El programa No es Fundamental 113




descargar 0.83 Mb.
títuloEl programa No es Fundamental 113
página3/29
fecha de publicación20.01.2016
tamaño0.83 Mb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Ley > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   29

PORQUE NO PODEMOS IGNORAR LOS HECHOS ANECDÓTICOS

Una anécdota es una experiencia personal. El culturismo está plagado de este tipo de experiencias anecdóticas, o como a algunos de nosotros de forma cariñosa nos gusta referir, “Bro-Science” (ciencia del hermano). “Bro-Science” es cuando una pretensión es correcta solo porque funciona para la persona que la proclama. O porque lo ha visto trabajando con, por ejemplo, 10.000 clientes que el ha entrenado en los últimos 50 años.

Bro-Science también se aplica a todos aquellos buenos tipos que saben lo que verdaderamente funciona: que has de hacer 50 series para conseguir que tus bíceps crezcan, que las mujeres han de hacer altas repeticiones para tonificar, y que cuando estás a dieta para competir no puedes consumir lácteos porque te tapan. Ya sabes – Bro-Science.

Todo ello se justifica porque el Bro (el tipo) en cuestión se verá fantástico, tendrá buen físico, y probablemente a menudo entrene a gente que también se vera bien. Obviamente, todo esto se pasa por el forro el método científico y cualquier atisbo de lógica, pero este es el estado de la industria del fitness: lo que aparentes físicamente importa más que lo que sepas. En la mentalidad de mucha gente, la apariencia física equivale a conocimiento. El “Bro” es un experto porque tiene una buena apariencia física y porque sus clientes (algunos) lucen bien, también.

Bien, espera un segundo. ¿Porque es este un mal argumento? Si un tipo a logrado un alto nivel, obviamente está haciendo algo bien. Y un tipo que entrena a muchos clientes puede estar en lo cierto, ¿no? Quiero decir, que obtiene resultados. ¿Cuál es el problema con los hechos anecdóticos, entonces?

La Lógica del Ejercicio

El gran problema es que los hechos anecdóticos no han sido probados de forma rigurosa. A menos que algunos pasos sean controlados para minimizar las interferencias, vas a estar lidiando con un montón de variables que crearan confusión y que van a sesgar la posible causa-efecto que estés tratando de dilucidar. Lo que creas que puede ser la causa puede no serlo – por tanto puedes estar dando crédito a algo de forma errónea.

Por ejemplo, la investigación científica nos dice que no puedes reducir la grasa de forma localizada – no puedes perder grasa de una parte corporal por el mero hecho de ejercitar esa parte. Esto significa que hacer 1000 repeticiones de ejercicios de abdominales cada día no es el camino adecuado para conseguir una tableta de abdominales bien dibujada. De hecho, el cuerpo usa la grasa de un modo pre-programado, y no puedes hacer nada para cambiar eso. Pierdes grasa de las zonas que tu cuerpo quiere perder grasa.

Entonces viene un “Bro” y dice que has de trabajar la zona media mientras haces dieta de competición para lograr perder la grasa de la zona de la cintura. El sabe todo esto porque lleva compitiendo más de 20 años, y siempre sale a competir con abdominales totalmente recortados. El y todos sus clientes hacen eso, y siempre se ven bien.

¿Quién está en lo correcto?

A menos que nuestro “Bro” posea un control explícito de todas las variables y mantenga un registro meticuloso de todo ello, no puede saber a ciencia cierta que trabajar los abdominales es lo que causa la pérdida de grasa de la zona de la cintura. Piensa en todos los factores que pueden tener cierto impacto sobre el resultado.

Estando a dieta de competición, los culturistas tienden a llevar una dieta muy dura a fin de obtener un físico muy magro. Incluso si la zona media se resiste a la pérdida de grasa, acabará por desaparecer bajo este tipo de dieta. ¿Realmente ha probado a realizar una dieta de este tipo sin ningún tipo de trabajo abdominal para poder valorar las diferencias?

La atención extra hacia determinados músculos puede lograr que estos resalten todavía más. Un músculo que recibe más atención en el entreno va a crecer más y a estar más apretado/tirante en estado de reposo. Esto se hará incluso más apreciable si fuera de temporada no presta ningún tipo de atención al trabajo abdominal. ¿Ha tenido este factor en cuenta?

¿De que modo determina la importancia de todos estos factores? ¿Ha tomado medidas bien realizadas de contorno de cintura y pliegues de la piel y los ha comparado con los obtenidos cuando no hace trabajo abdominal, o solo se guía por el espejo?

