Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega




descargar 398.54 Kb.
títuloEntrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega
página4/11
fecha de publicación29.02.2016
tamaño398.54 Kb.
tipoEntrevista
b.se-todo.com > Ley > Entrevista
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

SEGUNDA PARTE



Apoyada en narraciones del Miembro del Consejo Alfa y Omega y en la disertación de un ser intraterreno de MIz Tli Tlan.

VIAJE HACIA LO QUE ES AUN DESCONOCIDO



La humanidad que habita la superficie de la Tierra no está sola. Existen otros mundos, civilizaciones intraterrenas y extraterrestres. Hay muchas historias sobre Shambala, sobre Erks y sobre el misterio de las regiones amazónicas. Dicen que hay pueblos que habitan áreas del interior de la Tierra, las cuales corresponden a Honduras, Venezuela, Ecuador, Perú, parte del Brasil y muchas otras. Según afir­man, en la selva amazónica hay pasajes subterráneos hacia esa civilización intraterrena, que son custodiados por tribus indígenas como la de los Tibaros en el Perú, y por la propia selva, que con sus peligros limita el movimiento de even­tuales curiosos y malhechores. Esos pasajes conducen a otro mundo casi inexplorado, del que sin embargo se tienen no­ticias por el hecho de viajeros que recogieron tablillas graba­das en oro en lengua enigmática, tras haberlas encontrado en el plano físico en Honduras, en las bocas de entrada ha­cia las regiones intraterrenas El mundo nuevo que esas ta­blillas revelaron es el reino de Miz Tli Tlan. Pero también se sabe respecto a ello a través de aquellos que de algún modo lo visitaron.

Esa ciudad intraterrena es un estado de consciencia que ahora despierta de un largo sueño, para que Shambala, a su vez, pueda dormir, y para que las leyes que la controlan puedan permanecer un período sin actividad, entrando en nuevo ámbito en un ciclo futuro. Aquel que mientras estuvo en la superficie de la Tierra se llamaba Sri Aurobin­do, ser que manifestó y manifiesta la luz de Miz TIi Tlan, se refirió en sus libros al hecho de que la consciencia existe aunque parezca inactiva a nuestra percepción. El decía que la consciencia EXISTE incluso cuando no está activa en la superficie, incluso cuando está silenciosa e inmóvil, incluso cuando es invisible; incluso cuando no reacciona ante las cosas externas. Afirma Sri Aurobindo que la consciencia EXISTE incluso cuando está retirada, ora activa, ora inac­tiva; EXISTE incluso cuando nos parece ausente, incons­ciente e inanimada.

Shambala representa la polaridad masculina de este planeta, polaridad ésta que predominó hasta hoy; ahora está despierta la polaridad femenina, representada por Miz Tli Tlan, trayendo con ello una nueva raza para que habi­te la superficie de la Tierra.

Como estado de consciencia, Miz Tli Tlan reúne tres razas: la cósmica (extraterrestre), la intraterrena, y la de superficie, razas que también están presentes en todos los planetas que tengan un plano evolutivo semejante al de la Tierra. Los seres extraterrestres que ya consiguieron alcan­zar la evolución cósmica se encuentran en todos los plane­tas que están subordinados a la ley evolutiva; los seres de las razas intraterrenas llegaron a ciertos estados sublimes de una evolución mayor, y se encuentran también en todos los planetas, en varias dimensiones; los seres de las razas de superficie, a su vez, buscan la evolución espiritual y existen sólo en algunos planetas que están dentro de la ley que rige la vida tridimensional. Hay planetas que evolucionaron a punto de no tener más raza de superficie, la cual se caracte­riza por no conocer el lado interior de la vida, sino tan sólo su aspecto superficial.

La Jerarquía Estelar (consciencia en nivel de estrella) es la que implanta las razas. Aquellos que la integran se lla­man "Jardineros del Espacio", y son miembros de Conce­jos Intergalácticos. En el planeta Tierra, actualmente esos Jardineros están implantando un nuevo código genético en la humanidad de superficie.

