Y una nueva civilizacióN. (Parte I)




descargar 374.24 Kb.
títuloY una nueva civilizacióN. (Parte I)
página1/7
fecha de publicación03.08.2016
tamaño374.24 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7




HACIA EL CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO

Y UNA NUEVA CIVILIZACIÓN. (Parte I)
El hombre entra en conflictos por desconocimiento total de su real identidad.

Hombre conócete a ti mismo y todo lo demás te vendrá por añadidura”
¿Quiénes o que somos? ¿De dónde venimos, cual es nuestro origen, nuestra génesis? ¿Por qué y para que existimos? ¿Cuál es el sentido de nuestra existencia? ¿Para donde vamos? ¿Cuál es nuestro límite? ¿Tenemos una meta, un objetivo que cumplir? ¿Debemos obedecer a algunas leyes naturales? ¿Existen estas y como nos afectan? ¿Tenemos realmente libre albedrio cuyo límite depende de nuestras creencias, fe, sentimientos y seguridad?
Son todas preguntas a las cuales hasta el día de hoy solo se han dado respuestas vagas, muchos intríngulis filosóficos, argumentos con miles de aristas, nada concretos y las tantas que se postulan tampoco están avaladas y/o aceptadas unánimemente por toda la humanidad en conjunto. Lo peor, cada día surgen más, creando más divergencias, radicales enemistades y todo tipo de conflictos sociales.
¿Todo esto, por qué?
¿Porqué hay tan diferentes conceptos y teorías acerca de algo que nos debería unir a todos por igual y que debería entenderse como algo “sui generis” de la especie misma, como es la Vida, el existir de cada uno? ¿O acaso cada raza, población, comunidad humana tiene una esencia natural viviente, un Alma1, diferente a las demás?
Preguntas y más preguntas que trataremos de aclarar.
Es difícil comprender a veces el sentido y el significado de lo que es la Vida, porque como la tenemos tan “a la mano”, mientras la vivimos, que no nos damos tiempo para interpretarla debidamente. Todo marcha aparentemente normal hasta que alguna circunstancia se nos atraviesa y nos hace desviar del rumbo fijado y empezar a mirar hacia algo más trascendente. El vivir la Vida se nos manifiesta en infinitas formas, a cada momento debemos reacomodar, renovar, nuestras ideas, actitudes, sentimientos y emociones. Solo iremos sintonizando con el universo y nuestra naturaleza real, el Alma, en la medida en que vayamos ganando experiencias. Somos seres vivientes, es decir en permanente movimiento, inteligentes y con insospechables capacidades para evolucionar.
A propósito de intelecto la función de la inteligencia es análoga a la de la sensibilidad. El Alma intelectiva recibe las imágenes como los sentidos reciben las sensaciones; su misión es juzgarlas verdaderas o falsas, buenas o malas; y según cómo las juzga, las aprueba o desecha, las desea o las rehúye. Es, pues, la inteligencia, la capacidad de juzgar las imágenes que los sentidos proporcionan. Nadie podría aprender o comprender algo, si los sentidos no le enseñaran nada; y todo lo que se piensa, se piensa forzosamente como ideas. Mas el intelecto no tiene nada que ver con la imaginación: es el juicio emitido sobre los objetos de la imaginación, y los declara falsos o verdaderos, buenos o malos.

