Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica




descargar 115.13 Kb.
títuloTítulo: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica
página2/3
fecha de publicación22.02.2016
tamaño115.13 Kb.
tipoCompetencia
b.se-todo.com > Derecho > Competencia
1   2   3

Riesgos de incluir la formación de psicólogo forense dentro del Máster Oficial en Psicología Sanitaria

Con el desarrollo hasta aquí planteado, se advierten tres grandes riesgos en caso de optar por organizar la formación del psicólogo forense dentro del Máster Oficial en Psicología Sanitaria:

a) en lo referente a la adquisición de conocimientos y competencias de los profesionales.

Estaríamos ante una formación insuficiente para el desempeño de la labor pericial, ya que la formación clínica va dirigida fundamentalmente al desarrollo de competencias para la práctica asistencial, labor ajena a la actuación forense. Por otro lado, la perspectiva clínica en el abordaje de la exploración psicopatológica resulta poco útil al perito psicólogo. Atendiendo a la enorme repercusión de la intervención forense creemos que esta vía dañaría la calidad del servicio dispensado, pudiendo causar graves perjuicios sociales y personales. Además, tal y como se ha referido previamente, resulta profusamente complicado que el transito del rol clínico al forense se haga de manera eficaz.

b) En lo que se refiere al avance de la Psicología Forense.

Supondría una pérdida de su propia identidad, lo que limitaría su evolución como campo disciplinar independiente, ya que los intereses y retos de la Psicología Clínica son distintos a los de la Psicología Forense (ver tabla 4). En consecuencia, no se innovaría ni crearía nuevo conocimiento específico para la forensía.

[Insertar Tabla 4]

c) En lo referente al progreso de la Psicología Jurídica.

La segregación de la Psicología Forense supondría un fuerte impacto a la consolidación y desarrollo de la Psicología Jurídica atendiendo al considerable peso que representa dentro de la misma. En este sentido, podemos estar facilitando que el ámbito de la Psicología Jurídica sea absorbido por la Criminología. Un primer indicador de este riesgo puede inferirse de la elevada carga lectiva de asignaturas propias de la Psicología, especialmente relacionadas con la Psicología Jurídica, en el Grado de Criminología (ver tabla 5). Esta situación puede provocar un importante conflicto de competencia profesional entre criminólogos y psicólogos jurídicos en aquellos ámbitos relacionados con el Derecho Penal como así lo atisba el propio Libro Blanco sobre el título de Grado en Criminología y Seguridad (Giménez-Salinas, 2005) y algunos trabajos recientes surgidos en el ámbito de la Criminología (Climent, Garrido, y Guardiola, 2012; Sánchez, 2012).

Propuesta formativa del psicólogo forense en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior

Atendiendo a los objetivos del Espacio Europeo de Educación Superior y los estándares europeos en relación con el ejercicio profesional de la Psicología (Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos [EFPA], 2005) que requieren de una formación mínima de seis años distribuida de la siguiente forma: grado (que en nuestro país tendrá una duración de cuatro años), el Máster de la especialización y una formación práctica supervisada; entendemos que la complejidad y especificidad de la intervención forense, junto con la enorme repercusión del trabajo pericial, justifican el diseño de una formación especializada en este campo dentro del marco de la Psicología Jurídica.

En consecuencia, lo ideal sería la creación de un Máster Oficial en Psicología Jurídica con diferentes itinerarios (i. e., Psicología Penitenciaria, Psicología de la Vitimización Crimininal) dentro de los que se recogería un itinerario curricular específico para el psicólogo forense.

Este máster, conjuntamente con la práctica supervisada que comporte, tendría que garantizar la adquisición de una serie de competencias por parte del/a alumno/a que se refieren a continuación:

Competencias generales.

  1. Que los titulados/as adquieran los conocimientos avanzados que definen la Psicología Jurídica y Forense, incluyendo sus teorías, métodos y subáreas de aplicación.

  2. Que estén capacitados para el desempeño profesional como psicólogos jurídicos y forenses a un nivel especializado.

  3. Que estén capacitados para resolver problemas en contextos nuevos e interdisciplinares relacionados con la Psicología Jurídica y Forense.