Solamente los planetas que están en evolución en las dimensiones físicas, emocional y mental se encuentran ba­jo la ley del karma, en el sentido en que esa ley es conoci­da en la Tierra por la raza de superficie. Los demás plane­tas del Sistema Solar están también evolucionando tridi­mensionalmente y, por tanto, tienen karma; pero hay otros que, fuera de las órbitas de sistemas solares, se someten a leyes diferentes. Están en "estado de vigilia"3, esto es, no tienen actividad.

Cuando algún planeta completa su ciclo de evolución material, es sustituido por uno de los que estaban inacti­vos, esto es, en vigilia Como se ve, para que comprendamos las nuevas leyes, leyes que aún desconocemos, es necesario crear nuevo vocabulario o nuevos significados que puedan explicarlas correctamente. El apego mental y humano a las enseñanzas propias de épocas anteriores dificultaría esa comprensión.

El plano astral del mundo tridimensional, plano de las emociones normales de la humanidad terrestre, está condi­cionado por el karma. El astral cósmico, que abarca ya otras y diferentes dimensiones, puede disolver las situaciones kármicas en que vive el hombre de superficie. Cuando se entra en ese estado astral cósmico, desaparece el libre albedrío y se pasa a ser gobernado por leyes cósmicas que ya no son kármicas, sino que están sujetas directamente a un orden universal mayor. El proceso evolutivo es enton­ces diferente, ya no se trata de vivir los pagos del karma material, sino de evolucionar bajo una comprensión supe­rior, más amplia y sin aquello que denominamos sufri­miento.

La ciudad de Miz Tli Tlan está enclavada en los Andes y llega hasta el territorio azteca, ocupando el área interior que corresponde a toda la zona montañosa de ese lugar, esto es, la que otrora fuera habitada por los mayas, aztecas y toltecas. Allá se atraviesan formas sólidas si es necesario, como si ellas no existieran. Se vive conscientemente en va­rios planos, y se pasa, a voluntad, de uno hacia otro, hecho que es difícil de concebir para la mente concreta y para el hemisferio izquierdo de los cerebros de algunos hombres. Sri Aurobindo también se refirió a esa limitación del hom­bre común, cuando dijo que la mente física se vuelve na­turalmente hacia acontecimientos y objetos físicos; que esa mente sólo puede comprender y ver lo que es físico, tra­bajando con eso según su propia naturaleza limitada; que la mente física no puede responder a los mundos más eleva­dos. Cuando a la mente física se la deja librada a sí misma, a su evolución natural, según Aurobindo ella se muestra escéptica ante los hechos suprafísicos, de los cuales no con­sigue tener una experiencia directa, y a los cuales tampoco puede presentir. De la misma forma, y según el mismo fi­lósofo, cuando la mente física tiene una experiencia espi­ritual, luego la olvida, o pierde la impresión que esa "vi­vencia" le había dejado para, seguidamente, no creer más en ella.

Las peculiaridades de la civilización de Miz Tli Tlan podrían caracterizar como ficción científica la descripción que de ella hicieron, pero en realidad no es producto de la imaginación humana. Parte de la descripción corresponde al plano físico, y otra parte no. Las fronteras entre los pla­nos en los cuales existe la ciudad intraterrena no serán re­veladas aquí, para que cada lector, cuando llegue el propio momento de conocerlas, pueda descubrirlas libre de cual­quier influencia.

Los viajes hacia Miz Tli Tlan se consideran cortos. En algunos de ellos, los hombres son transportados por naves extraterrestres equipadas para trayectos de superficie.

Cuando, aunque hayan sido elegidos para ello, no están preparados para transitar en otros planos, su cuerpo es cubierto, antes del recorrido, con una película protectora muy fina, para que no sufra alteraciones con el cambio.

En la ciudad pueden verse calles pavimentadas con pie­dras semipreciosas semejantes a las ágatas y a los rubíes y fuentes ornamentadas con oro. Los edificios son altos, y tienen los colores de las piedras que cubren las calles. Los jardines son amplios y llenos de flores que desconocemos. Algunas plantas parecidas a la palmera irradian una ener­gía que es un compuesto radiactivo de ono-zone, el cual tiene origen estelar, y está presente en todos los planetas, para que la vida y la armonía se manifiesten en cada uno de ellos según las leyes del universo. Este compuesto ra­diactivo no es agresivo. Su existencia fue revelada a todas las civilizaciones más evolucionadas que ya hubo, y su po­tencia fue utilizada por ellas.

