Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega




descargar 398.54 Kb.
títuloEntrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega
página8/11
fecha de publicación29.02.2016
tamaño398.54 Kb.
tipoEntrevista
b.se-todo.com > Ley > Entrevista
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

MIZ TLI TLAN



Como estado de consciencia, Miz Tli Tlan se consuma en los individuos que tengan en sí mismos la voluntad espiritual y el aspecto de vida completamente sincronizados. Como centro, irradia potencias inmensas. La vida y la cons­ciencia de sus Jerarquías responden a las energías e influen­cias provenientes de ono-zone, fuente divina y cósmica. De ese nivel fluye el verdadero amor divino, pues Miz Tli Tlan reacciona ante el plano mental cósmico, y está unido a él.

Miz Tú Tlan no es espiritual ni humano. Es divino, esto es, la expresión de la Voluntad del Único. Tal propósito cósmico se enfoca en ese centro, y es enviado dinámica mente a la Tierra para ser llevado a término, tal como ocu­rría con Shambala.

En este capítulo seguimos incluso las huellas del Maes­tro-Instructor Djwhal Khul, en lo que dice respecto a sus enseñanzas sobre Shambala. Pero, aunque tengamos como base sus escritos, algunos de sus elementos fueron susti­tuidos, y determinados párrafos fueron adaptados a las ca­racterísticas del actual centro Miz TIi Tlan.

Según las Jerarquías, las palabras "espiritual" y "divi­no" corresponden a dos vibraciones diferentes, y Miz Tli Tlan, como ya lo afirmamos, es divino. La cualidad espiritual es Amor, y la divina es Voluntad. Hay un principio que las relaciona: la Sabiduría. Empero, evitaremos defi­nir tales cualidades y tal principio con palabras humanas, pues hacerlo sería materializarlos en detrimento de la verdadera comprensión que el individuo debe incorpo­rar y profundizar cada vez más.

La energía de Miz Tli Tlan se relaciona con la del hom­bre, y en cuanto a eso se pueden presentar las siguientes correspondencias:
Cabeza Glándula Pineal Voluntad-Poder como fuente creadora.

Corazón Glándula Timo Fuente divina del Poder de organización

de los mundos habitables.
Cósmico Hipocondrio derecho Voluntad-Poder creador de toda fuente de vida

controlada por los soles de los distintos mundos habitables.

Solamente después de haber adquirido una compren­sión más amplia, o sea, tras una iniciación, el hombre debe invocar por primera vez, solo y sin ayuda, al más elevado centro divino de este planeta: Miz Tli Tlan. Empero, es una iniciación aún mayor que permite el tránsito por el Consejo de Miz TI¡ Tlan, según la necesidad del servicio planetario.

Miz TIi Tlan es el propósito de la vida central, y su re­gente es Amuna Kur, que hasta hace poco estuvo en Shambala. La Cámara del Consejo en Miz Tli Tlan es una unidad básica, y las Jerarquías son diferenciaciones de ella.

Está formada por doce Miembros, los cuales reconocen la distinción entre Plan y Propósito (tanto uno como otro es­tán en mutación en el planeta Tierra). Esos miembros se dividen en dos grupos:
-los Registradores del Propósito, o Espejos, cuya fun­ción es mantener abierto el canal entre la Tierra y los Con­sejos Planetarios de todos los mundos habitados por razas que responden al Gobierno Celeste Central. Ahí se encuen­tran Solhuat Khutulli (conocido hasta ahora como Kut­Humi), Amhaj (que fue llamado Morya hasta hace poco) y Mhahiuma (o Regente de este Sistema Solar).
-los Guardianes del Plan, cuya función es relacionar al Consejo de Miz Tli Tlan, sus Jerarquías y la Humanidad de superficie. Son: Thaykhuma (la Gobernanta Mayor de ¡os Espejos, que tiene a su cargo el sistema planetario para la captación de informaciones de todos los espejos estableci­dos dentro del Consejo Interplanetario), Ashtar Asghran (encargado de transmitir a la humanidad los huevos patro­nes de conducta) y Ostmhiuk (la entidad cuya función aún no fue revelada).

Amhaj y Thaykhuma, que pertenecen al Consejo, son también, respectivamente, los controladores del centro Aurora (Amhaj) y Erks (Thaykhuma).



CENTRO



FUNCIÓN


ENERGÍA


JERARQUÍA


Aurora

(Salto, Uruguay)

Escuela de curadores

Brill (curadora)

Amhaj (Morya)

Erks

(Córdoba, Argentina)

Enseñanza para devotos y para quien sigue el camino espiritual.

Espiritual

Thaykhuma

Miz Tli Tlan (Andes peruanos)

Traer los nuevos genes cósmicos a los niveles físicos, para el Hombre Nuevo de la superficie de la Tierra.

Ono-zone (divinidad como fuente creadora)

Amuna Kur (Sanat Kumara)



Cuando la humanidad de superficie y las Jerarquías es­tén trabajando juntas en una síntesis práctica, se producirá el fluir de la energía de Miz Tli Tlan, sin obstáculos mayo res. Este es el momento de que se alcancen esas unificaciones. El trabajo de Miz Tli Tlan es salvador, pues está ligado a la purificación del planeta Tierra. El mal cósmico y la fuente del mal planetario son bien conocidos al¡ í y se los trata de un modo esencialmente interno.

