Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país




descargar 59.7 Kb.
títuloLos años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país
fecha de publicación21.02.2016
tamaño59.7 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
INTRODUCCIÓN


Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país buscamos: educar, proporcionar información objetiva, científica y no valorativa sobre la pléyade que es la sexualidad en el ser humano; las manifestaciones, la percepción y la vivencia de la misma a lo largo de su vida, en todas las etapas y en los diversos ámbitos por los que transita cada individuo; así como el efecto que tienen todos los mitos, tabúes, falta de información e información deformada con respecto a sí mismo como un ser sexuado.
En este espacio, tengo ahora la oportunidad de enriquecer una parte de esta información desde una perspectiva neuropsicológica en un tema tan poco profundizado por personas no involucradas con la sexología y que por su complejidad es evitado, disfrazado o etiquetado como una instancia “más familiar” como es la homosexualidad.

OBJETIVO
Explicar las conductas de un niño de 9 años que gusta de vestirse con ropa, accesorios y modales femeninos y el cual termina siendo rechazado dentro de un entorno social conservador y tradicionalista que desconoce lo que es el proceso de la alteración en la identidad sexogenérica y el papel que esta afectación genera en el desarrollo psicosexual de este niño.


JUSTIFICACION
Ludovic es un niño que en su inocencia y confusión ante el efecto que tienen sus conductas y la expresión de sus sentimientos; honestos y auténticos desde su propia e infantil vivencia, nos presenta una realidad incluso naib de los que puede ser la vida y la experiencia de una persona que padece una alteración en la identidad sexogenérica incluyendo la reacción del entorno familiar ante algo que desconocen y que rompe totalmente con el esquema y expectativas para con su hijo.
El empeño por que el chico se ajuste a la normatividad y a la presión social nos presenta y nos confronta como sociedad; ante un sistema de creencias que nos ha llevado a estipular o buscar establecer lo que consideramos “natural” sano, correcto e incluso aceptable o legal, sin darnos cuenta que situaciones como la presentada en esta película nos enfrenta totalmente con uno de los males más grandes de nuestro tiempo; la discriminación, la no aceptación a la diversidad y podríamos enumerar un sinfín de diversidades; étnicas, religiosas, filosóficas pero haremos un alto y nos concentraremos en la diversidad sexual. Tener la oportunidad de desmitificar; buscar despatologizar y poder clarificar una de las expresiones de la sexualidad a través de los estudios realizados en neurología; es realmente, un momento de gozo entre todas las vivencias que han conformado esta gran experiencia de formarme como psicóloga.

VIÑETA
Esta es la historia de Ludovic; un niño de 9 años; el cual al llegar a un nuevo barrio a vivir, en la fiesta de inauguración de la casa, decide presentarse vestido de mujer y pone gran cuidado en su arreglo y el padre impactado no sabe muy bien cómo reaccionar; la madre lo toma a broma y lo pasa como algo intrascendente lo mismo que la abuela.
Al paso de los días y manifestando el chico una atracción por el hijo del jefe del papá en un juego, comete el error de entrar al cuarto de la hermanita muerta en la casa de su amigo y simula una boda en la cual está nuevamente, vestido de mujer con la ropa de la hermanita muerta. Al descubrirlos, resulta una gran ofensa y un gran impacto en donde ya la gente empieza a darse cuenta de lo repetitivo de los juegos y las reacciones de los adultos van siendo diversas; desde ser empáticos con él y tomarlo como algo pasajero hasta castigarlo, regañarlo, etc.
Es patente la confusión de los padres y su lucha entre el cariño al niño y la ruptura de sus expectativas; el chico es un chico cálido, tranquilo, “obediente” y que realmente no genera problemas; más que el romper el esquema de los que le rodean con su insistencia inocente de querer ser niña. La trama de la película fluctúa entre el buscar aceptarlo, esperar que “se le pase”, llevarlo con un médico, exigirle conductas masculinas; así como la alternancia en la intolerancia, primero del padre y después de la madre.
Aparentemente la abuela lo entiende o por lo menos lo acepta aunque nadie tiene la información a ciencia cierta qué es lo que sucede.
Para poder iniciar con la explicación científica de esta alteración; es necesario comprender algunos términos para que puedan quedar claras las diferentes instancias que lo conforman; por lo tanto, a continuación desgloso algunos de ellos así como partes de la historia para llegar a definiciones claras y aplicables científica y fenomenológicamente.