No existen hospitales ni médicos en Miz Tli Tlan, pues allá se desarrolló una cibernética que controla la armonía del cuerpo. Hay cámaras en la que los seres se someten periódicamente a vibraciones que armonizan el soplo vital.

Cuando el tiempo de vida individual tridimensional llega a su fin, esas cámaras proceden a la "involución" del cuer­po, esto es, a su desmaterialización o pasaje hacia otro plano. Al ser esto así, no hay cementerios, no hay crema­ciones, y tampoco se usan rituales que demuestren senti­mientos de pérdida.

En la civilización de superficie no tenemos una ciber­nética que armonice nuestro soplo vital en las tres dimen­siones. En Miz Tli Tlan, empero, se desarrolló un conocimiento que permite mantener la vida alrededor de seis­cientos años en un mismo traje externo. Estamos dando ese número pero, cuando menos hablemos de tiempo, tanto mejor para la comprensión en el nivel mental-intelectual de los hombres de superficie, para los cuales el tiempo co­rre en otro ritmo.

En Miz TIi Tlan se procrea, pero sin parto. La energía sale del plexo cósmico situado debajo de la última costilla derecha del ser humano, y desarrolla un cuerpo al entrar en contacto con las leyes materiales. Así, un nuevo cuerpo físico independiente surge a partir del cuerpo suprafísico ya existente extrayendo de él una determinada esencia. Por ahora, nada más se puede decir a ese respecto, pues cualquier información podría ser usada por la raza de su­perficie para fabricar bebes artificiales, lo que agravaría el desequilibrio planetario tridimensional.

Un cinturón verde rodea a la ciudad. Hay conjuntos de lagos, otros de bosques y, por último, áreas agrícolas. El sistema alimentario para los que viven en cuerpos físicos está compuesto por vegetales. Los animales que existen son los necesarios para el equilibrio ecológico, además de aque­llos que trabajan y evolucionan en cooperación con el hombre.

Los campos son cultivados por robots, cuya finalidad es evitar que los seres vivos hagan grandes esfuerzos. Los robots son controlados por niños no mayores de doce años, que ya nacen preparados para la vida. A medida que se de­sarrollan, emerge en ellos mayor conocimiento aún, incor­porado por un código genético desconocido por las civili­zaciones de superficie. Con la actuación de ese código, que incluye ciertos genes cósmicos favorables, son capaces de hablar todos los idiomas que existen en el planeta.

Los niños mayores y los adultos se dedican a tareas de acuerdo con su edad y con los asuntos que conciernen a la vida de Miz Tli Tlan. Los más viejos son los sabios, integrantes de los numerosos consejos que existen según ne­cesidades específicas.

El nombre Miz TIi Tlan significa, para sus habitantes, "los hombres sabios". En esa evolución superior, "sabio" es la identificación de un individuo que, dedicado a transmitir conocimientos, permanece sometido a las leyes del saber, y no a la creación de fórmulas; mientras en la super­ficie de la Tierra llamamos sabio a un descubridor de fór­mulas que, en verdad, le son transmitidas del mundo intui­tivo por inteligencias mayores. Los SABIOS de Miz Tli Tlan alcanzaron un estado de consciencia más elevado, y aplican los conocimientos que están dentro de su propio ser.

En esa civilización superior, la vida en general se desa­rrolla en el orden más completo; el sistema de transporte utiliza vehículos redondos de cuatro o más asientos y los viajes se efectúan por el aire, a unos cincuenta centímetros del suelo. Incluso detenidos, los vehículos se mantienen a esa altura y pueden ser conducidos incluso por niños.

Todos se visten según sus edades y según estén ubica­dos en la Jerarquía. Los más viejos usan una especie de túnica hecha con tela extremadamente liviana. Tienen en los rostros una expresión de paz, y, en silencio, no parecen notar siquiera la presencia de los visitantes.

