Consideraciones conceptuales para comprender el




descargar 1.38 Mb.
títuloConsideraciones conceptuales para comprender el
página5/32
fecha de publicación03.08.2016
tamaño1.38 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32

1.4.4 CONOCIMIENTO FILOSÓFICO

El termino filosofía deriva del griego y quiere decir amor a la sabiduría o lo que es lo mismo, deseo de saber, de conocer. Inmediatamente se nota que no se puede de obtener de la filosofía una definición esencial, y, por lo tanto, obligatoriamente se debe de emplear otro método.
Por ejemplo la definición de filosofía que presentan Platón y Aristóteles como ciencia pura, es respectivamente la búsqueda de la virtud o de la felicidad. Como refiere Dilthey: “Lo primero que debemos intentar es descubrir un objetivo común contenido en todos aquellos sistemas a cuya vista se constituyen todos aquellos sistemas de la filosofía". Estos sistemas son los de Platón y Aristóteles, Descartes y Leibnitz, Kant y Hegel ya que en todos ellos hallaremos una inclinación en la universalidad, una orientación en la totalidad objetiva por ejemplo: el ser, la esencia, el conocimiento.
En los principios de la edad moderna retomamos los caminos del concepto Aristotélico (tiene como centro una ciencia universal del ser). Los sistemas de Descartes, Spinoza y Leibnitz, presentan la misma orientación que caracteriza al Estagirita, ya que todos tienden al conocimiento del mundo objetivo. Kant por el contrario revive el estilo Platónico (procura elevar la vida, con todos sus conceptos a la conciencia filosófica).
En la evolución histórica de la filosofía se analiza primero como "concepción del yo" y luego como "concepción del universo". Resultando así como una concepción del yo y una concepción del universo. En todo proceso del desarrollo del conocimiento podemos distinguir cuatro elementos:

  • El sujeto que conoce.

  • El objeto conocido.

  • La operación misma de conocer.

  • El resultado obtenido que es la información recabada acerca del objeto.


Dicho de otra manera: el sujeto se pone en contacto con el objeto y obtiene una información acerca del mismo. Cuando existe congruencia o adecuación entre el objeto y la representación interna correspondiente, decimos que estamos en posesión de una verdad.
Originalmente el conocimiento filosófico abarcaba o comprendía el conocimiento acerca de la naturaleza del mundo y de los seres humanos, pero en la medida que la filosofía y los filósofos fueron descubriendo leyes de la naturaleza, se fueron separando de la filosofía para constituir cuerpos o sistemas de conocimientos independientes como disciplinas autónomas. Estas pasaron a constituirse en disciplinas científicas separadas del pensamiento filosófico de manera que si bien la filosofía representa la búsqueda del conocimiento verdadero, lo hace respecto de las grandes verdades fundamentales de la vida y del universo a través de la reflexión metódica y sistemática, mientras que el conocimiento científico se refiere a aspectos más concretos. El conocimiento filosófico está permanentemente abierto a la revisión, al mismo tiempo que es frecuente que ofrezca más de una visión del mismo fenómeno en estudio, y contradictorios.
Los filósofos, cuando realizan investigaciones para producir conocimientos no utilizan ningún instrumento de medición. El instrumento que requiere y con el cual “observa” su entorno, es básicamente el razonamiento. El trabajo filosófico es un trabajo en que la actividad racional juega un papel de suma importancia, ya que cuando generan nuevas ideas, lo hacen después de haber analizado y criticado no sólo su pensamiento sino también el de filósofos tanto anteriores como contemporáneos. Características del Conocimiento Filosófico:

  • Racional. Uso de conceptos, categorías y principios lógicos en la explicación de un objeto de estudio; sus conocimientos son fundamentales a través de la lógica.




  • Analítico. Distingue, separa las partes de un todo: teorías, categorías, conceptos científicos o filosóficos.

  • Crítico. Emite juicios de valor sobre una concepción filosófica imperante en la realidad, su finalidad es detectar o determinar contradicciones en su formulación.



  • Totalizador. Tener un saber o conocimiento de los fundamentos de toda ciencia o disciplina.




  • Histórico. Su problemática está determinada por condiciones histórico-sociales.



  • Sistemático. Qué exista ordenación de principios (conceptos y categorías) que sustentes las teorías o argumentaciones, de forma que éstas sean coherentes.


Así, los filósofos se preguntan, entre otras cosas, si la realidad puede ser conocida, hasta qué punto puede ser conocida y con qué medios. La filosofía se nutre de la actividad científica y viceversa, con ella reformula sus problemas, investiga de qué manera se plantean los problemas de las ciencias y el tipo de respuesta que se propone para la solución. Teniendo así un saber totalizador
1.5 EL CONOCIMIENTO EN LA CONSTRUCCIÓN DE LAS TEORÍAS CIENTÍFICAS

