Historia de la Educación Sexual en México




descargar 23.5 Kb.
títuloHistoria de la Educación Sexual en México
fecha de publicación25.10.2016
tamaño23.5 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
Historia de la Educación Sexual en México 
Introducción

Se presenta un breve recorrido por la historia de la educación sexual, a partir del año 1931 en el que el Secretario de Educación Pública trató de incluirla en los programas de educación escolar. A partir de estas referencias se encuentra que no ha habido muchos cambios hasta la actualidad, los embarazos no planeados y las ITS siguen en un franco aumento, así como la morbilidad y la mortalidad causadas por las mismas.

Es a partir de lo anterior que se plantea como solución alternativa a lo que los libros de educación básica y secundaria no han logrado resolver, la inclusión de educadores sexuales en los niveles educativos referidos anteriormente.
 

La historia

El primer dato que se tiene registrado como inicio de la educación sexual formal en México es en 1931 por el entonces Secretario de Educación Narciso Bassols, quien con un pensamiento socialista muy avanzado para la época, estableció tres ejes fundamentales en la Educación, ésta debía ser laica, llegar al medio rural e iniciar una educación sexual, lo sorprendente es que hace casi un siglo se hizo el intento y eso le costó el cargo, la problemática que él quería disminuir radicaba principalmente alrededor de dos puntos: embarazos no deseados en adolescentes y el progresivo aumento de infecciones de transmisión sexual. Es decir, que desde esa fecha ya se presentaba una alta incidencia en ambos problemas, misma que continúa incrementando al día de hoy, con uno nuevo, la pandemia del SIDA que según los estudios realizados apareció en los años ochenta. No obstante lo mencionado, los sectores conservadores y de ultraderecha presionaron de tal forma que no se llevó a cabo la inclusión de la Educación Sexual en ningún nivel educativo y llevó a la renuncia a Narciso Bassols. 

 

Es importante analizar que si en 1931 ya existían embarazos no planeados en adolescentes y un gran número de abortos clandestinos, el Sr. Bassols con un pensamiento analítico concluye que parte de la solución es incluir la materia de Educación de la Sexualidad, no sabemos en qué nivel, pero era lo vigente e inmediato para empezar a solucionar la problemática de 1931. 

 

Actualmente, año 2015, estamos en peores condiciones ya que los embarazos no planeados y los abortos siguen a la alza, en algunos estados ya se permite legalmente la interrupción del embarazo, como en el Distrito Federal, hecho que disminuye notablemente las muertes por abortos mal practicados o lesiones serias. Ahora se agrega un factor mortal: el SIDA, pandemia de la cual aún no hay cura y día a día aumentan las cifras de personas infectadas por no ejercer de manera responsable y consciente su sexualidad, pero aquí es donde viene la reflexión: ¿Cómo ejercer una sexualidad placentera, responsable, consciente, si no se tienen las bases ni conocimientos de la sexualidad, si vivimos en un mundo de ignorancia sexual que propicia las falacias y los mitos?, esto nos lleva de nuevo a las problemáticas derivadas de la falta de una adecuada y oportuna Educación Sexual. 

 

Hasta el día de hoy, a pesar del compromiso que se estableció en el año 2008 en el que los 26 ministros de Educación de México y América Latina se reunieron y firmaron el compromiso de que en 2015 “Todos los programas de formación y actualización magisterial bajo la jurisdicción de los ministros de Educación, habrán incorporado los contenidos del nuevo currículo de Educación Integral en Sexualidad”, a la fecha esto no se ha cumplido. 

En 1970 el Secretario de Educación Víctor Bravo Ahuja a través de la Reforma Educativa incluyó en los libros de primaria de 1º a 6º en el área de Ciencias Naturales temas de reproducción animal y humana, esto hizo que padres y madres de familia de varios estados, incluyendo al Distrito Federal, manifestaran su desacuerdo aun cuando los contenidos eran totalmente biologicistas, se llegó incluso a destruir libros para mostrar su inconformidad.  