Las Grandes Vidas que se mueven en Miz TIi Tlan tie­nen una visión sintética y simple del trabajo a realizar. En­tre ellas está quien fue conocido por la humanidad de superficie como Sri Aurobindo. Se ocupan de la armonización entre el espíritu y los nuevos genes cósmicos que es­tán siendo introducidos en la humanidad de superficie. La afirmación "la simplicidad del alma abre el camino hacia Shambala" también sirve para Miz Tli Tlan, y se refiere a la ascesis de los que buscan la simplicidad como medio para establecer relaciones divinas.

El Logos Planetario de la Tierra es un centro del cuer­po de manifestación del Logo Solar, o Logos Mayor. Miz Tli Tlan, a su vez, puede ser visto como el centro en el que la Voluntad Superior del Logos Solar se presenta a la Vo­luntad de nuestro Logos Planetario. Las Jerarquías de Miz TIi Tlan están desarrollando el propio conocimiento al captar el Propósito Solar y el Cósmico en sus niveles más elevados. En cuanto a la Voluntad, al Propósito y al Plan del propio Miz TIi Tlan, se desarrollan también en los tres niveles más densos de este sistema planetario.

Según D.K., los hombres poco podrían saber respecto del Gran Centro de Shambala (y lo mismo es válido para el Centro de Miz Tli Tlan) si no fuesen capaces de comprender con facilidad la diferencia entre unidad y síntesis. So­bre eso puede decirse que la síntesis es, mientras que la unidad se consigue mediante la acción y el esfuerzo, siendo la recompensa de éstos.

A medida que el individuo avanza por el camino de la iniciación, o sea, de la ampliación del entendimiento, se le aclara el significado de la unidad. Cuando se dirige hacia una evolución aún superior, le surge la síntesis. En la bús­queda de la unidad existe esfuerzo, pero en el descubri­miento de la síntesis no hay más necesidad de él.

Mientras la destrucción que será producida por los pró­ximos cataclismos y por el cambio de la inclinación del eje magnético terrestre está a cargo del Regente Solar (pues él es quien controla las transformaciones provocadas por los movimientos telúricos, inundaciones, vientos, sequías, fue­gos de rayos y otros), está también lo que se puede llamar "intención de destruir", la cual proviene del centro del mal cósmico situado en el plano astral cósmico. La tarea de Miz Tli Tlan, a través de sus Jerarquías, es proteger a la huma­nidad de esta "intención de destruir". Por otro lado, la destrucción producida por el Regente Solar es sagrada, y for­mará parte del proceso de purificación planetaria. La per­cepción del consciente derecho, que es bueno desarrollar, lleva a una perfecta adhesión a la ley purificadora, lo que posibilitará el surgimiento de la nueva vida. Purificación no es, pues, castigo, sino una ley que viene a premiar.

Debido a la agresión a la que ha sido sometida, la su­perficie de la Tierra sufrirá cambios, y algunos de ellos se muestran en los mapas que presentamos a continuación. El uso descontrolado de la energía nuclear y el lanzamien­to de elementos químicos sobre el suelo sin tener en cuen­ta las necesidades de armonía ambiental y de obediencia a las leyes naturales, la contaminación de las aguas, el ex­terminio de animales y vegetación, además de la creación de formas-pensamiento negativas, todo eso, que fue pro­ducido por el 'hombre, provocará los acontecimientos pu­rificadores tan necesarios.

Los planes que serán llevados adelante por la nueva raza de superficie, tras la purificación, serán revelados gradualmente. Lo que desde ya puede adelantarse es que tal "raza de cobre", con el quinto código genético cósmico incorporado, desconocerá guerras o cualquier tipo de agresión, respondiendo al Amor Divino y res­petando las leyes que regirán la vida planetaria.


Cómo quedará la superficie del planeta Tierra, tras su próxima purificación, según el mapa presentado por un enviado extraterrestre.

Tras la purificación del planeta, el cono sur será el cen­tro mundial de la futura raza. Desde un punto de vista inte­rior, al ser considerada progenitora, o madre procreadora del nuevo código genético establecido en la Tierra, la Amé­rica del Sur será el punto de irradiación para todas las par­tes que permanezcan en la superficie del planeta. Esta es una de las razones para que el presente libro surgiera en la América del Sur, y para que, a partir de ella se irradie y siga enriqueciéndose de ese modo.