El conocimiento en la construcción de las teorías científicas tiene un proceso metódico, sistemático racional y lógico que a partir de los hechos se obtienen los datos; de los datos, se obtienen las generalizaciones; de las generalizaciones, se hallan las leyes; y de la combinación sintetizadora de las leyes y sus relaciones, se obtienen las teorías.
Respecto al desarrollo de las teorías científicas genéricamente, es un proceso que va de la realidad material a la elaboración teórica y de allí, nuevamente a la realidad material, para comprobarse y transformarse. Es un proceso objetivo – subjetivo – objetivo, y así, sucesivamente, cada vez en un nivel superior.
Las teorías científicas se desarrollan basadas en evidencias y en sistemas lógico – racionales acerca de tales evidencias, pero trascendiéndolas. No obstante, existen divergencias entre los epistemólogos, en torno a ciertas características del desarrollo de la ciencia y sus teorías.
Así, Popper sostiene que tal desarrollo se da por un proceso continuo de acumulación, concretándose en una sucesión infinita de conjeturas y refutaciones, o sea, de descarte (descalabro) de teorías por falsación (o sea, de rechazo por la experiencia), haciendo que cada vez más, las teorías provisionalmente aceptadas se fortalezcan o sean superadas por otras más fuertes, satisfactorias y testables. Con ello, se percibe que Popper enfatiza el contexto de justificación.
En cambio, Kuhn sostiene que la ciencia desarrolla mediante un proceso de continuidad – discontinuidad, es decir, de acumulación – ruptura. Precisamente, si la fase de continuidad es acumulativa, evolucionista y hasta microrrevolucionaria, esta fase de ruptura es no acumulativa sino más bien de abandono de una tradición (paradigma) e instauración de una nueva tradición incompatible (inconmensurable) con la anterior.
Concretamente, Kuhn refiere la secuencia de desarrollo siguiente: establecimiento de un paradigma – ciencia normal – ciencia en crisis – ciencia revolucionaria o extraordinaria – establecimiento de un nuevo paradigma (nueva ciencia normal).
Así, Kuhn enfatiza el contexto de descubrimiento. Aparte de ello, Lakatos hace referencia a los programas de investigación científica progresivos y degenerativos, cinturones protectores, contextualización, heurística positiva y negativa, etc.
1.6 EL CONOCIMIENTO EN LA SOCIEDAD GLOBAL

Iniciaremos la discusión de este tema tan controvertido, con las siguientes interrogantes a manera de reflexión: ¿Vivimos en una época de cambios o un cambio de época? ¿Cómo caracterizar a las profundas transformaciones que vienen con la acelerada introducción en la sociedad de la inteligencia artificial y de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC)? ¿Se trata de una nueva etapa de la sociedad industrial o estamos entrando en una nueva era? “Aldea global”, “era tecnotrónica”, “sociedad postindustrial”, “era -o sociedad- de la información” y “sociedad del conocimiento” son algunos de los términos que se han acuñado en el intento por identificar y entender el alcance de estos cambios. Pero mientras el debate prosigue en el ámbito teórico, la realidad corre por delante y los medios de comunicación eligen los nombres que hemos de usar.

Cualquier término que usemos, en el fondo, es un atajo que nos permite hacer referencia a un fenómeno -actual o futuro-, sin tener que describirlo cada vez; pero el término escogido no define, de por sí, un contenido. El contenido emerge de los usos en un contexto social dado, que a su vez influyen en las percepciones y expectativas ya que cada término lleva consigo un pasado y un sentido (o sentidos), con su respectivo bagaje ideológico. Era de esperarse, entonces, que cualquier término que se quiera emplear para designar la sociedad en la que vivimos, o a la cual aspiramos, sea objeto de una disputa de sentidos, tras la que se enfrentan diferentes proyectos de sociedad.

En el marco de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información -CMSI-, hay dos términos que han ¬ocupado el escenario: sociedad de la información y sociedad del conocimiento, con sus respectivas variantes. Pero, si bien el marco impuso el uso del primero, desde un inicio provocó disconformidad y ningún término ha logrado un consenso.

1.6.1 SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

En la última década, la expresión “sociedad de la información” se ha consagrado sin lugar a dudas como el término hegemónico, no necesariamente porque exprese una claridad teórica, sino por el bautizo que recibió en las políticas oficiales de los países más desarrollados, además de la coronación que significó honrarlo con una Cumbre Mundial.

Los antecedentes del término, sin embargo, datan de décadas anteriores. En 1973, el sociólogo estadounidense Daniel Bell introdujo la noción de la “sociedad de la información” en su libro El advenimiento de la sociedad post-industrial (Bell, D. 1973), donde formula que el eje principal de ésta será el conocimiento teórico y advierte que los servicios basados en el conocimiento habrán de convertirse en la estructura central de la nueva economía y de una sociedad apuntalada en la información, donde las ideologías resultarán sobrando.

Esta expresión reaparece con fuerza en los años 90, en el contexto del desarrollo de Internet y de las TIC. A partir de 1995, fue incluida en la agenda de las reuniones del G7 (luego G8, donde se juntan los jefes de Estado o gobierno de las naciones más poderosas del planeta). Se ha abordado en foros de la Comunidad Europea y de la OCDE (los treinta países más desarrollados del mundo) y ha sido adoptada por el gobierno de los Estados Unidos, así como por varias agencias de las Naciones Unidas y por el Grupo Banco Mundial. Todo ello con gran eco mediático. A partir de 1998, fue elegida, primero en la Unión Internacional de Telecomunicaciones y luego en la ONU, como el nombre de la Cumbre Mundial a realizarse en 2003 y 2005.

