A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX




descargar 3.68 Mb.
títuloA la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX
página12/121
fecha de publicación26.10.2015
tamaño3.68 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   121

9. Las estrellas mas distantes, las que se dice que datan del tiempo de la explosión del Big Bang, no están explotando, y sin embargo, ya contienen elementos de los más pesados. Ahora se puede ver en el espacio casi hasta el tiempo del principio del Big Bang. Por medio del telescopio Hubble, podemos ver en el espacio casi hasta el principio del tiempo teórico de los evolucionistas. Pero, igual que las estrellas cercanas, las más lejanas tienen los elementos más pesados (son de “segunda generación”), y no están explotando mas frecuentemente que las más cercanas.

10. Las supernovas no desechan suficiente materia como para formar nuevas estrellas. No hay muchas explosiones estelares y la mayoría de ellas, son explosiones de estrellas pequeñas (nova). Las novas desechan muy poca materia, pues en la explosión de estrellas pequeñas sólo se pierde una cien milésima parte de su materia, mientras que al explotar, una supernova desecha como el 10 por ciento de su masa. Aún así, tal cantidad de materia liberada, no es suficiente para producir todos los elementos pesados que actualmente se encuentran en los planetas, el gas interestelar, y en las estrellas. Por lo que las supernovas, la fuente o combustible de Gamov para formar todos los elementos del universo, ocurren con demasiada poca frecuencia, y producen una cantidad demasiado pequeña de elementos pesados, como para que haya sido el origen de la gran cantidad que existe ahora en el universo.

11. Sólo se ha detectado hidrógeno y helio en el gas que fluye tras la explosión de una supernova. La teoría requiere de muchas explosiones supernova para producir los elementos pesados. Pero no ha habido suficientes supernovas, y además, ¡las investigaciones indican que tales explosiones no producen elementos pesados! Todo lo que se necesitó fue enfocar un espectroscopio hacia una supernova explotada, y analizar los elementos en el gas que fluía de lo que quedó de esa estrella. *K. Davidson hizo exactamente eso en 1982, y encontró que la nebulosa del Cangrejo, (resultante de la supernova observada en 1054 d. C.) sólo contiene hidrógeno y helio. Esto significa que, no importa la temperatura de la explosión, el puente sobre la brecha tras el Helio con masa 4, nunca existió. (Se había teorizado que una supernova generaría temperaturas suficientemente altas como para poder puentear la brecha; pero las brechas en las masas 4 y 8, evitaron que eso ocurriera).

12. La explosión de una estrella no produce otra estrella. Se ha teorizado que las explosiones supernova causaría que el gas cercano se condensaría formando nuevas estrellas; pero al explotar una estrella, el gas formado, se disparara hacia el exterior (en forma centrífuga), junto con todo lo demás.

Por todo esto, concluimos que la evidencia no apoya los diferentes aspectos de las teorías del Big Bang y de la evolución estelar.

2. MÁS HECHOS QUE DESCARTAN LA TEORÍA. MÁS PROBLEMAS PARA LA EVOLUCION ESTELAR.

1. Según la teoría, las estrellas mas viejas deben de tener más elementos pesados, dado que los están produciendo constantemente; pero se ha descubierto que las llamadas “estrellas más viejas” no tienen más elementos pesados que las llamadas “estrellas más jóvenes.” Todas las estrellas, desde las más jóvenes hasta las más viejas, tienen la misma cantidad de elementos pesados.

2. La teoría dice que el gas que se encuentra flotando en el espacio interestelar, son sobras del Big Bang, y que sólo puede consistir de hidrógeno y helio. Pero *Rubins ha demostrado que esto no es cierto. El gas extra-galáctico tiene una gran variedad de elementos pesados en su interior.

3. La teoría dice que las partículas súper rápidas, lanzadas hacia afuera por el Big Bang, fueron enviadas radialmente en una forma homogénea; pero, como lo han notado los científicos, una explosión cósmica perfectamente uniforme, sólo habría producido partículas perfectamente uniformes, y cada vez menos concentradas (pues siempre se estarían alejando más unas de otras). Por lo que la sola existencia de las estrellas, refuta la teoría original de la gigantesca explosión.

