Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático.




descargar 45.02 Kb.
títuloResumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático.
fecha de publicación22.10.2016
tamaño45.02 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Literatura > Resumen
REPRESENTACIONES SOCIALES DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA SOBRE EL IMPACTO DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN LA SALUD
Mónica Arto Blanco1

Pablo Ángel Meira Cartea2

Juan José Lorenzo Castiñeiras3

Resumen

Los escenarios futuros planteados por organismos como el IPCC hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. La presente investigación busca mejorar el conocimiento sobre la vinculación que la población establece entre el cambio climático y la salud humana, y forma parte de una serie demoscópica bianual que pretende retratar cómo está construyendo la sociedad española sus representaciones de las alteraciones climáticas. Los resultados obtenidos muestran que la percepción del cambio climático y de los riesgos que comporta está condicionada por factores estructurales y coyunturales, entre los que destacan el contexto socio-económico o las experiencias personales. En este sentido, sería necesario mejorar el ajuste entre las percepciones que expresa la sociedad española relativas a los impactos sobre la salud pública y los que las ciencias del clima y de la salud advierten que están sucediendo4.
Palabras clave: impactos, salud, representaciones sociales, adaptación, cambio climático.
Introducción

Los escenarios planteados por organismos como el Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) y la Organización Mundial de la Salud hablan de un incremento incuestionable en la ocurrencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático (CC). Las conclusiones del Cuarto Informe del IPCC (Parry et al., 2007) informan que la incidencia epidemiológica ya es constatable en el presente y será cada vez más evidente conforme se agudice el calentamiento global. Al igual que otros impactos derivados del CC, el grado de repercusión sobre la salud de las personas puede estar condicionado por variables como la ubicación geográfica, la edad, el género y otros factores socio-demográficos (nivel económico, tamaño del hábitat de residencia, patrones culturales, etc.). En este sentido, los países dotados con más recursos y mejores sistemas sanitarios han demostrado también enormes carencias para enfrentar, por ejemplo, fenómenos meteorológicos extremos. Según Parry et al. (2007), la escala de la amenaza sanitaria la convierte en uno de los ejes fundamentales a tener en cuenta en el diseño de cualquier política regional, estatal o local de respuesta y adaptación al CC.

El Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (2006) para España identifica la “salud humana” entre los ámbitos estratégicos clave. En el año 2009 se constituyó el Observatorio de Salud y Cambio Climático, definido como “el instrumento de análisis, diagnóstico, evaluación y seguimiento de los efectos del cambio climático en la salud pública y en el Sistema Nacional de Salud” (OSCC, 2013). Entre otros efectos sobre la salud, se destaca (PNACC, 2006; OSCC, 2013) el aumento esperado de la morbimortalidad causada por olas de calor, siendo la población mayor de 65 años la más vulnerable; el mayor riesgo de contraer enfermedades vectoriales propias de climas más cálidos y secos (dengue, enfermedad del Nilo Occidental, malaria, etc.) o transmitidas por garrapatas (encefalitis) y los cambios en la estacionalidad de algunos pólenes alergénicos.

Además de promover la investigación en el campo, el Observatorio nació con el objetivo de “impulsar una estrategia de comunicación pública, educación, sensibilización y participación de la sociedad española respecto del cambio climático y la salud” (OSCC, 2013). Ambas finalidades, investigar e informar a la población, son fundamentales para la puesta en marcha de medidas de prevención y adaptación a los nuevos escenarios climáticos. En este sentido, conviene destacar que el éxito de las políticas de adaptación al CC en el ámbito de la salud dependerá, junto al contexto actual de recortes presupuestarios y la privatización de los servicios sanitarios, de que se considere el “factor social” en su diseño; es decir, que se consideren las creencias, los conocimientos y las valoraciones que la sociedad española está construyendo sobre la crisis climática, y que condicionan y condicionarán las actitudes y los comportamientos respecto a ella (Meira et al., 2011).

