La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo




descargar 120.84 Kb.
títuloLa literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo
página1/4
fecha de publicación09.03.2016
tamaño120.84 Kb.
tipoLiteratura
b.se-todo.com > Literatura > Literatura
  1   2   3   4

óvalo 20COLEGIO SALESIANO “NUESTRA SEÑORA DEL ÁGUILA”

ALCALÁ DE GUADAIRA (Sevilla)

alcala-direccion@salesianos-sevilla.com www.salesianos-alcala.com Tlf: 95 568 73 60


TEMA 7:

LA LITERATURA DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX. EL POSROMANTICISMO Y EL REALISMO





  1. CONTEXTO HISTÓRICO Y SOCIAL


En la segunda mitad del siglo XIX es cuando, en los países más avanzados, se consolida el sistema de producción capitalista. Ello supuso notables cambios sociales y políticos.

Así, se propició el afianzamiento de los estados nacionales europeos por la difusión de las ideas nacionalistas y por la necesidad de unificar mercados por parte de las burguesías autóctonas. Se gestaron los Estados en el sentido moderno, con un gobierno central, una legislación unitaria, un sistema fiscal común a todo el territorio, etc. El mapa político europeo experimenta profundas transformaciones.


  • Unificación alemana: se produjo en 1871, impulsada por Prusia y bajo la dirección del político Otto von Bismark. El notable desarrollo industrial y la habilidad diplomática de Bismarck terminaron por convertir a Alemania en la principal potencia de la Europa central.

  • Unificación italiana: concluyó en 1870. La unificación se realizó bajo la dirección de los territorios del norte, más desarrollados industrialmente. La legislación librecambista adoptada posteriormente acentuó más las diferencias entre el sur y el norte.

  • Francia siguió siendo la potencia más importante del occidente continental. El Segundo Imperio de Napoleón III sufre las consecuencias de la derrota en 1870 en la guerra franco-prusiana. Se proclama entonces la Tercera República, en tanto que en París los revolucionarios establecen la Comuna de París, que es aplastada en mayo de 1871. La República consiguió superar todos los obstáculos y perdura hasta hoy.

  • Inglaterra es el país más influyente y de economía más desarrollada. Se agudizan los problemas del nacionalismo irlandés. Los enormes gastos militares del imperio inglés exigen nuevos impuestos que originan huelgas sucesivas. A todo esto se suma la existencia de movimientos como el de las feministas, que reclaman el sufragio para las mujeres (las sufragistas).

  • Rusia: es la gran potencia del este de Europa, aunque sus atrasadas estructuras sociopolíticas son incapaces de dar solución adecuada a los conflictos. La abolición de la servidumbre no se produce hasta 1861, pero la situación desesperada de los campesinos da lugar a numerosas revueltas. En los círculos de poder es constante el enfrentamiento entre los occidentalistas (partidarios de las reformas) y los eslavistas (partidarios de las antiguas costumbres rusas y los principios de la Iglesia ortodoxa).

  • Estados Unidos: se consolida como gran potencia. Aunque pasa por graves conflictos, como la guerra de Secesión, desarrolla su agricultura y comienza una rápida industrialización. Además, se suma al colonialismo e imperialismo europeo e incorpora a la unión las islas Hawai en 1897 y, tras una breve guerra con España en 1898, se anexiona Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

  • Imperialismo: la necesidad de nuevos mercados y la búsqueda de materias primas empujaron a las potencias europeas a la expansión colonial imperialista. Gran Bretaña y Francia tenían ya un enorme imperio colonial. Alemania e Italia intentan tener sus propias colonias. En el Extremo Oriente, Japón conquista Corea y otros territorios de China.

  • Segunda revolución industrial: el desarrollo de las fuerzas productivas ocasiona una importante aceleración económica, con la que aparecen industrias basadas en la aplicación del motor de explosión y de la electricidad, y en el auge de las ciencias químicas. Al mismo tiempo, se implantan nuevos métodos de organización del trabajo, como el taylorismo, para aumentar la productividad.

