Decisiones un libro para «darse cuenta»




descargar 458.82 Kb.
títuloDecisiones un libro para «darse cuenta»
página6/14
fecha de publicación29.02.2016
tamaño458.82 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

¿Cuál es el origen de estos trastornos? ¿Las causas están en el hoy o en el ayer? Por un lado, tenemos factores que predisponen, y por el otro, factores precipitantes o desencadenantes. Existe una predisposición genética-hereditaria que se da en algunas personas que tienen antecedentes familiares de enfermedades psiquiátricas, como depresiones o

adicciones. Así como complicaciones en la etapa perinatal (trastornos o dificultades durante el embarazo, sufrimiento fetal, etc.).

Los factores desencadenantes son los que favorecen la aparición de estos cuadros: situaciones de abandono vividas o sentidas, experiencias de separación de figuras importantes en la infancia, situación de inseguridad al término de una enfermedad física u operación, haber quedado encerrado de niño en un armario o en un lugar cerrado, haber presenciado enfermedades o situaciones dolorosas o

traumáticas de otras personas significativas, haber sido víctima de abuso sexual o situaciones que

comprometan la sexualidad y la remitan a épocas anteriores, o procedimientos médicos u odontológicos (sentimiento de pérdida al cual remiten).

En la base de estos cuadros, está la sexualidad reprimida de la infancia y sus avatares si ha sido transitada con inconvenientes. Las fobias adquieren diversas formas, se disfrazan de distintos objetos, animales y lugares para que la persona se

asuste ante su aparición y se detenga al rumbo que tenía que tomar. Es'un atajo, como diría el mago Merlín.

Las encontramos de tipo ambiental, relacionadas con los fenómenos naturales (tormentas, truenos, agua). Suelen iniciarse en la infancia y desaparecen en la pubertad.

También hay fobias a distintas situaciones o lugares, como estar en salones cerrados, viajar en ascensores, aviones, trenes u otros medios de transportes.

Las tan comunes y tantas veces escuchadas fobias a los animales, que son reliquias de fobias infantiles aparecidas antes de los 8 años, van desde los animales domésticos-familiares hasta insectos, arácnidos o aquellos animales que forman parte del hábitat

del niño. También poseen su origen sexual y el animal elegido representa al padre o la madre directa o indirectamente.

La agorafobia aparece en relación al pánico y es el temor a los espacios abiertos y lugares públicos. Se presenta entre los 18 y 35 años, aproximadamente, y con mayor frecuencia en las mujeres. Además, está asociada al miedo a salir (angustia de la calle) y al pánico a los espacios cerrados (claustrofobia).

Y el que parece ser el mal de nuestros días, la fobia social, llamada también «desorden de ansiedad social», es el tercer mayor problema de salud mental que afecta en el mundo. Afecta más a los hombres que a las mujeres, y la padece aproximadamente el 13% de la población.

La persona se considera: tímida, evita los compromisos sociales, busca excusas para evadirse, llega a

rechazar posibilidades de trabajo, abandona sus carreras porque requieren cierto desempeño social; tiene efectos desbastadores en lo social y económico, puede hacer que una persona capacitada fracase en

sus estudios o en su trabajo. Como consecuencias,

pueden aparecer: depresión, sentimientos de abandono, abuso de alcohol o drogas; pensamientos suicidas o imposibilidad para formar pareja o tener hijos.

La fobia social puede presentarse en situaciones especiales (fiestas, reuniones, al hablar con personas desconocidas, al comer en público, etc.). En otros casos, la persona evita toda posibilidad de contacto social.

Se evidencia una disminución en la calidad de vida. los que la sufren, pueden evitar comer, beber, y hasta escribir en público por temor de sentirse humillados. La más común, es el temor a hablar ante otras personas. Menos frecuente es el miedo a usar baños públicos, comer fuera de sus casas, hablar por teléfono o escribir un cheque.

El síndrome o trastorno obsesivo-compulsivo (TOC): es un trastorno de ansiedad potencialmente debilitante y puede llegar a perdurar toda la vida de la persona. El TOC ocurre desde una gama de leve a severo, pero si es de la segunda forma y no se trata puede destruir la capacidad de la persona para funcionar en el trabajo, en la escuela y en su casa.

