Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células




descargar 25.83 Kb.
títuloFig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células
fecha de publicación25.09.2016
tamaño25.83 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Química > Documentos
Fig. 1. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células piramidales del hipocampo. En ambos casos existe pérdida neuronal y de fibras aferentes, pero en la senilidad normal o fisiológica, los procesos adaptativos originan crecimiento dendrítico neuronal y neosinaptogénesis en las neuronas remanentes y en las fibras aferentes a las mismas. Esto no sucede en la enfermedad de Alzheimer o senilidad patológica.

Fig. 2. Senilidad fisiológica y senilidad patológica del cerebro. Existen dos distintas maneras de considerar el desarrollo de estos dos procesos de envejecimiento: 1) Por una parte se puede pensar que existe una involución senil que no conduce a la demencia y donde existen, además, signos de adaptación neuronal, glial y vascular que compensan muchos de los déficits morfofuncionales que se producen con la edad; mientras que por otra parte existe una involución que conduce a la demencia y donde predomina la neurodegeneración, lo que denominamos Enfermedad de Alzheimer típica (EA). Al lado de este proceso degenerativo se sitúan otros procesos más o menos relacionadas (EAs atípicas), que también cursan con demencias graves, y otros procesos con alteraciones cognoscitivas leves pero que nunca llegarán a recibir el diagnóstico de demencia (MCI; alteraciones cognoscitivas leves). 2) Por el contrario, se puede considerar que todos los individuos sufren un proceso de degeneración cerebral continuado (“continuum”) en el que se transita desde un estadio involutivo senil benigno, sin demencia, hasta la demencia tipo EA más grave pasando por etapas de predemencia con alteraciones morfofuncionales cada vez más graves.

Fig. 3. Los atributos de “normal” y “anormal/patológico” que se asignan a los individuos o a los cerebros post-mortem que se estudian, varían según los criterios que se apliquen. El “punto de corte” entre los dos posibles atributos normal/patológico que se puede aplicar a una población en un estudio determinará el porcentaje de casos con uno u otro diagnóstico. En el esquema se ejemplifica esto en una gráfica donde se representa la puntuación de una población en una prueba neuropsicológica teórica donde se pretende determinar el grado de demencia (normal o patológico) en base al número de aciertos en las pruebas que se le realizan. Dependiendo de que el “punto de corte” (puntuación, que se ha acordado por consenso, para diferenciar los individuos normales de los patológicos) sea más o menos exigente, variará el porcentaje de casos diagnosticados como patológicos.

Fig. 4a. Alteraciones morfofuncionales seniles comunes en la involución cerebral senil fisiológica y patológica. De manera general puede decirse que existe pérdida neuronal y distrofia (o signos genéricos de envejecimiento celular) de las células remanentes. En A y B se muestra una laminilla cerebelosa adulta y senil, respectivamente, donde se aprecia la pérdida de neuronas de Purkinje (P) y de los granos (cg), así como las alteraciones distróficas de las células supervivientes, especialmente en las células de Purkinje que, al Microscopio Electrónico, evidencian (D) acumulación de lipofuscina, zonas de pérdida de organoides como Retículo Endoplásmico Rugoso y mitocondrias (*) y disminución de sinapsis (→). También sufren cambios, generalmente hipertróficos o distróficos (gliosis) las células astrogliales (C, con aumento de prolongaciones) y microgliales (E, con aumento de lipofuscina). Los vasos sanguíneos (en F, se observa la pared de un vaso normal), también sufren involución y muestran alteraciones como engrosamiento de la membrana basal (H) o signos de acumulación de substancias de desecho (G, acumulaciones lipídicas). (

