Competencias básicas: origen, concepto y tipología




descargar 131.75 Kb.
títuloCompetencias básicas: origen, concepto y tipología
página1/3
fecha de publicación09.02.2016
tamaño131.75 Kb.
tipoCompetencia
b.se-todo.com > Literatura > Competencia
  1   2   3

Tema 14: Área de Lengua Castellana y Literatura



TEMA 14: EL ÁREA DE LA LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA EN LA EDUCACIÓN PRIMARIA: ENFOQUE, CARACTERÍSTICAS Y PROPUESTAS DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA. CONTRIBUCIÓN DEL ÁREA AL DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS BÁSICAS. OBJETIVOS, CONTENIDOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN: ASPECTOS MÁS RELEVANTES. DESARROLLO DE LA COMPETENCIA COMUNICATIVA EN OTRAS ÁREAS DEL CURRÍCULO.



  1. INTRODUCCIÓN

  2. EL ÁREA DE LA LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA EN LA EDUCACIÓN PRIMARIA: ENFOQUE, CARACTERÍSTICAS Y PORPUESTA DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA

    1. Enfoque

    2. Características

    3. Propuestas de intervención educativa

  3. CONTRIBUCIÓN DEL ÁREA AL DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS BÁSICAS.

    1. Competencias básicas: origen, concepto y tipología

    2. Contribución del área

  4. OBJETIVOS, CONTENIDOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN: ASPECTOS MÁS RELEVANTES.

    1. Objetivos

    2. Contenidos

    3. Criterios de evaluación

  5. DESARROLLO DE LA COMPETENCIA COMUNICATIVA EN OTRAS AREAS DEL CURRICULO.

  6. BIBLIOGRAFÍA

INTRODUCCIÓN

La enseñanza de la Lengua Castellana y Literatura (en adelante LCYL) posee un importante peso específico en la Etapa de Primaria (EP). Con su adquisición, aprendizaje y progresivo dominio el alumno se asegura la doble función de comunicación y representación del mundo. Debido a ello, la competencia lingüística es considerada la competencia básica por excelencia.

Entre las finalidades de la Educación Primaria, como etapa de desarrollo integral y armónico de los aspectos intelectuales, afectivos y sociales de la persona, la educación lingüística ocupa un lugar preferente. A lo largo de esta etapa los niños y las niñas deben empezar a adquirir un saber reflexivo sobre las prácticas comunicativas necesarias para vivir en la sociedad del siglo XXI. El área de lengua tiene como objeto el desarrollo de las habilidades lingüísticas: escuchar, hablar y conversar, leer y escribir. Así mismo, pretende acercar a la lectura y comprensión de textos literarios.

Aprender lengua significa, por tanto, alcanzar la competencia necesaria para desenvolverse con facilidad y éxito en las diferentes situaciones de la vida, incluida la escolar, en la que los textos académicos para aprender contenidos de otras áreas ocupan un lugar destacado.

La aprobación de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (en adelante, LOE), modificada en parte por la LOMCE, ha supuesto la identificación de unos principios fundamentales:

  • Calidad y equidad.

  • Esfuerzo compartido

  • Compromiso con los objetivos educativos planteados por la Unión Europea para los próximos años.

¿Qué tratamiento tiene este área en la legislación vigente? La respuesta a esta pregunta será lo que ocupe la extensión del tema, es decir, daremos respuesta al enfoque y desarrollo del área de LCYL en la LOE-LOMCE.

El lenguaje, y su vehículo, la lengua, constituye una actividad humana compleja que asegura dos funciones básicas: la de comunicación y representación.

Los seres humanos se comunican entre sí a través de diferentes medios y sistemas: los gestos, la música, las representaciones plásticas, los símbolos numéricos y gráficos. El lenguaje verbal es el medio más universal de comunicación, permite recibir u transmitir información de diversa índole e influir sobre las otras personas con las que interactuamos, regulando y orientando su actividad, al mismo tiempo que ellas influyen sobre nosotros y pueden regular y orientar nuestra propia actividad. La comunicación es una función esencial del lenguaje en el intercambio social.

