Iv oración de la persona con discapacidad




descargar 0.62 Mb.
títuloIv oración de la persona con discapacidad
página1/14
fecha de publicación24.02.2016
tamaño0.62 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


Versión de sólo texto

DISCAPACIDAD Y DISEÑO ACCESIBLE

Diseño urbano y arquitectónico para personas con discapacidad
Arquitecto

Jaime Huerta Peralta
Lima, Perú 2007

CREDITOS:
DISCAPACIDAD Y DISEÑO ACCESIBLE

Diseño urbano y arquitectónico para personas con discapacidad

Autor: Arquitecto Jaime Huerta Peralta

Diagramación: Jaime Huerta Peralta

Dibujo Arquitectónico: Arquitecta Rossana Raffo Bustamante

Ilustraciones: Oswaldo Mejía Chumpitaz

Prohibida su reproducción

Impreso en Lima, Perú

Octubre 2007

ÍNDICE
i. ACERCA DEL AUTOR

ii. DEDICATORIA

iii. CITAS

iv. ORACIÓN DE LA PERSONA CON DISCAPACIDAD

v. PRESENTACIÓN

vi. PALABRAS DEL AUTOR

vii. INTRODUCCIÓN
1. LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD Y LA ACCESIBILIDAD
1.1 La accesibilidad como derecho

1.2 Principios del Diseño Universal o Diseño para todos

1.3 Los problemas que afrontan las personas con

discapacidad debido a la falta de condiciones de

accesibilidad del entorno urbano y arquitectónico

1.4 Clasificación de las personas con discapacidad

1.5 Dificultades ante la falta de condiciones de accesibilidad

1.6 Antropometría

1.7 Adecuaciones necesarias para superar las dificultades

generadas por la falta de condiciones de accesibilidad

del entorno urbano y arquitectónico

1.8 La necesidad del establecimiento de normas
2. CONDICIONES PARA UN DISEÑO ACCESIBLE
2.1 Diseño Urbano

2.2 Delimitación de conceptos
3. ELEMENTOS DE DISEÑO URBANO
3.1 Zonas y rutas o itinerarios accesibles

3.2 Aceras o Veredas

3.3 Rampas

3.4 Cruces peatonales

3.5 Estacionamientos

3.6 Teléfonos públicos

3.7 Quioscos

3.8 Paraderos

3.9 Rejillas y tapas de registro

3.10 Anuncios, toldos y árboles

3.11 Semáforos, postes y faroles

3.12 Papeleras y bebederos
4. ELEMENTOS DE DISEÑO ARQUITECTÓNICO
4.1 Ingresos

4.2 Puertas principales e interiores

4.3 Pasadizos

4.4 Mostradores y ventanillas de atención

4.5 Escaleras

4.6 Rampas

4.7 Ascensores

4.8 Plataformas elevadoras

4.9 Servicios higiénicos

4.10 Lavatorios

4.11 Inodoros

4.12 Urinarios

4.13 Tinas

4.14 Duchas

4.15 Accesorios

4.16 Áreas de estar y de trabajo

4.17 Comedor

4.18 Cocina

4.19 Dormitorio

4.20 Requisitos adicionales para locales culturales
o de espectáculos


4.21 Requisitos adicionales para locales deportivos

4.22 Requisitos adicionales para locales de comidas

4.23 Requisitos adicionales para locales comerciales

4.24 Señalización

5. MARCO JURÍDICO EN MATERIA DE ACCESIBILIDAD
5.1 La accesibilidad en el derecho internacional

5.2 La accesibilidad en el ordenamiento jurídico interno

5.3 La obligación de adecuar el entorno físico y arquitectónico
de las ciudades


5.4 El otorgamiento de licencias de construcción con
sujeción a las normas técnicas y las sanciones por
su incumplimiento


5.5 La obligación de reservar ubicaciones en los
estacionamientos públicos y privados para los vehículos
conducidos o que transporten personas con discapacidad


5.6 La obligación de brindar atención preferente a las mujeres embarazadas, las niñas, niños, los adultos mayores, en
lugares de atención al público


5.7 La atención de las personas con discapacidad, mujeres
embarazadas y adultos mayores en los aeropuertos,
aeródromos, terminales terrestres, ferroviarios, marítimos,
fluviales y medios de transporte


