Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter




descargar 1.49 Mb.
títuloUna perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter
página2/69
fecha de publicación04.08.2016
tamaño1.49 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   69

IMPORTANCIA DEL DESARROLLO DEL CARÁCTER



¿Por qué el desarrollo del carácter es importante para el individuo y para la sociedad? ¿Qué dirección está tomando la moral del individuo y la comunidad en tu sociedad? ¿Qué factores están contribuyendo para tomar esta dirección?


INTRODUCCIÓN



El carácter individual constituye el cimiento de la sociedad. Una sociedad no es más fuerte y sólida que los valores morales de los ciudadanos que la integran. Cuando una sociedad deja de enviar mensajes fuertes y consistentes acerca de la vida moral a las generaciones jóvenes, empieza a deteriorarse desde su seno. La honestidad, la veracidad, la productividad, la preocupación por las personas, el servicio abnegado, la ley y el orden se convierten en reliquias del pasado y los individuos viven en el régimen del temor.
Desde el punto de vista religioso, el destino eterno está en juego, pues el carácter es la suma de la relación de la persona con Dios. La Biblia provee una norma para los valores y las decisiones morales. Sin esta norma, los individuos y los grupos se sumergen en un pantano de valores cambiantes sin ningún punto estable donde anclarse (relativismo). Los valores llegan a estar sujetos a la opinión de las mayorías, a lo que está de moda, o a las exigencias del momento, y la fortaleza de carácter llega a ser una rareza.
Durante las primeras décadas del siglo veinte, el carácter era el foco central de la educación. Se esperaba que las escuelas incluyeran en su currículo la enseñanza de rasgos positivos de carácter. El desarrollo del carácter se consideraba como una de las metas más importantes de la educación.
Hacia la mitad del siglo, el interés por el desarrollo del carácter decayó, en gran medida como resultado de los descubrimientos hechos en investigaciones claves (ver capítulo 7). El juicio moral se convirtió en la palabra clave y la investigación tendió a enfocarse en “piezas o fracciones” de la moralidad. El concepto de carácter como el núcleo central, estable, y predecible de la personalidad se volvió impopular. La palabra fue prácticamente expulsada de la literatura de investigación.
Sin embargo, hacia el final de la década de 1980, algunos educadores empezaron a reintroducir el concepto “carácter”. El “carácter” de los políticos y de otras personas públicas se convirtió en tema de explotación de los medios mascivos de comunicación. La falta de carácter en la ciudadanía, evidenciada por un cambio dramático en los valores morales, se ha convertido recientemente en un foco de atención considerable. Parece que estamos nuevamente en el camino de enfocarnos en el carácter moral del individuo después de varias décadas. Estamos empezando a darnos cuenta que una persona puede articular un alto nivel de razonamiento moral con todas las “razones correctas”, pero a la vez, puede comportarse de una forma completamente distinta. El hombre o la mujer común en la calle pueden habernos dicho esto hace tiempo.
Los siguientes extractos de diferentes publicaciones están acomodados en un orden cronológico, empezando con el más reciente y finalizando con aseveraciones de los sesentas. A través de estas décadas, siempre ha habido voces fuertes hablando de valores éticos y de moralidad aunque la literatura de investigación estaba enfocada en la educación “libre de valores” y en el juicio moral. La literatura religiosa siempre ha alzado su voz con mucha convicción a favor de la necesidad de lograr un desarrollo del carácter moral.