 
Como el acto de sentir es idéntico al objeto sensible, así el acto de entender es idéntico al objeto inteligible. Esto significa que cuando el intelecto comprende, el acto de su comprensión se identifica con la verdad misma, con el objeto entendido; más precisamente se identifica con la esencia sustancial del objeto mismo. Por lo cual dice Aristóteles2: "la ciencia en acto es idéntica con su objeto" o más en general, que "el Alma es, en cierto modo, todos los entes"; efectivamente, los entes son o sensibles o inteligibles y mientras la ciencia se identifica con los entes inteligibles, la sensación se identifica con los sensibles. 
Hay muchas ideas iguales con distinta trascendencia y consecuencia, porque estamos en un mundo donde prevalece el concepto materialista de “ver para creer” y la dualidad. En el enfrentamiento (la lucha) con la dualidad (de doble carácter), van pulverizando, apartando, escondiendo y alejando la sabiduría universal, el fiel de la balanza es cada día más difícil de equilibrar. En muchas filosofías hay incongruencia, falta veracidad. Hay muchas reglas distintas, diferentes a las sabidurías del conocimiento sobre nosotros mismos.
¿Es acaso tu ser, intelectual y sensorial, buen artífice (autor) de esta sabiduría o todo te ha sido inculcado? ¿Cuánto de lo que hay en tu bodega mnemótica es originalmente tuyo y cuanto te ha sido empotrado, incrustado? ¿Cuánto de lo que hay alojado en ese maravilloso archivador (la psiquis) has tenido oportunidad de filtrarlo, analogarlo, antes de permitir que se enquistara atiborrándote de creencias y conceptos? ¿Estás seguro que al aceptarlos y “apropiarte” de ellos son verdades “de facto”?
Hoy empiezan las personas a pensar en su comportamiento y participación en los acontecimientos de interés general. Se empieza a despertar conciencia en el amanecer de un nuevo milenio. Hay necesidad de informarse, instruirse, de “estar al día”. Los conocimientos no deben tomarse a la ligera, hay demasiada información. No se debe habituar (acostumbrar) hacia una sola tendencia.
El ser humano es polivalente, multifuncional, con capacidad para instruirse mejor en cualquiera de las artes y profesiones que ha ido creando, sin embargo nos guían hacia una inhumana estratificación cada vez más fragmentada y especializada, alejándonos de altruismos, del Amor al prójimo, de la sensibilidad social, la compasión, la bondad y tantos otros valores, dones y virtudes gratos y amables con una progresiva y digna evolución.

¿Qué parámetros establecidos hay para evolucionar? ¿Estamos regidos por leyes naturales o por las inventadas por nosotros? ¿El Hombre, como parte integral del Universo3, está obrando con respeto a esta y su propia naturaleza?
Los parámetros establecidos en el mundo material, las leyes del hombre, no son las que nos debieran regir, pero nos mantienen cautivos. La inteligencia no es inteligencia cuando es regida por otros, llámense reyes, gobernantes, dictadores. El intelecto, la inteligencia, es un don innato privado y muy propio de cada ser humano, bajo la responsabilidad y control voluntario de cada quien. No deberíamos permitir que nos la manejen por “control remoto”.
Hoy el actual sistema cultural, político y socioeconómico impide al hombre que su Alma evolucione y avance en experiencia, conocimiento y calidad de vivir la Vida, con todos sus atributos (dones y virtudes), vetando información sustancial.
Muchas cosas tienen que cambiar. El vivir la Vida está lleno de procesos importantes, no hay que sentirse derrotado. Hay que liberar todo lo que nos hace daño, lo superfluo, lo incomodo, lo pesado. Hay que empezar ahora mismo hacer aseo, limpiar, corregir, ordenarnos y equilibrarnos con nuestra esencia vital. El peor error que puede cometer el hombre es que una vez reconocido un error no se esté dispuesto a corregirlo. Un error solo es reconocible cuando aparece otra opción, otra alternativa, una propuesta diferente, ya que en ausencia de esta, el error seguirá siendo esa “sacrosanta verdad” que errónea y artificiosamente sostenemos.

