1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz




descargar 88.52 Kb.
título1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz
página1/3
fecha de publicación08.03.2016
tamaño88.52 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3











1

1.1 INTERVENCIÓN EDUCATIVA EN EL ÁMBITO PSICOMOTRIZ




OBJETIVO


Conocer el desarrollo psicomotor de los niños de 0 a 6 años, sus capacidades de acción y expresión para poder intervenir educativamente
Para el desarrollo de esta Unidad vamos a tratar fundamentalmente tres puntos:


  1. El desarrollo psicomotor de los niños y las niñas hasta los seis años.

  2. La psicomotricidad en el currículum de la Educación Infantil.

  3. Estrategias para una adecuada intervención educativa.


DESARROLLO PSICOMOTOR DE LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS HASTA LOS SEIS AÑOS.



Vamos a destacar aquellos aspectos que de forma simultánea completan el desarrollo global, e interactúan con los condicionantes genéticos y ambientales

del crecimiento, en un equilibrio que permite ir avanzando hacia la total evolución.

La evolución psicomotriz depende fundamentalmente de la maduración neurológica y pasa de una fase de automatismo en los primeros meses, a una fase receptiva en el segundo trimestre, que coincide con la mayor capacidad discriminativa de los órganos de los sentidos, y sigue una fase de experimentación o adquisición de conocimiento que se va a prolongar a lo largo de la vida. La valoración de esta evolución se hace seleccionando muestras significativas de las modificaciones motrices, de la conducta adaptativa, del lenguaje, y de la conducta personal-social. Las fases de esta evolución, podemos sintetizarlas muy brevemente.

  • Periodo neonatal: Basado en reflejos automáticos, con movimientos inconscientes y reflejos; sueño casi constante; reacciones arcaicas ante estímulos dolorosos y luminosos fuertes, o ruidos; emisión de sonidos inespecíficos y conducta social prácticamente ausente.

  • Primer mes: El niño intenta movilizar la cabeza y cierra la mano ante estímulos en el interior de esta; intenta buscar la luz o los sonidos y manifiesta tranquilidad y bienestar al mamar, bañarle o cogerle en brazos.

  • Segundo mes: Inicia la fijación ocular y comienza a seguir objetos manifestando reconocer a la madre.

  • Tercer mes: Empieza a sujetar la cabeza; lleva la mano a la boca y puede girar de un decúbito a otro; hace movimientos voluntarios de agitar miembros; puede hacer prensión pasajera con los dedos y sonríe o manifiesta ciertas reacciones de alegría ante estímulos cariñosos.

  • Cuarto mes: El sostén craneal es completo; se incorpora algo ayudándose en los antebrazos; observa sus manos y puede coger algún objeto; balbucea algunas vocales al estimularle, y ríe; busca los sonidos y reconoce a familiares.

  • Sexto mes: Se mantiene sentado; se quita la sábana si le cubre la cabeza y coge sus pies llevándolos a la boca; da saltos al ponerle en pie, coge objetos y los cambia de manos; busca y sigue los movimientos; empieza a pronunciar sílabas.

  • Décimo mes: Sentado, gira el cuerpo hacia los lados; gatea y puede mantenerse algo en pie; mejora la prensión de objetos y va completando el perfeccionamiento de la agudeza visual y la fusión o superposición de imágenes de cada ojo en una sola; dice bisílabos; conoce su nombre; imita ruidos y conoce las negaciones y afirmaciones; canturrea; intenta sujetar el biberón y “extraña” a desconocidos.

  • Un año: Se mantiene algo en bipedestación y deambula con ayuda; recoge pequeños objetos con pulgar e índice, siendo la prensión completa; arroja objetos; introduce cosas en recipientes; reconoce a familiares a distancia; dice dos-tres palabras: comprende órdenes simples y oye ruidos mínimos; muestra afectos; hace juegos estereotipados con las manos, repitiéndolos ante el agrado de los familiares; permite activamente que le cambien la ropa e inicia la masticación.

  • Un año y medio: Ya ha alcanzado una deambulación casi completa que, incluso, le permite transportar objetos o empujarlos; observa dibujos y pasa arias hojas de un libro juntas; el lenguaje se amplía a 10-15 palabras, e incluso puede decir frases simples de dos vocablos; obedece órdenes simples y empieza a conocer su cuerpo y a tener sentido de la posesión.

  • Dos años: Juega y corre con cierta violencia; se alza a sitios elevados y, apoyado, sube escaleras; pasa páginas de libros y coge un lápiz en ademán de escribir; imita; describe lo que está haciendo utilizando algunos objetivos, adverbios de lugar, pronombres y preposiciones; habla bastante y entiende casi todo lo que se le dice; hace peticiones intencionadas y sabe decir su nombre; comienza a pensar con cierta lógica y controla sus esfínteres, principalmente durante el día.

  • Tres años: Puede saltar con los pies juntos; copiar un círculo; subir y bajar escaleras, amplía su vocabulario utilizando palabras plurales y algunos tiempos de verbos, sabe decir su edad; puede comer solo y entona canciones simples.

  • Cuatro años: Se mantiene sobre un pie y trepa; anda de puntillas; patea una pelota con soltura; pregunta e indaga con reiteración; conoce los colores principales; pinta figuras humanas simples; empieza a contar números por orden y conoce canciones; es capaz de vestirse y lavarse solo.

  • Cinco años: Alcanza un gran sentido del equilibrio y el ritmo; escribe algunas letras y dibuja figuras; el lenguaje es casi correcto; ayuda de forma útil; tiene amigos determinados.




  • Seis años: Su maduración cerebral es prácticamente completa y puede valorar el relieve de los objetos al completarse la visión estereoscópica; está capacitado para el aprendizaje escolar.


El desarrollo de los sentidos va paralelo al desarrollo motor y es de evolución rápida, pasa de simples percepciones groseras en el momento del nacimiento a una importante capacidad discriminativa (principalmente del oído, vista y gusto) hacia los seis meses de vida, perfeccionándose después de forma progresiva en un continuo aprendizaje ante la experiencia de nuevos y permanentes estímulos.

  1   2   3

similar:

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconDirectrices para una correcta intervención educativa

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconLa intervención educativa en el desarrollo psicomotor: reflexiones desde la psicología evolutiva

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconTema 1: intervención en personas mayores. PLAN GENERAL DE intervencióN (pgi)

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconTema 9: el entorno y su conservacióN. Relaciones entre los elementos...

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconEducacion psicomotriz y desarrollo motor

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconMetodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales...

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconLa Institución Educativa “Margarita Santa Ana de Benavides” tiene...

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconIntervencion politica de la u. C. L. A

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconContribución de la pd al ámbito educativo

1. 1 intervención educativa en el ámbito psicomotriz iconDefinición y ámbito de aplicacióN




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com