46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual




descargar 1.15 Mb.
título46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual
página6/19
fecha de publicación27.01.2016
tamaño1.15 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

  • · Existe una enfermedad inflamatoria poliarticular definida, a los síntomas y signos de la clase anterior se agregan la existencia de deformaciones, desviaciones articulares, o ambas. · Los exámenes de Laboratorio e imagenológicos son concluyentes de patología articular.· Las medidas terapéuticas que modificarían favorablemente el curso de la enfermedad son de éxito relativo.· Existe una moderada o acentuada limitación de la capacidad funcional para realizar las actividades de la vida diaria.· Si existe compromiso de los parénquimas de otros organos o sistemas (riñón, pulmón corazón, piel, S.N.C. y periférico), deben evaluarse en los capítulos respectivos y combinarse. 17.5-29.9

  • · Enfermedad inflamatoria poliarticular activa o inactiva, tipo clásica, con severas secuelas osteoarticulares, musculares o cutáneas (artrosis secundaria, subluxaciones, anquilosis fibrosa u ósea, atrofia muscular, fibrosis cutánea, etc.), que provoca una incapacidad absoluta y sólo permite el desarrollo mínimo de las actividades personales de la vida diaria.· El estudio radiográfico debe demostrar por lo menos la existencia de estas lesiones articulares. 30-45

    3.2.3. EVALUACIÓN DE LA DEFICIENCIA POR AFECCIONES REUMÁTICAS DEGENERATIVAS

    Si bien se trata de degradación del cartílago independientemente de la edad del individuo, en líneas generales se considera que no es una enfermedad que provoque por sí sola una incapacidad absoluta y permanente, excepto cuando existe una poliartrosis en las articulaciones que soportan peso.

    La artrosis por si sola es dolorosa en períodos agudos, y por las reacciones inflamatorias de vecindad que provoca, o bien por los procesos neurológicos compresivos que se observan a nivel de la columna Vertebral.

    De tal manera, que la ponderación de las deficiencias por artrosis no debe basarse en la existencia propia de la enfermedad, sino, en las limitaciones funcionales de las articulaciones que provoca la misma y los procesos neurológicos compresivos neurales de vecindad.

    Con tal objetivo hay que remitirse a las tablas de evaluación de los rangos de movimiento articulares y al compromiso de los Nervios Espinales Periféricos, señalados en los capítulos correspondientes.

    TABLA No.3.2. DEFICIENCIA GLOBAL DERIVADA DE LA ARTROSIS DE MANOS

    Clase Descripción criterio Extremidad dominante(%) Extremidad no dominante(%) Ambas manos(%)

    1. Alguna dificultad en la destreza de los dedos Fuerza de garra y pinza < de 50%. 2.5 - 7.4 0 - 2.42.5 - 9.9

    2. No tiene destreza en los dedos. Fuerza de garra y pinza < de 20%. 7.5 - 12.5 2.5 - 7.5

    10.0 – 20.0

    Mención especial merecen las artrosis de cadera, rodillas o ambas, en las cuales a los rangos de movimiento articulares ponderados debe agregarse la pérdida capacidad funcional.

    TABLA No. 3.3. DEFICIENCIA GLOBAL DERIVADA DE ARTROSIS DE CADERAS, RODILLAS O

    AMBAS

    Clase Descripción de criterios Deficiencia Global (%)

    1. Puede sostenerse de pie pero camina con dificultad en todos los terrenos. 2.5-9.9

    2. Puede sostenerse de pie y caminar sólo en terreno llano. 10-17.4

    3. Puede sostenerse de pie y caminar sólo con aditamentos (muletas o bastones) y en terreno llano. 17.5-29.9

    4. Puede sostenerse de pie pero no puede caminar. 30-45



    En todos los casos debe considerarse previamente a la evaluación la posibilidad de tratamientos quirúrgicos (endoprótesis), teniendo en cuenta el acceso de la persona a este tipo de tratamientos.

    3.2.4. EVALUACIÓN DE LA DEFICIENCIA POR ENFERMEDADES REUMÁTICAS

    METABÓLICAS

    3.2.4.1 Gota

    En ocasiones, por tratamientos mal llevados se producen crisis inflamatorias articulares a repetición, que pueden provocar severas deformaciones, osteolisis, formación de tofos periarticulares, daño renal por depósito de uratos. En estos casos puede producirse una incapacidad física asimilable a las clases II, III o IV de los reumatismos inflamatorios. El daño renal se evaluará según lo establecido en el capítulo respectivo.

