Orígenes de la psicogenealogía




descargar 0.9 Mb.
títuloOrígenes de la psicogenealogía
página1/53
fecha de publicación05.01.2016
tamaño0.9 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   53


RECOPILACIÓN DE ARTÍCULOS DE

PLANO CREATIVO PSICOGENEALOGÍA

Alejandro Sanches

Centro El Arte de Sanar

www.artedesanar.com

informes@artedesanar.com

2013

Orígenes de la psicogenealogía Octubre 10, 2008

Archivado en: Aprender psicogenealogía, Cristóbal Jodorowsky, Jodorowsky, Jung, Marianne Costa, Psicogenealogía — planocreativo @ 11:54 pm

 El término “psicogenealogía” lo asociamos en España, Hispanoamérica y Francia a Alejandro Jodorowsky que lo acuñó tanto en su labor literaria (“Donde mejor canta un pájaro”, “El niño del jueves negro”, “La danza de la realidad”…), como en sus conferencias, apariciones en televisión, talleres, entrevistas publicadas en prensa escrita y digital, y otros públicos diversos.

En cualquier caso Jodorowsky nunca ha lanzado sus afirmaciones como definitivas y no se cansa de decir que «la verdad no está en una sola cabeza, lo que yo diga es válido hasta cierto punto y hay riesgo de equivocación»

Para Jodorowsky, la psicogenealogía es el estudio del árbol genealógico como vía de conocimiento con un fin eminentemente sanador. Su colaboradora, Marianne Costa y su hijo, Cristóbal Jodorowsky, aportan valiosísimas reflexiones y puntos de vista a su inicial paradigma. En los artículos siguientes, los autores del blog profundizaremos en este arte sanador, basándonos fundamentalmente en las enseñanzas de Alejandro Jodorowsky, filtradas por nuestro entendimiento y nuestro modo de expresión. Se trata de construir un edificio de conocimientos sobre Psicogenealogía, con cimientos jodoroswskianos, para compartirlos con todos los lectores de Plano Creativo.

Queremos añadir que esto será sólo lo que hemos creído entender de sus teorías, desde aquí recomendamos fervientemente acudir siempre que sea posible a la “fuente”, al origen. Incluso sabemos que próximamente saldrá a la venta un libro sobre psicogenealogía con la firma de Alejandro Jodorowsky y Marianne Costa. Libro que sin duda marcará las directrices de esta disciplina con la sabiduría que dan más de cuarenta años de dedicación.

Desde otros ámbitos de la psicoterapia se ha abordado desde hace décadas el tema que nos ocupa. Incluso ya en sus inicios, el psicoanálisis afirmaba con que la vida psíquica de cualquier individuo se sostenía en la relación de éste con su familia, en especial con los padres. Para Freud, el carácter de los vínculos entre padres e hijos en la primera infancia, van a ser determinantes para su personalidad adulta. El origen de la neurosis estaba fundamentalmente en las pulsiones reprimidas en esa primera etapa de la vida.

Posteriormente, Jung fue más allá y defendió la existencia del que llamó inconsciente colectivo. Él mismo estudió a fondo su propio árbol genealógico.
Destacamos a autores como Ane Ancelin Schützenberger, J. Levy Moreno, Didier Dumas, Gregory Bateson, Virginia Satir, Fritz Perls, Milton Erickson, Carl Whitaker, Levi Moreno y Bert Hellinger. La psicología sistémica y la herramienta de las constelaciones familiares, constituyen corrientes ampliamente conocidas y utilizadas en la psicoterapia familiar de nuestra cultura.

Todos han aportado valiosas enseñanzas sobre la influencia de la familia en la psique y en el modo de actuar en el mundo de cada individuo. Creemos que lo importante no es elegir una u otra corriente de conocimiento, sino tomar de cada una de ellas, lo que resulte útil a cada persona y en cada momento.