6. BIBLIOGRAFÍA
7. ANEXOS
ANEXO N° 1 - Glosario de términos

ANEXO N° 2 - Reglamento Nacional de Edificaciones - Norma A.120
Accesibilidad para Personas con Discapacidad


ANEXO N° 3 - Ordenanza N° 208 – MSI Normas de Accesibilidad Urbanística y Arquitectónica para el Distrito de San Isidro
ADENDA

i. ACERCA DEL AUTOR
Jaime Huerta Peralta es Oficial en situación de retiro de la Fuerza Aérea del Perú, Arquitecto titulado en la Universidad Ricardo Palma, con una Segunda Especialidad en Ingeniería de Sistemas de la Universidad de Lima. Es además Magister en Administración con Especialización en Administración de Instituciones Financieras de Desarrollo de la Universidad ESAN y Candidato a Doctor en Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Ricardo Palma.

Ha sido Catedrático en la Universidad de Lima y Universidad de San Martín de Porres. Es Consultor en temas de Discapacidad, Accesibilidad y Arquitectura para Instituciones del Estado y ONG´s, así como Expositor en eventos internacionales y nacionales sobre temas de sus especialidades profesionales.

Activista por los Derechos de las Personas con Discapacidad, es autor de varias publicaciones sobre temas de Accesibilidad, Discapacidad y Diseño.

Ha desempeñado diversos cargos Directivos, Gerenciales y de Asesoría en la Administración Pública y Privada. Actualmente se desempeña como Coordinador de Proyectos en la Municipalidad de San Isidro, donde ha ocupado los cargos de Subgerente de Catastro Integral, Gerente de Autorizaciones y Control Urbano y Gerente de Sistemas.

Debido a un accidente automovilístico, es usuario de silla de ruedas desde el año 1987.
ii. DEDICATORIA
A mi esposa Gladys, a mis hijos, Verónica Patricia y Juan Manuel.

El recuerdo de su amor, da luz a mi vida.
iii. CITAS
«…trabajar cada uno en su esfera de competencias y según sus posibilidades, por una vivienda y una ciudad más humana, por una ciudad que sea capaz y ordenada arquitectónicamente para que todos los hombres, incluso aquellos que usan silla de ruedas, puedan circular, acceder sin trabas, plenamente, libremente…»
Charles-Edouard Jeanneret (Le Corbusier) - Arquitecto
«…la discapacidad es la disarmonía con el entorno en la que ambos elementos, entorno y persona, son responsables de los esfuerzos que se hagan para atenuarla o compensarla...»
Stephen Hawking - Científico

«Cuando hayamos asumido, sin limitaciones, los derechos de las personas con capacidades diferentes y ellas hayan alcanzado los niveles de bienestar a que tienen derecho todos los seres humanos, podremos decir que la nuestra es una sociedad plenamente civilizada».
Vicente Fox Quesada - Ex Presidente de la República Mexicana
iv. ORACION DE LA PERSONA CON DISCAPACIDAD
Pedí a Dios fuerzas para poder realizar muchas cosas

y fui hecho débil para poder aprender humildemente a obedecer.
Pedí su ayuda para poder realizar cosas grandiosas

y me fue dada la enfermedad para poder hacer cosas mejores.
Pedí riquezas y bienes para poder ser feliz,

me fue dada la pobreza para poder ser sabio.
Pedí poderes, a fin de recibir la admiración de los hombres,

me fue dada la debilidad para poder sentir la necesidad de Dios.
Pedí todo lo que fuese necesario para gozar de la vida,

y me fue dada la vida, para poder gozar de todas las cosas.
No obtuve nada de lo que había pedido,

más recibí todo lo que había anhelado.
Casi a despecho de mi mismo,

mis silenciosas plegarias fueron atendidas
y entre todos los hombres,

soy el más ricamente bendecido.
Autor desconocido
v. PRESENTACIÓN
Un aspecto en el que poco se repara es que para que una sociedad pueda funcionar eficientemente y movilizar a plenitud los recursos humanos y materiales con los que cuenta, requiere contar con infraestructura y servicios muy bien diseñados.
Un error muy frecuente en este sentido es no considerar que no todas las personas funcionan de la misma manera, debido a sus diferencias de tamaño, altura, peso, fuerza o facilidad de movimiento, razón por la cual pueden requerir que el entorno urbano y arquitectónico se acomode a sus diversas peculiaridades.
Para atender estos requerimientos se ha desarrollado en los últimos años un concepto que todavía no esta muy difundido, que es el concepto de diseño universal o diseño para todos.