Hay refectorios en los cuales todos comparten el ali­mento, que es frugal y apetitoso. Las mujeres dividen entre sí los cuidados con los hijos, pudiendo así mantener la puntualidad en las reuniones -tanto las religiosas como las de los Consejos-. Tales Consejos existen para que la expe­riencia de los más viejos pueda servir a los demás.

El clima es controlado y se vive suavemente. Tratán­dose del plano físico, el aire entra por conductos. La lu­minosidad es provista con lámparas alimentadas por campos de energía que pueden tener una vida activa de más de un milenio.

El tiempo existe en el mundo intraterreno, pero los calendarios no son iguales al que se usa en la superficie de la Tierra. En el plano cósmico también hay tiempo, pero éste obedece a leyes diferentes. Son otros ritmos. Ocu­rrió que arqueólogos de la superficie encontraron calen­darios venusinos en la región que antes fuera el territorio azteca; y como las fechas de cambios cíclicos planetarios no concordasen, pensaron que hubo algún engaño. Tales calendarios fueron comprendidos sólo por los sacerdotes de otrora, de la Jerarquía Maya. Todo ese saber volverá a manos de los sacerdotes del futuro, los cuales llevarán adelante el trabajo evolutivo junto a los hombres de super­ficie. Sin embargo, adviértase que el estado de consciencia que caracteriza a tales sacerdotes es un estado que absorbió el conocimiento y la filosofía de las leyes que correspon­den a la propia Jerarquía a la que cada uno de ellos per­tenece. Un sacerdote es, en verdad, un sabio del conoci­miento cósmico, y no un ritualista, en el sentido común de ese término.

Todo lo que aquí describimos nos fue transmitido por el miembro del Consejo Alfa y Omega que visitó la civi­lización de Miz Tli Tlan. Habiendo sido llevado por una nave y tras recorrer con prudencia uno de los túneles que dan paso hacia esa ciudad oculta, llegó, en silencio, a una gran sala. Fue recibido allí por la que se llama Gobernanta Mayor, y por el Consejo coordinado por ella. Entonces supo que la Gobernanta es responsable de la concreción de los Planes que están sometidos a las actividades de los sistemas de transmisiones, sistemas estos conocidos por el nombre de "espejos". Se le explicó que existen tres sis­temas: el de las transmisiones a corta distancia, que ocu­rren entre las naves en tránsito y la base intraterrena; el de las transmisiones de una nave o de una base intraterre­na a la galaxia que les corresponde; el de las transmisio­nes de una nave, o de una base intraterrena, o de la galaxia al Gobierno Celeste Central. Esos sistemas de información son conocidos tanto por las civilizaciones intraterrenas como por las extraterrestres.

En una civilización intraterrena los espejos tienen también la función de revelar el movimiento de las naves, aunque las misiones de esas naves permanezcan secretas. La Gobernanta Mayor puede, en caso de necesidad, hacer uso de ellos para sintonizarse con el Gobierno Celeste Cen­tral directamente; al ser esto así, las funciones de los tres sistemas antes descriptos no son fijas.

Desde una civilización o desde una base intraterrena hay comunicación, a través de los espejos, con los diferen­tes planetas que forman el Consejo Interplanetario, el cual es representado por la Jerarquía que está trabajando actualmente en la Tierra. Ese sistema de comunicaciones in­cluye un receptor sonoro y un video, en el que pueden surgir símbolos aún incomprensibles para las inteligencias de la raza de la superficie terrestre. También pueden transmitir algo escrito o hablado en Irdín, que es un componen­te cultural religioso-intelectual de la única lengua que hablan las civilizaciones que pueblan aquellos planetas que consiguieron alcanzar determinado grado de elevada evolu­ción. En las civilizaciones que llegaron a tener una Jerar­quía es una síntesis expresiva usada por los que hablan. Como en la superficie de la Tierra la Jerarquía se encuen­tra siempre inspirada en los niveles suprafísicos, y nor­malmente no vive en el plano físico, sus habitantes no pueden comprender ese idioma. Las palabras en Irdín que Jesús pronunció en ciertos momentos, nos son in­comprensibles, y fueron atribuidas a idiomas de la época. Por otro lado, hay palabras Irdín en todas las lenguas de este planeta. Tomen, por ejemplo, "uru", de la lengua guaraní: significa una persona religiosa, de alta posición jerárquica. "Uru" es palabra Irdín, y denomina a una enti­dad religiosa de las pléyades divinas del cosmos. En cuan­to a Miz Tli Tlan, es también un nombre Irdín que, como ya vimos, quiere decir "los hombres sabios".


