Informe de Investigación




descargar 210.82 Kb.
títuloInforme de Investigación
página1/6
fecha de publicación06.08.2016
tamaño210.82 Kb.
tipoInforme
b.se-todo.com > Historia > Informe
  1   2   3   4   5   6
La formación del ser humano en la era de la virtualidad


Grupo de Investigación Social y Humanística

Informe de Investigación

Dalia Carreño Dueñas

Fr. Arturo Restrepo Restrepo O.P.

Alejandro Rojas Benjumea

Humberto Valero Cárdenas

Universidad Santo Tomás

Departamento de Humanidades y Formación Integral

Bogotá, 2009

Tabla de contenido
Pág.

Introducción 3
La Realidad Virtual 7

Realidad y cambio 16

La historicidad del ser 20

Hombre Y Sociedad Virtuales 25

Hombre sin tiempo 27

Nuevo hombre nuevo cuerpo 30

Mutación del objeto 35

El Nuevo Cuerpo Virtual 38

El Psiquismo En La Virtualidad

Y El Papel De Las Emociones 50

Formación, Educación Y Virtualidad 57

Fin humano y educación 66

Inteligencia colectiva 72

Conclusiones 76

Bibliografía 80

Figura 1 13

Figura 2 13

Figura 3 13

Figura 4 14


Introducción
Lo que se presenta en este trabajo es un examen crítico acerca de la fundamentación filosófica de la virtualidad desde la visión de Pierre Lévy, tema de profunda actualidad dentro de las reflexiones contemporáneas de la ciencia, la tecnología y la educación. Efectivamente, los desarrollos y las dinámicas logradas por el hombre han llevado al replanteamiento de la concepción de realidad y del hombre mismo, desde una perspectiva que se viene denominando realidad virtual.
El estudio de la realidad y el hombre se ha abordado en casi toda la historia del pensamiento filosófico. Lo que introduce como novedoso, la filosofía de lo virtual, son ciertos conceptos básicos tales como lo fractal, la inteligencia colectiva, las dinámicas darwinianas, los nudos problemáticos, el hipertexto, el hipercuerpo, la noción misma de objeto, etc.
Esa realidad del presente está atravesada por la tecnología, el consumo y la globalización, lo que ha llevado a que la sociedad y en especial el medio educativo, frecuentemente incorporen de forma acrítica los avances tecnológicos en su accionar. Además en esta realidad surgen y se hacen patentes las exigencias de eficiencia, eficacia y calidad, una tendencia pragmática-utilitarista y el conocimiento como bien de consumo. A ese respecto se manifiestan diversas preocupaciones como la de la investigadora social Elssy Bonilla (2007, p.3-13) al afirmar que “hay una inquietud por la forma como de manera muy acrítica estamos llevando las tecnologías al sistema escolar”.
Con frecuencia se hacen interpretaciones improvisadas y sin una adecuada crítica, acerca de la relación entre educación, realidad y nuevas tecnologías, probablemente por las premuras que demandan los procesos acelerados del siglo XXI. De esta manera no se permite siempre dar cuenta de los riesgos a los que se ven enfrentados el ser humano y la sociedad, y por lo tanto hacer propuestas que orienten los procesos de formación en general.
La cuestión de fondo que surge de aquí es: ¿qué convergencias, distancias o tensiones se pueden encontrar en los presupuestos de la filosofía virtual y qué implicaciones habría para la formación del hombre? Al poner en relación las realidades humanas formativas, con el universo tecnológico virtual se evidencian las dificultades y lo problemático del tema. Interesa llevar la discusión a un campo más allá de lo tecnológico que permita abordar la condición humana en lo personal, lo social, lo cognitivo y lo trascendente, de tal manera que se constituya en un aporte académico a las instituciones y a los educadores.
El concepto de realidad será el punto de partida para esta indagación sobre lo virtual y su significación en el proceso formativo del ser humano. Ello plantea la posibilidad de hallar resistencias y quizá proximidades entre los pensadores de la virtualidad y otros autores que se consideran pertinentes.
La realidad se da históricamente y desde la tradición filosófica e incluso desde el sentido común, se ha dado por supuesto que la participación del hombre en ese mundo histórico, es decir de su protagonismo en la realidad, se realiza a través de múltiples manifestaciones entre las que se destaca el cuerpo. Lo cierto es que la virtualidad introduce unas alternativas conceptuales que conducen a una reconsideración de la noción de realidad y de la acción humana con el cuerpo como factor imprescindible y problemático a la vez.
Una lectura desprevenida de Lévy, especialmente cuando formula la categoría de inteligencia colectiva, podría dar la idea de una visión racionalista cognitiva; sin embargo hay que reconocer que él introduce un análisis más complejo y polémico, en el que desempeñan papel decisivo la afectividad y las emociones, desplegadas a través del psiquismo topológico, axiológico, semiótico y energético. (Tratar de precisar la relación de los cuatro factores del psiquismo con respecto a la inteligencia colectiva). En la dinámica topológica cabría pensar dos dimensiones de su desarrollo: la red de personas pensantes que producen sincrónica y diacrónicamente conocimiento, y en segundo lugar el acceso a información almacenada virtualmente en los medios tecnológicos.

