Bibliografía páginas webs




descargar 0.52 Mb.
títuloBibliografía páginas webs
página14/16
fecha de publicación08.02.2016
tamaño0.52 Mb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Ley > Bibliografía
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

“El mayor tesoro de la Iglesia es Jesús Eucaristía”




CONVERTIDOS, QUE MARCAN EL CAMINO
Se ha dicho, frecuentemente, que todos los convertidos son “molestos”, porque toman la fe con tal fuerza que, a los católicos comunes, les parecen un poco fanáticos. Pero es que, cuando uno se enamora de Cristo, no puede menos de sentir un fuego interior que lo lleva a compartirlo con todos los que le rodean. Incluso, hasta entregar su vida totalmente a su servicio. Algunos de estos convertidos desde el primer momento de su conversión intuyeron por una gracia especial de Dios que la Iglesia católica era la Iglesia fundada por Jesucristo.
Veamos tres ejemplos significativos, dos judíos y un ateo.

ALFONSO DE RATISBONA
Era un hombre rico, hijo de un banquero judío, y totalmente descreído, pero el día 20 de enero de 1842, entró por curiosidad en la iglesia de san Andrés delle Fratte, de Roma. Allí se le apareció la Virgen María y, en un instante, cambió totalmente su vida, hasta el punto de dejar a su novia, con quien se iba a casar en poco tiempo, y hacerse sacerdote, llegando a ser un santo: san Alfonso de Ratisbona.
Él cuenta cómo conoció intuitivamente las verdades de la fe católica. Dice así:
“Todo lo que sé es que, al entrar en la iglesia, ignoraba todo; que saliendo de ella, veía claro. No puedo explicar ese cambio, sino comparándolo a un hombre a quien se despertara súbitamente de un profundo sueño; o por analogía, con un ciego de nacimiento que, de golpe, viera la luz del día; ve, pero no puede definir la luz que le ilumina y en cuyo ámbito contempla los objetos de su admiración. Si no se puede explicar la luz física ¿cómo podría explicarse la luz que, en el fondo, es la verdad misma? Creo permanecer en la verdad, diciendo que yo no tenía ciencia alguna de la letra, pero entreveía el sentido y el espíritu de los dogmas. Sentía, más que veía, esas cosas; y las sentía por los efectos inexpresables que produjeron en mí. Todo ocurría en mi interior; y esas impresiones, mil veces más rápidas que el pensamiento, no habían tan sólo conmocionado mi alma, sino que la habían como vuelto al revés, dirigiéndola en otro sentido, hacia otro fin y hacia una nueva vida. A partir de ese momento, mis prevenciones contra el cristianismo se borraron sin dejar rastro, lo mismo que los prejuicios de mi infancia. El amor de Dios ocupaba el lugar de cualquier otro amor”154.
EUGENIO ZOLLI
Fue gran rabino, jefe de la Sinagoga de Roma. Cuando se convirtió a católico, se dedicó a dar clases en la Universidad gregoriana de Roma, y a todos sus alumnos les decía: “Vosotros, que habéis nacido en la religión católica, no sois conscientes de la riqueza que habéis recibido desde la infancia por la fe y la gracia de Cristo; pero yo, que he llegado a la fe después de un largo trabajo de años y años, aprecio la grandeza del don de la fe y siento toda la alegría de ser cristiano católico”155.
Cuando le preguntaron algunos por qué no se había hecho protestante, respondió: “Protestar no es testimoniar. ¿Para qué han esperado 1500 años para protestar? La Iglesia católica fue reconocida por el mundo cristiano como la verdadera Iglesia durante quince siglos seguidos. Después de estos quince siglos nadie puede decir que la Iglesia católica no es la Iglesia de Cristo sin plantearse serios problemas. Yo admito la autenticidad de una sola Iglesia, aquella que fue anunciada a todos por mis propios antepasados, los doce apóstoles, que, como yo, han salido de la sinagoga”156.
Y defendió el primado del Papa en un libro titulado La confesión y el drama de Pedro, que dejó inconcluso a su muerte. Aprendamos de él a amar a Jesús hasta las últimas consecuencias y dejarlo todo por él.

