El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo




descargar 1.7 Mb.
títuloEl fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo
página12/35
fecha de publicación28.10.2016
tamaño1.7 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Finanzas > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   35

Capítulo XI
Contubernio, tratativas y conciliábulos

Ramoncito seguía proyectando con increíble nitidez en el techo de su celda las imágenes de los eventos que le habían postrado en esta cárcel maldita. Acostado en su camastro, con sus manos entrelazadas debajo de la nuca, su mirada clavada en lo alto, visualizaba los acontecimientos del pasado reciente preguntándose para sus adentros en qué había fallado.

  • En muchas cosas – se respondió a si mismo.

Ciertamente, desde los angustiantes días del juicio en las diferentes instancias, se preguntaba cómo pudo ser tan estúpido y no corregir a tiempo, las cosas que tuvo la oportunidad de enmendar. Pero había llegado a la conclusión de que en verdad, como dicen los viejos “la ambición rompe el saco...” No existía ninguna razón para justificar esa enfermedad de comprar todo lo que se le ofrecía, incluidos negocios en absoluta quiebra y sin ninguna posibilidad de salir a flote. Sin embargo una fuerza ciega, interna, poderosa, le conminaba a comprar todo cuanto se ponía en frente, y más que eso, lo que no estaba a su alcance le excitaba sobremanera y hacía hasta lo imposible por obtenerlo. Hay adquisiciones que no tienen justificación desde ningún punto de vista.

Comprar Bancomercio fue una acción temeraria y tenía sus bondades, porque lo catapultaba de un banquito pequeño a la segunda mayor institución bancaria privada del país. Pero adquirir El Siglo y luego hacerse cargo del lastre que acarreaba el periódico La Nación, se colocaba frente a un barril sin fondos. Cuando le convencieron de negociar el periódico Listín Diario, estaba persuadido de que éste arrastraba deudas por cerca de dos mil millones de pesos. Notablemente, un medio de comunicación, el más importante del país, con semejantes compromisos financieros, no era un negocio como para tomar en cuenta. Los números dejaban muy claro que como empresa no funcionaba. Invertir Dos Mil Millones de Pesos sólo para tener poder político, era un desacierto. Con entregar veinte o treinta millones anuales – o en las campañas políticas – mantendría a todo el liderazgo de la nación comiendo en sus manos. Definitivamente era un mal negocio. Como lo fue comprarle a Julio Hazím sus medios por montos en los que no estaban valorados ni los grandes canales VHF del país. Quien le asesoraba, es importante saberlo, era un perfecto inepto. De ahí se entenderían muchos malos negocios hechos a la ligera y más que eso, podría explicar algunas fortunas obtenidas a expensas de la candidez con que el “Rey Midas” compraba cosas inservibles en términos empresariales.

Pero había algo que le abría las puertas y le eliminaba preocupaciones: Si estaba comprando con dinero irreal, por más caros que le vendieran los negocios, él partía del criterio de que le salían de gratis. La centrífuga ideada por su asesor y consultor, le permitía crear una enorme ingeniería financiera en la cual compraba sin pagar y mediante la magia del soborno y la coraza de impunidad que en su entorno había creado, podría estar muchos años haciendo un puente con el dinero de los ahorrantes y las empresas que él adquiría.

Ernesto y Judith revisaban la documentación de la Superintendencia de Bancos:

A partir del año 1989 el Banco Intercontinental, S. A., introdujo al mercado el producto “CASH RESERVE”, el cual es un producto que puede encontrarse en varios bancos pero debidamente documentado como un préstamo por el monto acordado con el cliente, este mecanismo le permite varios clientes sobregirarse en sus cuentas corrientes, con cargo a su acuerdo, generando un préstamo automático.

