Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia




descargar 270.72 Kb.
títuloTribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia
página1/7
fecha de publicación27.01.2016
tamaño270.72 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7
ACUSACIÓN A COMPAÑÍA PIZANO S.A. Y SU FILIAL MADERAS DEL DARIÉN S.A.
Tribunal Permanente de los Pueblos - Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia



  1. CONTEXTO GENERAL


El municipio de Ríosucio, departamento del Chocó, abarca 10373 km2, consta de 24 corregimientos y 130 veredas. La población municipal según el censo de 1993 era de 26.770 habitantes, de los cuales 4.624 vivían en el casco urbano y el resto, 22.146, en pequeños caseríos. La cuenca del río Cacarica se encuentra localizada en este municipio.
Esta cuenca limita con el Parque Natural Nacional Los Katíos y la serranía del Darién que separa a Colombia de Panamá. Está formada por una superficie selvática de exuberante vegetación y de una enorme fertilidad, surcada por numerosos ríos, quebradas, caños y ciénagas. La región ubicada en el Bajo Atrato posee una de las mayores biodiversidades del planeta, con abundantes recursos naturales entre los que se encuentran numerosas variedades de maderas, aves, especies vegetales y peces.
La principal vía de comunicación es el río Atrato que desemboca en el océano Atlántico en el golfo de Urabá. La cuenca dista de Turbo unas tres horas en lancha de motor por los ríos Atrato y sus afluentes Perancho, Peranchito y otros. Esos ríos son las puertas de entrada y salida de la zona. Los asentamientos de Puente América y Bocas del Atrato son los puntos de control del paso.
Las organizaciones espacio temporales de los 23 poblados Balsagira, Balsita, Bocachica, Bendito Bocachico, Bogotá, Bocas del Limón Peranchito, Quebrada Bonita, Quebrada del Medio, La Honda, Las Mercedes Barranquilla, La Virginia Perancho, Las Pajas, Montañita Cirilo, Puente América, Puerto Berlín, Puerto Nuevo, San Higinio, San José de Balsa, Santa Lucía, Teguerré Medio, Varsovia, Vijao, Cacarica y Villa Hermosa la Raya, asociadas en el Consejo Comuniario de la Cuenca del Río Cacarica,