Finalmente, si la concepción de virtualidad pretende ser transformadora de la realidad humana y social, a la manera de una utopía en Lévy, conviene analizar la manera como este proyecto virtualizador posibilitaría procesos de formación en diálogo con el humanismo, en especial el humanismo tomista, hacia el desarrollo de un ser humano crítico y creativo.

A partir de la propuesta teórica de Lévy que en sí abre muchos espacios para pensar y resolver, básicamente este estudio lo que ha hecho es señalar aspectos susceptibles de discusión y su confrontación con la realidad.

La Realidad Virtual

Los procesos de formación del ser humano, pueden tener como punto de partida una consideración sobre el mundo que le rodea y en el cual está inmerso, para que pueda actuar y responder ante él. Algunos filósofos han indagado por los conceptos de realidad y de existencia, los cuales nos permitirán encontrar posibles nexos y discrepancias con la manera particular como Lévy enuncia su teoría de la realidad virtual.

El mundo de la virtualización, invade gran parte de la vida contemporánea y especialmente se prevé que las instituciones educativas generalicen en corto tiempo el uso de las nuevas tecnologías, como soporte en dicho proceso. Ante todo las que tienen que ver con información y comunicación. Tales procesos no son completamente nuevos en la historia, más bien es ver la realidad bajo el lente de nuevas formas de lo virtual y a partir de ahí poder trazar rutas inéditas de acción, de intervención en el mundo material y social.

La noción de lo virtual parece haberla estructurado Lévy por el influjo de Deleuze, Serres, Baudrillard y otros pensadores franceses. Lo que interesa a la filosofía y para el objeto de este trabajo, no es el uso en el sentido prosaico y común bajo el cual algo es virtual cuando no existe realmente, como un sinónimo de ideal o irreal. Bajo la visión que sustenta Lévy, lo virtual y lo actual forman una pareja indisoluble, dos formas distintas de ser que se complementan y existen efectivamente. Lo virtual no es la privación de lo actual, ni de lo real. Más exactamente lo actual constituye una respuesta a lo virtual. Básicamente la idea que quiere enfatizar Lévy, es que de esta manera la realidad resulta más compleja, más dinámica y de mayor riqueza que como tradicionalmente se la concibe, un aumento de creatividad en la resolución de situaciones. Al parecer entonces, la virtualización y los procesos de expansión acelerada de la tecnología, en interacción mutua, van copando la totalidad de la vida humana: lo cotidiano, los sitios de trabajo, el ejercicio de la profesión, la diversión, la política, la economía, la escuela, el cuerpo, las emociones, los objetos y en general los espacios de formación del ser humano.