Una de las características de la investigación sobre el CC es que se ha priorizado el conocimiento sobre las dimensiones biofísicas del fenómeno. Si bien la dimensión social del CC aparece en un segundo plano, los estudios de opinión pública han recogido de forma limitada la percepción de la ciudadanía sobre los impactos sobre la salud o lo han hecho a través de inferencias indirectas como el nivel de reconocimiento de los impactos del CC (sequías, fenómenos meteorológicos extremos, afectación a los cultivos, etc.). La necesidad de contar con estudios específicos sobre la percepción de la población española sobre las alteraciones climáticas ha orientado la realización de tres demoscopias a cargo del Grupo SEPA (Investigación en Pedagoxía Social y Educación Ambiental) de la Universidad de Santiago de Compostela, con el apoyo de Fundación MAPFRE (Meira, et al., 2009; Meira, et al., 2011; Meira et al., 2013). En concreto, este trabajo se basa en parte de los resultados obtenidos en la tercera demoscopia sobre las relaciones que establece la población española entre salud y CC.
Objetivos
La hipótesis de partida señala que las representaciones sociales del CC tienen elementos estables que aparecen de forma continuada en diferentes investigaciones a lo largo del tiempo, pero en la medida en que está “en construcción”, también se incorporarán nuevos elementos dentro de una dinámica permanente y dialéctica de estabilidad y cambio. En este sentido, los objetivos que se plantean son:

1) Identificar elementos estructurales en la representación social del CC y la salud.

2) Estudiar el rol de distintos medios y mediadores en la construcción de las representaciones sociales del CC.

3) Identificar pautas de comunicación y educación sobre el CC que permitan ajustar mejor su representación social con las amenazas que proyecta, para favorecer cambios significativos en los estilos de vida de la población.

Para ello, las dimensiones que se exploran en el cuestionario son las siguientes:

  • Los conocimientos y las creencias sobre las consecuencias del CC.

  • La relevancia y el grado de amenaza que le es atribuido por la población.

  • El grado de información autopercibido sobre el tema.

  • Los interlocutores sociales reconocidos, así como el grado de confianza que generan.

  • La responsabilidad atribuida a diferentes actores sociales en relación a las causas y las soluciones del cambio climático.


Metodología

La muestra del estudio está compuesta por 1.300 entrevistas personales domiciliarias, realizadas mediante un cuestionario semi-estructurado aplicado a población mayor de edad. El nivel de confianza es del 95% para p=q=0,5 y el error absoluto muestral: ±2,7%. Se ha realizado un muestreo polietápico con estratificación por cuotas proporcionales en función de la Comunidad Autónoma de residencia en todo el territorio español, abarcando las 17 comunidades y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, el tamaño del hábitat, el género y la edad de las personas encuestadas. El trabajo de campo se realizó entre el 12/05y el 15/06 de 2012.

El cuestionario utilizado se compone de cincuenta preguntas, de las que ocho abordan los vínculos entre salud humana y CC. En dos de estas preguntas el tema central son los efectos probables del CC sobre la salud y las restantes recogen ítems relativos a la salud personal, el papel de los centros sanitarios y los médicos, que, combinados con otros, permite establecer relaciones con otras dimensiones del CC. Los datos que se presentan derivan de cuestiones cerradas, siete de las cuales contienen alternativas de respuesta múltiple según categorías de frecuencia, probabilidad o grado, y la pregunta restante es cerrada con alternativa de respuesta simple. Por último, conviene destacar que, en general y con la intención de facilitar su lectura e interpretación, los datos presentados en los gráficos se corresponden con la suma de varias opciones de respuesta. Los resultados desagregados pueden consultarse en Meira et al., (2013).

