Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter




descargar 1.49 Mb.
títuloUna perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter
página9/69
fecha de publicación04.08.2016
tamaño1.49 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Literatura > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   69

CRITERIOS SOBRE EL CARÁCTER




Punto de vista teórico



Teoría de Aprendizaje – En este enfoque, la supervivencia de la sociedad es lo principal y, para ser considerado moral, el individuo debe ser de beneficio a la sociedad en vez de causar daño. Para asegurar la supervivencia de la sociedad, se le enseña al individuo a ser moral a través de condicionamiento ambiental, que puede ser un proceso de condicionamiento clásico, condicionamiento instrumental y modelaje e imitación de otros.
La moralidad no es fija; cambia según la ocasión cambia. Cada grupo, cultura y sociedad determina qué es moral y qué es inmoral. El criterio para juzgar lo que es moral es determinado por lo que promueve la funcionalidad óptima para el grupo.
Teoría Cognoscitiva – Este enfoque señala que el desarrollo moral ocurre dentro del individuo y cambia a medida que el individuo se desarrolla intelectualmente. La moralidad se desarrolla en una serie de etapas que ocurren universalmente y son invariables y jerárquicas. El paso a través de las etapas ocurre al experimentar conflicto entre sus experiencias y percepciones, a las que se llega por un mayor desarrollo intelectual.

Teoría Humanista – Este enfoque supone que los humanos nacen con el potencial de desarrollarse moralmente y que este desarrollo viene del interior del individuo y es parcialmente influenciado por los factores ambientales que pueden impedir o facilitar el desarrollo moral de una persona. Todo el desarrollo en la vida de una persona está relacionado y, por lo tanto, la moralidad no puede ser separada de otros aspectos de la vida de una persona.
Teoría Psicoanalítica – En este enfoque, se considera al humano como depravado, con pasiones irracionales e impulsos que la persona desea realizar. Para que ocurra el desarrollo moral, la persona debe internalizar las reglas y demandas de la sociedad según son demostradas por los padres. El momento óptimo para el desarrollo moral está entre los dos a seis años, cuando los padres están informando al niño de los “debes” y “no debes” de la vida. El desarrollo de la moral ocurre en el contexto de conflicto. El conflicto entre los deseos de la persona de satisfacerse a sí misma y las expectativas de la sociedad.
Teoría Teológica – Este enfoque supone que cada individuo nace con el potencial tanto para el bien como para el mal; para el bien, porque los humanos fueron creados a imagen de Dios; para el mal, por el pecado de Adán. La dirección que tome el individuo es influenciada por el temperamento, el modelo de otras personas significativas, reforzadores, y muchos otros factores. El desarrollo moral es inseparable de la virtud que es inseparable de la santidad, que abarca la perfección y majestad de Dios y sienta la norma para la moralidad.

Punto de vista secular



Las autoridades seculares, al juzgar el carácter, hacen énfasis en el ajuste a las normas del grupo.
“Evidentemente, no existe en el mundo ningún principio natural (objetivo o material). La moralidad solamente puede ser el acuerdo que las personas hacen unos con otros. Las tradiciones y normas morales no tienen en realidad ningún objetivo mayor. Originalmente se constituyen como acuerdos entre la gente. Por lo tanto, la moralidad es sólo un tipo de conocimiento social. . .la moralidad se puede basar en nada más (o menos) que en los acuerdos morales comunes a los cuales llegaron las personas a través del tiempo y el espacio. No existen principios objetivos de moralidad, aparte de la experiencia humana, para guiar nuestra caracterización de la moralidad” (Haan, 1982, pp.1096-1103).
"En cada edad el individuo es juzgado por la manera como se adapta a las normas del grupo. Estos juicios llevan a la sociedad a etiquetarlo como "moral" o "inmoral", dependiendo del grado de su conformidad” (Hurlock, 1967, p. 427).
"La mala o buena conducta debe ser entendida, como otra conducta, en términos de las necesidades del niño, los valores de su grupo, y las demandas de la situación” (Kohlberg, 1964, p. 424).
Puntos de vista religiosos
A través de la inspiración divina, se le advierte a los seres finitos no juzgar el carácter de otro ser humano, porque no es posible juzgar adecuadamente los motivos fundamentales de otros, o ni siguiera nuestros propios motivos. Las apariencias con frecuencia engañan.