ANDRÉ FROSSARD
Era periodista y llegó a ser el escritor católico francés más grande del siglo XX, miembro de la Academia francesa. Se convirtió el 8 de julio de 1935, cuando tenía 20 años. Cuenta en su libro Dios existe, yo me encontré, el momento clave de su conversión, cuando era un “perfecto ateo”, que ni siquiera se planteaba la existencia de Dios, como no se planteaba la existencia de caperucita roja o de los siete enanitos. Él dice que su experiencia de Dios lo llevó instantáneamente, no sólo a la Iglesia católica, sino a conocer intuitivamente las verdades que la Iglesia ha enseñado durante siglos; especialmente, la presencia real de Jesús en la Eucaristía, pues desde la custodia, donde se adoraba la hostia consagrada, recibió la oleada de amor y de luz que cambiaría para siempre su vida. Por eso, creía, sin lugar a dudas, que la Iglesia verdadera, la auténtica, fundada por Cristo, es la Iglesia católica.
Dice así: “Entré por casualidad en una capilla de Paris… y salí católico algunos minutos más tarde. Algunos cartesianos se han permitido sugerir que yo habría quizás salido protestante de un templo (protestante) o musulmán de una mezquita. ¿Puede concederse a un decorado tan grandes poderes mágicos? Todo lo que puedo decir es que yo ha sido hecho católico aquel día; católico de pies a cabeza, católico sin ningún género de dudas y no protestante o musulmán, ni judío. Quedé tan sorprendido de verme cambiado en jirafa a la salida de un zoo”157.
“Después de mi conversión, me di cuenta de que hacía mucho tiempo la Iglesia había plasmado en fórmulas lo que se me había revelado de otra manera. Los sacerdotes no habían pasado por la misma experiencia; sin embrago, sabían e, incluso, tenían todavía mucho que enseñarme”158.
“Yo no vi a Dios, pero vi su luz… una luz de verdad, una luz enseñante que, al iluminar, informa y que, en un instante, enseña más sobre la religión cristiana que diez libros de doctrina… La verdad cristiana es la misma, tanto si te llega como un rayo de sol espiritual como por el canal de la fe transmitida por la tradición. La coincidencia es absoluta y perfecta… Creo que este argumento aboga con fuerza por la veracidad de la enseñanza cristiana (católica). Siento que haya sido utilizado tan pocas veces”159.
Al salir de la capilla de la calle Ulm, sabía cuatro cosas, o mejor dicho, veía cuatro cosas evidentes que todavía me asombran: hay otro mundo; Dios es una persona; estamos salvados y, paradójicamente, estamos por salvar; la Iglesia (católica) es de institución divina… La Iglesia es de institución divina, porque es Dios quien le confía las almas y no al contrario… Yo no le he dado mi adhesión; he sido conducido a ella como un niño a quien se lleva a la escuela cogido de la mano, o llevado a su familia, a quien él no conocía. Esta sensación de connivencia entre la Iglesia y lo divino ha sido tan fuerte, que siempre me retuvo, no de evaluar los errores cometidos en cada siglo por la gente de Iglesia, sino de tomar la parte por el todo… Su santidad invisible me impresiona, sus debilidades e imperfecciones de aquí abajo me tranquilizan, y me la hacen más próxima. Sucede que tampoco yo soy perfecto”160.
El conoció instantánea e intuitivamente, por revelación de Dios, las verdades de la fe católica, sobre todo, de la Eucaristía y, por eso, amó y vivió nuestra fe hasta las últimas consecuencias. Y dice:
¡Dios mío! Entro en tus iglesias desiertas, veo a lo lejos vacilar en la penumbra la lamparilla roja de tus sagrarios y recuerdo mi alegría. ¡Cómo podría olvidarlo! ¿Cómo echar en olvido el día en que se ha descubierto el amor desconocido por el que se ama y se respira; donde se ha aprendido que el hombre no está solo, que una invisible presencia le atraviesa, le rodea y le espera: que, más allá de los sentidos y de la imaginación, existe otro mundo, al lado del cual el universo material, por hermoso que sea, no es más que vapor incierto y, reflejo lejano de la belleza de quien lo ha creado? Y no hablo de él por hipótesis, por razonamiento o de oídas. Hablo por experiencia”161.
CONCLUSIÓN
Después de haber visto algunos de los muchos testimonios que podríamos presentar sobre cristianos convertidos a la fe católica, vemos algunas constantes que se repiten. Todos han descubierto en la presencia real de Jesús en la Eucaristía el mayor tesoro de la Iglesia y, por eso, se enamoran de Jesús Eucaristía hasta el punto de ir a misa y comulgar con la mayor frecuencia posible. Otro descubrimiento grande es el de María, como Madre nuestra e intercesora ante su hijo Jesús. Quizás el amar a María y rezar el rosario les resulta difícil al principio a casi todos los convertidos; pero, una vez que han aceptado a Jesús Eucaristía dentro de la Iglesia, poco a poco, aceptan a María y llegan a enamorarse también de la Madre de Jesús y la reconocen como Madre.