Para el caso, ¿Cómo puede estar seguro de que no tiene suerte en la genética que posee acerca del acúmulo de grasa, de modo que puede perder grasa abdominal con relativa facilidad?

¿Y que tenemos que decir acerca de sus clientes? ¿Funciona su sistema con todos y cada uno de ellos, sin excepción? ¿Que sucedería si al contemplar de forma más detallada el problema, nos percatamos de que sólo un puñado de ellos tiene buenos abdominales, mientras que el resto no parecen mejorar apenas? Recuerda que las excepciones a la regla son justamente eso.

¿Sigues estando seguro de que ese enfoque realmente funciona?

Sin conocer nada de todo esto o tomar las medidas necesarias para controlar este tipo de problemas, decir que tienes que trabajar los abdominales durante la dieta de pre-competición para deshacerte de la grasa es una completa suposición. No existe absolutamente ningún argumento específico que de soporte a esa suposición. La única evidencia es el hecho de que este tipo trabaja los abdominales mientras va perdiendo grasa al mismo tiempo. De ahí, acabó por asumir que el trabajo abdominal provocaba pérdida de grasa.

La Lógica del Ejercicio

¿Empiezas a ver el problema? Hay mucho más en todo esto que un puñado de hechos anecdóticos. Por desgracia, este tipo de razonamientos los podemos constatar continuamente en el mundillo culturista y del fitness. No se trata solo de los resultados – se trata del camino que quieras recorrer para conseguir estos resultados. Cuando das crédito a posturas equivocadas y confías en las explicaciones de los “Bros”, tiendes a hacer las cosas mal. Solo porque un reloj estropeado de bien la hora 2 veces al día, no significa que todo el día sean las 6:45h.

Esta es la diferencia entre correlación y causalidad. El “Bro” de antes logró buenos resultados mientras hacía mucho trabajo abdominal, pero esa no fue la causa de sus buenos resultados. Solo porque X suceda al mismo tiempo que Y no significa que X cause Y. Si sigues el consejo del “Bro” y no haces ninguna de las cosas que generan sus resultados, ¿Te imaginas que sucederá? Seguirás con tus michelines.

Considera las implicaciones de este ejemplo. Si vas diciendo a la gente que tienen que trabajar sus abdominales para perder la grasa, ¿Te imaginas lo que van a hacer? Irán al gimnasio y machacaran sus abdominales hasta el infinito absolutamente todos los días de la semana. ¿Qué sucederá cuando no obtengan su deseada tableta de abdominales? ¿Crees que pensarán que no están haciendo lo correcto? Seguramente no. Creerán que no están entrenando lo bastante duro, y añadirán todavía más trabajo abdominal.

¿Por qué todo esto? Por falta de contexto. Es normal creer que estás haciendo lo correcto, y por tanto es natural asumir que es cuestión de poner más empeño en ello. ¿Cuanta gente crees que parará para reflexionar sobre ello y empezarán por cuestionarse si están haciendo lo correcto?

Esa es la mentalidad que necesitas. No solo pensar en el resultado final, sino en el proceso que te lleve a ello. ¿Cual es tu objetivo y que tipo de acciones vas a llevar a cabo para lograrlo? ¿Aquello que estás haciendo ahora te está acercando verdaderamente a tu objetivo, o solo lo supones?

Si resulta que eres el tipo de persona que solo se basa en resultados, quizá no te importe – mientras tu programa y dieta funcione claro, que es lo que de hecho esta haciendo que funcione dicho programa y/o dieta. Hey, ya es bastante. No todo el mundo va a tener porque importarle el “porque”. Sin embargo, una advertencia: si vas a dártelas de experto por ahí, entonces deberías prestarle algo de atención a los “como” y los “porque”. No es cuestión de “buenas maneras”, es cuestión de ser competente.

Peor aun, este tipo de personas tratan de supeditar la ciencia a sus ideas. No me importa cuanto tiempo lleves entrenando a gente – si no prestas la atención correcta a la investigación científica. Hasta donde yo se, 20 años de experiencia entrenando gente no equivale a experiencia con el método científico.

Si todo esto esta mal ¿porque nadie advierte a estos personajes? La misma respuesta de antes: esta clase de “expertos” a menudo tienen clientes con buen físico. O bien pueden señalar a alguien, probablemente a si mismos, que este grande y recortado, y que entrene del modo que promulgan. El negocio del Fitness es el único campo de conocimiento donde el “Eh, mira que grande estoy!” puede ser tomado como un argumento válido.