Movimiento vertical de una nave espacial, presentando una “interrogación”, o pregunta, a quien la observe.


La Jerarquía, que se materializa cuando es necesario, está llevando adelante, en el mundo de superficie, un plan específico. La Jerarquía está compuesta por seres avanza dos, que cuando están materializados responden a un Con­sejo que, a su vez, está subordinado a Sanat Kumara y no al Consejo Intergaláctico. Por eso, ciertas manifestaciones de esos elegidos pueden parecer aisladas, en determinados momentos.

A partir del encuentro con la Gobernanta Mayor y du­rante su estada en Miz Tli Tlan, todo lo que ocurrió con el visitante estuvo fuera del tiempo de los relojes. Fue invitado a conocer a los ancianos, y uno de ellos, que parecía ser de los más experimentados, le deseó buena estadía y le habló de los errores que necesitan ser subsanados a corto plazo en la superficie del planeta Tierra. Le dijo que, ante el extremado desequilibrio que creamos, con nuestra civili­zación, fueron enviados algunos representantes intraterre­nos para que tomaran contacto con científicos, intelectua­les, estudiosos y sacerdotes de nuestro mundo; pero que los gobiernos en general (con los que también se tomó contacto) no se interesaron por los asuntos abordados por ellos. El visitante supo entonces que los intraterre­nos procuran actualmente llevar adelante la obra de infor­mación junto a los que, independientemente de los gobier­nos, estén decididos a no ignorar más la realidad de la "catástrofe" purificadora que se aproxima, catástrofe que, en verdad, se revelará como positiva para quien la comprenda espiritualmente.
HABLA EL SER INTRATERRENO
Dijo el sabio de Miz Tli Tlan:
El Gobierno Celeste Central, creador de los mundos, nos invitó para que ayudáramos a salvar a un resto de vues­tra civilización, la cual camina hacia la catástrofe ante el silencio de vuestros "sabios" : Estos no se atreven a adverti­ros. ¿Por qué? Primero, porque tienen participación en to­dos los gravísimos errores cometidos, segundo, porque son presionados para que callen so pena de perder sus status sociales o económicos.

La existencia, en esta civilización intraterrena , es ex­perimentada de manera diversa de la existencia en la super­ficie de la Tierra. La esfera en la que el ser se encuentra determina su calidad de vida. Vuestras filosofías se basan en grandes errores, y vuestros filósofos olvidan que la vida está en todos los planos de la creación. Pocos aceptan que son parte de la vida de los universos, y que la "chispa divi­na" es una sola. La razón de vuestra existencia vosotros la comprendéis fragmentariamente, y lo mismo ocurre con las leyes que integran el universo. Todos los mundos habitados están relacionados con el vuestro, pero vosotros os ne­gasteis siempre a colaborar con aquéllos Ahora, a los efec­tos de cierto equilibrio planetario, ya es tarde para eso.

Nosotros, en el pasado, cometimos muchos errores, así como vosotros los cometéis ahora; con la diferencia de que no queríamos subyugar a los otros, y de que no guerreábamos

La sabiduría trascendental que libera al hombre de la rueda de los renacimientos y que se identifica con la pro­pia liberación es considerada por vosotros como una doctrina inconsistente. Así disteis margen a vuestra propia destrucción, porque ignorásteis lo que es la transmigración. Miz TIi Tlan es un reino que despierta con toda su esencia, y que ayudará a retirar de los hombres de superfi­cie el velo de la ignorancia. Ese reino siempre existió, así como Shambala, siendo que este último era conocido entre los tibetanos con otro nombre. También Erks, del que oís­teis hablar,4 así como otras civilizaciones intraterrenas, lle­garán de a poco a vuestro conocimiento, a medida que sea posible revelarlas Para tomar contacto con ellas, debéis ser capaces de autorrealizaros armoniosamente. Siguiendo vuestro ciclo evolutivo, tal realización ocurrirá a través del despertar del consciente derecho, preparado para llevar adelante las etapas finales de la formación del hombre nuevo. Cuando se acepte que los tiempos modernos y sus ta­reas no corresponden más al plano evolutivo que cono­céis; cuando se compruebe que todo se mostrará diferente porque el código genético de la raza de superficie fue cam­biado para que podáis vivir más allá de las fronteras de lo que hasta hoy se conoció, entonces las luces inteligentes que nos unen responderán a un principio universal que to­davía no domináis ni comprendéis.

