Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega




descargar 398.54 Kb.
títuloEntrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega
página10/11
fecha de publicación29.02.2016
tamaño398.54 Kb.
tipoEntrevista
b.se-todo.com > Ley > Entrevista
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Pregunta: ¿Qué tipo de seres viven en los niveles intrate­rrenos del planeta Tierra?

Respuesta: Muchos de los habitantes de espejos como Au­rora, Erks y otros lugares no revelados, son seres idénticos al hombre de superficie. Ellos ya vivieron en los planos ex­ternos, y pasaron por la experiencia de la muerte física, de la enfermedad, de los accidentes; pero, realizaron con amor grandes obras para el bien de sus hermanos de superficie y, entonces, evolucionaron hacia esas civilizaciones más avan­zadas.

Esos seres, que pueden convivir en los distintos planos porque conocen la aplicación de las leyes de esos planos, pidieron estar cerca de sus hermanos de superficie, para ayudarlos en esta época, como ya lo hicieron anteriormen­te. Empero, esta vez, tal ayuda se da junto con las Jerar­quías, y se propone salvar parte de la raza de superficie an­te la amenaza de un holocausto que el hombre mismo está provocando.

En Erks se reúnen remanentes de distintas civilizacio­nes intergalácticas. La ley cósmica fijó el tiempo presente para el encuentro, en el planeta Tierra, de seres que vienen a trabajar por la integración del hombre a la nueva vida pla­netaria. Puesto que son intergalácticos y evolucionados, abren camino hacia una relación futura mucho más amplia de los terrestres con sus hermanos del cosmos. Esos rema­nentes que se encuentran en Erks evolucionaron enorme­mente durante sus trayectorias. Algunos vinieron como consecuencia de cataclismos, o después de enfrentar la ex­periencia de participar en razas más primitivas en tiempos evolutivos pretéritos. Otros que están ahora en Erks consi­guieron estar allá porque pasaron a planos superiores del mundo de este planeta y se autoconvocaron para trabajar en estos tiempos presentes. Todos esos seres ayudan a la raza de superficie que está en crisis y en busca de una sali­da para un mundo de paz y amor.

En el mundo de superficie de hoy hay seres que se es­tán preparando para transferirse hacia Erks. Algunos ya viven en Erks, o hacen ciclos allá, o pasan por tratamientos preparatorios. Erks es el lugar de iniciación de las razas de superficie que buscan integrarse a la ley evolutiva controla­da por las razas extraterrestres e intraterrenas.

Una artista plástica pintó un ser no creado por ella, interpre­tado como una mujer adulta de origen intraterreno. La figura carece de cabellos, pestañas y cejas porque los genes que se utilizan para la vida intraterrena así lo determinan. La mirada muestra que ella pertenece a una civilización que ya alcanzó un alto nivel evolutivo, pero que se encuentra todavía some­tida a la ley de Purificación.
Pregunta: ¿Qué es iniciación?

Respuesta: Iniciación es un proceso interior de conoci­miento de lo desconocido. Es posible alcanzarla por grados y en las leyes que rigen las civilizaciones que están dentro de la ley del cosmos. Erks es también un centro iniciático. Para la iniciación, hoy, no hay más reglas que seguir en el plano físico, como había antiguamente. Hoy se llegó, en los mundos superiores, al conocimiento de la ley que controla las leyes de las diferentes armonías por las cuales pasan las razas de superficie; el iniciando, por tan­to, es preparado interiormente. Aun así, algunos compor­tamientos como el de comer carne, fumar e ingerir bebidas alcohólicas son considerados serios obstáculos.

Las condiciones para la iniciación son simples, y el consciente del ser debe conocerlas, si quiere facilitar la tarea. En el nivel físico, es necesario controlar la vida orgánica y celular, conociendo y percibiendo las leyes físi­cas de la vida de las células. Ese conocimiento y esa per­cepción emergerán a medida que el hombre se vaya purifi­cando. En el nivel emocional o mental, es bueno conducir­se sin conflictos y mantener el pensamiento positivo.