Resultados

Los riesgos para la salud

La primera de las preguntas plantea diferentes enunciados que dibujan un escenario de futuro condicionado por el CC en los aspectos económicos, sociales y ecológicos. Se destaca, en general, el alto nivel de probabilidad atribuido a las diferentes consecuencias. Entre 7 y 8 de cada 10 personas encuestadas señalan como “muy” o “bastante probable” que en los próximos 20 años el CC ocasione: precios más elevados (del “agua potable”, 86,1% y de los “alimentos”, 84,3%), fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes (“sequías”, 86,3%; “aumento de temperaturas”, 83,7%; “inundaciones”, 75,3%), cambios en la agricultura (“disminución de la producción”, 73,7%; “cambios en los cultivos”, 73,4%; “erosión de los suelos”, 72,8%) y daños o cambios en el entorno (“incendios forestales”, 85,4%; “extinción acelerada de especies”, 69,5%; “pérdida de zonas costeras”, 69,8%). La expectativa sobre que la población española, en general, pueda padecer enfermedades, también recoge un porcentaje elevado, el 72,3%, pero se sitúa a 14 puntos de las consecuencias reconocidas como más probables. A diferencia de las categorías anteriores, solo el 43,2% considera “muy” o “bastante probable” que el CC provoque la “disminución significativa del turismo”.



En una perspectiva personal, la siguiente pregunta interrogó a las personas encuestadas sobre la probabilidad de que su salud se pudiese ver afectada como consecuencia del CC. El 25,0% opina que es “muy probable” y el 40,7% lo entiende como “bastante probable” de forma que más de 6 de cada 10 personas reconocen los riesgos del CC para su salud. Aunque son mayoría quienes creen que el CC puede deteriorar su salud, la percepción de padecer personalmente alguna enfermedad está ligeramente infravalorada frente a la percepción de la incidencia del CC en la salud pública. Es decir, la población atribuye mayor riesgo al CC cuando el colectivo afectado es genérico y ubicuo, mientras que disminuye el riesgo cuando se refiere a su propia persona.



La siguiente cuestión aborda afecciones concretas que, según la literatura científica, se vinculan con el CC o con otros problemas ambientales asociados. La mayoría de las personas entrevistadas reconoce el riesgo de padecer “asma” (66,5%), “procesos alérgicos” (71,7%), “daños por el excesivo calor o frío” (66,0%) o “infecciones por la calidad del agua o los alimentos” (60,4%). Menos de la mitad de la población reconoce como un riesgo elevado llegar a padecer “enfermedades tropicales” (40,9%), a pesar de ser uno de los principales impactos pronosticados en latitudes como la que ocupa la Península Ibérica. El 63,5% y el 38,7% de la población también asume, respectivamente, un mayor riesgo de padecer “cáncer de piel” y “cataratas” como derivación del CC, aunque la mayor incidencia epidemiológica de estas enfermedades no se pueda ligar a la alteración del clima y sí al deterioro de la capa de ozono.  De hecho, tanto el cáncer de piel como las cataratas se han incorporado a la encuesta para explorar algunas derivaciones de la confusión generalizada que liga causalmente la destrucción de la capa de ozono y el CC.



La información sobre cambio climático: interlocutores y niveles de confianza

La primera de las preguntas relativas a los hábitos informativos de la población aborda el grado de información subjetivo sobre diferentes aspectos del CC. La población española se describe a sí misma como “poco” o “nada informada” sobre el CC en un rango de seis a siete de cada diez personas. En concreto, los “efectos sobre la salud” (76,1%) y las “medidas de lucha” (76,8%) son las dimensiones del CC que más desconocimiento generan. El resto de las dimensiones consideradas supera ligeramente el 30% de respuestas sumando las alternativas de “muy” o “bastante informado”, concretamente sobre el “cambio climático en general” (33,5%), sobre las “consecuencias” (31,3%) y sobre las “causas” (31,3%). Aunque los porcentajes de desconocimiento son muy elevados, la población parece estar enfocando su representación del problema dejando a un lado los aspectos ligados a las soluciones o a dimensiones más personales como la propia salud, lo que contrasta con los elevados porcentajes en las cuestiones precedentes.


