Consideraciones conceptuales para comprender el




descargar 1.38 Mb.
títuloConsideraciones conceptuales para comprender el
página11/32
fecha de publicación03.08.2016
tamaño1.38 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   32

4.3 ¿CÓMO SE CLASIFICA LAS CIENCIAS?


La clasificación de las ciencias propuesto por Bunge, M. (1985, p. 07) es la más conocida y manejada en el campo científico que indica que existen las ciencias formales y las ciencias fácticas que tiene las siguientes características diferenciales:


  • CIENCIA FORMAL: También llamadas como “ideales” que está en la mente a manera de enunciados y proposiciones (la lógica y la matemática) que son racionales sistemáticos y verificables pero no son objetivos, es decir “no nos dan informaciones acerca de la realidad”…”simplemente, no se ocupan de los hechos”. En el proceso de la investigación como método para poner a prueba los enunciados verificables utilizan y se “contentan con la lógica para demostrar rigurosamente sus teoremas” (los que, sin embargo, pudieron ser adivinados por inducción común o de otras maneras).




  • CIENCIA FÁCTICA: Conocidas también como “materiales” relacionadas a la ocurrencia de hechos como sucesos y procesos. Estas ciencias necesitan más que la lógica formal para confirmar sus conjeturas y aseveraciones; requieren la observación o experimentación (el primero se usa en la investigación social y el segundo en la investigación aplicada relacionada a las ciencias naturales). Es decir, se requiere mirar las cosas pero, con ojos de investigador y aquí marca la diferencia de MIRAR con OBSERVAR.


Por otro lado Sierra, R. (1991, p. 18) señala que las ciencias se clasifican por su objeto en ciencias físico naturales, ciencias humanas y ciencias sociales, como tales ellas tienen las siguientes características:


  • CIENCIAS FISICO NATURALES: Referidos a todo lo “observable” constituida por la naturaleza, universo sensible o mundo, excepto el hombre y su sociedad,




  • CIENCIAS HUMANAS Y CIENCIAS SOCIALES: Que son respectivamente el objeto y la realidad observable peculiar de las ciencias humanas y sociales.


También las ciencias se clasifican en nomotéticas e ideográficas:


  • NOMOTÉTICAS: Estudian el aspecto regular y repetitivo de los fenómenos, con el fin de hallar leyes (nomos) de aquí su nombre. A ellas pertenecen las ciencias sociales por lo general: la Sociología, la Economía, la Política, etc.




  • IDEOGRÁFICAS: versan principalmente sobre cosas o fenómenos únicos, singulares, no múltiples y repetidos como las nomotéticas. El ejemplo que suele señalarse como típico de esta ciencia es la Historia.


Asimismo, según Galtung, J. (1971) se tiene por otro lado, las ciencias sincrónicas y diacrónicas, diferenciadas por las siguientes características:


  • CIENCIAS SINCRÓNICAS: Tratan de fenómenos que tienen lugar en cualquier sitio en el espacio, pero dentro de un intervalo relativamente corto de tiempo.




  • CIENCIAS DIACRÓNICAS: Trata de fenómenos que tienen lugar en cualquier punto del tiempo pero dentro de una región limitada del espacio.

SUB PARTE

III

EL MÉTODO CIENTÍFICO
Para unos, el método deductivo, el método inductivo y el método hipotético-deductivo son los tres métodos científicos a que se refiere a la denominación genérica de método científico. Para otros como Hernández-Sampieri, R. (2010) el método científico en su aplicación metodológica procedimental que comprende el método cuantitativo, cualitativo y mixto. Mientras que para Hashimoto, E. (2004) el método científico epistemológica, ontológica, teleológicamente comprende el método positivista, interpretativo y socio-crítico. Por otra parte para Vara-Horna, A. (2010) señala que epistemológicamente existen cuatro posturas de métodos científicos: la postura Inductivista, Racionalista Crítica, Contextualista, y Relativista. Así, el método científico en concepto y enfoque ha tenido un conjunto de interpretaciones a partir de una percepción filosófica, epistemológica, ontológica, teleológica y gnoseológica que ha permitido una constante discusión en el terreno académico de la investigación en la búsqueda de la verdad a través del conocimiento, la ciencia y la tecnología.
En este contexto de discusión, al físico italiano Galileo Galilei (1564-1642) y al filósofo inglés Francis Bacon (1561-1626) suelen considerarse como los fundadores principales del método científico, un método muy eficaz para adquirir, organizar y aplicar conocimientos nuevos. Este método consiste básicamente en lo siguiente:

  • Identificar el problema.

