Memorias de Isaquito. Pag




descargar 165.59 Kb.
títuloMemorias de Isaquito. Pag
página1/9
fecha de publicación29.10.2016
tamaño165.59 Kb.
tipoMemorias
b.se-todo.com > Historia > Memorias
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Memorias de Isaquito. Pag


Memorias de Isaquito

Enero de 2015

Índice





Índice 2

Introducción 3

Infancia 4

Mi viaje a Israel. 11

Ramat Hadasa 15

Hodayot 17

Mosad Aliá. Años 1966-1967 21

Seminario Beit Hakerem (Jerusalem, 1967-1968) 24

Kfar Hanoar Hadatí- Kfar Hasidim (1968-1970) 27

El Servicio militar (1970-1992) 32

En el campo de la educación civil. 38

Conclusiones 44

Comentarios 45



Introducción





Estas crónicas son el resultado de mis vivencias a lo largo del tiempo, experiencias que ocurrieron en el campo educativo, militar y civil donde me encontré con distintos grupos de maestros, alumnos, comandantes y amigos que aparecen en este relato, la mayoría de ellos junto a mi familia fueron los que me entusiasmaron a plasmar mis memorias en esta historia.
Traté de exponer con simples palabras, a veces con la visión de un niño o de un adolescente, los recuerdos de aquellos años.

Mi intención no fue escribir la historia de la familia, es muy probable que existan datos inexactos como resultado del tiempo.
Este material no hubiese salido a la luz sin la importante y valiosa colaboración de mi hermana Riki Lancry quien trabajó en la recopilación y en la traducción de la misma, que me alentó a seguir contando mi historia para las generaciones venideras.
Mi agradecimiento igualmente con mi hermano Moises y sus maravillosos hijos Joel y Yair quienes repasaron el material y lo editaron.

Este material está destinado en especial a mi gran familia quienes me animaron y apoyaron a través de sus comentarios.
Dedico esto a los que no están entre nosotros: Papá Isaque, Mamá Rica, Papá Haim, Mamá Mazal-Tov, Papá Jacob, Mamá Sol y mi amado hermano Haim, sus memoria sean bendecidas.
Asimismo, a mi querida familia: el amor de mi vida Nelly, mis amados hijos: Lior, Keren y Gil. Igualmente, a mis adorados nietos, Naamá, Roí, Omrí y Noam
Isaac Levy

2015.

Infancia



Nací el 25 del mes de av 5709 (calendario judio) 20/8/1949, en la ciudad de Tetuán, en el norte de Marruecos.

Mis padres, Rabino Yaakov Halevy (su memoria sea bendecida) y Sol Levy Benaim (su memoria sea bendecida).

Soy el segundo de mis hermanos y desde pequeño me decían Isaquito, apodo que me dieron en nombre de mi abuelo Isaac Benaim.

Mis padres tuvieron seis hijos nombrados en este orden: Jaime(z"l), Isaac, Fortuna, Moisés, Rica y Raquel.

A Raquel la conocí después de nacida pues para la fecha de su nacimiento yo ya estaba residenciado en Israel y Rica era una bebé .
Tetuán es una ciudad que se encuentra ubicada entre Tánger en oriente y Ceuta en Occidente, fue la capital del protectorado español en el norte de Marruecos entre los años 1916-1956.

Casi todos los judíos de Tetuán vivieron hasta los comienzos de los años 40 del siglo XX dentro de lo que se denominaba “La Judería”.

La Judería fue construida de una manera que albergaba callecitas muy estrechas de ambiente muy pintoresco, ahí se realizaban todos los aspectos de la vida de judía habían casi treinta sinagogas.
Fue una época dura para la comunidad en Tetuán después de la Segunda Guerra Mundial y en los años posteriores.
La carencia económica se sentía especialmente en los años cincuenta y en mi memoria aparecen los recuerdos de los carteles colgados en los abastos diciendo : "hoy no hay aceite", "hoy hay azúcar".
La comunidad judía era como la casa de uno, íntima y abierta a todos sus miembros, en ella participábamos de todas las festividades judías y eventos.
Las pascuas eran de gran importancia para los habitantes de la judería.
Perdónenme los lectores, mi disposición para narrar los hechos van de acuerdo a mi memoria por eso puedo saltar de un tema a otro y retomarlo después.


