Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español




descargar 0.73 Mb.
títuloUnidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español
página10/24
fecha de publicación08.02.2016
tamaño0.73 Mb.
tipoInvestigación
b.se-todo.com > Economía > Investigación
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   24

5. Coreografía de los cuerpos angélicos. Ateología de la inteligencia colectiva


El proyecto de la inteligencia colectiva, según se ha visto, implica una tecnología, una economía, una política y una ética. Antes de hablar de estética, designamos ahora el lugar vacío de una ateología del llamado silencioso, de la cual responderán el arte y la arquitectura del ciberespacio. Hasta ahora, sobre todo se ha imaginado y construido mundos virtuales que eran simples simulaciones de universos físicos reales o posibles. Proponemos aquí concebir mundos virtuales de significaciones o sensaciones compartidas, la apertura de espacios donde podrán desplegarse la inteligencia y la imaginación colectiva. Para situar en perspectiva nuestro propósito, vamos a partir de ciertas concepciones teológicas medievales de la inteligencia y de la imaginación colectiva. Luego mostraremos que esas concepciones, convenientemente reorientadas de la trascendencia hacia la inmanencia, dibujan el programa de catedrales invertidas, esculpidas según el espíritu humano. Trazamos la perspectiva de una teología cambiada en antropología. Se trata todavía de acercar lo humano de la divinidad (¿y qué otro objetivo asignar a un arte que valga la pena?), pero esta vez permitiendo a colectivos humanos reales y tangibles construir juntos un cielo, cielos, que solo toman su luz de los pensamientos y creaciones de acá abajo. Lo que fue teológico se convierte en tecnológico.

La tradición Farabiense

La idea del la inteligencia colectiva fue sin dudas descrita explícitamente y pensada con rigor por primera vez entre los siglos Xmo y XIImo, en un medio islámico, por una casta de teósofos persas y judíos que se referían a una interpretación neoplatónica de Aristóteles. Al Farabi (872-950), Ibn Sina (el Avicena de las traducciones latinas: 980-1037), Abul-Barakat-Al-Bagdadi (muerto en 1164) y Maimonides (1135-1204) cuentan entre los principales pensadores de esta tradición.1

Por más de una razón esta corriente debe retener nuestra atención. Primeramente, Al Farabi e Ibn Sina situaron en el centro de su antropología la idea de una inteligencia única y separada, la misma para el conjunto del género humano, que se puede considerar anticipadamente como un intelecto común o colectivo. Este "conciente colectivo" fue nombrado el intelecto agente por esos místicos artistotélicos porque es una inteligencia siempre en acción – que no cesa de contemplar ideas verdaderas- y que hace pasar al acto (que hace efectivas) las inteligencias humanas emitiendo hacia ellas todas las ideas que perciben o contemplan. Este intelecto común une los hombres a Dios, un Dios esencialmente concebido como pensamiento, pensándose él mismo, una divinidad que conoce y que es una forma de conocimiento, más que todo poderosa, una inteligencia pura que solo es creadora por añadidura. Posteriormente a Aristóteles, la teología de inspiración farabiense se interesa menos en los poderes o en el poder de Dios que a su enigmática manera de pensar, a su contemplación eterna de sí. Por analogía, esta teología tendrá quizás algo que enseñarnos sobre lo intelectual colectivo y la manera en que él se piensa al pensar en su mundo. Por otra parte, lo veremos, la teoría del conocimiento de Farabi y de Avicena es inseparable de la cosmología de ellos: el mundo procede de un proceso de percepción o de contemplación y, simétricamente, todas las jerarquías celestes están implicadas en el más mínimo acto de conocimiento. Un enfoque que encuentra hoy un eco singular: la implicación recíproca del mundo y del pensamiento (el cosmos piensa en nosotros y nuestro mundo está saturado de pensamiento colectivo) es un tema esencial de nuestra meditación sobre la inteligencia colectiva.2 Subrayemos igualmente que de Al Farabi a Moimónides, la imaginación, lejos de ser desvalorizada como fue el caso en una cierta tradición platónica exclusivamente vinculada a lo inteligible puro, está llamada a desempeñar un papel eminente en el pensamiento. En efecto, en Farabi y Maimónides, son los profetas los que alcanzan el más alto grado del conocimiento. No solamente el intelecto común llena sus facultades de racionamiento (privilegio también otorgado a los filósofos, a los científicos, a los juristas y hombres políticos), sino que colma, además, sus excepcionales capacidades de percibir imágenes mentales (y eso está reservado únicamente a los profetas). Al igual que el conocimiento del tercer género en Spinoza, los profetas inspirados por el intelecto común "ven" o "escuchan" directamente la verdad, de una percepción que implica siempre a la vez el racionamiento, percepción toda espiritual, y que no debe evidentemente nada a los sentidos groseros y materiales.