  • Movimiento obrero: se fortaleció el movimiento obrero y se crearon las organizaciones de socialistas y anarquistas. En 1864 se constituyó en Londres la Asociación Internacional de Trabajadores, que rápidamente extendió su influencia por diversos países europeos. Las diferencias entre anarquistas y socialistas en el seno de la Internacional llevaron a la fundación en 1889 de la Segunda Internacional, que aglutinó los movimientos de inspiración socialista.

  • Enseñanza primara obligatoria y gratuita: surgió por la necesidad de mayor preparación, para unificar los valores fundamentales de los nuevos estados (lengua, cultura nacional, etc.), para oponer una enseñanza pública y laica frente a la enseñanza católica.




  1. ESPAÑA EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX




  • La Gloriosa: revolución que tiene lugar en 1868 y que termina con la monarquía borbónica. La figura clave es el general Prim.

  • Sexenio revolucionario (1868-1873): periodo histórico en el que se toman medidas propias de una revolución burguesa y liberal: sufragio universal; libertad de industria y comercio; nuevo sistema fiscal; libertad de imprenta, de cátedra, de culto y de asociación; separación de la Iglesia y el Estado; supresión de ciertas órdenes religiosas, matrimonio civil… Las contradicciones entre las diversas facciones dieron lugar a que los acontecimientos políticos se sucedieran de forma vertiginosa: asesinato de Prim, monarquía de Amadeo de Saboya, Primera República, levantamientos carlistas, anarquistas, sublevaciones cantonales, etc.

  • Restauración: el Ejército restaura en el trono a los Borbones en la figura de Alfonso XII. El nuevo reinado comienza con medidas abiertamente reaccionarias limitando o anulando las libertades anteriores. El principal político de la época es Cánovas, artífice del sistema político de la Restauración, que recibe por ello el nombre de canovismo, que consiste en una monarquía parlamentaria.

  • Caciquismo: fenómeno característico de la Restauración en la que la extensa red de caciques (terratenientes) controla los distritos electorales, de modo que el resultado de las elecciones está previamente decidido desde el gobierno.

  • Oligarquía: forma de gobierno en la cual el poder supremo es ejercido por un reducido grupo de personas que pertenecen a una misma clase social. En este caso la oligarquía la constituye la fusión entre la alta burguesía financiera y los restos de la vieja aristocracia.

  • Krausismo: movimiento intelectual basado en las ideas del filósofo alemán Karl Krause, introducidas en España por el profesor Julián Sanz del Río. Los krausistas pretendían conciliar razón y religión y propugnaban la tolerancia y la convivencia pacífica. Tienen gran relevancia sus ideas pedagógicas progresistas que pondrán en práctica en la Institución Libre de Enseñanza en cuyos centros expandirán el espíritu institucionista que influirá en muchos de los intelectuales de la España de la Restauración: Clarín, Galdós, Unamuno, Machado, Juan Ramón Jiménez…




  1. PENSAMIENTO Y CULTURA EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX: EL POSROMANTICISMO, EL REALISMO Y EL NATURALISMO


A mediados del siglo XIX predominan en los medios artísticos los principios estéticos del realismo. Se denomina realismo al movimiento cultural característico de la sociedad burguesa a la que no agradaban las fantasías idealistas románticas. Aunque siguen perviviendo muchos rasgos románticos en el arte realista, el realismo surge por depuración o desaparición de elementos románticos más idealistas.


    1. Ideas filosóficas y científicas de la época




  • Positivismo: filosofía propia de la sociedad burguesa decimonónica que afirma que no hay más realidad que los hechos que se perciben con los sentidos y se verifican por la experiencia. Afirman también que la única investigación posible es el estudio empírico de estos hechos y de las relaciones entre ellos. Destacan en el positivismo las figuras del filósofo Auguste Comte y del fisiólogo Claude Bernard.

  • Evolucionismo o darwinismo: propuesto por el naturalista inglés Charles Darwin, según el cual los diversos seres vivos resultan de la evolución y selección natural de los mejor adaptados al medio ambiente, a través de la lucha por la existencia y gracias a la transmisión de los caracteres por herencia. Por esos años, 1866, el botánico austriaco Gregor Mendel había descubierto las leyes de la genética.