Lo que sucede es que tanto el “Hulk” grandote y definido como la super-chica modelo fitness sin grasa tienden a obtener buenos resultados a pesar de lo que hagan. No estoy diciendo que no entrenen duro, solo que son el prototipo de individuo que obtienen los mejores resultados del entrenamiento. Esto puede ser causado por factores psicológicos – los deportistas de más éxito también suelen ser los que tienden a entrenar más duro, hasta el punto de poder llegar a ser individuos obsesivos con el entreno y la dieta.

Existe también un componente físico. Un tipo de 1,60m con estructura ósea pequeña, jamás será tan grande como uno gigante de 2 metros, con independencia de lo duro que entrene. Además de la complexión física sabemos de la existencia de la tendencia genética a construir músculo y ganar poca grasa. Dado este hecho, incluso tipos con idéntica complexión física pueden acabar viéndose muy diferente, incluso haciendo exactamente lo mismo. Lo

La Lógica del Ejercicio

mismo sucede con las mujeres; hay chicas con un físico genial, musculatura y poca grasa que a menudo están así por razones que poco tienen que ver con su entreno o dieta.

Finalmente existe el factor de los esteroides anabolizantes. Lo he puesto al final porque, paradójicamente, no es tan relevante, pero al mismo tiempo, es el más importante aquí. Los culturistas usan drogas, y cuanto más grandes y recortados están, más probable es que estén usando. Las drogas no hacen al atleta, y ciertamente no eliminan la necesidad de entrenar duro en el gimnasio, da igual lo que hayáis oído al respecto, pero elevan el listón del límite de lo posible. Los esteroides no garantizan que llegues a la cumbre de la montaña, pero hacen que la subida sea más productiva.

Bien, pues aquí es de donde partimos. Si eres una especie de “Hulk” grandote o una chica de figura impresionante, entonces es probable que muchos de los factores antes descritos te sean aplicables. Si eres un tipo escuchimizado tratando de ser un gran “Hulk”, o una mujer con sobrepeso tratando de ser más sexy, es igualmente probable que carezcas de alguno o varios de los factores descritos con anterioridad. De ahí proviene la disparidad. Seguir el programa de entrenamiento del “tipo grande del gimnasio” no significa necesariamente que te vayas a convertir en el. Hacer lo que hace la estrella sexy del fitness no significa necesariamente que te vayas a ver como ella. Puedes copiar el programa de entrenamiento y la dieta, pero no puedes copiar el resto de factores que le han hecho llegar al éxito.

Para nosotros, los meros mortales, debemos fijarnos en los promedios, las cosas que sabemos que causaran cambios positivos si los hacemos, si deseamos lograr resultados.

Si todo esto que te he dicho no es suficiente como para convencerte, entonces piensa en esto: Por todos los “tipos grandes del gimnasio” que entrenan del mismo modo, con la típica rutina dividida de 100 series a 8-12 repeticiones, ¿cuantos tipos enclenques encuentras haciendo exactamente lo mismo sin obtener resultados apreciables? ¿Cuantas chicas pasan horas interminables en la cinta ergométrica y entrenando a altas repeticiones para “tonificar” sin obtener buenos resultados de todo ello? ¿Cuanta gente hace todo esto sin obtener resultados? En todos los gimnasios comerciales a los que he ido alguna vez, me habré topado entre 1-5 chicos verdaderamente grandes, quizá el doble o triple de chicos con físicos “respetables”, y el resto de tipos del gimnasio apenas si parecía que entrenasen. Imagino que habrás tenido el mismo tipo de experiencias. Entonces, si el tipo de entreno que te hace crecer es el que todo el mundo conoce (dividida, mucho volumen, baja frecuencia), ¿porque no esta todo el mundo grande y cachas? O delgadas y sexys? Obviamente este razonamiento no es incuestionable, claro; Sencillamente digo todo esto porque quiero que te des cuenta de que no puedes basarte solo en la experiencia de los casos anecdóticos y aislados para aplicarla a ti mismo.

Dicho todo esto, no voy a descartar los hechos anecdóticos por diferentes razones. En aquellos puntos en los que la investigación científica no ha dado todavía respuesta, podemos usar los hechos anecdóticos como información adicional con el fin de completar las lagunas de conocimiento que todavía quedan, y extraer conclusiones razonables. Podemos también usar los hechos anecdóticos para enfatizar las conclusiones de la investigación científica; El protocolo actual de trabajo que estas realizando en el gimnasio puede ser tan creativo como dictamine la ciencia. Esa es la función de los hechos anecdóticos.