  • Hacer una conjetura razonable, es decir, una hipótesis acerca de la respuesta.

  • Predecir las consecuencias de la hipótesis.

  • Realizar experimentos para poner a prueba estas predicciones.

  • Formular la regla general más simple que organice los tres ingredientes principales: hipótesis, predicción y resultado experimental.


3.1 ¿QUÉ ES EL MÉTODO CIENTÍFICO?

La expresión método científico se utiliza con diferentes significados y, a menudo, se abusa de ella para justificar una determinada posición personal o social con relativo desconocimiento de la complejidad del concepto. Como su propio nombre indica representa la metodología que define y diferencia el conocimiento de la ciencia de otros tipos de conocimientos.
Este tema controversial del método científico continúa en discusión constante, así para Vara-Horna, A. (2010) este tema es necesario abordarlo con la siguiente interrogante: ¿Qué es el método científico? El problema de la variedad conceptual. Este autor señala que hace casi 120 años Kari Pearson en su Grammar of Science afirmaba que: "el campo de la ciencia es ilimitada; su material es infinito; cada grupo de fenómenos naturales, cada fase de vida social, cada estado del desarrollo pasado o presente es material para la ciencia. La unidad de todas las ciencias consiste solo en su método, no en su material".
En efecto, la aplicación de un método de investigación es el rasgo esencial del trabajo científico en todos los campos (Frank, U. 2006). Sin embargo, si solo se revisan los libros más populares sobre ciencia, investigación y metodología, se creerá que la concepción del método científico es unánime y homogénea para todas las ciencias (Cutrera, G. 2004; Chamizo, J. y Izquierdo, M. 2007). Eso no es así. Si se revisa la historia del método científico y los libros de naturaleza epistemológica se encontrará que su concepto no es unitario ni unánime, sino, todo lo contrario, que han existido y existen diversas concepciones y categorías (Fourez, G. 1994; Koulaidis, V y Ogborn, J. 1989; Vélaz, M. 1996; González-Espada, W. 2005).
Concordando con Velásquez, A y Rey, N. (2003, p. 16), en los últimos años ha aparecido una importante cantidad de textos sobre el tema, algunos aportando puntos de vista novedosos, otros que recogen lo que consideran aportes más trascendentales sobre la metodología; unos tienen fines de divulgación científica, otros presentan un carácter esencialmente didáctico; sin embargo: ”... una debilidad que percibimos en ciertos textos radica en la presentación del método como un camino lineal, sin alternativas posibles, como una algoritmo sobre el cual no hubiese la menor duda e independiente, a su vez, de las características del objeto de estudio. La unidad metodológica de la ciencia aparece en esos casos como la existencia esa vía, única e insustituible... El problema no sería grave, si fuera solo un problema de literatura científica pero es sabido que la burocracia universitaria de las instituciones en las que desarrolla la investigación, o los propios asesores o tutores, tratan de encasillar a los investigadores en un marco metodológico predeterminado, para todo tipo de estudios, a través de reglamentos, formatos de presentación, etc.; en los cuales los aspectos formales se vuelven prioritarios, afectando sensiblemente la creatividad que es condición intrínseca de la investigación".

Sobre esta afirmación, Pérez-Tomayo, R. (1998) indica que la esta visión ingenua, unitaria y homogénea del método científico contrasta con su diversidad conceptual y epistemológica. Si bien es innegable la complejidad y la heterogeneidad de la ciencia contemporánea; es innegable también que la estructura del método científico se ha mantenido universal e invariante en el último siglo amplificado y mejorado los diseños, las herramientas, la forma de adquirir los datos, los mecanismos de interpretación, pero el método científico como proceso difícilmente ha perecido p modificado sustancialmente.

