Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la




descargar 87.73 Kb.
títuloDel latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la
página3/4
fecha de publicación20.02.2016
tamaño87.73 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4

METODO CIENTIFICO
En general, manera regulada, ordenada y sistemática de proceder en la práctica de la actividad científica. Si se trata de ciencias formales, el método consiste en el razonamiento y la demostración de los enunciados y, en el mejor de los casos, en su axiomatización. Pero en las ciencias empíricas, como que los enunciados se refieren a hechos, debe comprobarse si aquéllos están de acuerdo con éstos. Por ello, ya en un sentido restringido y más propio, por método científico se entiende el conjunto de procedimientos que siguen las diversas ciencias para someter a contrastación las hipótesis formuladas. Como que se tiende a creer que es irrelevante para la ciencia el modo como se obtienen las hipótesis -el llamado contexto de descubrimiento-, mientras que sí se considera importante el modo como se prueban o justifican -el denominado contexto de justificación-, se suele afirmar también que no existe una lógica o una metodología del descubrimiento, pero que sí hay una metodología o una lógica de la justificación. Quienes sostienen el inductivismo mantienen no sólo que el método se inicia con la observación y clasificación de hechos, a partir de las cuales por generalización se inducen hipótesis, sino también que éstas se someten a experimentación con miras a obtener su confirmación o su desconfirmación. Quienes defienden el deductivismo reducen el método científico a la contrastación de las hipótesis que la creatividad del científico imagina, para hallar explicación a los problemas que surgen en la actividad científica o en la vida diaria, a modo de conjeturas que se someten a pruebas rigurosas para comprobar si son falsas. La postura intermedia del abductivismo, admite que las hipótesis y las teorías científicas no sólo pueden ser desconfirmadas o refutadas, sino también aceptadas o confirmadas con la mejor de las explicaciones de que se disponga. Según el inductivismo, las hipótesis que superan las pruebas experimentales quedan confirmadas; pueden, por lo mismo, considerarse leyes inductivamente obtenidas; éstas, a su vez, se organizan en sistemas de leyes o teorías. Según el deductivismo, tal como lo plantea Popper, nunca podemos considerar las hipótesis como confirmadas y definitivas, y sólo podemos hablar de leyes y teorías corroboradas; la corroboración la adquiere una ley o una teoría a medida que va superando pruebas cada vez más rigurosas y a medida que permite predicciones más improbables. En la práctica, los pasos o momentos en que puede dividirse el método científico, siguiendo sustancialmente a M. Bunge, son esencialmente los siguientes:

