Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober




descargar 0.57 Mb.
títuloLos niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober
página13/13
fecha de publicación19.01.2016
tamaño0.57 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

EXTRACTO DE “LA NOVENA REVELACIÓN”



—Soy Karla Deez —se presentó—. Ella es mi hija. Mareta.

La chiquita sonreía y nos observaba por encima del asiento con ojos grandes e inquisidores. Tenía el cabello negro azaba­che, también largo.

Les dije quiénes éramos y pregunté:

—¿Cómo se le ocurrió ayudamos?

La sonrisa de Karla se hizo más ancha.

—Huían de los soldados a causa del Manuscrito, ¿cierto?

—Sí, pero, ¿cómo lo supo?

—Yo también conozco el Manuscrito.

—¿Adónde nos lleva? —pregunté.

—No lo sé —repuso—. Tienen que ayudarme.

Miré a Marjorie, que me contemplaba atentamente mien­tras hablaba.

—En este momento no se me ocurre adónde ir —dije—. Antes de que me capturaran trataba de llegar a Iquitos.

—¿Por qué quería ir allí? —preguntó.

—Quiero encontrar a un amigo. Está buscando la Novena Revelación.

—Eso es peligroso.

—Lo sé.

—Los llevaremos allí, ¿no, Mareta?

La chiquita se rió y respondió con gran madurez para su edad:

—Por supuesto.

—¿Qué fue esa explosión? —pregunté.

—Creo que fue un camión de gas. Más temprano hubo un accidente, una pérdida.

Seguía asombrado por lo rápido que Karla había decidido ayudarnos, de modo que planteé la pregunta.

—¿Cómo sabía que huíamos de los soldados? Respiró hondo.

—Ayer pasaron por el pueblo muchos camiones militares hacia el norte. Es algo desacostumbrado, y me hizo recordar lo que pasó hace dos meses cuando se llevaron a unos amigos con los que yo estudiaba el Manuscrito. Eramos los únicos de este pueblo que teníamos las ocho revelaciones. Entonces vinieron los soldados y se llevaron a mis amigos. No supe nada más de ellos.

Cuando ayer vi los camiones —continuó—, me di cuenta de que los soldados continuaban a la pesca de copias del Manuscrito, y comprendí que otros, como mis amigos, necesi­tarían ayuda. Me propuse ayudar a esas personas si podía. Obviamente, me resultó significativo que se me ocurriera esa idea en ese momento en particular. De modo que cuando entraron en casa, no me sorprendieron. Hizo una pausa y preguntó:

—¿Alguna vez lo experimentó?

—Sí —repuse.

Karla disminuyó la velocidad. Adelante había un cruce.

—Creo que deberíamos girar a la derecha—dijo—. Tarda­remos más pero es más seguro.

Cuando Karla hizo girar el auto hacia la derecha. Mareta se deslizó hacia la izquierda y tuvo que aferrarse al asiento para no caerse. Se rió. Marjorie miraba a la chiquita con curiosidad.

—¿Cuántos años tiene Mareta? —le preguntó a Karla. La mujer se molestó un poco, aunque contestó con amabi­lidad:

—POR FAVOR, NO HABLES DE ELLA COMO SI NO ESTUVIERA AQUÍ. SI FUERA ADULTA LE HABRÍAS DIRIGIDO LA PREGUNTA A ELLA.

—Lo lamento —dijo Marjorie.

—Tengo cinco —respondió Mareta con orgullo.

—¿Estudiaron la Octava Revelación? —preguntó Karla.

—No —contestó Marjorie—. Sólo llegué hasta la Tercera.

—Yo, a la Octava —dije—. ¿Tiene copias?

—No —dijo Karla—. Los soldados se las llevaron todas.

—¿La Octava habla de cómo relacionarse con los niños?

—Sí. Dice que AL FINAL LOS HOMBRES APRENDERÁN A RELACIONAR­SE ENTRE SÍ, Y HABLA DE MUCHAS COSAS, DE CÓMO PROYECTAR ENERGÍA A OTROS Y EVITAR ADICCIONES A PERSONAS.

Otra vez esa advertencia. Estaba a punto de preguntarle a Karla qué significaba, cuando habló Marjorie.

—Háblanos de la Octava Revelación —pidió.

—LA OCTAVA REVELACIÓN HABLA DE USAR LA ENERGÍA DE UNA NUEVA MANERA AL RELACIONARNOS CON LAS PERSONAS EN GENERAL, PERO EMPIEZA POR EL PRINCIPIO, CON LOS NIÑOS —explicó.