Una anécdota de tantas y que la tengo como una imagen pura en mi recuerdo es la que narra la vida diaria y el quehacer doméstico, en aquel tiempo en la mayoría de las casas no se disfrutaba del agua potable, así que las señoras se encargaban de traer el agua de un lugar a otro desde el único lugar donde había agua, llamado “La Fuente,esa agua la transportaban hacia las pequeñas viviendas para el buen uso del hogar, no se podría hablar de bañera y menos de duchas, una vez a la semana, en especial los viernes, ponían una bañera en el medio de la casa y ahí nos bañábamos con agua tibia.
Nunca sentí hambre gracias a Hashem siempre hubo comida en casa aunque no había nevera ni gas, solo una especie de anafe vasija de barro para cocinar.

El idioma en la judería era la Haketia una mezcla de español antiguo (ladino) árabe y hebreo.
Mi padre y maestro Rab. Yaakov Halevy Z"L era hijo único, sus padres Haim y Mazal Tov Levy, eran personas humildes y trabajadoras con poca remuneración, mi abuela Mazal Tov, que no conocí ella falleció antes de yo naciera, trabajó como encargada en un anexo de la sinagoga donde se ofrecía hospitalidad a los judíos que llegaban de otras comunidades, en ese lugar vivió con mi abuelo Haim un hombre sencillo que vestía a la usanza árabe local, una túnica llamada D'chalabia; lo recuerdo recorriendo las calles de la judería .

Mi Abuelo vivía entre nosotros y su lugar para dormir era un pequeño espacio, un nicho donde apenas cabía una cama.

Yo lo amaba inmensamente, era muy amoroso conmigo se preocupaba por mí, cada noche a la hora de dormir se sentaba a mi lado para leerme cuentos.

Sí sufría de algún malestar estomacal entonces acostumbraba frotarme la barriga con Arak llamado también “Majiá”, una especie de aguardiente y se quedaba conmigo hasta que me quedaba dormido.

A finales de los años sesenta se les facilitó a mis padres la mudanza hacia la zona en las afueras de la judería llamada “El Ensanche”.

Mi abuelo Haim se le dificultaba caminar, no se mudo con nosotros a pesar de mis fuertes protestas. El falleció en 1964 al año de mi llegada a Israel y está enterrado hoy día en el cementerio de Tetuán al lado de mi abuela Mazal Tov. Con gran tristeza recibí meses después de su fallecimiento la noticia en una carta redactada por mi madre a Mois.
Mi padre nacido en 1915 fue educado en las Yeshivot (casas de estudios judaicos) en Tetuán y sirvió como maestro religioso en varias escuelas, también trabajó como Shojet (matarifé) y como Shaliaj Tzibur (el que oficia los rezos en la sinagoga).

Mi padre era un erudito de la Torá, hombre humilde y tímido. Toda su vida trabajo en sus varios oficios con los cuales mantenía a su familia, aunque no tenía conocimiento del valor monetario ni de su administración.

Recuerdo que en las vísperas de Yom Kipur cuando, como matarife, le tocaba sacrificar cientos de aves para las kaparot, no tenía permiso para sacrificar reses ya que la familia Bibas tenía el control sobre eso, pero mi padre no desistió y viajó hasta Tánger para obtener el certificado del Rabino Yamin Cohen Z”L.
Todos los ingresos que se recogían los ponía en un sobre y se los entregaba completamente a mi tío Jaime, quién trabajaba en

la tienda familiar llamada la Rotonda, sin revisar el contenido.
Mi padre era una persona muy agradable nos educo con amor hacia las costumbres judías y la Torá, me enseño a leerla.

El se encargó de todas nuestras necesidades.

En la judería vivíamos mis padres, mi hermano Haim (z”l) y yo, el resto de mis hermanos fueron criados en casa de mi abuela querida Mama Rica(z”l) esto a raíz de la condición de salud de mi madre quién sufría de asma severa y depresión postparto.

Después de cada parto tenía que ausentarse largas temporadas en el hospital y quien se hacia cargo de nosotros eran mis abuelos Papa Isaque y Mama Rica.

Mi madre se crió en un hogar estable y confortable, pasó mucho trabajo y sufrió con las exigencias físicas de la vida en la judería.
Mi mamá, que en paz descanse, fue apalabrada con mi padre Jacob por mi abuelo, quién partía del principio de que sus hijas se debían casarse con estudiosos de la Torà o con una persona con buena posición económica.