1) Se parte de un cuerpo previo de conocimientos

2) Se plantea un problema

3) Se formulan hipótesis

4) Se deducen consecuencias contrastables

5) Se ponen a prueba experimentalmente estas consecuencias

6) Se valora el resultado

7) Se integran las hipótesis contrastadas en leyes, teorías y modelos
Éste es, en sustancia, el método hipotético-deductivo de la ciencia. No faltan, sin embargo, quienes, como P. Feyerabend sostienen que el método de la ciencia es no tener ningún método, o que toda investigación científica con éxito supone precisamente la inobservancia de las reglas metodológicas vigentes. Esta postura recibe el nombre de anarquismo metodológico. Método de estudio sistemático de la naturaleza que incluye las técnicas de observación, reglas para el razonamiento y la predicción, ideas sobre la experimentación planificada y los modos de comunicar los resultados experimentales y teóricos. La ciencia suele definirse por la forma de investigar más que por el objeto de investigación, de manera que los procesos científicos son esencialmente iguales en todas las ciencias de la naturaleza; por ello la comunidad científica está de acuerdo en cuanto al lenguaje en que se expresan los problemas científicos, la forma de recoger y analizar datos, el uso de un estilo propio de lógica y la utilización de teorías y modelos. Etapas como realizar observaciones y experimentos, formular hipótesis, extraer resultados y analizarlos e interpretarlos van a ser características de cualquier investigación. En el método científico la observación consiste en el estudio de un fenómeno que se produce en sus condiciones naturales. La observación debe ser cuidadosa, exhaustiva y exacta. A partir de la observación surge el planteamiento del problema que se va a estudiar, lo que lleva a emitir alguna hipótesis o suposición provisional de la que se intenta extraer una consecuencia. Existen ciertas pautas que han demostrado ser de utilidad en el establecimiento de las hipótesis y de los resultados que se basan en ellas; estas pautas son: probar primero las hipótesis más simples, no considerar una hipótesis como totalmente cierta y realizar pruebas experimentales independientes antes de aceptar un único resultado experimental importante. La experimentación consiste en el estudio de un fenómeno, reproducido generalmente en un laboratorio, en las condiciones particulares de estudio que interesan, eliminando o introduciendo aquellas variables que puedan influir en él. Se entiende por variable todo aquello que pueda causar cambios en los resultados de un experimento y se distingue entre variable independiente, dependiente y controlada. Variable independiente es aquélla que el experimentador modifica a voluntad para averiguar si sus modificaciones provocan o no cambios en las otras variables. Variable dependiente es la que toma valores diferentes en función de las modificaciones que sufre la variable independiente. Variable controlada es la que se mantiene constante durante todo el experimento. En un experimento siempre existe un control o un testigo, que es una parte del mismo no sometida a modificaciones y que se utiliza para comprobar los cambios que se producen. Todo experimento debe ser reproducible, es decir, debe estar planteado y descrito de forma que pueda repetirlo cualquier experimentador que disponga del material adecuado. Los resultados de un experimento pueden describirse mediante tablas, gráficos y ecuaciones de manera que puedan ser analizados con facilidad y permitan encontrar relaciones entre ellos que confirmen o no las hipótesis emitidas. Una hipótesis confirmada se puede transformar en una ley científica que establezca una relación entre dos o más variables, y al estudiar un conjunto de leyes se pueden hallar algunas regularidades entre ellas que den lugar a unos principios generales con los cuales se constituya una teoría. Según algunos investigadores, el método científico es el modo de llegar a elaborar teorías, entendiendo éstas como configuración de leyes. Mediante la inducción se obtiene una ley a partir de las observaciones y medidas de los fenómenos naturales, y mediante la deducción se obtienen consecuencias lógicas de una teoría. Por esto, para que una teoría científica sea admisible debe relacionar de manera razonable muchos hechos en apariencia independientes en una estructura mental coherente. Así mismo debe permitir hacer predicciones de nuevas relaciones y fenómenos que se puedan comprobar experimentalmente. Las leyes y las teorías encierran a menudo una pretensión realista que conlleva la noción de modelo; éste es una abstracción mental que se utiliza para poder explicar algunos fenómenos y para reconstruir por aproximación los rasgos del objeto considerado en la investigación.

