Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español




descargar 0.73 Mb.
títuloUnidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español
página7/24
fecha de publicación08.02.2016
tamaño0.73 Mb.
tipoInvestigación
b.se-todo.com > Economía > Investigación
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   24

Inteligencia Colectiva

por una antropología del ciberespacio

Pierre Lévy

Instituciones

Búsqueda


Principio del formulario



Final del formulario

4. Dinámica de las comunidades inteligentes. Manifiesto por una política molecular


¿Cómo gobernarse en situación de deterritorialización acelerada? El invento de nuevos modos de regulación política y social aparece como una de las tareas que, con mayor urgencia, se imponen a la humanidad. Este invento, moralmente deseable cuando persigue una profundización de la democracia, depende además de la salvación pública cuando condiciona la solución de los problemas graves y complejos de nuestro tiempo. Desarrollamos aquí la hipótesis "utópica" de una democracia directa asistida por ordenador – o por un ágora virtual- más apta que los sistemas representativos actuales para hacernos atravesar las aguas tumultuosas de la mutación antropológica.

Técnica y política

Las infraestructuras de comunicación y las tecnologías intelectuales siempre tuvieron estrechas relaciones con las formas de organización económica y política. Recordemos al respecto algunos ejemplos bien conocidos. El nacimiento de la escritura está vinculado a los primeros Estados burocráticos de jerarquía piramidal y a las primeras formas centralizadas de administración económica (impuesto, gestión de grandes propiedades agrícolas, etcétera). La aparición del alfabeto en la Grecia antigua es contemporánea con el surgimiento de la moneda, con la ciudad antigua y sobre todo con el invento de la democracia: al haberse difundido la práctica de la lectura, cada cual podía tener conocimiento de las leyes y discutirlas. La imprenta hizo posible una amplia difusión de los libros y la existencia misma de los periódicos, fundamento de la opinión pública. Sin ella, las democracias modernas no hubieran surgido. Por otra parte, la imprenta representa la primera industria de masa y el desarrollo técnico y científico que favoreció fue uno de los motores de la revolución industrial. Los medios audiovisuales del siglo XX (radio, televisión, discos, filmes) contribuyeron al surgimiento de una sociedad del espectáculo que cambió completamente las reglas del juego tanto en las ciudades como en el mercado (publicidad).

La fuerte interacción entre las técnicas de comunicación y las estructuras de gobierno fue confirmada por varios acontecimientos políticos recientes. Los regímenes autoritarios, muy adaptados a los medios unidireccionales, centralizadores y territorializados, resistieron mal las redes telefónicas, los satélites de televisión, los fax, las fotocopiadoras y todos los instrumentos que estimulan una comunicación descentralizada, transversal y no jerárquica. Los medios masivos contemporáneos, al difundir ampliamente todo tipo de ideas y representaciones, cuestionan los estilos de organización rígidos y las culturas cerradas o tradicionales. A pesar de inevitables reacciones y de retrocesos a arcaísmos, demostraron así su inmenso poder crítico. Pero si bien propagan emociones, irradian imágenes y disuelven los aislamientos culturales, los medios masivos constituyen un recurso débil para ayudar a los pueblos a elaborar colectivamente soluciones a sus problemas y a pensar de conjunto. Después de que nuestras sociedades hayan experimentado los poderes críticos y deterritorializantes de los medios clásicos, ¿por qué no experimentan las capacidades de aprendizaje cooperativo, de constitución y reconstitución del vínculo social que encierran los dispositivos de comunicación para la inteligencia colectiva?

Las innovaciones técnicas abren nuevos campos de posibilidades que los actores sociales desprecian o toman sin ninguna predeterminación mecánica. No se trata de razonar en términos de impacto (¿Cuál será el impacto de las "autopistas electrónicas" en la vida política?), sino de proyecto (¿Con qué fin queremos desarrollar las redes numéricas de comunicación interactiva?). La forma y los contenidos del ciberespacio son aún indeterminados. Un vasto campo político y cultural, casi virgen, se abre a nosotros. Pudiéramos vivir uno de esos momentos muy raros en los que una civilización se inventa ella misma, deliberadamente. Pero esta apertura no durará quizás mucho tiempo. Antes de comprometerse ciegamente en vías irreversibles, es urgente imaginar, experimentar y favorecer, en el nuevo espacio de comunicación, estructuras de organización y estilos de decisión orientados hacia una profundización de la democracia. El ciberespacio podría convertirse en un medio de exploración de los problemas, de discusión pluralista, en hacer visibles procesos complejos, de toma de decisión colectiva y de evaluación de los resultados cercanos a las comunidades en cuestión.

