A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX




descargar 3.68 Mb.
títuloA la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX
página7/121
fecha de publicación26.10.2015
tamaño3.68 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   121

Los Estudios de Courville (1956). Después de 15 años de cuidadosa investigación, Donovan A. Courville, un bioquímico de la Universidad de Loma Linda, publicó un importante libro: Exodus Problem and Its Ramifications (Los problemas del Éxodo y sus Ramificaciones). Ahí Courville correlacionó eventos y fechas Egipcias con las bíblicas, dándonos así, una de las mejores cronologías antiguas disponibles. El demostró que la lista de los reyes hecha por Manetho a veces tiene traslapes, lo que se traduce en una importante reducción en la duración de la historia dinástica de Egipto, que coloca así, a su primer dinastía con doble soberano, alrededor del 1250 a.C. Este estudio, junto con otros presentados en el capítulo 21 de este libro (El Fechado Arqueológico), demuestran que las fechas arqueológicas realmente se correlacionan íntimamente con la historia bíblica. (A causa de la falta de espacio, y dado que ya estábamos listos para la publicación de este libro, tuvimos que omitir la mayor parte de este capítulo, pero lo encontrará completo en nuestra página web).

*El Ataque de Thompson a *Darwin (1956). A W. R. Thompson, un líder científico evolucionista, se le pidió que escribiera la Introducción a la edición de 1956 del libro de Darwin “El Origen De Las Especies.” Ahí, Thompson atacó brutalmente las teorías de Darwin en cada uno de sus puntos esenciales y la calificó como sin valor (*W. R. Thompson, Introduction to Charles Darwin. Origin of the Species, edición del 1956).

Los Libros para Niños (1958). Mientras que los evolucionistas secretamente reconocen que su teoría esta ya por el suelo, ante los que se deja engañar fácilmente, ésta es alabada más y más, y presentada como la respuesta científicamente comprobada, para el misterio de la vida y la materia. En 1958, se publicó el libro El Maravilloso Huevo (The Wonderful Egg), e inmediatamente fue recomendado por La Asociación Americana para el Progreso de la Ciencia (*American Association for the Advancement of Science) como una valiosa guía científica para los pequeños. Dos afiliados mayores de la NEA (Asociación Nacional de Educadores) la *American Council on Education (Concilio Americano de la Educación), y la *Association for Childhood Education Internacional (la Asociación Internacional para la Educación de la Niñez), le dieron sus más altas recomendaciones. Este libro cuenta acerca de una mama dinosaurio que puso un “huevo maravilloso” del cual nació un pajarito ¡el primer pajarito de todo el mundo! Fue así que “el pajarito creció… con todo y sus plumas... y llegó a ser el primer bello pájaro que elevó sus trinos desde los altos árboles... hace mucho, mucho tiempo.” (citado en el libro de H. Morris y G. Parker, What is Creation Science? pag. 148).

El Instituto de Investigación de Geociencia (1958). Esta organización creacionista (GRI), ahora localizada en Loma Linda, California, fue organizada específicamente para llevar a cabo estudios de investigación sobre el creacionismo y producir material educativo para científicos y maestros de ciencias.

Celebración del Centenario Darwiniano (1959). Cuando se acercaba el año 1959, los evolucionistas vieron esto como una magnífica oportunidad para proclamar las glorias de la teoría de la evolución. Con ese fin, al aproximarse el centenario de la publicación de El Origen De Las Especies de Darwin, se publicaron gran cantidad de libros y artículos al respecto. La celebración principal se llevó a cabo en la Universidad de Chicago, donde *Julian Huxley dió el discurso principal, haciendo un total y triunfalista repudio de Dios. Ese mismo año, también se publicaron dos importantes libros atacando con gran detalle, la teoría de la evolución. El primero fue el de *Gertrude Himmelfarb, llamado Darwin y la Revolución Darvinista (Darwin and the Darwinian Revolution). Respaldada por un doctorado de la Universidad de Chicago, su libro fue una autorizada exposición de los estragos que la teoría de la evolución le ha causado al mundo moderno. El segundo libro fue escrito por *Jacques Barzun, profesor de historia y decano de la facultad de graduados, de la Universidad Columbia. Su libro, Darwin, Marx y Wagner, es un profundo análisis sobre cómo es que la teoría de la evolución fue la directamente responsable de todas las guerras europeas, desde 1870 hasta 1945.