Los síntomas empiezan típicamente en la adolescencia o en la edad adulta, pero se sabe que hay niños que desarrollan la enfermedad a edad más temprana.

las características:

- Obsesiones: ideas o impulsos no deseados que surgen, muchas veces, en la mente de la persona. Temores persistentes de que algo malo pueda ocurrirle a alguien querido, preocupación a contaminarse o una necesidad excesiva de hacer las cosas de forma perfecta. Las obsesiones generan mucha ansiedad y pueden ser de naturaleza sexual o violenta, o estar relacionadas a enfermedades.

- Compulsiones: son conductas repetitivas a raíz de sus obsesiones.

- Percepción: acertada conciencia de enfermedad cuando no están teniendo una obsesión.

- Resistencias: muchos pueden controlar el TOC durante horas de trabajo.

- Vergüenza y secreto: la persona que padece esta enfermedad siente vergüenza de esta o de algunos de sus síntomas, pues si bien no puede controlarlos, reconoce que son irracionales. Entonces, la enfermedad aparece silenciada, al costo de perder

trabajos, familiares y amigos (por ejemplo, por llegar tarde a los compromisos al no poder salir de la casa hasta que esté todo en orden). La enfermedad permanece oculta por largos años.

- Síntomas duraderos: los síntomas antes mencionados (compulsiones, etc.) no son transitorios, sino que permanecen por varios meses, años y a veces

pueden durar toda la vida.

Muchas personas pasan por estas situaciones, por tales estados. Es necesario darse cuenta de que no

hay por qué pasar solo por muchos momentos y circunstancias de nuestra existencia, y este es uno de ellos.

Un buen tratamiento terapéutico termina con estos sufrimientos y logra que el individuo atraviese semejante crisis y salga fortalecido. Nadie será igual después de haber pasado por esto, pero hay que destacar que ese «no ser igual» será totalmente beneficioso, ya que las crisis se presentan en la vida para que la persona se vea obligada a resolver conflictos que no tramitó aún, y por lo tanto, el lograrlo hará que haya madurado positivamente para continuar su camino en un encuentro placentero consigo mismo.

Estar inmerso en uno de estos ejemplos dados en

las diferentes descripciones es una búsqueda de retroceder en el tiempo, de hacerse chiquito, de evitar hacerse cargo, de no querer crecer, de no decidir, no enfrentar. Tarde o temprano, aquello que se evita deberá suceder.

Aceptarlo, darse cuenta, tratarlo y superarlo es la única salida sana de este tipo de patologías tan de moda en esta época.

Gaby Rodríguez, gracias por tu amistad y por tu dedicación.

LO UNO Y LO OTRO...

O, MEJOR DICHO: ¿LO UNO o LO OTRO?

El ser humano es el único animal dotado de la capacidad de decidir, lo cual, a simple vista, se constituye en un verdadero privilegio. Pero, pero, pero. Por qué siempre hay un «pero».

Si dejamos de ver a simple vista y miramos con

mayor profundidad, sin necesidad de ser erudito en nada, llegaremos rápidamente a coincidir en que desde que se creó la especie humana, las decisiones han sido su principal conflicto. Me imagino a

Miguel Ángel decidiendo si pintar o no pintar la Capilla Sixtina y con qué color cada imagen, y qué imagen. O a Hernán Cortés decidiendo quemar

las naves para no dejarles a sus hombres la opción de poder escapar al verse en minoría en aquella gran batalla y obligarlos con esa decisión a sentir

que si no triunfaban, perderían sí o sí sus vidas en manos del enemigo, pero sabiendo que también la suya estaba en juego.

Tampoco quisiera haber estado en la piel de quien decidió tirar la bomba en Hiroshima. Ni hablar tampoco de Moisés cuando decidió emprender la travesía contra el escepticismo a cada paso de todo el pueblo judío.

Claro que no es fácil decidir, ya lo sé. Resulta infantil pretender que lo sea, también inmaduro no decidir, como querer quedarse en una estadía precoz para no asumir las responsabilidades de la vida.

Y, en verdad, aunque parezca beneficioso, no lo

es, porque quien no decide pareciera que nunca se

equivocará, y esto puede ser que lo haga sentir beneficiado. Pero lo que percibe el que evita decidir, es

que el miedo lo carcome, que cada vez más cualquier contingencia lo intimida, lo apichona, lo recluye, lo encierra, lo asfixia. Es que el precio de decidir es ni más ni menos que la felicidad, la plenitud, la realización...

