La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea




descargar 0.72 Mb.
títuloLa “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea
página9/22
fecha de publicación06.08.2016
tamaño0.72 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   22


El Coeficiente de Gini, comúnmente usado para ver la desigualdad de la renta disponible, ha variado mucho en las últimas dos décadas. (Según la interpretación del gráfico publicado en la página web, el coeficiente Gini en 1979 se aproxima a 27, alcanzando 36 en el año 2001).

Durante la primera mitad de los ´80 era estable. En la segunda mitad se incrementó. En la primera mitad de los ´90 descendió un poco, pero desde entonces subió lentamente. En 2001/02 volvió atrás, a los niveles de los ´90.
La desigualdad de los ingresos ha seguido diferentes modelos. Ha crecido constantemente durante los ´80 y se ha mantenido estable desde entonces.
El IFS (Instituto de Estudios Fiscales) ha investigado posibles explicaciones a los cambios de las dos últimas décadas en particular porque las tendencias son diferentes durante los ciclos económicos en los ´80 y los ´90.
El incremento del salario sólo juega una parte: la desigualdad tiende a incrementarse durante períodos de rápido crecimiento del salario porque las viviendas más pobres usualmente tienen personas que no trabajan.
La recuperación de la economía de los ´80 estuvo caracterizada por grandes incrementos del salario desde 1984 hasta 1988, marcando un período donde la desigualdad se incrementó rápidamente. En contraste los salarios de los ´90 crecieron muy despacio. El crecimiento del empleo autónomo y los desempleados están asociados a períodos de incremento de la desigualdad. Factores demográficos como el incremento de hogares con una sola persona no han demostrado ser relevantes comparados con los cambios del mercado laboral.
El IFS ha encontrado que los cambios en los impuestos y los sistemas de beneficios concuerdan con la teoría económica. La reducción de los impuestos a los ingresos en los ´70 y principios de los ´80, incrementaron la desigualdad, mientras que el aumento de los impuestos directos en los ´80 y ´90, junto con el incremento de las investigaciones que se realizan para determinar a quienes se otorgan o no beneficios sociales a finales de los ’90, produjeron el efecto contrario.
- El mal estado del Estado del bienestar británico (cafébabel.com - La Revista Europea - Por Jeremy Cliffe - Londres - 27/6/05) (Traducción: David Matías)
El nuevo laborismo británico ha logrado preservar al país del desempleo y de las crisis que afectan al Estado del bienestar y que actualmente están causando estragos en determinados países de la UE. Pero detrás de las estadísticas subyace otra realidad, quizás no tan idílica. (El subrayado es mío)
Blair y Chirac necesitan lecciones sobre Escandinavia (Consejo europeo) ¡Cuánta diferencia puede llegar a marcar una década! En este sentido, durante los últimos diez años el Reino Unido ha sido testigo de una reducción en su tasa de desempleo así como de un aumento de su Producto Interior Bruto (PIB), y ahora posee una renta per capita mayor que Francia o Alemania, cuyas economías se han quedado estancadas y luchan por mantener sus gravosos sistemas de bienestar. Los motivos que han generado estos cambios son: los impuestos de menor cuantía del Reino Unido, un mercado laboral más flexible y un enfoque que fomenta la creación de negocios y empresas (“business friendly” approach). Su Estado del bienestar ha reducido su ámbito operativo, se centra en principio en los mas desfavorecidos haciendo menor hincapié en la solidaridad nacional “national solidarity” a diferencia del sistema francés y alemán. Por otro lado, el sistema británico promueve la creación por parte de los individuos de seguros de enfermedad y de vejez.
¿Sigue Gran Bretaña marcando la pauta?
A pesar de los impresionantes datos que proyectan las estadísticas de índole económica, la realidad actual del Reino Unido es muy diferente a la oficial. El hecho de que su Estado del bienestar sea casi un 30% menor (en relación con su PIB) que el de Francia y Alemania, explica por qué el Índice de Pobreza Humana (IPH) 2004 de la ONU (índice que mide la privación en cuanto al desarrollo humano, y que trabaja con variables como la salud, la educación, nivel de bienestar y la exclusión social) sitúa al Reino Unido en pésimas posiciones. Atendiendo a este índice y en términos de pobreza infantil, el Reino Unido cuenta con un 51% más que Alemania y el doble respecto a Francia. Desde que los laboristas asumieron el poder en 1997, la desigualdad social se ha disparado, mientras en Francia, Alemania e Italia éstas se han reducido.