—¿Cómo debemos ver a los chicos? —pregunté.

—DEBEMOS VERLOS COMO SON EN REALIDAD, COMO EXTREMOS EN LA EVOLUCIÓN QUE NOS CONDUCEN HACIA ADELANTE. PERO PARA APRENDER A EVOLUCIONAR NECESITAN NUESTRA ENERGÍA EN FORMA CONSTANTE, INCONDICIONAL. LO PEOR QUE SE LES PUEDE HACER ES ABSORBERLES LA ENERGÍA CORRIGIÉNDOLOS. ESO ES LO QUE CREA EN ELLOS DRAMAS DE CONTROL, COMO YA SABRÁN. PERO ESAS MANIPULACIONES APRENDIDAS POR EL NIÑO PUEDEN EVITARSE SI LOS ADULTOS LES DAN TODA LA ENERGÍA QUE NECESITAN, INDEPENDIENTEMENTE DE CUÁL SEA LA SITUACIÓN. POR ESO, SIEMPRE DEBEN SER INCLUIDOS EN LAS CONVERSACIONES, EN ESPECIAL LAS CONVERSACIONES SOBRE ELLOS. Y NUNCA HAY QUE ASUMIR RESPONSABILIDADES POR MÁS CHICOS DE LOS QUE SE PUEDEN ATENDER.

—¿El Manuscrito dice todo eso? —pregunté.

—Sí —repuso—, y HACE MUCHO HINCAPIÉ EN LA CUESTIÓN DE LA CANTIDAD DE HIJOS.

Me sentí confudido.

—¿Por qué es importante la cantidad de hijos que uno tiene?

Me miró por un instante mientras conducía.

—PORQUE CADA ADULTO PUEDE CONCENTRARSE Y PRESTAR ATEN­CIÓN SOLAMENTE A UN NIÑO POR VEZ. SI HAY DEMASIADOS NIÑOS PARA LA CANTIDAD DE ADULTOS, ÉSTOS SE VEN DESBORDADOS Y SON INCAPA­CES DE DAR SUFICIENTE ENERGÍA. LOS HIJOS EMPIEZAN A COMPETIR ENTRE ELLOS POR EL TIEMPO DE LOS ADULTOS.

—Rivalidad fraterna —comenté.

—Sí. Pero EL MANUSCRITO DICE QUE ESE PROBLEMA ES MÁS IMPORTANTE DE LO QUE LA GENTE CREE. LOS ADULTOS A MENUDO IDEALIZAN LAS FAMILIAS GRANDES CON MUCHOS HIJOS QUE CRECEN JUNTOS. PERO LOS HIJOS DEBEN APRENDER A CONOCER EL MUNDO A TRAVÉS DE LOS ADULTOS, NO DE OTROS CHICOS. EN NUMEROSAS CULTURAS, LOS CHICOS ANDAN EN PANDILLAS. EL MANUSCRITO DICE QUE LOS SERES HUMANOS COMPRENDERÁN LENTAMENTE QUE NO DEBEN TRAER HIJOS AL MUNDO A MENOS QUE HAYA COMO MÍNIMO UN ADULTO COMPROMETIDO A DEDICAR PLENA ATENCIÓN, TODO EL TIEMPO, A CADA NIÑO.

—Espere un momento —la interrumpí—. En muchas si­tuaciones los dos padres deben trabajar para sobrevivir. Eso les niega el derecho a tener hijos.

—No necesariamente —respondió—. EL MANUSCRITO DICE QUE LOS SERES HUMANOS APRENDERÁN A AMPLIAR SUS FAMILIAS MÁS ALLÁ DE LOS LAZOS DE SANGRE. DE MODO QUE OTRO PUEDE PROPORCIO­NAR ATENCIÓN DE UNO A UNO. NO TODA LA ENERGÍA TIENE QUE PROVENIR SÓLO DE LOS PADRES. DE HECHO, ES MEJOR QUE NO SEA ASÍ.

PERO, INDEPENDIENTEMENTE DE QUIÉN CUIDE A LOS NIÑOS, LA CUES­TIÓN ES DEDICARLES ESA ATENCIÓN DE UNO A UNO.

—Bueno —observé—, se nota que usted no se equivocó.

Mareta parece muy madura.

Karla frunció la frente y aconsejó:

—No me lo diga a mí; dígaselo a ella.

—Ah, cierto. —Miré a la niña. —Te comportas como una adulta, Mareta.