El Currículo de las Ciencias Biológicas (1959). Otro evento significativo ese año fue el establecimiento del Currículo modelo para el Estudio de las Ciencias Biológicas (BSCS), para las escuelas secundarias del gobiuerno. En él, se estableció que su objetivo era enseñar la evolución, la educación sexual, los problemas raciales, y la necesidad de legalizar el aborto (*A. B. Grobman, Biological Science: An Inquiry Into Life, pag. 15). El BSCS rápidamente recibió de parte de la Fundación Nacional para las Ciencias, una patrocinio de 7 millones de dólares para desarrollar este nuevo proyecto. Poco tiempo después, la misma fundación le concedió otros 7 millones de dólares a otro proyecto importante: La revisión del libro de texto El Hombre, un curso para su estudio (Man, A Course of Study). Este libro estaba lleno de humanismo y de enseñanzas sobre la vida personal y social, moralmente objetables.

La Revuelta en Francia (a principios de los sesentas). Un buen número de biólogos y taxónomos franceses (expertos en la clasificación de las especies), se rebelaron contra las cadenas del credo evolucionista, y declararon que de ahí en adelante, continuarían trabajando sin que sus investigaciones tuvieran que apoyar la teoría de la evolución, a la cual consideraban una teoría imposible. Los taxónomos que se unieron a tal revuelta, tomaron el nombre de “cladistas” (*Z. Litynski, “Should We Burn Darwin?” en Science Digest, Vol. 51, enero de 1961, pag. 61).

El Descubrimiento del Primer Quasar (Quasi Stellar Object: Objeto casi estelar. 1962). Los telescopios encontraron un objeto misterioso, al cual nombraron 3C273, que tenía un espectro de luz que era ininteligible. Este peculiar objeto iluminaba más intensamente en los extremos del espectro visible y fue un total misterio hasta febrero de 1963, cuando *Jesse Schmidt del observatorio del Monte Plomar, en California, E.U.A., reconoció que el problema es que mostraba un viraje radical del 16% hacia el rojo. Si la teoría de la velocidad basada en el viraje de la luz hacia el rojo (Redshift theory), promovida por los evolucionistas, fuera correcta, esto significaba que este objeto se estaba alejando de nosotros a un 16% de la velocidad de la luz, y que estaba a la impresionante distancia de ¡3 mil millones de años luz de la tierra! A medida que más, y aparentemente “más rápidos” Quasars o cuásares fueron descubiertos, la situación se empeoró y a final de cuentas, su existencia desacreditó la teoría evolucionista de la velocidad basada en el viraje o desviación hacia el rojo, teoría que junto con la de la radiación cósmica de fondo (Cosmic Background Radiation, o Cosmic Microwave Background", en inglés), eran ¡las dos únicas “evidencias” de que había sucedido un “Big Bang” (Explosión Masiva) en el pasado cercano! Por ejemplo, en 1977, se encontró un cuásar el cual, según la teoría de la velocidad de acuerdo al viraje hacia el rojo, se estaba moviendo mas rápido (ocho veces mas rápido) que la velocidad de la luz, siendo que los científicos saben que es imposible que algo viaje a mayor velocidad que la luz (*George Abell, Exploration of the Universe, 1973, pag. 409; *Time-Life, Cosmic Mysteries, 1990, pags. 68 y 69, *Sky and Telescope 53, 1977, pag. 1702).

Sociedad de Investigación de la Creación (Creation Research Society. 1963). Esta importante organización fue fundada por científicos con doctorados, y con el expreso propósito de llevar a cabo investigaciones sobre tópicos sobre la creación y la evolución, y publicar regularmente sus hallazgos. Sus reportes publicados en las revistas, han sido de una alta calidad científica. (Vea nuestra página web para su dirección).

Radiación Cósmica de Fondo (Cosmic Background Radiation, o Cosmic Microwave Background. 1965). Usando un telescopio de radioastronomía muy sensible, *A. A. Penzias y *R. W. Wilson (investigadores de los Laboratorios Bell), descubrieron radiaciones de tipo microondas de muy baja energía, provenientes del espacio exterior. Los teoristas del Big Bang (Explosión Masiva) inmediatamente proclamaron que ¡esto probaba que había sucedido el Big Bang! Y que era lo último que quedaba de tal explosión. Sin embargo, estudios posteriores, comprobaron que tal radiación provenía de todas las dirección y no de una sola;que no tenía la temperatura correcta, y que no era uniforme. Es más, otros descubrimientos durante el siglo XX, no pudieron comprobar que tal radiación fuera lo suficientemente irregular (“lumpy enough” en su propias palabras), como para haber podido formar estrellas y planetas.