Mi padre en su juventud enseñaba a mis tíos lecciones de Torá y fue ahí donde conoció a mi madre y se enamoraron, mi madre amó muchísimo a mi padre.

Hay imágenes en mi memoria que aparecen y me entristecen enormemente, son los recuerdos de la enfermedad de mi madre y los tratamientos que le aplicaban con la esperanza de aliviar su malestar.
Cuando estaba bien de salud le gustaba mucho recitar poemas, cantar canciones románticas y llevarme de paseo al parque y al circo.
Al emigrar a Israel persistieron sus malestares de salud, en los dos lugares que vivieron Kiriat Shmuel cerca de Haifa y el Moshav Matá en el valle de Elah.
Tristemente falleció en el año 1981 con tan solo 55 años de edad.
Quién se dedicó a nosotros fue Mamá Rica y eternamente estaremos agradecidos con ella, pues crío 8 hijos, se entregó a la crianza de mis hermanos menores y de nosotros también, yo pasaba muchos días y muchas noches bajo su cuidado cuando mi madre se ausentaba.
Era una mujer sencilla con un corazón inmenso y una cara de bondad que nos iluminaba a todos, Esa luz aun nos acompaña...
Mama Rica nos absorbía y nos encantaba estar cerca de ella, su casa nos atraía a todos.
Un día jugaba en la cocina y mi abuela cocinaba como de costumbre, en eso llego mi abuelo con frutas frescas y mi abuela sabiendo mi gusto por los damascos(dátiles) me aviso de su llegada, me levante rápido y en mi carrera hacia el comedor tropecé con la sartén de aceite hirviendo que justamente mi abuela pasaba de un anáfe a otro y me cubrí con aceite hirviendo. Pasé una temporada convaleciente vendado desde la planta de los pies hasta la barriga con dolores que eran insoportables, recuerdo que mis amados tíos Jaime y Samuel me tenían que sostener a la fuerza para permitir al Dr. Duaso untarme el nitrato de plata sobre las quemaduras. La mayoría del tiempo dormitaba de vez en cuando me despertaba, buscaba a mis padres pero no estaban a mi lado, quién estaba era mi abuela.

