A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX




descargar 3.68 Mb.
títuloA la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX
página10/121
fecha de publicación26.10.2015
tamaño3.68 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   121

Todas estas cosas están formadas de materia y energía. ¿Y de donde vino todo esto? ¿Como empezó todo y todas estas cosas maravillosas de la vida y la naturaleza? Los científicos evolucionistas nos dicen que todo vino de la nada. ¡Sí! ¡De la nada!

Eso es lo que se les está enseñando a sus hijos, sus amigos y demás seres queridos; pero yo creo que usted tiene derecho a saber los hechos y por eso en este capítulo, veremos brevemente lo que los científicos evolucionistas enseñan acerca del origen de la materia, las estrellas, las galaxias, y los planetas. Además, le daremos razones científicas bien fundamentadas sobre por qué sus teorías cosmológicas, son incorrectas. (Cosmología es la ciencia que estudia las teorías acerca del origen de la materia y los objetos celestes).

1. LA TEORÍA DEL BIG BANG (LA EXPLOSION MASIVA).

La teoría del Big Bang es actualmente aceptada por la mayoría de los científicos. Esta teoría dice que una gran cantidad de la nada, decidió en un momento, condensarse apretadamente, y después de explotar, transformarse en moléculas de hidrógeno y Helio, que en forma gaseosa, fueron lanzadas en grandes cantidades al espacio, fluyendo libremente y sin estorbo o fricción alguna, para finalmente, después de organizarse y seguir transformándose en otros elementos, formar todas las galaxias, estrellas, planetas y lunas que hoy existen. Todo esto suena tan sencillo, y justo como lo encontraríamos relatado en una novela de ciencia ficción. Pues bien, sépase que eso es todo lo que esta teoría es: ciencia ficción.

¿DE QUÉ SE TRATA?

LOS ORIGINADORES. En 1872, un Belga llamado *George Lemaitre concibió por primera vez la idea original, y posteriormente, en 1948 *George Gamow, R. A. Alpher, y R. Herman, inventaron el modelo básico del Big Bang. *Gamow, un científico renombrado y escritor de ciencia ficción, fue quien le dio su nombre a la teoría y quien la popularizó usando una entusiasta publicidad y elaboradas caricaturas que ilustraban los detalles de sus ideas. Las caricaturas le ayudaron importantemente a venderles su teoría y así, logró convencer a buen número de científicos. (*Isaac Asimov, Asimov’s New Guide to Science, 1984, pag. 43).

LA TEORÍA. Según su teoría, en el principio no había materia, sólo nada. Luego, esa nada se condensó por gravedad, en un sólo y minúsculo punto, y ¡decidió explotar! Fue esa explosión la que produjo protones, neutrones, y electrones que manaron hacia el espacio, sin estorbos, por todo el vacío y a una velocidad increíble, puesto que no había más materia en el universo. Al ser lanzados a velocidad supersónica, se dice que estos protones, neutrones, y electrones, se organizaron a sí mismos en estructuras atómicas, con las órbitas características de los átomos de hidrógeno y helio. Luego, se dice que gradualmente, los átomos se empezaron a juntar y a girar uno alrededor de otro, formando nubes de gases que a la vez se condensaron hasta formar estrellas.

Estas primeras estrellas sólo contenían elementos livianos (hidrógeno y helio); pero después, cada una de ellas a su vez, explotó repetidamente. Se dice que cuando menos se necesitaron dos explosiones de cada estrella para que se produjeran los elementos más pesados. *Gamow lo describió así, en términos “científicos”: “En violación de la ley de la física, la nada huyó del espacio vacío, y se precipitó hacia a un núcleo superdenso, con una densidad de 1094 g/cm2, y una temperatura mayor a 1039 grados absolutos. ¡Esa es mucha densidad y calor para un gigantesco montón de la nada! (sobretodo si consideramos que es imposible que la nada se caliente, pues aunque el aire se calienta, el aire es materia, no una ausencia de ella).