Soy de la opinión que un protocolo de trabajo que provenga de hechos anecdóticos puede ser muy viable. Sin embargo, una interpretación de la ciencia basada en hechos anecdóticos no será útil. ¿Cual es la diferencia pues?

Cuando hablo de protocolos, hablo de recetas. Tomas los ingredientes, sigues las instrucciones para la preparación y obtienes el producto final. En este sentido, estoy hablando de un programa de entrenamiento, una dieta o cualquier combinación de ambas. Este es tu protocolo, y puede ser efectivo incluso aunque las explicaciones de porque funciona el mismo sean incorrectas y una pura basura. Carece de importancia que creas que las hadas del horno hacen que el pan crezca; mientras obtengas una buena hogaza de pan, el protocolo /receta es efectivo.

Un buen número de los resultados que la “gente experimentada” obtiene son debidos a esto, incluso aunque no se den cuenta de que es así. No poseen una base realista del programa, solo saben que “funciona”, pero para un montón de personas eso es suficiente. Suponiendo que funcione, claro.

Si siguen un estilo de entreno que está en desacuerdo con lo que la ciencia determina, y obtienen resultados notables, entonces ¿porque no está la ciencia equivocada? Volvemos aquí a la discusión previa: no podemos pretender que funcione sin cargarnos los números. Lo más probable no es que la ciencia este equivocada – sino que sea mal interpretada.

El problema viene cuando el “Bro” de turno trata de abarcar más de lo que puede y mete a la ciencia en todo esto. Una cosa es proponer un sistema de entrenamiento efectivo, y otra muy diferente es hacer declaraciones presuntamente científicas, o interpretar la investigación científica de forma y modo que de soporte a sus exposiciones o ideas. Esto también se conoce como: “tratar de meter con calzador”. En el peor de los casos, es una apelación completa a la autoridad – si no posee un cierto bagaje científico, da igual lo bien se le vea. Sus abdominales, sus brazos de 50cm y sus trofeos de culturismo, no le proporcionan suficiente autoridad para hablar sobre ciencia. Esto no significa que no pueda tener buenos resultados – solo significa que no esta cualificado para hablar sobre ciencia, y de cómo encaja en todo esto.

Peor que un “Bro” es cuando topas con alguien que usa “ciencia” y “Bro-ciencia” a su antojo. Este camaleón sacará siempre a relucir la ciencia, citando un puñado de estudios y habitualmente interpretándolos de forma bastante pobre. Pero fijaos en lo que sucede! Cuando alguien mejor informado sobre investigación científica viene y señala los errores del “camaleón”, entonces este reacciona “cambiando de colores”. Ahora la ciencia ya no importa, porque el ha hecho las cosas que ha expuesto anteriormente, y además, lo ha visto en 500 de sus clientes. Muchos de estos clientes han estado participando en las Olimpiadas… y todo ese rollo.

No es del todo imposible controlar en cierto modo las evidencias que se pueden extraer de hechos anecdóticos. Esto viene a ser una especie de “ciencia de gimnasio”, donde se puede usar un enfoque científico a pesar de no estar en un laboratorio. Esto es algo posible sobre todo para entrenadores y preparadores que poseen una base de clientes extensa para poder trabajar.

Tengo que recordar, a pesar de todo, que esta forma de trabajo no es infalible: he visto un puñado de “Bro-entrenadores” que usan un enfoque pseudo-científico, picoteando resultados de otros estudios para dar apoyo a sus propias creencias. Cualquier enfoque de este tipo debe “ser tomado con pinzas.”

“Bro-Laboratorios” tienden a mantener en secreto sus métodos y resultados, y francamente me niego a creer a nadie en esta industria del fitness sin datos concretos y una fuerte evidencia científica detrás que lo respalde. Incluso en ese caso puede ser una patraña. Es un triste estado de las cosas, pero la realidad es que las personas se equivocan, e incluso pueden llegar a mentir. Incluso en el mejor de los escenarios, los hechos anecdóticos poseen una validez muy débil. Si el tipo en cuestión admite éste hecho, mejor para él.

Con la investigación científica publicada, existe la transparencia. Puedes saber cómo se ha realizado el experimento y puedes revisar todos los datos que se han obtenido al respecto. Esta es la razón principal por la que la investigación científica es prioritaria; la investigación es transparente y puede ser verificada por una entidad independiente. Puede contener defectos, pero estos defectos están expuestos a todo el mundo.