“..Él no nos ha encomendado la tarea de juzgar el carácter y los motivos. Él conoce demasiado bien nuestra naturaleza para confiarnos esta obra a nosotros. . . a menudo consideramos sin esperanza a los mismos a quienes Cristo está atrayendo hacia sí. . .Muchos prójimos suponían que nunca entraría allí. El hombre juzga por la apariencia, pero Dios juzga el corazón” (White, Palabras de Vida del Gran Maestro, p. 46).
“Recordad que no podéis leer en los corazones. No conocéis los motivos que inspiran los actos que os parecen malos” (White, Ministerio de Curación, p. 394).
"Cristo ha enseñado claramente que aquellos que persisten en pecados manifiestos deben ser separados de la iglesia; pero no nos ha encomendado la tarea de juzgar el carácter y los motivos” (White, Palabras de Vida del Gran Maestro, p. 46).
"Las apariencias no son evidencia positiva del carácter cristiano” (White, 1 Testimonies, p. 322).
Referencias adicionales: Mateo 7:1-5; Mateo 13:24-30; Mateo 25:31-46; Ministerio de Curación, p. 384.
¿Puede el carácter ser juzgado? Sí, hasta cierto punto se pueden hacer evaluaciones de acuerdo a lo que la gente dice y hace. “Por sus frutos los conoceréis" (Mateo 7:16). Aunque sólo Dios puede comprender realmente los motivos que están tras las acciones, una persona que ayuda debe hacer alguna evaluación de necesidades, de otra manera no hay directivas para ayudar al niño, al cliente, al estudiante o al miembro de iglesia. La sociedad generalmente evalúa el carácter por las normas del grupo. Desde el punto de vista cristiano, evaluar significa comparar con la norma de Dios para identificar áreas que necesitan crecimiento y cambio.

Dios ha provisto el criterio para juzgar el carácter: su Ley. Solo Él puede juzgar el carácter de los seres humanos. La Ley de Dios es la descripción de cómo se comporta la gente si aman a Dios y a sus semejantes. Es una revelación del carácter de Dios.
"Cada acto de nuestras vidas, ya sea excelente y digno de alabanza o merecedor de censura, es juzgado por el Escudriñador de los corazones de acuerdo a los motivos que lo impulsaron” (White, 2 Testimonies, pp. 511-512).
"La obediencia es el examen que prueba el carácter” (White, 4 Testimonies, p.188).
"La santa ley de Dios es la única cosa por la cual podemos determinar si estamos caminando de acuerdo con él o no” (White, 1 Mensajes Selectos, p.369).
"Es difícil para nosotros comprendernos, tener un conocimiento correcto de nuestros propios caracteres. La Palabra de Dios es sencilla, pero con frecuencia erramos al aplicarla a nosotros mismos” (White, 5 Testimonies, p. 332).
“..Por una parte no quiero decir que Dios comunica su voluntad moral solamente a través de los "no" de la Biblia. La Biblia tiene muchos estilos y muchos métodos para decirnos qué espera Dios que hagamos. Sin embargo, la Biblia no es el único lugar dónde Dios revela su voluntad. La comunidad religiosa puede discernir la voluntad de Dios en los silencios y tormentas de su propia vida, y puede escuchar la voz de Dios en los gritos de los niños hambrientos de nuestro mundo” (Smedes, 1983, p. 5).


  • “Los hijos del reino vivirán con un sentido de arrepentimiento y fe, tanto al entrar al reino como en su obra continua en el reino.

  • Los hijos del reino vivirán con un sentido de mayordomía responsable sobre la vida y las posesiones materiales. Las parábolas de Jesús sobre los siervos y los talentos ilustra esto.

  • Los hijos del reino vivirán con un sentido de bondad. Esta gracia será entendida como la misma presencia de Dios con nosotros, dándonos la gracia de sí mismo y a través de esto le damos gracia a otros. La parábola de la viña es un ejemplo.

  • Los hijos del reino vivirán con un sentido de servicio. Nuestra cultura nos ha entrenado tan bien que servicio es "ser usado" y dejamos de ver el poder que viene de este modelo de la vida.

  • Los hijos del reino vivirán con perseverancia. Una vez que su mano está en el arado, no miran atrás. (Si lo haces, ararás un surco torcido, ¡aun con la cultivadora moderna!). Una vez que su objetivo es fijado, el ojo se mantiene en el blanco. Se mantienen en ruta. Se recomienda, pues, un espíritu de tenacidad, de no desviarse.