Se suele pensar que las soluciones de diseño para las personas con discapacidad son complicadas, caras y sólo resultan útiles para muy pocas personas. No se tiene todavía una clara conciencia de que lo que es bueno, práctico y útil para las personas con discapacidad también les facilita la vida a los niños, los adultos mayores, las señoras embarazadas etc.
Un ejemplo conocido de éxito en la aplicación de los principios de diseño universal son las computadoras personales, que se han convertido en uno de los productos de mayor venta en los tiempo actuales, lo que no ha significado que las empresas fabricantes de los programas tengan que gastar más. Todo lo contrario, les ha significado un extraordinario éxito económico. Bill Gates es una prueba clara de ello.
Partiendo de la idea de que la riqueza de una nación reside en sus recursos humanos, los países más prósperos del mundo se han organizado y diseñado de una manera tal que les permite beneficiarse de los aportes de la mayor cantidad posible de personas. A la inversa, se ha comprobado que diseños o soluciones que son útiles para muy pocas personas sólo empobrecen más a los países y su gente, siendo un factor de pobreza.
Conscientes de esta situación celebramos la aparición del presente trabajo realizado por nuestro querido amigo, el arquitecto Jaime Huerta Peralta, quien ha volcado sus conocimientos y años de experiencia, desde la mirada de las propias personas con discapacidad, para trasladarlos a un libro que sin duda será de gran utilidad para una variedad enorme de personas, sean ellos diseñadores, profesionales de la construcción, catedráticos, estudiantes, funcionarios públicos, políticos o público en general, pues aporta con un lenguaje sencillo y claro explicaciones muy precisas que introducen a los que son poco conocedores de la materia al dominio de principios y técnicas del diseño accesible que es de tan amplia aplicación.
Unas de las características admirables de este trabajo es que, con diversos ejemplos e ilustraciones, facilita la comprensión de las normas estándares de diseño urbanístico y arquitectónico.
Es sabido que para que soluciones de este tipo funcionen no basta aplicar lo que está escrito en la norma, sino que además se requiere de la irremplazable perspectiva del usuario.
Un ejemplo muy frecuente, para entender la importancia de la perspectiva del usuario, es el del diseño accesible de los baños, los mismos que pueden tener todas las medidas perfectas, las barras de agarre perfectamente instaladas, pero los diseñadores pueden no reparar en que si la puerta del baño se abre hacia adentro, el usuario con discapacidad no tendrá manera de cerrar la puerta, y no podrá usar el baño.
Por todo ello es para mi un grato placer presentar esta importante obra, cuyo valor no tardará en reconocerse, ya que está llamada a llenar un gran vacío en nuestro medio, que carece de publicaciones especializadas de este tipo, augurándole por ello una amplia difusión y futuros pedidos de reimpresión.

