El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo




descargar 1.7 Mb.
títuloEl fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo
página14/35
fecha de publicación28.10.2016
tamaño1.7 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Finanzas > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   35

Capítulo XIV

Jugando con cartas marcadas

Eran las 9:17 de la noche cuando Ramoncito y Pedro Castillo se estrecharon la mano, se miraron a los ojos con gran satisfacción. Pedro, de lentes redondos de concha, tradicionales, sonreía a plenitud. Ramoncito se mostraba triunfal y sostenía una mirada penetrante. Ambos estaban muy contentos. Había sido un negocio ganar-ganar. Sólo había perdido el pueblo dominicano, pero eso, en este momento, no importaba mucho. En el salón de reuniones de la holgada oficina de Báez Figueroa se distinguía una decoración sobria con muebles formales. Impecablemente vestidos con trajes oscuros, los dos presidentes de banco parecían haberse combinado para asistir a un concierto. El presidente del Progreso, lucía más imponente. Sobresalía tres pulgadas por encima de la cabeza de Ramoncito y unas veinte libras de más en el peso. Pedro Castillo llevaba el pelo ondulado tocado con un gel que le imprimía un brillo especial a sus incipientes canas, muy bien disimuladas. El modelo cruzado de su traje azul oscuro, de seda, desde hacía un par de años que había entrado en desuso. Parecía desfasado, sin embargo mantenía la caída de un vestuario caro, de finísima confección. Su corbata gris, con discretos estampados amarillos en bajo relieve, que procuraban ser imperceptibles, le daba mucha distinción a su vestuario, sobresaliendo, sin embargo, el broche de oro del Banco del Progreso muy visible en el lado izquierdo de su pronunciada solapa. La tradicional camisa blanca de algodón completaba el atuendo.

De su parte, Ramón Báez Figueroa mostraba un rostro brillante, reluciente de felicidad. Todo era festivo en el momento previo a la firma.

  • Coño, es un momento tan importante y no tengo bolígrafo. ¿Quién me presta una pluma? –el doctor Francisco Álvarez (Pancho), que estaba en la reunión representando al Grupo Progreso, extrajo su Mont Blanc, de fina plata, que le había regalado su esposa y la cedió al presidente del Banco Intercontinental.

El momento de las pronunciadas sonrisas y abrazos, fue aprovechado por Álvarez Renta para poner en claro sus cosas.

  • ¿Quién me va a pagar? porque ustedes saben que yo salgo caro y no quiero que me hagan una fullería –era muy probable que los dos sectores tuvieran que manifestarse espléndidamente con el prominente asesor.

Tres copias en sus originales fueron firmadas y reposaban sobre la mesa cuando los dos hombres de negocio se dieron la mano y se miraron a los ojos.
– Te felicito, has hecho un gran negocio –le dijo Ramoncito a Pedro Castillo.

  • Los dos hemos hecho un gran negocio. Yo espero que todo sea para bien –le respondió el máximo ejecutivo del Banco del Progreso.

Ramón Báez Figueroa también lucía un traje azul oscuro, de seda, pero mucho más actualizado. Destacando sobre su camisa blanca de algodón, una llamativa corbata de rayas oblicuas doradas, intercaladas con líneas más suaves en el mismo azul del traje. En el dedo anular de su mano izquierda sobresalía la alianza que lo delataba como un hombre casado. Ambos reían a carcajadas cuando firmaban la fusión entre el Banco Intercontinental y el Banco del Progreso, para poner fin a los momentos difíciles que estaban provocando los grandes retiros del banco propiedad de Ramón Báez Figueroa. Sí, era un negocio ganar-ganar. Ahí ganaban todos: Pedro Castillo y el Banco del Progreso, porque sin pagar prácticamente nada, se quedaban con el que sería el banco más grande de la República Dominicana. El hecho de saber ahora que los activos estaban por encima de los RD$80 mil millones de pesos, duplicando al que se consideraba el más importante banco privado del país, le otorgaba una gran satisfacción. Con esa adquisición, sin dudas, el Banco del Progreso tomaría la delantera y con muchos cuerpos de ventaja. Ganaba Ramoncito porque escapaba del más grandes atolladero en que se había metido en su vida, y se salía debajo de la goma de un camión, al momento de entregar en manos de otro sector bancario todos los inconvenientes que venía afrontando desde hacía muchos meses. Adicionalmente, salvaba varios de los negocios que para él eran muy importantes, incluyendo los medios de prensa que le proporcionarían la infraestructura mediática necesaria para limpiar su imagen y mantener bien en alto su nombre y el de su familia. El Listín Diario quedaría en sus manos sin deudas ni compromisos financieros, como quedarían también casi todos los medios de comunicación que había adquirido mediante estos mecanismos espurios, que ahora traspasaba al Banco del Progreso. Doscientos Cincuenta Millones de dólares en diferentes activos, era el botín recuperado por el más agresivo e imprudente de los presidentes de bancos comerciales del país. Dieciocho mil millones de pesos habían sido previamente borrados de las cuentas por cobrar a las empresas que quedaban en sus manos, o que estaba vendiendo impunemente a sus nuevos cómplices.

