Bibliografía páginas webs




descargar 0.52 Mb.
títuloBibliografía páginas webs
página9/16
fecha de publicación08.02.2016
tamaño0.52 Mb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Ley > Bibliografía
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   16

ED FRIDE
Nos dice: “Durante mis estudios en el colegio yo era un agnóstico. Un día, a la salida del colegio, un desconocido me dijo: Jesús te ama y tú debes entregar tu vida a Jesús. Yo ni siquiera creía que Jesús existía, pero acepté leer el libro que me dio: La cruz y el puñal. Lo terminé de leer en una noche y me siguió prestando varios libros más que hablaban de milagros, de hablar en lenguas y de ser llenos del Espíritu Santo. Todo ello me impactó mucho y me llevó a orar y a pedir ayuda a Dios. Un día, en plena oración, sentí la presencia de Dios y experimenté su amor con mucha fuerza. A la mañana siguiente, fui a ver al pastor de mi iglesia protestante. Él me dijo que mi experiencia era bíblica, pero que no lo entenderían en nuestra iglesia. Había encontrado a Jesús, pero había perdido a mi iglesia. Entonces oré para pedir que Dios me iluminara para saber a cuál Iglesia debía acudir. Terminada mi oración, me llamó un amigo católico y me invitó a la misa de la Vigilia pascual, pues estábamos en Semana Santa. La misa era en la catedral del Santísimo Rosario de Duluth, Minnesota (USA). Fue celebrada por el obispo Paul Anderson y fue una misa carismática donde habló de las experiencias del Espíritu Santo, parecidas a las que me habían sucedido, incluso el hablar en lenguas. Era mi primera experiencia de una misa católica y, cuando llegó el momento de la comunión, yo también me acerqué. Al comulgar, creí realmente que estaba recibiendo a Jesús, en ese momento sentí como si la voz de Jesús me dijera: Ahora estás en casa.
A los pocos días, comencé mi instrucción para llegar a hacerme católico. Mientras estudiaba en la Universidad de Minnesota, me enamoré de una linda chica con la que quería compartir el resto de mi vida. Un día estaba leyendo el Evangelio y me impactó en Mateo 19,12 lo que dice Jesús sobre seguirlo, renunciando al matrimonio por el reino de los cielos. No le di importancia, pero, durante las dos semanas siguientes, cinco amigos distintos me dieron un mensaje y era exactamente el mismo, el de Mateo 19,12.
Yo, al principio, me rehusaba; pero, poco a poco, lo tomé en serio y pensé seriamente en hacerme sacerdote. Al fin, entré en el Seminario y llegué a la meta el 29 de noviembre de 1986, ordenándome sacerdote para siempre. Ahora llevo ya 17 años de sacerdote. Estoy sirviendo como párroco de la iglesia Cristo Rey de Ann Arbor, Michigan (USA), que es una parroquia carismática de la diócesis, especialmente designada por el obispo para apoyar a todos los que están en el movimiento carismático católico. Me siento feliz de ser sacerdote y de servir al Señor y a su pueblo y hacer su voluntad. ¡Gloria a Dios!115.

CHRISTOPHER DIXON
Durante nueve años, yo serví al Señor como pastor de la Iglesia unida metodista en New Jersey (USA). Yo estaba contento y satisfecho de mi Congregación. Yo no creía que la unidad visible o la unidad doctrinal fuera necesaria para la Iglesia. Desde mis tiempos de Seminario, yo creía en la autoridad de la primitiva Iglesia y no dudaba de que los concilios de Nicea y Calcedonia, por ejemplo, hablaron con la autoridad del Espíritu Santo. En lo que no había pensado mucho era sobre qué había sucedido con esa autoridad a lo largo de los siglos siguientes. Yo suponía que la autoridad había estado en la Iglesia católica hasta la Reforma protestante. No había pensado en que los obispos de Nicea habían insistido en la divinidad de Cristo, pero también en la presencia real de Cristo en la Eucaristía.
Leí el libro de John Henry Newman Apología pro vita sua, donde habla de su conversión del anglicanismo al catolicismo. Yo nunca había pensado sobre la cuestión de la autoridad en la Iglesia. Pero Newman habla claramente de que la Iglesia católica tiene la tradición que viene desde los apóstoles.
Entonces, empecé a cuestionarme los fundamentos de mi Congregación metodista. John Wesley había intentado hacer una renovación dentro de la Iglesia de Inglaterra sin separarse de ella. Él tenía un punto de vista anglicano de la Iglesia, de los sacramentos, etc. Por otra parte, me di cuenta de que la Iglesia católica representaba la unidad visible y doctrinal. Los reformadores habían decidido, de acuerdo a su criterio, qué tomar o dejar de la fe católica y el resultado era la desunión y el caos doctrinal. Sus seguidores siguieron este proceso de revisión y, como resultado, la autoridad de la Iglesia católica fue simplemente sustituida por la de Lutero y Calvino.
Para mi esposa Pat y para mí, era claro que no podíamos continuar en una Iglesia que no tenía autoridad ni unidad desde el principio. Cuando quisimos entrar en la Iglesia católica, el punto más difícil fue la Virgen María junto con la infalibilidad del Papa. Investigué estos asuntos hasta convencerme de que la Iglesia tenía razón. Mi esposa pidió orientación al Padre Joseph y se hizo católica en diciembre de 1995. En julio de 1997 yo también fui recibido en la Iglesia católica por el obispo John Smith de Trenton y así hemos llegado a tener la plenitud de la fe cristiana”116.