Para tener consciencia de ese despertar universal en la plenitud y en la libertad, cada uno de vosotros tendrá que existir en la propia fuente trascendental, en la plenitud de la eternidad. Eso ocurrirá si aceptáis que poseéis la consciencia del ser eterno y atemporal. Para que comprendáis mejor la vida inmaterial es necesario trascender, superar la consciencia corporal, y no estar atado al cuerpo físico. Así trascenderéis vuestras fronteras y entraréis en el reino de Miz Tli Tlan.

En ese reino, el principio inteligente cósmico es una actividad plena que supera los límites mentales terrestres, integrándose como una unidad única a la mente universal y a todas las mentes que participan del gran movimiento in­traterreno, extraterrestre y de superficie. En realidad, más allá de esas fronteras, esto es, en las tres energías primor­diales, el Padre-Madre-Hijo que conocéis teóricamente, ese principio es una unidad. Entraréis en la realidad divina su­prema, sintiéndoos unos con ella, viviendo con ella, en ella, siendo de ella la creación. Sin ese desarrollo, ¿cómo po­dríais proyectaras en un mundo realmente nuevo?

El movimiento universal es la proyección evolutiva e involutiva de las razas, es ir hacia el propio interior. Es el nuevo movimiento que se concilia con el autoconocimiento, el de ir hacia adentro, hacia mundos interiores, en los que el infinito nos muestra que la Tierra está compuesta por distintos planos, materiales e inmateriales, con sus respecti­vos reinos Lo inmaterial es paralelo a lo material, pero proviene de las mismas fuentes de la creación divina. En lo inmaterial está la fuente inteligente que en silencio se proyecta en el reino de Miz Tli Tlan. Ingresar en el inmenso e infinito vacío es parte también de la existencia espiritual que se realiza en el interior, en el interior de sí mismo, donde un mundo nuevo pensante despierta para seguir los destinos del hombre nuevo. Antes, ese mundo fue Shamba­la, que está registrado en los libros esotéricos que conocéis a través de vuestra cultura; hoy, empero, todos sabrán que la fuente creadora se trasladó hacia Miz TIi Tlan y que allí permanecerá durante todo el próximo período de "sueño" de Shambala.

Miz TIi Tlan es la otra esfera planetaria que controlará la evolución de la nueva raza Es la condición dinámica de la energía oro-zone, es la actividad o expansión de una nueva existencia mental. Ese movimiento hacia adentro os proyectará hasta el primer paso del reino de la universali­dad. Para ser más claro, ya no estaréis solos como estuvísteis hasta ahora, limitados a la superficie. Sólo pocos de vosotros conocieron mundos internos y niveles superiores de consciencia; de ahora en adelante, sin embargo, las Je­rarquías se exteriorizarán, y podréis VERLAS Ya no esta­réis limitados a las fronteras impuestas por la superficie de vuestro planeta. Ya sabéis de la existencia de las ciudades intraterrenas y de sus proyecciones en el infinito cósmico, o reinos superiores. Empero, debéis reconocer inteligente­mente que vuestra realización es un pobre y flojo esfuerzo: es una "irrealización", un "hacer creer" ; y no es real. Es fruto de vuestra, consciencia más superficial, y es hora de trascenderla Ese tiempo de confinamiento termi­nó y se rompió la cadena del ego. La nueva consciencia que despierta olvidará los acontecimientos anteriores y nada detendrá a las fuerzas que se expanden hacia un esta­do infinito de consciencia-Madre, o sea, consciencia Cós­mica.