En la tercera edición del Oxford English Dictionay, que se publicó a inicios del 2000 tiene en las entradas para Género y los términos relacionados con ello una referencia: “se consultará el articulo del Dr J. Money.” “Género: Historia, teoría y uso del Término en Sexología y su relación Naturaleza/crianza” (Money, 1985).
Género: La condición legal, social y personal de uno como masculino o femenino, o como una mezcla de ambos, más sobre la base de criterios somáticos y conductuales que sobre criterios genitales y/o eróticos por si solos.
El rol del género se aprecia en relación a lo siguiente: Gestos típicos generales, porte y conducta, temas espontáneos de conversación en diálogos cotidianos y comentarlos casuales; el contenido de los sueños, sueños diurnos y fantasías; respuestas a preguntas Indirectas y a pruebas proyectivas; la evidencia sobre prácticas eróticas y, finalmente, las respuestas de la persona a preguntas directas (Money, 1955a).

Definición del término, “rol del género”; es hasta 1955, cuando aparece en el Boletín del Johns Hopking Hospital en el reporte de una investigación intitulada ‘Hermafroditismo, género y precocidad en el Hiperadrenocortismo: Hallazgos Psicológicos” (Money. 1955b. EJ pasaje relevante es (p. 254):
Los casos de contradicción entre el sexo gonadal y el sexo de crianza están tabulados juntos con datos sobre el sexo hormonal endógeno y el rol de género. El término rol del género se usa para referirse a todas aquellas cosas que dice o hace una persona para presentarse a sí misma como muchacho u hombre; chica o mujer respectivamente. Este Incluye la sexualidad pero no se restringe a su sentido erótico. De las 17 personas representadas en la tabla, todos, exceptuando a tres, se presentaron a sí mismos en el rol de género en total concordancia con su crianza aunque en contradicción con su sexo gonadal. La estructura gonadal en sí misma resultó ser el pre editor menos confiable del rol del género y de la orientación como hombre o mujer de una persona, en cambio el sexo asignado resultó ser mucho más relevante.
El origen de mí contacto inicial con este segundo término fue una comunicación, en ese tiempo, con Evelyn Hooker, la psicóloga ahora famosa por sus estudios pioneros en Los Ángeles que llevaron a la despatologización de la homosexualidad. De acuerdo con una comunicación personal (1984) con Robert Stoller, hubo un grupo de estudio psicoanalítico de la Identidad del género en la Universidad de California en el centro médico de los Ángeles (UCLA) durante este mismo período, a mediados de los sesenta. En la época en que Stoller publicó su libro, Sexo y Género, en 1968. Este grupo era oficialmente La Clínica de Investigación sobre Identidad del Género en la UCLA.

En la OED, la referencia más temprana a la identidad del género es una cita de la Primavera, 1969, un número del boletín de la Fundación Educacional Erickson (FEF sus siglas en inglés), Vol.2 (identificado erróneamente como Vol. 1 en la OED), No. 1, page 1, así: La Fundación Educacional Erickson ha sido invitada a trabajar en el campo de la Identidad del Género que necesita un servicio que hasta ahora no ha sido provisto.” Esta era, de hecho, la segunda vez que el término, identidad del género, había aparecido en el boletín de la EEF. La primera fue en el Vol. 1. No. 1, página 1, Primavera de 1968,

Codificación del Género: Es la codificación combinada de la codificación genética, la codificación hormonal, y la codificación social de las características corporales, mentales, y/o de la conducta de una persona como exclusivamente masculina, femenina, o exclusivamente andrógena; relativo a un criterio establecido y en ocasiones arbitrario.

Codificación Cruzada de Género: Es la codificación de género en la cual existe discordancia entre el sexo anatómico de nacimiento y, principalmente, una o más de las variables conductuales o estereotipos masculinos o femeninos.

Las dos definiciones siguientes son compatibles con la formulación de trastornos del género como una transposición evolutiva o un fenómeno cruzado independientemente de la etiología.

Transposición del Género: Es el cambio o cruce de atributos, expectativas, o estereotipos, de G-I/R de masculino a femenino, o viceversa, lo que puede suceder en forma serial o simultánea, temporal o persistentemente, en mayor o menor grado, y con repercusiones y consecuencias insignificantes o de Importancia.

