A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX




descargar 3.68 Mb.
títuloA la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX
página19/121
fecha de publicación26.10.2015
tamaño3.68 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   121

18. LA TIERRA LUNAR. Los análisis hechos a la tierra lunar, descartan la posibilidad de que la luna haya existido por largo tiempo. La tierra lunar no muestra el grado de mezcla que se esperaría si la luna fuera muy vieja.

19. LOS ISÓTOPOS LUNARES. Muchos se preguntan qué utilidad tiene el coleccionar rocas lunares; pero uno de los más sorprendentes descubrimientos en las rocas lunares, que casi no se ha divulgado es que ¡se encontraron en ellas radioisótopos de vida corta, como el Uranio 236 y el Torio 230, que en poco tiempo se trasforman en su producto final que es el plomo! Si la luna tuviera aunque fueran 50,000 años de antigüedad, estos radioisótopos, desde hace mucho tiempo, habrían decaído hasta plomo; y sin embargo, ¡son relativamente abundantes en las rocas lunares! La importancia de estos hallazgos, no debe ser menospreciada, pues apoyan que la luna no puede tener más que varios miles de años.

20. LA RADIOACTIVIDAD EN LA LUNA. Las rocas traídas de la luna por los astronautas del Apollo, han sido fechadas por varios métodos radiométricos y el resultado ha sido una amplia variedad de fechas altamente conflictivas; pero aún así, la presencia de relativamente alta radioactividad en esas rocas, indica una edad joven para la luna.

21. GASES LUNARES. Varios gases inertes han sido encontrados en la superficie lunar. Los científicos creen que estos gases provienen del sol, a través del “viento solar.”

Los cálculos matemáticos revelan que de acuerdo con la actual intensidad del viento solar, la cantidad de gases inertes encontrados en la luna, se pudieron haber acumulado en un lapso de 1, 000 a 10,000 años, pero no más. Estos cálculos están basados en las concentraciones de Argon 36 y Kriptón 84. Aún un lapso de unos 20,000 años, sería demasiado largo, por lo que la luna no puede tener más de unos 6,000 a 10,000 años.

22. ACTIVIDAD LUNAR. Una creciente colección de información sobre la actividad lunar transitoria (temblores lunares, flujos de lava, emisiones de gas, etc.) revelan que la luna no es un cuerpo frío y muerto, ya que aún se está ajustando a presiones internas y aún no alcanza su equilibrio termal; por lo que tomando en consideración todas estas cosas, si la luna fuera muy vieja, no debería mostrar tal actividad térmica.

23. RECESION LUNAR. Los científicos han descubierto dos hechos interesantes: (1) Que la luna, ahí en donde se encuentra, ya está bastante cerca de la tierra, y (2) Que la luna se está alejando gradualmente, de nosotros. A esto se le llama la “recesión de la luna”. Debido a la fricción de la marea, la luna ¡esta siguiendo su movimiento espiral, lentamente alejándose del planeta Tierra! Tomando en cuenta este ritmo de alejamiento de la luna, se concluye que el binomio tierra luna, no puede ser muy viejo. Este es un punto importante que no puede, de manera alguna, ser controvertido. El presente ritmo de recesión indica claramente una edad joven para el sistema tierra-luna, pues si la luna fuera más vieja (aún de sólo unos 20,000 a 30,000 años), habría estado en un tiempo, tan cerca de la Tierra, ¡que se habría precipitado sobre ella!

“La luna se está alejando lentamente de la Tierra, a razón de aproximadamente 4 cm. [1 1/2 pulg.], por año, y se calcula que en el pasado, lo hizo a mayor velocidad. Pero la luna nunca pudo haber estado a menos de 18,000 km. [11,500 millas] de la tierra (esto es conocido como el límite de Roche), porque las fuerzas de la marea de la Tierra la habrían hecho astillas.” (Jonathan Sarfati, Creation Ex Nihilo, September 1979).

Ahora consideremos LAS EVIDENCIAS PROVENIENTES DE LA ATMOSFERA, con relación a que la tierra es bastante joven:

24. EL HELIO ATMOSFERICO. La desintegración o decaimiento radioactivo tanto del Uranio como del Torio, produce Helio. Según la teoría evolucionista, estas cadenas de desintegración han estado sucediendo por billones de años; pero si así fuera, deberían haber producido una cantidad más grande de Helio de la que se encuentra en nuestro mundo. La cantidad de Helio en nuestro planeta es demasiado pequeña como para que nuestro mundo hubiera existido por largo tiempo, pues “debería haber alrededor de mil veces más Helio del que hay ahora en la atmósfera.” (*What Happened to the Earth’s Helium?” New Scientist, 24, December 3, 1964).

