1 Einstein no sacaba buenas notas




descargar 1.04 Mb.
título1 Einstein no sacaba buenas notas
página30/30
fecha de publicación26.02.2016
tamaño1.04 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   30

OTROS TÍTULOS DEL AUTOR


Todos queremos lo mejor para nuestros hijos, y lo mejor es que sean felices. Su felicidad en gran parte está en nuestro acierto como padres; pero, ¿sabemos cómo conseguirlo?

Este libro da las cuatro claves que permitirán a su hijo ser feliz y señala cómo ponerlas en práctica eficazmente en cuestiones tan cotidianas como aprovechar y disfrutar con ilusión y familiarmente los cumpleaños, Reyes Magos y otros acontecimientos; aprender a aceptar las consecuencias de cada decisión, enseñarle a superar obstáculos, enseñarles a sentirse realmente queridos, aprendiendo también cómo amar de verdad.

Con estas cuatro claves, nuestros hijos podrán ser felices, ahora y más al ir creciendo, madurando y comprendiendo la complejidad de su vida, el mundo y las relaciones interpersonales. Sin duda, este libro nos ayudará a comprender cómo podemos facilitar de una forma práctica y verdaderamente eficaz la felicidad de nuestros hijos.

«Algunos creen que la felicidad de sus hijos es cuestión de suerte; o de dinero (confundidos por el hecho de que el dinero aunque no dé la felicidad, sí compra muchas posibilidades en una sociedad consumista como la nuestra). Otros pueden creer que la felicidad en realidad simplemente no es posible. ¿Tampoco para nuestros hijos? Esta guía le enseñará que sí.»

Todos queremos lo mejor para nuestros
hijos, y lo mejor es que sean felices.


Este libro le ayudará a conseguirlo.



todos los padres quisieran ser recordados como buenos padres. Pero, objetivamente, muchos encuentran hoy grandes dificultades para lograr esa aspiración. Con todo, esa tarea puede aprenderse. Esta es una eficaz guía para lograrlo, conquistando así la mejora y la felicidad de todos: padres, hijos, familia y sociedad.

Este libro explica cómo lograr convertirse en buenos padres desde el primer día. Para ello se abordan aquellas ocasiones únicas que todo progenitor debe aprovechar, tales como el embarazo o los tres primeros días desde el nacimiento; la relación singular que se forja entre madre e hijo; los más eficaces ejercicios para bebés; cómo saber si un bebé es maduro o inmaduro; consejos para elegir los juguetes; cómo contribuir a la adaptación social de los hijos; el papel de los abuelos y otros educadores; cómo deben combinarse hoy la autoridad y la flexibilidad; cómo pueden los padres gobernar los celos de sus hijos, las pataletas y otros pulsos de conducta con los padres; cómo hablar con los hijos y lograr que se comuniquen a tiempo; cómo deben comunicarse noticias desagradables, tales como la separación o la muerte; cómo y cuándo hablar de sexo; cómo estar alerta durante la compleja edad escolar; la relación entre afectividad y éxito escolar, la creación de un ambiente familiar feliz o los veinte pilares de la buena educación, entre otras claves.

Un libro que sin duda resultará de gran utilidad para todo aquél que sea padre o madre, y que muy probablemente se convertirá en libro de cabecera en la tarea cada vez más compleja de ser buenos padres.



Al llegar la adolescencia, muchos padres se preguntan dónde fue aquel niño (o niña) amable, generoso, agradecido, hablador y alegre, y dónde quedó todo aquello que le enseñaron. Algunos progenitores desaprovechan tristemente la etapa más rica, la de mayor cambio y crecimiento de sus hijos. Aquella en la que pasan muchos de los últimos trenes importantes a los que subir.

En este libro los padres encontrarán consejos prácticos y extremadamente útiles para ayudar a su hijo adolescente a sobrellevar la inseguridad que conlleva esa fase de la vida, a controlar la agresividad y canalizar la energía, a incentivar la voluntad y la capacidad de esfuerzo de modo que afiancen su autoestima y personalidad, a expresar adecuadamente las emociones, a madurar intelectual y emocionalmente y mejorar la conducta en la familia y en la escuela, entre otros.