Disforia del Género: Es el estado, subjetivamente experimentado, de incongruencia entre la anatomía genital, y el G-I/R, (rol/género-identidad) particularmente en los síndromes de transexualismo y transvestismo.


Este encabezado del New York times de Nov. 21, de 1966, fue uno de los muchos que alarmó al público americano. La gender Identity Clinic en este gran centro médico había empezado cautelosamente a trabajar con transexuales y con los casos relacionados del síndrome Klinefelter y de hermafroditismo. La EFF ayudó a patrocinar el comité, cooperando con John Money, Ph.D. Profesor asociado de Psicóloga Médica y pediatría, así como el equipo quirúrgico del John Hopkins.
Durante los dos años precedentes se había hablado extra­oficialmente de la clínica como la clínica del cambio de sexo. Bajo mí influencia, se la llamó oficialmente la Clínica de la Identidad del Género. Aunque el nombre oficial de la clínica era compatible con permitirle volverse un centro para los múltiples síndromes relacionados con la Identidad del género, no logró serlo. Una consecuencia fue que, en el uso general, el término identidad del género adquirió un significado demasiado ligado a transexualismo, un término que, aunque acuñado (y deletreado con una a) en 1949 por Cauldwell, solo Ingresó al lenguaje cotidiano después de la publicación en 1966 del libro de Harry Benjamín, El Fenómeno Transexual.
El término rol o papel del género, debe su existencia a niños nacidos hermafrodíticamente con genitales ambiguos y atendidos en la unidad de investigación hormonal de la Clínica Endocrina Pediátrica Johns Hopkins en la cual se estaba siguiendo su desarrollo longitudinalmente.

El estudio del desarrollo del rol del género en niños con algún defecto de nacimiento en los genitales había empezado en Boston, en 1950. Fue diez años más tarde cuando el estudio se extendió para Incluir a chicos nacidos sin defectos en sus genitales pero que, en los primeros años de su niñez, presentaban signos de incongruencia en el rol del género. En el lenguaje popular, eran “sisy boys’ (o niños afeminados). Sus intereses y gestos eran similares a los de su estereotipo idealizado del rol del genero de las chicas y su ideación y fantasía, incluyendo su imagen corporal era la de ser una chica. El estudiante de medicina que empleó su tiempo de investigación electivo para colaborar con el estudio de estos chicos y fue Richard Green.

La doctrina de la identidad del género como un fenómeno de la mente es reducida, en algunos textos simplistas las afirmaciones de “soy masculino” o “soy femenino”, lo que puede o no estar de acuerdo con mí rol de género, o incluso ni con mi orientación que puede ser homosexual o heterosexual. Para reforzar la doctrina de la Identidad del género como parte de la psiquiatra y la psicología, eventualmente se renombró el desorden de la identidad del género como un estado de la mente, denominado disforia de género (Fisk, 1974), aunque los mismos disfóricos del género dicen que ellos son disfóricos acerca de su sexo, pero no de su género.

La doctrina del rol o papel del género como un fenómeno de la sociedad ha sido reforzado como un dominio de la historia política. Epistemológica, social y filosófica al declarar al género como una construcción arbitraria que solo puede aspirar a una destrucción total. En su asalto al género los destructivistas no dudan en unir rol con identidad.
La necesidad sintáctica y gramática de un sustantivo singular con el cual se pueda salvar la dualidad de “Identidad del género y rol de género” se logra satisfacer al acomodarlos en la unidad de un sustantivo acronímico; G-I/R.

O-I/R (gender-ldentity/role): La Identidad de género es la experiencia privada del rol del género, y el rol del género es la manifestación pública de la Identidad del género. Ambos son dos lados de la misma moneda, y constituyen la unidad de G-I/R. La Identidad del género es la Igualdad, unidad, y persistencia de la propia Individualidad como masculina, femenina o andrógeno, en mayor o menor grado, especialmente como se lo experimenta en el propio darse cuenta y en la conducta propia.
El rol del género es todo lo que una persona dice y hace para indicar a otros o a sí mismo el grado en el cual se es masculino, femenino, o andrógeno; esto incluye la respuesta y la excitación erótica y sexual (que no debe ser excluida de la definición) pero no se limita a ella.