 

Regresando un poco a la historia, en 1972 se inician en México los servicios de Planificación Familiar, en 1974 se crea la Ley General de Población para entrar en una nueva era de la política demográfica del país, esto dio como resultado que la planificación familiar estuviera presente en todos los servicios médicos públicos y privados. 

 

En el nivel secundaria fue en el año de 1974 que se incorporan algunos contenidos de Educación Sexual muy limitadas sólo a la anatomía, fisiología e higiene, también se opusieron grupos de padres y madres influidos por los prejuicios religiosos principalmente. 

 

En 1977 aparece el Plan Nacional de Planificación Familiar con el objetivo de mejorar las condiciones de salud de la población mexicana y es justo aquí donde se intenta retomar de nueva cuenta algunos contenidos de Educación Sexual. 

 

En 1978 la Secretaría de Educación Pública vuelve a analizar y evaluar sus programas y agregan un área nueva al nivel de Educación Primaria, llamada Educación para la Salud, en 1983 ésta se hace extensiva a todos los grados de primaria y se introducen aspectos someros de sexualidad relacionados exclusivamente con la anatomía, fisiología y aspectos reproductivos de plantas y animales, continuando solo con el sentido biologicista. 
De la década de los 70’s a la de los 90’s sólo se incluyen, a lo ya establecido, aspectos sociales y psicológicos de la sexualidad. 

 

En el año 1999 y 2000 se hace un cambio de libro de 5º de primaria y aparecen figuras de niños, niñas, hombre y mujer con sus órganos sexuales así como la fecundación, embarazo y parto, se habla de equidad de género, de relaciones coitales y de infecciones de transmisión sexual, de menstruación e higiene sexual. Uno de los cambios que incomodó a grupos de padres y madres es que se utilizan palabras “fuertes” como sexual en vez de reproductor, pene, vagina, entre otras; se incursiona en la parte emocional de los chicos y chicas de esa edad. Para los MAPAS (término acuñado por la sexóloga Vicenta Hernández Haddad, que incluye a mamás y papás) esto es inconcebible ya que hablar de coito o de placer es, según los adultos, – abrirles la puerta o darles permiso de tener relaciones coitales – persistiendo la creencia errónea de que si no les habla de ello, no iniciarán su vida sexual.  

 

En el año 2009 en Guanajuato se sustituyeron los libros oficiales de biología de primero de secundaria con textos sin imágenes, devaluando la píldora de emergencia y magnificando la virginidad como si de ello dependiera el valor de ser mujer. 

 

Después de un mega escándalo a nivel nacional por emitir libros no autorizados por la SEP los tuvieron que retirar. 

 

Pero, finalmente, y a pesar de la lucha que se ha tenido que enfrentar con diferentes grupos defensores de la ignorancia sexual, de poco o nada ha valido el que se logre incluir en los libros de texto de primaria y secundaria aspectos mínimos relacionados con la sexualidad y digo mínimos porque no se menciona la masturbación, ni otras expresiones de la sexualidad necesarios para los púberes y adolescentes, no se habla de orgasmos, mucho menos de disfunciones o de la diversidad sexual, no se toma en cuenta a homosexuales ni a transexuales, no se habla de que los niños, niñas, ancianos y personas que viven con una discapacidad, son sexuados, sienten y desean placer, nada de esto. 

 

Lo más alarmante es que muchos profesores y profesoras de diferentes niveles educativos al vivir una sexualidad incómoda con prejuicios y culpas, prefieren saltar el capítulo dedicado a la sexualidad, otros lo ven de manera muy superficial, obligados pero con vergüenza y si las niñas o niños preguntan no les aclaran las dudas, esto definitivamente no resulta. 