Este mecanismo se les aplicaba a clientes vinculados que no tenían acuerdos documentados con los debidos soportes. Los sobregiros de estas cuentas eran eliminados cada noche, con parte de los fondos originados por depósitos de clientes que habían adquirido certificados financieros, sin el consentimiento ni conocimiento del inversionista. Luego esta operación era registrada en los libros como una venta de cartera, ya que el producto “Cash Reserve” presentaba los sobregiros como prestamos automáticos. Esta operación eliminaba el sobregiro del cliente, que era una empresa vinculada, y reducía la cartera de préstamos.

Cada mañana el sistema restauraba el sobregiro pero, esta vez en otra cuenta de las cuentas corrientes de depósitos a la vista, con un nombre de empresa inexistente, (ej. Finanza Empresarial Cta. Corriente No 0010611037), la cual recibía el cargo del sobregiro originado anteriormente a nombre de otras empresas, que si eran existentes y estaban vinculadas al grupo.

La misma operación era aplicable a gastos del banco, donaciones, y los gastos personales de los altos ejecutivos del banco. En este caso se emitían cheques por empresas que solo existían como cuentas corrientes (cuentas de cheques), los sobregiros de estas cuentas se eliminaban periódicamente contra depósitos de clientes y luego se reversaba el cargo contra una de las cuentas creadas para tales fines como el caso del ejemplo anterior de Finanzas Empresariales. Para las operaciones de certificados en dólares se utilizaba la pantalla de BANINTER & TRUST, se convertía la operación a pesos a través de la empresa Alta Financial (u otras) que fungían como agencias de cambio de moneda extrajera. Estas empresas llamadas en ingles “Money transmiter”, compraban y vendían dólares, muchas operaciones eran correctas, mientras que otras no lo eran, emitían cheques que nunca llegaban al banco del exterior donde estaba la cuenta de cheques y simplemente desaparecían en una gaveta de un funcionario del banco, (VER ANEXO ALTA FINANCIAL). De forma que se creaba un certificado en dólares cuyos fondos en pesos que eran utilizados por el banco paralelo.

COMPRAS DE EMPRESAS

  • Cuando el banco estaba interesado en una empresa tenia varios mecanismos para hacer la compra:

    1. Compraba la empresa emitiendo un cheque de una de las cuentas creadas para tales fines, o pagando desde una empresa vinculada con un cheque de dicha compañía. En ambos casos las cuentas se sobregiraban por el monto pagado. Este sobregiro era luego eliminado según los mecanismos explicados en el punto anterior.

    2. Se le emitía un certificado al vendedor de la empresa, haciendo el cargo contra una de las cuentas definidas anteriormente la cual se sobregiraba. El sobregiro se eliminaba con el mecanismo de venta de cartera explicado anteriormente.

    3. Un último mecanismo de compra era una combinación de los dos mecanismos anteriores.

  1. Se emitía un préstamo a nombre de una compañía vinculada, con el dinero obtenido del préstamo se compraba la empresa. Pero este préstamo no tenía garantía y funcionaba como un apalancamiento total (leverage buy out), pero el préstamo nunca era pagado aunque en algunos casos registraban intereses por cobrar.

LISTA DE EMPRESAS VINCULADAS:



Las empresas sombreadas, tienen un expediente completo, porque han sido investigadas.

Lo increíble es que las autoridades supervisoras establecidas por las leyes, nunca se preocuparon por investigar con qué dinero estaba comprando Ramoncito a medio país. Por simple intuición, el hombre que estaba manejando los recursos depositados por una buena cantidad de dominicanos, debía estar bajo sospecha de los que tenían el sagrado deber de proteger con su supervisión y vigilancia los depósitos de quienes, con sus impuestos, le pagaban los salarios que tan espléndidamente ganaban en la Superintendencia de Bancos, el Banco Central y la Junta Monetaria. No tenía explicación que todo el país conocía de las andanzas de Ramoncito, menos las autoridades encargadas de vigilarlo, supervisarlo y controlarlo.