Fig. 4b. Alteraciones neuropatológicas típicas del envejecimiento patológico / Enfermedad Alzheimer. A-F. Depósitos amiloides en “placa”. A, C y E, impregnaciones metálicas (Bielschowsky), y B, D y F, inmunotinciones con anticuerpos antiamiloideos. Depósitos estructurados de diferente tipo en corteza frontal: en A y B, placas con “core” y corona amiloide que con la impregnación metálica permite visualizar una gran cantidad de “neuritas” distróficas que no se observan con la inmunotinción por no contener amiloide, pero sí depósitos de proteína tau aberrante. En C y D, placas multilobuladas con condensaciones de amiloide y otras masas no bien tipificadas. En E y F,placas difusas” de amiloide de contenido granular y límites poco precisos (“masas algodonosas”). En G (gyrus dentatus) y H (corteza prefrontal) se muestran otros tipos de depósitos amiloideos no estructurados, o “difusos”, en el neuropilo, así como depósitos intraneuronales. Todos estos tipos de depósitos diferentes parecen señalar la existencia de diferentes vías de generación de neuropatología amiloidea en el hombre durante el envejecimiento patológico, aunque la demencia EA se la vía final común (43). En J, se muestran los ovillos neurofibrilares en dos neuronas y “neuritas” distróficas en una placa amiloidea. En I, se observan células de microglía (teñidas mediante inmunorreacción frente al antígeno CD45) cuyas prolongaciones discurren por el neuropilo de la corteza parietal y penetran en las placas amiloideas. En K y L, se observan astrocitos hiperreactivos contra proteína glial acidófila (signo de astrogliosis) en neuropilo de la corteza prefrontal. Su relación con las “placas” amiloideas (marcadas con círculos) es variable, observándose una “corona” glial en K que no existe en la placa de la imagen L.

Fig. 5. Distribución del patrón de los cambios neurofibrilares (ovillos neurofibrilares y neuritas en neuropilo). Se diferencian seis estadios. En los estadios I y II las lesiones están prácticamente confinadas a la región transentorrinal. Los estadios III y IV, también llamados límbicos, presentan importantes alteraciones en la corteza límbica. Los estadios V y VI muestran alteraciones “isocorticales”. (Modificado de ref. 44).

Fig. 6. Esquema que intenta resumir los posibles cambios generales acaecidos en el cerebro para propiciar el desarrollo de patología durante la senilidad. El cerebro (sus neuronas y sus células gliales) poseen sistemas y mecanismos de defensa frente a las agresiones externas e internas que evitan cambios morfofuncionales en el mismo y mecanismos de adaptación para prevenir la involución senil. Conforme avanza la edad disminuye la defensa y la adaptación con lo que se producen cambios morfológicos en neuronas y circuitos neuronales que son la manifestación de la degeneración senil. Si los agentes tóxicos en infecciosos, externos e internos rompen las barreras de defensa y adaptación, se desarrolla una involución patológica.

Fig. 7. Esquema donde se representan los sistemas basalocorticales y troncoencefálicos activadores que inervan la corteza cerebral del hombre (regiones sombreadas en gris): S= núcleos colinérgicos del septum que inervan, principalmente, el hipocampo; B= núcleos colinérgicos de la Banda Diagonal de Broca que inervan las áreas límbicas del cerebro; nM= núcleo de Meynert en los primates (equivalente al Nucleus Basalis Magnocellularis del resto de los mamíferos, donde residen los cuerpos de las neuronas colinérgicas que inervan el cortex cerebral); LC = locus coeruleus, donde se asientan las neuronas noradrenérgicas que inervan la corteza; SN= substancia negra y TV= substantia Tegmental Ventralis, donde se asientan las neuronas dopaminérgicas que inervan la corteza.