Se abandona la Teoría de Estado Estacionario (STEADY STATE) del Universo (1965). *Fred Hoyle abandonó por completo su Teoría del Estado Estacionario del Universo, en una declaración pública durante una sesión de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia, y enumeró cinco razones científicas por las que era imposible. (Nature, 9 de octubre de 1965, pag. 113). (Consulte nuestra página web para ver dichas razones).

La Reunión en Suiza (1965). No fue sino hasta en los años sesentas que los neo-Darwinistas (aquellos que habían abandonado la idea de la Selección Natural y ahora creían que las mutaciones eran el mecanismo por el cual una especie evolucionaba hacia otra), empezaron a disputar seriamente, unos con otros. En esta reunión de matemáticos y biólogos, se suscitaron dudas de tipo matemático sobre la posibilidad de que la evolución hubiera ocurrido. Después de varias horas de acalorada discusión, se decidió que se tendría otra reunión el siguiente año.

El Simposio del Instituto de Wistar (1966), llevado a cabo en Filadelfia, en abril de 1966, fue una reunión con duración de cuatro días, que marcó un hito. En ella, un grupo de matemáticos, familiarizados con los asuntos biológicos, alzaron su voz y abiertamente refutaron el neo-Darwinismo en diversas formas. Un factor revelante es que para entonces, ya había grandes computadoras capaces de elaborar cálculos enormes, los cuales demostraban que, ni aun en periodos de billones de años, podía haber ocurrido la evolución, dado la complejidad del ADN, de las proteínas, de la célula, las enzimas, y otras estructuras características de los seres vivos.

Mencionaremos aquí un ejemplo: *Murray Eden del MIT explicó que la vida no podía empezar por “selección al azar” y mencionó que al eliminar el azar, sólo nos quedaría el “diseño,” lo cual requeriría de una inteligencia capaz de planificar con propósito. Luego demostró que aún teniendo disponibles 5 billones de años, sería imposible producir la secuencia de hasta un sólo par de genes, por medio de mutaciones en el ADN de la bacteria E. Coli (que tiene muy poco ADN). También, demostró la imposibilidad matemática de que una proteína se formara por casualidad. Eden además, presentó los resultados de su extensa investigación sobre las características genéticas de la hemoglobina (la proteína de los glóbulos rojos), que tiene dos cadenas, llamadas alfa y beta, y cómo es que para que una cadena alfa se transformara en beta, se requeriría de un mínimo de 120 mutaciones simultáneas, en 34 de las cuáles, se requerirían cambios simultáneos en dos a 3 de sus nucleótidos. Eden enfatizó que si por mutación al azar, ocurriera sólo uno de tales cambios en el nucleótido, y no todos simultáneamente ¡el resultado parcial arruinaría la función de la sangre y mataría al organismo! Para más información sobre el Instituto Wistar, lea el libro *Paul Moorhead y *Martin Kaplan (eds.), Mathematical Challenges to the Neo-Darwinian Interpretation of Evolution, Wistar Institute Monograph No. 5.

Las Huellas encontradas en los manantiales Antílope (Antelope Springs). (1968). Los trilobites son pequeñas criaturas marinas, consideradas actualmente extintas. Los evolucionistas afirman que los trilobites son de las criaturas más antiguas que jamás hayan vivido sobre el Planeta Tierra, y que vivieron millones de años antes de que aparecieran los seres humanos. *William J. Meister, Sr., un evolucionista no cristiano, que tenía como pasatiempo buscar fósiles de trilobites en las montañas de Utah, encontró el 1º de junio de 1968, en Antelope Springs (43 millas o 69 Km. al noroeste de Delta, en Utah) huellas humanas y fósiles de trilobites en una misma roca. Además, encontró una huella humana que había pisando sobre unos trilobites. Posteriormente, tras golpear y romper por su borde, un gran de pedazo de roca de 2 pulgadas de grueso, al abrirse en dos, con gran asombro encontró de un lado, una huella humana con trilobites en su interior, y del otro lado, otra huella casi perfecta de una sandalia, con más fósiles de trilobites. Para hacer corta una larga historia, el descubrimiento fue confirmado por científicos que encontraron más huellas de sandalias en el mismo lugar. Todo esto impresionó tanto a Meister que decidió hacerse cristiano. Los hallazgos se hicieron en rocas que corresponden a un estrato cámbrico, que siendo el estrato más profundo con señas de vida en el mundo, mostraba huellas de humanos con sandalias (“Discovery of Trilobite Fossils in Shod Footprints of Human In ‘Trilobite Beds,’ a Cambrian Formation, Antelope Springs, Utah,” in Why Not Creation? 1970, pag. 190).

