo de la producción de maíz argentino. La función del INTA como proveedor de material genético de maíz reviste carácter estratégico en términos de lo que significa la semilla como vector de transferencia de tecnología y calidad al cultivo, así como por su contribución a la equidad en cuanto al acceso a la tecnología.

Modificación no-transgénica del perfil de ácidos grasos en maíz mediante selección recurrente fenotípica


El aceite de maíz es un co-producto de la molienda húmeda y seca, muy apreciado en el mercado por su calidad nutricional, puesto que tiene un contenido relativamente bajo de ácidos grasos saturados y elevado de insaturados. La especie maíz presenta suficiente variabilidad genética, la que fue aprovechada mediante un programa de selección recurrente fenotípica que redujo el contenido de ácido linoleico y aumento el del ácido oleico (monoinsaturado, omega-9). Esta situación permite reducir las necesidades de hidrogenación y tienen efectos comprobados favorables en la nutrición humana. Esta composición relativa de ácido oleico duplica la del aceite de maíz actualmente disponible en el mercado. En los últimos años se han desarrollado y estabilizado líneas de alto oleico, las que se utilizarán como progenitoras de híbridos experimentales alto oleico y de buen rendimiento de grano, y como donantes del carácter a fin de convertir líneas élite. Asimismo se ha investigado sobre el efecto de la radiación incidente y la temperatura sobre el perfil de ácidos grasos, y se intenta identificar marcadores moleculares asociados al carácter.

Sistemas de Pronóstico del Mal de Río Cuarto en Maíz


Desde hace más de 10 años, es posible predecir, desde el 1º de septiembre en cada campaña agrícola, si la intensidad del Mal de Río Cuarto será severa12 o si será moderada13 en los cultivos de maíz del Departamento Río Cuarto. Para complementar este pronóstico de intensidad de la epidemia, se desarrolló un sistema de predicción de las poblaciones de Delphacodes kuschelli, principal vector del Mal de Río Cuarto virus, dada su importancia como inóculo potencial que determina la intensidad de la enfermedad en esta área endémica. Un segundo sistema permite estimar la densidad poblacional de los macrópteros14. Contando entonces los agricultores con dos sistemas de pronóstico, herramienta que les permite definir la fecha de siembra más conveniente.

Además, se estimó el riesgo climático correspondiente en las principales áreas productoras de maíz de Argentina (este de Córdoba, sureste de Santa Fe, norte de Buenos Aires); mostrando los mapas de riesgo climático el área endémica de la enfermedad en las principales áreas productoras, cuyos valores de riesgo son similares. Sin embargo, la estructura del agro ecosistema favorece el desarrollo de altas densidades poblacionales sólo en el área endémica y muy bajas fuera de ella, ya que las poblaciones de D. kuscheli están estrechamente asociadas a los cultivos hospedantes preferidos (avena y trigo pastoreados) y por tanto a la superficie sembrada con ellos cada año, así como a su variabilidad espacial y a la influencia de las temperaturas y las lluvias sobre ellos.

Manejo agronómico para mayor calidad de maíz colorado duro (Flint)


El INTA genero nuevos híbridos de alto rendimiento y de mejor calidad para el maíz colorado duro o Flint, el cual tiene una alta demanda en el mercado internacional. Con un manejo ajustado de siembra temprana, densidad de plantas suficiente pero no excesiva y alta disponibilidad de nutrientes, los nuevos híbridos Flint alcanzaron altos rendimientos con granos de máxima calidad, especialmente en el área maicera central. Estas recomendaciones, difundidas entre asesores y productores, permitieron obtener rendimientos 10-15% superiores a los obtenidos con híbridos colorados duros tradicionales. Esto representó un incremento en su producción del orden de 200,000 toneladas adicionales por año por un valor de 30 millones de U$S. Dicha producción permitió la obtención de hasta 10% más de rendimiento de partículas gruesas en la molienda seca, mejorando el retorno económico de esa industria a nivel local. Además, representa una alternativa rentable para conservar al maíz en las rotaciones agrícolas y asegurar sus beneficios sobre la sustentabilidad de los sistemas productivos. Este ajuste tecnológico garantizo la obtención de granos de calidad superior que aseguraron un incremento en las bonificaciones para el productor por exportación a la comunidad europea del orden de 4 a 8 U$S/Tn, que representan para el país beneficios adicionales por exportación de 2 a 4 millones de U$S.