Era tan notable el derroche y dispendio del capo financiero, que el mismo día que salieron publicadas las incidencias de “La Boda del Siglo”, entre él y Patricia Álvarez, el cuñado de José Lois Malkún, retiró todo el dinero que tenía en Baninter, consciente de que pronto iba a explotar una vaina. Pero las autoridades no se dieron por enteradas. Entre regalos, prendas, Rolex, jepetas y tarjetas de crédito ilimitadas, una venda amplia y sólida cubría el rostro y la mirada de la sociedad cómplice, para no ver los expedientes, para no olfatear el hedor de la corrupción.

A nadie le llamó la atención los aviones, los yates, los helicópteros, las villas turísticas en territorio local como en varios países del extranjero. La compra de cinco periódicos, seis canales de televisión, decenas de empresas de telecables, y un centenar de emisoras, no pusieron en alerta a las autoridades para prevenir la distracción de los ahorros de los dominicanos. Las fiestas, las megadivas, los artistas famosos, los grandes eventos deportivos e incluso, la apabullante publicidad radial, escrita y televisada, no crearon ninguna inquietud en quienes tenían la responsabilidad de responder ante la Nación por las ejecutorias de una entidad, cuyos recursos pertenecen a sus ahorristas.

Porque estaban muy bien pagados, de un lado y de otro. El Estado gasta una fortuna en mantener esas superestructuras financieras para que al fin y al cabo, legislen y resoluten para defender intereses particulares y grupales. Siempre se ha tenido la certeza de que la Junta Monetaria es una asociación de intereses de los grandes centros financieros, quienes colocan a personas de su entorno, para poder narigonear las decisiones del alto organismo, rector de la política monetaria y financiera de la Nación. Cuando no han podido introducir a sus personeros, entonces se las ingenian para acercarse a los incumbentes nombrados. Luego, las canonjías, los regalos e incluso, en algunos casos muy notables, salarios lujosos (en forma de igualas y asesorías a sus empresas), para que defiendan los intereses de determinados grupos de poder dentro del área financiera del país.

Todo el cuento de que Ramón Báez había conseguido la franquicia del cigarrillo Marlboro para Rusia, podía ser fácilmente desmontable con sólo hacer un pequeño Due Diligence de la información.

Bajo esa coraza de falsedad había querido justificar los gastos supernumerarios que sobresalían y que irritaban a la gente. Mientras que las autoridades encargadas de supervisar el dinero que los dominicanos ponían en manos de nuestros banqueros, andaban de fiestas con los corruptos, disfrutando plácidamente del producto del hurto, en un gesto de complicidad, que los hacía susceptibles de ser procesados en conjunto.

Capítulo XII
Vendiendo algo que no es suyo

Ramoncito, acostado de cara al techo, ordenó a su cerebro encender la pantalla virtual que le servía de transporte para viajar al pasado reciente. Como por arte de magia le parecía ver las imágenes que le devolvían a su confortable despacho de la avenida Churchill con 27 de Febrero... era todo tan real.



  • Señor Báez, han llegado don Luis Álvarez y doña Vivian –le anunció Lourdes.

  • Hágalos pasar, por favor –ordenó el presidente de BANINTER.

Álvarez Renta le había anunciado por teléfono que él y la señora Vivian Lubrano tenían una idea genial para resolver algunos problemitas de liquidez que empezaban a presentarse en el banco. Habían exagerado un poco con las últimas inversiones en el Canal 27, Áster, Canal 13 de Telecentro y Supercanal 33. Estos medios habían hecho sacar demasiado dinero junto y sin que ninguno de ellos produjera gran cosa para ingresar al Baninter. No cubrían ni siquiera sus nominas.

Si sumaban a todo esto las grandes inversiones que habían significado la compra de Listín Diario y la estructura del grupo Hazím, estaban hablando de cinco o seis mil millones de un golpe, en un año, sin recibir ingresos por ninguna vía. Bueno, Luis Álvarez siempre tiene una salida para todos estos embrollos, había que escucharle. De hecho se decía que él y Vivian Lubrano tenían los dos mejores cerebros financieros del área y una increíble destreza para articular ingenierías empresariales al más alto nivel.