Fig. 8. Sistema Colinérgico basalocortical. Se recogen aquí diversos esquemas de los autores. En A, se representan los núcleos colinérgicos de la figura 7 (Septum, Banda Diagonal de Broca, Núcleo de Meynert) y una neurona colinérgica tipo con su soma en los núcleos basalocorticales (4) donde se sintetizan las enzimas colinérgicas CAT (colin acetiltransferasa), AChE (acetilcolinesterasa) que se transportan por el axón (3) hasta los terminales corticales (2) donde sintetiza y libera acetilcolina que actúa sobres las neuronas colinoceptivas (1) para mantener un estado de activación que facilite las respuestas óptimas. Estas neuronas corticales, así como las células astrogliales, sintetizan y liberan la neurotrofina NGF que es reconocida, captada y transportada retrógradamente por el axón (3) hasta el cuerpo neuronal, dónde actúa sobre el núcleo de la neurona para activar la síntesis de la mayoría de los enzimas y receptores del sistema colinérgico que se transportan a los terminales corticales. En B, se muestra con mayor detalle el sistema colinérgico cortical donde juegan un importante papel los receptores colinérgicos nicotinérgicos (N) y muscarínicos (M), tanto presinápticos como postsinápticos, que sirven tanto para activar las neuronas corticales como para regular la síntesis, liberación, acción, destrucción de acetilcolina y la recaptación de colina. La colina es captada desde los capilares o de los espacios interneuronales tras la destrucción de la acetilcolina por la acetilcolinesterasa y muchos terminales colinérgicos están regulados en su funcionamiento por otros terminales aminérgicos. En C, se amplía el esquema sobre la “inervación colinérgica basalocortical” mostrando la enorme complejidad de la misma. Las fibras colinérgicas (ACh; ACh aferente) liberan acetilcolina especialmente en varicosidades “no sinápticas” difundiendo entre las membranas neuronales (2 neurotransmisión de “volumen” o “no sináptica”, posiblemente un 80% de la acetilcolina sintetizada) y actúa sobre los receptores nicotinérgicos situados sobre dendritas y ramas de neuronas corticales en zonas no sinápticas (modificando las propiedades de estas neuronas), sobre interneuronas reguladoras y fibras aferentes no colinérgicas de la corteza y sobre células gliales. Otro porcentaje de acetilcolina se libera en terminales sinápticas que activan receptores colinérgicos nicotinérgicos y muscarínicos. El conjunto abarca mecanismos muy complejos y sofisticados que mantienen las neuronas corticales en óptimo estado de respuesta y producen en las mismas las modificaciones necesarias para llevar a cabo los complejos funciones que son necesarios en las funciones cognoscitivas. Estos sistemas degeneran durante la involución senil. En D, se observa una neurona colinérgica hipertrófica, superviviente y aislada, mantenida por sus mecanismos de adaptación en una región del núcleo de Meynert de un individuo con Alzheimer terminal (tinción, acetilcolinesterasa).

Fig. 9. Esquema sobre la evolución de los parámetros morfofuncionales en la teoría colinérgica de la senilidad y de la enfermedad de Alzheimer. Se representan algunas de los más importantes que relacionan la supervivencia y/o funcionalidad de la neuronas colinérgicas basalocorticales y del sistema NGF- neurotrófico que las mantiene con la posible evolución de la demencia Alzheimer desde la senilidad fisiológica (SENIL) al Alzheimer terminal (EA grave) pasando por el deterioro cognoscitivo leve (MCI) y el Alzheimer leve. A partir de la EA parece descender el número y/o función de las neuronas colinérgicas del núcleo de Meynert (nbM) aunque aumentar los marcadores del acto celular (indicio de degeneración neuronal) y la producción de pro NGF cortical (posible marcador de muerte celular) ya desde el inicio de la senilidad. La disfunción colinérgica se ofrecía en una disminución de síntesis de colinacetiltranferasa (ChAT) productora de acetilcolina y receptores para el NGF (TrkA y p 75NTR) en el nbM. En la senilidad fisiológica y MCI parece que los mecanismos de adaptación mantienen el nivel de ChAT en hipocampo (Hp CAT). El NGF cortical y los receptores p75NTR para NGF corticales en la senilidad patológica/EA pueden o no sufrir disminuciones pero parece que el sistema colinérgico ya no mantiene funcionantes a las células. +/- = resultados de valor muy variable en diferentes estudios; + = resultados muy repetitivos en la literatura científica. Comparar con el Cuadro III. (referencias 61, 66-70, 119, 120)

Fig. 10. Porcentajes de cerebros “normales” y “anormales” en diversos estudios, según los criterios actuales de consenso relativos a diversos parámetros tanto en grupos control senil normal como en grupos de senilidad patológica Alzheimer. Los grupos referenciados son los casos clínicos (ref. 48) de “Berkley Aging Cohort” (BAC) (72 casos) y “Alzheimer´s Disease Neuroimaging Initiative” (ADN) (286 casos) y los cerebros post-morten estudiados por los autores (155 casos). Los parámetros analizados son espesor de la corteza mediante resonancia magnética, consumo de deoxiglucosa mediante tomografía de emisión de positrones (PET), volumen hipocampal mediante resonancia magnética y neuropatología Alzheimer según criterios de CERAD.