Tecnologías para la reducción del contenido de micotoxinas en el maíz


El cultivo de maíz es afectado por patógenos fúngicos que causan podredumbres de grano y espiga, entre los más frecuentes e importantes se tiene Fusarium verticillioides, F. graminearum y Aspergillus flavus, puesto que contaminan el grano con micotoxinas. En las industrias de producción de carnes, huevos o leche, en las que el maíz es una parte de la dieta, ocurren en forma frecuente micotoxicosis que, aunque pueden ser sintomáticamente poco visibles, afectan la productividad o la reproducción de los planteles. Las micotoxinas más frecuentemente encontradas en maíz son las fumonisinas, deoxinivalenol y zearalenona.

Con el fin de disminuir los niveles de contaminación el INTA caracterizo espacial y temporalmente la ocurrencia del problema, así como desarrollo prácticas de manejo, entre las que destacan la identificación de cultivares resistentes y el desarrollo de sistemas de pronóstico de los niveles de contaminación. Asimismo, se evaluó la mayor parte de los híbridos disponibles en el mercado en experimentos inoculados con las tres especies fúngicas, identificándose marcados niveles de resistencia a la acumulación de las cuatro micotoxinas, con híbridos que acumularon niveles de micotoxinas menores a los límites considerados seguros, aún con el marcado nivel de síntomas causado por la inoculación. Los resultados fueron ampliamente difundidos en varias jornadas y han recibido comentarios muy favorables debido a que brindan un aporte inmediatamente aplicable a la producción pecuaria. En base a evaluaciones de maíces susceptibles en varias localidades de la región pampeana, se llegó a la conclusión que la ocurrencia de contaminación con fumonisinas está directamente asociada a las condiciones de humedad y temperatura que ocurren durante la emisión de estigmas. Esta información es importante para la toma de decisiones respecto a la región que debería proveer grano de maíz para aquellos usos más afectados por los niveles de contaminación de estas micotoxinas

Control químico del barrenador del tallo en maíz y sorgo


La principal problemática de plagas en cultivos de maíz y sorgo en la región pampeana es el "barrenador del tallo" (Diatraea saccharalis). A partir de 1997 aparece la alternativa transgénica en maíz, con incorporación del gen que codifica para la producción de la toxina Bt con efecto insecticida sobre la plaga, alcanzando su uso niveles del 50% al 60% de la superficie, proporción mantenida en los últimos años. Dada la magnitud de la superficie que no utiliza híbridos con genes Bt, la EEA Pergamino generó la tecnología de control químico del barrenador basada en el monitoreo de posturas de huevos de la plaga durante tres semanas posteriores a los avisos zonales sobre aparición de adultos, resultantes de un sistema de alerta. La toma de decisión de control se realiza en función de un umbral de daño, siendo de 8-10% de plantas con posturas en maíz convencional. Esta tecnología se caracteriza por tener una eficiencia similar a la tecnología transgénica aunque resulta más económica. El uso de maíces transgénicos BT tiene un costo adicional para el productor de 100 a 120 $/ha respecto del isohíbrido no BT y la tecnología de control químico tiene un costo de aproximadamente 60 $/ha en los casos en que es necesario hacer la aplicación de control. De no ser necesaria, el costo se reduce solamente al gasto del monitoreo, aproximadamente 10-20 $/ha.

Para facilitar su adopción se llevó a cabo una estrategia de difusión a productores a fin de estimular la demanda por esta nueva tecnología, y de capacitación a los asesores encargados de aplicarla correctamente. Se articuló con el Sistema de Alerta a través del monitoreo de la población de Diatraea mediante trampas de luz, aprovechando el potencial de este servicio técnico para el logro de una difusión masiva de la tecnología. Esta acción integrada de capacitación y difusión permitió la adopción creciente de la tecnología de control químico de Diatraea en maíces convencionales, lo cual constituye una opción tecnológica frente a un uso potencialmente excluyente de la alternativa transgénica. Representa una ventaja económica muy propicia para pequeños y medianos productores, y una ventaja estratégica en la comercialización a mercados externos. También la tecnología de control químico resulta fundamental para maíces colorados o flint, maíz para choclo, maíz pisingallo y para el cultivo de sorgo, los cuales no cuentan con tecnología transgénica. Excepto para maíz pisingallo, donde el umbral de daño es del 5%, para los restantes tipos de maíz y para sorgo el umbral es de 8-10% o más de plantas con posturas.