  • Buenos días Ramoncito... ¿cómo te encuentras? –saludó el asesor financiero.

  • Buenos días, jefe – saludó la dama.

  • Bien, dentro de lo que cabe. Cuéntenme, ¿qué tenemos de nuevo?

  • Hay un tema que no podía tratarlo por teléfono, porque sabes que nos escucha mucha gente a la vez, sobre todo la competencia. Pero es muy interesante –adelantó Álvarez Renta, para luego proseguir –Te tenemos un manjar. Una bicoca. La Asociación Popular de Ahorros y Préstamos. Esa gente tiene catorce mil millones de pesos en ahorros y ese es el dinero más seguro del mundo, porque nadie lo mueve y es baratísimo. La gran mayoría está depositado en cuentas de ahorros que duran muchísimos años para moverse. Pero los certificados a plazo son duraderos, tradicionales y confiables. Es la mejor fuente de ingresos seguros para nosotros capitalizarnos con ese dinero y podemos usarlo con toda confianza, ya que en veinte años nadie habrá notado que lo estamos moviendo. He hablado con doña Vivian y ella está preparando toda la estructura necesaria para poner este plan en movimiento, si tú das la autorización.

  • Okay, pero nadie ha podido usar el dinero de las asociaciones, tienen una política muy rígida y sabes que sólo nos dan una tajadita. ¿cómo podemos hacer esa operación? –se interesó Ramoncito.

  • Bueno, no es que sea fácil, pero con una ingeniería financiera podemos lograr atar todos los cabos y los colocamos en nuestras manos –argumentó doña Vivian –Hay que hacer algunos amarres en el congreso, pero eso lo tenemos controlado con Ángel Rondón. Él ha preparado toda la estrategia para quedarnos con esa institución.

  • Catorce mil millones son una buena presa. Con eso salimos de todos los problemas y nos vamos por encima del Popular –calculó Báez Figueroa.

  • No tan de prisa... eso hay que hacerlo sin levantar ronchas para evitar un escándalo. Acuérdate de la filosofía de las asociaciones mutualistas. Debemos actuar con mucho cuidado y empezar de inmediato a hacer los amarres. Tú tienes que saber que eso cuesta un dinero. Catorce Mil millones no se obtienen de la noche a la mañana y menos en este país –dijo Álvarez Renta.

  • Empecemos a trabajar. Yo estoy de acuerdo, por un botín así, vale la pena cualquier inversión. Eso nos saca de todos los problemas de liquidez.

  • Hay que empezar con Azor. Sabes bien lo ambicioso que es y querrá volar alto. Pero también tenemos que llamar a Ángel Rondón. Hay que hacer algunos arreglos al Código Monetario y Financiero y él es el experto en esas modificaciones –el Consultor quería dejar claro que contaba con la anuencia del jefe para dar todos los pasos necesarios.

Ángel Rondón tenía la habilidad de convencer a los senadores y diputados de la necesidad de las leyes, y de los beneficios de sus modificaciones. Armado solo con un maletín en las manos, no había caso que se pusiera a su cuidado que no fuera resuelto. Era caro, pero eficaz. Para que Baninter pudiera usar a su antojo los recursos de la Asociación Popular de Ahorros Y Préstamos, era necesario modificar algunos artículos de la Ley Monetaria y Financiera (Código Monetario) para que permitiera la fusión entre una Asociación de Ahorros y Préstamos y un banco múltiple. Este proyecto cursaba en el congreso. Resuelto este escollo, todo marcharía sobre ruedas. Con la ley vigente, las asociaciones de ahorros y préstamos eran entidades mutualistas que sólo podían fusionarse entre sí, pero nunca con un banco comercial.

  • Haz lo que tengas que hacer. Ese negocio lo necesitamos de vida o muerte. Estamos hablando de 14 billones de pesos. Eso no lo tiene ningún banco disponible en este momento con dinero tan barato. Con esos activos nos disparamos y salimos de los problemas.