¿De dónde salió este “núcleo superdenso”? Gamow, solemnemente, salió con una respuesta científica para esto: “Él dijo que apareció como resultado del “gran apretón,” sucedido cuando el vacío decidió juntarse.” Luego, con verdadero aplomo científico, el nombró a éste sólido núcleo de nada, el “Ilum.” Con un nombre como ese, mucha gente pensó que esta debía de ser una gran verdad científica de alguna clase. Además, con el fin de darle cierto aire científico, se proporcionaron cifras: Gamow dijo que esta extraordinaria “falta de todo” tenía una densidad de 10145 g/cm3; o sea, ¡cien trillones de veces más densidad que el agua! Y entonces todo ese montón de espacio libre, hizo ¡bumm!

Analicémoslo punto por punto. Esa es la teoría, y suena tan sencilla que pudiera ser parte de una novela de ciencia ficción. Pues precisamente, ¡eso es lo que es! Tal teoría se presenta en franca violación de las leyes de la física y la mecánica celestial, y además, en contra del sentido común. He aquí un número de razones científicas por las que la teoría del Big Bang es una falacia, y por qué es que no pudo funcionar.

LA EXPLOSION DEL BIG BANG.

1 - La teoría del Big Bang esta basada en términos teóricos extremos. Aunque parezca buena en cuanto a cálculos matemáticos, la verdad es que no es posible que un diminuto pedacito de nada, densamente apretado, haya explotado y producido toda la materia en el universo. Seriamente, esto es un cuento de hadas, un montón de cálculos inventados en una mecedora, y nada más. Es fácil teorizar en papel. El Big Bang es una teoría tan extrema como lo es la del “hoyo negro” (black hole) del universo. Fácil es teorizar que algo es cierto, cuando no se ha visto nunca y no hay evidencia definitiva de que existe o que haya sucedido. Pero no confundamos las teorías de Disneylandia con la ciencia.

2 - La nada no se puede apretar. No hay manera de que se pudiera amontonar a sí misma.

3 – El vacío no tiene densidad. Se dice que la nada se densificó (condensó), y que por eso explotó; pero un vacío total es lo opuesto de densidad total.

4 - No habría ignición para explotar la nada. Ni fuego ni fósforos. No pudo ser una explosión química, porque no existían aún las sustancias químicas, y no pudo ser una explosión nuclear, porque ¡aún no existían los átomos!

5 - No hay manera de expandirla. ¿Cómo podemos expandir algo que no existe? Aunque de alguna manera, ese vacío mágico se hubiera podido de alguna manera, empaquetar por la gravedad, ¿qué podría causar que ese montón de nada pudiera ser lanzado bruscamente hacia afuera? La misma “gravedad” que la junto, le impediría expandirse.

6 - La nada no puede producir calor. Se dice que el intenso calor causado por la explosión de la nada hizo que esta se transformara en protones, neutrones y electrones. Pero en primer lugar, el vacío en el frío extremo del espacio exterior, no se puede calentar a sí mismo. En segundo lugar, el vacío no puede, como por arte de magia, transformarse en materia. Y en tercer lugar, no pudo haber calor sin una fuente de energía.

7 - Los cálculos exigen más de lo que es posible. Se requeriría una explosión extraordinariamente perfecta. En muchos puntos, los cálculos matemáticos teóricos necesarios para cambiar un Big Bang en estrellas y planetas como el nuestro, no pueden funcionar; y en otros, exigen circunstancias más allá de lo posible. Los científicos conocedores les llaman “demasiado perfectos.” Las limitaciones matemáticas que se tendrían que confrontar, harían no menos que imposible que sucediera. En otras palabras, las posibilidades de éxito son demasiado escasas. La mayor parte de los puntos de la teoría son imposibles, y algunos parámetros, requerirían milagros para poderse cumplir. Un ejemplo de esto es la expansión del bólido original a partir del Big Bang, la cual ellos colocan precisamente dentro límites de lo más estrechos. Un astrónomo evolucionista, *R. H. Dickey, lo expresó correctamente: “Si el bólido se hubiera expandido sólo 0.1 por ciento mas rápido, el presente índice de expansión hubiera sido 3x103 veces mayor. Si el índice de la expansión inicial hubiera sido 0.1 por ciento menos, el universo se habría expandido a solamente 3 x 106 de su presente radio, antes de desplomarse. A este radio máximo, la densidad de la materia común habría sido 1012 gr/m3, o sea, más de 1016 veces la presente densidad de la masa. Ninguna estrella pudo haberse formado en tal Universo, pues no habría existido suficiente tiempo para formarlas.”–*R. H. Dickey, Gravitation and the Universe, (1969), pag. 62.