Además de ser un instrumento de comunicación, le lenguaje es un medio de representación del mundo, aunque contiene elementos no lingüísticos, en la educación primaria la representación del mundo es lingüística y no lingüística. El lenguaje está estrechamente ligado al pensamiento hasta el punto de cumple una función auto-reguladora del pensamiento y de la acción.

De acuerdo con una concepción funcional de la lengua, el ámbito de actuación educativa debe ser el de la adecuación del discurso, tanto oral como escrito, a los componentes del contexto y de la situación, de la coherencia de textos y de la corrección gramatical de los enunciados. Por ello el objetivo último de la educación en la Lengua Castellana y Literatura (de ahora en adelante LCYL) en la etapa de EP ha de ser que los niños y niñas consigan un dominio en destrezas como: escuchar, hablar, leer y escribir, asimismo se pretende la iniciación en la reflexión sistemática sobre el uso de la lengua.

EL ÁREA DE LA LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA EN LA EDUCACIÓN PRIMARIA: ENFOQUE Y CARACTERÍSTICAS.

El lenguaje es un sistema de signos que sirve para expresar ideas y sentimientos. Asegura dos funciones básicas: la comunicación y la representación. El lenguaje verbal posee dos grandes dimensiones: oral y escrita, que se concretan en cuatro grandes habilidades: escribir, hablar, escuchar y leer. Todas ellas son abordadas por el área de LCYL

ENFOQUE

La concepción tradicional de la Didáctica del área se centraba en el estudio descriptivo de los contenidos, léxicos y gramaticales. No contemplaba la algunos aspectos tales como la comunicación, el lenguaje oral… el lingüista Saussare sugería centrarse más en el estudio de la lengua oral, aunque en los estudios y las prácticas educativas sigue primando la lengua escrita sobre la oral. No obstante se ha producido una evolución en el concepto de competencia: primero se hablará de competencia lingüística, luego de la pragmática, y la suma de ambas será la competencia comunicativa, que engloba tanto la comunicación oral como la escrita.