Ing. MSc. Michael Urtecho Medina

Congresista de la República
vi. PALABRAS DEL AUTOR
Los seres humanos nos agrupamos para vivir en comunidad y basados en nuestros conceptos de territorialidad y propiedad, planificamos los espacios donde desarrollaremos nuestras actividades de vida diaria, muchas veces sin considerar las diferencias existentes entre los miembros de una misma comunidad.
Como consecuencia, los espacios urbanos donde transcurrimos nuestras vidas, desde pequeñas aldeas hasta grandes ciudades, no siempre cuentan con las condiciones necesarias para que podamos desarrollarnos en igualdad de oportunidades y con respeto a nuestra dignidad.
Cuando se diseñan espacios habitables, es decir espacios urbanos, ciudades, casas o edificios, debe tenerse presente que éstos tienen que satisfacer las necesidades de todas las personas, incluyendo las de aquellas minorías que presentan necesidades y/o capacidades diferentes.
El desarrollo de espacios urbanos y arquitectónicos que brinden a todas las personas la misma oportunidad de movilizarse, tener acceso, permanecer y utilizar la infraestructura sin obstáculos, ya sea dentro del hogar o fuera de él, ayuda a la integración social de las comunidades y sienta las bases para la construcción de una sociedad para todos.
Igualmente, la eliminación de las barreras arquitectónicas de nuestras ciudades permitirá que las personas con discapacidad ejerzan sus derechos fundamentales en condiciones de igualdad.
En febrero del año 2005, preparé para el Equipo de Defensa y Promoción de los Derechos de las Personas con Discapacidad de la Defensoría del Pueblo, el «MANUAL PARA LA SUPERVISIÓN DE LAS CONDICIONES DE ACCESIBILIDAD DEL ENTORNO URBANO Y ARQUITECTÓNICO», cuyo objetivo consistía en brindar lineamientos que orientaran la labor defensorial de supervisión de las condiciones de accesibilidad que deben presentar las entidades públicas y el entorno urbano de nuestras ciudades, a fin de garantizar el cumplimiento de las normas vigentes en materia de accesibilidad por parte de la administración pública y de proporcionar un documento de consulta que permitiera emitir recomendaciones orientadas a facilitar la adecuada aplicación de las mismas.
El 19 de julio del año 2006, la Comisión de Estudios sobre Discapacidad del Congreso de la República, presidida por el Congresista Javier Diez Canseco Cisneros, presentó en el Hemiciclo Raúl Porras Barrenechea del Palacio Legislativo, un conjunto de nueve publicaciones en diferentes temas tales como salud, trabajo, educación, niñez, derechos, accesibilidad, en su relación con la discapacidad, realizados por consultores y colaboradores de dicha Comisión, trabajos que previamente habían sido presentados por sus autores, en Audiencias Públicas realizadas en el Congreso.
Dentro de dichos estudios realizé el trabajo presentado bajo el título «ACCESIBILIDAD Y DISCAPACIDAD: la dimensión desconocida», cuyo objetivo era mostrar la situación de la accesibilidad para las personas con discapacidad, en ese momento y hacer una crítica sobre este tema. Este documento recogía algunos conceptos del Manual mencionado anteriormente.
Durante el desarrollo de ambas investigaciones, pude darme cuenta de la carencia de publicaciones nacionales sobre el tema de la accesibilidad, así como el desconocimiento o la indiferencia ante el mismo, tanto de los profesionales del diseño, la construcción y la docencia especializada, como de los funcionarios en los diferentes estamentos de la administración pública y privada, lo que se manifiesta en la situación caótica de las áreas urbanas y más aún las rurales, donde las personas con discapacidad no cuentan con las adecuaciones necesarias que les permitan compensar su discapacidad para acceder a los diferentes servicios.
De igual manera pude constatar que la dimensión de la discapacidad es ajena a la Universidad Peruana, pues no existe la adecuación física en la mayoría de instalaciones ni la consideración curricular en los diferentes Centros de Estudios.