  • Lo que no has tomado en cuenta de esta ingeniería financiera es que matamos dos pájaros de un tiro, porque también le damos un golpe de gracia a la competencia –le explicó el Consultor.

  • ¿Cómo así, en qué afecta a la competencia? –preguntó sin caer todavía en la cuenta de la insinuación.

  • Ramoncito, ¿dónde tiene la Asociación Popular la mayoría de ese dinero? –preguntó con picardía el hombre de negocios.

  • Coño, en el Popular. Si le sacan todo ese dinero de un golpe, el palo que le damos es fuerte – ahora Ramón Báez sonrió con deleite, poniendo cara de gran satisfacción –. Ustedes son unos genios. Así, si no lo bajamos a segundo lugar, nos ponemos muy cerca del ellos.

  • Sólo imagínate – calculó Luis Álvarez Renta – que ellos tengan cinco o seis mil millones en el Popular. Cuando nos hagamos dueños, aunque sea paulatinamente, los vamos trayendo para acá. Ellos disminuyen sus activos en seis mil millones y nosotros lo aumentamos en diez mil millones. ¿Quién será el número uno? –la sonrisa de Guasón le atravesaba toda la cara. Se vanagloriaba de ser un genio de las finanzas y de pensar en todas las soluciones para los grandes problemas del empresariado nacional y hasta internacional. Sus neuronas estaban adiestradas para las grandes soluciones, para articular una operación con la otra y hacer del imposible un hecho relativamente fácil para sus habilidades y trucos.

Las asociaciones mutualistas o de ahorros y préstamos para la vivienda son entidades sin fines de lucro creadas mediante la ley 5897 del 14 de mayo de 1962, promulgada por el presidente del Consejo de Estado, doctor Rafael F. Bonelly, con la finalidad de fomentar el hábito del ahorro para dedicarlo a la construcción, adquisición y mejoramiento de la vivienda. Las asociaciones de ahorros y préstamos para la vivienda, aunque otorgaban préstamos con garantía para cualquier actividad que calificara dentro de los parámetros del banco, la gran mayoría de los recursos estaban destinados a la construcción de vivienda, especialmente de la clase media, los profesionales y trabajadores de cierto nivel. Para sus inicios, todas estas entidades empezaron con urbanizaciones sociales en las ciudades donde operaban, las cuales hacían financiamientos con muy bajos intereses para los ahorrantes y cuotas accesibles a 20 años para pagar. El modelo tuvo un éxito inmediato. El crecimiento no se hizo esperar. Muy pronto estas entidades acumulaban grandes sumas de dinero en ahorros a una baja tasa de interés.

El esquema era muy funcional. Por las facilidades que otorgaban a los ahorrantes para construir o adquirir sus viviendas de los proyectos que ellos patrocinaban. La masa de ahorrantes del país colocó su dinero en sus manos, con la esperanza de calificar para un techo propio. Como el déficit habitacional de los años 60 era muy alto, el principal objetivo de cualquier familia de clase media, sobre todo los matrimonios jóvenes, era guardar algunas reservas como forma de lograr su meta primordial de tener una casa. Desde esa óptica, el alud de ahorrantes que se acercó a esas entidades sin fines de lucro fue extraordinario, con el beneficio adicional de que los depositantes se sentían dueños de la asociación.

El dinero captado en esas cuentas es el más barato del mercado y el más seguro, por su escasa movilidad. Cuando una gente podía guardar cinco ó diez mil pesos, y más en los segmentos de la clase media tradicional y de personas mayores de edad, que lograban colocar cincuenta, cien mil o medio millón de pesos en libretas o certificados, se sentían sumamente seguras y confiadas en su futuro. Esto lo hacían para recibir cada mes los intereses que estos ahorros les representaban. Era un gran negocio, captar dinero al 3% ó 4% anual, y prestarlo al 18% ó 24%, garantizados por una vivienda nueva.