[Nota: En diferencia con el título del artículo, continuo con el uso del término trastorno de la Identidad del género aunque debería leerse como el trastorno G-I/R.]
GÉNERO Y CAUSALIDAD

Observar un fenómeno en secuencia temporal o continuidad espacial y luego formular una contingencia causal es una herencia de la mente humana filogenéticamente antigua y con un alto grado de prepotencia. En psicología o en sexología convertir una hipótesis o teoría de contingencia causal en una prueba de causalidad es una prueba de tal magnitud que muy pocos la logran. Las pruebas de causalidad en psicología o sexología son pocas y temporalmente distantes. Yo no he demostrado ninguna causa del trastorno de identidad del género en la niñez y en la adolescencia para presentarles, y no se adhiero a ningún dogma de causalidad. Mi política. A través de los años, ha sido la de tener un patrón o rejilla evolutiva con marcadores señalados que muestran dónde, a partir de la concepción, se ha sospechado y hallado causalidad, y dónde pueden estás las localizaciones que prometen más alto rendimiento para nuevas investigaciones. (Money y Ehrhardt, 1972).

Ahora, daremos un breve resumen del estado del conocimiento actual con respecto a los determinantes del trastorno de la identidad género

LA CODIFICACION GENETICA Y EL TRASTORNO DEL GÉNERO

Nadie sabe qué esperar, en el siglo 21, a partir de la secuencia del genoma humana, sobre los orígenes del trastorno de La Identidad del género. Entretanto, la investigación genética no ha aportado ninguna luz directa sobre el fenómeno. Lo máximo que actualmente puede esperarse de los genes es que puedan crear un factor de vulnerabilidad o predisposición aún desconocido que, sin embargo, requeriría alimentarse de otras fuentes antes de poderse expresar por sí mismo. Tal factor de vulnerabilidad podría, por ejemplo, estar distribuido fortuitamente con un cromosoma X o Y supernumerario, en varones, particularmente el síndrome XXY, 47 (de Klinefelter), y en el síndrome XYY, 47 (Y supernumeraria) (Money, 1980). Estudios de homosexualidad coincidente en gemelos, pueden apuntar a un factor de vulnerabilidad asociado con el proceso de formación de gemelos pero la evidencia estadística permanece Inconclusa (Buhrlch et al., 1991).

LA CODIFICACION HORMONAL PRENATAL Y EL TRASTORNO DEL GÉNERO

En el caso de la codificación sexual hormonal prenatal del cerebro, existe evidencia Irrefutable lograda con trabajos experimentales con mamíferos cuadrúpedos, de que la Identidad de género, Inferida a partir del ritual de apareamiento completo, puede ser masculinizada o desmasculinizada al manipular el ambiente hormonal prenatal durante un período crítico de la diferenciación fetal.

Evaluado en el contexto de experimentos con animales y otras variedades de hermafroditismo, la Información anterior es consistente con la proposición de que, en la especie humana, la diferenciación de Identidad del género ( G-l/R) como masculina, femenina, o mixta, no puede ser atribuida directamente a la historia de la hormonalización de la vida prenatal. El principio de la codificación de género en el cerebro es que cuando esta comienza en la vida prenatal, la codificación es programada hormonalmente, mientras que cuando se completa en la vida postnatal, la codificación se programa socialmente a través de los Sentidos. La codificación del género prenatal y postnatal del cerebro puede ser concordante o discordante. Si es discordante, uno de los dos puede sobreponerse al otro.

En el caso de trastorno de la identidad del género en niños sin defectos de nacimiento en los órganos sexuales, la tecnología de hoy no permite averiguar la historia prenatal de la hormonalización del cerebro. Hay algunos casos en los que se encuentra registrado en la historia del embarazo de la madre que a ella se le haya administrado medicación hormonal o de otro tipo que podría haber afectado el cerebro fetal. Solamente hay una relación esporádica, no consistente entre dicha historia maternal y el desarrollo del trastorno de Identidad de género en el hijo.

En Investigaciones estadísticas a gran escala de los hijos de madres que tomaron hormonas o medicamentos relacionados con hormonas durante el embarazo, y de aquellas que no lo hicieron, no han producido resultados abundantes de niño con trastornos de Identidad de género.