Podemos, en el fin del siglo veinte, reapropiarnos esta filosofía ya que, inspirada en el aristotelismo y en el neoplatonismo, hereda el odio de los griegos por el infinito. Dios, los ángeles, el pensamiento y el mundo son aprehendidos en términos cualitativos. Dios no es infinitamente más que nosotros (más poderoso, más sabio, más justo, etcétera), sino radicalmente otro: unidad absoluta del pensamiento pensándose él mismo. Ahora bien, esta divinidad "otra" al ser cualitativamente acabada, podemos pensar en reintegrarla en lo finito de una humanidad que no cesa ella misma de convertirse en otra.

El intelecto agente

En la teología de Al Farabi y de Avicena, Dios no crea el mundo según un acto de voluntad especial, no hay "golpe de estado en la eternidad", sino una serie de consecuencias necesarias y eternas del acto del pensamiento divino pensándose a sí mismo. El mundo emana de Dios por añadidura, a causa de la superabundancia de Su inteligencia, siguiendo una causalidad inmaterial y sin contacto que los neoplatónicos habían nombrado procesión o emanación.

De la contemplación por Dios de su propio pensamiento emana la primera inteligencia separada, o primer querubín. Se habla de inteligencia separada para subrayar bien que ella es "pura" y no se vincula con ningún cuerpo. La primera inteligencia separada se consagra a tres contemplaciones distintas de las cuales surgen respectivamente tres consecuencias.

Primeramente, ella contempla el principio que la hace existir necesariamente, es decir, Dios. Del pensamiento de Dios por la primera inteligencia emana una segunda inteligencia separada.

Segundo, la primera inteligencia se contempla a ella misma por el hecho de ser una emanación necesaria de Dios. De esta contemplación procede el alma motora del primer cielo.

Tercero, la primera inteligencia contempla la posibilidad de su existencia en sí, independientemente del principio del cual emana. De esta tercera contemplación, la más obscura, la más baja, se desprende el cuerpo del primer cielo.

A su vez, la segunda inteligencia, o segundo querubín, contempla su principio que es la primera inteligencia; se contempla ella misma en tanto que emana de la primera inteligencia y se piensa independientemente de su principio. De estas contemplaciones proceden la tercera inteligencia, el alma motora del segundo cielo y el cuerpo etérico del segundo cielo, y así sucesivamente hasta la décima inteligencia separada (en Farabi e Ibn Sina3).

Las almas motoras o ángeles celestes se caracterizan esencialmente por la imaginación, una imaginación pura, independiente de los sentidos, que les permite representarse y desear la inteligencia de la que proceden. El amor de las almas celestes pone a los cielos en movimiento (de ahí su nombre de almas motoras), un movimiento eterno ya que las almas no alcanzan jamás las inteligencias que desean.

Al acabar por agotarse el influjo divino del que proceden los querubines, los ángeles y los cielos, el proceso de emanación llega a su término con la décima inteligencia separada o el intelecto agente. Este intelecto agente es llamado también "el Ángel" por nuestros teólogos. El artículo definido, sin otra precisión, indica el ángel del conocimiento y de la revelación, el que interesa directamente a los humanos.

De la contemplación del ángel por él mismo, independientemente de su principio, emana no ya el cuerpo sutil de un cielo, sino la difusión, la fragmentación y la opacidad de la materia sublunar, la sustancia burda de este bajo mundo.

De la contemplación del Ángel por él mismo, en cuanto que procede de la novena inteligencia, emana no ya el alma motora de una esfera, un ángel celeste, sino la multitud de almas humanas cuya copiosa imaginación sensual mueve los cuerpos materiales.

En fin, la más eminente forma de pensamiento accesible a la décima inteligencia separada es evidentemente la contemplación de su principio (la novena inteligencia). De esta contemplación surgen todas las formas de los cuerpos terrestres así como las ideas o formas del conocimiento en las almas humanas dispuestas a recibirlas. El intelecto agente es la fuente irradiante de todas las formas e ideas del mundo sublunar en el que vivimos.

