Resumen ejecutivo 7




descargar 0.96 Mb.
títuloResumen ejecutivo 7
página6/33
fecha de publicación01.08.2016
tamaño0.96 Mb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Economía > Resumen
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33

Geografía de la producción de maíz


La región pampeana cuenta con una extensión aproximada de 9 millones de hectáreas y es región como una de las cinco planicies más fértiles del mundo. Cuenta con potencial para casi todos los productos primarios y tiene una capacidad importante para expandir el área cultivada. Además, dispone de excelentes condiciones climáticas que le permiten obtener dos cosechas por año en algunas áreas (ej.de trigo y soja). Por lo tanto, el cultivo de maíz alcanza su máximo desarrollo en la región pampeana2 por su gran extensión de tierras fértiles y clima templado (Anexo 1). La producción se centra sobre todo en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe que juntas constituyen la “Zona núcleo”. Esta zona concentra el 70% de la superficie total de maíz sembrado en el país, y contribuyen con el 77% de la producción nacional. El principal destino del maíz argentino es la exportación; por lo tanto, dada la incidencia del costo de los fletes, la producción de maíz se concentra principalmente en aquellas provincias que están más cerca de los puertos.

Figura 7. Argentina: Superficie cosechada y producción de maíz, según Provincia. 2011-12




Fuente: MAGyP
El resto de las provincias donde se produce maíz se conoce como “Zona marginal”, en la cual se vienen verificando una serie de factores que están beneficiando la producción de maíz en esta zona; la cual se refleja en los aumentos de área en provincias como Santiago del Estero, San Luis, Salta y Corrientes, entre otros. Uno de los factores que dio lugar a estos cambios es el uso de nuevas tecnologías aplicadas (mejores semillas); que permitieron la expansión de la superficie hacia zonas más frías, menos fértiles y más secas; comenzando a desarrollarse así tecnologías específicas para estas zonas.

Asimismo, el aumento de los precios internacionales verificado a partir de 2006 incentivo el cultivo de soja, el cual avanzó rápidamente ocupando varios millones de hectáreas e incrementando la necesidad de mantener una adecuada rotación con gramíneas para asegurar la sostenibilidad de los sistemas en el mediano y el largo plazo. También en virtud de los buenos precios internacionales el flete comienza a tener una menor incidencia sobre los costos de transporte. Finalmente, la cadena del maíz argentino transita un proceso de cambio, puesto que se está incrementando aceleradamente la demanda nacional de alimentos balanceados por el sector pecuario (bovino, porcino y aviar), dado el mayor consumo de sus sub-productos (ej. carnes, leche y productos lácteos); así como también el consumo de los productos de las moliendas (húmeda y seca) y de los biocombustibles.

Si bien la superficie sembrada con maíz en Argentina ha crecido un 63% en la década comprendida entre los años 2001 y 2011, dicho crecimiento no ha sido parejo en todas las provincias (Anexo 2). Observándose un incremento considerable en las provincias de la zona núcleo i.e. Buenos Aires (45%), Santa Fe (47%) y Córdoba (50%); donde la tasa promedio anual de crecimiento durante el periodo 2001-11 fue del 10%. Sin embargo, también se han registrado grandes crecimientos en provincias consideradas marginales como Santiago del Estero (250%) o San Luis (172%), cuyas tasas anuales de crecimiento promedio fueron de 75 y 21%, respectivamente. Al mismo tiempo se ha verificado un descenso de la superficie en las provincias de La Pampa (-27%), Formosa (-49%) y Jujuy (-44%).

Figura 8. Argentina: Evolución de la superficie de maíz en las principales provincias. 2000-11




Fuente: MAGyP
En cuanto a los rendimientos, si consideramos la década comprendida entre los años 2000 y 20103, se observan incrementos moderados en las provincias de la zona núcleo (Buenos Aires 21%, Santa Fe 12% y Córdoba 8%). No obstante, se han registrado incrementos mucho mayores en otras provincias aun consideradas marginales para la producción de maíz, tales como Santiago del Estero (115%), San Luis (114%), Chaco (110%), Salta (57%) y Jujuy (51%), las cuales presentan una tasa promedio anual de crecimiento del 7% (Anexo 2).