RICK RICCIARDI
Yo nací y crecí en una familia católica hasta que me convertí en evangélico por más de 20 años. Muchas veces, di mi testimonio en contra de la Iglesia católica. Pensaba que estaba equivocada al hablar de la tradición o de la salvación por las obras. Creía que los católicos no conocían el Evangelio, y así se lo decía a todos, hasta que me di cuenta de mi propia ignorancia.
Para los cristianos de otras tradiciones, la Iglesia católica aparece como extraña y anticuada. Solamente, cuando uno estudia la historia, descubre que muchas de las cosas que enseña la Iglesia están basadas en lo que han enseñado y practicado los cristianos de los primeros siglos de la cristiandad. Las raíces judías de algunas de estas tradiciones aparecen claras en algunas de estas prácticas. Las iglesias protestantes basan muchas de sus prácticas en las tradiciones de la primera generación de sus fundadores. Pero muchos de los protestantes actuales quieren cambiar algunas de estas tradiciones de sus mismas iglesias, queriendo “estar al día”. En muchas de estas iglesias, ahora se acepta el aborto, el matrimonio de homosexuales, mujeres sacerdotes o métodos anticonceptivos, cuando hasta el año 1930 todos, unánimemente, rechazaban los anticonceptivos.
Yo me hice primero bautista del sur en Louisiana (USA). Como bautista, empecé a estudiar seriamente la Biblia y a sentirme comprometido con las actividades de mi confesión. Un día de 1974, di mi primer sermón, de una hora, en mi iglesia. Después hice un llamado al altar y se acercó una jovencita a entregar su vida a Jesús. Fue uno de los días más hermosos de mi vida y yo sentía que estaba donde Dios quería que estuviera.
Estudié en un colegio bíblico y, durante varios años, mis puntos de vista anticatólicos fueron la constante de mi vida. Yo me sentía suficientemente preparado para responder cualquier objeción de los católicos y quería convertirlos a todos a mi nueva fe.
Desde 1974 a 1985, yo serví en diferentes iglesias bautistas. Yo era ministro de predicación, cuando no estaban los pastores, y daba clases bíblicas. Pero, cuando me mudé a Arizona en 1985, tuvimos la oportunidad, mi esposa y yo, de unirnos a las Asambleas de Dios, grupos pentecostales, que nos entusiasmaron. Con ellos estuvimos hasta abril de 1997.
En 1996 hice la primera visita a mis padres después de 10 años. Yo era el único de mis nueve hermanos que había dejado la casa y el único que no era católico.
El motivo de visitar a mis padres era para asistir a la boda de mi hermano Paul. Tuve la oportunidad de discutir con él, algunos días antes de su boda, sobre las creencias católicas. Pero Paul había estudiado en la Universidad franciscana de Steuvenville, tenía un título en teología y me dio muchas razones que me hicieron pensar en que podía tener razón.
El día de la boda, llegamos a la iglesia y me impresionó la misa. Cuando llegó el momento de la comunión, el sacerdote se acercó a mí, pensando que yo era católico, y me dio de comulgar. Yo sabía que no debía haberlo hecho, pero en el momento en que recibí la comunión, algo sucedió en mi corazón. Instantáneamente, yo creí en la presencia real de Jesús en la comunión. En ese momento, comenzó un deseo intenso de redescubrir la fe católica. Comencé a leer libros y revistas, oír cassettes y todo lo que pude encontrar.
El libro que más me impactó fue Pierced by A Sword de Bud Macfarlane. Le escribí y él me envió una copia del libro Surprised by truth de Patrick Madrid, donde habla de muchos testimonios de protestantes convertidos a católicos. Bud y Marcus Grodi fueron mis asesores, también influyó el testimonio de Jeff Cavins, pastor protestante convertido. Y así, poco a poco, llegué a convencerme de que si no me hacía católico, estaba desobedeciendo a Dios. Asistí con mi esposa a unos cursos de fe católica en la parroquia local en junio de 1997. El 9 de agosto, hice mi confesión general, mi primera confesión después de 25 años, y el 10 de agosto recibí la comunión, entrando formalmente a formar parte de nuevo de la Iglesia católica. Ahora estoy enamorado de mi fe católica. Y estoy especialmente agradecido, porque puedo recibir la Eucaristía”117.
“Sólo ha de ser tenida por válida, aquella Eucaristía que es celebrada por el obispo o por quien tiene autorización de él”

