Bibliografía. Anexos




descargar 265.13 Kb.
títuloBibliografía. Anexos
página1/8
fecha de publicación22.01.2016
tamaño265.13 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Historia > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6   7   8



Postgrado. CYAD - UAM Xochimilco.

Apoyo: PROYECTO URBANO.



Prof. Dr. Rafael López Rangel.

27/03/2005

TEMAS DESARROLLADOS
Proyecto Urbano como término emergente.

Propuesta para enfrentar la compleja problemática urbana de las ciudades modernas.

Diversas formas de concebir el Proyecto Urbano.

¿Intervenciones arquitectónicas a escala urbana, o proyecto urbano?


François Tomas y el Proyecto Urbano

La concepción de Jordi Borja.

La vinculación del Proyecto Urbano con el Desarrollo Sustentable.

Otras referencias latinoamericanas al Proyecto Urbano: Mario Lungo.

Nuestras observaciones y propuestas acerca del Proyecto Urbano.

Primera aproximación al Proyecto Urbano

El Área Metropolitana de la Ciudad de México y la globalización. Primera aproximación

Segunda aproximación al Proyecto Urbano

La concepción de rehabilitación en el Proyecto Urbano

Caracterización de la problemática de un sector de la ciudad, en términos de Proyecto Urbano.

La rehabilitación del medio ambiente. La restauración ecológica.

La reflexión de Tomas acerca de la rehabilitación.

La historia como clave del conocimiento de la ciudad y sus sectores.

Proyecto Urbano y “proyecto de ciudad”.


Los diversos procesos que intervienen en la construcción de la ciudad

Notas para la historia del Proyecto Urbano en América Latina, y para el conocimiento de la ciudad latinoamericana.

Notas para la historia del Proyecto Urbano en América Latina, y para el conocimiento de la ciudad latinoamericana.

Un ejemplo paradigmático. Los Proyectos Urbanos de Barcelona: entre el urbanismo democrático y la globalización.

Del Plan Cerdá al Proyecto Urbano democrático
Bibliografía.

Anexos

Universidad Autónoma Metropolitana – Xochimilco.

Posgrado. División de Ciencias y Artes para el Diseño.
REFLEXIONES SOBRE EL PROYECTO URBANO
Primera aproximación al Proyecto Urbano

Proyecto Urbano como término emergente.
El término Proyecto Urbano –que ahora se extiende con rapidez en los ámbitos de la cultura urbanística y edificatoria- está corriendo una suerte singular, debido a su naturaleza polisémica. En no pocos de los círculos profesionales y aún académicos -y nos referimos sobre todo a nuestro país- se le considera de la misma edad, que la de la edilicia del lenguaje arquitectónico moderno, lo cual lo remite a cualquier “proyecto arquitectónico a escala de la ciudad”. Y así, todo proyecto que desborde los terrenos convencionales y tiendan a desestructurar las tramas preexistentes y a irrumpir en una “escala mayor”, transformando la ciudad, se le llega a denominar “urbano”. Los primeros ejemplos de estos “proyectos urbanos” serían, entonces, las denominadas “supermanzanas”, mismas que han fungido como “islas funcionalistas”, o “islas mega-arquitectónicas” en medio de las tramas urbanas y los territorios exterurbanos en los cuales se han erigido, por haber sido concebidos, en realidad como entes autónomos, que difícilmente se “integran” a la ciudad, y sobre todo, se realizan sin tomar en cuenta a la población residente en el sector transformado.

Mostremos, a manera introductoria algunos ejemplos:

Figuras 1 y 2 : Utzon 1957-1973. Proyecto arquitectónico a “escala de la ciudad”. No se trata de un Proyecto Urbano en el sentido que adquiere desde los años setenta.

Figuras 3: Unidad Nonoalco-Tlatelolco, ciudad de México. 1963-1966. De gran escala urbana. Inmobiliaria que fragmenta la trama urbana barrial y excluye a la población del Sector. No es un Proyecto Urbano en el sentido aquí tratado. Mario Pani y Asoc.

Figura 4: Unidad 21 enero Caracas. “Isla funcionalista” años 60 Carlos Raúl Villanueva.

Figura 5: Plan de mejoramiento del Barrio de Tepito, México DF. Primer Proyecto Urbano de México,UNAM, realizado en interlocución con las organizaciones del sector 1979-1981.
Figura 6: F. Gehry 2003 Sala de Conciertos para la Filarmónica de Los Angeles. Obra emblemática que intenta integrarse a la ciudad “como un puente entre los sectores antiguos y modernos. No constituye un Proyecto Urbano Integral.