Porque no usan el consciente derecho, los hombres de la raza de superficie no saben que están subordinados a una ley evolutiva y, por tanto, no saben de dónde vienen ni adónde van. A través de sucesivas iniciaciones, ellos pueden tener contacto con nuevas leyes, o con aspectos superiores de leyes ya conocidas.

Dentro de la Ley de Mutación del planeta Tierra, exis­ten dos leyes que hay que conocer: la evolutiva y la involu­tiva. Pongan atención al significado de esas palabras, en su sentido más amplio: la ley evolutiva está dentro de la situa­ción mutante de la raza humana y de los reinos mineral, vegetal y animal de la superficie del planeta Tierra. Dentro de esa ley, la raza de superficie parte rumbo a su etapa de preparación final para una mayor evolución, y estará apta para convivir, dentro de las leyes del Amor, con todas las razas que pueblan o poblarán la Tierra.

En la ley involutiva están los que partirán de la vida fí­sica sin llevar su traje externo (o cuerpos más densos), lle­vando, empero, el cuerpo espiritual. Los que permanezcan aqu í sin ser evacuados involucionarán hacia planos más su­tiles, pasando por los cambios que están dentro de la ley de purificación planetaria. Ambas leyes, la de evolución y la de involución, forman parte de la gran Ley de Purificación. Aclárase que cuando se "involuciona", el grado ya conse­guido de progreso permanece intacto.

El traje se pierde en la involución, pues la ley involu­tiva, en principio, existe para desintegrar la forma física.
*

* *
Pregunta: ¿Cómo se puede definir a la Ley de Purificación, tan fundamental en este momento?

Respuesta: La Ley de Purificación está prevista para los universos que pueden ser habitados por razas de superfi­cie. La raza terrena de superficie, por ejemplo, se olvidó de su origen y se confundió con el cuerpo sólido. Habló sobre el alma y el espíritu, que es su verdadero núcleo de vida, de energía, de acción y de movimiento; pero, abrazó todo lo material y se olvidó de la esencia divina, parte del cos­mos, que vive en su interior como en todas las otras razas. Vivió por los medios más ilícitos, si fuéramos a basarnos en las leyes cósmicas del amor, y se tornó agresiva. Agredió hasta a las leyes naturales, que son los medios de vida y purificación de los vehículos densos de los hombres que la componen.

La Ley de Purificación es la que hace que el hombre vuelva a su fuente, a sus orígenes cósmicos, la que lo lleva a respetar leyes mayores y a vivir dentro de la armonía. Ella lo reconduce hasta que él salga de la ley de nacimien­to, muerte y karma presentes en la materia densa. El des­vío de quien abraza lo denso y lo material produce la ne­cesidad de la aplicación cíclica de esa ley de mutación pla­netaria, en los cuatro reinos del mundo tridimensional.

La Ley de Purificación está sujeta a la Ley Evolutiva de los cuatro reinos y a las leyes que gobiernan cada reino, así como a las leyes del planeta en el que ella es aplicada. Está establecida para las civilizaciones que habitan planetas aún en estado evolutivo (no para aquellos que completaron ciertos ciclos de la Ley Divina). Puede tornarse una ley se­vera cuando las civilizaciones se desvían del plan divino. Por tanto, la Ley de Purificación es amor y es justicia den­tro de las leyes que conforman la vida de los universos.

En cuanto a la próxima purificación del planeta Tierra, debemos aclarar lo siguiente:

Cuando la inclinación de su eje magnético cambia, ella cambia en todo el planeta; pero, el efecto de ese hecho en la superficie es diferente de su efecto en la parte interna del globo. El planeta es controlado por siete diferentes le­yes que actúan en los siete diferentes planos que confor­man su vida evolutiva. El hombre de superficie puede alte­rar la ley de superficie, que es uno de esos planos, pero nunca las leyes que conforman los demás planos de la Tie­rra. Por eso, habiendo un movimiento purificador, éste ocurrirá sólo en el exterior del planeta. Los habitantes de los otros planos no tienen que ver con ese movimiento, porque ya superaron el ciclo de desarmonía. Así, la incli­nación del eje no alterará la vida, las leyes o los planos en que habitan los intraterrenos.