  • Los hijos del reino amarán. Esto fluía a través de todo lo que Jesús dijo o hizo. Él tomó tiempo para hablar con los niños. Marcos dijo que los tomó en sus brazos (Marcos 10:13-16) o los abrazó. ¡Qué persona tan atractiva y divertida debe haber sido para que los niños hayan querido estar cerca de Él, Cuando se la preguntó qué era lo mejor que uno podía hacer, Jesús dijo, ‘Ama a Dios y, añadió, ama a tu prójimo’ (Mateo 22:37-40, paráfrasis de la autora)” Tilman, 1986,

pp. 50-51).
Referencias adicionales. White, El Deseado de Todas las Gentes, 566-567; White, La Educación, 19; White, The Sanctified Life, 38,58.

REVELACIONES DEL CARÁCTER
Puntos de vista seculares.
Desde un punto de vista secular hay algunas revelaciones del carácter (aunque limitadas):

  1. Las personas

  2. Las normas de la sociedad


"La primera premisa determina el tipo de sistema moral que puede ser construido: Si los humanos son egoístas por naturaleza, la moralidad llega a ser el control del egoísmo por la sociedad, habiendo sido ésta inventada para frenar el egoísmo de todo el mundo y así asegurar la supervivencia” (Haan, 1982, p. 1098).
"La conclusión general que parece inevitable es que el carácter de un niño es el producto directo, casi una reproducción directa, de la manera en que los padres lo tratan. Como son ellos con él, así es él con todos los demás” (Peck and Havighurst, p.178).
"Él (el niño) puede argumentar contra los preceptos paternales un día y puede ser escuchado después compartiéndolos como sus propias convicciones. . .Como la mayoría de los adultos se da cuenta, muchas de sus predicaciones suenan fatuas para los niños a los que se supone que influyan, pero no por eso deben abandonar sus ideas de conducta y moral. La manera en que los niños continúan tomando los valores de los adultos, aun si en un principio se resisten, implica que esos pequeños receptores tienen grandes oídos.” (Stone & Church, pp. 372-373).

"Si el carácter es realmente importante para nosotros. . ., como lo afirmamos, entonces debe haber un reclutamiento y selección de maestros y otros líderes de jóvenes que sean rigurosos y alertas en base a la madurez de su personalidad y carácter. Su propia naturaleza influirá mucho más en los niños que cualquier información verbal que ofrezcan” (Peck and Havighurst, p. 191).
Punto de vista religioso
Dios ha revelado su carácter a través de: a) su Ley, b) la vida de Cristo, c) sus obras creadas, d) su Palabra, y e) la vida de sus seguidores. Dios no ha dejado a los seres humanos en duda en cuanto al modelo de carácter.
"Cristo, la Palabra, la revelación de Dios--la manifestación de su carácter, su ley, su amor, su vida--es el único fundamento sobre el cual podemos construir un carácter que perdurará” (White, Discurso Maestro de Jesucristo, p. 121).
La Ley de Dios
“Su ley es una copia de su propio carácter, y es la norma de todo carácter. . .La vida de Cristo sobre la tierra fue una perfecta expresión de la ley de Dios, y cuando los que pretenden ser hijos de Dios llegan a ser semejantes a Cristo en carácter, serán obedientes a los mandamientos de Dios. Entonces el Señor puede con confianza contarlos entre el número que compondrá la familia del cielo” (White, Palabras de Vida del Gran Maestro, p. 222,223).
"La ley de Dios es tan santa como Él mismo. Es la revelación de su voluntad, el reflejo de su carácter, y la expresión de su amor y sabiduría” (White, Patriarcas y Profetas, p. 34).
Referencias adicionales: White, El discurso Maestro de Jesucristo, p. 81:1; White, 1 Mensajes Selectos, p. 372:1; White, El Conflicto de los Siglos, p. 455-456; White, 1 Mensajes Selectos, p. 250,251; White, Signs of the Times, 24, p. 114; 1 Juan 5:23; 1 Juan 2:3-6; Juan 17:7; Salmos 119:105; Salmos 19:7-10; Salmos 1:1-3.
La vida de Cristo
La vida de Cristo es la evidencia más tangible de cómo es Dios. A través de los testigos que vieron a Cristo, podemos ver cómo era Jesús.
“..Cristo es nuestro ejemplo en nuestra edificación del carácter” (White, Conducción del niño, p. 152).
"Por medio de Cristo había sido transmitido cada rayo de luz divina que llegara a nuestro mundo caído. . . . En Él se hallaba el ideal perfecto” (White, La Educación, p. 69).
"En el Maestro enviado por Dios, el cielo dio a los hombres lo mejor y lo más grande que tenía. . . . Cristo vino al mundo para revelar este ideal como único y verdadero blanco de nuestros esfuerzos; para mostrar lo que todo ser humano debiera ser; lo que llegarían a ser, por medio de la morada de la divinidad en la humanidad, todos los que lo recibieran” (White, La Educación, p.69).