Figura 7: Plaza del Pueblo. Los Angeles, California. Intento de integración-diferenciación con respecto a su entorno. No constituye un Proyecto Urbano. Más bien tiende a ser una obra emblemática.

Figuras 8 y 9: Proyecto Eje Alameda-Reforma-Santa Fe. Mexico DF. 1988-1994. Grandes inversiones inmobiliarias que no ofrecen sustentabilidad integral en los sectores urbanos implicados. Representa ya una intervención de la globalización, no realizada en su totalidad. Empresa Reichmond.
Figura 10: Centro Histórico de la Ciudad de México. Anillo de renovación urbana 1967. GDF. “Urbanismo buldózer”que se proponía destruir mas de un centenar de manzanas y ubicar ahí conjuntos del Estilo Internacional.

François Tomas y el Proyecto Urbano

Ahora bien, es conocido que en el ámbito de la cultura urbano-arquitectónica se han presentado diversas maneras de entender el “Proyecto Urbano”. Tal como lo afirma uno de sus impulsores más connotados, François Tomas, esa diversificación se acentúa en Europa a partir de las décadas de los setenta y ochenta del siglo pasado, en virtud de la connotación impuesta por la crisis del urbanismo funcionalista en Francia y otros países del continente (Tomas, 1998) . Es de señalarse que también en América Latina el término empieza a ser utilizado, con un contenido integral, y sobre todo vinculado a la participación ciudadana, en la década de los años noventa. Ciertamente, Tomas fue uno de los principales protagonistas de la utilización del término entre nosotros1.
Conviene recordar que una de las acciones genéticas de Proyecto Urbano -bastante conocidas y celebradas- se produjo en la ciudad de Bolonia en 1965. Estas acciones en pocos años se convirtieron en ejemplares. Como es sabido, ahí se concertaron diversos protagonistas urbanos, alrededor de políticas y programas municipales que cancelaron las estrategias modernizadoras que se estaban aplicando en el Centro Histórico de esa ciudad, basadas en la expulsión de los habitantes populares de ese sector. A contrario de esas estrategias destructivas, se plantearon a partir de la fecha mencionada, extensos programas de rehabilitación de su parque construido para posibilitar la construcción de un hábitat digno para sus residentes. Estas acciones -que aún ahora causan polémica- se dieron en el marco de todo un plan integral de conservación que abarcó significativos aspectos de la vida y funcionamiento de la ciudad, lo cual llevó a un notable mejoramiento ambiental de la misma. Como lo señala François Tomas, el ejemplo de Bolonia cundió por Europa y llegó a constituirse en una alternativa al urbanismo funcionalista. Esta alternativa, se continuó en un buen número de ciudades europeas, siendo célebres las propuestas de Grenoble, y sobre todo, las de Barcelona en 1979-1992. (F. Tomas, 1994, O. Bohigas, P. Buchanan, V.M. Lampugnani, 1991.)
Figura 11: Los “fragmentos urbanos” (O. Bohigas) de Barcelona.
De acuerdo con Tomas, el rechazo al funcionalismo y a sus grandes conjuntos de sembrados dispersos y en altura, se dio en Europa en virtud de la crisis económica de mediados de los años setenta, lo cual provocó la imposibilidad financiera de la realización de esos megaproyectos y obligó a una búsqueda de concertación de fuerzas políticas y organizaciones de vecinos para emprender, en consecuencia, obras de rehabilitación. En esas condiciones emerge la concepción del Proyecto Urbano, misma que da nombre, en Europa a una práctica que -como le hemos mencionado- se venía dando desde años atrás.
Ese sentido integral de Proyecto Urbano corresponde entonces a una manera de transformación urbano-arquitectónica, que toma en cuenta de manera fundamental a los actores sociales que protagonizan la ciudad, y que “diseña” los diversos sectores de ésta, de acuerdo ya no a aislados preceptos formales-estéticos sino según la dinámica y con la participación de esos actores. Es decir, asume la construcción social de la ciudad, y en consecuencia asimila e implica a sus habitantes (François Tomas, 1994.)