Para encajar en el patrón evolucionista, nuestra atmósfera tendría que tener mucho más que nuestro presente 1.4 partes por millón de Helio. Algunos evolucionistas han sugerido que el Helio se esta escapando hacia el espacio exterior, pero no hay evidencia alguna que pueda comprobar esto. La investigación ha demostrado que, aunque el hidrógeno sí se puede escapar de la tierra, el helio no puede alcanzar la necesaria “velocidad de escape.” Para hacer eso, la temperatura del planeta tendría que haber sido más alta que la que es compatible con la vida, que según los evolucionistas, ha estado presente aquí por más de un billón de años.

Para empeorar las cosas, no solamente no estamos perdiendo Helio hacia el espacio, sino que ¡estamos recibiendo más Helio de allá! *Cook ha demostrado que el Helio que está siendo expulsado por la corona del sol, probablemente está ingresando a nuestra atmósfera (Melvin A. Cook, “Where is the Earth’s Radiogenic Helium?” Nature 179, January 26, 1957); por lo tanto, el Helio atmosférico es producto de tres fuentes: (1) la desintegración radioactiva del Uranio y el Torio terrestres. (2) El Helio cósmico que ingresa a nuestra atmósfera desde el espacio exterior, especialmente desde la corona del sol; y (3) El Helio producido por las reacciones nucleares causadas en la corteza terrestre por el bombardeo de rayos cósmicos. Kofahl y Seagraves concluyen que, considerando esas tres fuentes de Helio en los cálculos, la edad atmosférica de la tierra sería reducida a 10,000 años. Además de esto, un evento catastrófico mundial en el pasado, tal como el Diluvio, pudo, por un corto tiempo, haber liberado cantidades más grandes de Helio en la atmósfera, de lo habitual, por lo que un evento así, podría también reducir significantemente la edad atmosférica total.

El contenido de Helio es pues, una buena forma de medir la edad de la atmósfera, ya que no hay forma conocida por la que el Helio pueda escapar de la atmósfera, hacia el espacio exterior. También Larry Verdiman (The Age of the Earth’s Atmosphere: A Study of the Helium Flux through the Atmosphere; 1990), asegura que, con base en el contenido atmosférico de Helio, la tierra no puede tener más de 10,000 años de edad.

25. LA DESINTEGRACION DE CARBONO 14. La presente acumulación de radiocarbono en la atmósfera y en todo el mundo, sólo pudo haberse hecho en unos cuantos miles de años. Lo irónico es que ¡es el mismo Carbono 14 que usan los científicos evolucionistas en un esfuerzo para probar que la vida ha existido en nuestro planeta por millones de años! Rober Whitelaw, un experto en ingeniería nuclear del Instituto Politécnico de Virginia, encontró que el ritmo de producción, no es igual a la velocidad de desintegración. De hecho, sus cálculos revelan que “el reloj” del C14, fue “encendido” recientemente, pues de otra manera, los factores estarían en balance. La investigación de Whitelaw indica que “el reloj fue encendido” hace aproximadamente 8,000 años. (Vea el capítulo 6: Métodos Inexactos de Fechado, para más sobre fechado con radiocarbono).

Seguidamente, consideraremos LAS EVIDENCIAS PROVENIENTES DE LOS METEORITOS con relación a que la tierra es bastante joven:

26. El POLVO METEÓRICO. Hay meteoros (conocidos como meteoritos), que continuamente están ingresando en nuestra atmósfera y aterrizando en nuestro planeta. Pero además, hay pequeñas cantidades de polvo meteórico (formado por partículas demasiado pequeñas para ser visibles, llamadas micro meteoritos), que también constantemente, entra a nuestra atmósfera y termina sobre la tierra. Los micro meteoritos están compuestos a base de hierro, níquel y silicatos. Así, alrededor de 20 millones de meteoros, en promedio, chocan con la atmósfera de la tierra cada 24 horas, y ahora se sabe que debido a los meteoritos y al polvo meteórico, el peso de la tierra aumenta alrededor de 25 toneladas [22.7 mt], cada día. Tenemos aquí otra evidencia de que la tierra es joven, pues tomando en cuenta las cantidades de meteoritos y polvo meteórico que actualmente llegan a la tierra, y los que hasta ahora se han acumulado sobre los estratos rocosos, se concluye que la edad del planeta, debe ser de miles y no millones de años.