se componen por afrocolombianos, principalmente, indígenas y mestizos.
“Para sus habitantes antes del desplazamiento la tierra es un todo: el lugar donde se produce, se desarrolla la vida afectiva, se originan las relaciones, se juega, se festeja, se define; es el fundamento físico – espacial donde se construye su vida colectiva y su identidad. La tierra comprende el suelo, el subsuelo, el espacio, las aguas, los bosques, los cultivos. La comunidad establece los derechos de propiedad como los que tiene una familia al utilizar una zona delimitada generalmente por un curso de agua. Se establece una relación con la naturaleza que es de arraigo y produce un sentido de pertenencia; es la memoria, la cultura y la identidad (…).
El arrasamiento y el abandono obligado llevaron a recrear el territorio en las nuevas condiciones, en la defensa de la vida y de la naturaleza. Se crearon espacios de relación de su población con el medio ambiente, y de comportamiento, derivados de la estructura ecológica como son las formas prevalecientes de explotación de los recursos naturales, las normas de producción, de pesca y caza, así como la importancia de agua para la subsistencia y el transporte e intercambio de los excedentes. En el desplazamiento, el quiebre de esa relación central con la tierra, que es mejor llamarla territorio, desorienta el sentido de la interpretación de la vida. El agua resignifica los ancestros, cobra un sentido vital en lo personal, en la alimentación, en el transporte y ahora en las formas de resistencia.1
2. PIZANO S.A. Y MADERAS DEL DARIEN
Pizano S.A2, fue fundada en el año 1935 bajo la denominación “Triplex Pizano S.A.”, con el fin de producir láminas contrachapadas de madera (triplex) para la industria del mueble y la construcción. La compañía inicia la producción de triplex en una bodega ubicada en Bogotá, con maquinaria traída de Alemania y con la madera proveniente de los bosques de Fusagasugá y la región del Salto del Tequendama (departamento de Cundinamarca). En ese entonces el personal constaba de 27 trabajadores y la producción diaria ascendía a 200 láminas. En su fundación intervinieron los hermanos Bernardo, Arturo y Vicente Pizano Restrepo. Su primer gerente fue Arturo Pizano, quien dirigió la empresa hasta 1948, año en el cual asumió la presidencia Bernardo Pizano Brigard.
En 1959, la empresa de naturaleza familiar pasa a ser una gran empresa con emisión de acciones y su conversión en una sociedad anónima. A finales del mismo año y con el fin de obtener un mayor desarrollo industrial y asegurar el abastecimiento de materia prima, la compañía une esfuerzos con Maderas del Caribe creando la empresa Maderas del Darién S.A., que se ubicó en Urabá, suministrando la madera necesaria para las diferentes líneas de producción. En 1972 cambia su razón social y se consolida finalmente como Pizano S.A.
En la actualidad, es una de las principales empresas productoras de tableros de madera en América del Sur y la Región Andina y las exportaciones que realiza hacia Estados Unidos y Centro América alcanzan un 30% del total de ingresos para la compañía. Su principal centro fabril se encuentra localizado en la ciudad de Barranquilla, donde se procesan contrachapados, tableros de partículas de madera, laminados decorativos y cuenta con una planta de resinas de avanzada tecnología. Su estratégica ubicación facilita el acceso a los principales puertos marítimos del Caribe, Centro y Norte América; así como el de las materias primas desde su propia plantación forestal, que se encuentra localizada 190 kilómetros al sur de la ciudad sobre el Río Magdalena.
Según esta empresa su operación “supuestamente” se basa en “el aprovechamiento racional de los bosques naturales y el cultivo de bosques propios como principal medio para alcanzar un desarrollo ecológicamente sostenible”. Dicha actividad es realizada desde 1981 por intermedio de Monterrey Forestal S.A., entidad que se encuentra en la actualidad en Zambrano (Bolívar) y cuenta con más de 25.000 hectáreas de bosque natural y de árboles sembrados destinados a la producción de triplex y tablex ®. Desde 1994 Monterrey Forestal S.A., comenzó a proveer de materia prima al complejo industrial ubicado en Barranquilla. Según su página web, a la fecha “se han cosechado de estas plantaciones y en diferentes procesos silviculturales, de una reserva aún en crecimiento, cerca de 500.000 m3 de madera principalmente para la fabricación de tableros aglomerados. Se estima que con el actual plan de siembras y cosechas, Monterrey Forestal S.A., podrá proveer la mayoría de los requerimientos totales hasta el año 2010, tanto para los tableros contrachapados como para los de aglomerado, oferta que se mantendrá constante en los años futuros”.