Hay ondas amortiguadoras entre un plano y otro del globo terrestre, de forma que la actividad purificadora que ocurra en la superficie no afectará a los demás. Al ser esto así, con el cambio, los puntos cardinales norte-sur-este­-oeste del exterior serán diferentes de los de los planos ha­bitados por las razas intraterrenas, por esa misma razón. Si observan, verán que hay una zona, en el mar Egeo (que está en el plano físico) cuyas aguas corren al contrario de las otras; allí se dividen muy claramente los planos intraterrenos del otro, el físico externo. Allí están las "bocas de salida" de las aguas del mar Egeo.
*

* *
Pregunta: ¿Podríamos tener informaciones sobre lo que se llama Ley de Traslación y Ley de Transmigración?

Respuesta: La Ley de Traslación se aplicará a los hombres de la superficie de la Tierra que serán evacuados y que per­manecerán durante siete años en las ciudades intraterrenas o en otros planetas para ser trasladados nuevamente después de ello, hacia la superficie de donde vinieron. Ahí conclui­rán sus procesos dentro de la ley evolutiva.

La Ley de Transmigración es otra cosa. Se aplica a quienes no volverán a la Tierra después de los siete años, sino que emigrarán volviéndose raza de superficie de otro planeta que, más allá de la ley evolutiva ordenada por el GNA, es regido por las leyes que le son propias. Por la Ley de Transmigración se puede inclusive volver a la Tierra, pe­ro, no para cumplir sino para servir. Algunos irán a otros planetas y más tarde se transmigrarán hacia la Tierra a fin de conducir y controlar la ley evolutiva de la raza terrena futura.

Abrahám, Moisés, Rama, Lot, Enoc, eran seres trans­migrados a la Tierra, venidos de otras partes. Los dirigentes mayas e incas ten ían ojos celestes porque no eran de aquí.

Puede ser que en un pasado remotísimo algunos de ellos hubiesen habitado la Tierra, y más tarde regresado como "Jerarquía" para transmitir a las razas el conocimiento de las leyes cósmicas, y para conducirlas. Si no fuese por esos transmigrados, las razas terrestres estarían, hasta hoy, sin conocimiento alguno.7

La Ley de Transmigración se aplica también a otros mundos habitables que están dentro de la Ley de Procrea­ción, y cuyos habitantes tienen cuerpos que superan en hasta el 33 por ciento el grado de sutileza de los cuerpos de los hombres de la raza de superficie de la Tierra. Esas razas más sutiles transmigran hacia los siete planos de los mundos que están dentro de la Ley de Transmigración. Eso quiere decir que su tiempo de vida física, que va más allá de los 800 años, se realiza en diferentes planetas. Transmi­grándose, ellas van cumpliendo etapas, conociendo y si­guiendo las leyes universales. Un individuo que pertenez­ca a una de esas razas pasa a ser un transmigrante que ma­neja el propio cuerpo dentro de las leyes que le toca vivir, conforme a los mundos en que esté.

En cuanto al hombre común de la superficie de la Tie­rra, que aún no entró en la Ley de Transmigración, nace, vive y muere hasta completar el ciclo evolutivo propio de ese plano que él habita. Solamente a partir de ahí emigrará hacia los planos y hacia los planetas que están en grados su­cesivamente superiores de desarrollo.

Eventualmente, la transmigración puede ocurrir con el individuo en cuerpo físico, como en el caso de algunos de aquellos que en la superficie de la Tierra se tienen como desaparecidos en catástrofes. La transmigración con el cuerpo físico es posible si el ser pasa a un mundo que tenga condiciones semejantes o aproximadas a las del que está dejando.

Pregunta: ¿Qué significa la palabra ono-zone, presentada en este libro como energía omnipresente y omnipotente? Respuesta: Ono-zone es una palabra Irdín, que significa Ley de la Armon la Absoluta. Por ser una ley completa e inalterable, dentro de ella ya no es necesario que se bus­que armonía: la armonía ya está realizada.

