Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega




descargar 398.54 Kb.
títuloEntrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega
página6/11
fecha de publicación29.02.2016
tamaño398.54 Kb.
tipoEntrevista
b.se-todo.com > Ley > Entrevista
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

EL MAYOR ESPEJO DE LUZ



Seres de un avanzado ciclo de evolución consiguieron penetrar en el reino de las energías, y trabajan por el pro­greso de los mundos. Es el caso de los que habitan en Aurora, Erks y Miz Tli Tlan, los cuales colaboran con la evo­lución de la civilización de la superficie de la Tierra, ope­rando a partir de los niveles subjetivos de la vida y, tam­bién, directamente en los planos materiales, aunque tales actividades no sean muy conocidas por la mayoría de los hombres.

Podemos llamar "energía" a lo que sale de la fuente madre, mientras que "fuerza" sería el nombre dado a la acción que ocurre dentro del cuerpo formado por circuitos, el cuerpo material. La energía única se subdivide, a medida que se exterioriza; todas sus partes emanan, pues, de la misma fuente, y se reflejan en cada plano o dimen­sión, penetrándolos desde el más alto hasta el más bajo. Ella se manifiesta, así, en escala descendente.

Los "espejos", que ya fueron mencionados en este libro, son focos de energía, pero accionados por una fuente superior. Seres femeninos llevan actualmente a término el trabajo con ellos.

Esos seres también registran los movimientos de las fuerzas, para que, teniéndolas bajo control, las leyes pue­dan ser cumplidas estrictamente. Quien trabaja con los espejos (y en este momento hay hasta almas encarnadas entrenándose para eso) se ocupa de hacer que ninguna circunstancia y ninguna persona impidan que las leyes se cumplan, en beneficio de los demás seres y del universo.

Al pasar por diferentes planos, la energía deja impreg­nada en cada uno de ellos determinada cualidad, irradian­do su esencia a través de los espejos. A medida que va descendiendo, disminuye gradualmente la potencia de su expresión, y por tanto cada plano de existencia correspon­de a un grado determinado de esa potencia, recibiéndola según la propia evolución.

La onda energética que acciona los espejos desprende ramificaciones y, de ese modo, va formando un vasto cam­po, que responde al estado evolutivo de cada ser, adaptándose a él e induciéndolo también a hacer adaptaciones. El campo es general, pero sirve a cada individuo, porque ca­da uno recibe de acuerdo con su Jerarquía, su tarea, su evolución y la parte del plan evolutivo que le corresponde.

Todas las energías responden a los sistemas de los es­pejos. Hay sistemas de corto alcance, mientras que otros actúan en proporciones más universales. Van recibiendo energías y las van transmitiendo a todo lo que está en su radio de acción. Así, a través de esos sistemas, ellas llegan al plano terreno con el máximo potencial posible, y son absorbidas en la medida del grado evolutivo de quien las recibe. Van produciendo circuitos, y a través de ellos se realizan comunicaciones.

El trabajo con los espejos está bajo la responsabilidad de las razas intraterrenas, y eventualmente también de las de superficie a medida que lo vayan asumiendo. Actúan en la transmisión de informaciones, en la formación de la nueva raza, y en la transición de los que desean descender a este plano físico y aceptan la Ley del Servicio. Esto no excluye el trabajo de la Jerarquía Dévica en la construc­ción de las formas, trabajo conocido y divulgado por ocul­tistas de todos los tiempos. En realidad, las diversas jerar­quías se comunican en diferentes niveles, lo que torna po­sible actividades en cooperación. En esta fase de la Tierra, los devas están, sin embargo, más dedicados a los reinos animal, vegetal y mineral, específicamente a las aguas. El trabajo junto a las civilizaciones del reino humano está principalmente delegado a las Mónadas y a las Jerarquías que hemos citado.

Cuando la energía es emitida en su estado virgen para alcanzar determinado plano de la existencia, los espejos ab­sorben la potencia gastada, eliminada o expelida durante el trayecto recorrido por ella. La energía en circulación es en­tonces continuamente elaborada y transformada de nuevo en energía virgen, pudiendo llegar con toda su carga al plano al que se destinaba, gracias a esa renovación perenne.