Los humanos siguen siendo inteligentes en potencia, pero solo pasan al acto (es decir, según la terminología aristotélica, solo devienen efectivamente inteligentes y conocedores) una vez que son iluminados por el Ángel. Las formas inteligibles derraman intelecto agente y, cuando alcanzan las almas convenientemente dispuestas, las hacen pasar del conocimiento en potencia (posible) al conocimiento en acto (real).4 Somos, pues, inteligentes en acto únicamente gracias al intelecto agente, común al conjunto de la humanidad, que es una especie de "consciente colectivo". Para el hombre, el grado supremo de la felicidad es evidentemente unirse al intelecto agente, captar lo más plenamente y mejor posible la emisión angélica.5

Pero el proceso de emanación no se detiene ahí. El influjo divino es recibido por la facultad racional de los humanos según diversos grados de fuerza. Algunos acogen las ideas provenientes del intelecto agente con superabundancia: las ideas filtran, pues, de su facultad racional hacia su imaginación espiritual, redistribuyen entonces lo que han recibido profetizando a los otros hombres. Y de la fuente profética el conocimiento continúa difundiéndose "horizontalmente", de alma humana en alma humana hasta el agotamiento del influjo inicial. Los que no tienen el don de profecía, pero reciben sin embargo la irradiación de las formas con una fuerza suficiente enseñan, escriben y legislan, según únicamente la razón, y trasmiten a su vez lo más posible y progresivamente el conocimiento de origen divino. Como los profetas, son especies de "retransmisores". Otros no reciben las ideas del intelecto agente con suficiente fuerza para propagar el conocimiento, sino suficiente, sin embargo, para su perfección personal. Otros, en fin, como una televisión cuya antena estaría mal orientada, dispusieron su alma de forma tal que el Ángel solo la ilumina a raros intervalos, e incluso jamás, y aunque todos los humanos sean inteligentes en potencia, algunos no pasan jamás al acto.6

De los mundos angélicos a los mundos virtuales

¿En qué esas especulaciones filosófico-teológicas medievales pueden ayudarnos a pensar el intelectual colectivo futuro? El intelecto agente se erige en inteligencia colectiva trascendente. ¿Cómo articular un intelectual colectivo inmanente? A título experimental, vamos a conservar el esquema farabiense, pero invirtiendo sus términos principales. La divinidad eterna de la especulación teológica se transmuta entonces en posibilidad deseable al horizonte del devenir humano. En esta versión transformada, el mundo angélico o celeste se convierte en la región de los mundos virtuales por los cuales seres humanos se constituyen en intelectuales colectivos. El intelecto agente se convierte en la expresión, en el espacio de comunicación, de navegación y de negociación de los miembros de un intelectual colectivo. Desde ese momento, ya no tenemos que ver con un discurso teológico, sino con un dispositivo indisolublemente tecnológico, semiótico y socio-organizacional. Solo se trata, por supuesto, de un ideal, de un objetivo a alcanzar. Sus realizaciones afectivas serán inevitablemente imperfectas y reversibles. Sin embargo, ello no debe impedirnos describir el dispositivo "perfecto", tal y como debería ser para que los intelectuales colectivos se desarrollen con el mayor vigor.

Al redefinirse dentro de una perspectiva humana, las regiones angélicas abren el espacio de comunicación de las colectividades con ellas mismas, sin pasar por la divinidad ni por ninguna representación trascendente que sea (ley revelada, autoridad, u otras formas definidas a priori y recibidas de arriba). Los mundos virtuales se proponen como instrumentos de conocimiento de sí y de autodefinición de grupos humanos que pueden entonces constituirse en intelectuales colectivos autónomos y autopoiéticos.7

Teniendo lugar a la vez de ágoras ubiquitarios y de simulaciones cósmicas, estos cielos inmanentes ofrecen cinemapas, descripciones dinámicas del mundo de abajo, imágenes móviles de acontecimientos y situaciones en los cuales se encuentran sumergidas las comunidades humanas. Ellos acogen igualmente los "cuerpos angélicos" (o imágenes virtuales) de miembros de intelectuales colectivos –individuos o equipos- alentándolos de esta forma a la localización de sí y al contacto mutuo. Sintetizando la complejidad y las transformaciones del mundo terrestre, los mundos virtuales ponen en comunicación las inteligencias y acompañan las navegaciones de los individuos y de los grupos en el conocimiento colectivo. Gracias a los mundos virtuales, el mundo de abajo prolifera aún, cambia de destino, se abre con nuevas vías de distinción que alimentan en retorno "el espacio angélico".

Para la teosofía de inspiración farabiense, el más alto grado de realidad estaba en Dios, en Su unidad absoluta, en Su pura contemplación de sí. Mientras el discurso teológico pensaba la unidad como fuente, el dispositivo antropológico se alimentaba de lo múltiple. En la perspectiva tecnosocial de los intelectuales colectivos, la realidad y la riqueza ascienden de la multiplicidad terrestre y humana. Los mundos angélicos reenvían a los intelectuales colectivos una claridad tanto más densa, potente, iluminante, a medida que el saber humano varía, se diversifica y se pluraliza.