(San Ignacio de Antioquia (†107), en su Carta a los de Esmirna 8,1).

LARRY LEWIS
Mi padre era pastor de las Asambleas de Dios y amaba mucho a Jesús. Cuando yo asistía a la iglesia, escuchaba, muchas veces, a algún predicador hablar de las maldades y errores de la Iglesia católica. Para algunos, era la gran Babilonia o el Anticristo. A mis treinta años fui ordenado ministro metodista.
Mi esposa Joetta se hizo amiga de una religiosa católica, Sor Mónica Marie, que era un alma de Dios, y era todo lo contrario de lo que yo había creído e imaginado. Mi primer encuentro con sacerdotes católicos fue, cuando estudiaba mi doctorado en la Universidad Oral Roberts. Allí encontré al Padre Amalor Vima, de la India, y llegamos a ser grandes amigos.
Un día de 1996, le hablaron a mi esposa de las apariciones de la Virgen María, que tenían lugar desde 1981 en Medjugorje (ex-Yugoslavia), y la invitaron a una conferencia en Wichita (Kansas). Allí hicieron una oración de consagración al Inmaculado Corazón de María. A mí me pareció una oración demoníaca, como si tuviéramos que entregar nuestra vida a María en lugar de entregarla a Dios. Por eso, le pedí consejo al Padre Vima. El me dijo: ¿Alguna vez le has dicho a tu esposa: Te amo, te adoro y beso el lugar que pisan tus pies o algo parecido? ¿La has mirado con ternura a sus ojos y le has jurado un amor total y eterno? ¿Le has dicho palabras como: soy totalmente tuyo y para siempre? Pues esas mismas palabras de amor las usan los católicos al consagrarse a María como su reina y señora, manifestándole su amor para que por medio de Ella, puedan amar más y mejor a Jesús, pues María es el camino hacia Jesús.
Mi esposa compró un rosario después de la conferencia, pero me parecía que era como un ídolo, así que decidió llamar por teléfono a ver si le podían cambiar el rosario por otra cosa diferente. Le dijeron que sí, y cuando llegó, Bob y su esposa Johanna, que eran los dueños de la tienda, le hablaron de las apariciones de María en Medjugorje, donde habían estado de peregrinos. Bob había decidido hacer rosarios con sus propias manos para fomentar el rezo del rosario como pedía María.
Ese año gasté 5.000 dólares en libros, cassettes, videos y otros materiales para estudiar la fe católica hasta que nos convencimos que era la verdadera fe. Y he descubierto que mi amor a Jesús se ha incrementado al amar a María, que nos lleva a Jesús. El 12 de setiembre de 1997 le entregué los papeles de mi ordenación como pastor, a mi obispo de la Iglesia unida metodista, dejando atrás 30 años de ministro protestante para hacerme católico. Ahora sí, mi esposa y yo, podemos decir que estamos en casa.
En enero de 1998 hicimos un viaje a Roma y en marzo viajamos al santuario de María en Medjugorje para agradecerle a María nuestro ingreso a la fe católica, que tuvo lugar en la Vigilia de Pascua de 1998”118.