Así, se puede imaginar cuán importante es el trabajo de los espejos para la transmutación planetaria. Cuando la on­da energética pura llega al plano terrestre, transforma in mediatamente la carga de las ondas emitidas por él, carga que es negativa por causa de los residuos atómicos en ella presentes, y le da la renovación necesaria. Así, se efectúa la unión de la operación de los espejos con la polarización positiva y la transmisión de la carga renovada para la raza futura de superficie.

Todo es engendrado y emitido por las energías. Los "espejos" dan al cuerpo-materia el elemento vibrador relativo a su sintonía, elemento que combinado con el del propio cuerpo produce la onda necesaria para el ser. Las vibracio­nes de las energías rigen todos los aspectos de la naturale­za, desde el inicio de la primera célula de un embrión hasta el último grado de su desarrollo. Ni por un instante dejan de producirse, y alcanzan la vibración cuerpo-materia a tra­vés de la onda-espejo. Cuanto más avanzado es el ser, ma­yor es el grado de su vibración, captación e información.

Hay seres que, en su evolución, alcanzaron el mismo grado de los llamados "arcángeles", pero que aún así des­cienden a los planos más materiales. Cuando lo hacen, deben despojarse de ciertas cargas energéticas, pues al ser su vibración excesivamente intensa, el hombre terrestre no soportaría, sin estar preparado, su proximidad Esa vibra­ción, de potencialidad comparable a la de un rayo, tiene una luminosidad brillantísima que algunos clarividentes ven, lu­minosidad que es producida por la fricción de tan alta energía con átomos de materia, los cuales van también evo­lucionando a su paso. Nicolás es uno de esos seres. Vivió otrora en este planeta, y vuelve ahora para cumplir una de­terminada misión con voz autorizada entre las Jerarquías Extraterrestres y lo hombres de la superficie de la Tierra. Es capaz de tomar la forma humana a voluntad, y está ac­tualmente en Aurora, que es un gran espejo de la América del Sur.

Se puede decir que las ondas energéticas emitidas por seres como Nicolás permanecen impregnadas de los mun­dos fluídicos, dejando una irradiación que se transmite a los demás mundos que a ella se aproximen. Quienes habi­tan planos muy elevados pueden descender a los planos terrestres sólo parcialmente, ya que la impresión de su re­flejo en el mundo material es por demás fuerte. La trans­misión de la energía que de ellos emana, su comunicación con los niveles terrestres, es un proceso realizado en el es­pacio con la ayuda de individuos de diferentes planos, también del físico, que están prontos para esa tarea. A tra­vés de ella, que es una parte del amplio trabajo realizado con los espejos, los que los operan se preparan para el Servicio.

Las energías creadoras intervienen en todos los fenó­menos que entran en tal circuito de transmisión, polarizan­do en él las energías de esos individuos y de sus mundos. Pero es necesario que se pongan en actividad los átomos mentales de su consciente derecho, para que sea posible que haya un circuito vibratorio creativo en ese sentido. Aquél surge de la combinación de las energías creadoras con las emitidas por la mente. En los fenómenos atmosféri­cos que son controlados por los devas, también interviene la combinación de las energías creadoras con aquellas ema­nadas por el mundo mental del planeta. Para que los fenó­menos atmosféricos se realicen es necesaria la integración de todas esas ondas mentales.

Al hombre no le es posible cooperar con ese trabajo si no conoce la onda vibratoria de los espejos; se necesita co­nocimiento para manejarlos. En el caso de una cura, las ondas mentales entran en vibración marcando un circuito, pero son expulsadas del cuerpo mental; penetran en el es­pacio o en la atmósfera que las rodea y ahí reciben la car­ga necesaria de energía virgen, positiva. Polarizándose, retornan al emisor colocando en vibración los centros sensoriales derechos de su cuerpo físico, y de ahí salen con toda su carga hacia el cuerpo físico del enfermo.

Tanto la energía cósmica como la humana, si se les da la dirección correcta, consiguen generar transformacio­nes a través de una acción poderosa, pero ignorada por los hombres de superficie hasta la fecha. El hombre tiene un incalculable tesoro de conocimiento, que hoy permanece oculto en las entrañas de su propio mundo. La incompren­sión propia de sus niveles superficiales humanos hizo que ese tesoro quedase sepultado juntamente con las civiliza­ciones desaparecidas, en cuyos centros espirituales los es­pejos eran conocidos. Si hay amor en quien acepta respon­sabilidades en silencio, los "espejos" darán informaciones más allá de lo que se puede prever.