En el transcurso de millones de años pasados, hubo otras cuatro incorporaciones de códigos genéticos (de ge­nes cósmicos) en la humanidad terrestre de superficie. Produjeron, sucesivamente, las razas que hoy conocemos como blanca, negra, amarilla y de piel roja; ahora, con la quinta incorporación, surge la raza de cobre. Las di­ferencias entre esos códigos se deben a sus orígenes, pues provienen de planetas diversos, y que funcionan con dis­tintas leyes. He ahí porqué las cuatro grandes razas antes citadas son diferentes entre sí. En la quinta raza, sin em­bargo, existirá unidad mental y habrá finalmente armo­nía entre los hombres, dado el origen sublime de los nue­vos genes cósmicos. Los seres reencarnantes transitaron por todas esas razas mencionadas, adquiriendo las expe­riencias que ellas les podían proporcionar. Empero, en la nueva humanidad, una sola raza estará sobre la super­ficie de la Tierra, y una solamente la guiará. El libre al­bedrío estará trascendido, la meta será única y estará clara en la consciencia de todos.

Tales acontecimientos están más próximos de lo que la mente humana pueda creer. La humanidad y las Jerar­quías deben encontrarse en el plano físico, y esto ya está ocurriendo; a cierta altura serán visibles juntas, "en la luz". Cuando la Jerarquía y la humanidad estén trabajando en completa cooperación, Miz Tli Tlan tomará forma física y dejará de limitarse a la existencia en la sustancia etérica cósmica, como ahora ocurre. Se manifestará concretamente, como ya lo hacen Erks y Aurora en estos últimos tiempos.

Cómo Se presentará la actual América del Sur tras la purificación de la Tierra. El lado derecho se separa del restante, y desaparece parte de la Cordillera de los Andes, como la zona chilena y otras. Los Andes peruanos no se sumergerán.

Una persona fue invitada a trasladarse en nivel su­prafísico hasta los espacios de Miz TIi Tlan, en el que se le mostraron, en el plano astral, partes de los jardines físicos de ese centro intraterreno. El dibujo que aquélla efectuó más tarde sobre las impresiones que tuvo fue apro­bado por el Consejo Alfa y Omega, el cual autorizó su pu­blicación en este libro, puesto que Miz TIi Tlan todavía no puede ser fotografiado.

Entre otros mensajes, el dibujo muestra la energía que llega a Miz TIi Tlan desde el Gobierno Celeste Central, co­mo fuerza ono-zone para el cambio del plano físico del planeta Tierra. En el mismo cuadro se ven las fuentes que adornan plazas y parques., Mientras en la superficie de la Tierra las fuentes arrojan agua, en la civilización intraterrena emanan energía. Por tanto, no conciernen a la vida física sino a la vida interior de esas civilizaciones avanzadas.

Hablando figuradamente, hay tres portales que llevan a Miz TIi Tlan, como los había también hacia Shambala. El primer portal es la luz clara de la razón, o la percepción pura de la verdad. El segundo es la voluntad como poder penetrante que relaciona al Plan con el Propósito, y que tiene la facultad de la persistencia coherente porque no de­pende del contenido de forma alguna. Tal poder depende de un propósito dinámico, vital, inmutable, latente en la consciencia del Ser Planetario, propósito que se va a ma­nifestar gradualmente. El tercer portal hacia Miz TIi Tlan es el sentido "monástico de la dualidad esencial". El térmi­no "monástico", en el nivel en el que D. K. y otros instruc­tores se refieren a él, concierne a una vida de unión con lo divino, y de entrega permanente del ser a los niveles superiores de su consciencia. Lo que en la superficie de la' Tierra se llama vida en forma monástica no puede hacerse hoy durante períodos prolongados, mientras que la entrega antes mencionada es inmutable y siempre posible.

Los jardines de Miz Tli Tlan en el plano físico, emanando energía a través de sus fuentes. La foto es de una pintura hecha a partir de una visión interna de clarividente.

Cuando un individuo pasa por esos tres portales, se vuelve identificado con la "unidad aislada" de Amuna Kur, y no tiene que aprender nada más dentro de este esquema planetario. Abrénse para él otras infinitas moradas.
AMUNA KUR
Para que se apliquen los aspectos superiores de la ley de evolución planetaria, Amuna Kur es quien se encarga de la transformación espiritual de la raza de superficie de este planeta. Eso ocurre así porque entre los que la com­ponen no hay un representante del Segundo Rayo Amor­ Sabiduría que esté a la altura de tal tarea. Amuna Kur (es­te es el nombre cósmico de Sanat Kumara) llena la laguna, asumiendo la función de control de la aplicación de la Ley Mayor, mediante el fracaso de gran parte de la civilización de superficie.

En este capítulo, estamos utilizando nuevamente algu­nas indicaciones de Djwhal Khul, actualizando lo que él dejó escrito sobre Amuna Kur en la época en que a éste aún se lo llamaba Sanat Kumara. Amuna Kur fue conocido también, anteriormente, como el Señor del Mundo, El Jo­ven Eterno,- El Anciano de los Días, Melquisedec y Dios, habiendo pasado por las etapas que la Ley Divina presenta a todo ser evolucionado. Es de enorme potencia, y encarnó por medio del planeta Tierra para cumplir el propósito de un ser aún mayor, inconcebible para la mente común de los hombres. Esas informaciones son transmitidas aquí, pero sin la intención de estimular en los lectores la crea­ción de cualquier nuevo culto, pues ningún Gran Ser pide idolatría.