Universidad de Buenos Aires (UBA)


Esta universidad es de tipo pública y ofrece la Cátedra de Cerealicultura de la Facultad de Agronomía y tiene como misión la formación de personas en el campo de la agronomía apoyada en la generación de conocimiento original susceptible de ser transferido a toda la comunidad. La Cátedra trabaja actualmente en las siguientes líneas de investigación: eco fisiología de cultivos de invierno, eco fisiología del cultivo de maíz, bases eco-fisiológicas para el mejoramiento de los cultivos de grano, eco fisiología de semillas, calidad de los granos, ecología de malezas, epidemiología y eco fisiología de enfermedades en trigo, sistemas de producción de cultivos.

Instituciones privadas: Asociaciones y Consorcios


Desde el sector privado, la actitud innovadora va mucho más lejos que la incorporación de nuevos cultivos o paquetes tecnológicos agrícolas o ganaderos. Los empresarios agropecuarios fueron cambiando, adoptando nuevas tecnologías “blandas” que mejoran la gestión de la empresa y la combinación de los factores productivos. Hoy el agro argentino muestra un variado abanico de productores, que ilustra la flexibilidad de la gente del sector para encontrar las formas más convenientes en cada situación, tanto por la búsqueda de la mayor rentabilidad como por el aprovechamiento de sus recursos productivos y el reconocimiento a la especialización de cada uno. Creándose los modelos organizativos más adecuados a las circunstancias cambiantes.

MAIZAR (Asociación Maíz y Sorgo Argentino)


MAIZAR es el espacio que convoca a todos los integrantes de las cadenas científica, productiva, comercial, industrial, alimenticia y exportadora del maíz y del sorgo, con el fin de promocionar el crecimiento de estos insumos como productos y generar un mayor volumen de oferta para las industrias capaces de darles un mayor valor agregado. A diferencia de otras asociaciones, que suelen estar integradas por los representantes de una misma actividad, MAIZAR nació con una convocatoria amplia y abierta, y se fijó como objetivo generar riqueza en toda la cadena para lograr un crecimiento sostenido del cultivo y de todas sus industrias conexas, además de consolidar y aumentar los mercados de exportación. Este amplio enfoque configura una cualidad sumamente innovadora pero también representa un enorme reto, ya que se trata de integrar las visiones, intereses y realidades de industrias muy diferentes entre sí. Pero es justamente este desafío el que permitirá adquirir mayor conocimiento, mayor valor agregado, más y mejores negocios y mayor generación de empleo. Logros que, en definitiva, contribuirán a desarrollar cadenas más sólidas y exitosas, y así generar mayor bienestar para la sociedad.

Es conocida la brecha que existe entre los rendimientos potenciales y los logrados por los productores en todas las regiones del mundo; brecha que es explicada entre un 10 y 20% por los factores bióticos, enfermedades, plagas y malezas, que afectan a los cultivos; y el resto de los factores limitantes están relacionados con el ambiente, disponibilidad de agua, nutrientes, granizo, etc. Es importante remarcar la gran dimensión que cobran estas fuentes de limitación en el Noroeste Argentino (NAO), donde las condiciones de producción son adversas y muy erráticas. Aquí es donde cobran fuerza las dos estrategias que tiene MAIZAR, el mejoramiento genético y las prácticas de manejo; las que no son excluyentes entres sí, pero que logran una sinergia efectiva que permite un mejor aprovechamiento de los recursos naturales. El mejoramiento genético se encuentra generalmente en manos de las empresas semilleras que hacen hincapié en lograr los mejores materiales para cada condición de cultivo, buscando aquellos materiales de mejor estabilidad para estos ambientes tan fluctuantes. Esto es notorio en los importantes avances tecnológicos que se han logrado en los últimos años que hoy ya están disponibles en el mercado.