  4. Que estén capacitados para tomar decisiones de un modo crítico sobre la aplicación e interpretación de los resultados derivados de los procedimientos de evaluación e intervención forense.

  5. Que tengan capacidad para ejercer su actividad profesional desde el respeto al Código Deontológico del psicólogo, mostrando compromiso ético y profesional.

Competencias específicas.

  1. Ser capaz de elaborar diseños de investigación-acción en los diversos ámbitos de la Psicología Jurídica y Forense.

  2. Ser capaz de establecer las metas de la actuación psicológica en el contexto jurídico.

  3. Ser capaces de realizar evaluación psicológica, social y forense en los niveles individual, grupal y comunitario.

  4. Ser capaz de resolver de problemas psicológicos forenses en contextos complejos.

  5. Saber redactar y elaborar informes periciales en todos los ámbitos de intervención en la Sala de Justicia (penal, civil, laboral, menores,…).

  6. Saber realizar informes técnicos, recomendaciones de intervención o informes sobre el momento de la investigación o programa de intervención.

  7. Saber llevar a cabo evaluaciones de riesgo, reincidencia, de pronóstico de rehabilitación y reinserción social, y permisos penitenciarios.

  8. Tener capacidad para la defensa oral de informes ante destinatarios y Administración.

  9. Manejar recursos de negociación y mediación para la resolución de conflictos y problemas psicojurídicos.

  10. Ser capaz de divulgar y comunicar de forma eficaz, entre otros, a destinatarios, profesionales, responsables institucionales y población general, los resultados de las diferentes fases del proceso de evaluación e intervención.

  11. Conocer y asumir las limitaciones de la evaluación y actuación en Psicología Jurídica y Forense, ajustándose a los requerimientos deontológicos y los estándares internacionales (p.e., APA, EFPA).

  12. Ser capaz de orientar la actuación profesional por valores de respeto, igualdad imparcialidad y objetividad.

Competencias específicas de investigación.

  1. Saber manejar fuentes documentales especializadas para la búsqueda de información.

  2. Saber formular un problema de investigación en el ámbito de la Psicología Jurídica y Forense.

  3. Saber diseñar y desarrollar una investigación científica en el ámbito de la Psicología Jurídica y Forense.

  4. Saber redactar y defender un informe de investigación.

Competencias Transversales.

  1. Resolución de problemas y toma de decisiones.

  2. Trabajo en equipo y la colaboración con otros profesionales.

  3. Compromiso ético.

  4. Capacidad de gestión de la información.

  5. Capacidad para desarrollar y mantener actualizadas las propias competencias, destrezas y conocimientos según los estándares de la profesión.

  6. Ser capaz de obtener información de forma efectiva de otras personas.

Esta propuesta es compatible también con la actual iniciativa en relación con el sistema de acreditación profesional promovido por el Órgano Colegial (Jarne et al., 2012). Dicha acreditación versaría sobre las áreas de especialización tradicionales de la Psicología, entre las que se encuentra la Psicología Jurídica (recientemente se ha formado la División de Psicología Jurídica dentro del Consejo General de Colegios de Psicólogos de España), y se correspondería con el nivel de especialista. Asimismo, debería estudiarse la concreción de un ulterior nivel de acreditación que supondría la condición de experto y que definiría al profesional o científico que ha alcanzado competencias específicas de alto nivel, fruto de su experiencia en su puesto de trabajo.

De este modo, el perfil del psicólogo forense podría quedar definido como un especialista en Psicología Jurídica con mención específica de Psicólogo Forense. Además, el profesional debería contar con una práctica supervisada en el ámbito jurisdiccional concreto en el que vaya a desarrollar su función.

La Psicología Jurídica cuenta con perfiles profesionales claramente consolidados en el ámbito del ejercicio público de la profesión que deberían aparecer recogidos en los diferentes itinerarios ofertados en el Máster Oficial de Psicología Jurídica, reconocidos con una mención específica, lo que a su vez motiva la necesidad de buscar el reconocimiento oficial de esta especialidad. Como se señala en la propuesta colegial, una posible vía podría ser contar primero con el reconocimiento profesional (a través del colegio) y desde ahí, solicitar el reconocimiento oficial (Jarne et al., 2012).

