El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo




descargar 1.7 Mb.
títuloEl fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo
página17/35
fecha de publicación28.10.2016
tamaño1.7 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Finanzas > Documentos
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   35
Capítulo XVII
Radio “Bemba” en acción

En un país pequeño, el poder de propagación de los rumores es inmensamente superior a la capacidad de información de todos los medios de comunicación juntos. Estos vuelan, como la brisa y van llegando a cada receptor con tantas distorsiones como creatividad tenga el ente transmisor, para adornar a su antojo el recado que entiende que con él se ha enviado a la mayor cantidad de personas posibles. Asignándole credibilidad absoluta a la fuente originaria, nadie osa cuestionar la veracidad y certeza de la información recibida y comprobarla no pasa, ni remotamente, por la mente de quienes con ligereza extrema se presentan ante los demás como “los mejores informados”.

La única emisora que Ramoncito no pudo comprar nunca fue Radio Bemba2, y esta era la más importante, porque es la más dañina.

El cruce de informaciones sobre el tema Baninter era profuso. Todos enteraban a todos. Los teléfonos celulares – y en algunos casos los de las oficinas y las residencias – de los implicados, vinculados y relacionados, estaban intervenidos, a veces, hasta por seis sectores diferentes. El tema de la escucha telefónica ilegal se había convertido en uno de los más rentables negocios informales del país, con el agravante de que siendo una actividad prohibida, un delito penal sancionado por la Constitución y las leyes, las autoridades eran las más asiduas, entusiastas y fervientes clientes de los espías ilegales. Desde el presidente de la República, pasando por todos los ministros, hasta el empresario mas avezado, pasaban en fila por las casas de los interventores, sin pudor ni sonrojo, a buscar las informaciones de los chismes del día, de las incidencias políticas, económicas, empresariales, y lo más increíble, con morbosidad pasmante, a enterarse de quién le está poniendo los cuernos a quién.

En medio de esta maraña de informaciones ciertas o distorsionadas, de verdades a medias o medias mentiras, de invenciones decoradas con tanto esmero que se convertían en evidencias irrefutables, las colisiones dentro de las instituciones no se hacían esperar. Los medios de comunicación tenían el gran dilema del conflicto de intereses de los dueños. El periodista se veía en la encrucijada estresante, cada vez que iba a informar, de atravesar un laberinto interminable de giros a diestra y siniestra para al final del túnel, tener precisión de los intereses que defiende y protege el medio en el que labora, para conservar, por lo menos el empleo, pues mantener la dignidad era mucho pedir. Había que evaluar con la conciencia clara si los propietarios del periódico, el canal o la emisora, eran accionistas de algún grupo financiero, o si sus empresas tenían negocios importantes con los protagonistas de las noticias que debían publicarse.

La embajada norteamericana no escapaba a este conflicto de intereses. Los años de ejercicio diplomático – y a veces no tan diplomático – del embajador Hans Hertell lo habían vinculado tan estrechamente a muchos empresarios dominicanos, con los que compartía de igual a igual -literalmente- tanto en eventos sociales inherentes a sus funciones, como en actividades de negocios de todos los géneros y tamaños. Hertell almorzaba los martes en el Restaurant Don Pepe del tradicional sector de Gazcue, en Santo Domingo, o el restaurant de carnes David Crockett, donde amenizaba encuentros históricos para analizar negocios tanto en República Dominicana, como en Estados Unidos, Puerto Rico y Panamá.

Su vinculación con algunos de los sectores involucrados en el Caso Baninter, impidió que el embajador asumiera el papel destacado que debió jugar, debido, sobre todo, a que gran parte del lavado del dinero en estos hechos, por no decir el cien por ciento, se hizo en las modernas lavanderías del estado de la Florida, ante los ojos de los norteamericanos. El Embajador Hans Hertell no podía alegar ignorancia, porque fueron los organismos de inteligencia norteamericanos los que dieron la primera clarinada sobre el escándalo, con las advertencias que le hicieron a Ramón Báez Figueroa sobre el uso que se le estaba dando a las famosas tarjetas de crédito del presidente Hipólito Mejía, utilizadas por Pepe Goico y Torres Pezzotti de manera burda, para sustraer dinero del Baninter, que al final eran recursos de los depositantes.