Ganaba Luis Álvarez Renta, cerebro maquinador de toda la estrategia de salvamento del Baninter, con transacciones muy bien estructuradas, mediante una ingeniería financiera que garantizaban que ninguna de las instituciones bancarias sufrirían inconvenientes, por cuanto se lanzaban todos los pasivos incobrables al Banco Central, para que los asumiera, en “aras de la estabilidad de todo el sector y para evitar una gran corrida bancaria que afectara el sistema de pagos de la República Dominicana”. El que mejor se había ganado su dinero era el reconocido asesor y estratega financiero. US$10 millones de dólares y ¿quién sabe?

Ganaban todos. Menos la República Dominicana. El Estado era el único que cargaba con los platos rotos de una administración bancaria deshonesta, funesta y perversa.

  • ¿Quién lleva los documentos a la Junta Monetaria? –preguntó Ramoncito.

  • Yo entiendo que debemos ir todos, le da más fuerza al proyecto de fusión –estableció Pedro Castillo.

  • No, no es bueno que yo vaya. Hay gente ahí que tiene sus huevos puestos en otra canasta y mi presencia podría ser contraproducente. Mejor vayan tú y Luis, tienen mejores relaciones en esa Junta Monetaria –explicó Ramoncito.

Aprobada esta moción, tanto Luis Álvarez Renta como Pedro Castillo se despidieron y se marcharon para hacer una carta que debía introducir los acuerdos de fusión rubricados en ese momento. Ya pasaban de las 9:00 de la noche y la Junta Monetaria había sido convocada para las 8:00 PM para conocer el acuerdo de fusión, que aún no les llegaba. Las cosas se complicaron un poco porque el abogado del Banco del Progreso, Pancho Álvarez, había exigido, primero que se presentara el último estado auditado de Baninter, certificado por una empresa de auditoría externa y segundo que se aclarara con números, qué quería decir en el contrato, “los derechos sobre las negociaciones con la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos”. En qué consistía eso, cuáles montos estaban envueltos. Luego de muchas evasivas, y con el tiempo corriendo a gran velocidad, Ramoncito se decide por hacer una carta explicativa con los siguientes términos:

Santo Domingo, R. D.

24 de marzo de 2003

Señores

Grupo Progreso, S. A.

Ciudad.

Atención: Sr. Pedro Castillo L.

Por este medio me place suministrarles la información solicitada con respecto a la oferta efectuada por ustedes en esta misma fecha y aceptada por nosotros relacionada a la adquisición de Banco Intercontinental, S. A. La Intercontinental de Seguros, S. A. y Baninter & Trust.

En el documento de oferta, en su artículo 3.1, literal a) se hace referencia a la transferencia a favor de Grupo Progreso, S. A. de los derechos del Banco Intercontinental, S. A. en las negociaciones con la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos.

De esta operación hemos producido un desembolso por la suma de US$55,000,000.00 quedando pendiente de pago la suma de US$40,000,000.00.

Tal como lo refiere el documento de oferta, nos comprometemos a entregarles antes de la fecha de cierre, la documentación relacionada con eta operación con la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos.

Agradeciendo su atención a la presente, queda de ustedes,

Muy Atentamente,

Ramón Báez Figueroa.

Luego de haber llegado esta carta al salón de reuniones, traída por doña Lourdes, la secretaria de Báez Figueroa, entonces se procedió a la firma del documento donde el Banco del Progreso hacía la oferta de compra a Baninter.