El descubrimiento de que todas las verdades de la fe católica las creían también los cristianos de los primeros siglos, les da mucha seguridad. Esa seguridad falta siempre en las iglesias nacidas de la Reforma protestante.
En algunos casos, como en el de Malcolm Muggeridge, la firme postura de la Iglesia católica en cuanto a la contracepción, lo decidió a ser católico. Ciertamente, hasta 1930, todas las iglesias protestantes rechazaban los anticonceptivos y, a partir de esa fecha, los aceptaron, basándose por supuesto en la Biblia. En algunas iglesias, hasta aceptan el aborto, en ciertas circunstancias, y dan su aporte para apoyar campañas abortivas. En otras iglesias, se acepta el matrimonio de homosexuales, la ordenación sacerdotal de mujeres o el divorcio.
En algunos casos, fue decisivo el conocer la fe católica, asistiendo a misa, invitados por algún amigo católico, o ir unos días a alguna abadía para ver cómo viven y oran los monjes. También les ha sido muy útil el conocer testimonios de otros convertidos y relacionarse con ellos.
Al convertirse, todos hablan de un sentimiento de felicidad por haber regresado “a casa”. Algunos hablan de pasar el Tiber (río de Roma), como si dijeran que han llegado a Roma, a la Iglesia, que tiene su centro en Roma. Todos tienen el sentimiento de que estaban extraviados y vuelven al hogar.
Muchos de estos cristianos tenían fuertes sentimientos anticatólicos, porque les habían enseñado que los católicos no son cristianos bíblicos y tienen creencias paganas. Pero, al estudiar detenidamente la Biblia, descubrieron que la Biblia los llevaba directamente a la Iglesia católica. Sobre todo, les ha llamado la atención el haber sido “engañados”, pues, al estudiar la historia de la Iglesia, se han dado cuenta de que esas creencias, supuestamente paganas, las creían también los cristianos de los tres primeros siglos; pues ellos tenían imágenes, amaban a María y creían en Jesús Eucaristía. Por eso, como decía Henry Newman, el gran convertido del anglicanismo: El protestante, que estudia la historia de la Iglesia, deja de ser protestante.
Invito a todos los católicos a profundizar su fe y vivirla en plenitud, a sentirse felices de ser católicos y a compartir su fe con los que no la tienen. A todos los no católicos les deseo que estudien la Biblia y la historia de la Iglesia con sinceridad y profundidad para descubrir en ella, la plenitud de la verdad y no sus ideas con su interpretación personal de la misma.
En la Iglesia hay UNIDAD y universalidad. Hay autoridad a través del Papa y los obispos, que vienen en continuidad ininterrumpida desde Cristo y los apóstoles y, sobre todo, hay miles y miles de ejemplos de santidad. Solamente el Papa Juan Pablo II ha hecho beatos a más de 1.350, y santos a más de 485. En estos últimos años, después del concilio Vaticano II, se han fundado más de 350 congregaciones religiosas de derecho pontificio. Lo cual nos habla de que la Iglesia católica está más viva que nunca y que, a pesar de los errores y pecados de algunos, que siempre los habrá, la Iglesia fundada por Cristo sigue en pie, fundada en la Roca de Pedro.
Por eso, a todos los no católicos, que se convierten, y a los ex-católicos que regresan les decimos: Bienvenidos a casa, Cristo los espera.
Que Dios los bendiga por María.

Su hermano para siempre.

Ángel Peña O.A.R.

Parroquia La Caridad

Pueblo Libre – Lima – Perú

Tlf. 461-5894


1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

similar:

Bibliografía páginas webs icon7. Bibliografía y Webs

Bibliografía páginas webs iconEste libro comienza, como vimos, con el título, luego los datos sobre...

Bibliografía páginas webs iconBibliografía Páginas Web (con temática general)

Bibliografía páginas webs iconRecursos y/o páginas del libro

Bibliografía páginas webs iconSusana Otero bq 28 6 páginas Dr. Feliu bioquímica de la obesidad

Bibliografía páginas webs iconSusana Otero 6 páginas Dr. Feliu bq. 27 Bioquímica de la diabetes

Bibliografía páginas webs iconContinuacion de la primera parte paginas: 177 al 229

Bibliografía páginas webs iconPaginas informativas de sociedades cientificas para familias/NIÑOS

Bibliografía páginas webs iconResumen ejecutivo (máximo de dos páginas y escrito en lenguaje no técnico)

Bibliografía páginas webs iconResumen ejecutivo (máximo de dos páginas y escrito en lenguaje no técnico)




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com