Decisiones un libro para «darse cuenta»




descargar 458.82 Kb.
títuloDecisiones un libro para «darse cuenta»
página4/14
fecha de publicación29.02.2016
tamaño458.82 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

muestra sano es el otro,, aquel que detiene, que impíde, que condiciona. Ese es el peor enemigo de nuestros logros, pues está condicionado por cuestiones de nuestro pasado o por nuestro entorno actual. Es el enemigo por combatir, la limitación que tenemos para romper con los mandatos, miedo a perder el cariño

de otros por decidir algo propio, a correr el riesgo de que no nos quieran, por hacer lo que deseamos.

Yo pienso que es común ver hijos que no se atreven al éxito porque no han tenido padres triunfantes, así como resulta también común ver que la mayoría de los hijos que no logran una carrera universitaria, vienen de progenitores que tampoco lo lograron.

Muchas veces, la derrota del otro es la propia derrota, o se ama tanto a los padres y se los considera de tal forma, que uno no se atreve a superar esa historia porque desde algún lugar muy'inconsciente, se lo siente como una falta de respeto, de consideración hacia ellos. Y es allí donde uno se debe dar cuenta de que está viviendo su

historia como una prolongación de la del otro; en

realidad se repite la historia de la misma forma que se reiteran modelos de pareja que se maman

en la infancia...

Despegar de la historia ajena es la condición primordial para vivir la propia. Y esto se consigue cuando podemos darnos cuenta. Recién cuando individualizamos a un enemigo, es cuando podemos atacar. Si la historia ajena resulta ser tu

enemiga, ese es el obstáculo por superar, en ese

darte cuenta» se encuentra tu salida. O, si lo querés de otra manera, tu entrada a un nuevo camino, a un nuevo curso de la vida. Ese es el momento de tu transformación, de tu dejarte ser en esencia, de tus propios permisos, de poder «hacer la tuya».

Claro que dolerá un poco, claro que cuestan los cambios, claro que pasarás por momentos de angustia y ansiedad por lo nuevo, Pero serás vos de una vez por todas, ya que es necesario que te pongas primero en tu lista para poder dar el paso sin mirar a los costados, sin tener en cuenta lo que otros hubieran querido, o deseado, o anhelado para vos, sino considerando realmente tus propios deseos y ambiciones.

Que estos aspectos negativos que descubrirás como limitadores de tus objetivos, como frenos de las decisiones, te sirvan como elemento disparador, como punto de partida para un nuevo rumbo. Quizá sepas que las perlas se obtienen de las otras, y tal vez también que no todas las ostras tienen perlas, ¿sabés qué ocasiona una cosa o la otra?

Te cuento una historia, la de una ostra que se llamaba Marina.

Marina, como todas las ostras, se pasaba en el fondo del mar aferrada a una roca, pensando que sería como todas las demás ostras, que abriría sus valvas y dejaría pasar el agua, y cuando algo importante entrara, las cerraría, lo desintegraría para luego asimilarlo, alimentarse y pasar la vida de esa forma.

Cierto día que estaba abierta, una tormenta en el fondo del mar arrastró dentro de Marina un grano de arena con muchos puntos, entonces ella trató de desintegrarlo, pero fue imposible: se lastimó mucho

por dentro y no pudo asimilarlo, lo trató de expulsar, pero tampoco pudo. Así empezó una nueva etapa en su historia. No podía asimilar ni sacar ese cuerpo extraño que había entrado en su vida, intentó olvidarlo, pero tampoco pudo -ya que las cosas que entran en la vida de uno no se pueden olvidar fácilmente- ni escupirlas, ni hacer

como si no existieran.

La pobre Marina no podía ocultar ni negar ni olvidar esa dolorosa realidad. ¿Qué hacer ante esto? Muchas personas dirían que lo mejor sería comenzar una lucha sin cuartel, llena de bronca contra esa realidad que dolía en su interior, pero en lugar

de eso, la ostra posee otra capacidad instintiva que tiene que ver con la transformación, y esa capacidad consiste en producir sólido. Esa es la capacidad que utilizan las ostras para construir su caparazón lisito por dentro y áspero por fuera, agresivo, hiriente: lisito para su propia piel amoldada a sus formas; rugoso para el que se arrime.