Conclusiones

La intervención del psicólogo en el ámbito forense es una tarea compleja y de enorme responsabilidad, que exige de una formación especializada que aglutine, a su vez, una preparación amplia en distintos campos de la Psicología (Vázquez-Mezquita, 2005).

La necesaria formación del psicólogo forense en el campo de la Psicopatología no puede justificar, por sí sola, la propuesta de articular la formación de estos profesionales dentro de un Máster en Psicología Sanitaria. En primer lugar, porque la Psicopatología no es el único campo de conocimiento que precisa el perito psicólogo; en segundo lugar, porque las características del contexto de exploración judicial obligan a unos conocimientos y habilidades específicos del psicólogo forense que difieren manifiestamente del psicólogo clínico a la hora de abordar la evaluación psicopatológica; y en tercer lugar, porque el profesional sanitario tiene como función primordial la labor asistencial primando en su formación el manejo de las distintas alternativas terapéuticas para cada uno de los trastornos mentales, temática de escaso valor para el perito psicólogo.

Por otro lado, el debate generado no obedece a ninguna realidad profesional. Investigaciones realizadas ponen de manifiesto que los jueces solicitan de sus asesores en psicología una formación especializada en psicología forense (Catalán et al., 2013).

Por lo tanto, lo ideal sería el diseño y la creación de un itinerario curricular específico y especializado para el psicólogo forense dentro de lo que tradicionalmente ha sido su marco disciplinar, esto es, la Psicología Jurídica. De este modo, se revela crucial demandar a la Administración de Justicia el desarrollo de un marco normativo que delimite de forma concreta y precisa las competencias y funciones del psicólogo forense, en este sentido, sería interesante retomar la iniciativa recogida en la Ley Orgánica 5/2000 sobre la creación de un Cuerpo de Psicólogos Forenses. Se trata de un paso previo un posterior reconocimiento oficial de la especialidad en psicología forense.

También sería aconsejable que, desde la División de Psicología Jurídica del Consejo General de la Psicología, se demandase a la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA) el desarrollo del itinerario acreditativo en el campo de la Psicología Jurídica y Forense (en la actualidad se ha desarrollado el de Educativa, Clínica y Salud, Organización y Trabajo y “otros”). En este sentido, señalar que la propia EFPA reconoce características propias y diferenciales a la práctica de la psicología dentro de la ley y la justicia, como lo demuestra el documento sobre recomendaciones para una práctica ética en el trabajo forense y como perito del psicólogo (EFPA, 2004).

Desde el trabajo presentado se entiende que articular la formación en psicología forense a través del Máster en Psicología Sanitaria tiene el atractivo del refuerzo inmediato que supone obtener la única especialidad con reconocimiento oficial dentro de la Psicología y los beneficios que implica (capacitación sanitaria); sin embargo, ese itinerario curricular, tal y como se ha tratado de evidenciar, se aleja de las funciones y competencias demandadas a la práctica forense, lo que repercutiría negativamente en el servicio prestado a la sociedad en general y al mundo de la ley en particular, además de constituir un serio riesgo para el desarrollo científico y profesional de este área, hoy en día plenamente consolidada dentro de la Psicología aplicada.

Referencias

American Psychiatric Association. (2013). DSM-5. Diagnostic and statistical manual of mental disorders. Washington, DC: American Psychiatric Publishing.

American Psychological Association. (2013). Specialty guidelines for forensic psychology. American Psychologist, 68, 7-19.

Arce, R., Fariña, F., Caballal, A., y Novo, M. (2009). Creación y validación de un protocolo de evaluación forense de las secuelas psicológicas de la violencia de género. Psicothema, 21, 241-247.

Barrios, L. F. (2000). Imparcialidad y objetividad del perito psiquiatra. Revista de Estudios Penitenciarios, 248, 9-43.

Beltrán, A. (1994). Derecho penal y realidad social. En S. Delgado (Ed.), Psiquiatría legal y forense (pp. 83-94). Madrid: Colex.

Buela-Casal, G. (2005). ¿La Psicología es una profesión sanitaria? Papeles del Psicólogo, 26, 2-3.