4. La teoría requiere un flujo continuo de partículas hacia fuera, no dejando nada dentro de este perímetro exterior de materia fluida; pero hay estrellas y galaxias por todo el espacio, y no solamente en el borde exterior del universo. Así, aunque los aglomerados de gas hubieran podido formar estrellas, todo lo demás debería haber sido lanzado hasta los delgados bordes del espacio, dejando en medio, un gran centro hueco y vacío, en constante expansión.

5. Según la teoría, mientras más lejos veamos en el espacio, estaremos contemplando los tiempos más lejanos. Esto quiere decir que las estrellas y galaxias más lejanas deben de ser las más jóvenes; pero las investigaciones revelan que las más lejanas son iguales a las más cercanas.

6. El ímpetu angular es otro problema serio. ¿Por qué giran las estrellas? ¿Por qué rotan las galaxias? ¿Por qué los planetas orbitan alrededor de las estrellas? ¿Por qué las estrellas binarias giran una alrededor de la otra? ¿Cómo la súper rápida moción lineal (en línea recta), empezada por el supuesto Big Bang, pudo haber cambiado a rotación y revoluciones (movimiento giratorio)? ¿Cómo pudo aparecer el ímpetu angular que causó la aparición de tantas órbitas perfectamente balanceadas, por todo el espacio?

No hay manera alguna posible, por medio de la cual el gas flotante, se pudo haber transformado a sí mismo, en objetos rotando y orbitando, como lo hacen las estrellas, los planetas, y las lunas.

7. El gas que es empujando hacia el interior, no se puede transformar en una estrella giratoria. De acuerdo con la teoría, las estrellas fueron formadas por el “colapso gravitacional interno de las nubes de gas hidrógeno.” Si así fuera, ¿por qué las estrellas resultantes rotan? Algunas estrellas giran muy rápido. Pero si diez personas en un círculo, lanzan canicas hacia el centro, las canicas no empezarían espontáneamente, a girar o circundar, al llegar al centro.

8. Las teorías sobre el origen de la materia no pueden explicar por qué las estrellas giran. Los teóricos nos dicen que las estrellas de alguna manera, empezaron a girar; pero que con el tiempo, se desaceleran, sin embargo, hay estrellas que giran más rápido que algunas estrellas “más jóvenes” o “más viejas.” Hay algunas cuya velocidad de rotación es mayor que la de un día terrestre. La más rápida, la Hz 1883, tiene un periodo de rotación de sólo 6 horas.

9. Algunas estrellas orbitan en sentido contrario a las demás. Los teóricos tampoco pueden explicar esto.

10. Hay estrellas de alta velocidad, que se mueven demasiado rápido como para acomodarse a las teorías evolucionistas sobre el origen estelar y de la materia.

11. Si la teoría del Big Bang fuera verídica, todas las estrellas se moverían en la misma dirección, sin embargo, hay estrellas y sus conglomerados, así como galaxias, que se mueven en direcciones variadas y opuestas a la de otras. (Más acerca de esta teoría más adelante).

12. ¡Se acumula la evidencia de que el universo entero esta girando! Esto es un ímpetu angular de las más gigantescas proporciones; aunque en teoría, el Big Bang sólo habría producido movimientos lineales hacia afuera.

13. Los teóricos están profundamente preocupados por lo que ellos llaman, el problema de los “cúmulos.” El universo es irregular debido a la presencia de cúmulos como las estrellas, planetas, etc., pues si la teoría del Big Bang fuera cierta, ninguno de ellos debería existir. Y aunque discuten furiosamente sobre estos asuntos en sus revistas profesionales, siguen asegurándole al público que la teoría es aceptada por todos los astrofísicos. Sin embargo, ellos consideran que éste, es uno de los mayores problemas sin resolver. “Como Philip E. Seiden, de IBM, lo dice: ‘el modelo típico del Big Bang no da cabida al acumulamiento. Ese modelo supone que el universo empezó como un gas en expansión, globalmente uniforme y homogéneo. Si aplicamos las leyes de la física a este modelo, salimos con un universo uniforme, con una inmensidad cósmica de átomos distribuidos homogéneamente, y sin ningún tipo de organización.’ Sin galaxias, ni estrellas, ni planetas, ni nada. No es necesario decirlo, pero el cielo nocturno con sus cúmulos, grupos y racimos deslumbrantes, nos dice lo contrario. Entonces, ¿como llegaron allí todos los cúmulos? Nadie sabe.”–*Ben Patrusky, “Why is the Cosmos Lumpy?” “Science 81, June 1981, pag. 96.