La inadaptación de las estructuras de gobierno a los problemas políticos contemporáneos

Las formas actuales de gobierno se estabilizaron en una época en que los cambios técnicos, económicos y sociales eran mucho menos rápidos que en la actualidad. Los grandes problemas políticos del mundo contemporáneo tienen que ver con el desarme, los equilibrios ecológicos, las mutaciones de la economía y el trabajo, el desarrollo de los países del Sur, la educación, la gran pobreza, el mantenimiento del vínculo social, entre otros. Nadie tiene solución simple y definitiva para resolverlos. Un enfoque serio de estas cuestiones demanda probablemente una movilización de gran variedad de competencias o el tratamiento continuo de enormes flujos de informaciones. Además, los problemas en cuestión están todos más o menos interconectados en un espacio mundializado. En fin, su solución exige negociaciones entre muy numerosos actores, heterogéneos en cuanto a su dimensión, su cultura y sus intereses a corto plazo.1 Casi ningún sistema de gobierno contemporáneo ha sido concebido para responder a tales exigencias.

Los procedimientos de decisión y de evaluación empleados hoy fueron establecidos para un mundo relativamente estable y para una ecología de la comunicación sencilla. Ahora bien, la información es hoy de naturaleza torrencial u oceánica. La diferencia entre el carácter diluviano de los flujos de mensajes y los modos tradicionales de decisión y de orientación se hace cada vez más abierto.2 Los sistemas de gobierno utilizan todavía mayoritariamente técnicas molares de comunicación. La administración recurre con frecuencia a la gestión clásica – lenta y rígida - por medio del escrito estático. Ella solo se sirve de la informática generalmente con el propósito de racionalizar y de acelerar el funcionamiento burocrático y raras veces para experimentar formas de organización o de tratamiento de información innovadoras, descentralizadas, más flexibles e interactivas. En cuanto a los hombres políticos, su espacio de comunicación y de pensamiento se encuentra casi completamente polarizado por los medios masivos: periódicos, radio y televisión.

Y sin embargo, para responder a la aceleración del cambio, un uso masivo de las técnicas numéricas de simulación, de acceso a la información en tiempo real  y de comunicación interactiva podría resultar muy útil, entre las manos de todos los ciudadanos. ¿Cómo tratar enormes masas de datos sobre problemas interconectados en situación inestable? Probablemente adoptando estructuras organizativas que favorezcan una verdadera socialización de las soluciones de problemas más que su tratamiento por instancias separadas, con el peligro de convertirse rápidamente en opuestas, de entorpecerse, de ser sobrepasadas y sacadas del juego. El tratamiento cooperativo y paralelo de las dificultades reclama la concepción de medios de filtraje inteligente de los datos, de navegación por la información, de simulación de sistemas complejos, de comunicación transversal y de localización mutua de las personas y grupos en función de sus actividades y de sus conocimientos. Se puede suponer que ciertas técnicas de construcción interactiva y de visualización de espacios de significación emergentes permitan ir en ese sentido. El uso generalizado de esas "ágoras virtuales" mejoraría de forma sensible la elaboración de las preguntas, la negociación y la toma de decisión en colectivos heterogéneos y dispersos.

La movilización de competencias sociales es una exigencia indisociablemente técnica y política. Solo se podrá hacer avanzar la democracia explotando lo mejor posible los instrumentos de comunicación contemporáneos. Simétricamente, la profundización de la democracia en el sentido de la inteligencia colectiva constituiría una finalidad a la vez socialmente útil y (estimamos) entusiasmante para los fomentadores del ciberespacio. El uso socialmente más útil de la informática de comunicación es sin dudas de proporcionar a los grupos humanos los medios para mancomunar sus fuerzas mentales para constituir colectivos inteligentes y hacer vivir una democracia en tiempo real.

¿El ágora virtual estará reservada a la élite?