Los inadecuados niveles de financiación pública, harían que el fundador del sistema sanitario británico, Clement Attlee, se revolviera en su tumba. A pesar de esta situación, el gobierno de Tony Blair no se encuentra preparado para incrementar los impuestos que requieren las necesarias inversiones. La Seguridad Social no cuenta con los fondos adecuados, es un sistema sanitario que carece no sólo de suficientes camas para albergar el interminable número de pacientes que se hallan en lista de espera, sino que además tiene un escaso número de médicos para cubrir las necesidades existentes. Es por ello por lo que la tasa de mortalidad infantil del Reino Unido es de las más altas de Europa occidental, del mismo modo que la tasa de esperanza de vida es inferior a la registrada en países como Francia, Alemania e Italia. El sistema educativo británico se encuentra polarizado entre colegios públicos de secundaria, cuyos centros han visto cómo su número se ha ido reduciendo en aquellos centros urbanos donde son más necesarios, y al otro lado del espectro se hallan los exclusivos colegios privados. Del mismo modo, en el Reino Unido la movilidad social (capacidad que tiene la población en una sociedad para moverse en la escala social) se muestra más rígida en comparación con otros países desarrollados. Por si esto fuera poco, Gran Bretaña cuenta con los peores datos medioambientales, sin mencionar los datos referentes al sistema de transporte público. En Francia y Alemania, los trabajadores gozan de una media anual de 235 horas más de ocio que sus homólogos británicos, siendo sus niveles de productividad significativamente más altos. La guinda del pastel la ponen los datos arrojados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Datos que confirman que, entre 1990 y 2000, los niveles de satisfacción de vida -“life satisfaction”- crecieron un 7% en Francia y Alemania, cayendo éstos mismos un 2,6% en el Reino Unido.
Un Estado del bienestar diferente
No seguir el ejemplo de un Estado del bienestar como el ofrecido por Gran Bretaña es, de momento, la mejor alternativa para la solución de los problemas económicos que existen en Francia y Alemania (y en diferentes grados también en Italia, España y los Países Bajos). Multinacionales y grandes corporaciones están trasladando aquellas operaciones que no requieren trabajadores altamente cualificados ni especializados a otros países (típicamente subdesarrollados, con escasa regularización medioambiental y laboral así como una mínima participación sindical). Este hecho está minando los niveles de bienestar en favor de la competitividad. Ante tal escenario, la respuesta no es la reducción del gasto social ni permitir que estas multinacionales hipotequen aquellos países en los que, paulatinamente, están instalando las bases para algunas de sus operaciones.
Adoptar un sistema de Estado del bienestar parecido al que ofrece el modelo escandinavo sería una alternativa para paliar las dificultades económicas de los citados países. El modelo escandinavo ejerce una protección sobre sus trabajadores debido al importante papel que juega sobre la economía su extenso sector público a nivel industrial, así como a través de un respaldado servicio público. Es importante tener en cuenta que los países escandinavos, a pesar de sus problemas económicos, siguen generando riqueza. Es por esto por lo que una mejor redistribución de la riqueza gracias a un Estado del bienestar que proteja a sus ciudadanos a lo largo de sus vidas, podría garantizar en otros países la existencia de unos niveles de vida dignos y confortables, aminorando del mismo modo, los devastadores efectos que parece estar teniendo la globalización sobre los trabajadores de los países más desfavorecidos. A través de un aumento de los impuestos, en especial sobre aquellos individuos más ricos, el Estado sería capaz de recaudar el dinero necesario para aumentar el gasto social del gobierno, hecho éste necesario en particular con el claro y creciente problema del envejecimiento poblacional.
¡La bolsa o la (calidad de) vida!
Un Estado del bienestar bien diseñado también requiere fondos para el desempleo. En este sentido, los neoliberales critican los generosos subsidios de desempleo. En Alemania, se culpa en particular a los altos subsidios del desempleo. El Reino Unido con su jibarizado Estado del bienestar obliga a lo desempleados a volver a trabajar tan pronto como se les ofrezca empleo, con independencia de la índole que sea. Como resultado de esta medida, se puede observar una gran bolsa de trabajadores pobres -“Working Poor”- cuyos sueldos no sobrepasan el salario mínimo (1.4 millones de trabajadores están percibiendo este salario mínimo que hoy se sitúa en 4,85 libras por hora; alrededor de 6,5 euros). Sin embargo, gracias a la existencia de unos derechos laborales dignos, se podría garantizar la reducción en las horas semanales trabajadas, así como una mejora en las condiciones de trabajo. Como las economías escandinavas lo demuestran, altas provisiones para el desempleo no están asociadas con una disminución en la motivación que los parados puedan tener a la hora de regresar al trabajo.