Cabe anotar en este punto que aunque la explotación maderera directa que realiza Pizano S.A. es bastante inferior a la que realiza la Compañía Maderas del Darien S.A, en términos de beneficios directos y suministros de materia prima, es una única organización empresarial que ha asumido el monopolio en la compra y transformación de toda la madera en la región, con lo cual se origina que las ganancias no se queden en la zona, y en consecuencia, no se generen beneficios para sus pobladores.
Efectivamente, el Grupo Empresarial Pizano S.A. a través de su dependiente Maderas del Darien S.A., ha asumido la exclusividad en la explotación maderera en la región, aprovechando cerca de 232.012,21mts3 desde 1993 a 20023 y junto con el Grupo Dago, aproximadamente 1.697.295 has. de bosque húmedo tropical en los últimos 30 años, produciendo con ello un daño ambiental que aún no se ha cuantificado en toda su magnitud. Esta forma de explotación mecanizada, extractiva y casi exclusiva de los territorios pertenecientes al Área Protegida del Chocó Biogeográfico del cual este grupo Empresarial es el principal receptor, ha sido abiertamente aceptada. Para su aniversario numero 58, la revista Clase Empresarial le pregunto a Rafael Matallana, presidente de Pizano S.A., sobre el secreto del éxito. Su explicación argumentaba “... la vinculación al bosque, a través de una compañía que proporciona el 100% de su materia prima: Maderas del Darien, en la zona de Urabá, a través de permisos que otorga el Estado”4. (Negritas fuera de texto).
Estos estrechos vínculos de orden comercial son posibles además porque Pizano S.A, ejerce el control total accionario y administrativo sobre la estructura societal de Maderas del Darién. En las Actas de Constitución, los señores Bernardo Pizano Restrepo y Bernardo Mora & Cia. Ltda. son socios fundadores tanto de Maderas del Darién S.A, y de Proyectos Industriales S.A. Se sabe también que otros accionistas que integran o han integrado el grupo mayoritario de los inversionistas de esta Compañía representan a su vez, no solo grupos familiares sino incluso compañías de otros ramos y grupos empresariales extranjeros como Boise Cascade Int. Finance Corp, Familia Pizano Brigard Mallarino, Ligia Restrepo de Correa, Seguros Colombia, entre otros.
Al establecer esta figura de la filiación, además de adquirir mayores recursos, desvía su responsabilidad frente a los daños ecológicos, puesto que ocultan sus beneficios y ocultan su responsabilidad frente al no incentivo de prácticas forestales y de planes de sostenibilidad. De acuerdo con las investigaciones realizadas en la región, “hoy sólo el 40% de la superficie boscosa original del Chocó queda en pie, lo cual ha atentado y sigue poniendo en riesgo el equilibrio ecológico en la zona de mayor concentración de biodiversidad del mundo, en cuanto a número de especies por hectárea, y los más altos niveles de endemismo del planeta”5, y más grave aún es el riesgo en que permanentemente se encuentran los medios de vida y el espacio vital de las comunidades afrodescendientes que allí habitan.
La Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó – Codechocó, a través de la Resolución 3596 del 30 de diciembre de 1992, otorgó a dicha compañía un permiso de aprovechamiento forestal para las zonas de Guamal, Río Sucio y Murindó, por un plazo de 10 años y con una extensión de 5.869 hectáreas. Este permiso de acuerdo con las investigaciones adelantadas fueron ilegalmente otorgados, puesto que los aprovechamientos se erigen como delitos contra los recursos naturales y del ambiente (artículo 242 del Decreto – Ley 100 de 1980 – Código Penal de la época): ilicitud de transporte, comercio, aprovechamiento de productos forestales de especie declarada amenazada.
A pesar de lo anterior esta compañía recibió inexplicablemente de la certificadora Smartwood, el sello Fores Stewardship Concil SW-FM/COC-137 en el año 2001, que indica que dicha compañía cumple con las normas para la Certificación Forestal Voluntaria de Plantaciones Forestales y Bosques Naturales que tiene como objetivo promover, en los bosques de todo el mundo “una gestión forestal económicamente viable, socialmente beneficiosa y ambientalmente responsable”, en concordancia con los principios y criterios del Consejo Mundial de Manejo Forestal (FSC), siendo así la primera y única empresa colombiana del sector maderero con dicha referencia.