Esta experiencia me motivó a desarrollar la presente publicación que incluye algunas citas, textos y conceptos de las investigaciones anteriores y que tiene como objetivo brindar lineamientos que orienten la labor de los profesionales del diseño y la construcción a fin de encontrar soluciones alternativas para superar los problemas de accesibilidad de las personas con discapacidad. Asimismo, pretende constituirse en un apoyo para la atención de consultas en materia de accesibilidad.
Las dimensiones y medidas que se ofrecen como solución, en su mayor parte son consistentes con las establecidas en las normas nacionales, excepto cuando estas dimensiones o medidas no existen en la norma, o se hace imprescindible una modificación. Debe tenerse en cuenta que las condiciones de diseño que se indican, están contenidas, son complementarias o adicionales a las disposiciones del Reglamento Nacional de Edificaciones.
El documento « DISCAPACIDAD Y DISEÑO ACCESIBLE: Diseño urbano y arquitectónico para personas con discapacidad », desarrolla en su primer capítulo el concepto de accesibilidad y su relación con el ejercicio de los derechos fundamentales por las personas con discapacidad; indica los principios del Diseño Universal; señala cuáles son los problemas que afrontan las personas con discapacidad debido a la falta de condiciones de accesibilidad del entorno urbano y arquitectónico y cuáles son las adecuaciones necesarias para superarlas.
En el segundo, tercero y cuarto capítulos se presentan las condiciones urbanas y arquitectónicas que se requieren para un diseño accesible.
En el quinto capítulo se presenta el marco jurídico de mayor importancia, existente en materia de accesibilidad, y finalmente la bibliografía, seguida de los anexos que incluyen un glosario de términos empleados, así como legislación y normatividad vigentes relacionada a la discapacidad, incluyendo la Ordenanza N° 208 - MSI, que regula las Normas de Accesibilidad Urbanística y Arquitectónica para el Distrito de San Isidro.
Deseo expresar mi especial agradecimiento a mi hijo Jaime y su novia Rocío (Chío de cariño), por su constante preocupación, apoyo y aliento manifestados en todo momento, a mi asistente Cecilia, quien no sólo me ayuda y apoya sino que también ordena mi vida personal, a pesar de tener a veces que soportar mi temperamento. A Rossana y Oswaldo, quienes realizaron los dibujos e ilustraciones de este libro y una mención especial para mi amigo Michael, quien interpuso sus buenos oficios a fin de conseguir los recursos para que este documento saliera a luz. Sin la colaboración de todos ellos, no habría sido posible esta publicación.
Con este libro esperamos contribuir a que el entorno urbano y arquitectónico, así como los diversos servicios que se prestan en la ciudad, tengan las condiciones adecuadas para ser utilizadas por todas las personas, incluyendo aquellas que presentan limitaciones, de forma de garantizar el desarrollo, participación e inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad y renovamos nuestro compromiso personal con la defensa y promoción de sus derechos.
vii. INTRODUCCIÓN
Todas las personas somos iguales en derechos y en deberes. Desde nuestras características de hombres o mujeres, altos o bajos, raza y color, jóvenes o mayores, todos merecemos y esperamos recibir la atención y el respeto que exige nuestra condición humana.
Pero dentro de esta condición común, somos al mismo tiempo, individuos con características propias, diferentes unos de otros, lo que se manifiesta en la diversidad de nuestra sociedad.
Algunas personas muestran estas diferencias en su cuerpo de una forma más concreta y visible, como las personas con discapacidad física, que tienen dificultades de movilidad o para alcanzar y manejar objetos. Otros presentan diferencias en relación con sus sentidos, como las personas con discapacidad visual o auditiva que tienen limitaciones para ver o comunicarse y otras personas con discapacidad intelectual que tienen limitaciones en su capacidad para comprender, aprender y relacionarse.