En treinta y ocho capítulos se repasan los aspectos más importantes de una etapa llena de encrucijadas. Los padres tienen ante sí en esos pocos pero cruciales años la valiosa oportunidad de transmitir las últimas grandes enseñanzas para sus hijos, las que les permitirán alcanzar una vida feliz, antes de que se alejen de casa para formar su propia familia. Los hijos, por su parte, están ante la última gran oportunidad de conocer de las personas más indicadas y próximas a ellos cómo es y cómo debería ser el camino a seguir. Ambos se distanciarán en mayor o menor medida tras la adolescencia, y lo que hagan durante ella y el modo en que la aprovechen, marcará la relación entre ellos para el resto de sus vidas.



CONTRAPORTADA

Albert Einstein no aprendió a leer hasta los siete años ni a hablar con fluidez hasta los nueve, su maestra lo calificó como «mortalmente lerdo». Le costó sangre, sudor y lágrimas acceder a la Escuela Politécnica... después de conseguirlo y finalizar su carrera, su tesis doctoral no causó la más mínima impresión al tribunal que la juzgó, de hecho la consideraron «bastante mediocre». A pesar de ello Einstein acabó convirtiéndose en uno de los científicos más geniales del mundo, y como él, muchos genios en los más diversos ámbitos fueron también malos estudiantes: Thomas Alva Edison, Graham Bell, Federico García Lorca, Winston Churchill, Pablo R. Picasso, G.J. Mendel, Stanley Kubrick, Stevejobs..., a quienes sigue una lista francamente larga.

Con Todos los niños pueden ser Einstein cualquier padre puede encontrar, de una forma eminentemente práctica, las claves que llevan a nuestros hijos al triunfo de su capacidad; la motivación adecuada que pueda hacer de cada hijo, aprovechando su cerebro y cualidades, un ser irrepetible y genial que ayude a progresar la sociedad en que vive, siendo feliz y haciendo felices a muchos. Si su hijo ha de pensar adecuadamente, necesita que le enseñen a pensar. Si ha de resolver problemas, necesita adquirir la habilidad de resolverlos. Si ha de utilizar su cerebro de modo creativo, necesita practicar la creatividad intelectual. Y para todo ello precisa la suficiente motivación y confianza en sí mismo.

«Hoy existen millones de Einsteins en el mundo. Yo me he encontrado en mi carrera con cientos de ellos. Este libro pretende que cualquiera que lo lea sea el detonante que haga a un niño aprovechar sus posibilidades reales, que con demasiada frecuencia son mayores de las que él cree. La capacidad del ser humano es infinita y todos los niños son capaces de todo si encuentran el método y la motivación adecuada.» Fernando Alberca

«Genial, este hombre es genial. Leer sus palabras, escuchar sus observaciones, me ha llenado de fuerza. Hoy era un día de pequeños desengaños que Fernando Alberca ha convertido en aprendizajes. Gracias maestro.» Mercedes Milá
1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   30

similar:

1 Einstein no sacaba buenas notas iconLa bomba atómica y Albert Einstein ¿Culpable o inocente?

1 Einstein no sacaba buenas notas iconTitus burckhardt
«física relativista» de Einstein; el «biologismo evolucionista» de Teilhard y la «psicología de las profundidades» de Jung

1 Einstein no sacaba buenas notas iconManual de buenas prácticas de manufactura

1 Einstein no sacaba buenas notas iconA informes y notas

1 Einstein no sacaba buenas notas iconSelección de notas

1 Einstein no sacaba buenas notas iconBuenas prácticas de manejo coloque aquí el logo de su empresa

1 Einstein no sacaba buenas notas iconAvances y Buenas Prácticas del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional

1 Einstein no sacaba buenas notas iconNotas para una definición de la modernidad

1 Einstein no sacaba buenas notas iconNotas sobre el estado ético de la tecnología génica

1 Einstein no sacaba buenas notas iconNotas a una instalación de carlos runcie tanaka1




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com