  • Marxismo: propuesto por Karl Marx en El capital. Estudia la sociedad capitalista, sujeta a unas leyes específicas. Desde principios materialistas, Marx afirma que el motor del desarrollo histórico es la lucha de clases y explica así las causas de las revoluciones burguesas y las contradicciones de la sociedad capitalista. La filosofía marxista propone transformar el mundo, por ello se convirtió en la ideología predominante en los movimientos obreros de fin de siglo.




    1. Rasgos generales de la literatura realista




  • Descripción minuciosa y detallada de la realidad externa, para lo cual el escritor pasa por una fase de observación y documentación. La observación rigurosa y la reproducción fiel de la vida están en el centro de la doctrina realista. El escritor se documenta exhaustivamente sobre el terreno o en los libros para conseguir la máxima exactitud ambiental o psicológica. Esta exactitud se ejerce en dos terrenos y siempre con intención moral o social:

    • La pintura de costumbres nos muestra gran diversidad de ambientes: urbanos o rurales, refinados o populares, aunque hay preferencia por los ambientes burgueses.

    • La pintura de caracteres que da origen a la novela psicológica donde se analizan los temperamentos y las motivaciones de los personajes

  • Ubicación próxima de los hechos: Frente a la evasión espacio-temporal del Romanticismo, los autores realistas escriben sobre lo que conocen, con lo que sitúan sus obras en el presente y en lugares próximos. La mirada se desplaza a lo cotidiano, eliminando el subjetivismo y la fantasía y controlando los excesos imaginativos y sentimentales.

  • Frecuente propósito de crítica social y política: La intencionalidad sociopolítica varía según la ideología particular de cada escritor. En general, los autores conservadores describen la realidad para mostrar su degradación y postular un retorno a los valores tradicionales. Los progresistas también muestran las lacras sociales, pero éstas, según ellos, obedecen a la pervivencia de una mentalidad conservadora que lastra el avance hacia el mundo nuevo.

  • Estilo sencillo y sobrio. Se prefiere una prosa sobria, a veces cuidada, a veces familiar. En los diálogos, la lengua se adaptará a la índole de los personajes; de ahí, por ejemplo, el reflejo del habla popular. Se trata de reflejar el estilo coloquial, incluso con incorrecciones y vulgarismos. El ideal del estilo es la claridad y la exactitud, como corresponde al deseo de acercar la labor del escritor a la del científico.

  • Predilección por la novela: El género literario por excelencia del Realismo es la novela, que alcanzó un auge inusitado. Los rasgos típicos de la novela realista son:

    • Verosimilitud: Las historias son como fragmentos de realidad. Aunque inventadas por su autor, se basan en la experiencia cotidiana, y tanto los protagonistas como los ambientes son creíbles. Desaparecen del relato los sucesos increíbles, los hechos maravillosos y las aventuras insólitas.

    • Protagonistas individuales o colectivos:

      • Novelas psicológicas: Los protagonistas de las novelas suelen ser individuos que se relacionan problemáticamente con su mundo. El novelista hace hincapié en el análisis psicológico del personaje.

      • Novelas de ambientación social: Los protagonistas son grupos sociales completos, que permiten al novelista dar una visión global de la sociedad contemporánea. En este caso el autor describe los más variados ambientes y comportamientos con la aparición de grupos sociales ignorados (burguesía, proletariado, mendigos, desclasados…)

    • Narrador omnisciente: El narrador maneja por completo los hilos del relato: lo conoce todo, interviene en la obra con sus juicios sobre hechos y personajes y con observaciones dirigidas al lector. Con el tiempo, el ideal de objetividad conduce a atenuar las apariciones del narrador en la obra. Junto con la narración tradicional y el estilo indirecto, destacan el diálogo, el estilo indirecto libre y el monólogo interior.