Otra de las dimensiones exploradas en el cuestionario es la figura de los interlocutores, tanto en su identificación como agentes reconocidos en materia climática como en la valoración del grado de confianza que genera la información que proporcionan. Si se analizan los resultados según la respuesta negativa, entre siete y nueve de cada diez personas encuestadas afirman que no han oído hablar durante el último mes sobre CC a ninguno de los interlocutores propuestos. Los más citados en el total de respuestas afirmativas son a un “amigo” (30,3%), a un “periodista” (27,7%), a un “familiar” (25,5%) y a un “ecologista” (21,9%). Los siguientes interlocutores, con porcentajes menores al 20%, son a un “científico” (19,5%), a un “compañero de trabajo” (15,2%) y a un “profesor o maestro” (13,7%).

Otro interlocutor genérico incluido en el cuestionario es la figura del “médico”, que solo alcanza el 12,1% de las respuestas afirmativas y se sitúa en la octava posición, lo cual parece corroborar la idea de que la población está lejos de asociar el CC con la dimensión de la salud de una forma cotidiana. Los políticos de diferentes ámbitos de la administración se encuentran entre los cinco últimos interlocutores sobre el CC identificados, alcanzando porcentajes de audiencia similares: el 9,6% ha escuchado hablar sobre el CC durante el último mes a un “político local”, el 9,5% a un “miembro del Gobierno” y el 8,5% a un “político nacional”. Los dos últimos interlocutores en este ranking son los “empresarios” (5,4%) y los “sindicalistas” (3,8%).



Ante la pregunta sobre el grado de confianza que merece la información sobre CC que proporcionan los diferentes interlocutores considerados, los encuestados sitúan en los tres primeros puestos, sumando el porcentaje de respuestas de “mucha” o “bastante confianza”, a grupos “ecologistas” (69,4%), “científicos” (67,6%) y “educadores ambientales” (64,6%). En cuarta posición aparecen los “médicos” (58,1%), seguidos por “profesores o maestros” (57,4%). Todos estos interlocutores generan más confianza que desconfianza en más de la mitad de las personas entrevistadas. Ligeramente por debajo del nivel del 50% de confianza se sitúan “amigos o familiares” (47,3%) y los “medios de comunicación” (43,7%).

Las administraciones y organizaciones gubernamentales que más confianza despiertan son las internacionales, la “ONU” (39,1%) y la “Unión Europea” (36,8%). Les siguen, con porcentajes similares entre ellas, la “Administración central” (26,3%), la “Administración autonómica” (24,9%) y los “Ayuntamientos” (24,6%). La mayor o menor confianza parece estar relacionada con la proximidad de la administración, de forma que los ayuntamientos son las peor valoradas, mientras que la ONU, como organismo internacional, es la mejor considerada. En los últimos puestos aparecen los “sindicatos” (16,2%) y los “empresarios” (11,9%).


Grado de responsabilidad: causas y soluciones

Si bien son los empresarios y los políticos las figuras a las que menos se ha oído hablar sobre CC y en las que menos confianza se deposita por la credibilidad de la información que proporcionan, son también las figuras sobre las que se proyecta una mayor responsabilidad en cuanto a las causas del CC. La población española atribuye la máxima responsabilidad, “mucha” o “bastante”, a las “grandes industrias” (92,4%) y a los “gobiernos” (85,6%). A continuación aparecen la “Unión Europea” (78,3%), la “ONU” (72,7%) y los “ayuntamientos” (72,6%). En sexto lugar están los “ciudadanos” (69,0%), seguidos de los “medios de comunicación” (60,8%) y los “científicos” (60,1%). Con un porcentaje cercano o inferior al 50,0% se sitúan los “ecologistas” (50,2%), los “agricultores o ganaderos” (45,9%) y los “sindicatos” (45,8%). Los “centros sanitarios” (45,8%) se ubican en los últimos puestos del ranking de responsabilidades, posición acorde con el peso que pueden tener en base a las emisiones y consumos energéticos ligados al desempeño de su actividad.