DAVID B. CURRIE
Explica el camino de su conversión en su libro Born fundamentalist, born again catholic. Dice: “Nosotros éramos fundamentalistas, aceptando los dos pilares de la Reforma: la sola Escritura (única fuente de autoridad) y la sola fe (para salvarse)... A nivel práctico, fundamentalista significaba estar separados de los malos del mundo y de los errores del cristianismo liberal. Por eso, yo no bailaba ni iba al cine o al teatro, no fumaba ni tomaba alcohol de ninguna clase, ni jugaba a las cartas... Pensaba que era malo ser un cristiano liberal, pero mucho peor ser católico romano. Creíamos que los católicos no eran realmente cristianos, porque ellos no aceptaban la salvación por la sola fe. Por querer obtener la salvación por las buenas obras, ellos irían al infierno... Según nuestro punto de vista, la Iglesia había sido pura los tres primeros siglos hasta que llegó el emperador Constantino. Entonces, las enseñanzas de la Iglesia se corrompieron y sus miembros llegaron a ser cristianos nominales, es decir, católicos. Nosotros creíamos que muchas prácticas y tradiciones católicas fueron inventadas en la Edad Media para controlar al pueblo con el miedo y las supersticiones. Pero Dios había preservado a un resto, que había conservado la verdad, como los fundamentalistas”119.
Los domingos por la tarde, en nuestra iglesia, teníamos testimonios. La gente se levantaba y hablaba de lo que Dios estaba haciendo en sus vidas. Cuando yo escuchaba a algunos que Dios los había salvado de la Iglesia católica, recuerdo haber pensado que tenía mucha suerte de no haber nacido católico”120.
No me fue fácil decidirme a ser católico a los cuarenta años. Mis padres y tres de mis hermanos estaban dedicados a tiempo completo al servicio de la iglesia. Yo tenía muchos amigos dedicados a traer católicos “a Cristo”. Yo sabía que iba a perder su apoyo y la ayuda de mi extensa familia... Pero, cuando yo me convencí de que la Iglesia católica era la Iglesia de Cristo, no tuve duda de que debía unirme a ella. Si yo había descubierto la perla de gran precio, yo debía dar todo lo que tenía para comprarla”121.
Después de seis meses de hablar, estudiar, leer y orar juntos, mi esposa y yo recibimos la primera comunión el segundo domingo de Adviento. Después de presentar a mi esposa y mis seis hijos a la Comunidad, yo hablé unos minutos. Dije: Yo acepto todas las enseñanzas de la Iglesia, pero la mayor enseñanza que me ha traído hasta aquí ha sido la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Esta doctrina es central y, sobre todo, verdadera”122.
Las indulgencias fueron el asunto más difícil de resolver en mi camino al catolicismo. Pero yo seguí el ejemplo de Chesterton. Él luchó consigo mismo en el asunto del celibato de los sacerdotes y religiosas. Finalmente, lo aceptó, porque había sido parte de la Iglesia en toda su historia. Él concluyó que, si todos los pensadores a lo largo del tiempo habían encontrado al celibato razonable y necesario para la Iglesia, entonces el problema era más bien con él que con la Iglesia... Él se sometió a la sabiduría de la Iglesia a lo largo de los siglos y aceptó esa enseñanza. Así hice yo”123.
David Currie, hijo de un predicador fundamentalista norteamericano, que estudió teología en la Trinity international University, se siente feliz de ser católico con su esposa y sus hijos.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   16

similar:

Bibliografía páginas webs icon7. Bibliografía y Webs

Bibliografía páginas webs iconEste libro comienza, como vimos, con el título, luego los datos sobre...

Bibliografía páginas webs iconBibliografía Páginas Web (con temática general)

Bibliografía páginas webs iconRecursos y/o páginas del libro

Bibliografía páginas webs iconSusana Otero bq 28 6 páginas Dr. Feliu bioquímica de la obesidad

Bibliografía páginas webs iconSusana Otero 6 páginas Dr. Feliu bq. 27 Bioquímica de la diabetes

Bibliografía páginas webs iconContinuacion de la primera parte paginas: 177 al 229

Bibliografía páginas webs iconPaginas informativas de sociedades cientificas para familias/NIÑOS

Bibliografía páginas webs iconResumen ejecutivo (máximo de dos páginas y escrito en lenguaje no técnico)

Bibliografía páginas webs iconResumen ejecutivo (máximo de dos páginas y escrito en lenguaje no técnico)




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com