Fig. 11. Neuropatología Alzheimer en Macacus fasicularis (macaco congrejero o macaco de cola larga). Individuo de 36 años de edad con profunda involución comportamental. A. Corteza prefrontal con gran densidad de placas amiloideas (inmunotinción con anticuerpo 6E10 intensificado con Niquel). En B se observa además de una placa de tipo difuso, otros tipos de depósitos amiloideos en el neuropilo (como gruesas granulaciones o microplacas de tipo “burn out” del humano) (flecha en azul), granulaciones intracelulares en neuronas y células gliales (flechas en negro) y amiloide perivascular (congofiliopatía) (V). En C se observan granulaciones tau positivas (inmunotinción con anticuerpo clon tau-2) de distinto tamaño en neuronas y células gliales y en prolongaciones del neuropìlo o incluidas en una placa amiloidea (A= x200; B y C = x700).

Fig. 12. Placas amiloideas observadas al Microscopio electrónico con core denso en humano (A) y en ratón trangénico APP+PS1. En ambos casos se observa el “core” central (c) formado por fibras densas de proteína beta amilide redeadas de dendritas distróficas (d) y material amilideo fibrilar difuso. Existen diferencias muy notables dehidas a : 1) la técnica de estudio, pues en el caso A se trata de tejido post-morten (3 horas), fijado por inmersión y la mayor parte de loas dendritas se han vascuolizado y destruido mientras se encuentran láminas ultadensas formadas por restos celulares neurovasales, gliales y aniloideas muy difíciles de estudio. Por el contrario en el ratón transgénico se observan las neuritas con grandes cantidades de detritus celulares rodeadas de las láminas de amiloide puramente fibrilar-granular. 2) El tipo de amiloide, la configuración del “core” y de la “corona”, las neuritas y las prolongaciones gliales tienen diferencias en las dos especies. (x 6000).

Cuadro I.

Cuadro II.

Cuadro III. Teoría colinérgica de la senilidad fisiológica cerebral y de la senilidad patológica EA. Cambios en parámetros morfofuncionales (sin variación - = -; al alza -↑-; descenso -↓-) a nivel cortical y a nivel de los somas neuronales basalocorticales. El número de células en el nbM (núcleo de Meynert) ha sido calculado por el número de neuronas con reacción colin acetil transferasa positiva ([CAT]). ↓Z significa que sólo existen algunas zonas de los núcleos colinérgicos que muestran pérdida neuronal. CAT= colin acetil transferasa; AChE= acetilcolinesterasa; N= receptores nicotinérgicos subtipo alfa 7; M-1= receptores muscarínicos tipo 1; P75 y TrkA= receptores para NGF. El pro-NGF per se puede provocar muerte neuronal a la vez que es una proteína precursora de NGF, proteína neurotrófica. Ver la evolución de estos factores en la figura 9. Recopilación de datos de trabajos de los autores y de otros estudios. (Referencias 61, 66-70, 119, 120).

similar:

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células iconAnatomía patológica Rama de la patología que estudia las lesiones...

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células iconEl cáncer es el nombre común que recibe un conjunto de enfermedades...

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células iconEs la formación de gametos por medio de la meiosis a partir de células...

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células icon¿Qué son las demencias? El alhzeimer : El proceso de envejecimiento...

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células icon1º. Realiza una breve descripción de las similitudes y diferencias entre los modelos geocéntrico

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células iconLas células madre vegetales son células primarias a partir de las...

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células iconCita tres ejemplos de M. A. S., definiendo cada una de las magnitudes...

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células iconCuadro resumen de las principales diferencias entre el conocimiento...

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células iconA Fijan las células entre sí o con la matriz extracelular

Fig. Esquema que representa las diferencias fundamentales entre el proceso de “senilidad normal” (senil) y el de “senilidad patológica” en las células iconLa glucosa es el principal monosacárido que aporta energía a las...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com