Existen tres grandes "espejos" activos en lo que lla­mamos el cono sur, esto es, en la América del Sur en su con­junto. El primero de esos espejos es AURORA, en Salto, Uruguay. Aurora es un centro intraterreno, como ERKS y como MIZ TLI TLAN, pero representa una apertura hacia la cura a través de la energía cósmica. El segundo espejo es ERKS, en la provincia de Córdoba, en la Argentina, y sobre él escribimos más extensamente en nuestra obra an­terior, "Erks - Mundo Interno". El tercero es MIZ TLI TLAN, en las selvas amazónicas del Perú. Este último, que ahora despierta, se ramifica hasta las selvas del Brasil y es el mayor espejo de luz creado en el planeta por la energía ono-zone. Cada centro intraterreno tiene su tarea específi­ca, incluso trabajando triangularmente, como en el caso de los que mencionamos.

Esos espejos existieron desde la creación del planeta Tierra para que las razas pudiesen habitarlo a partir del surgimiento, aquí, de la ley planetaria de procreación. Sin embargo, se mantuvieron secretos hasta finalizar el período de Shambala, que ahora pasó al estado de sueño. A pesar de que su existencia fue del conocimiento de todos los centros herméticos antiguos, sólo hoy se la está revelando al público en general porque sólo ahora se inicia su intensa actividad de ayuda a la raza de superficie. Esta es la hora de la necesidad, y por eso se puede anunciar con menos reserva la realidad de su presencia en el planeta.

Los espejos eran conocidos en las más antiguas civiliza­ciones, y el trabajo con ellos quedó documentado en obras como, por ejemplo, "A I'ombre des Monastéres Tibétains", de Jean M. Rivière6 : "El espejo se vuelve alucinante; en una bruma amarilla y oro que es fuego centelleante, pasan seres, se dibujan sombras, aparecen escenas y visiones ex­trañas del más allá. Parece que el espejo oscila bajo la fuer­za mágica que lo impregna. . . Es el signo de las sociedades secretas del Asia, el que une a millones y millones de Ama­rillos".

Y también, según ese antiguo relato sobre el Tíbet: "el anciano arroja ahora puñados de hierbas aromáticas en un gran pebetero, y descubre un espejo mágico sobre el altar". He ahí el Gran Espejo Asiático, en el mundo de Shambala de entonces.

Sin embargo, Miz Tli Tlan despierta hoy para ser fuen­te de toda la nueva raza. Así como ocurrió en el pasado, cuando las razas partieron de la región que ahora es el continente americano del Sur para alcanzar lo que actualmente es el europeo y el asiático, ocurre hoy otra transferencia, cuando se inicia el período de sueño del espejo mayor co­nocido como Shambala, y Miz TIi Tlan adquiere relevancia para los nuevos tiempos.

Tras la fecha 8/8/88 despierta en muchos la respuesta al llamado para renovarse. El crecimiento espiritual de este mundo ocurrirá dentro del gran plan cósmico con el cual el "espejo mayor" está vinculado. Ocurrirá algo armonioso y perfecto, cuando el despertar del consciente derecho no sea un hecho solamente parcial, sino total. El hombre sentirá el llamado de las tres fuentes intraterrenas: Aurora, Erks y Miz TIi Tlan, y percibirá el estímulo sobre su ser individual y sobre su vida interior. Tendrá como propósito volverse hacia un nuevo estado de consciencia, integral, ba­sado en la perfección dinámica del ser, estado que se inte­grará mejor al que él tiene que manifestar.

Controlado por las Jerarquías presentes en este plane­ta, hay un llamado proveniente de distintas constelaciones, para que el hombre se integre al legado cósmico, que le pertenece. En esencia, el hombre es cósmico. Su realidad es trascendente, él es un ser divino -no creado en el mundo de las probetas, sino capaz de vivir en sí mismo, y de ele­varse sobre el propio mundo-. Aunque, por otro lado, exis­ta también el llamado del mundo planetario que lo rodea, el hombre, a pesar de la instrumentalidad mundana, sigue vuelto hacia su fuente de creación.