Un Estado del bienestar capaz de sostener el nivel de demanda que se da en sus servicios públicos así como la presencia de buenas infraestructuras y una sólida cohesión social, genera un tipo de trabajador bien preparado, sano y contento por el que cualquier compañía estaría dispuesta a desembolsar el dinero preciso. Mientras que del Estado del bienestar británico se puede decir que genera riqueza, no es de ninguna manera el modelo a seguir. Dicho esto, el sistema francés y alemán no genera hoy crecimiento ni empleo y tampoco garantizan unas condiciones de vidas ni estables ni óptimas. Ahora que Europa occidental ha conseguido alcanzar altos niveles de riqueza, parece ridículo seguir luchando desesperadamente para que éstos sigan creciendo. Es, mediante una redistribución de la riqueza ya existente, como se conseguiría que cada uno de sus habitantes pudiera disfrutar de un estilo de vida más placentero y duradero.
- Los “pobres” van al Cielo y los “ricos” al Paraíso… Fiscal (UK se divierte con una tragedia)
- ¿El estereotipo británico? (BBCMundo.com - 12/4/07)
Los estereotipos siempre reflejan algo de verdad, pero hasta en eso los tiempos cambian.
Nuestros abuelos, y hasta nuestros padres, siempre imaginaron a un tipo con bombín y paraguas, aunque no llueva, como el cliché que identifica al británico. El ciudadano de estas islas, de acuerdo al mismo modelo, siempre llega a tiempo a todo y le da el asiento a las damas en el metro.
El inglés que habla es una delicia y habría derrotado a los nazis por sí solo, si lo quería, por eso de que Winston Churchill era un ganador nato, con su aliento a whisky y su puro sin encender. Y todos son anglosajones, a pesar de que, desde los años cincuenta, la inmigración ha hecho de esta sociedad una amalgama multicolor que le ha dado una riqueza cultural y etnográfica envidiable.
La nueva imagen
Pero ahora, esa imagen anacrónica del británico ha sido remplazada por una menos digna. Y de eso se han dado cuenta en estos lares gracias a los iraníes.
En la prensa británica se comenta que los captores de los marinos británicos detenidos en el Golfo Pérsico vieron en el comportamiento de uno de ellos, Arthur Batchelor, lo que consideraban más idiosincrásico del británico: tonto, infantil. Es decir, Mister Bean.
Una de las quejas más sentidas de Batchelor es que los iraníes le quitaron su reproductor de música iPod, algo que mortificó al pobre marinero. La respuesta que recibió por parte de sus captores fue: “Te pareces a Mister Bean”.
¿El británico moderno?
Y es que el personaje creado por el cómico Rowan Atkinson, que ha remplazado a Benny Hill como exportación cómico-cultural de este país, es percibido por muchos como el estereotipo del británico moderno. Los afiches de sus películas aparecen en Sydney, Mombasa o Bogotá.
Y muchos piensan que los británicos son como Mister Bean. Un personaje que ha remplazado el traje a rayas y el bombín por la chaqueta de paño que no hace juego con el pantalón, que es capaz de pelear con una mujer encinta en el metro con tal de sentarse cómodamente y que elige salir sin paraguas los días de lluvia, para empaparse y parecer aún más idiota de lo que su flexible y expresiva cara sugiere. (El subrayado es mío)
Muchos británicos rechazan este nuevo cliché, pero el que un marinero, en medio de un conflicto regional que mata a decenas de personas todos los días, se queje que le quitaron el iPod, no ayuda a restaurar una reputación cuya entereza mantuvo a los nazis lejos de estos mares cuando se habían tragado a media Europa.
- Reino Unido: “¿Stalin o Mr. Bean?” (BBCMundo.com - 1/12/07)
Cuando un líder opositor dijo este miércoles en el parlamento británico que el premier laborista, Gordon Brown, estaba transformándose de Stalin a Mr. Bean (personaje televisivo famoso por su torpeza), las carcajadas de los diputados resonaron en los pasillos. (El subrayado es mío)
Brown no deja de ser atacado por la oposición durante sus comparecencias en el parlamento. Y es que a Brown no dejan de lloverle las malas noticias. La última: Scotland Yard inició una investigación sobre presuntas donaciones ilegales al Partido Laborista que provocó la renuncia de su secretario general, Peter Watt.
Ello debido a que uno de los principales donantes del partido dio más de US$ 1 millón a través de intermediarios, algo ilegal según la legislación británica introducida por los propios laboristas en 2000.
El escándalo podría haber abierto fisuras dentro de los laboristas después de que la “número dos” del partido y una de las beneficiarias de las donaciones, Harriet Harman, implicara a un estrecho colaborador de Brown por aceptar dinero a través de intermediarios.