La casa de Mama Rica era una escuela de sabiduría pero también se utilizaban métodos de castigo que hoy día están en desuso y se los relato pues fue una forma de vida en aquellos tiempos, recuerdo que mi abuelo me amarraba a una silla para que no saliera sin permiso de la casa.
Mi abuelo, que en paz descanse, dominaba el hogar y a sus allegados con mano firme, era un hogar estable confortable y de buena posición económica en el cual se nos facilitaron nuestras necesidades. De un lado teníamos el amor y calor humano de mi abuela y por el otro la mano fuerte y firme de mi abuelo, una palabra muy común en casa era una "Treja" (paliza) la cual se propinaban en la planta de los pies y el palo que servía para eso permanecía en un gabinete bajo llave.
Mi querido hermano Moises cuenta siempre una anécdota, que una vez estando con Riki y el abuelo en el mercado, cuando se puso la compra en el carro Moises vio la caja de chicles bazooka e instó a Riki para que cogiera unos chicles y arreglar la superficie para que el abuelo no se diese cuenta (cosa que por supuesto notó) al llegar a la casa, inmediatamente Papa Isaque llamó a la tienda para que enviaran al empleado llamado Mohamed y cerró la puerta de la casa, Mois se sintió acorralado y cuando llego Mohamed le aguanto las piernas mientras mi abuelo le pegaba y le gritaba frases muy fuertes y desagradables, desde afuera Riki lo veía y lloraba, pareciese que le doliese más a ella que a él ya que ella admiraba a Mois que era además de su mejor amigo, su confidente.
No es mi intención en ningún momento presentar a mi abuelo como una persona sádica, todo su interés era implementar mano dura a su manera, ese era el estilo de crianza incluso en las escuelas, nos amó mucho en especial a mis hermanas Fortuna y Riki a las cuales cuidaba, mimaba y les demostraba su amor y soporte.
Mi hermano Haim Z”l, era una persona llena de vitalidad y alegría, era mi hermano primogénito el cual yo amaba y apreciaba mucho ya desde su temprana infancia mi padre se dio cuenta de que no sería un estudioso de la Torá, no le gustaba estudiar y muy a menudo se escapaba de la escuela, prefería pasar su tiempo en un taller mecánico cerca de la casa de “Sidi Mandri” perteneciente a los Sres. Joaquín y Manolo. Le encantaba meterse debajo de los carros y solía llegar a casa lleno de grasa.
Cuando no estaba en el taller se la pasaba jugando billar o futbolín, era un excelente jugador, lo veía por las noches, dormíamos juntos en una camita plegable en nuestra humilde y pequeña casa de la judería. Muchas noches nos despertábamos con picadas de las chinches.
Le gustaba leer libros de cómics como: Hazañas Bélicas, Capitán Trueno y El Javato los leía con gran entusiasmo, yo siempre esperaba que él terminase para leerlos.
A sus 16 años empezó ya a manejar carros y salir con chicas.
Haim z”l fue para toda la familia como una brisa fresca de alegría, chistes e imitaciones en todos los eventos familiares y todos disfrutábamos de su compañía.
En el año 1968 llegó por primera vez de visita a Israel lo acompañe durante 2 semanas recorriendo varios lugares del país, asistimos también al primer desfile militar en Jerusalém después de la guerra de los seis días.
En mi primera visita a España desde Israel, Haim me espero en Málaga y me acompaño hasta Ceuta. Ahí me reencontré con mi querida familia después de una separación de muchos años.
Haim se casó en Tetuán con su amada Violeta fue una boda preciosa, como un cuento de hadas, mi hermana Riki cuenta que ambos eran como unos príncipes. Ellos emigraron a Israel en el año 1971 y vivieron unos años en Bat Yam donde nacieron mis queridos sobrinos: Shuli, Yossi y Udi, posteriormente se mudaron a Tel Aviv.
Desde muy joven me eduqué en institutos religiosos, Yeshivot , la primera fue Yagdil Torá de los jóvenes y posteriormente Heshek Shlomo para alumnos más avanzados, la educación se basaba en los estudios de la Guemará y solamente a finales de los años 50 y comienzos de los 60 nos expusimos a estudios Laicos tales como: Español y Francés .
El trato hacia los estudiantes era severo y duro con todo lo relacionado al comportamiento y disciplina. El rabino era el todopoderoso y su palabra era la última, nos propinaba palizas con la regla y un castigo más severo era introducir al alumno en un pozo de dos(2) metros de profundidad y mantenerlo ahí por un par de horas.
Uno de los casos que se me grabó fue el de un alumno que le quitó su mama una moneda (un duro) sin permiso y la madre se quejó ante el Rabí, el rabí metió al niño en su oficina y le dio una buena paliza los gritos de aquel niño aun retumban en mi mente, no siendo suficiente le puso un cartel el cual decía "este niño es un ladrón", hizo que fuese de clase en clase y que todos los niños lo repitieran en voz alta.
Estudié en estos institutos hasta que se fue "cocinando" en mi, la idea de irme a Israel ya que veía que no había futuro para mí en Tetuán.

En esos momentos justamente habían mudado la Yeshiva a un pueblecito costero llamado Río Martín donde se alquiló una casa grande y estudiamos bajo el formato de internado.

Los fines de semana íbamos a casa de los padres.
Enviaron un nuevo director llamado Vazana, era una persona joven y energética que también nos aplicó la mano dura, hablaba solo francés y hebreo, poco a poco nos fuimos acostumbrando a él.
La estadía en ese internado me preparó para los próximos internados en los cuales pase parte de mi vida. Fui un alumno aplicado y de buenas calificaciones, tuve la oportunidad de estudiar con alumnos mayores en una especie de método que aplicaban en el cual el alumno se situaba por sus logros académicos y no por su edad.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Memorias de Isaquito. Pag iconMemorias de áfrica

Memorias de Isaquito. Pag iconMemorias de un vigilante

Memorias de Isaquito. Pag iconMemorias uroanalisis y parasitologia laboratorio clinico

Memorias de Isaquito. Pag iconMemorias de idhún I: la resistencia libro I: Búsqueda

Memorias de Isaquito. Pag icon¿Qué nos enseña sobre el amor de Dios su manera de reaccionar ante...

Memorias de Isaquito. Pag iconMemorias de la involución: una “pequeña historia”, para padres (acomplejados),...

Memorias de Isaquito. Pag iconBibliografía pág. 27

Memorias de Isaquito. Pag iconCuestionario (pág 5-6)

Memorias de Isaquito. Pag iconRecursos Pág. 20

Memorias de Isaquito. Pag iconBibliografíA pág 33




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com