En cuanto a las prácticas de manejo, MAIZAR promovió la unión de esfuerzos entre empresas privadas y sectores públicos para unificar protocolos de experimentación en distintos ambientes del NOA. Parte de esta integración se ve reflejada en el Proyecto “Bases Ecofisiológicas para el Manejo del Cultivo de Maíz en el Norte Argentino” que a finales del año 2005 dio sus primeros pasos, los cuales continúan hasta el día de hoy. Este proyecto constituye uno de los principales trabajos de extensión que desarrolla esta institución, y tiene como objetivo analizar factores de manejo que puedan contribuir a la mejora del rendimiento, estabilidad y rentabilidad del maíz en el NOA. La vasta información generada permitirá responder cuantitativamente a interrogantes planteados como paradigmas o aspectos poco claros que actualmente existen en el manejo del cultivo de maíz en dicha zona. En particular, en este trabajo se analizarán conceptos relacionados con las interacciones entre factores de manejo que modulan el diseño espacial del cultivo (distancia entre surcos, densidad de plantas), el ambiente (localidades, fechas de siembra, variabilidad interanual) y el genotipo. Un aspecto único a resaltar es que el esfuerzo conjunto permitió analizar el agregado de estas prácticas de manejo a través de gradientes de calidad ambiental.

Asimismo, MAIZAR junto a la Asociación Semilleros Argentinos (ASA), el INTA y el MAGyP junto a los productores locales están realizando ensayos de maíz bajo riego en el Valle Inferior del Río Chubut. Constituyéndose este proyecto en otro importante trabajo de extensión de esta institución, y que actualmente ha cubierto 200 hectáreas (140 de maíz y 60 de sorgo) en las cuales se están probando 67 tipos de semillas en 69 chacras. Este Programa prevé alcanzar 30 mil hectáreas sembradas para la producción de alimentos y forrajes para la ganadería. Con respecto al rendimiento de maíz en cuanto al picado este está entre 80/90 toneladas de materia verde por hectárea (forraje para alimentación ganadera); con un equivalente promedio en granos de 12 t/ha, habiéndose alcanzado picos de 15 t/ha, superando ampliamente el promedio nacional (i.e.8 t/ha). Hoy los precios de la ganadería son muy buenos y en la medida que se expandan los cultivos de maíz y sorgo, posibilitarán abastecer a toda la Patagonia de carne y leche sin fletes y costos mucho más bajos. Debido a que toda la región patagónica es libre de aftosa sin vacunación, no es posible el traslado de hacienda del norte hacia el sur por las limitaciones sanitarias vigentes. La mayor ventaja que ofrece la práctica del silaje en la región es que posibilitará a los productores de la zona contar con reservas de forraje para la época invernal (abril y septiembre).

AAPRESID (Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa)


AAPRESID es una Organización no Gubernamental sin fines de lucro, integrada por una red de productores agropecuarios que, partir del interés en la conservación del suelo, adoptaron e impulsaron la difusión de un nuevo paradigma agrícola, basado en la Siembra Directa. Esta nueva agricultura, procura aumentar la productividad sin los efectos negativos propios de los esquemas de labranzas; y es una auténtica respuesta al gran dilema entre producción y sustentabilidad que hoy enfrenta la especie humana, i.e. producir alimentos, fibras y biocombustibles, manteniendo en equilibrio las variables económicas, éticas, ambientales y energéticas de nuestra sociedad. Su acción se basa en compartir abiertamente conocimientos entre los miembros de la red, estimulando el liderazgo y la innovación. Esta asociación tiene diferentes programas que albergan un grupo de proyectos relacionados, cuya dirección se realiza de manera coordinada, y estos son:

  • Agricultura Certificada (AC): Es la denominación que AAPRESID eligió para difundir y propiciar el uso de un sistema de gestión de calidad, específico para esquemas de producción en Siembra Directa. En sí misma, la AC consta de dos elementos constitutivos básicos: un manual de Buenas Prácticas Agrícolas y un protocolo de uso, medición y registro de indicadores de gestión ambiental, con foco en el recurso suelo. Es la agricultura con trazabilidad, que inevitablemente deberá rendir cuentas sobre cómo se manejan los problemas sanitarios en los cultivos y compatibilizar la comercialización de granos con el manejo que se hizo de esta producción durante todo el ciclo, desde la siembra hasta la cosecha.