Desde los espacios académicos conviene adoptar una postura reflexiva ante todo este fenómeno, de tal manera que se contribuya a la interpretación y a la valoración de las posibles implicaciones. Lévy (1999, p.131) incluso comenta que “el sufrimiento de experimentar la virtualización sin comprenderla es una de las principales causas de la locura y de la violencia de nuestro tiempo”. Quizá resulte exagerada esta apreciación sobre la locura y la violencia contemporáneas; a lo mejor ellas dependen de otros factores además de la virtualización. Puede surgir también una duda a este respecto, ¿Hasta qué punto es válido creer que las cuestiones básicas de la vida humana contemporánea se resuelven sólo con las técnicas de la información? Este y otros interrogantes efectivamente pueden estar latentes en la aproximación al tema de interés que se indaga aquí, y no eximen de mantener un análisis cuidadoso, evitando llegar a conclusiones fáciles o superficiales, o presionados por posturas ideológicas.

El concepto de lo virtual lleva tres sentidos para Lévy: la acepción del sentido común, el sentido filosófico y la noción técnica de mundo virtual. Generalmente las personas al hablar de la realidad virtual, lo hacen con una confusión entre estos tres niveles (Lévy, 2007, p.33).

En primer lugar, el uso corriente mencionado, el del sentido común, considera que lo virtual es algo imaginario, falso o pura ilusión. Constituye el sentido más débil de lo virtual en contraste con el sentido fuerte que se ubica en un plano técnico, ligado a la informática. Como el autor no ofrece una explicación manifiesta, podríamos suponer que lo llama débil tal vez por la poca efectividad vital o por ser de limitada importancia en el obrar humano. Lo virtual, digámoslo así, estaría moviendo a la acción sólo de manera indirecta como un posible proyecto que aún no emprende el camino para su concreción o incluso podría tomarse como una simple utopía. Cuando se piensa bajo los parámetros de este sentido corriente, la expresión realidad virtual suena desconcertante. ¿Por qué hablar de realidad virtual si los dos términos son excluyentes? En definitiva ¿de qué se trata? ¿Es real o es virtual? Parece más bien “un juego de magia misterioso” dice Lévy (2007, p.33). Él reconoce que desde esa perspectiva es muy difícil tratar de construir una teoría general de la misma.

En segundo lugar, la noción filosófica de lo virtual, no representa aun un sentido fuerte como sí lo es el modo técnico. En la acepción filosófica lo virtual ya no supone algo ideal e irreal. Se entiende como parte de la realidad. Pero ¿por qué la califica Lévy como menos fuerte que el sentido técnico? Aquí tampoco deja ver claramente Lévy como es la distinción, aunque podría pensarse que el mundo virtual o la realidad virtual, filosóficamente hablando, apuntan a la condición de existencia del ser en general. Algo así como un criterio para saber qué incluye todo lo que llamamos realidad, lo que existe como objeto de estudio ontológico o metafísico, según se entiendan tales enfoques.

Y en tercer lugar los productos concretos como el caso de la informática, la simulación, la robótica, la nanotecnología y todas las técnicas contemporáneas, son una materialización o una actualización hablando en términos de la tradición aristotélica, y eso le daría el carácter fuerte que tiene el sentido técnico: es una materialidad efectiva.

Según Lévy lo virtual como noción filosófica sería algo muy restringido si se lo considera solamente como denotación de un estado fijo o de una condición. Su visión completa y cabal remite más bien y sobre todo a un proceso, al proceso de virtualización que trataremos de aclarar relacionándolo con la formación de las dimensiones de la persona. El término mismo de virtual posee antecedentes etimológicos de fuerza o potencia, del latín virtus; lo que está en potencia de acuerdo con la tradición escolástica, como sucede con la semilla que posteriormente será árbol, pero aun no es tal. Es árbol sólo en potencia. Pero cuando ya ha llegado a ser árbol se actualiza así: es árbol en acto. Ahora bien, en

el marco del pensamiento aristotélico-tomista lo virtual y lo actual no se oponen dada la estrecha relación que mantienen, son dos maneras de ser diferentes pero complementarias.