    3.2.4.2 Condrocalcinosis

    Compromete con mayor frecuencia las rodillas, ocasionalmente las articulaciones de los hombros, muñecas y tobillos.

    Las crisis repetidas pueden determinar una artrosis secundaria que se evaluará según los rangos de movimiento articulares y capacidad funcional.

    3.2.4.3 Osteoporosis Generalizada

    Es una patología de etiología primario o secundario, que se caracteriza por la pérdida de masa ósea, especialmente en la columna dorsolumbar, la pelvis, las caderas y las muñecas, que cuando son asintomáticas no producen deficiencia. Cuando existe dolor o espasmo muscular sin deformidad del esqueleto y se consigue una completa remisión de estos síntomas mediante una terapia continua a base de hormonas y minerales, se puede considerar una deficiencia global de 1 - 5%.

    Cuando se necesita terapia continua para aliviar el dolor sin conseguir su remisión total se considerará una deficiencia global de 5 - 10%.

    Para cualquier caso, el cálculo del déficit de la densidad mineral ósea (DMO) se hará de conformidad con la biotecnología disponible en el territorio nacional.

    3.2.5. EVALUACIÓN DE LA DEFICIENCIA POR REUMATISMOS EXTRA-ARTICULARES

    Las alteraciones por reumatismos extraarticulares corresponden a Bursitis, Tendinitis o periartritis de origen microtraumático repetitivo. Las localizaciones más comunes son: Hombros (bursitis, tendinitis del supraespinoso, bicipital, etc.), epicondilitis, tendinitis del extensor del pulgar, tendinitis de los flexores de los dedos de las manos (dedo en resorte), bursitis peritrocantérica, bursitis de la pata de ganso.

    En general se trata de patologías que responden muy bien al tratamiento médico y ocasionalmente quirúrgico, de tal manera que no provocan deficiencia. Sin embargo, en pocas oportunidades quedan secuelas que deberán evaluarse según lo establecido en el capítulo que comprende la tabla de los rangos de movimiento articulares.

    Atrapamientos neurales: el principal es el síndrome del túnel carpiano para cuyo diagnóstico es indispensable efectuar un electromiograma y una cuantificación de la velocidad de conducción nerviosa de los nervios medianos. Si bien, con tratamiento quirúrgico habitualmente se logra una recuperación completa, en ocasiones con terapia efectuada tardíamente puede dejar secuelas que se deberán evaluar según la tabla de compromiso de los nervios espinales periféricos. Es necesario realizar un electromiograma y velocidad de conducción nerviosa en un tiempo postoperatorio no menor de 6 meses antes de evaluar esta patología.

    Cuando se habla de fibrositis se incluye en ella a aquellos pacientes que presentan mialgias, artralgias, parestesias, contracturas musculares, etc., sin una base orgánica evidente y que habitualmente corresponden a trastornos funcionales no psicóticos. Su evaluación cae dentro del campo de la psiquiatría dado que siempre el examen físico osteoarticular y de laboratorio resulta normal, y si existieran alteraciones radiográficas éstas no serían de significación clínica.

    CAPITULO IV



    1. APARATO RESPIRATORIO



    4.1 GENERALIDADES

    El propósito de éste capítulo es realizar la evaluación de la disfunción permanente del aparato respiratorio y sus efectos en el desempeño del individuo. Debe recordarse que este tipo de disfunción crónica no es estática, si no que por el contrario puede ser la manifestación de procesos cambiantes, de manera que se deben realizar evaluaciones periódicas según al historia natural de la enfermedad diagnosticada.

    El grado de disfunción pulmonar cuantificado no se correlacionan en forma directa con la extensión, la severidad de la lesión tisular o anatómica, ni con los síntomas. Por tanto, la calificación de la deficiencia hacerse con base en los criterios señalados en el presente capítulo.

    Se considera insuficiencia respiratoria crónica cuando la presión barométrica arterial de oxígeno (PO2) es inferior a 60mm Hg, con o sin elevación de la presión barométrica arterial de dióxido de carbono (PCO2) mayor de 45 mm Hg. En este caso, se trata de una condición avanzada de la patología respiratoria y la deficiencia global corresponde a 40%.