Aquí entra la luz de los "espejos", para auxiliar en la integración del hombre con el mundo y con la dimensión extraterrena, llevándolo a ir más allá de las condiciones de la actual raza de superficie. Los "espejos" proporcionan eso. Así habrá una relación más feliz entre lo material y lo inmaterial, buscándose la perfección interior y la liberación espiritual hasta el mundo cósmico. El mundo cósmico re­clama la vuelta del hombre a su seno.

Pero dentro de cada uno, en el conocimiento directo de una vida divina, debe fundarse la realidad. El crecimien­to del espíritu ha de ser pues, la cuestión principal para el hombre nuevo, pues él deberá vibrar en armonía con la vida divina, aunque mantenga contacto con el planeta y con sus niveles materiales. La realidad toca al ser mental ­individual con la divinidad que él percibe o intenta perci­bir. Conseguirá la sintonía con la Mónada o con el Logos, y crecerá en divinidad. Todo eso en dirección al interior.

La Mónada trabaja en la perfección del hombre, en su formación espiritual. El Logos Planetario lo lleva al cambio total, integrándolo a la ley evolutiva del plan cósmico.

La vida cósmica se encuentra en la integración con los "espejos", y en este tiempo el Espejo del Semi-Dios des­pierta. Amuna Kur está en Miz TIi Tlan, como estuvo en Shambala. Empero, ya sea en Aurora, en Erks o en Miz Tli Tlan, existen el poder y la perfección del espíritu. El proceso es espiritual, y por eso estamos expresándonos en este lenguaje. No es para buscar sólo los patrones de la Tierra sino, principalmente, los de los mundos superio­res. Las puertas están abiertas. ¿No es evidente?

Aunque el comportamiento humano en general sea conducido por las Jerarquías del Cosmos a través de la educación que seguirá a la nueva lo que regirá al planeta Tierra, existe un trabajo individual que ha de hacerse. Hay nuevos genes ya despojados de karma terrestre. El alma es cósmica y la materia es terrena; la mente y la vida son poderes del ser, y pueden crecer o no; en Miz Tli Tlan hay un proceso controlado por la mente universal y llevado a cabo por Amuna Kur -es un proceso de formación del hombre-, que le permitirá expresar el sentido interior del alma. La mente y la vida, en sí, no pueden desarrollar ese proceso. El nuevo hombre puede ayudar al crecimiento del propio ser lanzando sobre él la sintonía mental adqui­rida a través de los rayos estimulantes de los "espejos", o mejor, del "espejo mayor" que controla a la luz FEME­NINA de la creación, determinando cuáles serán las in­fluencias de las energías sobre el ser humano.

El hombre está predestinado a crecer así. Ayudado a autorrealizarse, subordinará fuerzas con absoluta armonía. La religiosidad del espíritu corporizado es el medio de expresión del nuevo hijo de la luz y del universo cósmico. La corporización de la mente supraconsciente es la tendencia que surge; no a través de los fundamentos conocidos den­tro de las fronteras del pensamiento actual, sino a través de la esencia evolutiva, de la necesidad de autoconocimiento.

Cuando esa etapa concluya estará cambiada la estruc­tura actual del ser, y la parte femenina será la fuente de la nueva acción creadora. Entrar en el ritmo nuevo dentro de sí mismos, he ahí el trabajo. Esa es la condición que el Ser Supremo está presentando a los hombres de hoy. La filoso­fía vive interiormente; tras percibir eso, ellos inician la creación a partir del propio nivel cósmico. Su vida y sus cuerpos más sutiles se convierten en instrumentos que han de integrarse al mundo nuevo, mundo que nacerá después del fin de estos tiempos.

La primera etapa está cumplida en el individuo cuando éste descubre el hilo de luz que lo liga a su espíritu, y cuan­do se torna DEVOTO de su Ser interior. No puede haber divinización de la existencia externa si no hubiera diviniza­ción (o progreso) del Ser interior. La divinidad está velada; sin embargo, existe en su centro espiritual. Cuando percibi­mos que existir en plenitud cósmica es el objetivo de la na­turaleza, existir plenamente se convierte en nuestra meta única.

Si no hubiera entrega, no se dará la transformación total de las estructuras elementales actuales. La nueva ley de mutación es la luz de los "espejos". El llamado existe, y la decisión es obra de la Voluntad que nos reclama como sus hijos. Úsese, pues, la energía de la Voluntad que está en todos los individuos, en diferentes grados.