Esa nueva etapa que se vivirá os llevará, si lo deséais, a olvidar verdaderamente tanto lo real como lo irreal, para proyectaros hasta los mundos que, en integración universal, se unen en una misma fuerza, o sea, en una misma ley, esa que os llama a una totalidad divina. Cuando el estado evo­lutivo de la raza de superficie esté en condiciones de recibir ese conocimiento y de participar en él, Miz Tli Tlan co­menzará a materializarse. y a iluminarse en el plano físico, como lo hace hoy Erks Shambala era más secreto, y jamás nadie lo vio en dimensiones físicas, porque Shambala esta­ba "controlando" e inspirando la evolución de la raza Pero ahora, con el advenimiento de la nueva raza, más avanzada, no hay más necesidad de mantener en secreto la existencia interior del Centro Mayor del planeta. El nuevo SER vivirá la unión dentro de las fronteras planetarias, desconociendo el bien y el mal. Vivirá en la eterna armonía de las leyes espirituales del Cosmos, y no más en la ley material del karma Miz Tli Tlan es el campanario del templo universal que os tocará vivir. Con su despertar, la Obra ya comenzó, en la Amazonia peruana. Empero, no todos llegarán a él, como no llegaron a Shambala.

El universo está conformado por diferentes capas den­tro del campo de las fuerzas que luchan: las fuerzas resca­tables y las involutivas Sin embargo, en el ser cósmico, o divino, como en todos sus planos, existen Logos y Mónadas y, por tanto, una completa armonía y una consciencia única. Hay un solo "yo" en todos los seres: "yo" que pue­de fundar nuevas razas a través de la acción de la vida divina.

Miz Tli Tlan es la fuente de luz que se proyecta hasta las nuevas fuentes que, en cósmica morada, nutrirán la si­miente del nuevo ser que habitará la superficie de la Tierra, en una consciencia iluminada por la verdad de la visión de lo que ha de ser hecho. Esa visión ya es la realidad que esta­mos viviendo, es la luz de la consciencia suprema. Los hombres sabios que la habitan con voluntad divina son inspirados por la individualidad universal cuya presencia se efectiviza en este momento planetario en todos los seres que buscan un porvenir mayor. Es la luz, la voluntad y la fuerza interiores existentes en la Tierra hueca; es su acción para integraras en el mundo universal que hasta hoy vivió ignorado por vosotros A través del libre albedrío come­tísteis los errores que ahora debéis corregir, además, con mucha ayuda de vuestros hermanos de ésta y de otras ga­laxias.
He aquí las condiciones para vuestra ascesis actual:

La obtención del nuevo código genético es la primera condición esencial para una vida perfeccionada en la dirección de los nuevos destinos que se están revelando. Por lo tanto, tenéis que hacer vuestro primer compromiso supre­mo con la máxima perfección individual posible. Se trata de una purificada armonía espiritual y pragmática del au­toconvocado con todo lo que lo rodea. Eso significa la ENTREGA de su ser a los niveles superiores de consciencia, y la aceptación del cambio.

La segunda condición y grado de ese desideratum es­triba en la búsqueda de la universalidad y la unidad con to­da la vida sobre la Tierra.

La tercera es el conocimiento de las leyes universales de las que la civilización de superficie habla, pero a las cua­les ignora. Por vivir esas leyes, la nueva raza podrá controlar lluvias y sequías, como también la armonía del planeta, hoy alterada por los movimientos telúricos y por los desas­tres provocados por el hombre actual. Un cambio total de la humanidad de superficie será ordenado y controlado por los sabios de Miz TI¡ Tlan, y una nueva vida colectiva per­feccionada surgirá sobre la Tierra. Eso acontecerá tras los años de evacuación de los hombres salvables Durante ese proceso, individuos evolucionados darán asistencia a los menos evolucionados Los que hayan trascendido los pla­nos tridimensionales y alcanzado la supraconsciencia, for­marán no sólo el nuevo núcleo de seres sino también una nueva etapa de vida comunitaria, superior a la etapa actual de vida individual egoísta y común.

Lo que aún no fue revelado lo será después de la puri­ficación total y absoluta de todo lo que está contaminado. Al ocurrir eso, la nueva raza se conducirá según el cono cimiento de leyes universales que son indisolubles, y que ahora no serían respetadas porque aún estáis bajo el do­minio del libre albedrío.