El estado del conocimiento actual sobre la historia hormonal prenatal y el trastorno de identidad de género en la niñez es que no se ha demostrado que el primero tenga alguna Influencia sobre el segundo, pero tampoco se puede eliminarlo como no contribuyente Por lo tanto, es necesario tenerlo en cuenta en la medida de lo posible, y registrarlo para investigaciones futuras.
MAPAS DEL GÉNERO

La analogía entre la Identidad de género (G-l/R) y la lengua nativa comienza en la vida prenatal, con la premodificación del cerebro para prepararlo para lo que seguirá, y continua en la vida postnatal con el desarrollo y la maduración posteriores que dependen de la codificación del cerebro por medio de los sentidos a cargo de fuentes sociales.

La codificación del lenguaje en el cerebro es bipolar. El polo positivo codifica para el lenguaje lo que es Idiomático, sintáctico, y compartido recíprocamente El polo negativo codifica para el lenguaje formas que no coinciden con los hábitos de los demás y que por lo tanto no son útiles en la comunicación.

La codificación evolutiva de la identidad del género (G—I/R) en el cerebro también es bipolar. El polo positivo codifica para lo que soy, niño o niña, respectivamente, y el Otro codifica para lo que no soy, niño o niña, respectivamente, En cada polo hay un mapa o esquema de lo que hay codificado allí. En un polo el mapa es etiquetado como femenina y el otro como masculino. Todo el mundo chicos y chicas hombres y mujeres tienen ambos mapas uno representando “mío” y otro “tuyo” el trastorno de identidad de de genero es indicativo de que los mapas de genero ‘mio” y “tuyo” se han cruzado en mayor o menor grado tino puede desplazar al otro, o ambos pueden coexistir alternadamente (un fenómeno de doble personalidad) o uno se puede sumergir dentro del otro, transitoria o prolongadamente y Parcialmente o, mucho menos probable, completamente.

Bajo circunstancias de desarrollo ordinarias, se espera una concordancia entre la codificación prenatal y postnatal del mapa del género de un individuo, Además, se espera que el mapa del género coincida con el sexo natal de la genitalidad externa; bajo circunstancias en las que el mapa del género es discordante con el sexo natal de la genitalidad externa, la fuente de la discordancia puede encontrarse en la codificación prenatal o postnatal del mapa del género, o en ambas combinadas.


LA CODlFlCACION POSNATAL Y EL TRASTORNO DEL GÉNERO

Sin Considerar lo que es o no políticamente correcto en las polémicas sobre el género, la gente usa la morfología de la genitalidad externa como el criterio del sexo. Habiendo anunciado al recién nacido como niño o niña, aquellos cuya herencia cultural es la del cristianismo proceden entonces, comúnmente con considerable diligencia, a mantener escondida la Irreducible Insignia de la masculinidad y de la feminidad y castigan abusivamente y convierten en tabú su uso en el juego de ensayo sexoerótico normal

Las insignias de ser varoncito o niña que no son escondidas no son inmutables sino, que como el corte del cabello o los estilos en el vestir, son arbitrarios y electivos, incluso los nombres propios y los pronombres no son fijados inmutablemente Esto es lo que puede llevar a un cierto grado la creencia en los inicios de la niñez en la idea de que el cambio sexual del cuerpo es tan plausible Como lo es el cambio sexual de la imagen corporal (Money, 1991) Para la mayoría de los niños, si la idea se materializa alguna vez, es solamente en los Juegos de actuación. Son muy pocos aquellos en quienes la conversión de chico a chica o viceversa se convierte en una fijación o monomanía persistente despiadada y a menudo se desesperada que si solicita atención profesional es diagnosticada como un trastorno de identidad de género en la niñez.
CODIFICACION DE GENERO HORMONAL PUBERAL

Desde la clasificación de las hormonas sexuales, a inicios del siglo 20 como femeninas y masculinas androgénicas, estrogénicas, prostogénicas ha habido una. Tendencia persistente a relacionarlas no solamente con la masculinidad y la feminidad sino también con la homosexualidad y la heterosexualidad. De ahí la obsesión, estilo ciencia ficción, en encontrar una correlación después de la pubertad entre un desequilibrio hormonal, y la homosexualidad, la transexualidad, y quizás el transvestismo, Los hallazgos serios de la ciencia son que no existe correlación en ninguna edad entre identidad de género y los niveles medibles de hormona circulante en el torrente sanguíneo...
Los niños con un diagnóstico de trastorno de Identidad de género no tienen niveles anormales de hormona circulante en la prepubertad. Lo mismo se puede decir postpuberalmente.
La historia futura de la sexología y de la medicina sexológica en la segunda mitad del siglo 20 necesitará saber que, el trastorno de identidad del género no surgió como el SIDA repentinamente, en la segunda mitad del siglo, sino que de hecho lo que surgió fue un nuevo nombre para un nuevo concepto, Identidad del género, que provocó una reformulación en la forma como pensamos sobre La sexualidad y sus trastornos.