Pero otra, cuando es valiosa, suspende la construcción de su caparazón y se vuelca a ese granito de arena que no puede digerir ni escupir, y pone toda su capacidad para rodear con esas sustancias a ese granito de arena que la está hiriendo y comienza a fabricar una perla con lo mejor de sí misma, y así pone curiosamente toda su capacidad de construir un caparazón exterior para hacer una perla cuyo tamaño será proporcional al dolor que le provoque la intensidad de la lucha.

Las demás ostras ven suspender la construcción de ese caparazón y pasa inadvertido el crecimiento interior. Es decir, que suspende el armado de su construcción para la defensa, pero crece por dentro. luego de algún tiempo tendrá en su interior una hermosa perla que consiguió enfrentando la adversidad, dejando a

un lado lo que supuestamente tenía que hacer para

dedicarse a su lucha interior, a su propio crecimiento, en fin, a seguir sus más plenas aspiraciones.

De esto se trata la historia, no la de la ostra, sino la tuya, de hacer tus deseos, de ser plenamente, de no dejar que te limiten y de descubrir de dónde vienen esos miedos que no te dejan vivir, para meterte de lleno hacia adentro: combatirlos y transformarlos en el cimiento de la concreción de tus anhelos.

Sé como la ostra, tomá la adversidad, no la niegues, no la ocultes, no la resistas y transformala en lo mejor que puedas. Esto sólo se logra «decidiendo».

A TU SALUD

«Decidir es un placer que nadie debería perderse».

No decidir, es decir, reprimirse, tiene que ver mucho con enfermarse, y no dije enfermar, sino enfermarse: hay una gran diferencia entre una cosa y la otra.

Las emociones contenidas, el no expresar, el tragar las cosas que uno quiere decir, el alejarse de la propia verdad, el no consentirse, el alejarse de uno para acercarse a los otros, el tener todas las aprobaciones menos la propia, el traicionarse, el no ser uno; en definitiva, «el no ser» es el mejor camino para que se produzca una enfermedad. ¿Porqué? Porque lo que no sale por un lado, sale por el otro

porque el cuerpo expresa la insatisfacción que la mente le produce; porque el cuerpo es sabio, no piensa, no reprime porque la mente va en el camino equivocado, pero el cuerpo no acompaña.

Ahora mismo vos podés decidir dejar de leer y hacer una caminata de cincuenta kilómetros. Imaginate un lugar a esa distancia, visualizalo y dirigite hacia allí. Quizás, en medio del camino o mucho antes, tus pies se hinchen, tus piernas se entumezcan y debas detenerte y buscar la forma de regresar. Pues bien, tu mente viajó hacia aquel lugar al imaginarlo, pero tu cuerpo no te acompañó en la decisión.

De la misma forma, decidimos ir hacia situaciones que provocan displacer o represión de los propios deseos, y el cuerpo decide que no y entonces se expresa, se manifiesta, protesta, grita, reclama, y cuando no es escuchado, se enferma.

- Si querés enfermarte, no hables de tus sentimientos:

Emociones y sentimientos que son escondidos, reprimidos, acaban en enfermedades, como gastritis, úlcera, dolores de espalda, de columna. Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera aún

en cosas peores. Entonces, la idea es desahogarse, hacer confidencias, compartir la intimidad, secretos, errores, fantasías. El diálogo, la palabra y el habla son liberadores y actúan como poderosos remedios y excelente terapia.

- Si querés enfermarte, no tomes decisiones: El indeciso permanece en la duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula conflictos, preocupaciones, agresiones contra otros y contra uno mismo. Porque la historia humana está hecha de grandes decisiones. Para elegir, es necesario saber renunciar, perder cosas

para ganar otras, soltar lo conocido con objeto de que llegue lo que tiene que llegar. Los indecisos son víctimas de enfermedades nerviosas, de la piel y de fobias, y están llenos de miedos y temores.

- Si querés enfermarte, no busques las soluciones: El que se queda en el problema, el negativo, aquel que prefiera la lamentación, el pesimista, se

enferma. Es mejor encender una vela a lamentarse por la oscuridad. No importa cuán poco importante te sientas: decidí, enfrentá. Se es lo que se piensa, y el pensamiento negativo genera una energía

que paraliza, que bloquea, que se transforma en enfermedad.