PUNTOS DE VISTA SECULARES



“Hubo una época cuando todo era educación básica y adquisición de habilidades. Ahora damos la misma atención a la construcción del carácter” (Fitzgerald, 1990, p.37).
El reporte Gallup de septiembre de 1989 informa haber solicitado a 1001 individuos que identificaran los problemas mayores que enfrentaban las escuelas públicas locales. Los resultados nacionales indicaron que el 67% estaban preocupados por algún aspecto del desarrollo del carácter, incluyendo problemas tales como el abuso de drogas, el alcohol, el crimen, el vandalismo, las normas morales y la disciplina (Elam y Gallup, 1989, p. 41).
La encuesta de marzo/abril de Gallup, sobre valores sociales intentaba determinar qué tan importante era para los estadounidenses “seguir un código moral estricto”. De los que respondieron, el 60% indicó que era muy importante, el 36% que era algo importante, el 1% sentía que no tenía importancia y el 3% no tenían opinión. En 1981, sólo el 47% de los que respondieron sentían que seguir un código moral estricto era muy importante (Public values intangible assests more than material possesions, 1989, p. 38 [El público valora los bienes intangibles más que las posesiones materiales]).
“En épocas pasadas, las tasas de criminalidad permanecían relativamente bajas a causa de la moralidad que prevalecía a pesar, según Wilson, del rápido crecimiento urbano, el gran influjo de inmigrantes pobres y otros factores negativos. Sin embargo, la cultura actual ‘reemplazó la ética del dominio propio con la ética de la expresión propia’. Admitiendo libremente que no sabe cómo el gobierno puede enseñar virtudes a sus ciudadanos, Wilson insta a una reevaluación de la relación entre el papel del gobierno y la construcción de carácter” (Falta de virtud = problemas sociales, 1989, p. 8).
“La educación siempre ha sido implícitamente una empresa moral-ética y generalmente explícita también. La educación, como proceso normativo, descansa necesariamente en la justificación de valores. Aún mas, como presupone el desarrollo de seres actuantes, la calidad de sus acciones es siempre de suprema importancia, y por lo tanto, la preocupación de los educadores que siempre han tenido un enfoque ético central (Johnson, 1984. p. 32).
“Debe combatir para reducir su desesperación, y al mismo tiempo, luchar para crear felicidad por medio del desarrollo individual de su carácter –la insignia que lo distingue como persona- . . . Un componente esencial de supervivencia a largo plazo en los negocios es el carácter” (Herzberg, 1982. p. 29).
“Si este libro se hubiese escrito hace 10 años, habría empezado con un intento de persuadir al lector sobre la importancia de la educación moral. Aparentemente, esto ya no es necesario. Eventos como los escándalos de Watergate, Clinton-Lewinsky y otros en otras partes del mundo, han redirigido la atención de las sociedades hacia la necesidad volver a promover el desarrollo adecuado de un carácter moral en nuestro mundo. El dilema ya no es si debemos empezar con una educación moral sistemática, sino cómo lo vamos a realizar” (Arbuthnot & Faust, 1981. p. xi).
“Muchas de las decisiones de nuestra vida son de carácter moral, es decir, a menudo enfrentamos algún dilema que requiere que hagamos un juicio acerca de qué “debemos” hacer en una situación dada... Es frecuente el caso en que nuestros propios juicios morales son antagónicos con los de otros, como es evidente no sólo en los grandes debates morales de nuestro tiempo, sino también en los conflictos más seculares de nuestro diario vivir” (Arbuthnot & Faust, 1981, p. 5).
“Se ve a la educación moral como una ‘manera de manejar los problemas de forma más eficiente’. Es decir “...preocupada en ayudar a los estudiantes a entender la complejidad de la moral en la vida democrática...” (Hersh, Miller & Fielding, 1980, p. 25). El propósito de la educación moral es: “hacer que el ideal de justicia... sea una inquietud viva en la vida de los estudiantes” (p. 24). “La formación moral y espiritual eran considerados requisitos indispensables de... la democracia” (p.15).
“Hacer más para ayudar a los niños que aprendan valores, está presente en la mente de los educadores y padres hoy día. Ellos parecen estar nuevamente de acuerdo en que los jóvenes merecen toda la ayuda que puedan brindarles para que aprendan a tomar decisiones sabias en su forma de ser y comportarse... Ha surgido un nuevo sentido de urgencia acerca de maximizar las dimensiones de los valores de la experiencia de los hijos ha surgido. “¿Por qué esta gran preocupación? ... Parcialmente, es el resultado de cambios en la sociedad, los cuales han hecho al aprendizaje de los valores más complejo, arduo y necesario.
“Los niños toman muchas de las ideas de lo que es bueno, mejor y óptimo, de lo que ven y escuchan acerca de ellos. A través de la televisión y otros medios masivos, los niños están expuestos con más frecuencia y a más temprana edad a los cambios de un mundo en problemas, y a una variedad de maneras de ser y comportarse de un ámbito increíble... Nunca antes en la historia de la humanidad han tenido los jóvenes –y también los viejos– tanto en qué pensar y elegir” (Frazier, 1980, pp. 3-4).
“El público quiere escuelas que presten más atención a la educación sobre valores y moral... ¿Por qué ha revivido este interés en la educación moral? Quizá la discusión pública, y atención que los medios le han puesto a cuestiones tales como el racismo, la guerra de Vietnam, Watergate, Irak, empresas ilegales, el crimen y las drogas ha sensibilizado a la población sobre la dimensión de la moral en la sociedad... Hay un creciente reconocimiento de la necesidad de articular principios morales y promover la educación moral” (Hersh, Paolitto & Reimer, 1979, p. 7).
En una encuesta de opinión de Gallup del año 1976, se les preguntó a los americanos “¿Cuál cree usted que es el problema MAS importante que enfrenta la sociedad americana hoy día?” La respuesta fue “declive de la moral” indicada por un 4% de los encuestados, la corrupción en el gobierno fue señalada por otro 4% y el abuso de las drogas por un 3% (Domestic problems pressing, 1976. p. 25).
“En nuestros días vivimos en una sociedad de adolescentes autosuficientes y de relaciones sin supervisión, que los llevan a tomar decisiones morales importante antes de los 20 años de edad, cuando sus abuelos tenían que tomar esas mismas decisiones a edad madura” (Landis, 1954, citado en Hurlock, 1967, p. 428).

“En los más profundo de nuestros corazones sabemos y la mayoría de las personas saben que nuestros valores nacionales se derivan de la ética Judeo-Cristiana, que están entre los mejores que la humanidad alguna vez ha formulado. En ningún sentido están estos valores desactualizados, ni lo estarán nunca en el mundo del mañana” (Armstrong, 1971, p. 295).
“La Comisión de Políticas Educativas, reconoció lo significativo de la educación del carácter en la juventud cuando declararon: ‘ Los requerimientos básicos para mejorar los valores morales y espirituales en las escuelas públicas es una sincera reafirmación que este asunto es de la mayor importancia y que existe una responsabilidad recíproca entre la escuela y sus maestros, y los miembros de las otras instituciones de la comunidad para su realización” (Bradley y Earp, 1966. p. 55-58).


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   69

similar:

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconPerspectivas del desarrollo humano perspectiva psicoanalítica

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconMaestría en Educación Desarrollo del Carácter

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconPrograma psicología del desarrollo

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconConcepto de psicología del desarrollo

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconPsicología del Desarrollo Breve introducción

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconEs una enfermedad al gluten de carácter permanente que provoca, en...

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconResumen En este texto presentamos el desarrollo de una herramienta...

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconTema 1: historia y conceptos de la psicología del desarrollo

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconUniversidad cristiana del sur

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconDentro de las corrientes teóricas del campo de la psicología el humanismo...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com