FUNDAMENTOS DE HECHO


  1. INTRODUCCIÓN


1. La región del Chocó biogeográfico, es decir, las tierras que van desde la Serranía del Darién en la frontera con Panamá, hasta el Ecuador, al occidente de la cordillera occidental, es considerada la región más húmeda del geotrópico y probablemente del mundo. En esta región se encuentra una de las mayores concentraciones de diversidad de especies6, “la mayor concentración de aves endémicas del mundo y una extraordinaria diversidad de especies de anfibios y de mariposas”7. Por lo anterior, la Cuenca del Río Cacarica, fue declarada como patrimonio de la humanidad y reserva de la biosfera en 1983 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura – UNESCO.
2. El uso irracional en forma mecanizada de los recursos maderables del Cacarica, por parte de la Compañía Maderas del Darién S.A., vinculadas al Grupo Empresarial Pizano S.A., ha generado un profundo daño en el territorio, los recursos forestales y en las condiciones de vida de las minorías étnicas que habitan las zonas de extracción, lo cual bajo ningún fundamento puede considerarse como resultado de operaciones forestales que aseguran la sostenibilidad ecológica, económica y social en las regiones en las que realiza la extracción maderera.
3. Esta empresa ha sido beneficiaria directa en diversos renglones de la economía colombiana, de la explotación extensiva que ha realizado su subordinada “Maderas del Darién S.A.” sobre un monto aproximado de 232.012.21m3 de madera en la última década, afectando principalmente las formaciones boscosas de los municipios de Riosucio y Carmen del Darién en el departamento del Chocó.
4. Una de las grandes preocupaciones es frente al uso de la especie catival (Priora Copaifera), que se cataloga como una especie en vía de extinción, puesto que no tiene una alta capacidad de regeneración ante la extracción indiscriminada realizada por esta compañía, generando por tanto un agudo impacto sobre la vocación forestal de la selva húmeda tropical. Estos árboles dependen para su polinización primordialmente de la presencia de animales como insectos, murciélagos, mariposas y aves.
5. El cativo es una de las principales especies comerciales del norte del departamento del Chocó, donde se encuentran los bosques llamados cativales. En la década de los cincuenta, ocupaban un área cercana a 350.000 hectáreas, pero estudios recientes con imágenes satelitales indican que el área con relictos de cativos está conformada tan sólo por 90.000 hectáreas.
6. La Fundación Natura8 publicó en el año 2000 las memorias de un encuentro denominado Encuentro Colombo Panameño El Darién: Zona Binacional de Vida y Convivencia, la cual además de señalar la profundidad del conflicto en la región, señala los problemas ecológicos. Sobre la Cuenca Baja del Río Atrato adujo:
Solamente una tercera parte de los bosques de cativo, que originalmente cubrían estas zonas se mantiene en la actualidad. El resto ha sido talado y convertido en potreros en el lapso de los últimos 40 años. En la actualidad los conflictos entre la empresa maderera que realiza la explotación de estos rodales y las comunidades indígenas y negras se mantienen tensas, pues estas últimas consideran que el proceso de extracción de los recursos forestales afecta la integridad de sus territorios y derechos reconocidos por la Constitución y las leyes vigentes”.
(…)
La más grande amenaza que encara el Chocó es la deforestación asociada con la extracción de madera, la expansión de la agricultura y la ganadería, la minería y el desarrollo de infraestructura. En el Pacífico Central y Norteño Colombiano, las concesiones de madera han clareado grandes extensiones de bosques para la producción de papel y madera, con muy poca –sic- manejo y reforestación subsiguiente. En Colombia, el Chocó representa apenas un sexto del área del país, pero ha proveído hasta 55 por ciento de que la madera extraída en los últimos 15 años. Para las comunidades, el corte ofrece un ingreso significativo e inmediato en un área donde las oportunidades económicas son sumamente limitadas”.9
7. Toda esta devastación no sólo ha vulnerado los derechos de las comunidades afrodescendientes que hoy accionan ante el Tribunal. Años atrás, los territorios de las comunidades indígenas se vieron afectadas por la explotación indiscriminada:
Desde marzo de 1987 hasta noviembre de 1990, la Comunidad Emberá Katio del Resguardo Indígena Chageradó se vio afectada por explotaciones forestales de magnitud industrial, sin contar con el debido permiso forestal que debió ser otorgado por CODECHOCO. Dichas acciones fueron llevadas a cabo con el aporte financiero, asesoría técnica, maquinarias, personal propio y total apoyo de la compañía Maderas del Darién MADERIEN (sic) S.A. Estas explotaciones consistieron en la tala rasa del bosque húmedo tropical del Resguardo comunitario ubicado alrededor de los ríos Chageradó y sus afluentes Tebará y Taparal además de otras zonas aledañas al resguardo, en una extensión total de 7.247 hectáreas. De esta forma se afectó y modificó el hábitat de la comunidad ya que se convirtió en un frágil ecosistema.”10 (Negritas fuera de texto)
8. Desde la presencia de Pizano S.A y Maderas del Darién en la zona, se tiene conocimiento que dichas compañías no realizan prácticas sostenibles dirigidas al cultivo y la silvicultura de Cativo y de las otras especies forestales, a pesar que en sus declaraciones manifiesta que ésta es realizada por los propios nativos indígenas y comunidades afrodescendientes. Sobre este hecho concreto da fe el informe elaborado por la Defensora del Pueblo Comunitaria del Cacarica, el Director del Parque Natural de los Katios y las asesoras de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la Nación, en el que se concluye:
"Como tal los Cativales han sido explotados al máximo atentando no solamente con la renovabilidad del recurso forestal sino que han alterado considerablemente la dinámica del sistema cambiando los patrones de drenaje de las aguas, los períodos de inundación, las características de los suelos y las aguas y la estructura del bosque, bajo esta óptica el catival está destinado a desaparecer.