En este contexto, el concepto de “sociedad de la información”, como construcción política e ideológica, se ha desarrollado de la mano de la globalización neoliberal, cuya principal meta ha sido acelerar la instauración de un mercado mundial abierto y “autoregulado”. Esta política ha contado con la estrecha colaboración de organismos multilaterales como la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, para que los países débiles abandonen las regulaciones nacionales o medidas proteccionistas que “desalentarían” la inversión; todo ello con el conocido resultado de la escandalosa profundización de las brechas entre ricos y pobres en el mundo.

En efecto, para fines de siglo, cuando la mayoría de los países desarrollados ya habían adoptado políticas de desarrollo de la infraestructura de las TIC, se produce el auge espectacular del mercado de acciones de la industria de la comunicación. Pero los mercados del Norte comienzan a saturarse. Entonces, se intensifican las presiones hacia los países en desarrollo para que dejen la vía libre a la inversión de las empresas de telecomunicaciones e informática, en busca de nuevos mercados para absorber sus excedentes de ganancias. Es en este contexto que se convoca la CMSI; panorama que se modifica, sin embargo, una vez que estalla la burbuja bursátil a partir del año 2000. No obstante esta realidad y el rol clave que las tecnologías de la comunicación han desempeñado en la aceleración de la globalización económica, su imagen pública está más asociada a los aspectos más “amigables” de la globalización, como Internet, telefonía celular e internacional, TV por satélite, etc. Así, la sociedad de la información ha asumido la función de “embajadora de buena voluntad” de la globalización, cuyos “beneficios” podrían estar al alcance de todos/as, si solamente se pudiera estrechar la “brecha digital” (Al Gore,).

1.6.2 SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

La noción de “sociedad del conocimiento” (knowledge society) surgió hacia finales de los años 90 y es empleada particularmente en medios académicos, como alternativa de algunos a “sociedad de la información”.

La UNESCO, en particular, ha adoptado el término “sociedad del conocimiento”, o su variante “sociedades del saber”, dentro de sus políticas institucionales. Ha desarrollado una reflexión en torno al tema, que busca incorporar una concepción más integral, no en relación únicamente con la dimensión económica. Por ejemplo, Abdul Waheed Khan (subdirector general de la UNESCO para la Comunicación y la Información), escribe (Waheed Khan, Abdul. 2003, p. 198) “La sociedad de la Información es la piedra angular de las sociedades del conocimiento. El concepto de “sociedad de la información”, a mi parecer, está relacionado con la idea de la “innovación tecnológica”, mientras que el concepto de “sociedades del conocimiento” incluye una dimensión de transformación social, cultural, económica, política e institucional, así como una perspectiva más pluralista y desarrolladora. El concepto de “sociedades del conocimiento” es preferible al de la “sociedad de la información” ya que expresa mejor la complejidad y el dinamismo de los cambios que se están dando. (...) el conocimiento en cuestión no sólo es importante para el crecimiento económico sino también para empoderar y desarrollar todos los sectores de la sociedad”.

Un matiz en este debate, que solo concierne a los idiomas latinos, es la distinción entre sociedad del “conocimiento” o del “saber” (ambos traducen el término inglés “knowledge society”). La noción de “saberes” implica certezas más precisas o prácticas, mientras que conocimiento abarca una comprensión más global o analítica. André Gorz considera que los conocimientos se refieren a “contenidos formalizados, objetivados, que no pueden, por definición, pertenecer a las personas... El saber está hecho de experiencias y de prácticas que se volvieron evidencias intuitivas y costumbres”(Gorz, André. 2004). Para Gorz, la “inteligencia” cubre toda la gama de capacidades que permite combinar saberes con conocimientos. Sugiere, entonces, que “knowledge society” se traduzca por “sociedad de la inteligencia”.

En todo caso, por lo general, en este contexto se utiliza indistintamente sociedad del conocimiento o del saber, si bien en español conocimiento parece ser más usual.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32

similar:

Consideraciones conceptuales para comprender el iconTema 1 bases conceptuales de la educación para la salud y la calidad de vida

Consideraciones conceptuales para comprender el iconLecturas recomendadas para comprender la terapia neural

Consideraciones conceptuales para comprender el icon2 consideraciones epistemologicas en la investigación de tipo integrativo...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconPuesta al día en genética básica para comprender las posibles patologías genéticas del niño

Consideraciones conceptuales para comprender el iconGuía Básica para comprender y utilizar la Convención sobre los derechos...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconPuedan intentar pensar qué tipo de decisiones epistemológicas, científicas...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconInvestigación cientíFICA E investigación tecnológica como componentes...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconDesarrollo sustentable: aproximaciones conceptuales

Consideraciones conceptuales para comprender el iconPara lograr un exitoso entrenamiento de la flexibilidad, debemos...

Consideraciones conceptuales para comprender el iconProcedimientos lógico-conceptuales en el texto expositivo: definición,...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com