Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral




descargar 22.46 Kb.
títuloFacultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral
fecha de publicación03.08.2016
tamaño22.46 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos

Universidad Católica del Maule

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral


Pedagogía en Religión y Filosofía Profesor J. Morin jmorin@ucm.cl

Método en Teología Práctica 1



Carola Manríquez, 2004
La teología, por ser discurso reflexivo y crítico es teoría, pero tiene una relación fundamental con la práctica social y eclesial (praxis), además es interdisciplinar en cuanto tiene relación con las ciencias humanas y la realidad social.2


  1. Método en teología


Se entiende por método el conjunto de normas y procedimientos válidos para enseñar, aprender o llevar algo a cabo. También se lo entiende como el estudio científico de los procedimientos empleados, junto al análisis teórico de nuevos modelos de interpretación o paradigmas que sirven de referencia para la obtención de resultados conceptuales. El método es algo más que una mera técnica o práctica, ya que tiene en cuenta ciertos supuestos o principios fundamentales para hacer algo con sistema.
Según Beinert “el camino que sigue una ciencia para alcanzar su meta se llama método”. En griego método significa camino y tanto el arte como la ciencia tienen sus propios métodos, deducidos de ordinario por observaciones pertinentes después de haber practicado o pensado.3
A la teología se le plantea el problema de qué realidad trata y cómo llega a conocer esa realidad. Algunos sostienen que la teología no es ciencia porque los conocimientos religiosos son no cognoscitivos. Otros opinan que las proposiciones religiosas son cognoscitivas ya que están respaldadas por la experiencia.4
El método escolástico ha tenido una vigencia enorme en la historia de la Iglesia. Aunque la teología positiva se desarrolló en los siglos XVI y XVIII para equilibrar el predominio de la teología escolástica, el método teológico que se impuso en toda la Iglesia posteriormente, sobre todo a lo largo del siglo XIX hasta las puertas del Vaticano II fue el neoescolástico, que acentuaba el análisis racional en detrimento de la comprensión de la Escritura, era una teoría de conclusiones deductiva y racional, no se ponía en primer término el mensaje cristiano o la buena nueva liberadora, sino la sana doctrina católica, formulada como ley jurídica y sancionada con penas eclesiásticas, parte de definiciones conciliares o declaraciones del magisterio, se remonta a la Patrología y llega a los textos bíblicos. Con este sistema se escribieron manuales vigentes hasta el Vaticano II.
El acontecimiento más destacado de la teología del siglo XX es la superación de la neoescolástica. Se amplía la reflexión teológica a la dimensión histórica y social, al cometido liberador y a la realización comunitaria de la fe. Se da a la teología un carácter inductivo, el método es genético-progresivo y corresponde a la visión de la teología como reflexión sobre la historia de salvación y de la revelación. El método progresivo es un método histórico que parte de los textos bíblicos, tiene en cuenta a los padres de la Iglesia y reflexiona a la luz de los concilios y del magisterio, de acuerdo a los diferentes estadios de la reflexión teológica. Tiene el peligro de considerar la dimensión bíblica como un momento del pasado.5
La teología actual se mueve en referencia a dos polos que son, la revelación de Dios y la experiencia humana, la sagrada escritura debe ser el alma de la teología, pero está también el mundo concreto de la experiencia humana, que necesita por parte del creyente interpretación de sentido. Esto significa, traducir la palabra de Dios al mundo de nuestra experiencia, con la convicción de que el mensaje evangélico tiene sentido para nosotros en referencia a la situación actual, con todos los problemas que nos afectan, porque al margen de la experiencia no hay revelación posible.6
En las dimensiones de la teología puede hablarse de diversas disciplinas teológicas, según se aborden distintos contenidos y se empleen varias formas de conocimiento. La dimensión bíblica explica que el punto de partida y el objeto de la teología lo constituye el mensaje cristiano testimoniado originalmente en la Escritura, transmitido a través de los siglos por la comunidad cristiana y anunciado también hoy en la predicación. La dimensión histórica, tiene en cuenta las tres dimensiones del tiempo históricamente entendido; pasado, presente y futuro en una interrelación dialéctica. La dimensión sistemática permite ver que la revelación en su conjunto se nos da a través de la mediación de un largo proceso no sólo de acontecimientos y experiencias, sino también de interpretaciones según determinados y distintos modelos y teorías. La dimensión práctica, explica que junto a la teología sistemática hay una teología práctica con un método empírico-intuitivo, cuyo propósito se centra en la realización del reino en la historia y en la sociedad.7