Se podría objetar a esta proposición tecnopolítica que los instrumentos de navegación por el ciberespacio serían demasiado costosos y fastidiosos de manipular. El ágora electrónica sería de hecho un lujo elitista, reservado a los ricos y educados. Este argumento no nos parece válido. En cuanto al costo, un sistema tal podría apoyarse en las infraestructuras materiales existentes, sin acudir incluso a las famosas fibras ópticas de las "autopistas de la información". Los desarrollos necesarios para mejorar sistemas de compresión y de descompresión de datos para la concepción de programas de comunicación, de navegación, de simulación y de visualización serían mínimos en relación con sumas gastadas en ciertos gastos militares o en la construcción de oficinas vacías. Ninguna inversión particular sería necesaria para desarrollar terminales. Nos serviríamos simplemente de microcomputadoras multimedia disponibles en el mercado. En cuanto a las barreras para su uso, los instrumentos digitales contemporáneos son cada vez menos difíciles de utilizar. Una parte creciente de la población se sirve de computadoras en su trabajo y sabe manejar uno o dos programas. Las dificultades de aprendizaje parecen casi inexistentes para las jóvenes generaciones. Recordemos que solo se trata aquí de aprender a servirse de  los instrumentos numéricos de comunicación y no de construirlos o programarlos. A título de comparación, recordemos que el sufragio universal presupone la alfabetización de los ciudadanos. Ahora bien, la práctica de la lectura se adquiere duramente, en tres o cuatro años (incluso más) de trabajo asiduo, en instituciones especializadas y muy costosas para la colectividad (las escuelas), a las cuales desgraciadamente ciertas personas no tienen acceso en todos los países. ¿Es una razón para rechazar el sufragio universal, bajo el pretexto de que estaría reservado para una élite próspera y alfabetizada? Al contrario, se considera de forma general el sufragio universal, así como el acceso a la educación, como derechos.  La capacidad mínima para navegar en el ciberespacio se adquirirá probablemente en mucho menos tiempo que la necesaria para aprender a leer y, como la alfabetización, estará asociada a muchos otros beneficios sociales, económicos y culturales que al acceso a la ciudadanía.

El teléfono y la televisión forman parte hoy del equipamiento normal de los hogares en los países industrializados, incluso en los más modestos. La televisión es el terminal de un dispositivo de comunicación que funciona según el esquema en estrella uno/todos. El mensaje parte de un centro único para llegar a una periferia numerosa de receptores separados unos de otros. En cuanto al teléfono, es el terminal de un dispositivo de comunicación estructurado por el esquema en red  uno/uno. En él los contactos son interactivos, pero solamente dos usuarios (o un pequeño número de personas pueden comunicar al mismo tiempo). No es absurdo prever que, en algunos años, la mayoría de los hogares puedan estar también equipados de terminales (los cibergates 3) de un dispositivo de comunicación según un esquema en espacio todos/todos. Los ciudadanos podrían entonces participar en un arreglo sociotécnico de un nuevo género, que permita a grandes colectividades comunicar con ellas mismas en tiempo real. El ciberespacio cooperativo debe ser concebido como un verdadero servicio público. Esta ágora virtual facilitaría la navegación y la orientación en el conocimiento; favorecería los intercambios de saber; acogería la construcción colectiva del sentido; ofrecería visualizaciones dinámicas de las situaciones colectivas; en fin, permitiría la evaluación multicriterio en tiempo real de una enorme cantidad de proposiciones, de informaciones y de procesos en curso. El ciberespacio podría convertirse en el lugar de una nueva forma de democracia directa a gran escala.