Ramón Báez había llegado ya hasta su casa de la avenida Anacaona No. 25, en la Torre Libertador, cerca de las diez de la noche, cuando recibió la llamada de Luis Álvarez, que le indicaba que tenía que firmar otra carta de presentación a las autoridades de la Junta Monetaria. Cuando Ramoncito se había marchado, Pedro Castillo y el asesor financiero habían llegado a la conclusión de que ahora lo que iba era que la Junta Monetaria aprobara la fusión pura y simplemente. Era muy tarde de la noche y colocar un contrato de fusión que implicaba discutir puntos muy neurálgicos, era muy cuesta arriba. Aunque Luis Álvarez había hecho sus amarres con el presidente y algunos miembros de la Junta Monetaria, los cuales saldrían muy felices con estos acuerdos, éstos no podrían imponer una solución de tantos compromisos financieros y monetarios a tan avanzadas horas de la noche. La discusión pura y simple de la intención de fusión conllevaría algunos enfrentamientos. Hay que tomar en cuenta que el Banco Popular manejaba a algunos miembros de las entidades reguladoras de bancos. Por eso, sencillamente en la reunión de esa noche sólo se le informaría que se tenía la intención de la fusión, y como un hecho subrepticio se les mencionaría unos anexos que no aparecerían en ese momento, aunque servirían para dar la idea de que todo estaba consumado. Con un buen anuncio en la prensa del día siguiente, Luis Álvarez, Ramón Báez y Pedro Castillo tendrían el tiempo suficiente, luego, para mover sus hilos políticos y accionar sus títeres dentro de las instituciones de la Autoridad Monetaria y Financiera con la finalidad de que los alcances de los acuerdos arribados entre las dos entidades bancarias, fueran aprobados en su totalidad.

Báez Figueroa y Pedro Castillo firmaron una segunda carta ese día con el siguiente texto:

24 de marzo de 2003

Licdo. Francisco Guerrero Prats

Presidente de la Junta Monetaria y

Gobernador del Banco Central de la Rep. Dom.

Su Despacho.

VIA: Licdo. Alberto Attalah (sic),

Superintendente de Bancos

Estimado Licdo. Guerrero Prats.

Por medio de la presente deseamos informarles formalmente que en esta fecha el Grupo Progreso, S. A. y el Banco Intercontinental, S. A. han firmado un acuerdo para la fusión por absorción, por el Grupo Progreso, S. A. del 90% de las acciones del Banco Intercontinental, S. A. Al mismo tiempo le informamos que el Banco Dominicano del Progreso, S. A. asumirá, por cuenta del Grupo Progreso, la administración de todas las operaciones activas y pasivas del Banco Intercontinental, S. A. a partir del 25 de marzo del presente año, previa aprobación de la Junta Monetaria.

En el curso de los próximos sesenta (60) días, procederemos a someter a ustedes toda la documentación necesaria para completar esta operación.

El ente resultante de dicha fusión será el Banco Dominicano del Progreso, S. A. para estos fines se anexa a la presente el documento firmado por los presidentes de ambas instituciones, con la descripción de los acuerdos de la operación.

Con los sentimientos de la más alta consideración y estima, le saluda,

Respetuosamente,

Pedro E. Castillo L Ramón Báez Figueroa

Presidente Presidente

Grupo Progreso, S. A. Banco Intercontinental, S. A.

Esa carta fue llevada a la residencia del Ramoncito en la Avenida Anacaona, por la doctora Miguelina Jiménez, vicepresidenta del Departamento Jurídico del Banco del Progreso y el señor José Martínez, y luego de firmada se entregó un original al doctor Luis Álvarez Renta para que la llevara ante las autoridades de la Junta Monetaria, según aparece en los apuntes manuscritos que asentó la misma doctora Miguelina Jiménez, con su puño y letra al dorso del folder que contenía la correspondencia en los archivos del Banco del Progreso.

Fue recibida en la exhausta reunión de la Junta Monetaria cerca de las 11:00 de la noche de ese lunes 24 de marzo de 2003. El anexo fue excluido. Luego de una intensa discusión que se prolongó hasta las 3:00 de la madrugada, la Junta Monetaria emitió su Resolución Única de esa fecha en la que “tomaba nota del acuerdo de Fusión entre el Banco del Progreso Dominicano y el Banco Intercontinental, S. A”. Autorizaba al primero a tomar el control de las operaciones del segundo y daba un plazo de sesenta (60) días para que se produjera el proceso de la Debida Diligencia y concretaran los acuerdos. La junta pidió que se le entregaran el anexo, que no había llegado.

Como la Junta Monetaria prácticamente amaneció en la discusión de los acuerdos entre el Progreso y Baninter, ese día martes 25 de marzo el personal del Banco del Progreso no pudo entrar a Baninter, porque cuando recibió las autorización ya era muy tarde, no fue hasta el miércoles 26 de marzo cuando se produjo la llegada del equipo del banco comprador, encabezados por su vicepresidente de finanzas, el licenciado Ismael de Jesús González Estrada, un puertoplateño de 60 años con una vasta experiencia bancaria y con muchísima cercanía con Pedro Castillo. También integraba la comisión del Progreso la señora Xiomara Barrera en su calidad de Vicepresidente del banco adquiriente.