Pero adicional a eso, la embajada se mantuvo muy bien enterada de todo cuanto acontecía en el embrollo financiero dominicano, a través de un técnico de su confianza que les informaba de los acontecimientos más destacados. Ciertamente el licenciado Heiromy Castro enviaba los pormenores hacia la embajada norteamericana, con las novedades más impactantes de la crisis financiera que sacudía a varios bancos de importancia del país. En su condición de Encargado de la División de Inteligencia Financiera de la Superintendencia de Bancos, Castro sostenía contactos permanentes con la embajada, para que éstos dieran seguimiento pormenorizado al movimiento del sector bancario en el país. Sin embargo, el embajador seguía siendo tímido y timorato para entrarle de frente a los fraudes bancarios. En ese escenario es que surge el protagonismo de una señora que es considerada como de armas tomar: doña Elena Brineman, quien fungía como Directora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). La señora Brineman de altísimos valores morales y clara visión de su responsabilidad como enviada diplomática, no se quedó de brazos cruzados.


Ernesto Gómez había doblado en la Avenida Kennedy a la derecha para tomar la calle Juan Tomás Mejía y Cotes, que luego se convertía en Camino Chiquito, con rumbo norte. Dejó atrás el Colegio “Arroyo Hondo” y frente al Banco Popular, en la misma esquina de la Farmacia Carol hizo un giro hacia su derecha para encaminarse a la casa No. 14 de la calle José Antonio Polanco Billini, unos metros antes de llegar a la puerta principal del Club de Arroyo Hondo, donde estaba la residencia de la directora del USAID en el país, doña Elena Brineman.

Todavía no había pasado un mes del anuncio hecho en el Palacio Nacional por las autoridades financieras sobre el gran fraude del Grupo Baninter y la Brineman entendía que los dominicanos debían reaccionar con indignación ante tanta barbarie. Después de todo, la inversión que hacían ellos en algunas entidades de la llamada sociedad civil, le daba algún derecho para hacer sugerencias, cuando de la salud moral del país se trataba. Ella estaba muy insatisfecha con las reacciones tardías y tímidas del embajador Hertell y decidió tomar el toro por los cuernos.

Gómez había sido convocado, un poco de prisa, por un fax que había recibido el pasado 6 de junio, a una reunión para “tratar temas de actualidad”. Las ayudantes de doña Elena, tanto Rosanna Medina, que es asistente de Proyectos, como Gladys Guridi, habían pasado el día confirmando la asistencia. Había dicho que sí en dos ocasiones. No había dudas de la eficiencia y formalidad del equipo de la USAID en el país. Ernesto se dirigía a la reunión con algo de curiosidad, pero con la certeza de que iba a ser abordado el tema de Baninter, por conocer la entereza con que se maneja la señora Brineman en los asuntos relacionados con la corrupción – por lo menos la dominicana –pensó Gómez.

El periodista tuvo una recepción agradable y recibió esmeradas atenciones tanto de doña Elena como de su equipo. Al llegar pudo comprobar que al encuentro informal habían sido invitados comunicadores, empresarios y personalidades de la sociedad civil, casi todos comprometidos con la lucha en contra de la corrupción, tanto pública como privada, pero no se incluyó a ninguna autoridad oficial. La lista de invitados la encabezaba Elena Viyella, del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), la licenciada Marisol Vincens de la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), el licenciado Rafael Toribio, de la Universidad Tecnológica (INTEC), la licenciada Fabiola Medina de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), el doctor Francisco Álvarez –Pancho–, licenciado Javier Cabreja, y la licenciada Miriam Díaz, todos de Participación Ciudadana y los respetados comunicadores Juan Bolívar Díaz, Fausto Rosario Adames y Nuria Piera, así como el padre Jorge Cela, del Centro Padre Juan Montalvo. Ernesto pudo notar enseguida que era un encuentro de alto nivel, por la calidad de los contertulios.