Declaramos que somos soberanos de nuestros actos, sin embargo somos un libro abierto a las pasiones y el descontrol de nuestras emociones ante el más leve estimulo externo.
¿Entonces tenemos lo que nos merecemos por obvias razones, porque es lo que hemos permitido y aceptado? ¿Realmente hemos participado en la forja de los acontecimientos o nos fueron impuestos y estamos cosechando frutos de huertos ajenos?
Cada quien se forja su propio destino, su propia dicha o infelicidad. Hay que recordar que nadie en este planeta es mejor ni peor, psico-bio-energéticamente entendido, todos estamos en el mismo proceso de evolución. Caso contrario no estuviéramos aquí.
Liberemos todo lo que nos hace daño. Hay que empezar a descubrir que es lo que nos produce miedo, dolor, ya que ello será el causante de nuestras enfermedades y penurias. Para desarrollar una técnica de entrenamiento para ese desbloqueo es preciso dar una orden a la mente, determinando sobre lo que vamos a trabajar, seleccionar lo valioso y lo inservible. El trabajo es individual, todo está a tu disposición. Tenemos el poder de transformar nuestra Vida.
Empezar a entrenar la mente, tomando nuestras propias decisiones para que armonicen con nuestra Vida y sus actitudes. Es hacer un convenio tripartito Mente-Cuerpo-Espíritu. Pensamiento, Sentimiento, Emoción bajo el control de la Voluntad.
Cuando tengamos dominio sobre nuestra mente (pensamientos), nuestros actos dejarán de esclavizarnos. “Escuchad con el corazón, es allí donde nace la intuición”. El proceso de cambio solo podrá partir de nosotros mismos. Necesitamos mucha disciplina y voluntad para que podamos cumplir con nuestra misión.
Preguntémonos…
¿Qué estamos haciendo en la Tierra? ¿Hacia dónde encaminamos nuestras Vidas?
Si queréis seguir permaneciendo con vendas sobre los ojos, sin mirar para dónde encamináis vuestras Vidas, es vuestra decisión.
¿Estáis buscando refugio en placeres materiales?
Entonces vuestra felicidad va unida al fracaso porque habéis construido la Vida en límites externos, materiales, creando muchas expectativas en lo intrascendente, que al no cumplirse os causarán demasiados sufrimientos que obnubilarán desde la inquisidora razón, pasando por la instintiva e intuitiva analogía, hasta la multidimensional y holística sabiduría. Es decir estaréis afectando vuestros planos de la Conciencia; la Conciencia Consciente, la Subconsciente, el Inconsciente, el Supra consciente y el Penta consciente.
El que quiera vivir realmente, cuida y guarda la “llave” de su Vida y libera el cerrojo de obstáculos, de apegos, de sufrimientos. Sólo consigue Amor el que se libera a sí mismo. Solo puede Amar aquel que se hace y es Libre.
El cuerpo físico es el estuche del Alma donde se aprisionan los Egos, los defectos. Es de valientes enfrentar el reto y liberarse de esas prisiones.
Nos han dotado de una casa que es nuestro cuerpo, cuidémosla. Somos una máquina perfecta, perfectamente sincronizada. Hemos recibido las credenciales que son nuestra identidad, como poseedores de naturaleza individual para que podamos cumplir con la misión de nuestras Vidas, medrar.
Se nos ha dotado de una preciosa Vida para que la disfrutemos con Amor y alegría. La Vida es perfecta y los dones y virtudes sus mejores atributos.
Sin embargo, ¿sabemos (conocemos y entendemos) nuestra misión (finalidad, objetivo)? O en otras palabras: ¿hacemos algo para que efectivamente nos hagamos libres? ¿Ganarnos esa Libertad?
Recordemos las consejas de un Gran Maestro; “Estas enseñanzas os hará libres”. ¿Las hemos seguido?
La finalidad es avanzar hasta llegar a la consciencia de saber que todo lo debemos trascender. El individuo al conectarse con su ser interno, descubrirá su verdadera esencia. Podrá empezar a vislumbrar porque “El micro universo es a imagen del macro universo”. Concluyendo que forzosamente debemos evolucionar, integrarnos más estrechamente con toda la omnipresente naturaleza espiritual Divina (Acercando e integrando -“Espiritualizando”- nuestra Alma).
La espiritualización del Alma significa precisamente sutilizar, trascender nuestro concepto de existir materialista y “desmaterializarnos”, trascenderlo de lo material, posesionándolo tal como le corresponde en el multiverso y eterno mundo invisible. Así como se tienen obligaciones materiales, así también se tienen obligaciones sutiles (almicas, celestiales, espirituales). El que se niega por negligencia a la evolución está retardando o aniquilando su avance, su Vida.
Se aproxima un cambio, una nueva edad, una nueva época; esta etapa es parte del proceso de aprendizaje del hombre; es el punto preciso, para quienes en y con la Vida están cometiendo errores. Errores de identificación, comprensión y valoración de sí mismos.
El gran evento, acontecimiento importante e inminente, el gran cambio de los conceptos y criterios sobre la Vida se aproxima. A lo largo de la historia fue y ha sido esta animosa Esencia Vital, desconocida por la poca importancia que el hombre le ha dado a los procesos de cambios más trascendentales en su evolución, en su transformación, la única que realmente a permitido la preservación de la especie.
Nuestra especie ha olvidado su origen, hemos hecho caso omiso a los llamados instintivos de la sobrevivencia y la integralidad. No hemos atendido la voz de la Conciencia. Estamos estancados, atascados en una cultura inhumana, una “civilización” antinatural. El retorno hacia nuestra evolución se está haciendo demasiado lento, se pierde mucho esfuerzo en lo intrascendental. El tiempo y la oportunidad apremian, es ahora y debemos aprovecharla para dejar huella a las futuras generaciones.
Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha hecho de su Vida una total confusión. Hay desprecio e ignorancia por la Esencia Vital, porque no se permite interpretar significativamente al Alma, desviando y fascinando la atención en lo material. Sin llegar a entender cuan cerca está nuestro máximo tesoro, nuestra RIQUEZA ABSOLUTA: “Más cerca de vuestras manos y pies, más cerca que vuestro aliento”. Debemos aprender a mirarlo con los ojos de la inocencia (Pureza) de los infantes. “Haceos como niños
No se llega a la Tierra a explotar y a atacar a otros, donde unos luchan por morir y otros por sobrevivir. Ignora el hombre que el Planeta es un complejo campo de información pletórico de actividad y permanente movimiento. Un gimnasio, el aula obligada de estudio, donde debemos aprender las lecciones necesarias para la evolución, es aquí donde el medio nos empuja a crecer. Hoy ese medio nos exige un cambio.
La cultura ha maquillado el conocimiento. Hay demasiado maquillaje para nosotros, el maquillaje es un disfraz. Disfrazamos el cuerpo, disfrazamos el Alma, la verdad, la sabiduría están disfrazadas.