Si has llegado hasta este punto te estarás preguntando: ¿Cuál es el motivo por el que puede resultar interesante utilizar la psicogenealogía?
La Psicogenealogía nos ayuda a entender la naturaleza genealógica de nuestras relaciones y descubrir las fuerzas creadoras que nuestra familia entraña. Nos desvela las dinámicas que conllevan identificaciones e implicaciones de una generación a la siguiente y que dificultan nuestra vida.

Parece ser que el hecho de trabajar sobre las propias raíces resulta un ejercicio de lo más sanador que existe. Desde muy pequeños aprendemos la historia de nuestro país y de nuestra cultura; sin embargo resulta muy curioso que no prestemos ninguna atención a nuestra historia familiar.

Dice Alejandro Jodorowsky que si el psicoanálisis fue la gran revolución del siglo XX, la psicogenealogía está destinada a serlo en este siglo XXI.

Aproximaciones al concepto de psicogenealogía

Archivado en: Alejandro Jodorowsky, Aprender psicogenealogía, Cristóbal Jodorowsky, Marianne Costa, Psicogenealogía, Psicomagia

Alejandro Jodorowsky:

La psicogenealogía parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación e impiden al sujeto autorrealizarse, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos es necesario que estudie su árbol genealógico. Podría decirse, que en ocasiones estamos “poseídos” por nuestras familias, particularmente las relaciones con nuestros padres juegan un papel fundamental en la formación de la psique del individuo, por lo que resulta imprescindible desatar esos “nudos” con el pasado, e ir descargando el peso de las experiencias de vida que no nos corresponden.

El árbol está vivo dentro de mí. Yo soy el árbol. Yo soy toda mi familia. Nadie tiene problemas individuales porque toda la familia está siempre en juego. El inconsciente familiar existe. Desde el mismo momento en que alguien toma conciencia de algo, hace que todos los suyos también la tomen. Ese alguien es la luz. Si uno hace su trabajo, todo el árbol se purifica.

Marianne Costa:

El árbol genealógico es a la vez nuestra mayor trampa y nuestro tesoro más preciado. Trampa que lleva a traicionarnos a nosotros mismos por quedarnos apegados fielmente a contratos inconscientes. Tesoro que nos engendra y nos da la posibilidad de vivir desarrollando la conciencia.

Trabajamos con un organismo vivo. El árbol genealógico no es un fósil enterrado, vive y se transforma constantemente con cada nueva generación y es por esto por lo que no utilizamos una técnica que serviría para la fabricación en serie. La psicogenealogía de Jodorowsky plantea una forma de trabajo artística.

Los condicionamientos emocionales y de conducta grabados por nuestro linaje en nuestro inconsciente personal, el yo más desconocido y misterioso, determinan nuestra postura frente a la vida y conducen nuestros actos irremediablemente a repeticiones de patrones dolorosos en distinto ámbitos personales, de los que difícilmente podemos escapar. El análisis psicogenealógico de nuestro propio árbol, nos devela las causas originales que desencadenaron esos patrones. Su visión y comprensión ya de por si resulta sanadora pero podemos dar un paso más hacia la superación de esas hirientes rutinas que nos privan de vivir en su plenitud y conciencia.

Cristóbal Jodorowsky:

La genealogía es un lenguaje de precisión matemática, un sistema de repeticiones con fechas, enfermedades, muertes, situaciones, nombres: mapas neurológicos que se recorren y transmiten de generación en generación.

Somos portadores de los conflictos no solucionados de nuestro árbol y eso se manifiesta en nosotros como chivo expiatorio haciéndonos sufrir, impidiéndonos amar, tener relaciones sexuales, realizarnos… ser felices, en definitiva. La memoria de nuestro árbol genealógico está siempre presente.

Con frecuencia los padres proyectan sus imágenes o deseos sobre sus hijos, en lo que se llama proyecto parental. Con él nos imponen sutilmente un papel, una personalidad y, en última instancia, un destino al que debes adaptarte para no ser rechazado por el clan.

A veces para explicar un gesto que hacemos, una actitud o un dolor, es necesario remontarse a casi cuatro generaciones. Hay elementos que vamos repitiendo.