La primera en hacer su trabajo fue la Barrera. No sabe si por gracia propia, por nerviosismo o indignación de Benita Castillo, lo cierto es que desde que se sentó a hablar con ella, le soltó de golpe y porrazo toda la información de Baninter con números que la dejaron estupefacta. A Benita Castillo no tuvo que incentivarla para que hablara con claridad y dijera todos los entuertos con los que se podían encontrar, más bien hubo que ayudarla para que se callara. Los datos fueron abrumadores y muy preocupantes.

La Barrera había tomado notas apresuradas y ya para las 2:00 de la tarde había salido disparada para la oficina principal del Banco del Progreso para enterar a Don Pedro Castillo de los descubrimientos. Tenía que informar con prontitud o su corazón iba a estallar. No encontró al presidente del Grupo en su oficina y se sentó en su computadora.

Muchos meses después de todos estos hechos, el Banco del Progreso había contratado a una empresa extranjera, pagándole por horas de labor, que implementó el “Hurricane Project” para recuperar todos los archivos que habían sido borrados por el presidente del Grupo. El trabajo le costaría a la entidad bancaria más de doce millones de dólares. Esta novedad tecnológica permitió dar con el paradero de un sinnúmero de documentos importantísimos, incluyendo todos los archivos borrados con malicia por Pedro Castillo. Entre ellos, pudieron leer textualmente los apuntes de la licenciada Barrera cuando llegó apresurada de BANINTER y se sentó a redactar en su ordenador:

“Situación de BANINTER

PWC_DATE 2003/03/26

PWC_TIME 14:22:23

Date Source Created

FILELINK situation BANINTER.xls.

Hoja 1:

Depósitos contra un Activo Intangible RD$15,000,000.000

Depósitos fuera de libros sin contrapartida de activos RD$37,000,000,000

Cartera de Préstamos vendida RD$10,188,134,000

Desencaje RD$1,773,433,000

Depósitos Interbancarios RD$1,306,750,000

Faltante en dólares US$265,000,000 RD$6,635,682.000

Total en RD$ RD$71,903,999.000

Equivalente en US$ US$2,876,159,960

Hoja 2

Author: xiomarab

Last saved by: xiomarab

Application: Microsoft Excel

Last Printed: 2003/03/26 20:03:52

Created: 2003/03/26 18:22:23

Last Saved: 2003/03/26 22:41:30

Company: GRUPO PROGRESO.

Como se ha visto, el 26 de marzo a las 2:00 de la tarde ya Xiomara Barrera estaba escribiendo en su computadora del Banco del Progreso todos los datos, con pasmosa exactitud de lo que pasaba en Baninter. Definitivamente Benita Castillo no sólo dominaba todas las interioridades, sino que también las tenía muy bien registradas. Si se comparaban estos números con los que dieron las auditorías posteriores, tendríamos muchísima cercanía en los datos financieros ofrecidos.

Xiomara se lanzó a buscar a Pedro Castillo a como diera lugar. Necesitaba informarle de primera mano de lo que estaba ocurriendo para que tomara las decisiones necesarias. Lo encontró el en Club de Baninter en Los Prados, junto con Ramón Báez Figueroa informándole a los ejecutivos medios sobre la decisión de fusión que habían tomado ambas entidades bancarias. Discretamente pasó la hoja que había impreso y relató con mucho cuidado lo que acababa de descubrir.

  • ¿Quién más sabe de esto? –fue la inquietud de Castillo.

  • Nadie. Sólo yo tengo esa información –confirmó Xiomara.

  • No se lo digas a nadie más. Déjame a mí manejar este asunto. ¿Estamos de acuerdo?

  • No hay problemas. Dejo eso en tus manos –dijo la Barrera.

La visita de Pedro Castillo junto a Luis Álvarez Renta a la casa del presidente Mejía, la semana previa, le demostró al financista que Pedro tenía documentos e informaciones mucho más allá de las que estaba dejando entrever. Ahora, el mismo día que entraron a Baninter, una de sus principales ejecutivas le ponía al tanto de la situación con la que se iban a enfrentar y él prefirió ocultarla. Más bien, ese mismo día 26 de marzo escribió una carta al Gobernador del Banco Central José Lois Malkún en la que los dos presidentes de los grupos unificados reiteraban de nuevo los alcances de su acuerdo. Si el día 24 de marzo la Junta Monetaria había recibido los anexos que contenían la carta de acuerdo de intención de compra del Banco del Progreso ¿Por qué Pedro Castillo y Ramón Báez Figueroa enviaron esta carta del 26 de marzo, haciendo un detalle de los acuerdos arribados, como si la Junta Monetaria no supiera nada de los mismos? Aunque en la primera página la carta está dirigida a José Lois Malkún, que había sido nombrado ese mismo día, el hecho de que en las páginas 2 y 3 como destinatario aparece Frank Guerrero Prats hace entender que la carta fue redactada o muy temprano o la noche anterior, 25 de marzo y que hubo que hacer las correcciones de última hora, pero que no se percataron de que las demás páginas seguían con un destinatario errado. Veamos:

Santo Domingo, R.D.