El Proyecto Urbano en su sentido más radical, aparece así como:

a.- la expresión de la voluntad política de la sociedad, y ya no como solamente una decisión de expertos científico-técnicos que deciden en el tablero de dibujo el destino de una ciudad o de un sector de ésta.

b.- un conjunto de estrategias y acciones respetuosas con la historia, aunque no con un sentido imitativo sino a través de la aceptación de los aspectos no alienantes de la modernidad.

c.- una nueva concepción del patrimonio cultural, que de acuerdo a la tendencia internacional acerca de éste, se extiende, desde el monumento aislado los centros históricos, a los barrios, e inclusive a la ciudad entera, con su entorno. Hay que recordar que a principios del siglo XXI, la idea de patrimonio se extiende hasta el Territorio (CAI, 2000)2.

d.- Un manejo de escalas que comprende también las del espacio vivido por la gente, para integrar a ésta en la discusión y reflexiones acerca de su hábitat. (F. Tomas, 1994.)

La concepción de Jordi Borja.

Un ejemplo no sólo de su extensión actual sino también de su aceptación como término emergente, lo representa Jordi Borja, quien en su obra “La ciudad conquistada”(2003), lo ubica entre los paradigmas de fin de siglo. El conocido investigador y activista catalán, al analizar planteamientos y prácticas de las últimas décadas en España, Francia e Italia, afirma que el Proyecto Urbano puede adoptar varias formas: a.-Plan estratégico a gran escala3, b.-Programas de espacio público, c.-Nuevos barrios y nuevas áreas centrales, d.-Rehabilitación de barrios problemáticos, etc. Al mismo tiempo, señala como sus objetivos principales, los siguientes:

Mejorar el uso del territorio, su calidad de vida, su funcionamiento y su vitalidad social, económica y cultural; Preservar y hacer el mejor uso posible del entorno natural y construido. Promover acceso a la vivienda pública, servicios y espacios públicos: Garantizar el desarrollo sostenible mediante el uso cuidadoso de los recursos naturales y el correcto funcionamiento de los transportes y de los sistemas de distribución: crear un paisaje y unos espacios públicos agradables, encargando proyectos de alta calidad”. Y concluye de manera contundente, que tales objetivos implican “Un compromiso fuerte suficiente para superar las dificultades física, funcionales y sociales presentes en cualquier área urbana”. (J. Borja 2003).

En realidad, esta concepción de Proyecto Urbano es abarcadora, pues implica a un conjunto de acciones que ahora se realizan en un buen número de ciudades europeas. Para el caso nuestro latinoamericano, y de acuerdo a la demanda surgen varias cuestiones a resolver: 1.- La vinculación del Proyecto Urbano con el Desarrollo Sustentable. 2.- La participación ciudadana o comunitaria (Y naturalmente, considerar que no son literalmente lo mismo, aunque concurren). 3.- La implementación, o simplemente, la acción de los procesos de gestión de la tierra y la edificación urbana 3.-La vinculación del Proyecto Urbano con un “Proyecto de Ciudad”. Ahora bien, la cuestión fuerte o clave, verdaderamente estratégica para nosotros es ¿como lograr que ese complejo conjunto de acciones para la ciudad no desemboquen en el impulso irrestricto de la especulación inmobiliaria y en politicas y prácticas “neoliberales”. En otras palabras, que realmente beneficien a la población?

La vinculación del Proyecto Urbano con el Desarrollo Sustentable.

Es pertinente mencionar aquí, en base a la mención que hace J. Borja del “desarrollo sostenible”, la propuesta que venimos realizando desde 1999 en el sentido de vincular el Proyecto Urbano con la sustentabilidad4. En esta propuesta, subyace la hipótesis de que esa vinculación puede ser base para enfrentar, en un sentido integral, ambiental, social y cultural, los procesos de deterioro -edificatorio y ambiental- de los diversos sectores de la ciudad contemporánea latinoamericana, así como para coadyuvar a la construcción de nuevas formas de planeamiento global.
Desde el primer acercamiento al “Proyecto Urbano” y al “Desarrollo Sustentable” -conceptos que mantienen entre ambos una distancia de cerca de dos décadas- nos involucramos en una problemática global: la reflexión acerca de la construcción de las sociedades modernas y específicamente de las latinoamericanas. En otros términos, en el nivel más general nos remite a la actual preocupación teórica acerca de la modernidad e incluso a la actualización de una Teoría Crítica de la Sociedad.5

¿Por qué esto es así? Porque ambos conceptos -desde sus respectivos ámbitos- implican el reconocimiento de las asimetrías, los desfases, los desacoplamientos, las patologías y paradojas de la Modernidad, inmersa ahora en procesos de planetarización económica y una geopolítica con tintes de una monstruosidad agresiva y destructora –encabezados por la superpotencia- junto a esfuerzos aún dispersos de autonomías opuestas a ésta.