"Toda la vida del Salvador se caracterizó por la benevolencia desinteresada y la hermosura de la santidad. Él es nuestro modelo de bondad. Desde el comienzo de su ministerio, los hombres empezaron a comprender más claramente el carácter de Dios. Practicaba sus enseñanzas en su propia vida. Era consecuente sin obstinación, benevolente sin debilidad, y manifestaba ternura y simpatía sin sentimentalismo. Era altamente sociable, aunque poseía una reserva que inhibía cualquier familiaridad. Su temperancia nunca lo llevó al fanatismo o la austeridad. No se conformaba con el mundo, y sin embargo prestaba atención a las necesidades de los menores de entre los hombres” (White, Consejos para los Maestros, p. 246).
Referencias adicionales: Juan 14:8,9; Hebreos 1:3; Juan 6:35; Juan 14:6,21; White, The Sanctified Life, pp. 7,8; El Deseado de Todas las Gentes, p. 710,711.

El libro de la naturaleza



"En todas las cosas creadas se ve el sello de la Deidad. La naturaleza da testimonio de Dios. La mente sensible, puesta en contacto con el milagro y el misterio del universo, no puede dejar de reconocer la obra del poder infinito. . . .”
"El mismo poder que sostiene la naturaleza, obra también en el hombre. . . . Únicamente en la armonía con Dios se puede hallar la verdadera esfera de acción de la vida. La condición para todos los objetos de su creación es la misma: una vida sostenida por la vida que se recibe de Dios, una vida que esté en armonía con la voluntad del Creador. Transgredir su ley, física, mental o moral, significa perder la armonía con el universo, introducir discordia, anarquía y ruina.
“Toda la naturaleza se ilumina para aquel que aprende así a interpretar sus enseñanzas; el mundo es un libro de texto; la vida una escuela. La unidad del hombre con la naturaleza y con Dios, el dominio universal de la ley, los resultados de la transgresión, no pueden dejar de hacer impresión en la mente y modelar el carácter” (White, La Educación, pp. 99-100).
“. . . Todas las cosas creadas, en su perfección original, eran una expresión del pensamiento de Dios. Para Adán y Eva, la naturaleza rebosaba de sabiduría divina. Pero por la transgresión, el hombre fue privado del conocimiento de Dios mediante una comunión directa, y en extenso grado del que obtenía por medio de sus obras. La tierra, manchada y contaminada por el pecado, no refleja sino obscuramente la gloria del Creador. Es cierto que sus lecciones objetivas no han desaparecido. En cada página del gran volumen de sus obras creadas se puede notar todavía la escritura de su mano. La naturaleza aún habla de su Creador. Sin embargo, estas revelaciones son parciales e imperfectas. Y en nuestro estado caído, con las facultades debilitadas y la visión limitada, somos incapaces de interpretarlas correctamente. Necesitamos la revelación más plena que Dios nos ha dado de sí en su Palabra escrita” (White, La Educación, pp. 14-15).
La naturaleza revela el carácter de Dios a través del orden en el universo (consistencia), humor, amor de lo bello, atención a los detalles, variedad infinita (él debe ser imaginativo), y cuidado por cada cosa pequeña (los gorriones).
Referencias adicionales: Romanos 1:20; Juan 1:1-3; Proverbios 6:6; Lucas 12:24,27,28; Salmo 19:1. White, The Sanctified Life, p.75; Fowler, 1977. p. 109.