  1. Método en la teología práctica


La teología práctica es hermenéutica (interpretación de la vida humana actual según la dinámica de la fe cristiana) y es un saber confesional (está en relación con la fe, propone una determinada orientación de la vida y una cosmovisión cristiana).
El método inductivo de revisión de vida, parte de hechos concretos, comprende metodológicamente tres momentos fundamentales que son:

  • ver (análisis de la realidad, examen de los signos de los tiempos, responde al ¿qué sucede?),

  • juzgar (fase interpretativa de iluminación y reflexión, juicio cristiano en el cual se ve la realidad a la luz de la fe, responde a ¿qué nos dice Dios por medio de lo que sucede?) y

  • actuar (etapa para transformar la realidad, la teología práctica parte de una praxis para llegar a otra praxis dentro de un ámbito de fe, responde al ¿qué debemos hacer?) 8


El método empírico y crítico, es el método de revisión de vida, adaptado por el italiano M. Midali y comprende una fase Kairológica (análisis fenomenológico-descriptivo, hermenéutico-crítico y criteriológico, o evaluación de la situación), fase Proyectiva (identificar con criterios racionales y teológicos un modelo de iglesia con objetivos y metas para alcanzar una praxis renovada), y fase Estratégica (se entiende como un conjunto de elementos y factores necesarios para pasar de una situación dada a una deseada).


  1. Método de la praxis pastoral


La observación pastoral, entraña apertura, cercanía, mirada, escucha y confrontación. Hay un primer momento de observación espontánea que corresponde a la experiencia común. Un segundo nivel de observación guiada más complejo, donde se utilizan técnicas apropiadas o instrumentos de análisis, teniendo en cuenta sistemas de comunicación y estructuras de poder. Y un tercer nivel de observación crítica, que corresponde a la experiencia de observar valores, símbolos, cultura, mentalidad e ideologías imperantes en el sistema.9

La observación de una experiencia pastoral exige de antemano una rejilla de análisis, que lleva consigo cierta reflexión teórica. Se observa el enclave de la experiencia y el momento, el grupo de participantes y sus responsables, la experiencia concreta, objetivos y la evaluación.
La interpretación pastoral consiste en un diagnóstico de la experiencia observada, lo cual conlleva un análisis de contenidos y deducción de un sentido. A veces por la ausencia de una teología más inductiva, no comprendemos bien que la teología práctica es una teología de la praxis de los cristianos, su punto de partida no es el enunciado teológico, sino la experiencia de fe y de vida cristiana.10
La planificación en pastoral es pensar en algo que queremos lograr. Para ello hay que pensar en los pasos o tareas que debemos realizar, organizar nuestra actividad es un proceso evangelizador, que lleva a cabo la Iglesia mediante el diseño de un programa operativo de acuerdo a objetivos. La planificación incluye analizar socio-religiosamente la realidad social, fijar los objetivos de la acción pastoral, coordinar el papel de los agentes pastorales, encarnar la acción pastoral en la realidad humana y evaluar la acción pastoral.11


1 FLORISTAN Casiano. Teología Práctica: teoría y praxis de la acción pastoral. Sígueme. Salamanca. 1993. pp.194-211.

2 Cfr. Op.cit. p. 193.

3 Cfr. Op. cit. p. 194.

4 Cfr. Op. cit. p. 195.

5 Cfr. Op. cit. pp. 196-197.

6 Cfr. Op. cit. p. 197

7 Cfr. Op. cit. p. 199.

8 Cfr. Op cit. pp. 203-204.

9 Cfr. Op. cit. p. 204.

10 Cfr. Op. cit. pp. 205-206.

11 Cfr. Op. cit. p. 210.

similar:

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral iconFacultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral iconUniversidad adventista dominicana facultad de teología alumno

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral icon04 Pastoral indígena, pastoral indigenista, génesis y criterios para una reflexión teológica

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral icon¿teologia feminista o teologia en clave de mujer? Un analisis de textos

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral iconFacultad derecho curso : etica y deontologia forense

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral iconFacultad de Ciencias de la Educación

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral iconFacultad de ciencias médicas

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral iconFacultad de Ciencias Ambientales

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral iconFacultad de ciencias naturales

Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Curso: Teología Pastoral iconFacultad de Ciencias Médicas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com