Es de señalarse que el objetivo último de esa vinculación, es el planteamiento de acciones de planeación y rehabilitación integral de los sectores urbanos con un enfoque que nos permita implicar éstos en un planeamiento cultural-ambiental de la ciudad en su conjunto. O sea, generar propuestas de Proyecto Urbano, en su sentido “integral”. Esto equivale a incluir, la problemática ambiental y la visión de aseguramiento del futuro para las generaciones venideras.
Otras referencias latinoamericanas al Proyecto Urbano: Mario Lungo.

Ahora bien, refiriéndonos a América Latina, y dejando para más adelante un recuento histórico de lo realizado en este sentido, como el célebre “Plan Tepito” (realizado a principios de los ochenta en la ciudad de México y que como lo hemos dicho, puede ser considerado el primer Proyecto Urbano en México) es importante destacar las apreciaciones que hace el urbanista e investigador Mario Lungo al respecto de “Los Grandes Proyectos Urbanos en las ciudades latinoamericanas”, y que ha expuesto en dos ocasiones recientes : la XXII reunión de la ELEA6 en Managua (oct., 2004) y en ese mismo año en el articulo “Globalización, grandes proyectos y privatización de la gestión urbana”, de la revista mexicana Ciudades de la Red Nacional de Investigación Urbana (Lungo 2004b).

Reconoce la tendencia de enfrentar la problemática causada por la transformación de las ciudades, que han pasado de una etapa de “ciudad compacta” a la de “ciudad extendida”. (Lo que otros estudiosos llaman ciudad “fragmentada”, o ciudad “estallada”. O también ciudad rompecabezas o puzzle.) (Alvarez Mora, 2003)
Figura 12: Ciudad compacta, en su fundacion (1897) La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires.

Figura 13: Ciudad “estallada”, Guatemala, Centroamérica.
Figura 14: El “puzzle” urbano. Ciudad de México.

En fin, para Mario Lungo, el enfrentamiento a éstas características se puede lograr con la puesta en práctica de los “Grandes Proyectos Urbanos” (GPU), dentro de un proceso de planeación estratégica que reintegre la ciudad y que comprenda desde la aglomeración, el Proyecto Urbano Metropolitano, el Proyecto de Ciudad, de sectores de la misma, hasta el Proyecto Arquitectónico. Señala algunas acciones prioritarias de los GPU:

Recuperación de Centros Históricos, establecimiento e impulso de un sistema de transporte público masivo, rehabilitación de grandes áreas de vivienda y de edificaciones antiguas, atención a las nuevas áreas de expansión urbana.

Tales tareas –que deben ser consideradas en su integración- implican la participación de multiplicidad de actores y naturalmente, una transformación del perfil del arquitecto. Con esto último, Lungo apunta a una cuestión de crucial importancia que está aconteciendo no sólo en nuestro país sino en América Latina: el conjunto de presiones para la modificaciones de las carreras universitarias que tienen que ver con los estudios y prácticas urbanísticas y arquitectónicas.7

Señala también Lungo otra cuestión crucial, cuando hablamos de la “construcción-transformación de la ciudad”: el impacto negativo que produce la erección de un edificio –por emblemático que sea- aislado de un Proyecto Urbano, y ejemplifica con el Instituto Guggenheim de Bilbao.

Instituto Guggenheim de Bilbao.
Figura 15: I.Guggenheim, Frank Ghery,Bilbao. Construido como parte de considerables acciones de rehabilitación y revitalización de la ciudad. Como arquitectura, una obra emblemática.
Lungo habla de dos dificultades frecuentes para la realización del Proyecto Urbano, que a nuestro juicio toca problemas clave: a).- la gestión de la tierra, b).- Los actores y la participación ciudadana.

Es evidente que con esto se están advirtiendo dos procesos cruciales que se comportan según la naturaleza social-ideológica-política de sus protagonistas, los objetivos propuestos y el “entorno” socio- histórico de la propuesta en cuestión, lo que nos está remitiendo al conjunto de intereses económicos y políticos que están en juego. Para algunos analistas –sobre todo del ámbito académico- estas condiciones del Proyecto Urbano “son propias del neoliberalismo” e impiden irremisiblemente su eficacia como instrumento radical de satisfacción de las necesidades de la población.