Nosotros decimos "los mundos angélicos", pues se puede evidentemente concebir una multitud de intelectos agentes, tanto como colectividades humanas se organizan en intelectuales colectivos. Por otra parte, es interesante anotar que, si en Al Farabi, Ibn Sina o Maimónides solo había una inteligencia agente para el conjunto de la humanidad, el judío convertido al Islam Abu-Barakat-Al-Bagdadi expone en el siglo XII una versión pluralista de la relación entre los hombres y el mundo angélico. Según este autor, las almas están agrupadas por familias espirituales que constituyen tantas especies diferentes de un género común. Nuestras almas proceden de ángeles diferentes, y de otros ángeles (tantos como existen familias de almas) se requieren aún por la perfección de nuestras inteligencias. Se puede decir que casi habría un intelecto agente diferente (¡o incluso varios!) para cada ser humano.

Henri Corbin hace subrayar que un cierto individualismo estaba ya implicado en la angeología de Ibn Sina. En efecto, incluso si solo hay un intelecto agente, el individuo se encuentra por su intermedio en contacto con las ideas que emanan de Dios, independientemente de toda tradición, de toda Iglesia, o de toda comunidad instituida. Es sobre todo este riesgo de individualismo lo que lleva a Tomás de Aquino a criticar la concepción avicénica del intelecto agente. Contrariamente al autor de la suma teológica, no vemos evidentemente ningún inconveniente en que un individuo participe directamente, sin pasar por la "vía jerárquica", a la expresión de una o varias inteligencias colectivas. Nuestra angeología humanista incita no solo al contacto directo con el pensamiento colectivo, sino que alienta aún al nomadismo intelectual. Mientras más numerosos son los intelectuales colectivos a los que se mezcla un individuo, más tiene la ocasión de diversificar sus conocimientos y sus deseos y mejor enriquece con su variedad viva a las comunidades pensantes que contribuye a construir. En cada mundo virtual una persona revestirá un cuerpo angélico diferente.

En lugar de emitir hacia los hombres la luz intelectual que desciende de Dios por la vía de los cielos y de los ángeles superiores, el mundo virtual, que desempeña el papel del intelecto agente, refleja las claridades que emanan de las comunidades humanas. En tanto que regiones angélicas de un nuevo tipo, los mundos virtuales emanan, pues, intelectuales colectivos y solo sustentan su existencia de las comunidades humanas de las cuales proceden.

La importancia y la realidad de un conocimiento no se miden más por la altura de su origen, sino por su grado de acuidad, de encarnación y de puesta en práctica por individuos que viven aquí abajo. Sin duda alguna, la luz de los mundos virtuales ilumina y enriquece las inteligencias humanas, pero sin embargo no haciéndolas pasar de la potencia al acto, ya que siempre son efectivas, sino más bien abriéndoles posibilidades, a las que no hubieran tenido acceso de otra manera, informándolas de los conocimientos de las otras inteligencias, ofreciéndoles nuevas fortalezas de comprensión y de nuevos poderes de imaginar.

Todo lo que fluía de arriba hacia abajo en el discurso teológico debe ser traducido en el dispositivo tecnosocial, como surgiendo de abajo hacia arriba. A partir de las inteligencias concretas y de las prácticas de una multitud de individuos y de pequeños grupos emerge un mundo virtual que expresa una inteligencia o una imaginación colectiva. En cambio, el mundo virtual ilumina a los individuos y a los equipos que han contribuido a su emergencia, los enriquece con su diversidad y los abre a nuevas posibilidades.

En su versión humanista, el intelecto agente únicamente ilumina las almas humanas porque él concentra y refleja todo el espectro de las luces que ascienden de abajo.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   24

similar:

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconLa Organización Mundial de la Salud (oms, 1964) define la salud como:...

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconOrganización Panamericana de la Salud

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconUnidad I: las ciencias psicosociales en el ámbito de la salud tema...

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconCentro de estudios de post grado e investigación en ciencias de la salud – cepicisa

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconCentro de estudios de post grado e investigación en ciencias de la salud – cepicisa

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconOrganización mundial de la salud (oms)

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconOrganización Mundial de la Salud (oms) (1946)

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconManual de organización y funciones del centro de salud moho

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconEl conceptolos conceptos de la salud y el bienestar integral en el...

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconDoctorado en Salud Pública. Diplomado en Promoción de la Salud




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com