El Simposio del Instituto de Alphach (1969). A la reunión de científicos, subsecuente a la de Suiza en 1965, se le dio el nombre de “Más allá del Reduccionismo” (“Beyond Reductionism”). El simposio, consistió de múltiples discusiones infructuosas entre científicos bien preparados, en los temas a tratar, y de otras personas que, con una creciente montaña de evidencias en su contra, desesperadamente trataron de defender las teorías evolucionistas.

El Primer Aterrizaje en la Luna (1969). Ya para los años cincuenta, los científicos aseguraban que si la luna tenía billones de años, debía tener una gruesa capa de polvo de muchas millas de espesor. *R. A. Lyttleton explicó que como consecuencia de la exposición directa de la superficie lunar, a una intensa luz ultravioleta y rayos X contenidos en la luz solar, la superficie de su roca expuesta se estaría gradualmente destruyendo y convirtiendo en polvo, a razón de unas cuantas diezmilésimas de pulgada por año. Así, en un periodo calculado de 5 a 6 billones de años, la capa de polvo debería tener unas 20 a 60 millas [32 a 97 Km.] de espesor. (*R. A. Lyttleton, citado en R. Wysong, Creation-Evolution Controversy, pag. 175). Fue por eso que la NASA primero envió a la luna un vehículo no tripulado que demostró que la realidad era que en la superficie lunar, había muy poco polvo. De no ser así, Neil Armstrong y Edwin Aldrin corrían el riesgo al aterrizar en la luna, de hundirse en el polvo y asfixiarse; pero gracias a que la luna es joven, no tuvieron problema alguno. Cuando por fin, el 20 de julio de 1969 aterrizaron, encontraron un promedio de 3/4 de pulgada [1.91 cm.] de polvo en la superficie lunar, cantidad que calculando que se acumula 1 pulgada por cada 10,000 años, correspondía a una edad lunar de 6000 a 8000 años. Debe mencionarse que al respecto, cuando *Isaac Asimov (1958), publicó en 1958 su primer artículo al respecto, él aseguraba que el primer cohete que aterrizara en la luna, se iba a hundir completamente en el polvo y que todos sus tripulantes perecerían, sin ninguna gloria. (Artículo mencionado en *Isaac Asimov, Asimov on Science: A Thirty-Year Retrospective, 1989, pags. xvi- xvii).

Inventario de Huesos (1971). Un listado completo de todos los hallazgos de australopitecinos (hombres mono), hechos hasta finales de 1971, fue impreso en un nuevo libro. Ahí se incluyeron todos los huesos de nuestros ancestros “mitad mono, mitad humano” encontrados en África. (*Time-Life, The Missing Link, Vol. 2); pero aunque hay una lista de más de 1,400 muestras, la mayoría corresponden a poco más que virutas de hueso o dientes solitarios, y no hay ahí, ni un sólo esqueleto completo de algún hombre mono. Debe mencionarse que es fácil encontrar fragmentos de huesos que pueden corresponder a diferentes partes del esqueleto y que habiendo tan grande variedad, no siempre se puede identificar con seguridad, la criatura con cráneo y mandíbula, a la que pertenece tal fragmento óseo. Hasta el día de hoy, no hay ni una evidencia genuina de que alguna vez hubo un ancestro nuestro que no haya sido totalmente humano. En el capítulo 13 se explica por qué los científicos de buena reputación, cuestionan o refutan los varios descubrimientos hechos por algunos antropólogos.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   121

similar:

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconUnidad: El mundo en crisis durante la primera mitad del siglo XX

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconResumen Durante la primera mitad del siglo XVI y en la corte salernitana...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconLa literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconFue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los conocimientos de la

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconPauta de observación para power point y disertación sobre América...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconLa literatura realista: la novela en la segunda mitad del s. XIX

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconDebido a un raro fenómeno, Egipto está soportando las nevadas más...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconCreo que lo chido empieza por la mitad y lo más chido está ya como...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconA finales del Siglo 16, en 1589, antes de la invención del Inodoro,...

A la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista más poderoso de la primera mitad del siglo XX, y a Henry M. Morris, el creacionista de mayor influencia en la última mitad del siglo XX iconTeorías del desarrollo a principios del siglo XXI




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com