La vida de sus seguidores
A través de las edades Dios ha provisto, a través de la vida de hombres y mujeres virtuosos, una revelación de cómo funciona su voluntad en la vida de aquellos que siguen su dirección. En todas las edades, no importa cuán corrupta, sus seguidores han brillado a través de las tinieblas como rayos de esperanza para la humanidad.
“. . . La pureza y la bondad de José, la fe, la mansedumbre y la tolerancia de Moisés, la firmeza de Eliseo, la noble integridad y la firmeza de Daniel, el ardor y la abnegación de Pablo, el poder mental y espiritual manifestado en todos estos hombres, y en todos los demás que alguna vez vivieron en la tierra, no eran más que destellos del esplendor de su gloria. En él se hallaba el ideal perfecto” (White, La Educación, p. 69).
"El carácter de Daniel se presenta al mundo como un notable ejemplo de lo que la gracia de Dios puede hacer por los hombres caídos por naturaleza y corrompidos por el pecado. El relato sobre su vida noble y llena de sacrificio, resulta de ánimo para nuestra humanidad común. De él podemos recibir fuerza para resistir noblemente la tentación y con firmeza, y con la gracia de la mansedumbre, defender lo recto bajo la más severa prueba” (White, Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, p.34).
"¿Cómo pudo José dar tal ejemplo de firmeza de carácter, rectitud y sabiduría? En sus primeros años había seguido el deber antes que su inclinación; y la integridad, la confianza y sencilla y la disposición noble del joven fructificaron en las acciones del hombre. Una vida sencilla y pura había favorecido el desarrollo vigoroso de las facultades tanto físicas como intelectuales. La comunión con Dios mediante sus obras y la contemplación de las grandes verdades confiadas a los herederos de la fe habían elevado y ennoblecido su naturaleza espiritual al ampliar y fortalecer su mente como ningún otro estudio pudo haberlo hecho. La atención fiel al deber en toda posición, desde la más baja hasta la más elevada, había educado todas sus facultades para el servicio más alto servicio” (White, Patriarcas y Profetas, p. 223).
Aún hoy se nos pide que reproduzcamos tan cerca cómo sea posible la revelación del carácter de Dios:
"Si las madres cristianas presentaran a la sociedad niños con caracteres íntegros, con firmes principios y una moral sólida, habrían realizado la más importante de todas las labores misioneras. Sus hijos, cabalmente educados para ocupar sus lugares en la sociedad, constituyen la mayor evidencia del cristianismo que pueda darse al mundo” (White, Conducción del Niño, p.149.).
"Con nuestras facultades limitadas, hemos de ser tan santos en nuestra esfera como Dios es santo en la suya. Hasta donde alcance nuestra capacidad, hemos de manifestar la verdad, el amor y la excelencia del carácter divino” (White, 1 Mensajes Selectos, p. 395).
Los seguidores de Dios demuestran tanto los aspectos positivos del carácter como los negativos. Por la observación cuidadosa podemos ver cómo obra Dios en ambos casos. Sin embargo, aunque el ejemplo de los individuos es una influencia poderosa en el desarrollo del carácter, especialmente en los pequeños, se nos pide que miremos a un ejemplo más perfecto.


"Si nosotros imitáramos el ejemplo de cualquier hombre--aun el de una persona a quien, en nuestro juicio humano, consideráramos casi perfecta de carácter--estaríamos poniendo nuestra confianza en un ser humano imperfecto y defectuoso, que es incapaz de comunicar una jota o una tilde de perfección a otro ser humano” (White, Nuestra Elevada Vocación, p. 110).

OBJETIVOS DEL DESARROLLO DEL CARÁCTER
Punto de Vista Secular

Responsabilidad y respeto


“La ley moral definida en la agenda moral de las escuelas públicas puede ser expresada en términos de dos grandes valores: responsabilidad y respeto. Estos valores constituyen el centro de la moralidad pública universal. Tienen un valor objetivo demostrable y promueven el bien individual y para toda la comunidad” (Lickona, 1991, p. 43).
Integridad
"La persona en desarrollo que vive más plenamente la vida y sus posibilidades es aquella que es capaz de aprovechar al máximo, dentro de los límites impuestos por la herencia y las circunstancias, las capacidades y los recursos que van con la vida.
“Un atributo moral de una vida así vivida, visto desde adentro, es que tiene integridad, una cualidad que puede llamársele "ser fiel a uno mismo" en el sentido de que el individuo, tenga talentos grandes o pequeños, es un ser humano genuino y auténtico no importa cuáles sean sus circunstancias” (Jersild, 1960, p. 415).
"La manera más corta y segura de vivir con honor en el mundo, es ser en realidad lo que parecemos ser. " Sócrates.
Amor maduro
"Única entre otros tipos, tal persona es capaz de mostrar un amor maduro, altruista y realista (tipo racional-altruista). Sin embargo, si no puede estar gobernado todo el tiempo por esto, el solo hecho de que tenga la capacidad de hacerlo lo hace cualitativamente diferente de la gente menos madura” (Peck & Havighurst, p. 172).
Desarrollo de un sistema de valores
"Un sistema de valores bien establecido dentro y entre cada una de estas categorías principales [teórica, estética, económica, social, política, religiosa] provee al individuo normas relativas y no sólo determinan sus decisiones en diferentes situaciones de la vida, sino que también le da un sentimiento de seguridad para tomar esas decisiones. En vez de dar tumbos al procurar llegar a las decisiones, puede centrar más atención y energía a alcanzar objetivos” Garrison, Kingston y Bernard, 1967, pp. 242-243.