De la energía ono-zone forman parte los diferentes "dioses" que el hombre denomina según el plano de de­sarrollo en el cual se encuentra. De ono-zone forma parte también la energía "B R I L L", que es curadora, y básica en el centro Aurora. Esa energía es regeneradora de la vida celular, y sirve para armonizar la vida de los cuerpos de los habitantes de las ciudades intraterrenas del planeta Tierra. La misma energía Brill es utilizada también como instrumento para desmaterializar las rocas del subsuelo a fin de construir nuevas ciudades y nuevos caminos y, si fuera necesario, como defensa contra todo tipo de agresión.
*

* *
Pregunta: ¿Qué agresión podría ser esa?

Respuesta: En el reino planetario, que incluye muchos mundos, hay también mundos imperfectos, con razas de superficie que todavía viven bajó la ley de nacimiento y muerte. Mientras no alcancen el conocimiento de la ley perfecta, mantienen actitudes agresivas, como ocurre en­tre los hombres de la superficie de esta Tierra. Desarrolla­ron tecnología para someter primeramente a otros, y aho­ra intentan la conquista del cosmos. Eso es imposible pues, como todos, viven dentro de límites que corresponden al grado de evolución que alcanzaron.

Habéis tenido informaciones de que en varias oportuni­dades se escucharon explosiones y lluvias de fuego en la at­mósfera, o en los cielos de este planeta. Lo que ocurrió fue que las naves espaciales que prestan servicios en la órbita de la Tierra procedieron a la involución- de otras cuya intención era invadir el planeta y usufructuarlo. Hay civili­zaciones extraterrestres (razas cósmicas menos evoluciona­das) que lo ocuparían con el fin de mantenerlo bajo la in­fluencia de las fuerzas del mal que aún lo conducen. Ha­rían eso para impedir la transformación de la Tierra, pero esa transformación ya está en acción, y sigue el plan evo­lutivo. Hablaremos más adelante sobre ellas.

Las explosiones mencionadas ocurrieron en el sur de la Argentina, en Buenos Aires y en Mendoza, y fueron provocadas por naves custodias, que por millares están cuidando la seguridad de la Tierra.

Una nave crea la imagen de un hombre en actitud de armonización. El dibujo, en los cielos, es posible gracias al empleo de determinada energía generada por la nave, y se efectúa para inspirar a los hombres.

De ahí en adelante ya no necesitaréis temer, porque se está ejecutando un trabajo perfecto en ese sentido, hasta que la humanidad de superficie, a través de su nueva raza, esté incluida en los Consejos Interplanetarios e Intergalácti­cos y tenga, consiguientemente, el acceso necesario a mu­chos hechos que hoy desconoce. A medida que conozca las leyes de los demás planos, se tornará cada vez más co­nocedora de esos asuntos. Eso vendrá con el tiempo, y esa época se aproxima velozmente.

El conocimiento de ono-zone os llevará a resolver mu­chos problemas considerados hoy en día insolubles.
*

* *
Pregunta: ¿Podríamos saber sobre la "evacuación" de los seres de este planeta, que se hará en el período de transi­ción anunciado por la Biblia y por todas las informaciones que se nos dan hoy día?

Respuesta: Hubo cambios en la información apocalíptica respecto del llamado "fin-de-los-tiempos". Ese término, en verdad, no se refiere al fin del mundo, sino al fin de un ci­clo del mundo. Más allá de ello, la información bíblica fue desvirtuada por el capricho de los autores de los textos, o por sus limitaciones ante la visión cósmica que les fue presentada. También hubo, posteriormente, interferencias de mala fe y aun graves defectos de traducción de un idio­ma a otro. Además de ello, cuando el contenido de un tex­to es iniciático es necesario un iniciado para comprender­ lo y eventualmente trasladarlo al lenguaje normal de las mentes de los hombres.

Un error bíblico fue sugerir que haya habido raptos o arrebatamientos de personas, cuando en realidad ocurrie­ron evacuaciones planeadas, que las llevó hacia afuera del plano físico terrestre. En realidad, puesto que la evacua­ción es un cambio previsto dentro de la ley planetaria, los seres rescatables no son raptados, sino trasplantados hacia hábitats cuya vibración más se les adecue.