René Descartes es considerado el padre del método científico, al establecer en 1619 en su Discurso del Método el marco de trabajo del método científico; y este primer paso es visto como un principio guía en el campo de la ciencia actual (McLelland, C. 2004).

Aunque se ha intentado definir y explicitar al método científico, fue John Dewey en su obra How we think (1933) quien lo ha sintetizado con maestría. Para Aliaga, F. (2000), el modelo propuesto por Dewey -considerando su flexibilidad- es una excelente conceptualización sobre el método científico. Kerlinger, F. (1988, p. 15) se ha basado en Dewey y ha propuesto que el enfoque científico tiene algunos pocos pasos esenciales: "Primero, existe una duda, una barrera, una situación indeterminada que clama por ser determinada. El científico experimenta dudas vagas, perturbación emocional, ideas incipientes. Se esfuerza por formular un problema aun cuando lo realice de forma inadecuada. Estudia la literatura, busca en su propia experiencia y en la experiencia de otros. Con frecuencia tiene simplemente que esperar un salto inventivo de la mente. Tal vez ocurra, tal vez no. Con el problema formulado, con la pregunta o las preguntas básicas establecidas con claridad, el resto es mucho más fácil. Luego, la hipótesis es construida, después de deducir sus implicaciones empíricas. En este proceso el problema y la hipótesis original pueden cambiar, ya que cabe la posibilidad de ampliarlos, reducirlos o, inclusive, abandonarlos. Por último, y aunque no es el paso final, la relación expresada en la hipótesis es evaluada a través de la observación y la experimentación. Tomando como base la evidencia de la investigación, la hipótesis se rechaza o se acepta. La información es, por tanto, retroalimentada al problema original y este se conserva o se altera de acuerdo con la evidencia".
Según Dewey, J. (1933, p. 15-16) y Kerlinger, F. (1988) los pasos esenciales del proceso de la investigación científica son: a) plantear un problema determinado, b) formular una hipótesis tentativa y deducir sus implicancias empíricas y c) observar y experimentar la hipótesis para determinar su aceptación o rechazo. Estos tres pasos, serían interdependientes y fuente de retroalimentación continúa: "Dewey señala que una fase del proceso podría incrementarse y ser de gran importancia, otra podría ser reducida y haber pocos o más pasos implicados. De cualquier manera la investigación es en muy pocas ocasiones una empresa ordenada. En realidad, puede ser muchas veces desordenada de lo que antes se había comentado. Sin embargo, el orden y el desorden del enfoque científico no son de importancia básica. Lo más relevante es la racionalidad controlada de la investigación científica como un proceso de investigación reflexiva, la naturaleza interdependientes de las partes del proceso y la importancia primordial del problema y su planteamiento".

Diversos investigadores y epistemólogos mantienen el planteamiento original de Dewey y -en algunos casos- los detallan con mayor precisión. Por ejemplo, Bunge, M. (1985, p. 25) formula los pasos principales de la aplicación del método científico en: "1) enunciar preguntas bien formuladas y verosímilmente fecundas, 2) arbitrar conjeturas, fundadas y contrastables con la experiencia para contestar las preguntas, c) derivar consecuencias lógicas de las conjeturas, 4) arbitrar técnicas para someter las conjeturas a contrastación, 5) someter a su vez a contrastación esas técnicas para comprobar su relevancia y la fe que merecen, 6) llevar a cabo la contrastación e interpretar sus resultado, 7) estimar la pretensión de verdad de las conjeturas y la fidelidad de las técnicas, 8) determinar los demonios en los cuales vales las conjeturas y las técnicas, y formular los nuevos problemas originados por la investigación".