El proceso de enseñanza-aprendizaje de la lengua se realiza a través de la creación de contextos reales de comunicación, los cuales conforman la estructura de la lengua en su globalidad. Esta es la esencia del llamado enfoque comunicativo de la lengua, enfoque sobre el que los Reales Decretos 1513/2006; 126/2014 y el Decreto 56/2007, Decreto 27/2014 hacen especial hincapié. No se trata ya de que los estudiantes adquieran un determinado sistema lingüístico, sino de que sean capaces de utilizarlo para comunicarse de forma adecuada y efectiva. En el enfoque comunicativo se promulga un tipo de enseñanza centrada en el alumno, en sus necesidades tanto comunicativas como de aprendizaje. Esto supone una pérdida de protagonismo por parte del profesor y de los programas, en favor de una mayor autonomía de los estudiantes. Tendrán una mayor responsabilidad en la toma de decisiones sobre su propio proceso de aprendizaje. Los alumnos son los agentes reales del proceso. Son ellos los que, con la ayuda del profesor, consiguen aprender. En realidad, el profesor no tiene control directo sobre el aprendizaje en la medida en que éste es un proceso interno de los alumnos. Lo que sí deberá hacer será ofrecer distintos tipos de estímulos al proceso. Actualmente, se ha producido una inversión en la relación enseñanza-aprendizaje, siendo el alumno el protagonista activa de su propio proceso de aprendizaje. Los estudios en el campo de la sociolingüística y de la pragmática han transformado la concepción de nuestro objeto de estudio, de forma que en el aula no se espera que se enseñe únicamente el sistema lingüístico, sino la forma de utilizarlo adecuadamente para comunicarse. También se ha puesto de manifiesto la necesidad de contextualizar la lengua para interpretar correctamente los enunciados.
Entre las finalidades de la Educación primaria, como etapa de desarrollo integral y armónico de los aspectos intelectuales, afectivos y sociales de la persona, la educación lingüística ocupa un lugar preferente. A lo largo de esta etapa los niños y las niñas deben empezar a adquirir un saber reflexivo sobre las prácticas comunicativas necesarias para vivir en la sociedad del siglo XXI. El área de lengua es el ámbito privilegiado para conseguir estas metas aunque todas las áreas, al emplear el lenguaje como medio de comunicación y de adquisición y transmisión del conocimiento, son responsables del desarrollo de la comunicación lingüística. Así pues, esta área tiene como objeto el desarrollo de las habilidades lingüísticas: escuchar, hablar y conversar, leer y escribir. También, y de manera específica, pretende acercar a la lectura y comprensión de textos literarios.
Aprender una lengua no es únicamente apropiarse de un sistema de signos, sino también de los significados culturales que éstos transmiten y, con estos significados, de los modos en que las personas entienden o interpretan la realidad. De la misma manera el lenguaje es un poderoso instrumento para regular la convivencia, para expresar ideas, sentimientos y emociones y, en definitiva, para controlar la propia conducta. El lenguaje contribuye así a construir una representación del mundo socialmente compartida y comunicable, al equilibrio afectivo y a la integración social y cultural de las personas.
Situar la enseñanza y el aprendizaje de la lengua en el marco de la competencia comunicativa significa que el currículo se centra en el aprendizaje de las destrezas discursivas, cuyo dominio requiere de procedimientos y conocimientos explícitos acerca del funcionamiento del lenguaje en todas sus dimensiones: tanto los elementos formales como las normas sociolingüísticas que presiden los intercambios; la planificación y estructuración de los textos, la articulación de los enunciados mediante procedimientos de cohesión y la organización de las oraciones de acuerdo con reglas léxico-sintácticas.
Aprender lengua significa, por tanto, alcanzar la competencia necesaria para desenvolverse con facilidad y éxito en las diferentes situaciones de la vida, incluida la escolar, en la que los textos académicos para aprender contenidos de otras áreas ocupan en este currículo un lugar destacado. El punto de partida para la educación lingüística es el uso de la lengua que los niños ya han adquirido al iniciar la etapa. El papel de la Educación primaria será ampliar esta competencia lingüística y comunicativa de modo que sean capaces de interactuar en los diversos ámbitos sociales en los que se van a ver inmersos. De éstos se han seleccionado aquellos que se estiman más apropiados para el trabajo escolar: el de las relaciones sociales, el de los medios de comunicación, el literario y, de manera privilegiada, el ámbito académico. Es en dichos ámbitos donde se interpretan y producen los distintos textos y es en ellos en los que se deben desarrollar las diferentes habilidades lingüísticas.
El currículo se articula alrededor de un eje que es el uso social de la lengua en los diferentes contextos: privados y públicos, familiares y escolares. En torno a este hilo conductor los contenidos se han organizado en bloques que intentan ordenar la complejidad de los aprendizajes lingüísticos que aparecen integrados en las situaciones de comunicación y que requieren diferentes estrategias. Esto no significa que la ordenación de los contenidos que se ofrece sea la que corresponde a la actividad docente, ya que existen muchas conexiones entre los distintos bloques y, por ejemplo, las actividades de comprensión y de expresión van siempre unidas.

CARACTERÍSTICAS

Las principales características del área de Lengua castellana y Literatura son las siguientes:

Planteamiento Integrado: La organización del currículo debe ser un planteamiento integrado y contextualizado, donde interactúan el lenguaje oral y escrito, que son la dimensión expresiva y perceptiva) que parten de las experiencias directas o indirectas de los alumnos.