  • Quiero agradecerles que hayan tomado un poquito de su tiempo para compartir con nosotros. Es un gran placer recibirles –inició la noche doña Elena, mientras sus asistentes recorrían el entorno con bandejas que contenían los tragos que cada uno había ordenado. Doña Elena hizo la introducción del propósito del encuentro que había convocado y quería tener una idea clara de qué pensaban los invitados, por considerar ella que eran, en alguna medida, las voces más autorizadas del país.

  • Como verán, los últimos hechos denunciados como actos de corrupción en el sector financiero han sometido al país a presiones extraordinarias que se van a reflejar en la estabilidad y sobre todo en la debilidad de muchas instituciones de la democracia. Es importante para el gobierno de los Estados Unidos, escucharlos a ustedes, percibir la visión que tienen de la crisis y las ideas que puedan aportarnos para nosotros elaborar nuestras posiciones a partir de las perspectivas que se presenten aquí –explicó la diplomática norteamericana. Para seguir adelantando su posición en torno a la corrupción.

  • La Embajada Americana en la República Dominicana se siente orgullosa de trabajar con ustedes a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, ya que creemos que la buena gobernabilidad es vital para una democracia y economía sólida –explicó la Brineman, para continuar –. Dentro de nuestro programa en este país alentamos la transparencia, así como la fortaleza de los mecanismos e instituciones para luchar contra la corrupción.

La diplomática estadounidense echó mano a un legajo de documentos que tenía a su lado y empezó a explicarlos.

  • Un cúmulo creciente de estudios académicos durante la década pasada establece el fuerte vínculo que existe entre el impacto negativo de la corrupción y la tasa de crecimiento económico de una nación. Por ejemplo, los estudios muestran que la corrupción tiene un impacto negativo en las inversiones tanto del sector extranjero como el nacional, que, a mediano y largo plazo, causa un descenso substancial en el crecimiento económico. Además, los países que practican la buena gobernabilidad arrojan cifras más altas de ingresos per cápita –la señora continuaba exponiendo a sus contertulios con notable preocupación sobre el tema que abordaba con destreza, aún con su pronunciado acento del inglés.

  • Quiero mostrarles cómo un estudio del Banco Mundial arrojó que un aumento del uno por ciento en la tasa de soborno está asociado a una reducción del tres por ciento en la tasa de crecimiento de un negocio. Cuando hay complicidad entre la empresa y el gobierno al adoptar políticas decisorias para compartir los beneficios de actividades corruptas, surge una forma de corrupción que es aún más peligrosa para la sociedad.

  • ¿Piensa usted que en la crisis dominicana se ha dado esa complicidad entre el Estado y los bancos? –Ernesto Gómez no pudo resistir la oportunidad. Era importante conocer la visión que tenían los norteamericanos sobre la sospechosa falta de supervisión.

  • Mire señor Gómez, nosotros no queremos enjuiciar un proceso que apenas se inicia y es necesario profundizar las investigaciones. Precisamente les hemos convocado aquí esta noche porque sus opiniones son valiosas y contribuirán a que nosotros tengamos una idea más acabada sobre el tema de la corrupción bancaria. Claro está que es altamente sospechosa la falta de supervisión, la debilidad de los mecanismos institucionales que debieron evitar que esto sucediera y que si por algún descuido, acontecía, que no tuviera la magnitud de la que estamos hablando – dijo doña Elena, para a seguidas pedir que le permitieran terminar su exposición. Ernesto cogió su boche y se replegó.

  • Disculpen... les decía que una situación como la planteada se denomina “economía cautiva del Estado”. Un estudio del Banco Mundial demostró que la tasa general de crecimiento de las empresas en una economía de este tipo es un diez por ciento (10%) más baja que en una economía no cautiva.