Esta reformulación se propagó mucho más allá de los confines de la medicina, en donde empezó, y penetró las políticas y las leyes sobre sexualidad en la sociedad. Fue así en tal medida que no se puede escribir la historia de nuestra era sin hablar de género, rol de género e Identidad de género como principios estructurantes.

DESARROLLO DE LOS ÓRGANOS SEXUALES
La exposición a Hormonas Sexuales, tanto antes como después del nacimiento, es la responsable del dimorfismo sexual. Lo que controla el cromosoma Y es el desarrollo de las glándulas que producen las hormonas sexuales masculinas.
Las gónadas (del griego gonos, “procreación”) tienen una doble función: producen óvulos o espermatozoides y segregan hormonas. El factor que controla su desarrollo pare ser un único gen del cromosoma Y denominado Sry. Este gen produce la proteína denominada factor determinante de los testículos que se une al ADN de las células y de las gónadas indiferenciadas y hace que se conviertan en testículos.
Se han mencionado muy pocos casos de varones XX. Esta anomalía puede ocurrir cuando el gen Sry se desplaza desde el cromosoma Y al cromosoma X durante la producción de espermatozoides (Warne y Zajac, 1998)
Durante el desarrollo prenatal, estas hormonas ejercen efectos organizadores que influyen en el desarrollo de los órganos sexuales de una persona y de su cerebro. Estos efectos son permanentes una vez iniciada una determinada vía en el curso del desarrollo, ya no hay vuelta atrás.
Dos andrógenos distintos son responsables de la masculinización. El primero, la testosterona, es segregada por los testículos y recibe su nombre de estas glándumas. Una enzima, denominada 5 alfa-reductasa convierte parte de la testosterona en otro andrógeno conocido como dihidrotestosterona.
El género viene determinado por los cromosomas sexuales: el par XX produce una mujer, y el par XY produce un varón. Los varones son resultado de la acción del gen Sry del cromosoma Y que contiene el código para la producción de la proteína determinanate de los testículos, que a su vez provoca la transformación de las gónadas primordiales en testículos.
El cerebro humano es un órgano sexualmente dimórfico y se ha confirmado a través de estudios anatómicos y de estudios de metabolismo cerebral regional mediante TEP y RMf.
El cerebo de los varones es como promedio algo mayor debido: talla y peso; además el tamaño de algunas regiones concretas del telencéfalo y el diencéfalo son distintos en varones y mujeres así como la forma del cuerpo calloso que también puede ser sexualmente dimórfica (Breedlove, 1994 y Swaab, Gooren y Hofman, 1995).



Se hicieron estudios examinando el cerebro de varones heterosexuales y homosexuales y de mujeres heterosexuales fallecidos y encontraron diferencias en el tamaño de tres subregiones diferentes del cerebro: el núcleo supraquiásmático, un núcleo sexualmente dimórfico de hipotálamo y la comisura anterior que es un fascículo que interconecta partes de los lóbulos temporales izquierdo y derecho . Los resultados mostraron que el núcleo supraquiasmático era mayor en los varones homosexuales que en los varones heterosexuales y las mujeres; un núcleo sexualmente dimórfico del hipotálamo (el tercer núcleo intersticial del hipotálamo anterior o 3-NIHA) era mayor en los varones heterosexuales y menor de los varones homosexuales y las mujeres heterosexuales (Swaab y Hofmal 1990; LeVay 1991; Allen y Gorsky 1992).
Zhow y cols. (1995 hallaron que el tamaño de una región croncreta del prosencéfalo, la subdivisión central del núcleo del lecho de la estría terminal (NET) es mayor en varones que en hembras. También encontraron que este núcleo era menor en varones transexuales que en mujeres. El tamaño de este núcleo era del mismo tamaño en varones homosexuales y heterosexuales. Por lo tanto, su tamaño está relacionado con la identidad sexual no con la orientación sexual.