Experiencia: la experiencia es necesaria para asimilar todo lo que queremos enseñar, experiencias directas como indirectas en la escuela o fuera de ella

Técnicas de la Información y de la Comunicación (TIC): debemos utilizar las nuevas tecnologías para el desarrollo de esta área, ya que es la que mas se presta a ello y los niños adquieren mucha información gracias a las TIC, y eso hay que aprovecharlo

Atención al desarrollo evolutivo: el currículo de esta área ha de atender al desarrollo evolutivo, físico, sensorial y psíquico del alumno.

Interdisciplinariedad: El área engloba distintos ámbitos del saber y debe tratarse desde todas las áreas, creando así en el niño aprendizajes significativos.
Características y fundamentación lingüística: Por encima de cualquier otro sistema de comunicación (gestos, movimientos, señales, símbolos de cualquier tipo...), el lenguaje verbal se constituye en el medio más universal de transmitir y recibir información; sin embargo, al lado de esta función esencialmente comunicativa, el lenguaje humano cumple otra función de representación del mundo físico y social. El ámbito de actuación de la lengua en la escuela tiene que ser el discurso, nivel en que convergen dichas funciones. Así, la educación lingüística no se corresponde con una preparación meramente gramatical, sino que debe incidir sobre la coherencia, cohesión y propiedad del discurso. De igual modo ha de atenderse a sus requisitos estructurales, es decir, a las unidades que la configuran y a las reglas que las relacionan. Desde la perspectiva estructural, una lengua es un sistema de signos (unidades mentales de significados y significantes) interrelacionados, cuyas leyes están en función de la organización de la totalidad. De esta concepción se implica un tratamiento interdependiente de los distintos niveles lingüísticos (fonético, morfológico, sintáctico y léxico-semántico) siempre dentro del ámbito del discurso. Las aportaciones de la Lingüística deben utilizarse teniendo en cuenta que todos los conceptos y procedimientos deben estar subordinados al desarrollo de las competencias básicas y objetivos que persigue esta área en la Educación Obligatoria y, más especialmente en la Educación Primaria: el desarrollo de la capacidad para utilizar el lenguaje como instrumento de comunicación, representación y conocimiento.
Características y fundamentación psicopedagógica: En los primeros años de vida, en el ser humano predomina un tipo de representación vinculada a percepciones sensoriales y a la motricidad. A medida que va adquiriendo el dominio del lenguaje, la mayor parte de su representación es de carácter lingüístico. Por ello, el lenguaje está estrechamente unido al pensamiento: gracias al lenguaje interior nos comunicamos con nosotros mismos, planeamos, orientamos y regulamos nuestra actividad. La lengua es un instrumento básico de comunicación, favorece la formación de un pensamiento claro y organizado y es el principal medio de representación del mundo. Por ello, es también un instrumento fundamental de aprendizaje y de conocimiento de la realidad. La comunicación oral y escrita forman parte constante en las actividades de clase, la lengua relaciona todas las áreas, la cual tiene como consecuencia una estrecha relación entre el dominio de la lengua y el progreso en cada una de ellas. El lenguaje continúa siendo uno de los principales instrumentos de que disponen los niños para el conocimiento de los diferentes contenidos de las diversas áreas a través de exposiciones, debates, conversaciones, resúmenes, informes, etc. El lenguaje, en definitiva, está íntimamente ligado a la construcción del conocimiento y al dominio de actividades no estrictamente lingüísticas como las cognoscitivas, las motrices o las de planificación y control de la actividad. A lo largo de la Educación Primaria el lenguaje despliega ya su total funcionalidad. Su uso en la comunicación significativa favorece su desarrollo y éste, a su vez, resulta beneficiado por la capacidad creciente que tienen los alumnos de analizar la propia lengua y de reflexionar sobre los productos lingüísticos. Esto es así porque en el transcurso de la etapa se desarrollan actitudes como la curiosidad intelectual, el interés por la explicación rigurosa, etc.
  1   2   3

similar:

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas

Competencias básicas: origen, concepto y tipología iconCompetencias básicas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com