Catalán, M. J., y Domingo, J. (1987). La necesidad de incluir la Psicología Jurídica dentro de los planes de estudio de la Psicología. Papeles del Psicólogo, 30. Recuperado de http://www.papelesdelpsicologo.es/imprimir.asp?id=326

Catalán, M. J., Soler, C., Andreu, P., Matás, A., Martínez, M. J., y Abadía, S. (2013, Febrero). Valoración de los informes periciales psicológicos por jueces y fiscales. Ponencia presentada en el VII Congreso (Inter) Nacional de Psicología Jurídica y Forense, Madrid.

Chacón, F. (2008, Mayo). Editorial: Situación de la Psicología Jurídica. Guía del Psicólogo nº 281. Recuperado de http://www.copmadrid.org/webcopm/publicaciones/editorial_052008.pdf.

Comisión de Justicia. (2013). Proposición no de Ley 161/002019. Boletín Oficial de las Cortes Generales, 342, 6-7. Recuperado de http://www.congreso.es/public_oficiales/L10/CONG/BOCG/D/BOCG-10-D-342.PDF

Climet, C., Garrido, V., y Guardiola, J. (2012). El informe criminológico forense. Teoría y práctica. Valencia: Tirant lo Blanch.

Daubert v. Merrell Dow Pharmaceuticals, 509 U.S. 579 (1993).

Díez-Ripolles, J. L. (1990). Los elementos subjetivos del delito. Bases metodológicas. Valencia: Tirant lo Blanch.

Dutton, D. G. (2010). Psicología forense y testimonio experto. En E. García (Ed.), Fundamentos de Psicología jurídica y forense (pp. 75-88). México: Oxford University Press.

Echeburúa, E., Muñoz, J. M., y Loinaz, I. (2011). La evaluación psicológica forense frente a la evaluación clínica: propuestas y retos de futuro. International Journal of Clinical and Health Psychology, 11, 141-159.

Echeburúa, E., Salaberría, K., De Corral, P., y Cruz-Sáez, S. (2012). Funciones y ámbitos de actuación del psicólogo clínico y del psicólogo general sanitario: una primera reflexión. Psicología Conductual, 20(2), 423-435.

Esbec, E., y Gómez-Jarabo, G. (2000). Psicología forense y tratamiento jurídico-legal de la discapacidad. Madrid: Edisofer.

Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA) (2004). Comité Permanente de Ética. Informe para la Asamblea General, Londres julio 2001. El psicólogo europeo en el trabajo forense y como perito. VV.AA.: Ética y deontología para psicólogos (pp. 120-125). Madrid: Colegio Oficial de Psicólogos de España.

Giménez-Salinas, E. (Coord.) (2005). Libro Blanco sobre el título de grado en Criminología y Seguridad. Recuperado de http://www.criminologia.net/pdf/observatorio/libro_blanco_actualizado.pdf

Grisso, T. (1987). The economic and scientific future of forensic psychological assessment. American Psychologist, 42, 831-839.

Grisso, T. (1993). The differences between forensic psychiatry and forensic psychology. Bulletin of American Academy of psychiatry and law, 21, 133-145.

Gudjonsson, G. (1995). Psychology and assessment. En R. Bull y D. Carson (Eds.), Handbook of psychology in legal contexts (pp. 55-66). Chichester: Wiley.

Ibañez, E., y Ávila, A. (1990). Psicología forense y responsabilidad legal. En A. Garzón (Ed.), Psicología y Justicia (pp. 287-328). Valencia: Promolibro.

Jarne, A., Vilalta, R. J., Arch, M., Guardia, J., y Pérez, A. (2012). Especialidades y acreditaciones en Psicología. Papeles del Psicólogo, 33(2), 90-100.

Labrador, F. J. (2012). Psicología clínica basada en la evidencia. Madrid: Pirámide.

Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. Boletín Oficial del Estado, 274, 40126-40132. Recuperado de http://www.boe.es/boe/dias/2002/11/15/pdfs/A40126-40132.pdf

Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias. Boletín Oficial del Estado, 280, 41442-41458. Recuperado de http://www.boe.es/boe/dias/2003/11/22/pdfs/A41442-41458.pdf

Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de las responsabilidad penal de los menores. Boletín Oficial del Estado, 11, 1422-1441. Recuperado de https://www.boe.es/boe/dias/2000/01/13/pdfs/A01422-01441.pdf

Manzanero, A. L. (2008): Psicología del Testimonio. Una aplicación de los estudios sobre la memoria. Madrid: Pirámide.

Manzanero, A. L. (2010). Memoria de testigos. Obtención y valoración de la prueba testifical. Madrid: Pirámide.

Monaham, J. (1981). The clinical prediction of violent behaviour. Rockville, MD: National Institute of Mental Health.

Muñoz, J. M. (2013, Febrero). Debate sobre la formación del psicólogo forense. Ponencia presentada en el VII Congreso (Inter) Nacional de Psicología Jurídica y Forense, Madrid.

Muñoz, J. M., y Echeburúa, E. (en prensa). La exploración psicopatológica dentro de la evaluación psicológica forense: propuesta de estructuración y pautas para su integración en el informe psicológico forense. En E. García (Ed.), Psicopatología Forense. Comportamiento humano y Tribunales de Justicia. México: Manual Moderno.

Muñoz, J. M., Manzanero, A. L., Alcázar, M., González, J. L., Pérez, Mª. L., y Yela, M. (2011). Psicología Jurídica en España: Delimitación conceptual, campos de investigación e intervención y propuesta formativa dentro de la Enseñanza Oficial. Anuario de Psicología Jurídica, 21, 3-14.

Olivares, J., Macià, D., Olivares, P. J., y Rosa, A. I. (2012). El ejercicio de la psicología aplicada. La profesión de psicólogo. Madrid: Pirámide.

Orden PRE/1107/2002, de 10 de mayo, por la que se regulan las vías transitorias de acceso al título de Psicólogo Especialista en Psicología Clínica en desarrollo de lo dispuesto en el Real Decreto 2490/1998 de 20 de noviembre. Boletín Oficial del Estado, 119, 17897-17902. Recuperado de https://www.boe.es/boe/dias/2002/05/18/pdfs/A17897-17902.pdf

Real Decreto 190/1996, de 9 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento Penitenciario. Boletín Oficial del Estado, 40, 5380-5435. Recuperado de http://www.boe.es/boe/dias/1996/02/15/pdfs/A05380-05435.pdf

Real Decreto 296/1996, de 23 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico del Cuerpo de Médicos Forenses. Boletín Oficial del Estado, 53, 8112-8132. Recuperado de https://www.boe.es/boe/dias/1996/03/01/pdfs/A08112-08132.pdf

Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales. Boletín Oficial del Estado, 260, 44037-44048. Recuperado de http://www.boe.es/boe/dias/2007/10/30/pdfs/A44037-44048.pdf

Rodríguez, A. (2004). La investigación de resultados y el futuro de la psicoterapia: alternativas a los tratamientos empíricamente validados. Papeles del Psicólogo, 87, 45-55.

Rodríguez, C., y Ávila, A. (1999). Evaluación, psicopatología y tratamiento en Psicología Forense. Madrid: Fundación Universidad-Empresa.

Rogers, R. (1997). Researching dissimulation. En R. Rogers (Ed.), Clinical assessment of malingering and deception (2ª ed., pp. 398-426). Nueva York: Guilford Press.

Rogers, R., Gillis, J. R., y Baby, R. M. (1990). Cross validation of the SIRS with a correctional sample. Behavioral Sciences and the Law, 8, 85-92.

Sánchez, J. (2012). Manual de clínica criminológica. Perfil de peligrosidad criminal. Madrid: Técnos.

Santolaya, F., Berdullas, M., y Fernández-Hermida, J. R. (2002). Análisis del desarrollo de la psicología profesional en España. Papeles del Psicólogo, 82, 65-82.

Soria, M. (Coord.) (2005). Manual de Psicología Jurídica e Investigación Criminal. Madrid: Pirámide.

Soria, M., Armadans, I., y Herrera, S. (2009). El ejercicio profesional del psicólogo y su relación con el Sistema de Justicia de Cataluña. Papeles del psicólogo, 30(2), 164-168.