27. LOS CRÁTERES DE METEOROS. Es bastante fácil localizar los cráteres hechos por meteoros especialmente ahora que tenemos sistemas tan excelentes de cartografía aérea y satelital. Por ejemplo, un cráter cerca de Winslow, Arizona, tiene 3/4 de milla [1.2 km.] de diámetro, y 600 pies [182.9m] de profundidad. Se ha intentado localizar cráteres de meteoros en los estratos profundos de las rocas, pero no ha habido éxito, ya que todos están cerca o sobre la superficie terrestre. Esto, junto con la evidencia dada por la erosión, indica que todos los cráteres de meteoros que han impactado la tierra, sólo tienen unos pocos miles de años, pues en ninguna parte se han encontrado cráteres de meteoros que hayan chocado con la tierra antes de ese tiempo, y que estén en los estratos más profundos de la tierra.

28. ROCAS DE METEOROS. Constantemente hay meteoros de varios tipos ingresando a nuestra atmósfera. A los que alcanzan a impactarse en la superficie terrestre sin desintegrarse, se les llama meteoritos. Supuestamente esto ha estado sucediendo durante millones de años, sin embargo, todos los meteoritos que se han descubierto, ¡siempre se localizan muy cerca de la superficie terrestre! ¡No hay excepciones! Nunca se han encontrado meteoritos en los estratos sedimentarios más profundos (o “viejos”) de la tierra. Si la tierra fuera muy antigua, se encontrarían muchos, en los estratos más profundos. Esto no sólo es otra evidencia de que la tierra es joven sino de que el estrato sedimentario fue depositado más bien rápidamente y en un pasado no muy lejano. “Jamás se han encontrado meteoritos en la columna geológica.” (*Fred Whipple, “Comets,” in The New Astronomy, p. 207).

La teoría de *Asimov es que “el mezclando de la corteza” ha borrado todo rastro de los meteoritos; pero el níquel de esos meteoritos debería aún estar allí, contaminando la superficie terrestre, y pudiendo ser detectado debajo de ella; pero no es así. “Por muchos años he buscado meteoritos o material meteórico en las rocas sedimentarias [el estrato geológico].

Entrevisté al ahora difunto G. P. Merrill, del Museo Nacional de Estados Unidos, al Dr. G. T. Prior, del Museo de Historia Natural Británico, ambos muy reconocidos estudiantes de meteoritos, y ninguno de los dos sabía ni de un sólo hallazgo de meteoritos, en la roca sedimentaria.” (*W. A. Tarr, “Meteorites in Sedimentary Rocks?” Science 75, January 1932).

29. LAS TECTITAS. Éstas son un tipo especial de meteoritos vidriosos. A las grandes áreas que los contienen se les llama “campos de dispersión” (Strewn Fields”). Aunque algunos científicos afirman que las tectitas son de origen terrenal, hay evidencia definitiva de que en realidad son meteoritos. De vez en cuando, una lluvia de tectitas cae a la tierra. Las primeras fueron encontradas en 1787 en lo que ahora es el oeste de Checoslovaquia, y otras, 1864, en Australia. Se les dio el nombre de tectitas por una palabra griega que significa “derretido,” porque parece que “se derritieron” en su paso por la atmósfera. También se han encontrado tectitas en Texas y varios otros lugares. Las “lluvia de tectitas” siempre se encuentran en la superficie o en el estrato más superficial de la tierra; nunca en el estrato sedimentario donde se encuentran los fósiles. Si la tierra tuviera 5 billones de años, como lo sugieren los evolucionistas, deberíamos encontrar lluvias de tectitas en todos los estratos. En cambio, si la tierra sólo tiene unos pocos miles de años, y un diluvio fue el que produjo todos los estratos, encontraríamos las tectitas sólo en las capas superficiales de la tierra y no en los estratos más profundos. Y allí es donde están. Las tectitas se encuentran sobre lo que los evolucionistas llaman la tierra “reciente”, y no debajo de ella. Además, hay evidencias claras de que las tectitas no surgieron de niveles más profundos, ni aparecieron después de que sedimentos más antiguos y superiores, fueron deslavados.

Seguidamente consideraremos LAS EVIDENCIAS PROVENIENTES DEL GLOBO TERRAQUEO en el sentido de que la tierra es bastante joven.

30. LA ROTACIÓN DE LA TIERRA. La velocidad con que la tierra gira, que actualmente es de alrededor de 1000 millas [1,609 Km.] por hora, está disminuyendo gradualmente. Esto es causado por las fuerzas de atracción (gravedad) del sol, de la luna, y otros factores más. Si la tierra como se afirma, de veras tuviera billones de años, ¡ya habría dejado de girar sobre su eje! Esta es una evidencia más de que nuestro mundo no es muy viejo. Lord Kelvin (el físico del siglo XIX que introdujo la escala de temperatura Kelvin) usó esta lentificación en la rotación, como argumento en favor de que la tierra no podía ser muy vieja. Es más, ahora se sabe que la disminución en la velocidad de la rotación, es aún mayor de lo que se pensaba antes (Thomas G. Barnes, “Physics:: A Challenge to ‘Geologic Times,’” Impact 16, July 1974).