Estas diferencias son muy variadas, pudiendo ocurrir en mayor o menor grado y ser parciales o completas, pero no incapacitan a la persona para tener una participación activa y productiva en la sociedad. Aún aquellas personas que tienen limitaciones más graves, tienen también el derecho a llevar una vida independiente y positiva.
Todos, a lo largo de nuestra vida veremos en algún momento nuestra movilidad o comunicación reducida. Las personas de pequeña o gran estatura, las personas con exceso de peso, las mujeres embarazadas, las que empujan un coche de bebé, los que se han roto una pierna, un brazo, las que convalecen de alguna enfermedad que las limita, las personas con discapacidad, o cuando envejecemos, todos necesitaremos facilidades para nuestra movilidad y comunicación.
Para superar estas limitaciones podemos utilizar ayudas biomecánicas, tales como muletas, andadores o sillas de ruedas, audífonos, en el caso de los sordos o bastones guías en el caso de los ciegos, pero ninguna de estas ayudas será suficiente si la ciudad no cuenta con las adecuaciones necesarias para superar las barreras y obstáculos físicos.
Es necesario entonces que el entorno urbano y arquitectónico, así como los diversos servicios que se prestan en la ciudad, tengan las condiciones adecuadas para ser utilizadas por todas las personas, incluyendo aquellas que presentan limitaciones.
Un entorno concebido en estos términos, que brinde a todos la misma o equivalente oportunidad de movilizarse, tener acceso, permanecer y utilizar la infraestructura sin obstáculos, ya sea dentro del hogar como fuera de él, ayuda a la integración social de las comunidades y sienta las bases para la construcción de «una sociedad para todos».
1. LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD Y LA ACCESIBILIDAD
1.1 La accesibilidad como derecho
Los espacios urbanos son los lugares en donde las personas desarrollamos la mayor parte de nuestra vida social y colectiva. Sin embargo, en la construcción de las ciudades y edificios no se han considerado las necesidades de las personas con discapacidad, lo que ha generado barreras que limitan sus posibilidades de desarrollo en igualdad de oportunidades.
La mejora de la accesibilidad de los espacios urbanos es una tarea prioritaria y significa un beneficio para la población en general. El diseño accesible de las edificaciones y de los espacios públicos (calzadas, aceras, estacionamientos, plazas, parques, etc.) no sólo permite compensar las diferencias que limitan el libre desplazamiento de las personas con discapacidad, sino además brinda facilidades adicionales al resto de la población, permitiendo la integración de todos los miembros de la comunidad.
El concepto actual de diseño accesible es el de «Diseño universal» o «Diseño para todos», lo que significa diseñar productos o entornos aptos para el mayor número posible de personas, sin necesidad de adaptaciones ni de un diseño especializado.
De esta manera, para que el entorno urbano pueda ser identificado dentro del concepto del «Diseño universal», debe ser accesible para todas las personas.
La accesibilidad puede ser definida de muchas maneras, pero básicamente es la posibilidad que tiene una persona, con o sin problemas de movilidad o percepción sensorial, de entender un espacio, integrarse en él e interactuar con sus contenidos.
Esta definición se integra en el «Concepto Europeo de Accesibilidad», que establece que la accesibilidad «es una característica básica del entorno construido. Es la condición que posibilita el llegar, entrar, salir y utilizar las casas, las tiendas, los teatros, los parques, las oficinas públicas y los lugares de trabajo. La accesibilidad permite a las personas participar en las actividades sociales y económicas para las que se ha concebido el entorno construído». También implica que todos estos lugares puedan ser evacuados en condiciones de seguridad cuando sea necesario.
Adicionalmente, la accesibilidad está referida a la utilización de los diversos bienes y servicios por todas las personas en condiciones de igualdad.