Ary, D. et al. (1989, 08-09) formulan al método científico en cinco etapas:"1) Definición del problema. Una investigación científica se origina con un problema interrogante que requiere solución. 2) Formulación de una hipótesis. El siguiente paso consiste en formular una hipótesis que proporcione una explicación tentativa del problema. En esta etapa se requieren una revisión de la literatura científica y un razonamiento más profundo. 3) Razonamiento deductivo. Con este proceso se determinan las consecuencias de las hipótesis, es decir, lo que deberá observarse si las hipótesis son verdaderas. 4) Recopilación y análisis de datos. La hipótesis o más precisamente las consecuencias que se infieren de ella, se comprueban recabando por observación a pruebas y experimentación los datos relacionados con ella. 5) Confirmación o rechazo de la hipótesis".
Según estos autores, todas las ciencias, aunque difieren entre sí por su material o técnicas especializadas, tienen en común este método general con que recaban conocimientos confiables. Bunge, incluso llega a definir a la ciencia en función del método que emplea. La ciencia sería el producto del uso del método científico. En sus palabras "...donde no hay método científico no hay ciencia", (Vara-Horna, A. 2010).
A pesar que McComas, W. (1996) y otros autores relativistas niegan la existencia del método científico (Ej. es importante considerar su existencia). Tener parámetros de actuación es fundamental para la guía de la conducta científica y para posibilitar la generación de conocimiento. Por eso, conviene seguir al método científico como una serie de etapas dinámicas. La designación de las etapas varía según los autores. No obstante, los nombres que reciben carecen de importancia porque todos ellos transmiten la idea de que dicho método es un proceso sistemático de investigación que consta de partes interdependientes (Ary, D. et al. 1989; McLelland, C. 2004; Edmund, N. 2006). Además, aunque las etapas del método científico se presentan por separado, es conveniente recordar que en la práctica son actividades estrechamente relacionadas y conexas que se sobreponen continuamente de una forma iterativa y no siguen un orden rígido. A decir de Ary, D. et al. (1989, p. 23): "Rara vez los investigadores siguen un orden tan rígido como el descrito en los párrafos precedentes, pues las actividades se entremezclan continuamente y lo mismo sucede con las etapas. A menudo, tras una revisión de la literatura especializada, la visión que tienen acerca del problema cambia, de modo que quizá haya que modificar el problema y la hipótesis".
Vara-Horna, A. (2010) señala que revisando los libros más conocidos sobre ciencia, investigación y metodología, se creerá que la concepción del método científico es unánime y homogénea y que siempre ha sido así. Sin embargo, si se revisa la historia del método científico y los libros de naturaleza epistemológica se encontrará todo lo contrario: existe tal y cuan heterogeneidad y variedad conceptual y teórica (González-Espada, W. 2005). Al respecto, Kuhn, T. (2004, p. 23) ha referido: "...es inevitable que el objetivo de tales libros sea propagandístico y pedagógico, de manera que la ¡dea de ciencia que de e/los se desprende no tiene más probabilidades de describir adecuadamente la empresa que los ha producido de lo que las tiene la imagen de la cultura nacional extraída de un folleto turístico o de un manual del idioma."
Analizando los paradigmas, Kuhn, T (2004, p. 91) demuestra que la ciencia normal es una actividad altamente determinada, pero no tiene por qué estar completamente determinadas por reglas: "Ciertamente, la existencia de un paradigma ni siquiera necesita entrañar la existencia de un conjunto pleno de reglas". Michael Polanyi en su Personal Knowledge (citado por Kuhn, 2004) argumenta que gran parte del éxito del científico depende del "conocimiento tácito"; es decir, del conocimiento que se adquiere por la práctica sin que se pueda articular explícitamente. En efecto, la investigación científica se ha conducido por ensayo y error y sin teoría integradora. Recuérdese la cita ya clásica de Francis Bacón en su Novum Organum según la cual "…la verdad emerge más fácilmente del error que de la confusión…".
Kuhn, T. (2004, p. 39) afirma que: "...el logro científico, en cuanto núcleo del compromiso profesional, es previo a los diferentes conceptos, leyes, teorías y puntos de vista que de él se puedan extraer...". El logro científico es la razón por la cual el método científico se ha vuelto tan popular. Se ha mostrado tan efectivo que no ha necesitado de una teoría para comprenderla. Se ha manejado como una actividad de aprendizaje "artesanal". Según Kuhn, T. (2004, p. 93-94-95-96): "Los científicos trabajan a partir de modelos adquiridos a través de la educación y de la subsiguiente exposición a la bibliografía, a menudo sin conocer plenamente o sin necesidad siquiera de saber qué características han conferido a tales modelos la condición de paradigmas comunitarios. Y dado que es así, no necesitan un conjunto completo de reglas"…"El hecho de que normalmente los científicos ni se pregunten ni discutan qué es lo que hace que un problema o una solución particular sean legítimos, nos induce a suponer que conocen la respuesta, aunque sea intuitivamente... Los