    Las pruebas funcionales tienen valor para la evaluación de la deficiencia respiratoria sólo si se han efectuado cuando el paciente se encuentra en una condición estable, alejado de un episodio agudo o recurrente y siempre que se hayan agotado los recursos terapéuticos pertinentes.

    4.2 CLASIFICACION

    La clasificación de la deficiencia del aparato respiratorio se basa en:



    1. Grado de disnea



    1. Signos radiológicos



    1. Grado de deficiencia funcional (pruebas de función respiratoria y saturación de oxígeno arterial).



    Para clasificar una patología respiratoria en una determinada categoría de deficiencia, se deberán cumplir por lo menos dos de los criterios establecidos en cada una de ellas.

    Se debe tener presente que los pacientes con síntomas que están dentro de los criterios de la Clase I debe tener una deficiencia global del 0%, aunque haya anormalidad anatómica demostrable en el aparato respiratorio.

    4.3 PROCEDIMIENTOS PARA EVALUAR LA DEFICIENCIA DE ORIGEN RESPIRATORIO

    Se debe realizar una anamnesis y un cuidadoso examen clínico completo, con especial énfasis en los síntomas y signos de tipo respiratorio. Se debe contar con una serie de ayudas diagnósticas, tales como:



    1. Radiografías del tórax en inspiración profunda, en proyecciones postero-anterior y lateral y demás imágenes diagnósticas respiratorias que se consideren necesarias según la patología.



    1. Espirometría completa basal y con broncodilatador.



    1. Gases arteriales en reposo y en ejercicio, curva de oxígeno y demás pruebas de gases pertinentes.



    1. Difusión de monóxido de carbono, pletismografía pulmonar, volúmenes pulmonares y demás pruebas funcionales necesarias.



    1. También pueden ser necesarias otras pruebas tales como electrocardiograma, hematocrito y determinación de la hemoglobina.

    4.3.1 HISTORIA CLINICA, EXAMENES FÍSICO Y DE AYUDA DIAGNOSTICA

    4.3.1.1 Evaluación en Clases Funcionales de la Disnea:

    TABLA No. 4.1: GRADOS DE LA DISNEA

    GRADO DE DISNEA CRITERIOS CLINICOS 0 Normal, no hay disnea.

    1. El paciente puede caminar al paso de la persona sana de su misma edad y constitución en terreno plano, pero presenta disnea al subir una cuesta o una escalera.

    2. El paciente puede caminar varias cuadras a su propia velocidad y presenta disnea al caminar rápido en lo plano.

    3. El paciente presenta disnea al caminar despacio en lo plano.

    4. El paciente tiene disnea en reposo e incluso la presenta al vestirse, bañarse o lavarse.

    4.3.1.2 Espirometría

    Una vez realizado el examen, debe informarse por lo menos la Capacidad Vital Forzada CVF, el Volumen Espiratorio Forzado en el primer segundo VEF1, la proporción de relación entre estos dos parámetros o Indice de Tiffeneau (VEF1/CVF x 100), el flujo espiratorio forzado 25-75% de la CVF (FEF25-75%) también llamado flujo espiratorio medio máximo FEMM y el Flujo Pico PF. Los valores deben expresarse en términos absolutos y en el porcentaje del valor normal esperado.

    Debido a la variabilidad de los valores normales, el límite inferior de normalidad de cada uno de los índices anteriores se ha fijado en el percentil 95 del valor teórico promedio esperado, es decir en el valor sobre el cual se distribuye el 95% de los sujetos normales.

    La TABLA No. 4.1 resume los límites inferiores normales de la CVF, VEF, Índice de Tiffeneau y FEF25 -75 expresados como porcentaje del valor teórico esperado.

    TABLA No. 4.2: VALORES ESPIROMETRICOS NORMALES

    SEXO HOMBRES MUJERES

    EDAD 12 a 24 25 a 39 40 a 85 20 a 39 40 a 88

    PORCENTAJE % % % % %

    CVF 79.88 81.80 73.40 76.90 71.8 VEF1 81.20 78.10 72.20 70.30 72.6

    TIFFENAU 72-76 72-73 67-72 73-76 74-72

    FEF25 –75 58.80 55.30 40.30 44.80 56.90

    Estos valores corresponden al percentil 95 de los valores promedios normales, expresados como porcentaje del valor teórico esperado.