  • Sistema Chacras: Es un sistema de trabajo pensado para el Desarrollo de Tecnologías Agropecuarias Sustentables, ajustadas a las condiciones particulares de los diferentes ambientes y sistemas de producción, y para la capacitación y transferencia a los usuarios. Su objetivo es generar conocimiento, adaptar dichos conocimientos a situaciones puntuales y locales y capacitar para que esos conocimientos sean aceptados y finalmente aplicados en forma efectiva y eficiente

  • Red de conocimiento en malezas resistentes (REM): Las malezas resistentes y tolerantes a herbicidas son un problema que avanza en todas las zonas productivas. El principio de la solución es cambiar la actitud ante la situación y el manejo agronómico.

CREA (Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola)


Hoy el Movimiento CREA reúne a un sector importante del campo argentino que se define como una asociación de empresarios que comparten sus experiencias y conocimientos para aumentar la rentabilidad y lograr el crecimiento sustentable de sus empresas. A través de los grupos CREA, los miembros trabajan en conjunto para mejorar el proceso de trabajo de la empresa y responden a las necesidades técnicas, económicas y humanas. Cada grupo CREA está conformado por diez o doce empresarios del sector agropecuario que se reúnen para compartir experiencias y colaborar mutuamente en la toma de decisiones. Cada grupo está coordinado por un presidente y un asesor técnico.

Instituciones privadas: fertilizantes y agroquímicos

CASAFE (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes)


CASAFE es una asociación empresarial que representa a la Industria de la Ciencia de los Cultivos15 (creación, desarrollo, protección y nutrición de cultivos) y de sus afiliados (empresas nacionales e internacionales, tanto públicas como privadas). Atiende los requerimientos de la industria en temas tales como buenas prácticas agrícolas, manejo responsable de los productos y biotecnología. Esto lo logra fijando criterios, objetivos y estrategias para promover la sustentabilidad del sector, así como comunicando los beneficios de las nuevas tecnologías y promocionando su correcta implementación.

Asimismo apoya la sustentabilidad del negocio de la industria de fitosanitarios y de fertilizantes basada en tres pilares: el ambiente, la tecnología y las relaciones institucionales. A partir de ellos, propicia el equilibrio entre la productividad, el ambiente y el desarrollo integral de la sociedad, sustentados en la comunicación y el fortalecimiento a nivel nacional de las buenas prácticas agrícolas y de sus programas de Responsabilidad Social Empresaria. Un ejemplo es la Gestión Responsable de los Fitosanitarios, misma que se refiere al manejo y uso responsable de dichos insumos durante todo su ciclo de vida o sea desde su descubrimiento y desarrollo (I&D y fabricación), ciclo comercial (transporte, almacenamiento y distribución) uso en el campo (aplicación responsable y manejo integrado de plagas), hasta su disposición final y/o discontinuación (manejo de los envases vacíos y de los stocks obsoletos).

CASAFE forma parte de la asociación mundial denominada CropLife International, actuando como su coordinadora en el Cono Sur de Latinoamérica, al compartir las prioridades estratégicas de dicha institución. A través de su pertenencia a esta asociación mundial, CASAFE se encuentra relacionada con importantes organizaciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP), el Banco Mundial, y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OEDC), entre otras.

En conjunto con otros grupos empresarios orientados a la provisión de soluciones tecnológicas al productor rural, CASAFE se ha integrado en una federación nacional, fundada a fines de 1998, denominada ACTA (Asociación de Cámaras de Tecnología Agropecuaria), la cual también está integrada por ASA (Asociación Semilleros Argentinos) y CAPROVE (Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios). La formación de ACTA ha sido un importante paso para que la industria generadora y difusora de innovación tecnológica y de insumos para el productor agropecuario, posea una voz unificada frente a la comunidad y sus principales representantes. La extraordinaria respuesta que el productor agropecuario argentino ha dado en materia de incorporación de tecnología en los últimos años, justifica ampliamente la creación de esta entidad. CASAFE integra también el Foro de la Cadena Agroindustrial Argentina, en conjunto con unas cuarenta entidades representativas del campo, la industria y los servicios aplicados al agro. CASAFE ha desempeñado también un rol muy activo en SOLIDAGRO, importante ONG nacida durante la crisis de 2001/2002, orientada a la asistencia alimentaria y a la promoción social y humana del ámbito rural y de la sociedad en general.