Las fechas de las evacuaciones no son reveladas para no crear una psicosis colectiva entre los hombres de la ra­za de superficie, pues ellos viven hoy dentro de un frágil equilibrio psicológico. Empero, se los está preparando para cuando se pongan en marcha los planes.

La evacuación de las personas de esta tierra ocurrió siempre, y ocurre permanentemente. No es prerrogativa de lo que la Biblia llama "fin-de-los-tiempos" que, como ya vimos, es un término inadecuado para la mente de hoy. Si observáis, en las zonas en las que hay movimientos telúri­cos, con demolición de ciudades y con "muertes", siempre hay desaparecidos. En verdad, quien desaparece puede no estar "extinguido" sino haber sido evacuado y llevado ha­cia otro plano, en el que esté en mejor situación. Podréis preguntar porqué no son evacuados todos sino sólo algu­nos. Diré que no todos alcanzaron un grado de desarrollo evolutivo que les permitiese salir de la ley de nacimiento y muerte; los que ya lo hicieron son llevados a pasar por un cambio en las leyes que rigen su cuerpo, las cuales serán or­denadas por un nuevo código genético que no puede ser revelado todavía. Puede decirse solamente que los "desapa­recidos" que fueron evacuados están vivos y muy felices donde se encuentran.

En los viejos continentes hoy desaparecidos se llegó a usar energía atómica con finalidades bélicas, con graves consecuencias para la sobrevivencia de las especies humana, animal y vegetal. Se organizó entonces la conocida opera­ción "Arca de Noé" registrada en la Biblia, con el objeto de salvar a las especies que deberían volver a la Tierra, ter­minado el "diluvio". La misma operación está siendo orga­nizada hoy por naves extraterrestres vinculadas con el Go­bierno Central del Cosmos.

La próxima evacuación de gran número de individuos de esta civilización de superficie irá a destinarlos a tres pla­nos diferentes, como seres tridimensionales que esos eva­cuados son:
1) plano intraterreno;

2) plano extraterrestre;

3) plano suprafísico.
Los seres que fueron destinados al plano intraterreno irán hacia las áreas subterráneas de la Tierra física. Algunos necesitarán ir caminando para llegar a las entradas (que son conocidas por los extraterrestres y por los intraterrenos) de las diversas ciudades subterráneas existentes en el planeta. Los que fueran mediante el propio esfuerzo, pasarán por algunas pruebas y deberán comprobar la propia fe. Los que en el momento de la evacuación se encuentren muy distan­tes de esas aberturas serán trasladados hacia allá por naves. Eso ocurrirá en el nivel físico.

Los que sean evacuados hacia planos extraterrestres en nivel físico serán trasladados hacia allá con sus cuerpos fí­sicos. Habrá una armonización para que nada sepan duran te la remoción, de forma que puedan darse cuenta de su nueva situación cuando ya estén en uno de los planetas ­satélites preparados para esa circunstancia. Esos planetas son habitados, y tienen las mismas leyes que existen en la Tierra; por tanto, la adaptación será fácil y bien amparada por los seres en servicio allá. Hay diez planetas en esas con­diciones, dentro y fuera del sistema solar, y tienen hasta una producción agrícola semejante a la de la Tierra. Allá, los evacuados vivirán en la superficie, pero en paz y libres del karma tal como éste es en los moldes actuales. Los otros millones de planetas que existen se encuentran bajo otras leyes y no se prestarían para recibir a los terrestres con sus cuerpos físicos.

Los no-rescatables desencarnarán normalmente, dejan­do en la Tierra eventualmente los propios cuerpos físicos. Tales cuerpos, si son adecuados, podrán ser tomados por encargados de la implantación de los nuevos genes utiliza­dos por entidades extraterrestres que, ocupándolos, estarán de servicio en la superficie de la Tierra durante el período más difícil que habrá.

Quienes sean evacuados hacia los planos suprafísicos permanecerán allá hasta que sea posible volver a la Tierra, cuando ésta esté reordenada.