Los varones transexuales, son hombre que se consideran mujeres atrapadas en cuerpos de hombre. Algunos, llegan a buscar ayuda médica para conseguir hormonas sexuales femeninas y operaciones de cambio de sexo; la cual es un proceso muy largo y complicado ya que requiere de la intervención de: sexólogo, psicólogo, psiquiatra, médico endócrino y cirujano; cuando es realizada de manera profesional; la persona tiene que vivir por un año las 24 horas del día en el rol al cual va a cambiar.
Hay que tomar en cuenta también los aspectos legales que esto implica porque en nuestro país; es hasta este año de 2009; se están tomando en cuenta los apoyos legales que los derechos de las personas transexuales, sean respetados.

El área preóptica medial (APM) situada inmediatamente rostral al hipotálamo, es la región prosencefálica más crítica para la conducta sexual masculina; así como para otras conductas sexualmente dimóficas; incluída la conducta maternal. Y la copulación incrementa su actividad metabólica e induce la producción de proteína Fos. El tamaño del núcleo sexualmente dimórfico está controlado por la cantidad de andrógenos presentes durante el desarrollo fetal. (Rhees, Shryne y Gorski 1990).
La amígdala medial al igual que el área preóptica medial, es una estructura sexualmente dimórfica, una región de esta estructura que contiene una concentración de receptores de andrógenos especialmente alta) es un 85% mayor en ratas macho.
El APM recibe aferencias quimiosensoriales del órgano vomeronasal a través de conexiones con la amígdala medial y el núcleo del lecho de la estría terminal (NET) y que en el humano es sexualmente dimórfico y que es más pequeño en los varones transexuales. El APM también recibe información somatosensorial de los genitales a través de conexiones con el campo tegmental central del mesencéfalo y de la amígdala medial.



Cierro este trabajo; esperando que tanto los aspectos sexológicos, y neuropsicológicos hayan arrojado luz para poder entender de manera más profunda todo lo que implica una alteración de la identidad sexogenérica y con ello; poder comprender un poco; lo que una persona con esta alteración sufre a lo largo de su vida y saber; que solamente unos cuantos tienen al alcance de ellos la posibilidad de buscar la concordancia de su vivencia interna con sus órganos sexuales; aunque ni ellos mismos sepan que la discordancia está en la codificiación de su cerebro y no en sus órganos sexuales.
Y rindiendo un homenaje a uno de los hombres que se comprometió a la investigación tan complicada desde los aspectos médicos, sexológicos, científicos y sociales; cierro con su fotografía este ensayo.



Referencias:
Fisik, N.M.. Gender dysphoria syndrome: ( the how,what, and why of a disease). In procreading of the 2nd Interdisciplinary symposium on geder disphoria Syndrome (D.R. Laub and P. Gandy, eds.). Division of Reconstructive and Rehabilitation Surgery, Stanford University Medical Center, 1924.
Green. R. and Money, J. Incongruos gender role: Nongenital Manifestations in prepuberal boys. Journal of Nervous and Mental Disease, 136:164-167, 1966.
Stoller, R, Sex and Gender: Ond the Developement of MascuIinity and Feminity. New York, Science House, 1968.
Carlson, N. R., Fisiología de la conducta. Pearson, Addison Wesley 8ª. Edición México



similar:

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país iconDurante los últimos 50 años, gran parte de los profesionales de la...

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país iconIndustria forestal: una gran oportunidad para el desarrollo económico y social del país

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país iconLos años 20 fueron los años del cine mudo. Uno de los actores más...

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país iconDurante varios años la cultura hispana ha tenido un gran impacto...

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país iconResumen En el estudio de las emociones las aportaciones científicas...

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país iconCaracteristicas generales del niño y la niña hasta los seis añOS....
«de leche» y termina entre los 2 años y los 2 años y medio. Estos dientes serán sustituidos en los siguientes años por los definitivos....

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país iconNacidos a finales de los años noventa, los blogs se han convertido...

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país iconResumen Aunque el estudio científico de las emociones ha permanecido...

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país icon1. Enumera las causas que han incrementado los casos de obesidad...

Los años de estudio de la sexología y de práctica profesional me han dado la oportunidad de participar en el gran movimiento que todos los sexólogos en el país icon1 En los últimos años se ha observado con gran preocupación la concesión...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com