Para imponernos ese destino usan el lenguaje no verbal propio de cada familia, hecho de miradas, silencios y gestos. Y en ocasiones, incluso aparecen las órdenes literales como: “serás un fracasado” Cuando se desentrañan los secretos subliminales del árbol, las fechas de nacimientos, enfermedades, muertes o matrimonios, acostumbran a mostrar sorprendentes correspondencias. A reafirmar los lazos sutiles que la mente establece con quienes nos rodean.

Si somos capaces de transformar nuestro mito familiar, también cambia el Universo. El bien que hagas, como dice la Biblia, repercutirá en mil generaciones.

Gabriela Rodríguez (discípula de Alejandro Jodorowsky):

Todo está en el árbol genealógico, por tanto debemos investigar en el árbol familiar. Esta metodología tiene su base en que todos los problemas viene del nuestros antepasados. Nosotros somos nuestra familia completa, andamos acarreando a nuestros ancestros, tenemos en nuestra espalda su historia, y esa historia está viva y se manifiesta en distintas circunstancias, edades y generaciones.

El árbol nos condiciona de todas las maneras imaginables. Influye en todo: “estamos poseídos por nuestro árbol” hay tanto que desconocemos de nuestra familia que eso inconcientemente se mueve detrás del escenario racional y nos conduce por la vida. Nos conduce por lo que llamamos el destino familiar: Nos influye en el plano material: (económico, laboral, salud/enfermedad) en el plano emocional: (relaciones de pareja, hijos, amigos etc) en el plano sexual creativo, en el plano intelectual, en fin, en todo porque venimos de un árbol, como hijos somos fruto de ese destino familiar y luego reproducimos lo mismo por inconciencia y no lo digo como juicio, sino porque en nuestra cultura occidental no valoramos las raíces, los antepasados , no sabemos las
historias completas y porque en todas las familias hay secretos.

Sanamos el árbol realizando lo que somos auténticamente. Haciendo nuestro destino personal. Echando luz en nuestras raíces, conociendo nuestro árbol familiar, para eso es la psicogenealogía. Y luego hay que resolver: para eso es la psicomagia.

Finalidad, la trampa sagrada.

Archivado en: Alejandro Jodorowsky, Aprender psicogenealogía, Creatividad, Marianne Costa, Milton Erickson, Psicogenealogía, Reflexiones, Sanar — planocreativo @ 1:28 pm

Para poder montar una de sus películas, La Montaña Sagrada, Alejandro Jodorowsky huyó de México donde las autoridades lo habían amenazado. Se instaló en Nueva York, donde empezó a sudar como fruto de la angustia que sentía. Un amigo le dio la dirección de un médico sabio en el barrio chino que le preguntó: “¿Cuál es su finalidad en la vida?”.

A lo que este respondió: “No vengo a tener una conversación filosófica. Vengo a que usted me cure de esta incesante transpiración”

El anciano insistió: “Si usted no tiene una finalidad en la vida, no lo puedo curar”…

Esta es la primera pregunta que también nos hará un arbolistaantes de construir nuestro árbol genealógico. Es la clave de todo, la trampa sagrada que se esconde en nuestra vida, responderla es como encender una luz que permite ver lo que nos faltó en la misma raíz de nuestro árbol genealógico. Ahí están nuestras limitaciones, lo que nos da miedo, lo que se nos prohíbe.

Una pregunta que puede tomar muchas formas diferentes, aunque en esencia siempre es la misma:

¿Qué es lo que quieres hacer con tu vida?

¿Cuál es tu finalidad?

¿En qué te puedo ayudar?

¿Qué es lo que todavía no has conseguido?

¿Hacia dónde vas?

¿Cuál es tu horizonte ideal?

¿Qué tres deseos le pedirías a una Hada?

¿Qué harías si te hicieses invisible durante 24 horas?

Aquello que responde el consultante nos señala las prohibiciones de su árbol genealógico…
Si respondo que quiero “disfrutar”, significa que hay una prohibición del placer, del deseo, en el árbol. La finalidad es lo que somos, es nuestro guión auténtico, incompatible muchas veces con el guión que la familia nos impone. El árbol genealógico nos imprime una misión y tratará de que la cumplamos, aunque ello nos niegue ser lo que somos.