Amuna Kur tiene hoy la consciencia muy ampliada, y controla la evolución de las razas de superficie de todos los planetas habitados que están sometidos a la ley de la purificación, hasta que éstos consigan, en estado divino, trascen­derla. Así, cuando hayamos alcanzado ese punto, Amuna Kur SE transferirá hacia otro planeta cuya raza de superfi­cie esté aún bajo la ley de la purificación. Por lo que es po­sible comprender, ese ser escogió el camino del Sacrificio.

Amuna Kur es la mente individualizada de la gran vida que es el Logos Planetario, y hoy su nivel de consciencia es el plano logoico. Posee varios centros, y uno de ellos es Shambala, que está inactivo desde que sus energías fueron transferidas hacia Miz Tli Tlan; Aurora y Erks son otros dos. Esos tres centros activos trabajan con tres núcleos de energía que están siendo estimulados, todos ellos situados en el lado derecho del hombre. Son estos: el hemisferio mental derecho, el cardíaco y el cósmico solar (este terce­ro, localizado a la altura de la última costilla, y sobre el hipocondrio derecho, en el abdomen). Están ligados a las energías de los Rayos, y se manifiestan físicamente en el hombre y cósmicamente en las Jerarquías.

Amuna Kur es el receptáculo de la voluntad y del pro­pósito de aquel del cual es «expresión, y decidió encarnar bajo la Ley del Sacrificio para actuar como Salvador de la Tierra. Es quien encabeza la totalidad de los Ashrams en este planeta.

Es un ser que está también en evolución, y que en este momento pasa por una de las iniciaciones superiores que marcan el Camino de la Iniciación para las grandes Vidas que animan las esferas planetarias. Cuando próximamente ocurra el gran cambio en la Tierra, esa Iniciación se con­sumará.

Amuna Kur es la fuerza de cohesión del planeta, y par­ticipa del Gobierno Celeste Central. Su energía es la de la voluntad, la más potente en toda la existencia planetaria, energía denominada también fuerza de Miz TIi Tlan. En realidad, esta es la propia vida, y lo que lleva a Amuna Kur a llegar a su meta.

El nombre del Logos Planetario es el nombre secreto de Amuna Kur, que es el alma del mundo en todas sus fa­ses, el Alma manifestante del Logos en el plano mental cósmico.

Amuna Kur es para el Logos Planetario lo que la per­sonalidad, más el alma, son para el discípulo. El es tam­bién fuerza de cohesión dentro del planeta, manteniendo a través de Su influencia irradiatoria todas las formas y sustancias, de modo que constituyen un todo cohesionado, energetizado y en funcionamiento.

El Logos Planetario, en Su Propio Plano, es para Amu­na Kur lo que el alma es para la personalidad humana en el mundo tridimensional.

La vida de Amuna Kur emerge del plano mental cósmi­co. La Voluntad fue la que trajo a Amuna Kur hasta aquí. El está relacionado con fuentes de energía extraplanetarias que son responsables de su pesencia sobre la Tierra. Ténga­se en cuenta que Amuna Kur no es la personalidad del Logos Planetario "(en Su caso, aquélla no existe); él tampo­co es el alma de ese Logos (el alma del Logos es la de todas sus formas en todos sus reinos). Amuna Kur, el Joven Eter­no, puede ser visto por quienes tienen el derecho de presi­dir, por ejemplo, el Consejo de Miz Tli Tlan, aunque si­multáneamente esté presente con la vida y la inteligencia animadora de nuestro planeta.

Amuna Kur, vida conductora del planeta, es, para un Ser aún mayor, lo que el vehículo de un Maestro en encar­nación física es para ese Maestro y, en una comparación menor, lo que la personalidad es para el individuo que ya alcanzó la consciencia de iniciado: una expresión del alma o de la Mónada. Todas las cualidades, el amor y el propó­sito de una Entidad Suprema, a la que el Nuevo Testamen­to se refiere como el "Dios Desconocido", están enfocados en Amuna Kur.

La enorme potencia de Amuna Kur es ampliada por la capacidad unida de un grupo de Vidas que -aunque no tan avanzadas como El en el Camino de la Evolución que se ex­tiende ante el Logos Planetario- son mucho más avanzadas aún que los miembros más desarrollados de las Jerarquías. Esas Vidas son las que constituyen el círculo más interno de la Cámara del Consejo del Señor del Mundo. Los con­tactos normales que Ellas tienen son extraplanetarias, y muy raramente de naturaleza planetaria. Están en relación directa con el Logos Planetario en Su propio plano supe­rior, el plano mental cósmico. Ese Ser grandioso y desco­nocido usa a Amuna Kur como el alma a una personalidad temporaria cuando esa personalidad está en una etapa avanzada de consciencia iniciada. Pero, esto es sólo un pa­ralelismo o una analogía, y la relación no debe ser impro­piamente elaborada en detalle.

Cuando el Logos Planetario encarna (y siempre lo hace a través de un planeta), actúa en el plano físico cósmico, e incorpora elevados principios. Todo se sintetiza entonces en la Individualidad de Amuna Kur y todo pasa por ella, siendo ejecutado y energetizado a través de los centros ya citados.