En ocasiones la gente hará las cosas porque “así es como se han hecho siempre”. Es un círculo cerrado, y debes estar alerta frente esto. Algunos tipos por casualidad hacen cosas efectivas; a veces las hacen porque no conocen nada diferente. Una cosa es basar tus razones en resultados. Otra cosa es hacer eso solo porque “todo el mundo lo hace”

Una tendencia habitual entre los Bro-entrenadores es la de solo dar a conocer sus propios éxitos; pero presta atención a su porcentaje de fracasos. Si tienes a un entrenador famoso que ha entrenado a un montón de tipos conocidos y ganado un buen puñado de trofeos, eso esta genial – pero la competencia como entrenador no se mide por sus mejores resultados. Si tiene un 98% de fracasos porque resulta que su estilo solo se ajusta a un 2% de los individuos con los que trabaja entonces no es tan efectivo – da igual lo bien que se vea ese 2%. Son los también conocidos como “picadoras de carne”. Les “meten tanta caña” como pueden y esperan obtener buenos resultados de ello. Si no es capaz de adaptarse para obtener resultados con una mayoría de personas, entonces, el puñado de tipos (2%) con los que obtiene éxitos no es representativo de su grado de competencia.

A pesar de todo, no es todo blanco o negro. Si bien es cierto que no doy la misma importancia a un hecho anecdótico como a la ciencia, no significa que directamente deseche los hechos anecdóticos. Hay que tomar nota de ello por lo que es, y darle un uso apropiado. Mi forma de actuar al respecto es la siguiente: si puedo hacer que encaje dentro de lo que la ciencia describe, y puedo establecer una conexión entre el hecho anecdótico y los resultados científicos, entonces tomo la anécdota en consideración. Sino se puede, probablemente se deba a su propia naturaleza: Bro-Ciencia.

Guste o no, las creencias populares de culturistas han tropezado con algunas ideas interesantes, y sino disponemos de búsqueda científica al respecto, no podemos dejar de lado este tipo de creencias. En realidad, si echamos un vistazo a algunas de estas creencias dentro de un contexto adecuado, suelen encajar con aquello que ya conocemos gracias a la ciencia. Ahí es donde ser capaz de analizar las cosas de forma inteligente juega un papel importante.

Cuando los hechos anecdóticos están en desacuerdo con lo que la ciencia describe, hay algunos pasos que debemos realizar. Lo primero es considerarlo todo desde un punto de vista racional. ¿Verdaderamente la ciencia esta en desacuerdo, o solo lo ha parecido tras echarle un primer vistazo? Algunas veces puede parecer que se contradicen cuando en realidad existe un malentendido. Volvamos al argumento anterior de la pérdida localizada de grasa para poder ver esto que acabo de comentar; si no controlas adecuadamente tu experimento, no puedes estar seguro de que lo que crees ser la causa de crear determinado efecto, verdaderamente lo sea. Lo que tomas por sentado como causa de algo, puede que no sea la verdadera causa.

Si el hecho anecdótico sigue sin encajar, entonces trata de analizar la información de una forma más útil. Si alguien te habla de “tonificar tu tren inferior”, ¿vas a usar una “rutina de tonificación” y empezar a hacer 20repeticiones por serie? Yo no lo haría si fuera tú. Lo que puedes hacer, sin embargo, es concentrarte en perder grasa para deshacerte de la grasa acumulada. Debes ser capaz de traducir la Bro-charla en términos realistas y prácticos. Busca el verdadero significado y no solo lo que diga.

Y por supuesto algunas veces la basura es basura; si tras analizar algún tipo de creencia, esta no pasa la revisión a la que la sometes, puedes tirarla a la basura, sin más.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   29

similar:

El programa No es Fundamental 113 iconEl principio bioético de no maleficencia es la base de toda la ética...
«no matarás», que viene siendo el eje fundamental de la norma legal que defiende la vida y su protección. El respeto a la vida es...

El programa No es Fundamental 113 iconBq-113: Digestion y Absorcion de los Hidratos de Carbono

El programa No es Fundamental 113 iconM anual de Criminología General, Dr. Américo Herasme Medina, Pág. 113 y 114

El programa No es Fundamental 113 iconIvan Dario Ingeniero: Residencia transversal 39 Nº 72-113. Edificio...

El programa No es Fundamental 113 iconTesis fundamental

El programa No es Fundamental 113 iconExamen de psicopatología fundamental

El programa No es Fundamental 113 iconExamen de psicopatología fundamental

El programa No es Fundamental 113 iconTeología moral fundamental y bioética

El programa No es Fundamental 113 iconNo es fundamental, por lo tanto, puede no existir

El programa No es Fundamental 113 iconSecuencia de aprendizaje III: la célula como unidad fundamental de la vida




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com