26 de marzo de 2003

Señor

José Lois Malkún

Presidente de la Junta Monetaria y

Gobernador del Banco Central

Su Despacho.

Ref. : Adquisición del Banco Intercontinental, S. A.

Por el Grupo Progreso, S. A.

VIA: Licdo. Alberto Atallah,

Superintendente de Bancos

Distinguidos señores:

Luego de un cordial saludo nos permitimos informar a la Honorable Junta Monetaria que el día 24 de marzo del año en curso, los accionistas del Banco Intercontinental, S. A. aceptaron la oferta del Grupo Progreso, S. A., para la adquisición de sus acciones por parte del Grupo Progreso, S. A. con lo cual se concreta un acuerdo de promesa de compraventa de tales acciones. La operación incluye también la adquisición por parte del Grupo Progreso de las acciones en circulación de Intercontinental de Seguros, S. A. y el control de BANINTER & Trust Company, entidad propiedad, en un 100%, del Banco Intercontinental, S. A.

Las negociaciones que dieron lugar a este acuerdo de promesa de compraventa fueron debidamente informadas, desde su inicio, al Gobernador del Banco Central de la República Dominicana, al Superintendente de Bancos y al Secretario de Estado de Finanzas, para los fines pertinentes.

La operación ha sido concebida en tres etapas: en la primera etapa, el Grupo Progreso administraría al Banco Intercontinental, S. A., Intercontinental de Seguros, S. A. y BANINTER & Trust Company, por un período de sesenta (60) días, lo que le permitirá confirmar la situación de las mismas y durante la cual la Junta Monetaria aprobaría las facilidades necesarias para la operación relativa al Banco Intercontinental, S. A. y BANINTER & Trust, Co.

Lido. Francisco Guerrero Prats

26 de marzo de 2003

Página 2

En una segunda etapa, se llevaría a cabo la adquisición de las acciones de las compañías adquiridas por parte del Grupo Progreso, S. A. que, en consecuencia, continuaría con la responsabilidad de la administración de las mismas, ya en calidad de propietario. En la tercera etapa, el Banco Intercontinental, S. A., sería absorbido por el Banco Dominicano del Progreso, S. A., en un proceso típico de fusión por absorción.

El acuerdo de promesa de compraventa prevé que las partes del proceso solicitarán, como por este medio hacemos, a la Junta Monetaria, la aprobación preliminar de la operación, y sobre todo, la aprobación de las facilidades que una operación de esta naturaleza requiere para ser exitosa en beneficio de la estabilidad del mercado financiero.

Estas facilidades que el Banco Central de la República Dominicana otorgaría, cuya aprobación por este medio solicitamos a la Honorable Junta Monetaria, son las siguientes:

              1. Recibir de y pagar a el Banco Intercontinental, S. A. la totalidad de la cartera de cobro dudoso de dicho banco, clasificada como tal por la Administración de Grupo Progreso, debidamente refrendada por la Superintendencia de Bancos, a través de un mecanismo de presentación y traspaso automático de la referida cartera, cada seis (6) meses, durante los próximos veinticuatro (24) meses, quedando el Banco Intercontinental, S. A. como agente de cobro de dicha cartera por parte del Banco Central.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   35

similar:

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconEntrevista retrospectiva a uno de los grandes del arte colombiano

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLa Kabbalah ofrece la sabiduría más antigua en el mundo, remontándose...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconHoy en día la basura electrónica es uno de los mayores impactos en...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconAnálisis Político y Social Nacional e Internacional de Venezuela y el Resto del Mundo

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLos servicios hoteleros son uno de los precursores más importante...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconNacidos a finales de los años noventa, los blogs se han convertido...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconUno de los más valorados perros de caza y lazarillos, es un antiguo...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLa contaminación del aire es en la actualidad, producto del modo...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconUn argentino entre los científicos jóvenes más prometedores del mundo

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLos diez grandes descubrimientos científicos del añO 2009 según science
«top ten» con los descubrimientos científicos más importantes del año. En esta ocasión, el ranking en el que cualquier investigador...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com