    • Uso del estilo indirecto libre: se trata de un estilo narrativo en el que se insertan en la voz del narrador enunciados propios de un personaje, que se reconocen mediante marcas que descartan la vinculación de ese registro del lenguaje o punto de vista con el narrador. En el enunciado del narrador fragmentos del discurso de los personajes que no son introducidos expresamente mediante marcadores o conectores (verbos de palabra y pensamiento o nexos introductorios del enunciado). Ejemplo: Juan estaba agotado, los pensamientos se agolpaban en su mente, no, jamás volvería a subir corriendo1

    • Didactismo: Es corriente que los autores pretendan con sus novelas ofrecer una lección moral o social. Ello es así en las llamadas novelas de tesis, en las que el escritor desea demostrar una idea general a la que quedan subordinados el argumento, los personajes y el ambiente de la obra.

    • Estructura lineal: Los hechos transcurren de forma lineal en el tiempo, aunque no son extrañas las vueltas atrás para contar episodios pasados, pero éstas no interrumpen más que provisionalmente el hilo general de la narración.

    • Descripciones minuciosas: Las descripciones interiores y exteriores y las de los mismos personajes son extremadamente detalladas, de modo que en las obras a veces predomina la descripción sobre la narración. Esto se relaciona con la obsesión de los realistas por el dato exacto, típica del positivismo.

    • Aproximación del lenguaje al uso coloquial: El lenguaje narrativo, en coherencia con los presupuestos ideológicos, se aproxima a la lengua de la conversación, a la que se eleva a la categoría de lengua literaria. Los autores se esfuerzan en adecuar el lenguaje a la naturaleza de los personajes, que hablan con arreglo a su condición social, a su origen geográfico o a sus propias particularidades.




    1. El naturalismo


Se conoce como naturalismo una corriente literaria que se desarrolló durante el último tercio del siglo XIX, fundamentalmente en Francia, y que tuvo como principal impulsor a Émile Zola, autor de un ciclo de novelas llamado Los Rougon-Macquart, que proporciona las claves del naturalismo: Zola pretende que la literatura se convierta en otra ciencia cuyo objeto de estudio es el medio social. La literatura debe analizar científicamente el comportamiento humano siguiendo los principios de la observación y la experimentación.

Para ello parte del determinismo, es decir, la idea de que el hombre se encuentra determinado biológica y socialmente, no es en realidad libre, puesto que los individuos están condicionados por su herencia genética y su ambiente social. El novelista, como el científico, experimenta con sus personajes para comprobar cómo se modifican sus reacciones según su particular condición biológica heredada. Esto explica la propensión de los naturalistas por ambientes miserables y sórdidos y por personajes tarados, alcohólicos, embrutecidos o enfermos, ya que esos les permiten demostrar la influencia determinante de la biología y del medio social.

Técnicamente, se extreman los rasgos del realismo:

- Descripciones minuciosas

- Reproducción fiel del lenguaje hablado

- Narrador impersonal y objetivo: el novelista se comporta como el científico: se limita a exponer y analizar los hechos, sin intervenir.

Las novelas tienen, además, una intención moral. Influidos por las ideas socialistas, los naturalistas piensan que, ya que no se puede modificar la herencia biológica, sí es posible igualar las condiciones sociales en que viven los hombres. La novela naturalista contribuiría a proporcionar un conocimiento más exacto de los seres humanos y de la sociedad, con el fin de poder mejorarlos.
A fines de siglo, la estética realista entra en crisis. Se desarrollan entonces diversos movimientos estéticos que buscan nuevos caminos: impresionismo, parnasianismo, simbolismo, espiritualismo, nihilismo, decadentismo, modernismo, etc. Con ellos se entra ya de lleno en el siglo XX.


  1   2   3   4

similar:

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconLa literatura realista: la novela en la segunda mitad del s. XIX

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconFue a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los conocimientos de la

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconLa literatura del siglo XIX

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconA la memoria de George McCready Price, el escritor anti-evolucionista...

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconPauta de observación para power point y disertación sobre América...

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconLa literatura inglesa del siglo XX está prácticamente unificada con la literatura irlandesa

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconLa novela realista y naturalista del siglo XIX

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconAula A. Narrativa estadounidense del siglo XIX

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconTema 10. El renacimiento del cuento en el siglo XIX

La literatura de la segunda mitad del siglo XIX. El posromanticismo y el realismo iconUnidad: El mundo en crisis durante la primera mitad del siglo XX




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com