A través de Amuna Kur fluye, desde Miz Tli Tlan, la energía ono-zone para la vida divina de la nueva raza que empieza a surgir. En el momento en el que Amuna Kur haya alcanzado Su propósito planetario, recogerá esa po­tente energía solar y con ello vendrá la destrucción para la purificación del planeta Tierra, destrucción controlada por Mhahiuma, el Regente Solar, como ya mencionamos.

Amuna Kur se impuso permanecer en el planeta por el tiempo que sea necesario, siendo de él la Luz hasta que el Día esté finalmente con nosotros; esa tarea comenzó hace milenios y está por terminar.

Bajo la Ley de la Evolución, ese Señor del Mundo per­manece siempre velado y oculto, desconocido por los que vino a salvar. Sólo será percibido por ellos cuando hayan alcanzado la etapa de hombres perfectos y cuando, a su vez, se conviertan en Salvadores de la humanidad.

Desde el punto de vista de la forma en los cuatro reinos de la naturaleza, Amuna Kur no existe. Para la humanidad desarrollada, él es sólo presentido y vagamente buscado bajo la indefinida palabra "Dios". Posteriormente, a medi­da que la vida, manifestada por las semillas lanzadas en el hombre que evoluciona, alcance las capas o categorías su­periores en la Jerarquía humana, emergerá en la conscien­cia del discípulo la certeza de que, detrás del mundo feno­ménico, existe un mundo de realidad, del cual finalmente participa.

Amuna Kur está controlando el proceso iniciático cós­mico. Es un Ser que está progresando, y la fuerza de su éxito tiene como consecuencia el progreso efectuado en la consciencia de la humanidad. El éxito que tuvo en alcan­zar un punto de tensión preparatorio para efectuar un es­tupendo cambio planetario en Su expresión-de-vida, dentro de Su vehículo de manifestación (un planeta) , evocará grandes acontecimientos y envolverá a todos los aspectos de Su naturaleza, inclusive el físico denso. También envol­verá a la familia humana, ya que En El Vivimos, nos Mo­vemos y Tenemos Nuestro Ser. Aún así, Amuna Kur no vino para ser un ídolo; vino para cumplir una misión or­denada por las Grandes Jerarquías, y a los devotos les co­rresponde la realización de los cambios propuestos, y no exteriorizarse de modo sentimental.

El principio de la libertad es el que posibilita a Amuna Kur habitar en la Tierra, y aún así permanecer libre de to­das las ataduras, con excepción de los contactos con Aquellos que recorrieron el Camino de la Liberación y que aho­ra se encuentran en el plano mental cósmico. Ninguna de las tres leyes cósmicas subsidiarias de la Ley de la Libertad (Ley de Síntesis, de Atracción y de Economía) impone regla o limitación alguna al Señor del Mundo, aunque la Ley de la Libertad produzca ciertos cambios. Esa Ley de la Libertad es responsable de que a Amuna Kur se lo co­nozca como "El Gran Sacrificio", pues fue bajo su control El creó nuestra vida planetaria y todo lo que está dentro de ella y sobre ella. Así lo hito a fin de aprender a manejar esa Ley con entera comprensión, en plena consciencia, y de promover simultáneamente la liberación de las miría­das de formas que El creó.
LOS CONSEJOS
Los Consejos Intergalácticos son los que representan a las galaxias que lograron un estado evolutivo inmaterial, y que deben dar cumplimiento a la ley evolutiva en los planetas o en las galaxias que aún no alcanzaron el grado exigido para pasar por las transformaciones que los someterán a las leyes universales. Esos Consejos, creados para ejecutar los cambios de ciclos planetarios, responden al Gobierno Ce­leste Central, que es la única fuente de lo creado y lo in­creado, también llamada Esfera Mayor.

Los Consejos Interplanetarios fueron creados dentro de la ley evolutiva para ayudar a los que no alcanzaron el grado de espiritualidad que la ley interplanetaria exige; para ayudarlos a incorporarse a los mundos más inteligentes a través del conocimiento de la energía ono-zone. La auto­ridad más elevada de ese Consejo, en el planeta Tierra, es Amuna Kur, que se encuentra en Miz Tli Tlan.

El Consejo Alfa y Omega está integrado por seres que, por orden de los Consejos Intergalácticos e Interplaneta­rios, adquieren eventualmente cuerpos físicos para ser intermediarios entre los hombres de superficie y las Jerar­quías intergalácticas y planetarias. Este libro fue inspirado por un Miembro de ese Consejo que viaja en una nave ex­traterrestre.