Durante un período de siete años de los que se conoce aquí, serán llevadas adelante dos tareas en esta Tierra:

1. El reordenamiento del planeta, reconstituyéndolo de la destrucción hecha por la agresión del hombre de su­perficie. Con la inclinación del eje magnético (180 grados), se modificará la ley de rotación, y de acuerdo con la nueva ley, el planeta será menos denso porque habrá menos com­presión y menos fuerza centrífuga. De esa fase formará parte también la purificación de las aguas, la remoción de la radiactividad, y la limpieza de la tierra. Esas tareas serán cumplidas por los Jerarquías extraterrestres, algunas en el mismo plano tísico. Muchas espacionaves-laboratorio ya es­tán prontas para ese trabajo.

2. El cambio de la vida celular. Eso será posible porque habrá menos líquido en los cuerpos. Los huesos serán también menos densos. Al ser menos densa la célula, el cerebro permitirá un coeficiente intelectual de aproxi­madamente 69 sobre 100, mientras en este momento es de 8 sobre 100 en el caso del hombre común, y de 12 so­bre 100 en el caso de un hombre como Einstein. El coefi­ciente intelectual de un intraterreno es de 80 sobre 100, y el de un extraterrestre de alta evolución llega a 100 so­bre 100. Suministramos estos datos para que veáis las espléndidas posibilidades que tenéis por delante.

Hay ciertos extraterrestres cuyo conocimiento de las leyes universales está en las mismas condiciones de la raza de superficie del planeta Tierra. Están también sometidos a la ley del karma, al nacimiento y a la muerte. Aún se en­cuentran bajo la ley evolutiva, y no alcanzaron un desarro­llo que les dé un coeficiente intelectual de más de 18 sobre 100. Estos son aún agresivos, pero no se trasladan a otros planetas y viven dentro de sus fronteras y sus leyes físicas, como ocurre por ahora con el hombre de la superficie del planeta Tierra.

Otras civilizaciones extraterrestres realizan experimen­taciones con las razas de superficie de otros planetas. Pue­den estar dentro de las Leyes del Mal, y por eso sus acciones se consideran interferencias. Cuando invaden los espa­cios aéreos, someten a sus hermanos a la crueldad. Pero para la Tierra, según ya lo mencionamos, hay hoy un siste­ma de protección, esquema que vela para que naves intru­sas no puedan actuar más en ella. En los tiempos actuales es imposible su presencia, pues cuando entran en el espacio terrestre son sometidas inmediatamente a la ley de involu­ción, esto es, son desintegradas por nuestras naves viajeras equipadas para ello. Por tanto; no debemos ser confundi­dos con los responsables de malas acciones que tuvieron lu­gar en el pasado.

Lo que puede ocurrir dentro de las naves extraterres­tres en servicio, que responden al gran Consejo del Gobier­no Celeste Central, es introducir en la glándula pituitaria de los individuos celestes el nuevo código genético; pero, en este caso, el individuo es vuelto a colocar en la superfi­cie de la Tierra y sigue su vida normal sin daño alguno. Eso ha ocurrido con un gran número de personas, y algunas tie­nen consciencia de lo que pasó con ellas durante tales ope­raciones.

En los otros reinos que hoy también están sometidos a la ley evolutiva habrá igualmente cambios. El uranio, por ejemplo, va a desaparecer del reino mineral; en el reino vegetal surgirán otros frutos y granos, más adecuados para el nuevo hombre, que ya no tendrá dientes caninos ni poste­riores. En cuanto al reino animal, perderá las especies san­guinarias; algunos animales evolucionados podrán ser eva­cuados, paralelamente con los hombres. Será una evacua­ción aparte.

En los órganos físicos de los hombres que sean evacua­dos se introducirá un microórgano, de forma que pueda existir la "transmutación" de esos órganos, mientras la Tierra se purifica.

La evacuación se está preparando hace mucho tiempo. Informaciones e instrucciones en ese sentido ya fueron di­vulgadas, hasta por escrito. Téngase presente, sin embargo, que deberían ser actualizadas siempre con el paso del tiem­po, ya que las necesidades van cambiando y el comportamiento humano también influye sobre los acontecimien­tos, como se sabe.