14. El universo esta lleno de estrellas, con relativamente poco gas, sin embargo, debería ser exactamente al revés: Debería estar lleno de gas y sin estrellas. El Big Bang debió de haber producido un universo “homogéneo” formado por gas uniforme en constante flujo hacia fuera, casi sin “inhomogeneidades” ni “acumulaciones” como los son las estrellas y los universos tipo isla.

15. El universo esta lleno de cúmulos de súper-racimos. Estos son los “cúmulos” más grandes de todos. Recientemente se ha descubierto que las galaxias están agrupadas en racimos de galaxias, y estos racimos se agrupan en racimos todavía más grandes, llamados súper-racimos. Los Big Bangers, como los llaman sus colegas, excusan el problema diciendo que “olas de gravedad” produjeron las galaxias. Pero la gravedad, de cualquier tipo, nunca podría acumular el hidrógeno y helio flotantes y hacer una estrella o un planeta a partir de gas, o hacer una red de estrellas maravillosamente organizadas en forma de un disco, ni producir el meticulosamente equilibrado girar, rotar y orbitar, de las estrellas y de los planetas.

“Los mayores esfuerzos de los investigadores se han concentrado en tratar de cubrir los hoyos en la teoría del Big Bang, y en establecer una idea que ha llegado a ser cada vez más compleja y engorrosa... no vacilo en decir que un paño mortuorio enfermizo cuelga sobre la teoría del Big Bang. Cuando un patrón de evidencias se acumula en contra de una teoría, la experiencia demuestra que la teoría rara vez se recupera..”–*Sir Fred Hoyle, “The Big Bang Theory Under Attack,” Science Digest, May 1984, pag. 84.

16. Se ha descubierto que es el colapso, y no la fusión nuclear, la causa de la energía solar. Pero esto, socavaría toda la teoría del Big Bang. Brevemente resumiremos aquí esta información que se discute más ampliamente (junto con citas adicionales) en el capítulo: Origen de las Estrellas, incluido en nuestro juego de 3 tomos o en nuestra página web. También se expone esto, parcialmente, en el inciso 6: “El Colapso Solar,” en el capítulo sobre La Edad de la Tierra, incluido en este libro.

Hay evidencias que demuestran que nuestro sol “brilla,” no por las explosiones de hidrógeno, sino por el colapso solar. Sin embargo, la teoría de la evolución de las estrellas, esta ligada al hecho de que las estrellas brillan por las explosiones de hidrógeno (fusión nuclear) que experimentan. La cantidad de masa/energía que nuestro sol tendría que perder diariamente, equivaldría a 4 millones de toneladas [3.6 millones de toneladas métricas) por segundo. El problema es que si así fuera, el proceso de la fusión nuclear, estaría produciendo muchísimas partículas sub-atómicas llamadas neutrinos, y que cada metro cuadrado de la superficie de la tierra debería estar siendo bombardeada por un trillón de neutrinos por segundo. Pero a pesar de que desde mediados de los años setentas, los científicos han tratado de encontrarlos y hasta han colocado detectores de neutrinos, se sabe que casi ninguno de ellos nos llega desde el sol. Este sólo hecho debería ser suficiente para descartar la teoría de que la fuente de la energía solar es el hidrógeno (cf. *J. H. Bahcall, Astronomical Journal, 76:283, 1971). *Corliss, el líder mundial en rastrear anomalías científicas, considera que los “neutrinos ausentes” son “una de las anomalías más significativas en astronomía” (*W. R. Corliss, Stars, Galaxias, Cosmos, 1987, pag. 40). No fue sino hasta los años treintas que la teoría nuclear de la luz estelar fue desarrollada por *Hans Bethe y *Carl von Weizsacker; pero no deja de ser aún sólo una teoría. En contraste, hay fuerte evidencia que apunta al colapso solar como la verdadera causa de la energía solar.