En vuestro actual ciclo humano existe una colecti­vidad que se une por impulso vital-físico, y por toda suer­te de intereses materiales Sois una civilización de cultura limitada, una asociación económica mal repartida, un conglomerado de ideas-emociones, de esfuerzos del ego individual y colectivo. Estáis atados entre vosotros por cuerdas, y no estáis verdaderamente unidos Estar atado es diferente de estar unido: ¿percibís eso?

Donde existe oposición, conflicto, acomodamiento parcial o compromisos formalizados, existe vuestra nece­sidad personal y egoísta de vivir juntos Mientras que el hombre que se destina a los tiempos que están próximos se erige a través de un orden que conoce las leyes univer­sales. Esta es la estructura divina que romperá con atadu­ras y compromisos para proyectarse hasta la evolución de razas que, casi sin resultados, llegaron a compartir con vosotros la verdad de la consciencia.

Habrá una considerable diversidad, libre de separati­vidades, para asegurar la armonía que ahora desconocéis. Cada civilización creará su propio cuerpo de consejeros cósmicos, que se relacionarán con los consejos planetarios, solares y galácticos. Todo eso conoceréis, después de la gran purificación.

En una consciencia cósmica no hay insistencia del ego sobre una idea personal, ni sobre intereses personales. En lugar de ello, hay una voluntad unificada con la voluntad única y universal. El nuevo ser, estando dentro de tal cons­ciencia, sentirá una fuerza coherente con lo que es uno con la supranaturaleza, fuerza que actúa en la armonía del To­do, que se encuentra dentro de las leyes inmateriales, y que controla la vida creativa de la naturaleza que conocéis. La supranaturaleza responde a un principio inteligente que controla la evolución de la armonía planetaria. Reflexio­nad sobre esos datos que se os están presentando, para que os preparéis correctamente.

La nueva raza tiene su propio principio inalienable, su plenitud inviolable, su afinidad con la verdad del ser, y los autoconvocados sienten eso, cuando están sellados con el GNA, o nuevo Código genético. Pero no tenemos autori­zación, por ahora, para definir ese código que substituirá al DNA.

La verdad cósmica no depende de lucha inferior algu­na, no necesita de sincretismo ni de discusiones El hom­bre descubrirá la verdad de la nueva consciencia que en él se establecerá, y será llevado a encontrar su sintonía con la verdad que lo rodea. Descubrirá su armonía con la vida cósmica que une todas las partes de su ser, cual­quiera sea su posición en el Todo.

Con el nivel evolutivo que habrá logrado alcanzar, el nuevo ser sabrá gobernar, pero también sabrá subordinar­se. Ambas conductas tendrán igual sentido para él en la ley del Cosmos.

Esto hará que pase del mental y material groseros hacia la supramente cósmica. Primero vendrá la autorrealización, en la supraconsciencia, eso incluye vuestra unión con los mundos intraterrenos del planeta que habitáis. Erks y Miz TIi Tlan forman parte de vuestro despertar, y gracias a ellos tenéis vuestro actual estado de consciencia y vuestra capacidad para absorber estas nociones.

La nueva raza ya vive. Miz TIi Tlan os espera, mientras su luz ya se irradia hasta los confines de la Tierra. Tendréis que estar prontos para enmendar vuestros tercos errores. Entonces vuestro ego irá perdiendo su reinado, mientras una voluntad superior os prepara. Esa es la gran obra: la obra de la redención verdadera del hombre actual.

He ahí el llamado de ahora. Escuchad.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDirectiva 98/70/ce del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Programa del Seguro de Salud Infantil chip...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconEl Doctor Francisco Sintura Varela, Ex Vicefiscal General de la Nación,...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconMemoria de gestión del consejo regional vii-cbp período (Julio 2000...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconInformación explicativa sobre la edad de oro de la alfa channel-the del conocimiento book-the

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconRevision de providencias en accion popular conocen las secciones...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Equipo

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconPeriquitos” autor: theo vins – ediciones omega s. A

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconResumen En el presente estudio, emprendido con arreglo a lo dispuesto...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com