  • La ventaja que el sobornador recibe no está basada en el valor que trae al mercado, sino en las conexiones políticas y la habilidad de engrasar las ruedas de las decisiones políticas. El Informe Global de Competitividad categoriza a los países bajo el criterio de su competitividad económica, basado en las respuestas que dan los empresarios y ejecutivos destacados a una serie de preguntas sobre el ambiente en que trabajan. En relación a la pregunta sobre pagos extras o sobornos ligados a influir en leyes y políticas, reglamentos o decretos, la República Dominicana quedó en el puesto 90 de 102 países, un poco mejor que Bangladesh, pero peor que Nigeria, Panamá, Nicaragua y Venezuela, todos países infames por la corrupción – luego la enviada de Estados Unidos continuó con alusión directa a los casos de Baninter y otros bancos:

  • Estos casos han conmovido las bases tanto de la economía y las instituciones democráticas dominicanas al revelar las debilidades en las agencias regulatorias del gobierno y la posible complicidad entre empresas y gobierno que abarca a varias administraciones dominicanas. Los casos deben ser investigados a profundidad y juzgados de manera imparcial y transparente, de modo que todos los dominicanos recuperen la confianza en sus instituciones, su economía y su sistema político – para mí será un gran placer escucharlos a ustedes ahora. Por favor –al final dejó respondida la pregunta de Gómez sin tener que asumirlo.

  • Me gustaría agradecerle de nuevo la invitación y felicitarla por sus palabras muy atinadas – fue el decano Juan Bolívar Díaz, un comunicador con más de cuarenta años de ejercicio incuestionable del periodismo –. Yo pienso que la quiebra de Baninter constituye uno de los escándalos financieros más graves del mundo, sino el peor, guardando las proporciones de la economía nacional y sus repercusiones se sentirán ominosamente durante años sobre el cuerpo y el alma de la nación, cuyas putrefacciones han quedado a la vista de todos –Juan se pronunciaba en un tono muy serio y consternado.

  • Desde el principio se produjo una tensión entre dos líneas: la técnica, integrada básicamente por los funcionarios del Banco Central, que fueron siempre conscientes de que era imposible ocultar la magnitud del escándalo y que demandaba llegar hasta las últimas consecuencias – el periodista quería contextualizar la situación por si en algo podía ayudar a la USAID a posicionarse sobre el tema –. La otra la encarnaban elementos políticos que pretendían arreglos por debajo de la mesa y hasta aprovechamiento del aparato mediático involucrado. El haber solicitado la asistencia del Fondo Monetario Internacional – FMI – y luego del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial determinó que la balanza se inclinara para el lado técnico y se procediera a develar el escándalo y a actuar judicialmente –Juan Bolívar dominaba muchas informaciones. Era uno de los comunicadores más informados del país y la mesura era una de sus principales cualidades. El experto periodista continuó:

  • Yo quiero concluir diciendo que el poder mediático era grande pero no pudo encontrar eco ni respaldo, porque la estupefacción nacional era mayúscula ante las dimensiones del escándalo financiero y el costo a pagar por la ciudadanía. Pero los ejecutivos de Baninter eran reconocidos por todos los sectores de la sociedad, a los que permeaban con donativos, patrocinios y atenciones que para algunos observadores siempre fueron desproporcionados y sospechosos. Pudieron obtener la complicidad, la colaboración o el silencio de funcionarios de tres gobiernos, incluyendo a presidentes, de jerarcas militares, policiales y religiosos, líderes políticos y legisladores, comentaristas de televisión y periodistas y dirigentes de entidades sociales de diversas índoles. Era un desastre total. Ahora pagaremos las consecuencias –el comunicador dijo la última frase mientras su cuerpo descendía hacia el asiento en señal de que estaba dando por concluido su aporte.

  • Gracias Juan Bolívar. Muy valioso. Por favor, Fausto Rosario –concedió la anfitriona.

  • Gracias doña Elena. Estoy muy de acuerdo con Juan en lo que ha planteado y más que eso, República Dominicana ha sido testigo del destape más obsceno de corrupción pública y privada de toda su historia, al develarse el más grande sistema establecido para corromper a funcionarios, políticos, militares y líderes de la opinión pública. Las acciones fraudulentas fueron posibles, por la complicidad de los funcionarios del Banco Central, de la Superintendencia de Bancos y de las autoridades políticas que durante 14 años ocuparon las posiciones más relevantes en el Palacio Nacional –también Fausto hablaba con mucha indignación. Todos los asistentes parecían chocados por la magnitud del escándalo. El reputado comunicador siguió analizando:

  • Pero es bueno señalar que el fraude fue posible también por la complicidad del sistema político. El dinero que se manejó y se distribuyó entre partidos políticos, campañas electorales, legisladores, militares, periodistas, funcionarios del gobierno y los regalos que se hicieron vía tarjetas de crédito que portaba mucha gente, eso corrompió en sus entrañas al Estado, a los partidos y sus líderes, a los funcionarios, a las iglesias, y a la intelectualidad y eso hizo posible el ocultamiento de la más grande conspiración económica contra el país –Fausto percibió que tenía cautivo a los amigos visitantes y no quiso extenderse mucho, para no abusar de la cortesía.