Auto-realización.



“Un crecimiento saludable es... usualmente definido ahora como ‘crecimiento hacia la auto-realización.... La auto-realización es definida de diversas maneras, pero se observa una idea central en donde todos están de acuerdo. Todas las definiciones aceptan o tienen implícita la aceptación y expresión de una idea interior o la realización... de estas capacidades latentes, y potencialidades funcionando en toda su capacidad disponibles de la escencia humana y personal.” (Maslow, 1986. p.197)
"Las personas realizadas están motivadas hacia el crecimiento. Tal vez ésta es su característica más singular, porque la mayoría de las otras personas motivadas deficientemente, buscan como vencer o compensar por influencias negativas.”
"Los auto-realizados se sienten seguros en su propia importancia, persigue sus blancos casi sin pensar en las presiones que lo harían actuar de otra manera, y no dependen de otros ni les hacen demandas indebidas.”
"Se aceptan a sí mismos y están satisfechos con ser lo que son y lo que están llegando a ser.”
"Se comprenden y miran sus debilidades con más o menos la misma tolerancia que tienen por las debilidades de otros; se han vuelto cada vez más autónomo.”
"Perciben las deficiencias de ciertos aspectos de la sociedad, pero no se revelan contra la autoridad. Tolerante es la palabra apropiada.”
"Combinan orgullo y humildad; reconocen sus puntos fuertes, pero están deseosos por aceptar consejo y dirección en áreas donde son menos competentes.”
"Son participantes activos de la vida.”
"Aceptan responsabilidad por su propio crecimiento y por el bienestar de otros.”
"Se relacionan positivamente con otros, ganan algunos amigos, pero su clara percepción de la realidad tal vez no lo haga una persona altamente sociable.”
"Reconocen que todos los seres humanos tienen debilidades; su aceptación de sí y de los otros aumenta sucontrol sobre los sentimientos como la ira, el odio, el temor y los celos.”
"Se comportan espontáneamente. . . . La sencillez y la naturalidad son aspectos sobresalientes de su estilo de vida.”
"Reaccionan con resistencia ante la tensión temporal, las contradicciones y los chascos. La vida tiene un aspecto de continua frescura.”
"Son creativos” (Bernard, 1978, pp. 559-560).
"Un elemento esencial de la auto-realización es ser tan suficiente que uno pueda sonreírse y aceptar la tolerancia de sus compatriotas y sin embargo continuar en su propio rumbo con confianza. Lo que evita que esta independencia se vuelva criminal es que una persona creativa no se siente compelida a hacer alarde de sus diferencias” (Bernard, p. 557).

Madurez
Resumen de las características del individuo maduro:

Capaz de realizar cambios continuos.

Capaz de auto determinarse.

Desarrollo de sabiduría.

Expresión de humor.

Cómodo con la realidad.

Cómodo consigo mismo.

Para él las relaciones humanas tienen alta prioridad.

Preocupación poderosa con los problemas sociales.

Comprometido con un código ético democrático.

No acepta valores preconcebidos.

Vive consciente de su mortalidad.
La persona madura "sabe que la única recompensa verdadera viene con el crecimiento continuo, y que no hay lugar para mayores lamentos en la única vida que tiene. . . . El individuo que ha llegado a la madurez puede saber que ha amado, ha hecho su trabajo, ha dejado su huella en gente, y, aunque quisiera que hubiera más tiempo, que ha hecho lo mejor con lo que había.
"En suma, el adulto con capacidad para alcanzar la verdadera madurez es aquel que ha dejado atrás la niñez sin perder los mejores rasgos de ella. Ha conservado la fuerza emocional básica de la infancia; la autonomía persistente del niño que comienza a andar; la capacidad de asombro, placer y juego de los años pre-escolares; la capacidad de asociación y curiosidad intelectual de los años escolares; y el idealismo y la pasión de la adolescencia. Ha incorporado todo esto en un nuevo patrón de sencillez dominada por la estabilidad, la sabiduría, el conocimiento, la sensibilidad hacia otros, la responsabilidad, la fortaleza y el propósito del adulto” (Stone and Church, 1973, pp. 499).