Tortosa, F., Civera, C., Fariña, F., y Alfaro, E. (2008). En F. J. Rodríguez, C. Bringas, F. Fariña, R. Arce y A. Bernardo (Eds.), Psicología Jurídica. Familia y Victimología (pp. 193-198). Oviedo: Ediciones de la Universidad de Oviedo.

Urra, J., y Vázquez-Mezquita, B. (1993). Manual de Psicología Forense. Madrid: Siglo XXI.

Urra, J. (Comp.) (2002). Tratado de Psicología Forense. Madrid: Siglo XXI.

Vázquez-Mezquita, B. (2005). Manual de Psicología Forense. Madrid: Pirámide.

Verdejo, A., Alcázar-Córcoles, M. A., Gómez-Jarabo, G. A., y Pérez-García, M. (2004). Pautas para el desarrollo científico y profesional de la neuropsicología forense. Revista de Neurología 39(1), 60-73.

Vilalta, R. J. (2013, Febrero). Debate sobre la formación del psicólogo forense. Ponencia presentada en el VII Congreso (Inter) Nacional de Psicología Jurídica y Forense, Madrid.

Tabla 1

Diferencias entre el ámbito clínico y forense en el abordaje de la exploración psicopatológica. Elaboración propia a partir de Muñoz y Echeburúa, en prensa.



Psicología Clínica

Psicología Forense

  1. Relación terapéutica: ayuda al paciente.

  2. Psicodiagnóstico basado principalmente en la experiencia subjetiva de malestar expresada por el paciente.

  3. No contraste de la información por sistema. Actitud empática con el evaluado

  4. No se diagnostica simulación. Este diagnóstico resulta contrario a los principios terapéuticos y se trata de un error clínicamente inadmisible. Además, la disimulación no se contempla en el ámbito clínico.

  1. Relación pericial: ayuda al juez. En ocasiones en contra de los intereses de la persona peritada.

  2. Psicodiagnóstico basado en distintos criterios:

-malestar subjetivo (síntoma)

-especial atención al signo

-repercusión del supuesto trastorno:

-pérdida de libertad o autonomía

-dificultades de adaptación al medio

-vulneración de las normas sociales

  1. Imprescindible contraste de información. Actitud aséptica con el evaluado

  2. Se requiere siempre un diagnóstico diferencial de simulación y disimulación

Tabla 2

Diferencias en el proceso de evaluación psicopatológica en el contexto clínico y forense

Evaluación Clínica

Evaluación Forense

  1. Intervención longitudinal. Permite ajustar el psicodiagnóstico atendiendo a la evolución clínica.

  2. Flexibilidad en el uso de procedimientos y técnicas (importancia escuela en la que se ha formado el terapeuta).

  3. Juicio clínico (subjetivo)

  4. Exploración psicopatológica:

-estrategia directiva.

- busca el trastorno primario que será objeto del tratamiento.

-contraste de hipótesis: únicamente se trabaja con hipótesis basadas en el supuesto de cuantificación.

- no interesa el establecimiento de la relación causa-efecto.

  1. Instrumentación específica para el contexto clínico.

  2. Análisis del historial clínico.

  3. Interés centrado en la sintomatología clínica.

  1. Intervención transversal. Dificulta el psicodiagnóstico. Aconseja abordaje descriptivo mejor que categorial.

  2. Contexto muy exigente (valoración por criterios jurídicos). Procedimientos y técnicas que cumplan los criterios Daubert.

  3. Juicio forense. Replicabilidad de resultados y conclusiones fundamentadas en criterios de decisión estrictos.

  4. Exploración psicopatológica:

- estrategia indirecta y directa.

- explora la presencia de psicopatologías con implicaciones forenses para el caso en cuestión.

-contraste de hipótesis: se trabaja tanto con hipótesis basadas en el supuesto de cuantificación como con hipótesis basadas en el supuesto de semejanza7.

- Necesidad de establecer una relación de causalidad inequívoca entre los hechos enjuiciados y la sintomatología clínica.