- Si querés enfermarte, no te aceptes: El autorrechazo y la baja estima hacen que seamos verdugos de nosotros mismos. Los que no se

aceptan, son envidiosos, inseguros, celosos, imitadores, destructivos. la fórmula es a la inversa el que se acepta será aceptado.

- Si querés enfermarte, no confíes: Quien desconfía, no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea lazos profundos, no hace amistades verdaderas. Sin confianza, no existen las relaciones. La desconfianza no es más que la falta de fe en sí mismo. Quien no confía en su médico, retrasa o imposibilita su cura. Quien desconfía de su terapeuta, no se abre y jamás saldrá de su conflicto.

Estas cosas no se me ocurren porque sí, en realidad, hay investigadores, profesionales de la medicina, de la psicología y de la psiquiatría que han estudiado la profunda interrelación entre las actitudes de la mente y las enfermedades del cuerpo. Ya no es
secreto, ni tampoco la idea de unos pocos, el hecho de que las emociones afectan directamente al organismo. Y tanto es así, que emociones positivas

contribuyen claramente a mejorarlo, como las negativas lo empeoran.

No es casual que el enfermo aclare: «Me enfermé de ...». Esta forma de expresión dice a las claras que se enfermó a si mismo, y por lo tanto, no hace más que aceptar inconscientemente que es el verdadero causante de esa dolencia.

A continuación, voy a detallarte algunas dolencias físicas que en sucesivos programas de la radio ha explicado el Dr. Eugenio Zampini, médico y cirujano general (M.N. 43419) que hace veinte años ha incorporado al tratamiento de sus pacientes la idea de atender a las emociones como causal preponderante de las dolencias del cuerpo; es decir, medicina cuerpo-mente. En los borradores de su

futuro libro constan estos ejemplos que he escogido como muestra.

Buscate en alguno de ellos, fijate la relación que tiene con las conductas que has seguido y date cuenta de que no es casualidad ni porque sí ni porque te tocó a vos, sino que fuiste el hacedor de esta dolencia, por causa de tu comportamiento emocional.

- Abdominales, problemas de espasmos: miedo, sensación de interrupción de algún proceso.

- Acidez de estómago: muchísimo miedo, temor

amenazante.

- Acné: no aceptación de uno mismo, no gustarse.

- Alergias: ¿alérgico a quién?, negación del propio

poder, sensación de no sentirse capaz de...

- Aliento fuerte: rabia general e ideas de venganza,

experiencias que respaldan estas sensaciones.

- Anemia: actitud de «sí, pero», falta de alegría, miedo a la vida, sentimiento de no valer lo suficiente.

- Anginas reiteradas: fuerte creencia en la propia

incapacidad de hacerse valer y de no atreverse a

pedir lo que se necesita.

- Angustia: falta de confianza en el proceso de la

vida que fluye.

- Anorexia: negación del derecho a la propia vida,

mucho miedo a enfrentar decisiones, rechazo de la sexualidad y odio hacia uno mismo.

- Artritis: sensación de no ser amado, actitud de crítica, resentimiento.

- Ataques de asfixia: temor, desconfianza en el proceso de la vida, miedo al futuro, estancamiento en la infancia o en la adolescencia.

- Asma: sofocamiento del amor, sensación de no

tener capacidad de respirar la vida solo, deseo

fuerte de recibir amor, e incapacidad de darlo, llanto reprimido.

- Bronquitis: ambiente familiar conflictivo, peleas,

gritos, a veces simboliza demasiado silencio.

-Problemas de Caderas: miedo a tomar decisiones

importantes, sensación de que no hay hacia dónde avanzar.

- Cálculos de vesícula: amargura, pensamientos rígidos, Picios condenatorios, falso orgullo o excesivo orgullo, malos humores.

- Calvicie: miedo y tensión, deseos de controlarlo todo, desconfianza en el proceso de la vida.

- Callos: determinados pensamientos endurecidos,

aferramiento al dolor del pasado con terquedad, miedo solidificado.