Sin embargo, el sistema de ahorros y préstamos tenía sus pros y sus contras. Al no tener dueño, nadie se podía alzar con el dinero de los ahorrantes. Era un patrimonio de las comunidades y hay que decir que en las primeras tres décadas de existencia, las asociaciones se manejaron con mucha moderación y sobriedad, salvo raras excepciones que confirmaban la regla.

Nadie era dueño absoluto de las asociaciones porque todos los que tenían una cuenta con más de RD$100 pesos, poseían el derecho de voz y voto en las asambleas anuales, pero ninguno podía tener más de 50 votos, por más dinero que tuviera ahorrado.

El truco estaba en el Consejo de Directores. Para ser elegido miembro del Consejo por tres años, tenía que ser en una asamblea anual con la mayoría de los “propietarios” presentes. Es decir, con todos los ahorrantes. Como era muy difícil juntar 30 ó 40 mil depositantes en una asamblea cada año, ahí se manifestaba la debilidad y la trampa que permitía perpetuarse en el poder al Consejo de Directores inicial. La primera asamblea, que funcionaba como constitutiva, se hacía con el quórum presente, cualquiera que éste fuera, al ser los fundadores los que encaminaban las gestiones de constitución y sólo se necesitaba de cinco personas como socios para comenzar el negocio. Este consejo podía ser reelecto indefinidamente.

Pero a partir de ahí, los estatutos permitían que ese Consejo de Directores “votara” por todos los socios ausentes en las próximas asambleas, para impedir que la entidad dejara de funcionar por no poder reunir nunca un quórum de 40 ó 50 mil personas ahorrantes. Desde esa época se colocó detrás de la libreta de ahorros que usted recibe y firma, una declaración en la cual usted acepta y autoriza que el Consejo de Directores lo represente en las asambleas anuales, si usted no puede ir a votar.

Con ese mandato expreso, nunca más podrán ser sustituidos los miembros de un Consejo de Directores, a menos que no sea por conspiración interna de los integrantes. Si se hace una evaluación de las asociaciones de ahorros y préstamos de cada provincia, la gran mayoría de los miembros del Consejo tiene más de 30 años como directores, y los nuevos han ocupado posiciones cuando los fundadores han muerto o los que por alguna razón han renunciado, o han sido expulsados por faltas graves. Los gestores iniciales de estas entidades, se cuidaban de construir un órgano directivo que respondiera a sus intereses, generalmente colocando familiares, amigos, socios y relacionados, de tal manera que siempre se tenía el control del voto tanto de los miembros titulares como de los suplentes.

En este contexto tenía que trabajar Luis Álvarez Renta y Vivian Lubrano de Castillo en su estrategia de dominio de los fondos para ser absorbidos por Baninter. Por regulaciones de la Junta Monetaria y la Superintendencia de Bancos, los fondos de esas entidades mutualistas tenían que ser depositados en diferentes bancos, para protegerlos de la potencial quiebra y que ésta no se llevara de paso los recursos de los ahorrantes. Parece ser que por ahí andaban las maquinaciones del estratega y asesor financiero. Romper ese cerco jurídico, alterando el Código Monetario y Financiero, de manera que se pudiera permitir la fusión entre un banco de Servicios múltiples y una asociación de ahorros y préstamos para la vivienda.

En el caso de la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos, durante décadas el señor Azor Hazoury Tomes había concentrado un gran poder. En realidad tenía un feudo en la composición del directorio. Hijas, yernos, cuñados, socios, sobrinos y demás relacionados. Contaba con un poder inmenso. Eso lo llevó a negociar con absoluta confianza.

