La tesis del fin de la historia 42




descargar 257.6 Kb.
títuloLa tesis del fin de la historia 42
página1/16
fecha de publicación27.01.2016
tamaño257.6 Kb.
tipoTesis
b.se-todo.com > Historia > Tesis
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16
Francis Fukuyama

El fin de la Historia


¿El fin de la historia? 3

I 4

II 5

III 8

IV 15

V 18

Pensando sobre el fin de la historia diez años después 20

Seguimos en el fin de la historia 23

El ultimo hombre en una botella 26

Porqué el “fin de la historia” estaba fundamentalmente equivocado 26

El Gobierno Global y Las Revoluciones Paralelas 31

Conclusiones 33

Occidente puede resquebrajarse 34

La globalización es aún muy superficial 37

Francis Fukuyama: una presentación 42

La tesis del fin de la historia 42

La tesis de la confianza 45

De Fukuyama a Huntington o la legitimación del etnocidio 47

La Rand Corporation 47

Civilización Como Poder 49

Extirpar La Diversidad 51


Francis Fukuyama1

¿El fin de la historia?2


El ensayo de Fukuyama constituye un intento de explicación del acontecer de los últimos tiempos, partir de un análisis de las tendencias en la esfera de la conciencia o de las ideas. El liberalismo económico y político, la “idea” de Occidente, sostiene el autor, finalmente se ha impuesto en el mundo. Esto se evidencia en el colapso y agotamiento de ideologías alternativas. Así, lo que hoy estaríamos presenciando es el término de la evolución ideológica en sí, y, por tanto, el fin de la historia en términos hegelianos. Si bien la victoria del liberalismo por ahora sólo se ha alcanzado en el ámbito de la conciencia, su futura concreción en el mundo material, afirma Fukuyama, será ciertamente inevitable.

Al observar el flujo de los acontecimientos de la última década, difícilmente podemos evitar la sensación de que algo muy fundamental ha sucedido en la historia del mundo. El año pasado hubo una avalancha de artículos que celebraban el fin de la guerra fría y el hecho de que la “paz” parecía brotar en muchas regiones del mundo. Pero la mayoría de estos análisis carecen de un marco conceptual más amplio que permita distinguir entre lo esencial y lo contingente o accidental en la historia del mundo, y son predeciblemente superficiales. Si Gorbachov fuese expulsado del Kremlin o un nuevo Ayatollah proclamara el milenio desde una desolada capital del Medio Oriente, estos mismos comentaristas se precipitarían a anunciar el comienzo de una nueva era de conflictos.

Y, sin embargo, todas estas personas entrevén que otro proceso más vasto está en movimiento, un proceso que da coherencia y orden a los ti­tulares de los diarios. El siglo veinte presenció cómo el mundo desarrollado descendía hasta un paroxismo de violencia ideológica, cuando el liberalismo batallaba, primero, con los remanentes del absolutismo, luego, con el bolchevismo y el fascismo, y, finalmente, con un marxismo actualizado que amenazaba conducir al apocalipsis definitivo de la guerra nuclear. Pero el siglo que comenzó lleno de confianza en el triunfo que al final obtendría la democracia liberal occidental parece, al concluir, volver en un círculo a su punto de origen: no a un “fin de la ideología” o a una convergencia entre capitalismo y socialismo, como se predijo antes, sino a la impertérrita victoria del liberalismo económico y político.

El triunfo de Occidente, de la “idea” occidental, es evidente, en pri­mer lugar, en el total agotamiento de sistemáticas alternativas viables al liberalismo occidental. En la década pasada ha habido cambios inequívocos en el clima intelectual de los dos países comunistas más grandes del mundo, y en ambos se han iniciado significativos movimientos reformistas. Pero este fenómeno se extiende más allá de la alta política, y puede observársele también en la propagación inevitable de la cultura de consumo occidental en contextos tan diversos como los mercados campesinos y los televisores en colores, ahora omnipresentes en toda China; en los restaurantes coope­rativos y las tiendas de vestuario que se abrieron el año pasado en Moscú; en la música de Beethoven que se transmite de fondo en las tiendas japonesas, y en la música rock que se disfruta igual en Praga, Rangún y Teherán.

Lo que podríamos estar presenciando no sólo es el fin de la guerra fría, o la culminación de un período específico de la historia de la posguerra, sino el fin de la historia como tal: esto es, el punto final de la evolución ideológica de la humanidad y la universalización de la democracia liberal occidental como la forma final de gobierno humano. Lo cual no significa que ya no habrá acontecimientos que puedan llenar las páginas de los resúmenes anuales de las relaciones internacionales en el Foreign Affairs, porque el liberalismo ha triunfado fundamentalmente en la esfera de las ideas y de la conciencia, y su victoria todavía es incompleta en el mundo real o material. Pero hay razones importantes para creer que éste es el ideal que “a la larga” se impondrá en el mundo material. Para entender por qué es esto así, debemos, primero, considerar algunos problemas teóricos relativos a la naturaleza del cambio histórico.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

similar:

La tesis del fin de la historia 42 iconSobre la muerte del hombre y el fin del psicoanalisis

La tesis del fin de la historia 42 iconTesis del Diplomado

La tesis del fin de la historia 42 iconTesis del Diplomado

La tesis del fin de la historia 42 iconTesis del Diplomado

La tesis del fin de la historia 42 iconTesis del Preformismo

La tesis del fin de la historia 42 iconTesis del Diplomado

La tesis del fin de la historia 42 iconTesis: la pretensión del actor

La tesis del fin de la historia 42 iconProyecto del senado 437 para enmendar el artículo 138 del código...

La tesis del fin de la historia 42 iconTesis para la obtención del título de grado

La tesis del fin de la historia 42 iconA fin de dar cumplimiento a lo establecido en el artículo 55 de la...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com