Nuestras normas de edificación, definen accesibilidad como la condición de acceso que presenta la infraestructura urbanística y edificatoria para facilitar la movilidad y el desplazamiento autónomo de las personas, en condiciones de seguridad.
Por tanto, la accesibilidad podemos entenderla en relación con tres formas básicas de la actividad humana: la movilidad, la comunicación y la comprensión.
De esta manera, la accesibilidad puede ser definida también, como el derecho de las personas con discapacidad a gozar de condiciones adecuadas de seguridad y autonomía como elemento primordial para el desarrollo de las actividades de la vida diaria, sin restricciones en el ámbito físico, urbano, arquitectónico, de transporte o de comunicación, para su integración social en igualdad de oportunidades1.
1 Artículo 4° del Reglamento de la Ley N° 27050. Aprobado mediante Decreto Supremo Nº 003-2000-PROMUDEH, publicado en el Diario Oficial «El Peruano» el 5 de abril de 2000.
Todas las personas encontramos algún tipo de barreras que limitan nuestra posibilidad de movimiento, de comunicación o de acceso a fuentes de información y de compresión de mensajes, instrucciones, instrumentos o sistemas. Sin embargo, las personas con discapacidad son las más afectadas por estas barreras, al ver restringidas sus capacidades de integración y desarrollo social en condiciones de igualdad.
Cuando la accesibilidad está integrada al diseño arquitectónico se percibe como parte natural del contexto urbano. Por el contrario, cuando el entorno urbano y las edificaciones no cuentan con diseños accesibles, las personas se vuelven conscientes de los obstáculos que ello significa para su desplazamiento y de que la falta de accesibilidad origina marginación y pérdida de calidad de vida.
La falta de rampas en las veredas, la carencia de vías de acceso adecuadas a los edificios públicos y privados y la ubicación inadecuada del mobiliario urbano2, constituyen las trabas u obstáculos físicos que limitan o impiden la libertad de movimiento de las personas con discapacidad. Estos impedimentos son conocidos como barreras urbanísticas y arquitectónicas.
2 Se entiende por mobiliario urbano el conjunto de objetos existentes en las vías y espacios libres públicos, superpuestos o adosados a los elementos de urbanización o edificación, de manera que modificarlos o trasladarlos no genera alteraciones sustanciales de aquéllas, tales como: semáforos, postes de señalización, cabinas telefónicas, papeleras, fuentes públicas, toldos, quioscos, vallas publicitarias, marquesinas, contenedores y cualquier otro de naturaleza análoga.
Pero la existencia de estas barreras no sólo limita el libre desplazamiento de las personas con discapacidad. La falta de condiciones de accesibilidad también implica restricciones en el ejercicio de derechos fundamentales, tales como el derecho al libre tránsito, a la educación, al trabajo, a la participación política, a la información, al uso y disfrute del tiempo libre, entre otros. Así, las barreras urbanísticas y arquitectónicas se transforman en obstáculos para la convivencia al constituir no sólo un obstáculo físico, sino además originar la exclusión de las personas afectadas, constituyéndose así en una barrera social. De esta manera, la accesibilidad constituye un derecho fundamental para las personas con discapacidad, al permitir su inclusión y participación social en condiciones de igualdad.
Por tanto, debe asegurarse que en cualquier ambiente construido, todas las personas tengan las facilidades necesarias para desarrollar las actividades previstas para estos espacios, en condiciones de autonomía, comodidad y seguridad.
1.2 Principios del Diseño Universal o Diseño para Todos
El concepto denominado Diseño Universal o «Diseño para Todos», creado por el arquitecto Ronald Mace y por una comisión en Washington, Estados Unidos en 1963, fue inicialmente llamado «Diseño Libre de Barreras» por su enfoque dirigido a la eliminación de los obstáculos físicos y luego de su evolución hasta el concepto actual, supone asumir que «la dimensión humana no está definida por unas capacidades, medidas o prestaciones, sino que debe contemplarse de manera más global; una manera en que la diversidad es la norma y no la excepción.»
Los Siete Principios del Diseño Universal o Diseño para Todos, se centran en el diseño utilizable universalmente o por todos, teniendo en cuenta que en el diseño intervienen además otros aspectos como el costo, la cultura en la que será usado, el ambiente, etc.; que tampoco pueden dejar de tenerse en cuenta.
Estos Principios Generales del Diseño, son aplicables y de hecho se aplican en la arquitectura, la ingeniería y, por supuesto, en las páginas y aplicaciones Web, entre otros campos.
Recogemos aquí la versión del 01 de abril de 1997, del Centro para el Diseño Universal (North Columbia State University, The Center for Universal Design)3.
3 Información obtenida del Seminario Iberoamericano sobre Discapacidad y Accesibilidad en la Red (SIDAR). El SIDAR, creado en 1996, es un programa inspirado por Emmanuelle Gutiérrez y Restrepo y asumido por el Real Patronato sobre Discapacidad de España desde su inicio hasta el año 2002, año en el que se constituyó la Fundación SIDAR. El sitio http://www.sidar.org es el órgano principal de comunicación social del Seminario.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

similar:

Iv oración de la persona con discapacidad iconLa presente norma tiene como objeto establecer las disposiciones...

Iv oración de la persona con discapacidad iconCompetencias Tradicionales
«diestro». Una persona diestra en el sentido estricto de la palabra es una persona cuyo dominio reside en el uso de la mano derecha....

Iv oración de la persona con discapacidad iconFekoor organiza el IX foro Mujer y Discapacidad que se celebrará...

Iv oración de la persona con discapacidad iconA La dieta de una persona es el régimen de comidas y bebidas que...

Iv oración de la persona con discapacidad iconCon la persona. Enfermera como consejera experta. Diferenciación...

Iv oración de la persona con discapacidad iconIdentificación de alumnos con discapacidad auditiva

Iv oración de la persona con discapacidad iconAtencion educativa de alumnos con discapacidad motriz

Iv oración de la persona con discapacidad iconIV. Derechos laborales de los trabajadores con discapacidad. V

Iv oración de la persona con discapacidad iconLa enseñanza de las matemáticas en niños con discapacidad cognitiva

Iv oración de la persona con discapacidad icon¿Cuál es la política educativa para garantizar el derecho a la educación...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com