  • Quiero terminar señalando que República Dominicana y los países de la Región deben mirarse en este espejo, que guarda mucha semejanza con el caso Banesto, de España, sólo que Mario Conde encabezó un fraude infinitamente menor en una gran economía. Gracias.

  • Gracias a ti Fausto. Ahora vamos a escuchar a una dama. Los hombres han tomado el mando –bromeó doña Elena.

  • El mando lo tiene usted desde el principio, como anfitriona –le vociferó Pancho Álvarez desde el fondo.

  • Bueno, será interesante saber qué piensa el empresariado sobre este tema que le afecta directamente, como sector. De tocaya a tocaya. Doña Elena Viyella –la Brineman cedió la palabra a la presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada.

  • Gracias doña Elena por la invitación y por esta discusión franca, sincera, transparente sobre un tema que nos tiene a todos en ascuas. Tenemos en nuestras manos casi una tragedia nacional en materia económica, social, moral y ética. Pues esto que nos ha pasado, ha llegado hasta las bases de nuestra sociedad, nos ha puesto a cuestionarnos y a revisarnos, y nos ha llevado a reflexionar si esto es lo que queremos. ¿vamos a permitir que se juegue con la dignidad y la decencia nacional? ¿o vamos a exigir responsabilidad y a cumplir con el rol que corresponde a cada uno? Aquí hemos llegado, por permitir que la corrupción y la ilegalidad normen nuestra conducta. Aquí hemos llegado como consecuencia de la falta de sanción; y el no sancionar, provoca el continuo incumplimiento de nuestras leyes –doña Elena Viyella hablaba paseando su mirada, semicircular, para cubrir a todos los presentes.

  • ¿Cómo salimos de este atolladero? ¿Cómo asegurarnos que no vuelva a suceder? ¿Cuáles son las lecciones aprendidas? Como explicaba Juan Bolívar de las componendas de los políticos, ¿Permitimos con nuestra pasividad que el Caso Baninter se desembrolle en cuartos oscuros? ¿O tomaremos el camino de la vigilancia y la exigencia por la transparencia, la acción responsable y la aplicación de la justicia? Es imperativo que continuemos fortaleciendo la administración de justicia para que ésta pueda ofrecer las garantías necesarias a los ciudadanos que vivimos en un país donde prevalece el Estado de Derecho y la seguridad jurídica para todos. Sin excepción –el bellísimo rostro de la líder empresarial dominicana se mantenía adusto, dándole la seriedad que la exposición ameritaba.

  • Dejemos que sea la justicia la que ofrezca a la ciudadanía su veredicto final de esta situación –terminó la Viyella.

  • Escuchemos al periodista Ernesto Gómez.