Ninguno de esos Consejos actúa independientemente, y todos ellos tienen su fuente de inspiración en el Gobier­no Celeste Central, el poderoso núcleo cósmico de la vida.
TERCERA PARTE
Basada en las informaciones del Miembro de/ Consejo Alfa y Omega.
EJERCICIO CON LA SEÑAL Y EJERCICIO CON EL SÍMBOLO
Los ejercicios que a continuación se describen pueden ayudar al estudiante a dar comienzo al contacto con nue­vos campos de la energía ono-zone. Lo hacen vincularse con una señal y un símbolo que son claves para ese nuevo despertar cósmico que está ocurriendo en la raza de super­ficie.
EJERCICIO CON LA SEÑAL.
La señal que parece un punto de interrogación hecho en doble línea representa la pregunta: ¿QUE SOY YO? La parte de abajo de la señal es un dibujo esquemático que representa a las espacionaves, luces volantes del universo, que se encuentran de servicio en la Tierra. El estudiante deberá mirar fijamente toda la figura durante 30 segundos, y después cerrar los ojos. En­tonces, visualizará mentalmente la señal, haciéndola cam­biar sucesivamente de color en el orden que mejor le con­venga, o teniendo todos los colores presentes al mismo tiempo:
Blanco Verde

Rojo Azul-violeta

Anaranjado Amarillo-anaranjado

Rosado Celeste

Azul Verde-violáceo

Violeta Amarillo-blanco
A continuación, tranquilizará la mente, hasta empezar a ver el dibujo de la nave espacial moviéndose hacia la de­recha y hacia la izquierda, repetidamente. Las ventanillas podrán aparecer amarillas, violetas o azul-celestes, colores que corresponden a las Jerarquías planetarias que contro­lan la evolución del estudiante.

El ejercicio descripto debe realizarse 20 veces por la mañana y 20 veces por la noche, en horarios que puedan mantenerse con regularidad; al amanecer y al atardecer. Para ello se debe elegir un lugar reservado, en el que no haya interferencias ni interrupciones. Preferentemente, siempre el mismo lugar.

Una vez que haya logrado dominar ese ejercicio, el estudiante podrá ver, incluso manteniendo los ojos cerra­dos, pasajes significativos o rostros de quienes se integran

a su propia tarea, o sea, rostros de quienes lo ayudan en el servicio planetario. Después pasará al ejercicio con el símbolo; que es también un trabajo de sintonía.
*

* *
EJERCICIO CON EL SIMBOLO.
El segundo ejercicio, con el símbolo (ver figura), es para que lo efectúe el alum­no (no el estudiante que recientemente empezó) y significa ASI COMO ES ARRIBA ES ABAJO. Debe realizarse 30 veces por la mañana y 30 veces por la noche, en las mismas condiciones de regularidad y privacidad mencionadas en el ejercicio anterior.

Fíjese la mirada en la figura durante 1 minuto, y des­pués, con los ojos cerrados, visualícese internamente la ro­tación del símbolo: la parte de arriba se mueve hacia abajo, y la parte de abajo se mueve hacia arriba. El girar da movi­miento a los 12 colores (los mismos del ejercicio anterior) que forman esa figura. Los dos pequeños triángulos de la figura deben ser visualizados en el color amarillo.

El alumno abrirá los ojos cuando sea necesario ser traí­do de vuelta al símbolo, si por ventura hubiera desvincu­lado su atención de él.

En ese ejercicio con el símbolo, el individuo deberá percibir pequeños puntos de luz blanca aproximándose y alejándose de sí, al igual que sonidos musicales desconocidos y movimientos armoniosos en su cuerpo. También puede experimentar que sale del propio cuerpo físico y entra en él. La finalidad de este ejercicio es ésta, y no otra.
*

* *
Tanto el alumno como el estudiante pueden elegir una de las Jerarquías de Miz Tli Tlan, como guía de su formación. Amuna Kur es la única Jerarquía que no debe ser invocada para ayudar en la ejecución de esos ejercicios. Una vez que el alumno los domine, no debe ir más allá de 60 días practicándolos, para evitar cristalizaciones mentales y para que pueda observarse desapegadamente.

El desapego es el principal factor en la disciplina. La despreocupación por los resultados es fundamental para que el alma quede libre para expresarse.

Después de haber hecho conscientemente esos trabajos, el alumno estará en condiciones de ejecutar el ejercicio con colores que describiremos a continuación. Empero, sería conveniente que antes de emprenderlo consultase a un ini­ciado que ya tenga dominio sobre el asunto, pues es un ejercicio más avanzado. Con todo, ninguno de esos trabajos exige que el individuotenga preparación meditativa.
EJERCICIO CON COLORES
Para interpretar ampliamente y en plena libertad la propia universalidad es preciso haber alcanzado la cons­ciencia que trasciende los niveles materiales de la existencia. En la consciencia tridimensional, que se limita a los planos físico, emocional y mental, es imposible una com­prensión profunda. Si el individuo no se liberó de los lazos terrenos, del consciente izquierdo y de la vida común, no puede aproximarse, en consciencia, a los mundos inteligen­tes que pueblan el universo infinito. Por ello, con la finali­dad de auxiliarlo para que se libere, fue creado el ejercicio con colores.

Si sólo nos conformamos con la dimensión del ser cor­poral en la escala material, estaremos alimentando a una criatura efímera sujeta a la ley evolutiva, al nacer y al morir, al dolor, al deseo y al sufrimiento presentes tanto en la decadencia como en la plenitud de las razas. Todas esas circunstancias son inherentes a la consciencia tridimensio­nal. Trascender la condición actual e ir rumbo a la esencia divina es lo que hoy se presenta y propone a todos los que estén prontos. La próxima etapa que el hombre ha de alcanzar es una escala cósmica, y depende de él no sujetarse más a la mente ignorante, trascendiéndola hasta alcanzar la supramente, cuya sustancia es instrumento para la forma­ción espiritual del yo. Una escala cósmica aún mayor lo llevará, después, a volverse hacia el Espíritu, a trascender al yo superior, que ya no estará identificado con la vida hu­mana en sí, sino absorbido en ese Espíritu. Esa es la vibra­ción de Miz Tli Tlan.