 

La propuesta es formar educadores sexuales que se capaciten profesionalmente no solo con información sino con formación primeramente de su propia sexualidad, para que, sin pena, sin culpa, sin morbo y sin enjuiciar puedan hablar de manera clara y natural, llamando a cada cosa por su nombre explicando y haciendo énfasis en la responsabilidad del ejercicio de la sexualidad. 

 

Es fundamental formar primero al recurso humano que pueda impartir esa materia sin que se convierta en la autoridad que diga qué está bien o mal, qué se puede o no se puede hacer. 

 

Para esto es necesario formar educadores sexuales profesionales, con uno en cada escuela la descomposición social sexual mejoraría considerablemente ya que este educador lo primero que hará, será educar a sus compañeros y compañeras de escuela, luego a grupos de MAPAS y después a los alumnos y alumnas para que todos y todas estén en un mismo nivel de información y así los MAPAS reforzarían esta información con los valores propios de cada familia. 

 

En la actualidad existe una cartilla de derechos sexuales y reproductivos de las y los jóvenes, que desafortunadamente a pesar del esfuerzo que significó el elaborarla y de los compromisos que establecen los países que participaron, no se toma en cuenta, no se hace válida, es más, muchos jóvenes no la conocen ni saben que existe. 

 

Poco o nada se habla del aborto y de la libre decisión de la mujer sobre su cuerpo, se sigue excluyendo a los homosexuales; los transexuales tienen problemas con su documentación oficial, las personas que viven con una discapacidad se siguen considerando asexuadas al igual que niños, niñas y adultos de la tercera edad tardía. 

 

Hay muy poco en los programas educativos de todos los niveles que nos indique que se cumplieron los objetivos esperados para este 2015, México es el encargado de vigilar que los 30 países que firmaron el acuerdo cumplan y es precisamente nuestro país en donde al hacer una breve revisión, encontramos que en sólo 5 Estados de los 32 que conforman la República Mexicana, tienen u ofertan maestría en Educación Sexual para formar educadores sexuales profesionales que al educar realmente logren crear conciencia para ejercer responsablemente su sexualidad, y justamente nuestro Estado es uno de los cinco en los que se imparte esta maestría, en el Centro Integral de Sexualidad y Educación Sexual.
Conclusión

 

La historia de la sexualidad en México ha sido y sigue siendo árida, difícil, llena de obstáculos a pesar de vivir en el siglo XXI las cosas no han cambiado mucho comparadas con las del año 1900, nos siguen atando los prejuicios políticos, económicos, culturales y religiosos. 

 

Es nuestro deber y nuestra tarea seguir apoyando y trabajando en pos de una verdadera Educación Sexual adecuada y oportuna que lleve a nuestra sociedad a vivir una salud integral al tener una sexualidad sana y placentera con una conciencia de amor y respeto a sí mismo y al semejante y sobre todo ejerciendo una sexualidad responsable y amorosa. 

 

Hasta el día de hoy nuestra Educación Sexual está aún en pañales. 

similar:

Historia de la Educación Sexual en México iconHistoria Sexual del Cristianismo

Historia de la Educación Sexual en México iconLa historia de la educación está ligada de manera íntima a la historia...

Historia de la Educación Sexual en México iconProyecto de Educación sexual integral

Historia de la Educación Sexual en México iconHacia una historia del diseño en mexico

Historia de la Educación Sexual en México iconPolitica pública en educacion sexual y reproductiva

Historia de la Educación Sexual en México iconPropuesta para programa de educacion sexual en la I. E. Sincelejito

Historia de la Educación Sexual en México iconEl programa Nacional de Educación Sexual Integral (pnesi)

Historia de la Educación Sexual en México iconProyecto de diplomado en “salud y educación sexual afectiva”

Historia de la Educación Sexual en México iconReunióN. 15 De enero de 2008. A. Educación afectiva-sexual

Historia de la Educación Sexual en México iconNombre del proyecto: Educación sexual y Valores “Conociéndome vivo




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com