METODO EXPERIMENTAL
El propio de las ciencias empíricas, basado fundamentalmente en el supuesto de que los enunciados de estas ciencias deben contrastarse con la experiencia; esto es, han de ser verificables. La verificabilidad exige que se compare con los hechos, mediante la observación y la experimentación, para comprobar si un enunciado empírico es verdadero o falso. El resultado de la verificación puede ser la confirmación o la desconfirmación o refutación. Las hipótesis o enunciados generales de las ciencias empíricas quedan confirmados si, sometidos a observación o experimentación, obtenemos casos que constituyen ejemplos de lo que afirma el enunciado general; las hipótesis quedan lógicamente desconfirmadas o refutadas si el resultado de la observación o experimentación es un ejemplo que contradice o niega la afirmación general.
PROBLEMA DE LA INDUCCION
También llamado el «problema de Hume», es la falta de justificación o fundamentación lógica existente en las inferencias inductivas, o en la inducción, al proceder ésta de lo particular a lo universal, o bien de los hechos observados (particulares) a hipótesis científicas (universales). Esta manera de inferir significa que se produce un salto lógico o un vacío inferencial, debido a que, a diferencia de la deducción, las premisas de las inferencias inductivas apoyan la conclusión sólo de un modo más o menos probable. La ausencia de fundamentación lógica de la inducción fue estudiada por vez primera por Hume, con ocasión de someter a crítica el principio de causalidad, base de nuestras creencias en las cuestiones de hecho. Tal como plantea Hume el problema, podríamos preguntarnos: ¿Cómo podemos saber algo acerca de hechos no observados? En realidad, tanto en la vida práctica como en la ciencia, pasamos de lo observado a lo no observado, pero cuando describimos las diversas maneras de hacerlo más bien estamos describiendo cómo hemos llegado a tener una creencia acerca de algo y no las razones en que basamos nuestras creencias y, por lo mismo, no queda justificado por qué creemos que estas creencias pueden constituir un verdadero conocimiento. Según Hume, cualquier intento de justificar la inducción es ya inductivo, y por lo mismo es un razonamiento circular y en esto consiste, precisamente, el problema de la inducción. No obstante, desde el punto de vista psicológico, es difícil no admitir que el éxito de alguna creencia obtenida por inducción en el pasado refuerza nuestra confianza en el éxito de esta misma creencia en el futuro. Para Aristóteles, la inducción (epagogé) es un procedimiento intelectual que lleva de los casos particulares a lo universal, y que él describe como un depósito de experiencias repetidas que se depositan en la mente a medida que se conoce lo particular hasta que ésta queda preparada para comprender lo universal. La describe, por tanto, como una preparación psicológica que dispone a la mente a intuir los primeros principios, que son, ellos sí, fundamento del saber demostrativo que, fundamentalmente, es de carácter deductivo. Aristóteles habla preferentemente de la inducción completa, que consiste en un silogismo que tiene en su premisa menor la enumeración completa de todos los casos de una clase finita (ver ejemplo), pero que no es otra cosa que la repetición tautológica de los casos observados. Los epicúreos, en oposición a los estoicos -en la época helenística de la filosofía-, aceptaron el valor de la inducción, distinguiendo entre inducción completa e incompleta. Francis Bacon es el primer autor que estudia de forma sistemática la inducción y, en contra de Aristóteles, acepta sólo el interés y el valor de la inducción incompleta, llamada por lo mismo baconiana, tratando a la completa de «simple enumeración de casos». El valor de aquélla reside en la posibilidad de captar, a través de procedimientos inductivos, la forma de los objetos de la naturaleza, o su constitución oculta, es decir, su sustancia, cosa que Aristóteles reservaba al conocimiento demostrativo, o silogismo. Por ello, con su Novum organum (1620), o nueva lógica, intentó instaurar un método científico inductivo que mejorara o superara la simple enumeración aristotélica de casos, construyendo tablas de presencia, ausencia y grados. Se inicia así, en la historia, el método empirista de hacer ciencia, que consiste básicamente en interpelar a la naturaleza para descubrir en ella cuáles son los datos relevantes para la explicación de un fenómeno. Con la aparición de la ciencia moderna, durante el s. XVII, se desarrolla el método experimental de investigación científica por obra de los grandes científicos Galileo y Newton, sobre todo. Sin embargo, el método científico de esta época no se basa en un simple inductivismo de tipo baconiano, sino que parece adoptar diversas variantes propias de la llamada método hipotético-deductivo de hacer ciencia. Newton, en el terreno de la investigación científica, y Locke, en el de la filosofía, dejan bien establecidos los fundamentos empíricos de la llamada ciencia nueva. El inductivismo ha sido considerado método newtoniano por excelencia, sobre todo porque en un «Escolio general» con que acaba su importante obra Principios matemáticos de filosofía natural (1687), Newton afirma que, «en filosofía experimental, las proposiciones se deducen de los fenómenos y se generalizan por inducción» y rechaza cualquier hipótesis que no provenga de la experiencia, con aquellas conocidas palabras: «yo no hago hipótesis». Pero entre los autores se discute si en realidad Newton fue un propulsor del método inductivo, tal como parece por algunos de sus textos. Una de sus «Reglas para razonar en filosofía», la tercera en concreto, establece que las leyes universales se infieren de un conjunto finito de datos observados y él mismo afirma que su ley de la gravitación universal. La infirió inductivamente según esta Regla 3. Pierre Duhem, investigador francés de historia de la ciencia, sostiene