paradigmas pueden ser previos, más coercitivos y más completos que cualquier conjunto de reglas de investigación que pudiera extraer de ellos de manera inequívoca"…"Si bien muchos científicos son capaces de hablar con facilidad y propiedad acerca de las hipótesis concretas e individuales que subyacen a una investigación particular, no están en mejor posición que un lego a la hora de caracterizar las bases establecidas de su campo, sus problemas legítimos y sus métodos. Si han aprendido tales abstracciones, después de todo, dan muestras de ello principalmente a través de su capacidad de investigar con éxito; pero semejante habilidad se puede comprender sin necesidad de recurrir a hipotéticas reglas del juego"…"Las reglas por tanto deberían volverse importantes, desvaneciéndose la típica falta de interés por ellas, siempre que se considere que los paradigmas o modelos son inseguros... El periodo pre-paradigmático en particular está regularmente marcado por los debates frecuentes y profundos acerca de los métodos, problemas y normas de solución legítimos, si bien sirven más bien para definir escuelas que para producir acuerdo".
Por tanto, sobre la base de lo dicho, y considerando una visión estructural ligada al contenido de las tesis e informes, el método científico puede ser definido como un proceso sistemático para generar conocimiento científico, consistente en: a) plantear un problema determinado, b) fundamentar y formular una hipótesis tentativa y deducir sus implicancias empíricas y c) observar y experimentar la hipótesis para determinar su aceptación o rechazo, en función de la evidencia (Vara-Horna, A. 2010).
Estos pasos mínimos, dada la flexibilidad del método, serían interdependientes y fuente de retroalimentación continúa. Pero son pocos justamente para que sean flexibles e interactivos. Además, dentro de cada uno puede existir un conjunto de reglas de buenas prácticas que faciliten el proceso de investigación y garanticen cierto nivel de rigurosidad. No son reglas para limitar el pensamiento, la creatividad y la innovación; al contrario, son reglas para facilitarla y fundamentarla. Y ello, ya Pearson, M. en The Grammar of Science (1982) y Dewey, M. (1933) vienen argumentándolo, cuando explican que la imaginación y la creatividad son ingredientes esenciales del método científico (citados en Edmund, N. 2006). Al respecto, González-Espada, W. (2005, p.87), citando a Bridgman, afirma que: "El método científico es aquello que los científicos hacen, no lo que otra gente [o los libros de texto] dicen que éstos hacen. Al planificar un experimento de laboratorio, ningún científico se pregunta a sí mismo si está siendo "científico”... Los científicos no siguen conscientemente un plan de acción pre-determinado; ellos se sienten en la completa libertad de utilizar cualquier método o técnica que, de acuerdo a la situación, pueden producir el resultado esperado. Un observador externo no puede predecir lo que cada científico va a hacer o qué método va a seguir. La verdadera ciencia, argumenta Bridgman, no es lineal sino cíclica. Los científicos no pueden darse el lujo de autolimitarse en su búsqueda".
Además, esta postura es coherente con la tendencia en los círculos metodológicos contemporáneos. En efecto, el método científico ya no puede ser sólo visto como una secuencia de pasos sistematizados, sino que requieren de principios para garantizar un proceso altamente variable y creativo. Por ejemplo, la American Association for the Advancenent of Science (AAAS) - la más grande y prestigiosa organización científica de todo el mundo- concibe a la metodología científica como una combinación general de principios y técnicas especializadas (Gauch, H. 2003). El método científico no sigue, entonces, el concepto de recetario, sino de un patrón general de estadios del proceso de investigación (Edmund, N. 2006); en donde en cada estadio existen principios que guía la práctica científica rigurosa.
La filosofía de la ciencia crea el método científico para excluir todo aquello que tiene naturaleza subjetiva y, por lo tanto, no es susceptible de formar parte de lo que denomina conocimiento científico. En última instancia, aquello que es aceptado por el sentido común propiamente dicho y, por ello, adquiere carácter de generalmente aceptado por la comunidad científica y la sociedad. Obviamente no todo el mundo estará de acuerdo con esta propuesta porque, existen corrientes diversas de la filosofía de la ciencia que se derivan, a su vez, de los diferentes conceptos sobre realidad, percepción, teorías, etc. Por otra parte, sabemos que existen cosas cuya naturaleza es precisamente subjetiva. La aproximación científica a estos elementos es compleja y normalmente se efectúa a través de los métodos científicos menores, diseñados para ramas específicas del saber. Se trata de aquéllos distintos de los tres métodos básicos (método inductivo, método deductivo y método hipotético-deductivo o de contrastación de hipótesis) que se suelen aplicar a las ciencias naturales (física, química, biología, etc.) en contraposición a las llamadas ciencias humanas (economía, política, etc.). Entre estos métodos podemos citar: hermenéutico, fenomenológico, dialéctico, funcionalismo, estructuralismo, etc; (Vara-Horna, A. 2010).
3.2 CARACTERÍSTICAS DEL MÉTODO CIENTÍFICO 