En esto radica el quid de la polémica actual no sólo acerca del Proyecto Urbano –o de los Grandes Proyectos Urbanos- sino de la “planificación” en su conjunto y por ello nuestra reflexión estará girando en torno a ella. Advertimos

Ahora bien, en el citado artículo publicado por la revista Ciudades, Lungo

reflexiona acerca de la privatización de la gestión urbana y señala como negativo que

“….los grandes proyectos urbanos o grandes intervenciones urbanas, que se han convertido en un instrumento clave de la planeación de las ciudades en Europa en las últimas dos décadas, y comienza a ser incorporado en la planeación de las ciudades latinoamericanas recientemente, constituye una vía para impulsar la privatización de la gestión urbana en nuestros países y adecuarla al enfoque neoliberal de las políticas públicas hoy predominante.”

Existe una crisis en la planeación urbana y una tendencia en general de privatizar la gestión urbana. Asimismo, habla de efectos contradictorios en la ejecución de grandes proyectos urbanos en América Latina.”

Menciona –y cita a D. Harvey- que desde la década de los ochenta se opera una transformación en la administración de las ciudades , que pasa de una administración gerencial a otra empresarial.

Haciendo historia: la planeación urbana (años setenta) tenía dos rasgos esenciales: Un carácter regulador, cobertura global, un sentido de redistribución de la investigación urbana. Empero, se ignoraban los gobiernos locales y la participación popular, que era tutelada.

¿Cuál sería la estrategia –para Lungo- a seguir para construir una alternativa de gestión de nuestras ciudades que se oponga a la desregulación y a la privatización indiscriminada y también a la atomización de las acciones puntuales? :

1.Es necesario destacar y conocer cuales son los procesos claves de la estructura urbana en su fase actual. Aquí aparece la necesidad de dar un nuevo impulso a la investigación urbana, en el sentido de reformulación y profundización teórica y una mayor articulación con la información empírica.

2.-Conociendo las características de la nueva estructura social urbana, se debe buscar el establecimiento de alianzas y consensos con los distintos sectores en torno a la ciudad que se busca construir y la forma de irlo logrando. Debe superarse la visión errada que piensa solo en los pobres, obviando el hecho de la complejidad social de la ciudad y que una legitima opción de desarrollo urbano que favorezca a los sectores populares y busque la construcción de una ciudad más justa, no puede olvidar la multiplicidad de intereses que se expresan en ella.

3.-Se deben construir espacios de participación y decisión políticos permanentes, a través de los cuales, los sectores populares puedan articular sus múltiples

reivindicaciones , evitar su dispersión y superposición, y potenciar su poder de decisión.

4.-Estos espacios de poder construidos deben ser la base para ir impulsando las medidas irreversibles que permitan ir construyendo la ciudad democrática que se busca.
Nuestras observaciones y propuestas acerca del Proyecto Urbano. Hacia una visión compleja (integradora): la vinculación con el Desarrollo Sustentable, La Planeación Estratégica. Niveles macro y micro ¿Son validas las acciones o intervenciones aisladas? Énfasis en la rehabilitación del parque construido y del medioambiente. La necesaria interrelación con una concepción de la transformación de la ciudad. Asumir los avances de la Epistemología Constructivista o de los Sistemas Complejos.
No descartamos las diversas acepciones planteadas por Borja y Mario Lungo. Sin embargo, para precisar el concepto, nos planteamos una pregunta conductora, verdaderamente clave: ¿Cómo entendemos la acción de Proyecto Urbano, en términos de generar un instrumento que sea eficaz para abordar la compleja problemática urbana de las ciudades latinoamericanas?: Nuestra respuesta abarca varios niveles. A.- el Proyecto Urbano implica una acción estratégica de acción hacia la ciudad, que tiene que ser abordada atendiendo a su complejidad y bajo los términos de la epistemología constructivista. B.- Una condición imprescindible es su implicación en la sustentabilidad integral, para asegurar no sólo la satisfacción de las necesidades actuales de la población, sino las del futuro.(ejercer la llamada, por Manuel Castells, “solidaridad intergeneracional”) 8 C.-La estrategia aludida, nos lleva al siguiente enunciado definitorio:
  1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Bibliografía. Anexos iconBibliografía anexos

Bibliografía. Anexos icon9. Bibliografía 10. Anexos

Bibliografía. Anexos iconBibliografía anexos

Bibliografía. Anexos iconBibliografía Anexos

Bibliografía. Anexos iconBibliografía Anexos

Bibliografía. Anexos iconNota: ver anexos de páginas web, libros y publicaciones sobre la...

Bibliografía. Anexos iconPor la que se modifican los anexos II y III de la Directiva 98/83/ce...

Bibliografía. Anexos iconAnexos 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28 y 29 de las Reglas de Carácter...

Bibliografía. Anexos icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía. Anexos iconParte III anexos otras fuentes de búsqueda fuentes de búsqueda




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com