El crecimiento espiritual al cual nos referimos está más allá de la oración, o mejor, de sus fronteras conocidas. Las

naves de los Jardineros del Espacio ya cruzan los cielos y representan esa consciencia que está formulándose. Pro­curan despertar al hombre hacia el autoconocimiento. Es preciso sentir un completo deleite de ser, pues sin él el in­dividuo se vuelve disminuido; tiene existencia, pero carece de la plena Luz del Ser. Ese deleite no es, sin embargo, ex­terno, sino intrínseco, autoexistente e independiente de cuanto se manifieste fuera del hombre.

Ahora que resulta conocida la existencia de los tres grandes espejos, veremos qué es cada uno de ellos: AURORA es un espejo hacia el cual convergen civili­zaciones extraterrestres que se unen a la propia civilización intraterrena de Aurora. Esa convergencia se efectúa para llevar adelante la tarea ordenada dentro del Plan Divino para la transición del planeta Tierra. Es una base de opera­ciones cuyos proyectos de trabajo el hombre de la raza de superficie desconoce.

ERKS es un espejo integrado a Aurora, y está com­puesto por una civilización intraterrena y por seres extra­terrestres provenientes incluso de otras galaxias a fin de contribuir a una gran misión de cambio de la raza de la su­perficie de la Tierra, incluyendo, cuando es necesario, la adquisición de cuerpos físicos. Para ello efectúan la trans­mutación, lo cual significa utilizar un cuerpo que pasó por muerte cl ínica, habiéndolo hecho volver a la vida, o utilizar el cuerpo de quien ya cumplió la etapa espiritual-evolutiva en la Tierra y que parte hacia las dimensiones más sutiles con pleno conocimiento de que su traje será instrumento para que otra entidad más evolucionada cumpla parte del gran plan. La Ley Procreativa, que normalmente gobierna el proceso de encarnación terrestre, no es seguida por esos seres de Erks, debido también al corto tiempo en que se aplicará la Ley de Mutación en el planeta Tierra. En el caso

de ellos, cuando un traje está preparado, el ser que lo habi­taba se transmuta hacia un plano superior, y uno de ellos renuncia a su posición para descender a este plano físico, con el fin de ayudar a la raza de superficie a completar su ciclo evolutivo.

MIZ TLI TLAN es un espejo mayor en el que ciertas Jerarquías operan con Amuna Kur, controlando la misión de Aurora y de Erks, y ordenando la evolución del plan de mutación del planeta Tierra y de la raza de su superficie. Eso ocurre en integración con el gran plan cósmico coordi­nado por el superior Consejo de Gobierno Celeste Central.

Los nombres de esos tres grandes espejos, que son ciu­dades intraterrenas, tienen los siguientes significados: Au­rora es el nuevo amanecer, o nuevo día, etapa que tiene inicio para cumplir la transformación de la Tierra; Erks es la sigla de "encuentro de remanentes cósmicos siderales", re­manentes que son hermanos venidos de diversos puntos del universo y que cumplen su tarea aquí en la órbita de la Tierra en beneficio de la realización y la unión cósmicas; y Miz Tli Tlan, como ya dijimos, es "hombres sabios", fuente de conocimiento y sabiduría, luz mayor para la in­tegración cósmico-espiritual del ser humano.

Esos centros están ligados a la tarea de implantar la nueva raza de superficie de este planeta, que es una realiza­ción del ser cósmico universal. Sri Aurobindo insistió que encontrar lo Divino, como consciencia, es la mayor razón para buscar la Verdad y la Vida Espiritual. Como todos los instructores de la humanidad, afirmó que esa búsqueda es la única cosa indispensable, y que todo el resto no tiene sentido sin ella.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDirectiva 98/70/ce del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Programa del Seguro de Salud Infantil chip...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconEl Doctor Francisco Sintura Varela, Ex Vicefiscal General de la Nación,...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconMemoria de gestión del consejo regional vii-cbp período (Julio 2000...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconInformación explicativa sobre la edad de oro de la alfa channel-the del conocimiento book-the

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconRevision de providencias en accion popular conocen las secciones...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Equipo

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconPeriquitos” autor: theo vins – ediciones omega s. A

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconResumen En el presente estudio, emprendido con arreglo a lo dispuesto...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com