Puntos de vista religiosos
Semejanza a Cristo
"Somos conformados a la imagen moral de Jesús a medida que somos hechos santos por él y santificados por su Espíritu. . . . Esto nos permitirá describir más completamente la intención moral-espiritual de Dios para los humanos, que incluye el crecimiento como individuos únicos en el contexto de unidad relacional” (Sholl, 1983, p. 189).
"El carácter de Cristo es el único modelo perfecto que hemos de copiar” (White, Consejos para los Maestros, p. 49).
"El ideal que Dios tiene para sus hijos está por encima del alcance del más elevado pensamiento humano. La meta a alcanzar es la piedad, la semejanza a Dios” (White, La Educación, p. 18).
"Él es un ejemplo santo y perfecto, que se nos ha dado para que lo imitemos. No podemos igualar el patrón; pero no seremos aprobados por Dios si no lo copiamos y lo reflejamos de acuerdo a la habilidad que Dios nos ha dado” (White, 2 Testimonies, p. 549).
"La obediencia a las leyes de Dios desarrolla en el hombre un carácter hermoso que está en armonía con todo lo puro, lo santo, y lo incontaminado. . . . Su diaria obediencia a la ley del Señor le brinda un carácter que le asegura la vida eterna en el reino de Dios” (White, Hijos e Hijas de Dios, p. 44).
"El gran propósito de toda la educación y disciplina de la vida, es volver al hombre a la armonía con Dios; elevar y ennoblecer de tal manera su naturaleza moral, que puede volver a reflejar la imagen de su Creador” (White, Consejos para los Maestros, p. 48).
"El objetivo para la personalidad cristiana es lograr que el niño admire las cualidades de Jesús, para que Jesús llegue a ser su ideal” (Ligon, p. 337).
Perfección
"El ideal de Dios para sus hijos es más elevado de lo que puede alcanzar el más sublime pensamiento humano. ‘Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.’. . . El ideal del carácter cristiano es la semejanza con Cristo. Como el Hijo del hombre fue perfecto en su vida, los que le siguen han de ser perfectos en la suya” (White, El Deseado de Todas las Gentes, p. 277, 278).
"La obra de Dios es perfecta como un todo, porque es perfecta en cada una de sus partes, por pequeñas que sean. Dios forma hojita de pasto con el mismo cuidado con que haría un mundo. Si deseamos ser perfectos, como nuestro Padre que está en los cielos es perfecto, debemos ser fieles en hacer las cosas pequeñas. Aquello que es digno de ser hecho, es digno de ser bien hecho. Sea cual fuere vuestro trabajo, hacedlo fielmente. Hablad la verdad en cuanto a los más pequeños asuntos. Realizad diariamente actos de amor y hablad palabras de ánimo. Esparcid sonrisas por el sendero de la vida” (White, Mensajes para los Jóvenes, p. 142,143).
“Un defecto cultivado, en vez de ser vencido, hace imperfecto al hombre y le cierra la puerta de la Ciudad Santa. El que entre en el cielo tendrá que tener un carácter sin mancha, arruga o cosa semejante. Nada que corrompa podrá entrar allí. En toda la hueste redimida, no se verá un defecto.” (p. 142)
"Dios aceptará únicamente a los que están determinados a ponerse un blanco elevado. . . . De todos exige perfección moral. . . . En Dios se hallan todos los atributos justos del carácter como un todo perfecto y armonioso, y cada uno de los que recibe a Cristo como su Salvador personal, tiene el privilegio de poseer esos atributos” (White, Palabras de Vida del Gran Maestro, p. 265).
"Por lo tanto, la perfección del carácter es una expectativa divina y es un resultado necesario de la unidad divino-humana llevada a cabo por el poder el Espíritu Santo en respuesta a la fe continua del hombre en, y aceptación de, la provisión divina para el desarrollo del carácter” (Fowler, 1977, pp. 146,147).
“Y Jesús continúa: Asi como me confesasteis delante de los hombres, os confesaré delante de Dios y de los santos ángeles. Habéis de ser mis testigos en la tierra, conductos por los cuales pueda fluir mi gracia para sanar al mundo. Así también será vuestro representante en el cielo. El Padre no considera vuestro carácter deficiente, sino que os ve revestidos de mi perfección. . . .” (White, El Deseado de Todas las Gentes, pp. 323, 324.
“. . . Mediante la medida de su gracia proporcionada al instrumento humano, nadie debe perder el cielo. Todo el que se esfuerza, puede alcanzar la perfección del carácter. Esto se convierte en el fundamento mismo del nuevo pacto del Evangelio.” (White, Mensajes Selectos, Tomo 1, pp. 248,249).