El método deductivo, el método inductivo y el método hipotético-deductivo son los tres métodos científicos a que se refiere la denominación genérica de método científico.
La primera característica del método científico es su naturaleza convencional, la de servir de marco de generación del conocimiento objetivo. Por ello existen múltiples características en función de la perspectiva con que se clasifiquen, se estudien e incluso se denominen.
Una característica de ambos métodos (deductivo e inductivo) es que pueden ir de lo general a lo particular o viceversa, en un sentido o en el inverso. Ambos utilizan la lógica y llegan a una conclusión. En última instancia, siempre tienen elementos filosóficos subyacentes. Ambos suelen ser susceptibles de contrastación empírica. Aunque el método deductivo es más propio de las ciencias formales y el inductivo de las ciencias empíricas, nada impide la aplicación indistinta de un método científico u otro a una teoría concreta.
En sí la diferencia fundamental entre el método deductivo y el método inductivo es que el primero aspira a demostrar, mediante la lógica pura, la conclusión en su totalidad a partir de unas premisas, de manera que se garantiza la veracidad de las conclusiones, si no se invalida la lógica aplicada. Se trata del modelo axiomático propuesto por Aristóteles como el método científico ideal.
Por el contrario, el método inductivo crea leyes a partir de la observación de los hechos, mediante la generalización del comportamiento observado; en realidad, lo que realiza es una especie de generalización, sin que por medio de la lógica pueda conseguir una demostración de las citadas leyes o conjunto de conclusiones.
Dichas conclusiones podrían ser falsas y, al mismo tiempo, la aplicación parcial efectuada de la lógica podría mantener su validez; por eso, el método inductivo necesita una condición adicional, su aplicación se considera válida mientras no se encuentre ningún caso que no cumpla el modelo propuesto.
El método hipotético-deductivo o de contrastación de hipótesis no plantea, en principio, problema alguno, puesto que su validez depende de los resultados de la propia contrastación. Este método científico se suele utilizar para mejorar o precisar teorías previas en función de nuevos conocimientos, donde la complejidad del modelo no permite formulaciones lógicas. Por lo tanto, tiene un carácter predominantemente intuitivo y necesita, no sólo para ser rechazado sino también para imponer su validez, la contrastación de sus conclusiones.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   32

similar:

Consideraciones conceptuales para comprender el iconTema 1 bases conceptuales de la educación para la salud y la calidad de vida

Consideraciones conceptuales para comprender el iconLecturas recomendadas para comprender la terapia neural

Consideraciones conceptuales para comprender el icon2 consideraciones epistemologicas en la investigación de tipo integrativo...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconPuesta al día en genética básica para comprender las posibles patologías genéticas del niño

Consideraciones conceptuales para comprender el iconGuía Básica para comprender y utilizar la Convención sobre los derechos...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconPuedan intentar pensar qué tipo de decisiones epistemológicas, científicas...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconInvestigación cientíFICA E investigación tecnológica como componentes...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconDesarrollo sustentable: aproximaciones conceptuales

Consideraciones conceptuales para comprender el iconPara lograr un exitoso entrenamiento de la flexibilidad, debemos...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconProcedimientos lógico-conceptuales en el texto expositivo: definición,...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com