La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente




descargar 79.82 Kb.
títuloLa psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente
página3/3
fecha de publicación26.10.2015
tamaño79.82 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Economía > Documentos
1   2   3

Política y objetividad.
En contra de la creencia popular, las suposiciones políticas de las doctrinas de las ciencias sociales, particularmente las doctrinas psicológicas, pueden ser objetivas; no son necesariamente antitéticas a las ciencias sociales objetivas. Las suposiciones políticas pueden distorsionar o revelar los orígenes, las características y la función de los fenómenos psicológicos.
Las doctrinas de las ciencias sociales que se basan en ideales políticos de la libertad individual son incapaces de apreciar la naturaleza cultural de los fenómenos psicológicos. Por el contrario, las doctrinas basadas en ideales políticos de humanizar la estructura de los factores culturales – y criticar los factores culturales adversos– se encuentran a tono con importantes orígenes, rasgos y funciones de los fenómenos psicológicos.
De hecho, cierta política es necesaria para llegar a ser objetivo en las ciencias sociales. En consecuencia, la identificación de las cuestiones políticas es crucial para lograr objetividad. La teoría social que se orienta a examinar y criticar aspectos políticos concretos de la cultura es más objetiva en lo referente a los orígenes concretos, las características y la función de los fenómenos psicológicos que las teorías acríticas y apolíticas.
Podemos decir que la política de la Psicología debe orientarse a discernir la política de la psicología. Los fenómenos psicológicos involucran rasgos políticos de la cultura, y la Psicología debe aprehenderlos a fin de explicar, describir y predecir psicología. Si la política concreta de la psicología está organizada como factores culturales de explotación, entonces la Psicología debe contar con nociones políticas de opresión a fin de comprehender la psicología de la opresión. Tanto la psicología como la Psicología están constituidas políticamente. La concepción que la Psicología tiene de la psicología debe coincidir con la constitución política objetiva de la psicología a fin de ser científica. Las políticas de las doctrinas de las ciencias sociales son de esta manera la clave de su objetividad. La política no es necesariamente antitética a la objetividad.
Nuestro ejemplo de la esclavitud y Jim Crow demuestra este punto. Estos sistemas eran obviamente políticos. Sus factores culturales constitutivos solo pueden ser comprendidos si uno adopta una perspectiva política que enfatice cómo el sistema estaba diseñado por la casta de blancos que ponía las reglas y era impuesto a la casta subalterna negra. Esta coerción y opresión son el elemento político central del sistema, y requiere un punto de vista político correspondiente que lo articule. Por esta razón, la descripción de Ritterhouse (2006) del código cultural y la psicología correspondiente fueron tan proféticos: esta autora enfatizó y exploró correctamente los aspectos políticos.
Una perspectiva política diferente podría haber pasado por alto estas cuestiones políticas y podría haber malinterpretado los factores culturales y la psicología. Este es exactamente el descuido que cometió la casta blanca que ponía las reglas. La perspectiva política de los blancos de Jim Crow construyó equivocadamente el sistema como un orden natural, que reflejaba la inferioridad hereditaria de los negros. La obligación de los blancos era supervisarlos porque eran incivilizados. Los blancos pasaban por alto el hecho de que ellos habían impuesto el sistema a los negros, y también pasaban por alto todas las consecuencias negativas que este sistema impuesto tenía sobre los negros y su psicología. La política de los blancos para su propio beneficio obstaculizaba su comprensión cultural de su propio comportamiento y del comportamiento de los negros. Por el contrario, el punto de vista político objetivo de Ritterhouse reflejó correctamente los aspectos opresivos de Jim Crow y la condujo a explorarlos en gran detalle.
En general se considera que las suposiciones políticas introducen sesgos que invalidan las teorías y las metodologías científicas. Esto es así para la ciencia natural pero no para las ciencias sociales. La razón es que el objeto de estudio es diferente en los dos dominios. Los fenómenos naturales no son políticos, y, en consecuencia, la introducción de suposiciones políticas sobre los fenómenos naturales pone en peligro nuestra comprensión de ellos –como lo han hecho los dogmas religiosos y espirituales. De hecho, el avance de la ciencia natural ocurrió porque la ciencia natural repudia las orientaciones políticas, así como los dogmas religiosos y espirituales. Sin embargo, las ciencias sociales se ocupan de factores culturales y comportamientos que son políticos. Una ciencia social objetiva debe tener en cuenta esto y debe ser política en este sentido.
Los científicos sociales no deberían intentar eliminar todas las suposiciones políticas. Solo deben demoler las que son ideológicas e inválidas, que pasan por alto y mal interpretan los fenómenos psicológicos y culturales. Nos incumbe desarrollar perspectivas políticas precisas acerca de la vida cultural y de la psicología, a fin de formular una teoría y metodología psicológicas válidas y útiles.
Podemos fortalecer las ciencias sociales y la psicología cultural a través del examen de las suposiciones políticas de las metodologías y las teorías de las ciencias sociales, para identificar dónde ellas son precisas/verdaderas e imprecisas/falsas. Podemos entender cómo sus políticas influencian a las ciencias sociales, y podemos detectar errores en estas últimas que derivan de errores en su perspectiva política. En parte, podemos corregir los errores de las ciencias sociales, corrigiendo sus suposiciones políticas.