La perfección es un continuo crecimiento, ni fácil ni rápido. No es un fin en sí mismo; es un proceso (Fowler, 1977). La perfección del carácter debe hacerse ahora; no será otorgado en la venida de Cristo.
"Cuando Él venga no. . . nos quitará los defectos de nuestro carácter. . . No se hará entonces ninguna obra para remover sus defectos y darles caracteres santos. . . . Todo esto debe hacerse ahora en las horas de gracia. Es ahora que esta obra ha de ser hecha por nosotros” (White, 2 Testimonies, p. 355).
Referencias adicionales: Mateo 16:24-27; 1 Juan 3:2; White, Palabras de Vida del Gran Maestro, p. 43; White, La Educación, p. 15, 16, 106; White, 4 Testimonies, p. 521; White, 1 Mensajes Selectos, p. 395.
¿Por qué se le llama al carácter el "pasaporte al cielo?”
"El que coopera con el propósito divino para impartir a los jóvenes un conocimiento de Dios, y modelar el carácter en armonía con el suyo, hace una obra noble y elevada. Al despertar el deseo de alcanzar el ideal de Dios, presenta una educación tan elevada como el cielo, y tan amplia como el universo; una educación que asegura al estudiante de éxito su pasaporte de la escuela preparatoria de la tierra a la superior, la celestial” (White, La Educación, p. 19).
El carácter puede ser legítimamente llamado el "pasaporte al cielo" porque es la única cosa que podemos llevar de esta tierra al cielo y determina nuestra idoneidad para desarrollar un carácter apropiado para morar en la atmósfera celestial (White: MJ 412, 414; PV 267). El tiempo de prueba sobre la tierra se da para desarrollar un carácter idóneo para el cielo. (White, Mensaje para los jóvenes, p. 413).
Un pasaporte lo identifica a uno como ciudadano de un país--por nacimiento o por decisión. De igual manera, el carácter identifica al cristiano como "nacido en la familia de Dios." Se puede mirar la aceptación de la salvación a través de la gracia ofrecida por Cristo como el boleto al cielo. El carácter indica que la persona pertenece al cielo.
Referencias adicionales: Juan 5:39; Mateo 7:20; Mateo 12:36,37; Mateo 19:17; Mateo 20:26-28; Romanos 14:13; Mateo 7:1; 1 Samuel 16:7.
LECTURAS SUGERIDAS

Clouse, Bonnidell. Moral Development: Perspectives in Psychology and Christian Belief.
Fowler, John M. The Concepts of Character Development in the Writings of Ellen G. White, pp. 106-122,223-224,228-230.
Lickona, Thomas J. (1991). Educating for character, How our schools can teach respect and responsability, chapter 3. (Español: Lickona (1995). Educación del carácter.)
White, Elena G. La Educación. (Páginas en inglés: 51-70, 99-120, 123-192, 301-309)
White, Elena G. Mente, Carácter y Personalidad, capítulos 11 y 61.
White, Ellen. The Sanctified Life, pp.7-79, 89-96.
White, Elena G. Palabras de Vida del Gran Maestro, pp. 9-14,85-92,217-226.

CAPÍTULO CINCO


1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   69

similar:

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconPerspectivas del desarrollo humano perspectiva psicoanalítica

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconMaestría en Educación Desarrollo del Carácter

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconPrograma psicología del desarrollo

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconConcepto de psicología del desarrollo

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconPsicología del Desarrollo Breve introducción

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconEs una enfermedad al gluten de carácter permanente que provoca, en...

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconResumen En este texto presentamos el desarrollo de una herramienta...

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconTema 1: historia y conceptos de la psicología del desarrollo

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconUniversidad cristiana del sur

Una perspectiva cristiana sobre la psicología del desarrollo del carácter iconDentro de las corrientes teóricas del campo de la psicología el humanismo...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com