Pablo Neruda




descargar 228.9 Kb.
títuloPablo Neruda
página1/7
fecha de publicación04.08.2016
tamaño228.9 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7
Isla Negra 9/350

casa de poesía y literaturas

junio – 2013-

suscripción gratuita. Lanusei,Italia Dirección: Gabriel Impaglione.

Publicación inscripta en el Directorio Mundial de Revistas Literarias UNESCO

Miembro fundador del Movimiento Poético Mundial

revistaislanegra@yahoo.es - http://revistaislanegra.fullblog.com.ar - http://revistaislanegra.wordpress.com/


Cuántas abejas tiene el día?
Pablo Neruda



Francisco Pérez Perdomo

Boconó, Venezuela – 1930 – 2013

Yo tenía siete años
Yo tenía siete años
y jugaba papagayos en las colinas
cercanas de mi casa.
Al atardecer, mi madre
me sentaba sobre sus piernas
y en voz alta y lastimada
me leía un poeta romántico.
El poeta sollozaba a la luz de la luna
y hablaba de las regiones
oscuras de la muerte.
Yo casi no entendía
pero sin embargo se me iba haciendo
un nudo en la garganta.
La voz de mi madre, trémula,
a ratos se quebraba.
Nos afligíamos en aquel largo corredor
hasta bien entrada la hora del crepúsculo,
cuando alguien
silenciosamente en los rincones
comenzaba por encender las lámparas.
Mi padre, campesino, sólo parecido
a sí mismo, vigoroso,
se paseaba por el corredor con pasos sosegados
y miraba a lo lejos, en pantalla la mano
sobre los ojos,
como si a lo lejos el destino atisbara.
Mi madre perseveraba en su nostalgia.
Y soñaba.
-No, no Juan, el mundo es otra cosa.
Y mi padre seguía mirando fijamente
un punto remoto en lontananza.
El destino para él no podía estar
en otra parte.
Y por la línea del horizonte
caminaba al revés
y muy adentro entonces a sí mismo se miraba.

Las palabras por sí solas carecen de ciudadanía. Su valor radica únicamente en todo aquello que se les coloca adentro. La vaciedad del verbo en un escrito, lejos de denotar que el verbo esté vacío, denota por el contrario que lo que está vacío es el cerebro del que lo maneja a su albedrío.” Elías Castelnuovo

Roberto Jorge Santoro

Buenos Aires, Argentina - 1939- detenido-desaparecido por la dictadura en 1977.
Canto a la esperanza


Andaba yo desnudo de mí
perdido en la lluvia del olvido,
de barco navegando por las plazas,
dormido el pecho,
su gorrión descalzo
y tuve que llevarte a la palabra,
ponerte en posición de vuelo,
a veces de bufanda
rueda azul
andaba
te seguía
mi muerte con su forma de guitarra
y tuve que ponerla en la memoria
como se pone un hijo
con esa rabia dulce
mitad de mí
agua del aire
andaba así
de loco en el olvido
de furia que quiere reventar por el costado
y un día de tanto nombrarla
la encontré,
se la llevé a mi madre,
la puse en el saludo,
la compartí como un pan con mis amigos,
la arrastré hasta el remolino del amor
allí donde los ríos tienen un mismo nombre,
para que entendiera de una vez por todas
que era nuestra,
para que nunca se olvidara de este país enorme,
de esta ciudad,
su ternura abandonada en los portales,
le dije algunos versos,
le puse el corazón como una hoguera,
me la bebí de cabo a rabo,
le enrosqué la cola en mi solapa,
me di el gusto de agarrarla de la mano
y hoy la traigo aquí,
pero si un día se llega a volar porque fallamos
si se escapa esta rabia que llamamos esperanza,
si un día se va,
yo crucifico al amor
y después de enterrar a mis hermanos,
me voy con el tranvía de la muerte
a clausurar mi corazón en una plaza.

Eugénio de Andrade

Póvoa de Atalaia, Portugal – 1923 –2005
Despedida

Colhe
todo o oiro do dia
na haste mais alta
da melancolia.
          De Ostinato Rigore (1964)

Paulina Vinderman

Buenos Aires, Argentina - 1944

10
El hombre de maíz diría que el espíritu de
la palmera enferma se adueñó de mí.
Y que debo dedicarle la nube del próximo poema
en que aparezca la palabra nube.
Le pregunto por la tristeza.
Dice que debo acomodarme al viento de la vida.
Y que le cante en rima a mi raíz.
Porque a la suya —la de la palmera— le cantará
la tierra, la cobijará como me cobija el día que se va,
página a página, cobalto sobre blanco, como el recuerdo
de esa foto mojada por la lluvia que cerró el incendio.

-Bote negro (2010)

Thelma Nava

México

Ellos llegan de noche
¿La poesía? Un caracol nocturno

en un rectángulo de agua.

José Lezama Lima
Los saqueadores atisban detrás de los espejos.

Oleajes transparentes asoman en la noche

sus conchas irisadas, caracoles ocultos, corales

fantasmas.
Los pasos voluptuosos recogen las arena nocturnas,

la intimidad de la palabra secuestrada.

Vienen y van, navegantes de las altas mareas,

origen de la vida, gozo imperfecto.
No son ellos los oficiantes, los creadores de imágenes.

No volverán, pero su huella en los tapices

te dará la certeza de su extraña presencia.
Poemas para “Cuadernos de Caridemo”

Para volver al mar

  1   2   3   4   5   6   7

similar:

Pablo Neruda iconManual de Biología 1 año Bachillerato Liceo Pablo Neruda

Pablo Neruda iconCromosoma 4 pablo pérez 21A

Pablo Neruda iconEscuela de Psicología Prof. Pablo Andueza

Pablo Neruda iconPara Pascual, Andrés, Pablo y Javier

Pablo Neruda iconPara Pascual, Andrés, Pablo y Javier

Pablo Neruda iconLo real, lo imaginario, lo simbolico pablo Cazau

Pablo Neruda iconPablo Mones • +5982-4105163 Inglés / Español

Pablo Neruda iconNombre Pablo González Cueva Fecha de nacimiento

Pablo Neruda iconEn las alocuciones de san juan pablo II a la rota romana

Pablo Neruda iconCentro Bachillerato Tecnológico industriales y sus servicios No 166 “Pablo Torres Burgos”




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com