La consciencia universal, que es lo que ahora se busca, no puede ser percibida si el estado consciente no supera al cuerpo; controlando su unidad física y toda su existencia material. Mientras la mente izquierda no se complemente con la derecha, no habrá unidad plenamente consciente. El consciente izquierdo representa el límite actual del pen­samiento humano, pensamiento que no está integrado a la mente universal. El despertar del consciente derecho y su fusión con el izquierdo hará que el hombre disfrute la unión con todas las otras mentes y con la mente universal. Eso ocurrirá gradualmente.

El nuevo estado conduce al universalismo, pero es pre­ciso trascender todo lo que sea terreno. Nunca está de más repetirlo. La mente, la vida, el hombre, fueron creados para alcanzar la supranaturaleza. Esta se integrará al pensa­miento, al sentir y a la acción del hombre. Todo eso llega­rá. Los grandes espejos de Aurora, de Erks y de Miz Tli Tlan, dentro de la esfera mayor de las Jerarquías y de Amuna Kur, traerán el despertar.

El despertar es imposible sin una vida interior. Activar los tres centros que serán citados en el ejercicio de los colores facilita la expresión de la consciencia cósmica en el individuo. Esos tres centros son: el hemisferio derecho mental, el centro cardíaco y el centro cósmico (solar): to­dos situados del lado derecho del hombre. Con la actividad de ellos el individuo tomará rumbo hacia una verdadera identificación de sí mismo con la existencia mayor, puesto que una consciencia o vida externa separadas del espíritu interior es campo de ignorancia. La ignorancia sólo se disi­pa con el sentir de la vida cósmica interior.

El desapego del yo va a integrarse a la cultura de la ra­za. Nuevos conocimientos relativos a la astronomía, a la física y a la vida religiosa están por ser revelados. Por vida religiosa no se entiende aquí cualquier filiación a iglesias constituidas sino la obediencia al conjunto de leyes que da al hombre el conocimiento del origen de la esencia de todos los habitantes del planeta en que vive, y de las eta­pas evolutivas e involutivas de ellos. La vida religiosa pro­duce, entre otros, el descubrimiento de las leyes que rigen el nuevo manejo de las Jerarquías que actúan en el planeta.

La mente consciente izquierda siempre buscó el equili­brio de la vida personal mediante el apego a la realidad ex­terna, creyendo que la existencia material fuera la única realidad fundamental. Sólo con gran empeño es posible destruir esa trama confusa. Con esfuerzo tranquilo se llega a la luz de los espejos.

Llámase consciencia externa a la consciencia física del hombre unida a la individualidad de su ser por la triple sin­tonía de la mente, de la vida y del cuerpo. El individuo sólo podrá liberarse de ella a través del cambio de los ge­nes actuales, y a través de la destrucción de las estructu­ras vigentes que lo atan. Fuerzas solares de gran potencia están en camino -se aproximan para destruirlas-. Así, permitirán que él alcance, interiormente, la vida divina.

El desapego del yo es un movimiento hacia dentro del ser, y ocurre para que el llamado intraterreno se manifies­te. Si el hombre de la superficie de la Tierra cambia de intereses, sacando su atención del material externo para co­locarla en lo espiritual interno, no sólo se transformarán sus estructuras pensantes sino que también él descubrirá el camino hacia la mente universal. El despertar de la men­te consciente derecha lo llevará al correcto movimiento ha­cia adentro. Ya no estará preocupado por la oscuridad de sí mismo ni ávido de experiencias. Una visión mayor pro­yectará su capacidad hacia el interior, y en él se armoni­zará todo.

El silencio y el vacío conducirán al hombre al infinito, y eso será parte de su experiencia espiritual interior. Habrá logrado alcanzar el espacio en el que la mente física se rehúsa a entrar, esa pequeña mente pensante izquierda que confunde silencio con incapacidad mental y vital, y vacío con el cese de la existencia. El verdadero silenció es el de lo inmaterial; el verdadero vacío es el despojamiento del ser natural, una liberación de viejos contenidos para que se llegue a la esencia divina.

La mayor conquista que haremos como raza de super­ficie será llegar al conocimiento de las razas intraterrenas y extraterrestres, o sea, al conocimiento de otra realidad. En la consciencia externa estamos sometidos a la separa­ción que en la superficie de la Tierra existe entre nuestra raza y las demás, principalmente las razas cósmicas que nos visitan. EJ pensamiento actual de la superficie mantiene esa separatividad para la satisfacción del ego.