Las evacuaciones de seres de esta Tierra ocurridas ante­riormente están, como dijimos, mencionadas en la Biblia. Personajes citados en aquel libro fueron llevados en naves, o conducidos por equipos velados bajo otros nombres, co­mo en el caso de Jonás, que estuvo en el vientre de una "ballena".

La transformación del planeta Tierra fue ordenada por él Consejo Intergaláctico establecido en el Gobierno Celes­te Central, único organismo que toma decisiones en cuanto a cambios de esa importancia. Como se ve, los mayores momentos cíclicos de los mundos no son decididos por sus habitantes sino por una Inteligencia Suprema que los rige a partir del Centro de la propia vida cósmica. Esa Inteligen­cia tiene en cuenta la evolución general de todas las gala­xias, de todo el cosmos: en todos los niveles de conscien­cia y no solamente de un punto dentro de esa vastedad.

Una evacuación de mayor importancia será llevada a cabo cuando movimientos telúricos se sucedan rápidamen­te en diferentes lugares del planeta. Entonces, los evacua­dos serán considerados desaparecidos, como ahora.

Esa gran evacuación comenzó a prepararse en 1956, y los planes para su ejecución siguen vigentes, aunque ha­yan cambiado y aún puedan cambiar en cuanto a pormenores. Cerca del diez por ciento de los habitantes del planeta Tierra que estuvieran encarnados serán evacuados. Aproxi­madamente ocho millones y medio de personas están ya siendo evacuadas de las zonas acometidas por terremotos, desastres y guerras. Se las está preparando y formando para que colaboren con los hermanos de la superficie, en los momentos de la evacuación general. Será la misma raza de superficie, a través de esos elementos previamente prepara­dos, la que llevará adelante esa tarea. Los extraterrestres dan los medios y colaboran para que se realicen los planes de .evacuación, pero serán los propios terrestres los encar­gados de muchas tareas prácticas. Así estamos informados actualmente.

A los extraterrestres les corresponderá trabajar en los planos suprafísicos, y a los terrestres en el plano físico. Los primeros, sin embargo, traerán naves espaciales adecuadas para las necesidades del momento, o sea, las de trasladar a los terrestres hasta zonas intraterrenas o extraterrestres que hoy no puede ser reveladas.

Naves de diferentes tipos serán traídas también por los extraterrestres; las que controlan, a través de ondas ono­zone, los depósitos de material atómico diseminados por el mundo entero; las que controlan rutas de los aviones terrestres de transporte de materiales mortíferos nucleares, para que pueda anularse su potencial ofensivo; las que per­manecen de servicio junto a las zonas de misiles interconti­nentales de alto grado destructivo, para volverlos inocuos si es necesario. Hay otras naves, inmensas, que permanecen en los estratos de la atmósfera terrestre o en áreas del sub­suelo de la Luna, pueden operar en caso de conflicto entre potencias nucleares, y tienen condiciones para absorber to­tal o parcialmente la energía mortífera producida en la Tierra. Hay también naves que pueden paralizar inespera­damente los medios de comunicación terrestre, para que haya orden en los trabajos de evacuación y traslación de los seres rescatables.

Siempre con la intención de mantener el orden y no dejar que interferencias de las fuerzas del mal (que procu­rarán actuar a través de la actual tecnología terrestre) perturben la exactitud de los necesarios trabajos de salvamento, naves espaciales pueden absorber o hacer converger los rayos energéticos de los corpúsculos solares de forma que provoquen el total oscurecimiento del planeta por el tiem­po que sea necesario. Ese tiempo ya está establecido, y ese acontecimiento está, inclusive dentro de las previsiones bí­blicas. Por otro lado, partes del sol podrán pasar hacia nive­les suprafísicos, siendo cubiertos esos "vacíos" por nubes negras; así, se hará la oscuridad que, durante momentos de cataclismo, permitirá que la evacuación se realice con tran­quilidad. Los cuerpos emocionales de los terrestres serán tratados especialmente para que no sólo soporten ese pro­ceso sino que también colaboren con una calma y un orden hasta entonces desconocidos para ellos.