  • Gracias doña Elena, la anfitriona. Porque tenemos dos Elena y ninguna de ella es la de Troya, por lo menos que sepa yo. Es muy valiente y edificante la participación de la líder de los empresarios, para exigir responsabilidad compartida a todos los sectores, y que se deje a la justicia actuar con transparencia y equidad. Porque es muy saludable saber cuál es la posición real de los empresarios del país. Un comunicado de más de una docena de hombres de negocios dominicanos defendiendo a Luis Álvarez Renta es una presión innecesaria a la justicia. Aquí todos cojeamos de algún pie. Salir a destiempo a proclamar las grandes virtudes del reconocido consultor y financista, pone en evidencia el nivel de dependencia y agradecimiento que tienen algunos sectores empresariales con el licenciado Álvarez Renta. Pero es importante destacar que la posición del CONEP, por lo menos de su vocera, expresada esta noche, es la más saludable para los empresarios, para el país y hasta para los mismos procesados. Los señores Mario Cabrera, Hugh Brache, Antonio Najri, Roberto Bonetti, Miguel Barletta, Oscar de la Renta, primo de Luis Álvarez Renta, Ernesto Vitienes, Arturo Pellerano, Marcial Najri, José Miguel Bonetti, Donald Reid Cabral y Juan Bautista Vicini han publicado un comunicado en defensa de Álvarez Renta... Ahí están, por ejemplo, don Antonio Najri, que fue el primer presidente de Baninter, don Arturo Pellerano, presidente de Bancrédito y los Vicini, Bonetti y otros que son del Banco del Progreso. Interpreto eso como una presión a la justicia para que no haga nada. Por eso, hay que tomarle la palabra a doña Elena como la vocera de los empresarios, porque aquéllos andan defendiendo sus intereses –Ernesto quería hacer esta puntualización, pero no quería que se interpretara como un ataque a ese sector de manera directa, por eso, siguió haciendo precisiones.

  • No es que los empresarios sean los malos de la película. Lo que ha pasado con nosotros, los periodistas y con los demás sectores, también es vergonzante y nos pone a reflexionar. Mira esta carta de fecha 17 de julio del 2001 – Ernesto sacó unas fotocopias y mostró a los presentes – es una orden para entregar una jepeta Lexus color negro del año 2001 (o sea nueva, de caja) a la periodista Asela María Lamarche con el dinero de Baninter. Así le salió su Matrícula No.1874044 de fecha 24 de julio del mismo año, con la Placa GB-N712 a nombre de la señora Asela María Lamarche Pérez. Novecientos cincuenta mil pesos de ustedes y míos son regalados a una comunicadora “objetiva e imparcial” que defendió con uñas y dientes a Ramoncito, hasta que el Banco Central le mostró los documentos que tenían en sus manos y la amenazó con quitarle el vehículo. Entonces publicó un espacio pagado acabando a su antiguo admirado y exageradamente lisonjeado. Pero ese es uno de los casos menos bochornosos, si se mide en cuantía. Son muchos los comunicadores que están comprometidos con esta barbarie... Juan TH tenía una deuda sin pagar de RD$7 Millones y medio de pesos. El caso de Julito Hazím se sale de todos los parámetros. Los altos militares recibían prebendas, la alta cúpula de la iglesia católica andaba con tarjetas de Baninter que se borraban, nuestros políticos daban asco... –Ernesto había ido a la reunión con un legajo de documentos y los levantaba con energía para hablar de todo lo que estaba investigando. Luego pidió disculpas por la intervención, no quería dañar a nadie, pero las cosas tenían que ser dichas y los empresarios tenían mucha culpa de toda la impunidad que hay en la República Dominicana.

El resto de la noche transcurrió entre exposiciones, precisiones que hacia doña Elena Brineman y la participación entusiasta de la mayoría los presentes, manifestando sus puntos de vista sobre la problemática planteada. Luego de un rico buffet, y algunos tragos extras, los contertulios se fueron despidiendo, cumpliendo con los límites como habían sido programados en la misma invitación: un encuentro de 6:00 PM a 8:30 PM.

1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   35

similar:

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconEntrevista retrospectiva a uno de los grandes del arte colombiano

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLa Kabbalah ofrece la sabiduría más antigua en el mundo, remontándose...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconHoy en día la basura electrónica es uno de los mayores impactos en...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconAnálisis Político y Social Nacional e Internacional de Venezuela y el Resto del Mundo

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLos servicios hoteleros son uno de los precursores más importante...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconNacidos a finales de los años noventa, los blogs se han convertido...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconUno de los más valorados perros de caza y lazarillos, es un antiguo...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLa contaminación del aire es en la actualidad, producto del modo...

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconUn argentino entre los científicos jóvenes más prometedores del mundo

El fascinante y estremecedor relato de uno de los escándalos político-financieros más grandes del mundo iconLos diez grandes descubrimientos científicos del añO 2009 según science
«top ten» con los descubrimientos científicos más importantes del año. En esta ocasión, el ranking en el que cualquier investigador...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com