Figura 9. Argentina: Evolución de los rendimientos de maíz en las principales provincias. 2000-2011




Fuente: MAGyP
Consecuentemente, también se han verificado grandes incrementos de la producción en la década comprendida entre los años 2000 y 2010 (131%), sobre todo en las provincias de Santiago del Estero (647%), Salta (355%), San Luis (245%), Corrientes (155%), Chaco (152%) y otras que siembran superficies menores. Es importante resaltar el ritmo al cual estas provincias aumentaron su producción de maíz, especialmente en Santiago del Estero, la cual creció a una tasa promedio anual del 76%, seguida del Chaco y San Luis con 25 y 21%, respectivamente. Asimismo se observaron incrementos en Buenos Aires (54%), Córdoba (41%) y Santa Fe (44%).

Figura 10. Argentina: Evolución de la producción de maíz en las principales provincias. 2000-2011




Fuente: MAGyP

Como se observó, Buenos Aires es la provincia que aporta con la tercera parte de la producción de maíz de la Argentina, creciendo dicha producción un ritmo del 14% anual durante el periodo 2001-11. Asimismo, en dicha provincia se incrementó la producción de los cultivos de cebada cervecera (724%), sorgo (266%) y soja (167%); las cuales crecieron a una tasa anual promedio del 31%, 19% y 18%, respectivamente (Anexo 3). A pesar que el maíz creció a una tasa menor que dichos cultivos, continuo siendo el tercer cultivo más importante de Buenos Aires, con una participación promedio del 21%, después del trigo (38%) y la soja (28%). En cuanto a la producción de maíz en la provincia de Córdoba, esta cayó un 15% entre 2001 y 2011, sin embargo, se observa que el área se mantuvo relativamente constante. Ello indica que los mejores suelos de la provincia se están destinando a la producción de soja y maní, los cuales presentaron una tasa promedio anual de crecimiento del 45% y 11%, respectivamente. No obstante el maíz solo creció a razón del 4% anual, continua siendo el segundo cultivo más importante de Córdoba (30%), después de la soja (54%) y antes que el trigo (9%).
      1. Tecnología utilizada


En realidad, se dieron varios factores concurrentes a lo largo de las décadas del ‘90 y del 2000 que estimularon la adopción de tecnología en maíz. Por una parte, los fuertes aumentos de precio internacional en los años 1996 y 1997 así como por la sequía en los EE.UU., empujaron a los productores a probar tecnologías disponibles, las que, mostrado su resultado, fueron mantenidas. Por otra parte, y probablemente más importante, es el aumento en la rentabilidad del cultivo, debido a un mejoramiento del precio interno. Esto se debió a los cambios de política económica en la década del ‘90, que se acompañaron, entre otras medidas, por la eliminación del control de cambios y la disminución de los impuestos a las exportaciones. En este contexto de economía menos regulada, aumentó la inversión de capitales extranjeros en empresas de tecnología, principalmente en la industria de semillas y en biotecnología.

Para comprender la dinámica de la producción de maíz en Argentina y entender el impacto de la tecnología sobre la misma, se debe diferenciar la producción en la zona núcleo (provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) de la producción en las zonas marginales. En la zona núcleo la máxima tecnología para la producción de maíz está disponible y es aplicada por la mayor parte de los productores sin importar cuán pequeña sea su escala de producción. Los productores de esa región pueden acceder a las mejores semillas, fertilizantes, fitosanitarios y maquinaria agrícola y así obtener los rendimientos más altos del país. En cambio, la situación en las zonas marginales es completamente distinta; donde los grandes productores pueden acceder a la mejor tecnología, por el contrario los medianos y pequeños productores en muchos casos producen con tecnologías mucho más primitivas desde la siembra hasta la cosecha y hay pocas zonas donde se produce maíz con riego. La zona más importante de producción de maíz con riego es la provincia de San Luis

En las zonas marginales hay grandes diferencias entre las distintas regiones en lo que respecta a disponibilidad de híbridos, así como de conocimiento de enfermedades, plagas locales y eco-fisiología del cultivo; que les permita conocer la fecha óptima de siembra, el ciclo óptimo del cultivo y otras variables. Sin embargo, a través del trabajo de los distintos agentes de extensión públicos y privados, en los últimos años se viene incrementando el conocimiento de las distintas variables que afectan el rendimiento del cultivo en dichas zonas marginales. Este es el caso de la región NOA, considerada tradicionalmente una zona marginal para la producción de maíz, que ha adquirido mayor importancia en las últimas tres décadas por la aparición e introducción de variedades e híbridos de buena adaptación a condiciones subtropicales.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33

similar:

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 icon1. Resumen Ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo 5

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 iconResumen Ejecutivo 4

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 iconResumen ejecutivo

Resumen ejecutivo 7 iconResumen Ejecutivo 4

Resumen ejecutivo 7 icon2. Resumen Ejecutivo 4

Resumen ejecutivo 7 iconA resumen ejecutivo 4




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com