Así como en el mundo existen a cada paso las polaridades: blanco o negro, día o noche, dulce o

amargo, sí o no, cada uno de nosotros tiene alternativas antagónicas ante las circunstancias de la vida. Y aquí es donde comienza el miedo, la incertidumbre, el quedarse ahí, el paralizarse, el recurrir a síntomas, como las fobias, las depresiones, los pánicos, la hipocondría y cualquier otra patología que se constituya en un camino que evite la conducta que lo lleve a uno a enfrentarse con su verdad o con las verdades de los otros que uno no quiere ver ni aceptar.

¿Por qué? Simplemente, porque si las ves, si las aceptás, si las comprendés, deberás tomar decisiones que no querés tomar. Tendrás que emprender caminos que no te animás a emprender, y entonces, aunque parezca mentira, aunque suene muy loco, uno mismo, desde su inconsciente, se produce todas las afectaciones que he mencionado para concentrarse en estas cuestiones y lograr evitar «darse cuenta» de lo que ya es casi ineludible ver y hacer.

Uno se vuelve chiquito nuevamente, y mediante esas conductas evitativas intenta infructuosamente

«parar el mundo», para no tener que decidir sobre lo que le da horror. Otras veces, uno dice que desea algo con todo el corazón, y sin embargo, cuando la posibilidad se presenta claramente, nos asustamos, entramos en pánico, nos llenamos de ansiedad, miedo e indecisión. Hay una frase que define esto y que siempre me ha gustado utilizar.

Cuidado con lo que deseás, porque puede convertirse en realidad.

Crecer significa decidir, pero hay que entender, aceptar que este don que cada uno posee, no es gratuito, ni automático, ni emergente, ni unilateral. Siempre estaremos ante lo uno y lo otro, ante lo uno

o lo otro, ineludiblemente. Nunca decidamos si estamos muy eufóricos, ni tampoco muy deprimidos, porque ninguno de estos dos estados nos dejará ver

con claridad.

Me encantaría compartir esta historia que he contado muchísimas veces en la radio, y que espero que la recuerdes cuando estés ante cada decisión importante:

Cierta vez, en una lejana reserva india, dos niños crecían jugando y mirando a sus mayores, deseando que llegara el momento en el cual cumplieron los quince años, porque esa era la edad indicada por las costumbres de sus ancestros para que rindieran las pruebas necesarias que los constituyeran en guerreros de la tribu.

Y pasaron los años, y así como es la vida, casi sin pensarlo, llegó el momento. Faltaba una semana para el gran día y ellos entrenaban su destreza, montaban, afinaban su puntería con

el arco, luchaban entre ellos con objeto de fortalecer su cuerpo. Pero cada día que transcurría, cuando debían dormir y enfrentar una noche menos que los acercaba al momento real de su examen, el miedo aumentaba.

Su abuelo era un anciano cacique indio que creció con dignidad y hacía años que conducía, mansa y sabiamente, a su pueblo. los muchachitos, cuando faltaban tres días para las pruebas, se acercaron a la

choza de él. Uno de ellos, le dijo: -Gran jefe, hemos llegado ante ti no solo porque eres nuestro abuelo, sino porque eres nuestro líder y necesitamos de tus sabias palabras.

-¿Qué les sucede? -dijo apaciblemente el anciano, presintiendo con su sabiduría el motivo de tal visita.

-Hemos esperado durante muchas lunas este hecho -aclaró uno de los nietos.

-Ansiamos desde siempre -dijo el otro- ser guerreros de la tribu. Pero ha llegado el momento y el miedo nos invade, dudamos, no podemos dormir, perdimos la tranquilidad y casi el deseo mismo de arribar a nuestro anhelo.

-Dentro de ustedes está ocurriendo una pelea -afirmó el anciano-, y esta pelea es entre dos lobos imaginarios que habitan en el interior de cada

uno. El primero es el de la ira, la envidia, el dolor, el rencor, la avaricia, la arrogancia, la culpa, el resentimiento, la inferioridad, la mentira, el falso orgullo, la superioridad, la egolatría, el temor, la indecisión, la duda. El otro es el lobo de la bondad, la paz, el coraje, la osadía, el amor, la esperanza, la serenidad, la dulzura, la comprensión, la generosidad, la fe, la dignidad. Esta es la pelea que sucede a cada momento

en cada uno de los seres de esta tierra.