  1. Instrumentación de evaluación avalada por una técnica para el contexto forense.

  2. Análisis de toda la información accesible al perito: clínica, judicial, policial, social, escolar, etc.

  3. Importancia a los aspectos psicosociales, cognitivos, actitudinales…

Tabla 3

Áreas específicas de intervención del psicólogo forense y aportaciones desde la Psicología Clínica

Credibilidad del testimonio en abuso sexual infantil

Simulación y disimulación

Idoneidad de custodia

Riesgo de conducta violenta

Las técnicas utilizadas surgen de la investigación en Psicología del Testimonio (Manzanero, 2010)

Los criterios clínicos para valorar simulación tienen una tasa de error muy elevada ya que parten de una concepción unidemensional/categorial del fenómeno, entre un 79.9% y un 86.4% de Falsos Positivos (Rogers, Gillis, y Baby, 1990). Es más, en la práctica clínica no se describen casos de simulación, por el simple hecho de que no se buscan (Rogers, 1997). Por otro lado, la disimulación no existe en el contexto clínico.


En un documento ya clásico de la Asociación Psicológica Americana (1994) se señalaba, ante el abuso de la perspectiva clínica, el segundo plano que debería ocupar la psicopatología en estas evaluaciones:

“La psicopatología puede ser relevante en una valoración en tanto que tenga impacto sobre el niño o la capacidad del padre, pero no es el foco de atención principal(p. 678)


La perspectiva clínico-psicopatológica ha demostrado un alto porcentaje de error en la predicción del riesgo de violencia, dos tercios de falsos positivos (Monahan, 1981). Los principales motivos:

-la mayoría de los agresores no padecen ningún trastorno mental.

-no se atendía a factores de riesgo situacionales.

-existe una clara limitación en el modelo nosológico/categorial: gran heterogeneidad dentro de la misma categoría diagnóstica.

Tabla 4

Diferencias en los intereses y retos de la Psicología Clínica y la Psicología Forense

Psicología Clínica (Labrador, 2012)

Psicología Forense (Echeburúa et al., 2011)

-Búsqueda de mayor apoyo en los modelos psicopatológicos específicos a la hora de explicar los comportamientos y orientar la actuación terapéutica

-Desarrollo de procesos evaluativos más competitivos: más breves, precisos y eficaces

-Desarrollo de tratamientos más eficaces y efectivos (contraste empírico de la eficacia de las intervenciones clínicas)

-Protocolos de actuación dirigidos a modificar conductas específicas vs. protocolos basados en diagnósticos categoriales

-Diseño de instrumentos de evaluación adecuados al contexto forense que, por un lado, sorteen la actitud defensiva y manipulativa de los peritados manteniendo elevados parámetros de fiabilidad y validez; y por otro, permitan realizar inferencias psico-legales

-Desarrollo de investigación básica que sustente empíricamente la praxis pericial (criterios técnicos basados en la evidencia)

-Elaboración de Guías o Protocolos que homogenice la intervención de los distintos profesionales y evite situaciones de inseguridad jurídica para los usuarios de la Administración de Justicia

Tabla 5

Carga lectiva de Psicología en el Grado de Criminología de la Universidad Complutense de Madrid

Primer curso

Segundo Curso

Tercer Curso

Cuarto Curso

-Introducción a la Psicología

-Fundamentos biológicos-médicos de la conducta

-Psicología social

-Psicología Jurídica

-Psicopatología Criminal y Victimológica

-Intervención Psicológica de la Delincuencia

-Psicología del Testimonio

-Evaluación y gestión del riesgo de violencia

Mediación y resolución de conflictos



1
1   2   3

similar:

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconTitulo I. Principios generales titulo II. Titulares de los derechos...

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconLa formación profesional del traductor en las universidades: reflexiones y experiencias

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconLa cuestión de la formación docente junto a la reflexión sobre la...

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconResumen En este trabajo se presenta un análisis acerca de la identidad...

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconFormación por competencias y educación crítico-transformadora

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconUna de las funciones más importantes dentro de la formación de un...

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconLa intervención educativa en el desarrollo psicomotor: reflexiones desde la psicología evolutiva

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconResumen El presente artículo tiene como cometido recorrer diversas...

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconPRÁctica #4 TÍtulo: platanos

Título: Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica iconLas carreras que serán más demandadas en el futuro




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com