FERTILIZAR (Asociación Civil)


Fertilizar es una asociación civil sin fines de lucro formada por diferentes actores de la industria agropecuaria (empresas, instituciones, asociaciones de productores, universidades, entre otros), cuyo objetivo es concientizar sobre la importancia del uso racional del fertilizante y la sustentabilidad del sistema productivo y la conservación del suelo. Con miras a este objetivo, Fertilizar lleva a cabo múltiples actividades de difusión e investigación, entre las cuales se encuentran: financiamiento de becas e investigaciones científico-técnicas, desarrollo de convenios tecnológicos, organización de reuniones de divulgación, publicación de información científico-técnica sobre el tema y coordinación de convenios con entidades educativas, entre otras.

CIAFA (Cámara de la Industria Argentina de Fertilizantes y Agroquímicos)


En septiembre de 1990 se funda CIAFA, con el objetivo de congregar a las empresas que fabrican, formulan, comercializan y distribuyen fertilizantes, productos fitosanitarios y sus aditivos y/o componentes, semillas, productos biológicos y cualquier otro destinado a la sanidad o al mejoramiento agropecuario, sus insumos y envases, siendo su principal finalidad la protección de la industria local de agroquímicos en un sentido amplio, promoviendo la integración entre la industria y el ámbito agropecuario dentro del marco de crecimiento de ese sector y el país en su conjunto. Actualmente, y como resultado de la intensa gestión llevada adelante en estos primeros 20 años de vida, CIAFA ha logrado posicionarse como principal referente de la industria de agroquímicos en la Argentina, agrupando a la mayoría de las empresas que sintetizan y formulan productos fitosanitarios en el país y a la totalidad de los productores locales de fertilizantes.

Instituciones privadas: Semillas

ASA (Asociación Semilleros Argentinos)


Las semillas, insumo básico de la agricultura, constituyen un punto estratégico para la producción agropecuaria, pieza fundamental de la industria agroalimentaria y de la economía Argentina. ASA, fundada en 1949, está formada por alrededor de 60 socios, entre los que se encuentran empresas involucradas en todas las etapas de la producción de este insumo, de la investigación, a la multiplicación y comercialización. Desde su nacimiento, ASA tiene como propósito promover la producción de semillas fiscalizadas, garantizando su calidad y pureza. Su labor está dirigida a: promocionar el desarrollo de la industria de semillas de Argentina; representar al sector ante organismos oficiales; y cooperar en materia de investigación, producción y desarrollo tecnológico, creando el ámbito óptimo para el desarrollo y crecimiento de la actividad.

Programa Refugio


Un refugio es una porción del lote de maíz Bt, sembrada con un maíz no Bt de similar ciclo de madurez. Si el número de insectos resistentes aumenta, el maíz Bt pierde eficiencia de control y así pierde sus beneficios. Para evitar que el maíz Bt pierda la capacidad de control, hay que disminuir la probabilidad de que dos insectos resistentes que eventualmente puedan sobrevivir en el lote y sobre los cuales el maíz Bt no tendría efecto, se crucen entre sí, ya que esto generaría una descendencia resistente. Es fundamental entonces, que existan en el área del cultivo, insectos susceptibles que puedan cruzarse con los eventuales resistentes, originando una descendencia susceptible. Para eso se siembran los refugios. En esta área los insectos susceptibles pueden alimentarse del maíz no Bt y sobrevivir. Los refugios están diseñados para proporcionar una cantidad suficiente de insectos susceptibles que puedan cruzarse con los eventuales insectos resistentes y así mantener una descendencia susceptible al maíz Bt.

Instituciones privadas: Maquinaria


FACMA (Federación Argentina de Contratistas de Maquinarias Agrícolas) es una organización de segundo grado que surge en 1986 de la unión y los intereses comunes de seis asociaciones y centros de contratistas rurales diseminados en la geografía del país. La participación del Contratista Rural es cada día más importante y estratégica. En algunos servicios, como fumigación y cosecha, su participación alcanza porcentajes que superan en algunas zonas el 80% y hasta el 85%. Actualmente el Empresario de Maquinaria Agrícola aporta dos de los tres factores de producción de mayor importancia en el proceso productivo agrícola: el capital y el conocimiento.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   33

similar:

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 icon1. Resumen Ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo 5

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 iconResumen Ejecutivo 4

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 iconResumen Ejecutivo 4

Resumen ejecutivo 7 icon2. Resumen Ejecutivo 4

Resumen ejecutivo 7 iconA resumen ejecutivo 4




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com