Los adversarios que debaten entre sí en las ciencias sociales son impermeables a los argumentos científicos, porque en gran medida han adoptado sus posiciones basándose en valores políticos, y no simplemente considerando cuestiones científicas. Las suposiciones e implicaciones políticas son la razón de por qué los abordajes, las teorías y las metodologías de la psicología originan tanta pasión. Los errores científicos conducen a errores sociales y políticos, los cuales conducen a su vez a un mal trato de las personas.
Debido a que las suposiciones y las consecuencias políticas dirigen la actividad académica en las ciencias sociales, los debates sobre cuestiones científicas son fútiles. Las controversias sobre cuestiones acerca de psicología evolucionista, metodología positivista, metodología cualitativa, psicoanálisis, conductismo y teorías psicológicas, nunca se solucionan sobre la base de la evidencia, porque nunca se destacan las cuestiones políticas más profundas; sin embargo, continúan dirigiendo la actividad académica. Esto se puede comparar con lo que ocurre en las discusiones familiares sobre quién dejó los platos sucios en el fregadero, cuánto tiempo y cuántas veces. Este argumento no se refiere realmente a las cuestiones abiertas de la ciencia; se refiere a las cuestiones que subyacen, tales como el respeto, los derechos, la libertad y el poder. Sólo si se solucionan estas cuestiones, los platos quedarán limpios. De la misma manera, las cuestiones científicas solo tendrán una oportunidad de ser resueltas si los valores políticos subyacentes son [discutidos y] acordados.
La discusión precedente ha proporcionado al lector un sentido del alcance de la psicología macro cultural. Usé ejemplos de Jim Crow deliberadamente porque ellos ilustran en forma pura el contenido. Me doy cuenta de que esos ejemplos son extremos, porque Jim Crow fue una cultura muy coercitiva fundada en la economía política de la esclavitud. El lector podría objetar que las sociedades menos coercitivas directamente podrían no incluir tanta estructuración política y cultural de los fenómenos psicológicos. Entonces, ¿los contenidos de la psicología macro cultural son aplicables en general a otras sociedades? Este libro demostrará que los principios de la psicología macro cultural son generalmente aplicables. Es más difícil discernirlos en otras sociedades porque garantizan a las personas mayor margen de acción y de psicología. Sin embargo, los contenidos básicos son centrales a toda vida social y psicológica.
Veremos cómo la psicología del consumidor contemporáneo, que se promociona como un sistema de deseos internos que determina el mercado de los bienes de consumo, está determinada en realidad por el mercado, el cual está controlado por los fabricantes y los comerciantes. De esta manera, se mostrará que incluso la psicología que parece estar más arraigada en las inclinaciones individuales sigue los mismos principios de la psicología racial de los blancos sureños durante Jim Crow.
Demostrar esto requiere un viaje largo y en espiral. El viaje nos lleva desde los rasgos abstractos y generales, de la psicología cultural hacia rasgos cada vez más concretos, más detallados y crecientemente ricos, de la cultura y la psicología, y sobre la interrelación entre ellas. El capítulo 2 comienza con los rasgos más generales y abstractos de la cultura y la psicología; el capítulo 3 avanza hacia los rasgos macro culturales de la cultura y la psicología; y el capítulo 5 llega a una conceptualización incluso más concreta de los factores macro culturales y la psicología en el capitalismo de consumo contemporáneo. [Se podrán descubrir niveles adicionales en futuras investigaciones.]
Este proyecto consiste en ir desmontando capas de abstracción hasta alcanzar el núcleo concreto de la cultura y la psicología. Lo concreto es el nivel en el cual vivimos la cultura y la psicología. No vivimos en un mundo de abstracciones. Las abstracciones iluminan ciertos rasgos básicos de la cultura y la psicología; sin embargo, pueden ocluir rasgos concretos vitales a menos que se haga un gran esfuerzo para enfatizarlos. Este problema se plantea en el campo de la psicología, e incluso, en la psicología cultural. Impide la articulación de aspectos concretos de nuestra cultura y psicología, y, por consiguiente, nos impide comprender y mejorar nuestra actividad social y psicológica real. Esta es la batalla sobre lo concreto que mencioné en el prefacio. La abstracción es un serio problema científico y político (tal vez el problema central), y lo abordaré en el capítulo 4. Ese capítulo hace un balance de las ventajas y las debilidades de la abstracción y brinda un puente para interpretar aspectos abstractos de la cultura y la psicología con aspectos concretos vitales. El capítulo 4 brinda el combustible para encender el cohete propulsor del viajero en la psicología macro cultural, y le permite escapar de la gravedad de las abstracciones y alcanzar los rasgos concretos de la cultura y la psicología en el capítulo 5. El capítulo 6 lleva los rasgos macro culturales hacia una explicación de la psicología en micro niveles, y desafía explicaciones de la psicología en micro niveles en términos individualistas y subjetivistas. El capítulo 7 explica la utilidad política de la psicología macro cultural para ayudar a construir una sociedad más democrática y cooperativa y una psicología más plena.
Nuestro viaje parará en lugares de interés en los que trataremos varios principios filosóficos que tienen que ver con las cuestiones culturales y psicológicas que estamos discutiendo. En primer lugar, por supuesto, hay un poco de historia de la puesta en marcha de la psicología macro cultural, y algunos conceptos filosóficos que germinan y la sustentan.