No siempre se tiene la respuesta al borde de los labios, a veces el mismo hecho de no haber sido deseados o tenidos en cuenta en nuestra infancia, puede hacernos carecer de finalidad en la vida de adultos. Para los que les cuesta muchísimo conectar con su finalidad y verbalizarla, se le recomienda que durante siete días vaya a comprar su pastel preferido y se lo tome tranquilo. Se despertará el placer, la parte creativa. Luego vendrá la finalidad.

Se nos ocurren tres poderosas razones por las que uno debe “parar el reloj de arena”, sentarse y plantearse de una vez cual es su finalidad:

1.-Cuando sabemos lo que queremos de verdad, y eso que queremos no lo estamos logrando de momento, de pronto descubrimos como por arte de magia que hay algo que nos lo impide: es “la trampa del árbol”.

Si queremos ser felices, nuestro árbol quiere que suframos.

Si queremos ser artistas, nuestro árbol nos está prohibiendo la creatividad

Si queremos amar, nuestro árbol nos limita las emociones.

Si queremos ser libres, nuestro árbol nos quiere esclavos.

Así hasta el infinito…

La forma en que lo hace, y la manera de lograr sanarnos y sanar el árbol para que esa finalidad no tenga impedimentos para ser alcanzada, las descubriremos utilizando las herramientas de la psicogenealogía.

2.-Verbalizar una finalidad es comenzar a caminar hacia ella. Nos parece que es como hacerle un pedido al Universo, es lanzar un mensaje, una oración… Ahí uno empieza a llamar al cambio, cuando declara su intención.

3.-Mostrar nuestra finalidad nos sitúa en lo que somos. El árbol nos da una misión loca, una identidad falsa, un no ser lo que somos en realidad. Cuando nos atrevemos a sacar al exterior lo que deseamos alcanzar, empezamos a ser felices, a estar más sanos, o lo que es lo mismo, empezamos a SER.

Es importante apuntar que la finalidad debe ser formulada de la forma más concreta posible, no abstracta. Como diría Marianne Costa, “si pides al hada una finalidad borrosa, te va a dar una finalidad borrosa”.

También Milton Erickson, con uno de sus terapéuticos relatos nos enseña algo fundamental: “Imponte siempre un objetivo real, para el futuro inmediato”.

En palabras de Jodorowsky, “todos hemos nacido de un hombre y una mujer. En cualquier estado que estés, el universo quiere que te realices. La vida tiene la finalidad que tú decidas. Para poder realizarnos, debemos conocer los acuerdos del inconsciente familiar que nos lo impiden”.

Dime ahora: ¿cuál es tu finalidad? Y recuerda las palabras de Séneca: “No hay viento favorable para el que no sabe dónde va”.

El árbol genealógico I (la recogida de datos, la fase intelectual)

Desde la psicogenealogía, se considera que la persona que hace su árbol genealógico se convierte en el héroe o la heroína de su familia. Como dice Marianne Costa: “Un árbol genealógico es una toma de consciencia”.

Después de descubrir la trampa de nuestro árbol genealógico, recordemos que la finalidad que verbalizamos en el artículo anterior escondía esa trampa, ahora vamos a pasar a su construcción.

La primera fase en este proceso de recogida de datos es puramente intelectual. Será la base para poder interpretar después y obtener determinadas claves sobre la dinámica de la familia.

Nos centraremos en nuestros hermanos, padres, tíos, abuelos con sus hermanos y bisabuelos. En primer lugar deberemos dedicar un tiempo a la recogida de datos sobre cada uno de ellos.

Después de preguntar directamente a las personas vivas de nuestra familia, el registro civil y el parroquial son dos lugares que podríamos visitar para completar la información. Recomendamos que desde el principio se organicen los datos de forma ordenada, según los recursos y el estilo de cada cual, para luego poder acceder a ellos de una manera rápida y sin errores.