Democracia representativa y democracia directa

No podemos descansar en la experiencia histórica o la tradición para reaccionar ante problemas sin precedentes. La filosofía política evidentemente no puede haber ya censado y discutido la democracia directa en tiempo real en el ciberespacio ya que la posibilidad técnica para ello solo se presenta desde mediados de 1980. La democracia ateniense reunía algunos miles de ciudadanos que se encontraban y discutían juntos en un lugar público a donde podían ir a pie. Al nacimiento de las democracias modernas, millones de ciudadanos estaban dispersos en territorios extensos. Fue, pues, prácticamente imposible hacer vivir una democracia directa a gran escala. La democracia representativa puede ser considerada como una solución técnica a dificultades de coordinación. Pero en cuanto se presentan mejores soluciones técnicas, no hay ninguna razón para no explorar en serio. Los regímenes pluralistas y parlamentarios clásicos son ciertamente preferibles a dictaduras y el sufragio universal es superior al sufragio censitario. No obstante, no hay que hacer un fetiche de procedimientos sociotecnológicos específicos. El ideal de la democracia no es la elección de representantes, sino la mayor participación del pueblo en la vida de la comunidad. El voto clásico solo es un medio. ¿Por qué no considerar otros, basándose en la utilización de las técnicas contemporáneas y que permitirían una participación de los ciudadanos cualitativamente superior a la que confiere el conteo de boletines depositados en urnas?

En nuestros días, en efecto, además de las actividades asociativas, la participación efectiva de los ciudadanos en la vida de la comunidad toma esencialmente la forma del voto. Cuando el elector otorga su voto a un programa, a un portavoz o a un partido, añade un peso en una balanza o un minúsculo diferencial de fuerza a una proposición. El voto enrola al ciudadano en un proceso de regulación social molar en el cual sus actos solo tienen efectos cuantitativos. Los individuos que dejaron en la cabina electoral un boletín idéntico son prácticamente intercambiables, incluso si enfrentan problemas muy diferentes y si sus argumentos y posiciones se distribuyen mediante mil matices. Las identidades políticas eficaces se reducen a la pertenencia a algunas categorías simples, incluso binarias. Los sondeos funcionan en general según los mismos principios: el encuestado debe responder aisladamente "sí" o "no" a preguntas simplistas planteadas por otros y sus respuestas solo tienen al final un efecto estadístico. Aparte de que el modo de expresión permitido por el voto es de una extrema tosquedad, es discontinuo y permite muy poca iniciativa por parte de los ciudadanos: las elecciones importantes generalmente solo tienen lugar cada cuatro o cinco años. Sin embargo, un dispositivo de democracia directa en tiempo real en el ciberespacio permitiría a cada cual contribuir continuamente a elaborar y a refinar los problemas comunes, a introducir nuevas preguntas, a forjar argumentos, a enunciar y adoptar posiciones independientes unas de otras sobre una gran variedad de temas. Los ciudadanos dibujarían juntos un paisaje político cualitativamente tan variado como se desee, sin las obligaciones impuestas por grandes separaciones molares entre partidos. La identidad política de los ciudadanos se definiría por su contribución en la construcción de un paisaje político perpetuamente en movimiento y por el apoyo que darían a tales problemas (que juzgan prioritario), a tales posiciones (las cuales adoptan), a tales argumentos (de los cuales harán uso). De este modo, cada uno tendría una identidad y un papel político absolutamente singular y diferente al de otro ciudadano, teniendo la posibilidad de ponerse de acuerdo con los que sobre un tema tal, en un momento tal tienen posiciones similares o complementarias. Claro está, todas las precauciones se tomarían para proteger el anonimato de las identidades políticas. No se participaría ya más en la vida de la comunidad "haciendo grupo", añadiendo peso a un partido o confiriendo una legitimidad superior a un portavoz, sino fomentando la diversidad, animando el pensamiento colectivo, contribuyendo a la elaboración y a la solución de los problemas comunes.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   24

similar:

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconLa Organización Mundial de la Salud (oms, 1964) define la salud como:...

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconOrganización Panamericana de la Salud

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconUnidad I: las ciencias psicosociales en el ámbito de la salud tema...

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconCentro de estudios de post grado e investigación en ciencias de la salud – cepicisa

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconCentro de estudios de post grado e investigación en ciencias de la salud – cepicisa

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconOrganización mundial de la salud (oms)

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconOrganización Mundial de la Salud (oms) (1946)

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconManual de organización y funciones del centro de salud moho

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconEl conceptolos conceptos de la salud y el bienestar integral en el...

Unidad de Promoción y Desarrollo de la Investigación y el Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud (bireme), Organización Panamericana de la Salud, ops/oms – 2005 bvs/Ciencia y Salud (bvs/CyS) versión electrónica en español iconDoctorado en Salud Pública. Diplomado en Promoción de la Salud




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com