El análisis de los datos relativos a la responsabilidad en las soluciones del CC atribuida a los diferentes agentes sigue un esquema similar a la responsabilidad en las causas. En este caso agentes como científicos y ecologistas escalan posiciones. La población española considera que las “grandes industrias” (88,1%), los “gobiernos” (86,2%) y la “Unión Europea” (84,8%) son los máximos responsables de cara la puesta en marcha de soluciones, mientras que se le atribuye “poca” o “ninguna responsabilidad” los “centros sanitarios” (34,8%), los “sindicatos” (36,4%) y los “agricultores y ganaderos” (36,8%). Los “centros sanitarios” encabezan el grupo de menor responsabilidad en cuanto a las soluciones al CC, situándose por debajo a una distancia de 15 puntos con respecto al conjunto de los “ciudadanos”, y a 28 puntos del agente de mayor responsabilidad, las “grandes industrias”.



Conclusiones

En un estudio reciente realizado por AXA (2012) en trece países se recoge que las personas entrevistadas señalan como una consecuencia esperable del CC (72,0%) “la mayor incidencia de enfermedades” (57,0%), entre otras, junto a un nivel de preocupación elevado (73,0%). En la misma línea se sitúan los datos recogidos en este estudio, siendo mayoría las personas que identifican la probabilidad de sufrir impactos sobre la salud derivados de la alteración del clima. También para el caso español, la encuesta realizada por la Fundación BBVA en 2008 planteaba de forma explícita la probabilidad de ocurrencia en los próximos 25 años de un “aumento de las enfermedades”: la mayoría de las personas encuestadas también reconocían como “muy” (26,2%) o “bastante probable” (43,0%) dicha posibilidad. A pesar de estos porcentajes mayoritarios y elevados, es conveniente relativizarlos según el riesgo autopercibido, ya que existe una tendencia a sobrevalorar los impactos esperados del CC cuando estos se presentan previamente a la persona entrevistada (Akerlof et al., 2010). Las metodologías de estudio pueden estar favoreciendo un retrato de las percepciones de la sociedad española en cierta medida irreal y al que es necesario aproximarse desde otras metodologías.

Uno de los elementos llamativos de los resultados es la vinculación entre el CC y el deterioro de la capa de ozono también en el ámbito de la salud, a pesar de tratarse de problemas bien diferenciados para la ciencia. Según este conocimiento erróneo, las repercusiones en la salud derivarían de una mayor exposición a la radiación UV, de ahí la creencia erróneamente atribuida al CC de un mayor riesgo de padecer cáncer de piel o cataratas.

Entre los estudios centrados específicamente en la salud conviene destacar aquellos vinculados a Yale Project on Climate Change Communication y realizados en países como EE.UU, Canadá o Malta. Entre sus conclusiones, cabe destacar que apelar a la salud puede ser una vía de enmarcado para lograr una mayor conexión e implicación de la población en la lucha contra el CC, tanto desde la perspectiva de la adaptación a los nuevos escenarios climáticos, como a través de la apuesta por estilos de vida más saludables que también permiten minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero (Akerlof et al., 2010; Myers et al., 2012).

A modo de conclusión se puede señalar que,  más allá del valor como ciencia social básica, esta investigación está concebida para ayudar a quienes se dedican a elaborar y desarrollar materiales, programas y acciones de comunicación y educación sobre el CC. En este sentido, sería necesario mejorar el ajuste entre las percepciones de la sociedad española relativas a los impactos del CC sobre la salud pública, y los que las ciencias del clima y de la salud advierten que están sucediendo. Sin duda, el ámbito sanitario podría jugar un papel muy relevante de cara a la educación de la población hacia los problemas derivados del CC, principalmente fomentando estilos de vida personales y colectivos “bajos en carbono”.
Bibliografía