Bibliografía:

Bronfenbrenner, U. (1979). The ecology of human development. Cambridge: Harvard University Press.

Bruner, J. (1982). The language of education. Social Research, 49, 835-853.

Chomsky, N. (1975). Reflections on language. New York: Pantheon.

Dufour, D.-R. (2008). The art of shrinking heads: On the new servitude of the liberated in the age of total capitalism. Malden, MA: Polity Press.

Evans, G. & Schamberg, M. (2009). Childhood poverty, chronic stress, and adult working memory. Proceedings of the National Academy of Sciences, 106(16), 6545-6549.

Foucault, M. (1987). Mental illness and psychology. Berkeley: University of California Press. (Trabajo original publicado en 1962)

Gergen, K. & Gergen, M. (2002). Toward a cultural constructionist psychology. En M. Hildebrand-Nilshon, C.-W. Kim & D. Papadopoulos (Eds.), Kultur (in) der Psychologie (pp. 47-64). Heidelberg, Germany: Asanger Verlag.

Harre, R. (2009). Saving critical realism. Journal for the Theory of Social Behavior, 39,129-143.

Krugman, P. (2010, enero 7). Bubbles and the Banks. New York Times.

Lewontin, R. (1991). Biology as ideology: The doctrine of DNA. New York: Harper.

Ratner, C. (1991). Vygotsky’s cultural-historical psychology and its contemporary applications. New York: Plenum.

Ratner, C. (2006a). Cultural psychology: A perspective on psychological functioning and social reform. Mahwah, NJ: Erlbaum.

Ritterhouse, J. (2006). Growing Jim Crow: How black and white Southern children learned race. Chapel Hill: University of North Carolina Press.

Shweder, R. (1990). Cultural psychology –what is it? En J. Stigler, R. Shweder & G. Herdt (Eds.), Cultural Psychology: Essays on comparative human development (pp. 1-43). New York: Cambridge University Press.

Volosinov, V. (1973). Marxism and the philosophy of language. Cambridge, MA: Harvard University Press. (Trabajo original publicado en 1929)

Vygotsky, L. S. (1998). The collected works of L. S. Vygotsky (Vol. 5). New York: Plenum.

1   2   3

similar:

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconEl Pregrado en Gestión Cultural y Comunicativa de la Universidad...

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconUna introducción a la epistemología de la psicología
«La epistemología, o filosofía de la ciencia, es la rama de la filosofía que estudia la investigación científica y su producto, el...

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconNotas sobre “el mapa físico de la ética” de
«filosofía moral». Igual que hay dimensiones de la filosofía que tratan sobre la ciencia, la religión, la política, el arte o el...

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconSector Filosofía y Psicología

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconEs existencialista, se acerca a la psicología desde la filosofía...

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconDe Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación...
«política» aparecen los problemas: ¿es que la «política» educa?, ¿es que la «política» sirve para educar?, ¿qué se quiere decir con...

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconDentro de las corrientes teóricas del campo de la psicología el humanismo...

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconEstado o proceso patológico de deficiencia de nutrientes (macro o...

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconCompetencia internaliza conocimientos especializados de la psicología...

La psicología macro cultural. Una filosofía política de la mente iconLa producción cultural de la persona educada: una introduccióN




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com