Lévy afirma que lo virtual no se reduce a algo meramente posible. Para ilustrar la naturaleza de lo posible, primero hace notar que lo material como una presencia de hecho, ya venía predeterminado y en el paso de lo posible a lo que se da de hecho no aflora algo inesperado. No hay una ocurrencia que brote o irrumpa, pues el fin del proceso ya estaba prefigurado. El edificio terminado y el plano que lo antecede como representación, se diferencian porque al segundo le falta realidad, su existencia como edificio. Lo real, es decir el edificio, se asemeja a lo posible, es decir al plano. Lo importante aquí es que no debe confundirse lo posible con lo virtual pues lo posible es “estático y ya constituido” mientras que lo virtual es un “conjunto problemático, el nudo de tendencias o de fuerzas que acompaña a una situación, un acontecimiento, un objeto o cualquier entidad y que reclama un proceso de resolución: la actualización” (Lévy, 1999, p.18). Nótese cómo Lévy aborda el concepto de entidad de forma más extensa que la tradición filosófica aristotélica, para la cual la entidad es todo aquello que existe con plena autonomía. Para muchos pensadores contemporáneos, entre ellos Lévy, las cosas como tal no existen de forma tan cerrada sino en red de relaciones y hechos. La concepción de lo virtual mencionada, por su novedad y carácter abarcante permitirá una reflexión en torno a aspectos más complejos de hoy, como la educación, la política, la vida social y las instituciones. Continuando con la idea de Lévy la semilla a diferencia del plano del edificio, antecede al árbol pero no lo predetermina completamente sino que “teniendo en cuenta los límites que le impone su naturaleza, deberá inventarlo”. Entre lo virtual y lo actual se establece una doble implicación que Lévy formula así: por un lado la entidad lleva y produce sus virtualidades, pero por otro lado, lo virtual constituye la entidad (1999, p.18). La dificultad que se presenta aquí está en saber exactamente a que está llamando Lévy la “entidad”, cómo es el nexo entre la entidad, lo actual y lo virtual.

En primer lugar ¿Es lo actual la entidad, pero en estrecha relación con lo virtual sin lo cual no tiene razón de ser? La entidad podría ser lo actual que tiene relación con lo virtual, si bien quedaría el campo abierto para la indagación acerca de la naturaleza de esa relación. ¿Cómo es la mecánica, por decirlo así, con la que lo virtual produce lo actual, es decir la entidad, base de toda ontología?

Pero por otra parte podría pensarse que la entidad es en sí misma virtual y actual. Y si es este último el caso ¿habría relación de identidad entre lo virtual y lo actual, dado que ambas constituyen lo que es la entidad, y por tanto lo virtual es idéntico a lo actual? Sin embargo como ya hemos dicho retomando a Lévy, lo actual no se asemeja a lo virtual y evidentemente si no hay semejanza mucho menos cabría pensar que haya identidad que implica una relación más fuerte. De esta forma lo que queda por ver es cómo interpretar la idea de que “lo virtual constituye la entidad”, bajo el carácter de nuevas actualizaciones (Ver figuras 1, 2 y 3). Lo que sí es claro es que “las virtualidades inherentes a un ser” al igual que “las cuestiones que las motivan constituyen una parte esencial de su determinación” (Lévy, 1999, p.18).

ARISTÓTELES

  1   2   3   4   5   6

similar:

Informe de Investigación iconInforme de investigacion

Informe de Investigación icon¿CÓmo realizar un informe de investigacióN?

Informe de Investigación iconY comercio
«Orientaciones para la política de apoyo a la investigación de la Unión», basada en el informe de la Sra. Locatelli

Informe de Investigación iconInvestigación : Investigación ‘Vulnerability and Adaptive Capacity...

Informe de Investigación iconInvestigación Avances en investigación formativa 2008 / Red Colombiana...

Informe de Investigación iconInforme Avance: 1 Período de Informe

Informe de Investigación iconSistema de organización administrativa de la vicerrectoría de investigación...

Informe de Investigación iconProcedimientos normalizados de trabajo de la comision de investigacion...

Informe de Investigación iconInvestigación Se plantea la siguiente pregunta de investigación que...

Informe de Investigación iconInvestigación cientíFICA E investigación tecnológica como componentes...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com