(…)
En la zona propiamente dicha, la explotación del catival tiene consecuencias negativas para las comunidades y los ecosistemas, dado que:


  • El transporte por agua de la madera conduce el taponamiento de muchos ríos y quebradas y de numerosos caños y por tanto a la suspensión del tránsito y la navegación por estas vías. LA gente no puede sacar sus cosechas ni entrar su mercado.

  • La compañía para evitar que la madera se pierda, la inmunizan –sic- y los venenos que usan para hacerlo, atacan el pescado agravando así la situación económica de las comunidades.

  • Pero la consecuencia más grave sin duda, es la transformación de las áreas más altas del catival en tierra aptas sólo para la ganadería gracias a la construcción de canales y el drenaje de caños y ríos para sacar la madera. No es sólo el cambio en ecosistemas a largo plazo lo que es negativo, a corto plazo, la ruina de los cativales tiene consecuencias en el modo de vida de la gente, sobre todo en su alimentación, el agotamiento la caza y la pesca presiona a la gente a subsistir por medio, por ejemplo del jornal, lo que antes les daba el bosque, la introducción de la ganadería crea una demanda de fuerza de trabajo por la limpieza del potrero, el arreglo de cercas, el ajetreo del mismo ganado, abriendo así alternativas de empleo que son correlativas con la aniquilación del catival como fuente de subsistencia o predio de alimentación natural”.(Negritas fuera de texto)


9. En documento público que reposa en la Procuraduría General de la Nación, Proceso 161-01435, que contiene un estudio sobre la gravedad del impacto ambiental en las cuencas del Atrato (F.225 C.O4), en especial sobre el catival, se da cuenta de su exterminio, lo mismo que de la larga lista de especies forestales y de fauna relacionadas con éste. En lo que respecta a la explotación a gran escala del Cativo, refiere el informe aportado a la Procuraduría:
"De acuerdo con las evaluaciones realizadas con el soporte de imágenes de satélite LANDSAT TM e imágenes de radar ENTERA, se estima que de las casi 350.000 hectáreas originales de Cativales de las cuencas del río Atrato y León, quedan en 1987 unas 90.000 hectáreas, situación que representa una tasa de deforestación estimada en 8.200 hectáreas año, datos actualizados, tomados en 1997, indican la existencia de 60.000 hectáreas en alto grado de intervención, situación que obliga a determinar políticas silviculturales muy estrictas para garantizar la conservación de este tipo de bosques. Todo lo anterior tiene graves repercusiones ante la desaparición de este ecosistema de gran valor estratégico para la región"


  1   2   3   4   5   6   7

similar:

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconResumen Los Pueblos Indígenas del mundo continúan sufriendo serias...

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconConferencia mundial de los pueblos sobre cambio climatico y defensa de la vida

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconLos británicos descienden de los vascos de la Edad de Hielo
«mentirijilla política» que trata de ocultar las diferencias de los pueblos. Así, descarta que «un sentimiento de orgullo en la cultura...

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconEl racismo contra los pueblos

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconInnovación, Cultura e Identidad de los Pueblos”

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconEstos pueblos se fundieron con los fenicios

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconHasta los griegos el saber en Biología era de carácter popular, exceptuando...

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconParticipación de los Pueblos Indígenas en el Proceso de la Consulta de la Carta de la Tierra

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconGenes, pueblos y lenguas – notas relativas a los vascos y la lengua vasca

Tribunal Permanente de los Pueblos Audiencia sobre Biodiversidad – Sesión Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia iconUn alto a la explotación irracional de recursos y demanda de mayor...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com