La base científica para el colapso solar, como la fuente de la energía solar, fue desarrollada hace más de un siglo por dos brillantes científicos: Hermann von Helmholtz y Lord Kelvin. Si cada estrella se está colapsando lentamente, grandes cantidades de energía se estarían descargando constantemente; pero los evolucionistas no pueden aceptar esta posibilidad, porque significaría que el universo (y la tierra) es mucho más joven, ya que la fusión nuclear supone billones de años para la vida de una estrella, mientras que el colapso solar, sólo unos pocos millones. Por ejemplo, sólo se necesitaría un cambio en el radio de nuestro sol de unos 80 pies (24.7 m) por año, para producir la descarga de energía que actualmente emana de nuestro sol. Esto significa una reducción en el radio solar, de .009 pies [.27 cm] por hora. Otros científicos han encontrado evidencias del colapso solar. Un importante estudio hecho por *John A. Eddy y *Aram Boornazian (*New Scientist, March 3, 1983, pag. 592), basado en el análisis de las medidas solares hechas desde 1836, en el Observatorio Real de Greenwich, y a partir de 1846, en el Observatorio Naval de Estados Unidos, calculó que el sol se está encogiendo a un ritmo de 5 pies en diámetro por hora (0.1% por siglo, o 2 arc-segundo por siglo). Ellos también analizaron los eclipses solares de los últimos cuatro siglos; y un reporte por separado hecho por *Ronald Gilliland, confirmó el reporte de *Eddy y *Boornazian (op. Citl, pag.593). “El sol se ha estado reduciendo como 0.1% por siglo...correspondiendo a un ritmo de encogimiento de como 5 pies (1.52 m) por hora.” (*G. B. Lublihn, Physics Today, Vol. 32, No. 17, 1979).

Estos anteriores descubrimientos, indicarían que la emanación de energía radiante de nuestro sol, es generada por este colapso y encogimiento, y no por explosiones de hidrógeno (o sea, fusión termonuclear) llevada a cabo en su profundidad. Como ya se mencionó, si el hidrógeno fuera el combustible solar, deberíamos estar recibiendo grandes cantidades de neutrinos; pero casi ni uno se ha detectado.

Parece ser que también Júpiter se esta reduciendo, ya que está emanando más calor del que recibe del sol. Una contracción de la superficie de sólo un centímetro por año, correspondería al flujo emanado por Júpiter. Una situación similar se ha detectado en Saturno. “Júpiter, gracias a un proceso de contracción y enfriamiento, irradia el doble de la energía que absorbe del sol” (*Star Date radio broadcast, November 8, 1990). “Saturno emite 50% más calor del que recibe del sol.” (*Science Frontiers, No. 73, January-February 1991). Aunque estos hechos se conocen, aún así, se ha decidido apegarse a la teoría de la fusión solar (explosiones de hidrógeno), como la causa de la energía y luz solar, con el fin de defender la teoría evolucionista.

“Los astrónomos se sorprendieron, y el público se asombró, cuando en 1979 Jack Eddy, de el High Altitude Observatory en Boulder, Colorado, afirmó que el sol se estaba encogiendo a tal ritmo que si este proceso no se invertía, nuestra estrella local desaparecería dentro de los cien millones de años siguientes.” –*John Gribbin, “The Curious Case of the Shrinking Sun,” New Scientist, March 3, 1983. “Sin embargo, las evidencias geológicas nos indican que la corteza terrestre (el estrato rocoso de nuestra tierra) tiene una edad de varios billones de años, y seguramente se espera que el sol es por lo menos tan viejo como la tierra, por lo tanto, debemos de concluir que otra fuente debe ser la responsable por la mayoría de la energía emanada de una estrella.” (*Eva Novotny, Introduction to Stellar Atmosphere and Interiors (1973), pag. 248).
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   121

similar:

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconUnidad: El mundo en crisis durante la primera mitad del siglo XX

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconResumen Durante la primera mitad del siglo XVI y en la corte salernitana...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconLa literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconFue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los conocimientos de la

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconPauta de observación para power point y disertación sobre América...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconLa literatura realista: la novela en la segunda mitad del s. XIX

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconDebido a un raro fenómeno, Egipto está soportando las nevadas más...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconCreo que lo chido empieza por la mitad y lo más chido está ya como...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconA finales del Siglo 16, en 1589, antes de la invención del Inodoro,...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconTeorías del desarrollo a principios del siglo XXI




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com