- Cáncer: herida muy profunda, rencor que se mantiene por mucho tiempo. Secreto o aflicción profunda que carcome, carga de odios, creer que todo es inútil.

- Cataratas: incapacidad de mirar hacia delante con

alegría, sensación de un futuro sombrío.

- Celulitis: cólera acumulada, sensación de culpa,

autocastigo.

- Cistitis: angustia, aferramiento a viejas ideas y

creencias, miedo a relajarse, fastidio.

- Colesterol: obstrucción de los canales del júbilo y

la alegría verdadera, miedo de aceptar la alegría o culpa por sentirla.

- Colitis: inseguridad, representa la dificultad para

dejar ir lo que está superado.

- Colon irritable: temor a relajarse, inseguridad interior.

- Comezón: deseos que van en contra de la inclinación natural, insatisfacción, remordimiento.

- Conjuntivitis: enojo y frustración por lo que se ve

en la vida.

- Problemas de Corazón: viejos problemas emocionales no resueltos, falta de alegría, endurecimiento del corazón (sentimientos), entrega al esfuerzo y al estrés.

- Depresión: enfado que uno no se cree con derecho a sentir, desesperanza.

-problemas de Dientes: miedo e inseguridad de

tomar decisiones, incapacidad de analizar las ideas para decidir.

- Desmayos, desvanecimiento: miedo, incapacidad

para afrontar una situación, deseos de apagar la conciencia que reclama culpando.

- Diabetes: nostalgia de lo que pudo haber sido,

gran necesidad de controlar, tristeza profunda, ni restos de dulzura.

- Problemas de Encías: incapacidad de mantener

las decisiones tomadas, indiferencia ante la vida.

- Encías sangrantes: falta de alegría en las decisiones que se toman en la vida.

- Enfermedades de transmisión sexual: sentimiento

de culpa por la sexualidad, necesidad de castigo, idea de que los genitales son en definitiva, algo sucio y pecaminoso, maltrato a otras personas.

- Enuresis: miedo a uno de los progenitores, sobre

todo al padre.

- Eructos constantes: miedo a algo específico, tragarse la vida con demasiada rapidez.

- Escalofríos: contracción mental, alejamiento, retraimiento, deseos de retirarse, sensación de: «déjenme en paz».

-Problemas de Espalda: parte superior, falta de apoyo emocional, sensación de no ser amado, freno en la manifestación del amor; parte media: culpa, atascamiento en el pasado, sensación de sobrecarga; parte inferior: miedo al dinero, sensación de falta de apoyo económico; espalda

inclinada: sensación de transportar cargas en la vida, idea de sentirse desvalido, desesperanza generalizada.

-Problemas de Estómago: dificultad para digerir

ideas, miedo, temor a lo nuevo, incapacidad de asimilar lo nuevo.

- Estreñimiento: negativa a abandonar viejas ideas y

conceptos, estancamiento en el pasado, a veces

puede significar mezquindad o tacañería.

- Fibromas y quistes: cultivo del rencor que se siente contra el novio o marido, golpe fuerte al yo femenino.

- Garganta, dolor constante: represión del enfado,

sentirse incapaz de expresar la propia verdad; nudo en la garganta: miedo, desconfianza del proceso de la propia vida; problemas generales de garganta: incapacidad de hacerse valer, rabia reprimída.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

similar:

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconGregorio Johann Mendel-Angustuos
«caracteres». Usó el nombre «elemento» para referirse a las entidades hereditarias separadas. Su mérito radica en darse cuenta de...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconResponder las siguientes preguntas teniendo en cuenta el siguiente libro

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconEl libro de Waris Dirie, “Flor del desierto”, en el que cuenta el viaje de una joven

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconPadre Gabriele Amorth- exorcista de la diócesis de Roma De su libro,...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconEspero que usted no piense que este libro le cuenta acerca de otro...

Decisiones un libro para «darse cuenta» icon¿Tienen las prácticas científicas una limitación moral o es lícito...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconEn las siguientes paginas encontrara las formas necesarias para darse...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconCompetencia: Toma de decisiones informadas para el cuidado del ambiente...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconInvestigación futurista a nivel global será necesaria para mantenerse...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconLos expertos aconsejan no darse “atracones” y comer de forma moderada




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com