Azor Hazoury tenía como suplentes a sus dos hijas Mari Ángela y Soraya Hazoury. Mari Ángela es la esposa del otro director de la APAP, Ricardo Pellerano Paradas, por consiguiente yerno del presidente ejecutivo de la entidad. Pellerano Paradas, tiene como suplente a su hermano Luis Rafael Pellerano. Otros dos directivos vinculados a la familia Hazoury son los hermanos Eliseo y José Fernández, el primero esposo de la señora Soraya Hazoury, la otra hija de Azor. Además son directores los señores Bialines Espinosa, primo hermano de la esposa del doctor Hazoury y Lawrence Hazoury, sobrino de éste. Miguel Pimentel Kareh, miembro titular, tiene como suplente al señor Alejandro Fondeur, quien es esposo de una sobrina del doctor Azor Hazoury.

Los únicos cuatro miembros que no están ligados directamente a la familia Hazoury son el presidente, el respetable médico Héctor Mateo, Ligia Bonetti de Valiente, Pedro T. Esteva Troncoso y Mónica Armenteros de Torrón. La mayoría controlada por el doctor Hazoury era aplastante.

Las negociaciones no se hicieron esperar. El doctor Azor Hazoury, Miguel Pimentel Kareh y Ricardo Pellerano Paradas recibieron la propuesta con júbilo. El muñeco se formó en muy poco tiempo. Como se diría en buen dominicano “un número que gusta y un billetero que insiste...” La similitud de fines, la conjunción de intereses y la misma carencia de valores morales hizo muy fácil la operación. Sólo hay que resolver el problema institucional creado por la ley, con la prohibición de fusiones entre las asociaciones de ahorros y préstamos y los bancos comerciales. Para eso estaba Ángel Rondón Rijo. Él tenía el arte de resolver esos escollos con una facilidad sorprendente. Era un congreso dentro del congreso, pero mejor remunerado.

Para el mes de agosto del año 2002 la operación había sido articulada, con un acuerdo de US$90 millones de dólares, a ser pagados a los tres directores que encaminaron la estafa: doctor Azor Hazoury Tomes, el ingeniero Miguel Pimentel Kareh y el doctor Ricardo Pellerano Paradas. Ángel Rondón servía de bisagra. La transacción estaba consumada. El negocio no había sido malo para el Baninter y Ramoncito. Pagó US$55 millones en papeles y documentos (sólo US$15 millones fueron emitidos en efectivo) y recibió más de US$20 millones de dólares de inmediato de la Asociación Popular, cuando esta hizo un depósito a plazo en Baninter de más de RD$360 millones de pesos. Al final, como era parte de la habilidad de doña Vivian y don Luis Álvarez, Ramoncito recibía US$20 millones y entregaba US$15 millones de dólares, porque los documentos que había emitido no tenían ningún valor ni soporte económico.

Sin que se informara nada al país, ni a los ahorristas de la Asociación Popular, doña Vivian Lubrano de Castillo fue nombrada vicepresidenta Ejecutiva de la entidad mutualista, por Ramón Báez Figueroa, su nuevo “dueño”, sustituyendo a Azor Hazoury. Ésta empezó a tomar el control de la misma, en coordinación con el anterior incumbente. En la sede central de la APAP se estaban habilitando las oficinas que utilizaría la inteligente dama, pero ya, desde Baninter, había empezado a ejercer sus funciones de principal ejecutiva de la entidad comprada, incluyendo el depósito de RD$365 millones en una supuesta “compra de cartera”.

1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   35

similar:

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconEntrevista retrospectiva a uno de los grandes del arte colombiano

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLa Kabbalah ofrece la sabiduría más antigua en el mundo, remontándose...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconHoy en día la basura electrónica es uno de los mayores impactos en...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconAnálisis Político y Social Nacional e Internacional de Venezuela y el Resto del Mundo

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLos servicios hoteleros son uno de los precursores más importante...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconNacidos a finales de los años noventa, los blogs se han convertido...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconUno de los más valorados perros de caza y lazarillos, es un antiguo...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLa contaminación del aire es en la actualidad, producto del modo...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconUn argentino entre los científicos jóvenes más prometedores del mundo

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLos diez grandes descubrimientos científicos del añO 2009 según science
«top ten» con los descubrimientos científicos más importantes del año. En esta ocasión, el ranking en el que cualquier investigador...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com