Para establecer una relación consciente con las otras razas, los individuos y grupos que habitan la superficie de la Tierra pueden ejercer la actividad de los espejos, y el ejercicio con colores es uno de los métodos modernos que los capacita para ello. Hay ejercicios con colores, especial­mente creados para seres en servicio que se encuentran en cuerpos físicos femeninos, pero no nos ocuparemos de ellos por ahora. El ejercicio con colores aquí presentado fue creado para individuos o grupos en general, y no para los grupos femeninos dedicados al trabajo con los espejos, que se utiliza con otros procesos y otros colores.

El presente ejercicio se denomina, en Lengua Irdín, SHAMUNA (palabra relacionada con uno de los nombres de Dios) y se refiere, en esta época evolutiva, al desarrollo del ser tridimensional en la dirección trascendente; así, él también podrá aproximarse a las demás razas no circuns­criptas al mundo de superficie.
*

* *
El ejercicio con colores corresponde a la armonía, la integración y el desarrollo del nuevo ser cósmico. Cuando se efectúe en grupo, deberá ser conducido por un coordinador competente, de modo ordenado y controlado. El tra­bajo se realiza a través del silencio y de la quietud interior, por la mañana o por la noche, sin que se cree expectativa por los resultados.

Primeramente, se pide autorización para llevar adelante esa tarea, sintonizándose con el Consejo Alfa y Omega; después, se invoca la presencia de las Jerarquías mayores que corresponden a los colores usados: violeta, anaranjado y amarillo.

Se visualiza mentalmente el primer color (violeta). Se inspira, conduciendo la energía del color, llevándola desde el hemisferio derecho mental hacia el centro cardiaco a la derecha del cuerpo; se expira al llegar al cardíaco. Se ins­pira otra vez, visualizando el segundo color (anaranjado), conduciéndolo desde el centro cardíaco hacia el centro cósmico (solar); se expira al llegar a él. Se inspira nuevamente, visualizando el tercer color (amarillo). llevando la energía de ese color hasta el centro cardíaco; se expira al llegar a él. Se inspira por cuarta vez, imaginando enton­ces el color del centro cardíaco (anaranjado), conducien­do su energía al hemisferio derecho mental.



El recorrido completo, cuyo comienzo y cuyo término se dan en el hemisferio derecho mental, se realiza 10 veces, usando los colores mencionados (violeta, anaranjado y amarillo) y el orden propuesto (hemisferio mental dere­cho, cardíaco, cósmico, solar, cardíaco, hemisferio mental derecho). Concluido el trabajo, permanecer entregado a la luz. Estando consciente de esos elementos, cada individuo podrá comprender mejor su propia tarea en este ciclo pla­netario.


Al terminar de hacer el ejercicio con los colores, el iniciado estará trabajando con las fuerzas tridimensionales de su cuerpo y las habrá integrado a los tres espejos, pues cada color corresponde a un espejo. En cuanto al alumno, al terminarlo tendrá mucho mayor autocontrol y dominio que antes sobre las propias fuerzas.
Las siguientes palabras son del ser intraterreno de Miz TI¡ Tlan:
Vivís un tiempo de despertar.

Vuestra búsqueda no se limita a vosotros, sino que se efectúa en conjunto con otros.

La búsqueda es la del estado real de vuestro ser.

No volváis a lo que ocurrió en el pasado, porque si así lo hicieseis limitaríais vuestra memoria. No limitéis vuestra unión a la forma corpórea o las apariencias de los hechos.

Vuestro ser está en contacto permanente con otros seres.

La limitación en la cual hoy os encontráis no está en la Ley del Espíritu, sino que es una condición temporaria de la manifestación material.

Es necesario crear una apertura hacia la supraconscien­cia, hacia el ser interior y superior, elevarse de esa identi­dad con el cuerpo físico, disolver la preocupación por el nivel ya alcanzado.

Existe una vida tras otra, un mundo tras otro, después de la disolución o abandono del cuerpo físico.

Cuando os proyectáis más allá del cuerpo físico, sois viajeros de la nueva mente. En ese estado, todas las circuns­tancias y todos los resultados no conocidos empiezan a manifestarse a vosotros En esa proyección hacia afuera del cuerpo físico, permaneced atentos para que no caigáis en. idolatrías. Proyectaos hacia el interior de vuestro ser, en el que está la Luz que se refleja en el exterior.

Al obrar así, todo el grupo y cada individuo compren­derán que los valores superiores no son los mismos valores de los mundos tridimensionales.

Cambiad vuestro estado de consciencia, cambiadlo

A través del ejercicio con los colores podéis lograr tal fin. Es para que lo efectúen quienes se sientan cómodos para ello.

Os envío Amor y Luz, al igual que a vuestros grupos.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDirectiva 98/70/ce del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Programa del Seguro de Salud Infantil chip...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconEl Doctor Francisco Sintura Varela, Ex Vicefiscal General de la Nación,...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconMemoria de gestión del consejo regional vii-cbp período (Julio 2000...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconInformación explicativa sobre la edad de oro de la alfa channel-the del conocimiento book-the

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconRevision de providencias en accion popular conocen las secciones...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Equipo

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconPeriquitos” autor: theo vins – ediciones omega s. A

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconResumen En el presente estudio, emprendido con arreglo a lo dispuesto...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com