Punta del iceberg
“Ésta es la punta del iceberg, están saliendo más nombres de personas involucradas cada hora y no sabemos dónde terminará todo”, dijo a BBC Mundo el diputado nacionalista escocés, Angus MacNeil, quien denunció el anterior escándalo de “venta” de financiación ilegal de partidos que puso contra las cuerdas al predecesor laborista de Brown, Tony Blair.
“Esto es mucho más serio que el caso anterior”, sentenció MacNeil, crítico de la decisión de la policía de dar por cerrado ese caso hace cinco meses por falta de pruebas. Algunos medios británicos ya comienzan a hablar de la “mala suerte” de Brown e informan de que algunos diputados laboristas tienen “lástima” de su líder. No es para menos: desde que asumió el poder el pasado junio tras 10 años de espera, a Brown no le ha parado de llover encima.
Pocos días después de su nombramiento, extremistas islamistas intentaron atacar Londres y Glasgow, seguidas por las peores inundaciones en décadas en el Reino Unido que dejaron aisladas varias ciudades, incluida Oxford, amén de un conato de fiebre aftosa.
Hasta su reputación como buen gestor al mando del ministerio de Economía se está derrumbando. En septiembre, cientos de ciudadanos hicieron cola ante las sucursales del banco Northern Rock para sacar sus ahorros por temor a que entrara en bancarrota por la crisis hipotecaria iniciada en Estados Unidos.
La semana pasada, el gobierno extravió dos CD con los datos personales -incluidos los números de cuentas bancarias- de 25 millones de británicos. Y en noviembre, el precio de la vivienda tuvo su mayor caída en 12 años y la primera desde febrero de 2006.
Estos datos son vistos como indicadores de una desaceleración económica y en la City, el centro financiero londinense, muchos ya se preguntan ¿hasta cuándo durará mi trabajo?
Suerte
El secretario general laborista, Peter Watt, tuvo que dimitir, pero pocos creen que será el último. Brown responde a sus críticos con anuncios de creación de comisiones de investigación y justifica el resfriado de la economía como un contagio de la crisis hipotecaria y la consecuente contracción crediticia estadounidense.
Entonces, si el clima económico frío actual no es culpa suya, el crecimiento económico ininterrumpido de la última década cuando era ministro de Economía fue gracias a la estabilidad mundial, se preguntaba el diario londinense The Observer.
Aunque por lo visto más de uno se está preguntando lo mismo. Según la última encuesta del periódico The Daily Telegraph, Brown obtendría un 32% de los votos frente al 43% de la oposición conservadora, la distancia más amplia entre ambos partidos desde la época de la primera ministra tory Margaret Thatcher.
Por ahora nadie espera que Brown dimita: las últimas elecciones fueron en 2005 y en teoría podría gobernar hasta el 2010. “Pero estas cosas los británicos no las olvidamos”, comentaba Janet Robinson, una vendedora de diarios en Londres.
¿Sufrirá Brown el mismo destino que los conservadores cuando fueron defenestrados por el electorado en 1997 entre acusaciones de corrupción e incompetencia? Dicho todo esto, por fin una buena noticia para él: el personaje Mr. Bean siempre termina bien. ¿Será así con Brown?
- Paraísos fiscales en el mundo (El Mundo -
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   22

similar:

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea iconProgramación anual
«ciudadanía», y la Unión Europea propone fomentar la ciudadanía responsable en una sociedad democrática como fórmula para lograr...

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea iconPido el valor de 20 mil veces el valor del reino unido por crimenes...

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea iconUna investigación europea identifica variantes de genes asociadas al Alzheimer

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea iconUna investigación europea concluye que es posible la coexistencia...

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea icon6. Anote as palavras que não conseguiu traduzir. A tradução livre...

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea iconLa literatura española y su relación con la europea

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea iconNosotros, el pueblo, a fin de formar una unión más perfecta

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea iconNota de prensa investigadores de cic biogune participan en la red europea sysgenet

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea iconAnálisis forenses determinan que la superbacteria E. Coli europea...

La “Union” (Europea) que no quiere ser “Jack”: “British go home” (and God save the Queen) ¿Es imaginable una Unión Europea sin el Reino Unido? El Reino Unido y la Unión Europea iconSíntesis ], "unión" es la conversión de




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com