8 - Tal ecuación no habría producido un universo, sino un hoyo. *Roger L. St. Peter en1974 desarrolló una complicada ecuación matemática que demostró que la teoría del Big Bang no pudo haber explotado en forma de hidrógeno y helio. St. Peter dice que en realidad, la teórica explosión (si es que alguna pudo ocurrir) se desplomaría sobre sí misma y ¡causaría un teórico hoyo negro! En otras palabras, que ¡un objeto imaginario se tragaría a otro!

9 - No hay suficiente anti-materia en el universo. Este es un gran problema para los teóricos. El Big Bang original habría producido igual cantidad de materia positiva (materia) y materia negativa (anti-materia). Pero sólo existen pequeñas cantidades de anti-materia, cuando que si el Big Bang fuera cierto, debería haber tanta anti-materia como hay materia. “Siendo que la materia y la anti-materia son equivalentes en todos los aspectos, excepto en su carga electromagnética que es opuesta, cualquier fuerza [como el Big Bang] que pudiera crear una, tendría que crear la otra, de tal manera que el universo estaría formado por cantidades iguales de ambas. Esto es un dilema. La teoría indica que debe haber anti-materia en el espacio, pero los hallazgos se rehúsan a apoyarla.”–*Isaac Asimov, Asimov’s New guide to Science, pag. 343. De acuerdo a nuestras observaciones, estamos muy seguros de que el universo actualmente contiene materia, pero muy poca, si es que la hay, antimateria.

10 - La anti-materia del Big Bang habría destruido toda la materia. Este hecho es bien conocido para los físicos, pues en el laboratorio, tan pronto como los dos se producen, inmediatamente éstos se juntan y se aniquilan el uno al otro.

Ya hemos mencionado diez razones por las que la materia no pudo haber sido hecha por un supuesto Big Bang. Pero ahora vamos a discutir lo que hubiera sucedido SI ESO fuera cierto.

LAS PARTICULAS LANZADA HACIA EL EXTERIOR.

1 - No hay manera de unir las partículas. Al precipitarse en forma radial (como los rayos del sol), a partir de una explosión central, las partículas se alejarían cada vez más unas de otras.

2 - En el espacio exterior no hay fricción, por lo que no habría manera de frenar a las partículas. El Big Bang está postulado para suceder en un espacio totalmente vacío, o sea, desprovisto de toda materia, en donde la materia apenas formada, desplazándose en forma radial a partir de la explosión central, no tendría manera de disminuir su velocidad.

3 - Las partículas mantendrían permanentemente un mismo vector (velocidad y dirección). Asumiendo que las partículas se desplazaran radialmente, en un espacio totalmente vacío, no habría manera o influencia alguna que pudiera modificar su dirección, por lo que hubiera sido imposible que lograran juntarse, girar unas alrededor de otras, y organizarse en átomos.

4 - No hay manera de desacelerar las partículas. Ya que estarían viajando a velocidad supersónica y cada kilómetro, las estaría separando más unas de las otras.

5 - No hay manera de cambiar la dirección ni siquiera de una sola partícula. Ellas se mantendrían viajando linealmente en forma perpetua (sin desacelerarse, ni cambiar de dirección). Por lo tanto, no hay manera alguna por la que las partículas pudieran formar átomos o agruparse en nebulosas gaseosas. Se necesitaría que apareciera un ímpetu angular (movimiento giratorio), que las leyes de la física no pudieron haber producido.

6 - ¿Cómo se pudieron originar las estructuras atómicas? Los átomos, incluyendo los de hidrógeno y helio, tienen estructuras complejas, por lo tanto, no hay manera en que las partículas que están saliendo disparadas, y separándose continuamente cada vez más, unas de otras, se pudieran haber agrupado en estructuras atómicas.

Vamos ahora a suponer que, contrario a las leyes de la física, (1) las partículas como por encanto, LOGRARON acercarse unas a las otras y (2) las partículas PUDIERON desacelerarse y cambiar de dirección.

LAS PARTICULAS CAMBIARON DIRECCION

Y FORMARON NUBES DE GAS (Nebulosas).