Miró hacia otro lado con timidez al principio y luego dijo:

—Gracias.

Karla la abrazó con afecto y me miró orgullosa.

—En estos dos últimos años he tratado de relacionarme con ella de acuerdo con las pautas del Manuscrito, ¿no. Mareta?

La niña sonrió y asintió.

—TRATÉ DE DARLE ENERGÍA Y DECIRLE SIEMPRE LA VERDAD SOBRE CADA SITUACIÓN, EN UN LENGUAJE QUE PUEDA ENTENDER. CUANDO ME HIZO LAS PREGUNTAS QUE SIEMPRE HACEN LOS CHICOS, LAS TRATÉ CON MUCHA SERIEDAD, EVITANDO LA TENTACIÓN DE DARLE UNA RESPUESTA FANTASIOSA QUE ES LISA Y LLANAMENTE PARA DIVERSIÓN DE LOS ADUL­TOS.

Sonreí.

—¿Se refiere a mentiras como "a los chicos los trae la cigüeña" y ese tipo de cosas?

—Sí, pero esas expresiones culturales no son tan malas. Los niños las descartan fácilmente porque se mantienen siempre iguales. PEORES SON LAS DISTORSIONES QUE CREAN EN EL MOMENTO LOS ADULTOS SÓLO PORQUE QUIEREN DIVERTIRSE UN POCO Y PORQUE CONSIDERAN QUE LA VERDAD ES DEMASIADO COMPLICADA PARA QUE LA ENTIENDA UN CHICO. SIN EMBARGO, NO ES ASÍ; LA VERDAD SIEMPRE PUEDE EXPRESARSE EN EL NIVEL DE COMPRENSIÓN DE UN NIÑO. SÓLO REQUIERE UN POCO DE REFLEXIÓN.

—¿Qué dice el Manuscrito sobre ese tema?

—Dice que SIEMPRE DEBEMOS ENCONTRAR LA FORMA DE DECIR LA VERDAD A UN NIÑO.

Una parte mía se resistía a esta idea. Me divertía mucho hacer bromas a los chicos.

—¿Los chicos no comprenden, por lo general, que los adultos sólo están jugando? —pregunté—. Esto, al parecer, los haría crecer demasiado pronto y les quitaría parte de la diver­sión de la infancia.

Me miró con severidad.

—Mareta es muy divertida. Nosotras corremos y jugamos a todos los entretenimientos llenos de fantasía de la infancia. La diferencia es que, cuando fantaseamos, ella lo sabe.

Asentí. Tenía razón, desde luego.

—Mareta parece segura —continuó Karla— porque estuve con ella. Le brindé atención de primera mano cuando la nece­sitó. Y si yo no estaba, estaba mi hermana, que vive al lado de casa. SIEMPRE TENÍA UN ADULTO QUE RESPONDIERA A SUS PREGUNTAS, Y COMO RECIBIÓ ESA ATENCIÓN SINCERA, NUNCA SINTIÓ QUE DEBÍA ACTUAR O REPRESENTAR. SIEMPRE HA TENIDO ENERGÍA SUFICIENTE Y ESO LA HACE SUPONER QUE SEGUIRÁ SIENDO ASÍ, CON LO CUAL LE RESULTA MUCHO MÁS FÁCIL CAPTAR LA TRANSICIÓN DE RECIBIR ENERGÍA DE LOS ADULTOS A OBTENERLA DEL UNIVERSO... algo de lo que ya hablamos.

Observé el paisaje. Estábamos en plena jungla y, si bien no lo veía, sabía que el sol estaba bajo en el cielo del atardecer.

1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

similar:

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober iconLos niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen...

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober iconIntroduccion a los niños indigo

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober iconHospital de díA/ terapia intensiva para los problemas mentales graves...

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober iconEs importante señalar que aproximadamente entre un 4 y un 8% de los...

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober iconNo deje que los niños pequeños jueguen con el embalaje. ¡Existe riesgo de asfixia!

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober icon1. Enumera las causas que han incrementado los casos de obesidad...

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober iconLos expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán...

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober iconLos niños de darwin
«niños de Darwin» en «escuelas» especiales, verdaderos campos de concentración, mientras grandes sectores de la población los demonizan...

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober iconLos niños y las niñas de escasos recursos con dificultades de aprendizaje...

Los niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen niños pequeñOS, este libro es para ustedes !!! Autores: lee carroll y jan tober iconEstrategias para aplicar en Conductas conflictivas de niños pequeños con síndrome de Down




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com