que «muy lejos de ser derivable por generalización e inducción de las leyes observacionales de Kepler, el principio de la gravitación universal contradice formalmente a estas leyes. Por otra parte, con la evolución de la filosofía empirista surgieron problemas para la filosofía de la ciencia con base newtoniana. Primero fueron las críticas dirigidas por Leibniz a determinadas ideas de Newton, como las de espacio y tiempo y materia, y la defensa de principios a priori para el conocimiento de la naturaleza. Luego, los ataques dirigidos por Hume desde el seno de la filosofía empirista, a principios básicos de la investigación científica, como son el principio de causalidad y su fundamento, que es el principio de la uniformidad de la naturaleza, y, como corolario de ambas cosas, la primera crítica radical a la inducción. Surge, así, en la historia de la filosofía por vez primera una crítica razonada y sistemática a la inducción, que se conoce con el nombre de problema de la inducción. Según Hume, todos los razonamientos acerca de la experiencia se basan en la suposición de que el curso de la naturaleza continuará siendo uniformemente el mismo. Dicho principio, «el futuro será semejante al pasado», viene a ser como la premisa añadida que haría que todo razonamiento sobre causas y efectos en el futuro tuviera fuerza deductiva; pero entonces, como señala Popper, o dicha premisa es analítica o es sintética. Pero no es analítica porque es lógicamente posible que el futuro sea diferente al pasado; luego, si es sintética, debe ser conocida por experiencia, esto es, por inducción. Por lo que basaríamos la validez de un argumento inductivo en la misma inducción. Tal círculo vicioso invalida, según Hume, toda fundamentación lógica de la inducción. Ésta, igual que la causalidad y la misma creencia en la uniformidad de la naturaleza, no puede ser más que una creencia fundamentada en la costumbre, tan irracional como el amor o el odio. Como que el principio de inducción no puede fundamentarse sintéticamente, como verdad de la experiencia, Kant en la Crítica de la razón pura, intenta una fundamentación a priori o analítica, considerando que la causalidad es una verdad necesaria y universal, anterior a toda experiencia posible, pero constitutiva de la misma: un principio del entendimiento puro. Esta postura es conocida en la historia con el nombre de apriorismo. Pese a todo, la ciencia de todos los tiempos ha confiado de algún modo en la inducción y, aunque existen ciertas ambigüedades terminológicas, hay que destacar las aportaciones de tres metodólogos del s. XIX que defendieron el inductivismo frente a posturas más o menos hipotético-deductivas: Herschel, Stuart Mill y Whewell. J.F.W. Herschel (1792-1871), reconoce tanto la vía inductiva como la de la formulación de hipótesis como adecuada para la ciencia. A John Stuart Mill (1806-1873) se debe una de las contribuciones más importantes al estudio de los argumentos inductivos, conocida como los «cánones de Mill»; su postura puede considerarse históricamente antitética del apriorismo de Kant. William Whewell (1794-1866), contemporáneo de Herschel y de Mill, ejemplifica la lógica de la inducción con la analogía del río y sus afluentes -la ciencia es como un río en el que confluyen afluentes por sus lados-, insistiendo en la afluencia y confluencia de inferencias inductivas que confirman las hipótesis y hacen avanzar las teorías por acumulación.
Bertrand Russell y el Círculo de Viena son los grandes defensores del inductivismo en la primera mitad del s. XX. Partiendo de que Hume sólo demostró que no podía probarse la verdad de la inferencia inductiva, el empirismo lógico se plantea la cuestión lógica de la inducción como el estudio de la inferencia probable, por lo que la teoría de la inducción se convierte en una lógica inductiva. Son ejemplos claros de este planteamiento, Rudolf Carnap, para quien la inferencia inductiva mide el grado de confirmación [de una hipótesis o una ley] calculando su probabilidad, y Hans Reichenbach (1891-1953), miembro de la escuela de Berlín, paralela y afín al Círculo de Viena, quien acepta la crítica de Hume a la inducción y afirma que el objetivo de la inducción no es otro que expresar la probabilidad de una serie de acontecimientos como frecuencia que converge a un límite (ver cita).

Karl R. Popper, asumiendo y reelaborando los argumentos de Hume contra la inducción, se ha opuesto de forma insistente y eficaz al inductivismo del positivismo lógico.
1   2   3   4

similar:

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la iconZoologo Alemán que acuña por primera vez el término oekologie del...

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la iconCompetencia saber conocer

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la iconNociones, conceptos, categorías (saber conocer)

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la iconEl objetivo de esta práctica es aprender a reconocer los cromosomas...

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la icon1. Conceptos previos Modos de conocer y saber: experiencia, opinión...

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la icon¿Cómo saber cuál es tu Animal de Poder?

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la iconLos remedios de la abuela jean Michel Pedrazzani
«saber vivir», en el sentido más literal del término. Y en el más noble también, ya que me enseñó una auténtica ética, muy distinta...

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la iconObjetivo general conocer acerca de la esterilización y su proceso,...

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la iconConstruccion del saber

Del latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite al griego gignoskein, saber, reconocer Término final del proceso psicológico por el cual la iconEl término Casta procede del Latín ”Castus” y quiere decir ”puro”




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com