Podemos preguntarnos: ¿Cuáles son los datos necesarios?

-Nombre y apellidos

-Fechas de nacimiento, y casamiento y muerte.

-Causa exacta de la muerte

-Profesión

-Hijos muertos, abortos voluntarios e involuntarios.

-Enfermedades y acontecimientos importantes (ruinas, éxitos, divorcios, secretos, anécdotas curiosas, accidentes, cambio de país, cárcel, violación, etc.)

-Tener una idea de la relación emocional que nuestros padres tuvieron con sus padres cuando eran niños.

-Es útil meditar sobre las partes que faltan y dejar que la imaginación, el inconsciente, llene los espacios desconocidos.

Está claro que nos quedarán lagunas, personas de las que nada sabemos, espacios en blanco que mostrarán los cortes en la transmisión entre generaciones. Más adelante veremos que la falta de información también nos ofrece pistas valiosas.

La siguiente pregunta es: ¿Cómo coloco esa información? Mira el siguiente ejemplo donde está el árbol genealógico de Einstein.

Es lo que en la jerga del arbolista se llama “montar el árbol”, es decir dibujar en un papel de gran formato un esquema en el que organizar estos datos que la psicogenealogía considera fundamentales para llegar a esa toma de consciencia, llave para lograr esa finalidad que, expresada en con una frase concisa, coronará el esquema en su parte superior.

Cuando consideres que ya tienes toda la información posible, puedes hacer el ejercicio de contestar las siguientes preguntas que te formulamos en los paquetes de preguntas que te presentamos a continuación. Te servirá para redondear el proceso, para recapitular:

Muy importante es que te tomes tu tiempo, no te asustes por la aparente avalancha de información, cuantas más cosas sepas más sencillo resultará todo. El sólo hecho de comenzar a recopilar datos, o incluso de estar leyendo este artículo, ya es dar un paso. “Un viaje de miles de kilómetros comienza siempre por un paso”, como dejó escrito Lao-Tsê. Algunos arbolistas dicen que se necesitan como mínimo tres semanas, pero es algo flexible y dependerá del tiempo que dediques a la investigación.

Para terminar este “primer asalto” vamos a leer una reflexión de Jung sobre este tema:

Cuando trabajaba en mi árbol genealógico, entendí la extraña comunión del destino que me une a mis antepasados. Tuve el fuerte presentimiento de que estaba bajo la influencia de actos y problemas que quedaron incompletos, no resueltos por mis padres, mis abuelos, y mis otros antepasados. Tuve la impresión de que a menudo en la familia hay un Karma impersonal transmitido de padres a hijos. Siempre pensé que tenía que responder preguntas ya hechas a mis antepasados o que tenía que concluir, o continuar los problemas no resueltos previamente”.

¿Te gustaría comenzar con el análisis de tu árbol genealógico?

Una “maga genial” introduce quince preguntas que deberemos responder con total sinceridad si pretendemos empezar a profundizar en el conocimiento de nuestro árbol genealógico. Añado unos pequeños comentarios en cada pregunta a modo de aclaración.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   53

similar:

Orígenes de la psicogenealogía icon¿Que es la psicogenealogía?

Orígenes de la psicogenealogía iconLos orígenes de la cultura

Orígenes de la psicogenealogía icon1. origenes de la “izquierda” en la argentina

Orígenes de la psicogenealogía iconEstrategia, sus orígenes

Orígenes de la psicogenealogía icon2-origenes del difusionismo

Orígenes de la psicogenealogía iconDesvelando los orígenes de la vida

Orígenes de la psicogenealogía iconLa religión de Israel. De sus orígenes al exilio babilónico

Orígenes de la psicogenealogía iconActividades de refuerzo: Los orígenes de la Humanidad. La Prehistoria

Orígenes de la psicogenealogía iconOrígenes y evolución de la sexualidad, el género y las relaciones

Orígenes de la psicogenealogía iconEl propósito de este trabajo de investigación es estudiar la historia...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com