La teoría. Se dice que gradualmente, las partículas que salieron disparadas empezaron a girar una sobre la otra, formando átomos. Luego, estos átomos también cambiaron de dirección (esta vez aproximándose unos a los otros), y formaron nubes de gas, que a su vez se convirtieron en estrellas. Este aspecto de la teoría de la evolución estelar es tan rara como la que le precedió.

1 - Las moléculas de gas en el espacio, están ampliamente separadas. Por “gas” queremos decir átomos de hidrógeno y/o helio que están separados unos de los otros. Todo gas en el espacio tiene una densidad tan baja que es ¡mucho menor que la encontrada en el frasco más libre de presión atmosférica al vacío, de cualquier laboratorio en el mundo! Así, el gas en el espacio exterior, es menos denso (o sea, que sus átomos están más separados unos de otros), que cualquier cosa presente en la tierra.

2 - Ni el hidrógeno ni el helio en el espacio exterior se agruparían. Es más, no hay ningún gas que en la tierra, tienda a aglomerarse. El gas se disipa, nunca se aglomera. Así, sería aún menos probable que átomos separados de hidrógeno y/o helio en el espacio, se aglomeraran.

Vamos ahora a SUPONER que los átomos disparados por la explosión del Big Bang, a una velocidad extremadamente alta, que los hace separarse cada vez más, se pudieron desacelerar, cambiar de dirección, y condensarse en inmensas nubes.

QUE LAS NUBES DE GAS SE COMPRIMIERON ASÍ MISMAS Y FORMARON ESTRELLAS.

1. El gas en el espacio no se aglomera, y no podría desarrollar la gravedad necesaria para aglomerarse. Y si no puede aglomerarse, no se puede transformar a sí mismo en estrellas. La idea de que el gas se puede juntar en el espacio para formar estrellas es mera ficción, y no ciencia. La neblina, ya sea en la tierra o en el espacio, no se puede apelotonar. Una vez junta, una estrella mantiene su gravedad bastante bien, pero no hay manera en que la naturaleza pueda producir una estrella. El problema es cómo aglomerarla espontáneamente, en un principio. Así, una nube de gas flotando en el vacío, no se puede transformar por sí misma, en una estrella. Una vez que ya existe la estrella, su gravedad atrae e incorpora gas; pero antes que la estrella exista, el gas no puede por sí mismo, aglomerarse y formar una estrella, o un planeta, o cualquier otra cosa. Dado que el hidrógeno y el helio son gases, se pueden esparcir muy bien, pero no se pueden juntar.

2. Un cuidadoso análisis, ha revelado que no hay suficiente materia en las nubes de gas para producir estrellas.

3. No habría suficiente tiempo para que el gas alcanzara la extensión actual conocida del universo con el fin de empezar a formar estrellas. Los evolucionistas dicen que el Big Bang ocurrió hace unos 10 a 15 billones de años, y que las estrellas se formaron 5 billones de años más tarde, dejando ¡sólo 2 1/2 billones de años para que se aglomeraran y formara las estrellas! Pero el descubrimiento de supuestos Quasars lejanos (los que vamos a discutir mas tarde), los ha puesto en problemas, ya que la distancia de algunos ha sido calculada en 15 billones de años luz, porque tienen un desviación hacia el rojo (Redshift) de 400 por ciento. Eso los haría tener 15 billones de años de antigüedad, y eso es demasiada edad para acomodarlos en ésta teoría. No se necesita ser un científico nuclear para entender las matemáticas de este párrafo. Unas matemáticas sencillas nos dicen que no habría suficiente tiempo.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   121

similar:

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconUnidad: El mundo en crisis durante la primera mitad del siglo XX

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconResumen Durante la primera mitad del siglo XVI y en la corte salernitana...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconLa literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconFue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los conocimientos de la

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconPauta de observación para power point y disertación sobre América...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconLa literatura realista: la novela en la segunda mitad del s. XIX

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconDebido a un raro fenómeno, Egipto está soportando las nevadas más...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconCreo que lo chido empieza por la mitad y lo más chido está ya como...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconA finales del Siglo 16, en 1589, antes de la invención del Inodoro,...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconTeorías del desarrollo a principios del siglo XXI




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com