Los extraterrestres disponen de recursos para un traba­jo magnético que suaviza efectos de guerras atómicas, pues conocen esos efectos y saben que éstos pueden alterar la estabilidad del planeta en el espacio, lo que afectaría al Sis­tema Solar. Para evitar que eso ocurra, hay preparada toda una operación. Como se ve, sus actividades no son intromi­siones en los asuntos terrestres, sino una ayuda efectiva y un verdadero trabajo de salvación.

Durante la transición ellos suministrarán aparatos que controlarán las leyes alteradas del planeta, hasta que se proceda a la evacuación final. Para eso estarán viviendo en la superficie de la Tierra en cuerpos físicos. Podrán ocupar los cuerpos de quienes fueron evacuados hacia los planos suprafísicos, y también cuerpos de desencarnados. Incluso podrán usar los propios cuerpos, que a pesar de ser más su­tiles parecen, a los ojos normales, idénticos a los terrestres.

A los terrestres evacuados, por ya conocer y dominar el plano de acción en la superficie del planeta, les correspon­derá trabajar junto con los que estén viviendo en este plano físico a fin de ayudar en la remoción de millones de seres que son rescatables y válidos para la nueva raza y para la nueva Tierra que surgirá después de esos acontecimientos. Tras la purificación, los extraterrestres transmitirán a los hombres de superficie el conocimiento necesario para la sobrevivencia. Harán eso en todos los campos de la vida, como ocurrió en la antigüedad. Para dar algunos ejemplos, podemos citar los telares, contribución extraterrestre para que los humanos fabricasen fácil y correctamente sus ropas; y los sistemas de irrigación, que permitieron que ellos, en toda la superficie del planeta, pudiesen tener agri­cultura, dejando así de vivir sólo de la caza y de la pesca. Más allá de ello fueron traídas a la Tierra las semillas de ciertos cereales, tales como el arroz y el trigo a la China, y el maíz a América Central, junto con otras especies ve­getales, como la papa.

Alrededor de 500 millones, tras haber pasado por el cambio del código genético, volverán para repoblar el pla­neta Tierra y serán considerados la nueva raza. Desconocerán cualquier agresividad y egoísmo, y vivirán respetan­do las leyes universales que integran al planeta Tierra con el Consejo del Gobierno Celeste Central.

Los demás terrestres, más allá de esos 500 millones que están marcados como rescatables, respondiendo a una or­den inteligente abandonarán sus cuerpos físicos, y partirán hacia dimensiones suprafísicas, después de lo cual conti­nuarán con la ley evolutiva de nacimiento y muerte. Un día también alcanzarán mundos superiores, como ocurre hoy con los que ya están prontos para ello.

Sólo el ignorante ve tragedia en esas transformaciones. El hombre rescatable no sólo encuentra belleza en esos pla­nes sino que aguarda su consumación con tranquilo espíritu de amor y armonía, poniéndose a disposición para auxiliar a sus semejantes en esos importantes momentos para la vida planetaria y para su desarrollo.

Tras la purificación de la Tierra, las fuerzas del mal que aún la dominan serán conducidas hacia planetas que les son adecuados, en los que seres que se vean envueltos en vapo res y gases podrán, al enfrentarse con aquéllas, clamar por la luz. A partir de ahí, ellos recomenzarán su ascenso hacia niveles más puros, retomando gradualmente sus procesos de progreso con una fuerza que nunca habían conocido antes.
*

* *
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDirectiva 98/70/ce del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Programa del Seguro de Salud Infantil chip...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconEl Doctor Francisco Sintura Varela, Ex Vicefiscal General de la Nación,...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconMemoria de gestión del consejo regional vii-cbp período (Julio 2000...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconInformación explicativa sobre la edad de oro de la alfa channel-the del conocimiento book-the

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconRevision de providencias en accion popular conocen las secciones...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Equipo

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconPeriquitos” autor: theo vins – ediciones omega s. A

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconResumen En el presente estudio, emprendido con arreglo a lo dispuesto...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com