    Los análisis de la función pulmonar no se deben realizar en presencia de crisis asmáticas u otra evidencia de broncoespasmo. Cuando esto ha sucedido, los resultados no deben tenerse en cuenta para la calificación de la deficiencia. Tampoco deberán realizarse durante o poco después de una enfermedad respiratoria aguda y se debe considerar la capacidad del examinado para comprender las instrucciones y su cooperación en la realización de la prueba.

    Los gases arteriales son menos útiles en la evaluación de la deficiencia y sólo tienen valor cuando representan una condición permanente.

    Los cambios agudos en los valores de PO2, PCO2 y saturación de oxígeno, no deben considerarse para calificar la deficiencia y, tampoco deben ser de muestras tomadas durante una crisis de broncoespasmo o en el curso de una enfermedad respiratoria aguda.

    TABLA No. 4.3: DEFICIENCIA GLOBAL DE LA PERSONA POR PATOLOGÍAS DEL SISTEMA

    RESPIRATORIO

    CLASE CRITERIOS A EVALUAR DEFICIENCIA GLOBAL

    RADIOGRAFIA DISNEA FUNCIÓN PULMONAR GASIMETRIA (%)

    1. Normales, con evidencia de cicatrices o enfermedad inactiva. Ej: cicatrices pleurales. 1 VEF1 o CVF corresponde a 90% del normal esperado. Normal 0

    2. Pueden ser normales o con cierto grado de alteraciones. 2 VEF1 o CVF alteradas dentro del rango que va desde el límite inferior de la normalidad hasta 65% del valor esperado.

    Normal 5-12.4

    1. Por regla general presentan alteraciones. 3 VEF1 o CVF alteradas en un rango de 64 – 55% del valor teórico normal esperado. Saturación de O2 igual o mayor a 88% en reposo o ejercicio. 12.5-24.9

    2. Usualmente hay anomalías. 4 VEF1 o CVF son menores del 55% del valor teórico esperado normal. Saturación de O2 menor a 88% en reposo o ejercicio. 25-35

    Para la calificación de la deficiencia global, debe tenerse en cuenta los criterios y valores establecidos en las Tablas No. 4.1 y 4.2 para la disnea y los valores espirométricos respectivamente.

    4.4 EVALUACIÓN DE ALGUNAS ENFERMEDADES PULMONARES



        1. Asma



    Por tratarse de una enfermedad que tiene diferentes cuadros clínicos con grandes variaciones funcionales en su evolución, las pruebas de función pulmonar no pueden considerarse como base única de evaluación de la deficiencia. Hay pacientes con pruebas normales o aceptables que tienen una evolución muy inestable, grave e incluso letal. Otros que exhiben pruebas muy alteradas pueden tener una buena respuesta al tratamiento adecuado o tener una evolución más estable.

    Por tanto, sólo debe considerarse una deficiencia 40% a los pacientes con crisis persistentes o síntomas permanentes que impiden la actividad durante el día o perturben el sueño nocturno después de haber agotado las posibilidades terapéuticas reales, incluyendo los corticoesteroides cuando no están contraindicados. En ningún caso podrá hacerse una evaluación definitiva antes de 6 meses de observación con tratamiento adecuado. Debe prestarse especial atención a la dosis de los medicamentos y la regularidad de los intervalos con que se recibe.
  • 1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

    similar:

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconLey: Salvo que del contexto de la norma se desprenda otra cosa, la...

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconTema 68 salud laboral y calidad de vida. Elementos que determinan...

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconTitulo enfermedades profesionales: en la medicina del trabajo en el derecho laboral

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconLas enfermedades reumáticas (ER) fueron la principal causa de incapacidad...

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconApertura, y delación de la herencia. Capacidad e incapacidad para...

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconSalud: Estado completo de bienestar físico, mental y social y no...

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconArtículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de...

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconDiario Oficial No. 41. 214, de 8 de febrero de 1994 Por la cual se...

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconEn ejercicio de las facultades conferidas en el numeral 12 del artículo 172 de la Ley

    46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo 2o. Definiciones de invalidez, incapacidad permanente parcial, capacidad laboral y trabajo habitual iconHoja de vida laboral y de trabajo ocupasional




    Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
    contactos
    b.se-todo.com