Envolvemos el cuerpo en telas de colores, envolvemos el Alma en velos de ignorancia. Insensatos somos al creer que podemos disfrazar la verdad, porque ella permanece incólume (ilesa, libre de daño) en el corazón de cada ser, más grita permanente e incansablemente por auxilio, por llamar la atención y son muy pocos quienes acuden a su llamado. Muy pocos. Pero cada día que pasa seremos más.
Nuestros movimientos son relativos, el tiempo es relativo, está en la mente, cuando expresamos pasado, presente y futuro, todo es ahora. La teoría del hombre es cuerpo-tierra (un vivir material), aunque los cuerpos son iguales en su composición, son diferentes en evolución. A partir del mundo terrenal las fuerzas están dirigidas al magnetismo (fuerza de atracción). El corazón, es la fuerza de atracción más poderosa, centro gravitacional de la vitalidad. El Centro (chakra) Cardiaco.
La mente es un regulador. La elevación, el estancamiento o la degradación están en tu mente. El camino hacia la evolución (transformación), se hace tan largo o corto como lo queramos.
El hombre permanece gran parte de su Vida cuidando su estatus social, su condición material e intelectual, crea y forma necesidades tratando de mantenerse para que la sociedad no lo margine. En esa desazón, en esa ilusión va transitando el hombre caminos espinosos, creando un mundo de irrealidades. Saturando cada vez más su bio-campo con información desnaturalizadora que solo le acarreará dolorosas enfermedades.
El hombre es libre desde el momento en que aprende y sabe familiarizarse con la naturaleza, la humildad, la necesidad, todo lo que el hombre crea, fabrica fuera de sí, materialmente, es transitorio, tiene fin. El trabajo es interno.
En esta etapa de la Vida Planetaria mirad a vuestro alrededor, todo es efímero. Observad que todo se va diluyendo lentamente, la única luz eterna es la del Alma espiritualizada, todo depende del grado de Conciencia, a medida que se va acrecentando el poder interior, se darán cuenta que todo en el pluridimensional multiverso es renovación, movimiento.
  1   2   3   4   5   6   7

similar:

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconSer padres es una nueva y maravillosa situación que cambiará radicalmente...

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconLos enigmas de la civilización egipcia
«la obra de erudición más importante de este siglo que exige una revisión total de la concep­ción que el hombre moderno tiene de...

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconEstudios sociologicos en torno al deporte, la violencia y la civilizacion
«simple juego», sino una industria del deporte que ha crecido hasta tener gran importancia a nivel nacional. 132

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconCuestionario Es una forma, aspecto o posición anormal de una parte...

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconActividad antibiótica de una nueva cepa de

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconAnticancer, una nueva forma de vida

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconEl alba de una nueva era: Esclavitud Total

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconUna nueva convergencia tecnológica cambiará a la sociedad en 2020

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconFracasó una licitación clave de la nueva ley de medios

Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconObtener la mejor calidad de un forraje puede ser una tarea difícil...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com