-¿Y quién ganará esta pelea entre los dos lobos, abuelo? -preguntó, con ternura y ansiedad, uno de

los muchachos.

El anciano levantó su rostro, como si mirase el mundo, iluminó sus ojos y, como sintiendo su vida misma

en la respuesta, les dijo: -El que ustedes alimenten.

Me parece, querido lector, que cuando un hombre sabio ha respondido, ya no hay más que decir.


PARA CONOCERTE MEJOR... (1)

Esta es la frase que caperucita roja escuchó del lobo disfrazado de su abuelita, cuando ella le preguntó por qué tenía los ojos tan grandes. Bueno, yono pretendo que tengas grandes los ojos, sino que, cualquiera sea el tamaño, los utilices para conocerte mejor.

Un test revela cosas que el inconsciente sabe y guarda, y que a veces no descubrimos porque nos

mentimos involuntariamente, o simplemente no nos

damos cuenta.

Así que adelante... Debes contestar cada pregunta con una sola respuesta. Recordá la que hayas elegido o anotala para no olvidarte. Luego, tendrás las respuestas a cada pregunta.


Leé detenidamente el significado de la que vos

hayas elegido en cada caso, y conocete mejor:

a.- Vas caminando distraído/a por la calle, tropezás

con una lata de basura y la tirás. ¿Que había dentro de ella?

1. Nada, la lata está vacía.

2. Un montón de basura que se esparce por la calle.

3. Sobras de papas, huesos de pollo y restos de comida.

4. Una bolsa de plástico anudada y bien cerrada.

b.- Imaginá cada paisaje descrito más abajo. ¿Cuál

te parece el más tranquilo?

1. Una planicie cubierta de nieve.

2. Una playa con mar azul.

3. Una montaña verde.

4. Un campo de flores amarillas.

c.- Vas caminando por la calle hasta que, de repente, empieza a caer una lluvia fuerte. El lugar donde vas está a cinco minutos de allí. ¿Qué decisión tomás?


1. Encontrás un abrigo para protegerte y esperás que la lluvia pase.

2. Corrés hasta tu destino lo más deprisa posible.

3. Procurás un taxi o comprás un paraguas.

4. Siempre tenés un paraguas a mano y ahora lo usás.

d.- Imaginate que después de la muerte, tu alma

sobrevive. ¿Qué forma tomaría al liberarse de tu cuerpo?

1. Tiene tamaño y forma iguales a tu cuerpo.

2. Tiene forma humana, pero su tamaño aumentó.

3. Tiene forma humana, pero disminuyó, como si fuera una pequeña hada.

4. No tiene forma definida, es como un foco de

luz.

e.- Vas a una panadería y comprás una deliciosa

bomba de crema. Cuando volvés a tu casa, percibís que no tiene nada en su interior. ¿Qué hacés?

1. Volvés a la panadería y les pedís otra bomba que tenga relleno.

2. Comés la bomba sin el relleno.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

similar:

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconGregorio Johann Mendel-Angustuos
«caracteres». Usó el nombre «elemento» para referirse a las entidades hereditarias separadas. Su mérito radica en darse cuenta de...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconResponder las siguientes preguntas teniendo en cuenta el siguiente libro

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconEl libro de Waris Dirie, “Flor del desierto”, en el que cuenta el viaje de una joven

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconPadre Gabriele Amorth- exorcista de la diócesis de Roma De su libro,...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconEspero que usted no piense que este libro le cuenta acerca de otro...

Decisiones un libro para «darse cuenta» icon¿Tienen las prácticas científicas una limitación moral o es lícito...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconEn las siguientes paginas encontrara las formas necesarias para darse...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconCompetencia: Toma de decisiones informadas para el cuidado del ambiente...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconInvestigación futurista a nivel global será necesaria para mantenerse...

Decisiones un libro para «darse cuenta» iconLos expertos aconsejan no darse “atracones” y comer de forma moderada




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com