Akerlof et al. (2010) “Public Perceptions of Climate Change as a Human Health Risk: Surveys of the United States, Canada and Malta” en International Journal of Environmental Research and Public Health, vol. 7, pp. 2559-2606.
Axa-Ipsos (2012) “Individual perceptions of climate risks” disponible en http://www.axa.com/lib/axa/uploads/cahiersaxa/Survey-AXA-Ipsos_climate-risks.pdf .
Fundación BBVA (2008) “Percepciones y actitudes de los españoles hacia el calentamiento global” disponible en http://www.fbbva.es/TLFU/dat/presentacion_calentamiento_global.pdf .
Meira Cartea, P., Arto Blanco & Montero Souto, P. (2009) La sociedad ante el cambio climático. Conocimientos, valoraciones y comportamientos en la población española. 2009, Madrid, FUNDACIÓN MAPFRE. Disponible en http://www.fundacionmapfre.org/fundacion/es_es/images/la-sociedad-ante-el-cambio-climatico-2009_tcm164-21283.pdf .
Meira Cartea, P., Arto Blanco, M., Heras Hernández & F., Montero Souto, P. (2011) La sociedad ante el cambio climático. Conocimientos, valoraciones y comportamientos en la población española. 2011, Madrid, FUNDACIÓN MAPFRE. Disponible en http://www.fundacionmapfre.org/fundacion/es_es/images/La-Sociedad-ante-el-Cambio-Climatico-2011-%28Final%29_tcm164-20076.pdf .
Meira Cartea, P., Arto Blanco, M., Heras Hernández, Iglesias da Cunha, L., Lorenzo Castiñeiras, J. J. & F., Montero Souto, P. (2011) La respuesta de la sociedad española ante el cambio climático. 2013, Madrid, Fundación MAPFRE. Disponible en http://www.fundacionmapfre.org/fundacion/es_es/images/sociedad-espanola-cambio-climatico-2013_tcm164-25740.pdf .
Myers, T.A., Nisbet, M.C., Maibach, E.W. & Leiserowitz, A.A. (2012) “A public health frame arouses hopeful emotions about climate change” en Climatic Change, nº113, pp. 1105-1112.
Oficina Española de Cambio Climático (2011). Segundo Informe de Seguimiento del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, Madrid, Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.
Parry, M.L., Canziani, O.F., Palutikof, J.P., Van der Linden & P.J., Hanson, C.E. (2007) (Eds.). Climate Change 2007: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Fourth Assessment Report of the IPCC, Cambridge, Cambridge University Press.
 

1 Investigadora y doctoranda en el programa de Doctorado Interuniversitario en Educación Ambiental de la Universidade de Santiago de Compostela (monica.arto.blanco@usc.es).

2 Profesor titular de Educación Ambiental en la Universidade de Santiago de Compostela (pablo.meira@usc.es).

3 Investigador y doctorando en el programa de Doctorado de Teoría e Historia de la Educación en la Universidade de Santiago de Compostela (juanjo.lorenzo@usc.es).

4 Este texto ha sido realizado en el marco del proyecto de investigación RESCLIMA (La relación entre ciencia y cultura común en las representaciones sociales del cambio climático: aportes a la educación y la comunicación sobre riesgos climáticos), financiado por la Dirección General de Investigación Científica y Técnica del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España dentro del Subprograma de Proyectos de Investigación Fundamental no Orientada, en el marco del VI Programa nacional de I+D+i 2008-2011, Convocatoria de 2012, referencia EDU2012-33456.


similar:

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconSe define como un síndrome metabólico caracterizado por un defecto...

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconResumen como hablan los bebéS” alumna

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconEs una enfermedad crónica que se caracteriza por un aumento de la...

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconResumen el Síndrome de Angelman (SA) se produce como consecuencia...

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconEl cambio climático y el calentamiento global

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconCambio climático, calentamiento global y sus efectos

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconQue sólo puede multiplicarse dentro de las células de otros organismos....
«agente que causa enfermedades infecciosa» se usó por primera vez en 1728,15 antes del descubrimiento de los virus por Dmitri Ivanovski...

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconPor medio de la cual se reconocen las enfermedades huérfanas como...

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconPara estudiar y comprender mejor la genética Medel, trato a las características...
Información genética" como portador de la herencia, por lo que se le conoce como "memoria de la célula"

Resumen Los escenarios futuros planteados por organismos como el ipcc hablan de un aumento incuestionable en la incidencia de enfermedades y muertes prematuras a nivel global como consecuencia del cambio climático. iconResumen Tener organizaciones competitivas en México, exige que se...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com