Usando un cálculo diferente y extrapolándonos hacia atrás, a partir de nuestro ritmo actual de rotación, podemos calcular que hace 5 billones de años nuestro planeta habría tenido que estar girando tan rápidamente, que habría cambiado su forma por la de una tortilla (discoide), y que aún hoy tendríamos todavía, los efectos de eso: Nuestro ecuador se proyectaría unas 40 millas [64 Km.] hacia el cielo, y nuestras áreas tropicales junto con los océanos, estarían en los polos. Así que, por cualquiera de las dos formas de cálculo, nuestro mundo no puede tener más de unos pocos miles de años.

31. LA DECADENCIA DEL CAMPO MAGNETICO. Como usted probablemente ya sabe, la tierra tiene un campo magnético. Sin él, no podríamos usar brújulas para localizar el norte magnético (que está cercano al Polo Norte). El Dr. Thomas G. Barnes, un maestro de física de la Universidad de Texas, ha escrito un libro de texto extensamente usado en las escuelas, sobre la electricidad y el magnetismo. Trabajando con información recolectada en los últimos 135 años, él nos señala que el campo magnético de la tierra esta decayendo gradualmente. Además, ha demostrado que este campo magnético disminuye exponencialmente y de acuerdo con una ley de decaimiento similar a la de los elementos radioactivos. En 1835 el físico Alemán, K. F. Gauss, hizo por primera vez, la medición del momento magnético bipolar de la tierra, o sea, la fuerza del imán interno de la tierra, y a partir de entonces, se han hecho mediciones durante décadas. Así, a partir de 1835, ¡el magnetismo global ha decrecido un 14 por ciento! (VER ILUSTRACIÓN EN TEXTO ORIGINAL EN EL SITIO WEB).

Con base en los datos obtenidos desde 1835 y hasta 1965, este campo magnético parece tener una vida media (que disminuye su fuerza a la mitad), de 1,400 años. Sobre esta base, aún hace apenas unos 7,000 años, la tierra habría tenido un campo magnético 32 veces más fuerte que el actual; y hace sólo 20,000 años, habría generado suficiente calor Joule, como para derretir la tierra completamente; y hace un millón de años, la tierra habría tenido ¡mayor magnetismo que todos los objetos en el universo, y se habría vaporizado! Así, parece pues que la tierra, no puede tener más de 6000 a 7000 años. (En la grafica, más allá del punto donde la curva se convierte en vertical, ¡nuestro planeta habría tenido el poder de la magneto esfera de una estrella magnética)!

“La intensidad global del campo esta decayendo a un ritmo de 26 nanoteslas por año. Si el ritmo de decadencia continuara constante, la fuerza del campo llegaría a cero en 1,200 años más” (*Magnetic Field Declining,” Science News, June 28, 1980). Así, “en los próximos dos milenios, si el presente ritmo de decadencia se mantiene sin cambios, el componente bipolar del campo (magnético de la tierra), deberá alcanzar el cero.” (*Scientific American, December 1989). Este proceso de decadencia magnética no es un proceso local, como el que se encuentra en el Uranio, sino que es mundial (afecta toda la tierra); ha sido medido con exactitud durante más de 150 años, y no está sujeto a cambios ambientales, puesto que se genera en las profundidades de la tierra. Si hay algún proceso planetario fundamental, que se puede considerar un indicador confiable de la edad del planeta, ese es el campo magnético de nuestra tierra, y éste definitivamente, nos indica un límite máximo para la edad de la tierra, de menos de 10,000 años.

La mayoría de los factores descritos arriba se aplican a la edad de la tierra, la que parece ser menor de 10,000 años. La mayor parte de los siguientes artículos y evidencias, se aplican al tiempo transcurrido desde el Diluvio, que de acuerdo con la evidencia, ocurrió hace unos 4,350 años.
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   121

similar:

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconUnidad: El mundo en crisis durante la primera mitad del siglo XX

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconResumen Durante la primera mitad del siglo XVI y en la corte salernitana...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconLa literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconFue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los conocimientos de la

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconPauta de observación para power point y disertación sobre América...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconLa literatura realista: la novela en la segunda mitad del s. XIX

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconDebido a un raro fenómeno, Egipto está soportando las nevadas más...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconCreo que lo chido empieza por la mitad y lo más chido está ya como...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconA finales del Siglo 16, en 1589, antes de la invención del Inodoro,...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconTeorías del desarrollo a principios del siglo XXI




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com